John Chau y la Revolución Apostólica

El Espíritu Santo está mostrando a muchos hombres y mujeres de Dios en estos días que el Evangelio no necesariamente requiere de palabras para establecerse sobre las regiones, y que no necesariamente la conversión de al menos uno de ellos significa que la operación tuvo éxito.

¿Hace Dios milagros todavía, o es asunto nada más de la historia?

El primer cuidado que debemos tener es tratar de entender lo que Dios quiere hacer con cada situación que enfrentemos. No se trata de enfocarnos en el elemento que nos perturba, sino en descubrir el propósito que forjó aquella situación. Debemos estar conscientes de que lo más importante no es lo que yo necesito, sino lo que Dios quiere hacer en medio de mi situación; de eso dependen los milagros.

El tiempo es Cumplido… Ha Llegado la Hora… 11 de Noviembre de 2018

La historia de las naciones no corre sola; no está sujeta a las acciones aisladas de sus habitantes, aun así sean ellos los mas ateos y perversos de toda la tierra. Dios interviene entre las naciones y establece ciclos proféticos entre ellas.