¡Cómo la bendición de un hombre de Revelación puede transformar el destino de un pueblo!

El destino final de la tribu de Rubén habría  sido el exterminio total; sin embargo, en medio de la debacle a la cual estuvo expuesta las tribu por las acciones de su fundador, hubo un hombre de Revelación que pudo ver no solo lo que estaba escrito sobre Rubén, sino que se remontó sobre el tiempo y vio en Rubén la obra de Dios por medio de Jesús, de reconciliación y de restauración.

Si Jesús es Dios, Adoradle; si Jesús no es Dios… ¡Estás en un grave problema!

Ser Hijo de Dios significa Ser Dios mismo. Según la concepción humana, un hijo es un fruto del padre, y un ser completamente diferente, pese a rasgos genéticos, conductas y hábitos similares; sin embargo, la designación en Jesús de Hijo de Dios no es para distinguir en Él un ser diferente, sino para identificar esencia y naturaleza.