conocer a Dios, doctrina de Cristo, Evangelio, Justicia del Reino, Reino de Dios, sana doctrina

No son tus palabras las que reprenden a Satanás,… son tus acciones..

Mas al que no obra, pero cree en aquél que justifica al impío, la fe le es contada por justicia.

Una práctica bastante difundida dentro del evangelio militante, aunque quizá no necesariamente de forma institucional, es el uso de locuciones verbales para ‘reprender’ al diablo; en la creencia de la gran mayoría, es el único medio posible para forzar que éste desista de sus intenciones perversas en contra de alguien.

Sin embargo, aunque la Biblia reconoce el valor de ‘reprender’ a Satanás a través de la palabra hablada, no es la única forma de hacerlo; de hecho, no es la forma que la Biblia misma le recomienda a la población con poco conocimiento teológico.

Reprender significa llamar la atención a alguien con el propósito de hacerlo entrar en cordura, para que desista de su acción y haga la corrección oportuna;[1] en el caso de ‘reprender’ a Satanás significa ordenarle a soltar, a retroceder, o a retirarse del lugar.[2]

¿Cuál es la forma más efectiva para ‘reprender’ a Satanás? Aunque las dos formas para reprender a Satanás son válidas, la segunda es más contundente que la primera, y le explicamos por qué.

En principio, revisemos el consejo que el apóstol Pedro da al respecto, uno que fue tentado directamente por Satanás la noche que Jesús fue entregado por Judas para ser crucificado. Pedro establece el siguiente protocolo de acción:

Sed templados, y velad; porque vuestro adversario el diablo, cual león rugiente, anda alrededor buscando a quien devore: Al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que las mismas aflicciones han de ser cumplidas en la compañía de vuestros hermanos que están en el mundo.

1 Pedro 5:8-9

El consejo del apóstol Santiago es bastante similar:

Someteos pues a Dios; resistid al diablo, y de vosotros huirá.

Santiago 4:7

Ambos aconsejan ‘resistid’ al diablo, ¿Qué significa resistid? Resistid es la acción de no dejarse doblar por la presión que la persona está recibiendo, en este caso, de parte de Satanás; ‘resistid’ entonces significa permanecer en la fe, es decir, permanecer haciendo lo que se cree con respecto a lo que se está peleando; por eso el apóstol Pedro hace hincapié, y señala, al cual resistid firmes en la fe, y concluye estableciendo el valor de mantenerse en la acción de ‘resistir’ sin fluctuar,

Mas el Dios de toda gracia, que nos ha llamado a su gloria eterna por Jesús Cristo, después que hubiereis un poco de tiempo padecido, él mismo os perfeccione, afirme, corrobore y establezca.

1 Pedro 5:10
Satanás no puede hacer nada en contra de los que se mantienen haciendo según fueron enseñados en la sana doctrina de Jesús, de allí la exhortación del apóstol Pablo a mantenerse firme sin dejar de hacer aquello sobre lo cual se fundó la vida de fe:

Solamente que converséis como es digno del evangelio de Cristo; para que, o sea que vaya a veros, o que esté ausente, oiga de vosotros que estáis firmes en un mismo espíritu, unánimes combatiendo juntamente por la fe del evangelio,

Filipenses 1:27

Son las acciones del creyente la reprensión mas contundente, aunque la persona no ‘reprenda’ verbalmente, las acciones de fe son el golpe más fuerte que un creyente le puede propinar a Satanás. La base de esta arma de fe está sustentada en la enseñanza de Jesús:


28 Mas, ¿qué os parece? Un hombre tenía dos hijos, y llegando al primero, le dijo: Hijo, ve hoy a trabajar en mi viña. 29 Y respondiendo él, dijo: No quiero; mas después, arrepentido, fue. 30 Y llegando al otro, le dijo de la misma manera; y respondiendo él, dijo: Yo, señor, voy. Y no fue. 31 ¿Cuál de los dos hizo la voluntad de su padre? Dicen ellos: El primero. Díceles Jesús: De cierto os digo, que los publicanos y las rameras os van delante al reino de Dios.

Mateo 21:28-31
Las acciones tienen más peso que las palabras, de allí la importancia de ‘reprender’ a Satanás a través de las acciones de fe; la razón del porqué las acciones tienen mas peso que las palabras es por causa de la constitución de formación del hombre; en el libro de Génesis leemos que el hombre fue hecho en alma viviente,[3] es decir, un ser con movimiento propio, lo cual, si lo entendemos en función del hecho de que el hombre fue formado con la imagen y semejanza de Jehová-Dios, el movimiento propio del hombre es considerado como la representación de Jehová-Dios a través del hombre, por supuesto, el hombre de fe, tal y como lo establece la Revelación entregada a David por el Espíritu Santo:

Yo dije: Vosotros sois dioses. E hijos todos vosotros del Altísimo.

Salmos 82:6 (Juan 10:34)

Así que, cuando el hombre se mantiene haciendo, es decir, se mantiene activo, haciendo según ha sido enseñado, es como si Jehová-Dios mismo estuviera actuando a través de él, y su acción se constituye en la reprensión de Jehová-Dios mismo a Satanás; este es el fundamento de fe que le da sustento al libro de Job:

Y Jehová dijo a Satán: ¿No has considerado a mi siervo Job, que no hay otro como él en la tierra, varón perfecto y recto, temeroso de Dios, y apartado de mal?

Job 1:8

Las acciones de fe son consideradas como la ‘extensión’ de Jehová-Dios sobre la tierra.


14Hermanos míos, ¿qué aprovechará si alguno dice que tiene fe, y no tiene obras? ¿Podrá la fe salvarle?…    17Así también la fe, si no tuviere obras, es muerta en sí misma Vosotros veis, pues, que el hombre es justificado por las obras, y no solamente por la fe.

Santiago 2:14-24

Reprender a Satanás para que abandone un lugar sin las acciones relativas a lo que se le demanda, es tan solo un formalismo religioso y elocuente, pero no la voz de mando para forzar que Satanás atienda a la autoridad. Las acciones justas de un hombre de fe pueden establecer más que sus palabras, son armas de justicia según la enseñanza del apóstol Pablo:

En palabra de verdad, en potencia de Dios, en armas de justicia a diestro y a siniestro;

2 Corintios 6:7

No te parezca extraño que Jehová-Dios te demande barrer, limpiar y/o pintar un lugar, o bañar a alguien, como la forma de establecer liberación en el lugar, o en la persona. No sabes cuánto derecho legal puedas estar rompiendo con tales acciones.

Para finalizar, habiendo entendido el valor de las acciones del hombre de fe como la forma más contundente para reprender a Satanás, no puedo retirarme sin advertirle, que las acciones ingenuas del hombre de fe le pueden otorgar ‘derecho legal’ a Satanás para actuar en su deterioro, de allí la necesidad de que el hombre y mujer de fe ‘pesen’ todas sus acciones; una negligencia le puede dar entrada al enemigo a tomar autoridad sobre cosas que Jehová-Dios le ha entregado.


Si tiene preguntas o quisiera que profundicemos más sobre un tema o situación, no dude en escribirnos.


Las citas bíblicas son tomadas de la Versión Reina-Valera Antigua, 1909 (RVA)


Pastor Pedro Montoya

Twitter: @pastormontoya


[1] Génesis 31:42; 37:10; Lucas 23:40

[2] Salmos 106:9; Mateo 8:26; 17:18; Marcos 9:25; Lucas 9:55

[3] Genesis 2:7

por

El pastor Pedro Montoya y su esposa Yolanda Montoya son los fundadores del Ministerio Apostólico y Profético Cristo Rey, un ministerio con sede en Puerto Rico y con énfasis en la formación ministerial. Los pastores Montoya desarrollan programas de capacitación en las áreas de formación del carácter según la vida en Cristo, y capacitan sobre cómo implementar el modelo apostólico y profético para el establecimiento de comunidades de fe. Además, los pastores Montoya han desarrollado el Programa de Capacitación Ministerial en el Hogar, un programa de capacitación ministerial por Internet basado en el modelo de educación en el hogar (home schooling), a partir del cual se está capacitando a muchas personas en América Latina; el programa está orientado a desarrollar funciones ministeriales no convencionales en preparación para el regreso de Jesús a la tierra.