apostasia, conocer a Dios, Evangelio, Podcast, practicas paganas, sana doctrina

¿Quiénes fueron los Nicolaítas, y en qué consistió su doctrina?


La pregunta que nos hemos planteado como base para la enseñanza de hoy, tiene como único propósito descubrir la trascendencia del grupo para nuestros días, y hasta dónde podemos estar expuestos a la misma influencia.

Los Nicolaítas aparecen mencionados en dos únicas ocasiones en toda la Biblia, específicamente, en el libro de Apocalipsis; ambas menciones tienen que ver con los mensajes de reprension a las iglesias de Éfeso, y de Pérgamo. En el mensaje a la iglesia de Éfeso, se destaca que Jesús aborrece los hechos de los Nicolaítas.

ESCRIBE al ángel de la iglesia en EFESO: El que tiene las siete estrellas en su diestra, el cual anda en medio de los siete candeleros de oro…     6Mas tienes esto, que aborreces los hechos de los Nicolaítas; los cuales yo también aborrezco.

Apocalipsis 2:1-6

En el mensaje a la iglesia de Pérgamo, el énfasis es denunciar la permanencia activa del grupo dentro de la iglesia, y la aceptación de su doctrina como doctrina paralela al Evangelio de Jesús.

 12 Y escribe al ángel de la iglesia en PÉRGAMO:…     13 Yo sé tus obras, y dónde moras, donde está la silla de Satanás; y retienes mi nombre, y no has negado mi fe, aun en los días en que fue Antipas mi testigo fiel, el cual ha sido muerto entre vosotros, donde Satanás mora. 14 Pero tengo unas pocas cosas contra ti: porque tú tienes ahí los que retienen la doctrina de Balaam, el cual enseñaba a Balac a poner escándalo delante de los hijos de Israel, a comer de cosas sacrificadas a los ídolos, y a cometer fornicación. 15 Así también tú tienes a los que retienen la doctrina de los Nicolaítas, lo cual yo aborrezco.

Apocalipsis 2:12-15

En ambos mensajes, los Nicolaítas son presentados como un grupo herético e idolátrico, cuya doctrina está asociada con doctrina de influencia demoniaca.

Los mensajes a las siete iglesias del Apocalipsis tienen una característica muy particular en cuanto a la forma de presentar el contenido del mensaje; cinco de los siete mensajes son mensajes de reprensión, así que la introducción no es un preambulo tan solo sino el punto de corrección hacia donde se pretende que la iglesia se redirija. La forma de cómo se introduce cada mensaje establece de por sí la vara con la cual se juzga la acción-situación de la iglesia.

La introducción de cada mensaje es elaborada para establecer comparación doctrinal entre el Evangelio, la posición de la iglesia en mención, y la plataforma herética del grupo que opera dentro de ella; por ejemplo, en el mensaje a la iglesia de Éfeso, la introducción deja al descubierto que los hechos de los Nicolaítas son prácticas basadas en conocimiento de ocultismo.

Veamos cómo es el proceso de comparación doctrinal. La introducción establece que Jesús, el remitente del mensaje, anda en medio de los siete candeleros de oro (vers. 1). El Evangelio, por cuanto es las Buenas Nuevas de Jesús, opera también desde la Luz, es decir, desde en medio de los candeleros de oro; el texto del mensaje establece también que Jesús aborrece los hechos de los Nicolaítas, por consiguiente, y aquí viene la comparación doctrinal, los Nicolaítas no caminan en medio de la Luz; por lo tanto, los hechos de los Nicolaítas son prácticas basadas en conocimiento de ocultismo.

Así, de igual forma, en el mensaje a la iglesia de Pérgamo, la expresión con la cual se introduce el mensaje, el que tiene la espada aguda de dos filos (vers. 12), muestra, en principio, que la enseñanza de Jesús —el Evangelio— es la ‘pureza’ de la expresión de Dios; la espada aguda de dos filos es precisamente la Palabra de Dios.

Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más penetrante que toda espada de dos filos: y que alcanza hasta partir el alma, y aun el espíritu, y las coyunturas y tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.

Hebreos 4:12

La introducción del mensaje es una comparación doctrinal que denuncia que todo lo que no se construye sobre la Palabra de Dios es una obra falsa, así entonces, de nuevo, por cuanto Jesús aborrece la doctrina de los Nicolaítas, significa que la doctrina de los Nicolaítas está basada en un sincretismo mágico-esotérico-mitológico, y no en la Palabra de Dios.

Estas denuncias doctrinales, propias de los mensajes a las siete iglesias del Asia, pueden ser confirmadas tambien por los requerimientos del apóstol Pablo a Timoteo, cuando el apóstol decide dejar a Timoteo en Éfeso para que corrija a aquellos de la iglesia que enseñaban ‘diversa doctrina’.

Como te rogué que te quedases en Éfeso, cuando partí para Macedonia, para que requirieses a algunos que no enseñen diversa doctrina, Ni presten atención a fábulas y genealogías sin término, que antes engendran cuestiones que la edificación de Dios que es por fe; así te encargo ahora.

1 Timoteo 1:3-4

No se trataba de una simple ‘discrepancia’ doctrinal, o de una forma diferente de ‘interpretar’ el texto sagrado; se trataba de doctrina tergiversada importada desde las mismas fuentes miticas que dieron origen a los cultos de los dioses mitologicos griegos. En las instrucciones dadas a Timoteo, el apóstol toma tiempo para destacar el poder herético contra el que Timoteo debe enfrentarse; notemos cómo el apóstol en su instrucción a Timoteo utiliza tres términos para alarmar sobre la situación herética que se cierne sobre la iglesia de Éfeso. Primero destaca que las doctrinas hereticas son, ‘diversa doctrina’ (ἑτεροδιδασκαλεῖν: defiende otra doctrina: vers. 3), completamente diferente a la doctrina del Evangelio; segundo, descubre la fuente mitica de donde ellos están tomando el contenido de su doctrina: ‘fabulas y genealogías sin término’ (μυθοις και γενεαλογιαις απεραντοις: mitos y genealogías sin un fin: vers. 4); tercero, denuncia que tales doctrinas se han levantado en ‘blasfemia’ en contra del Evangelio: siempre en el mismo capítulo, la palabra, ‘blasfemar’ (βλασφημεῖν: maldecir: vers. 20), en la denuncia a la labor de Himeneo y Alejandro.

La doctrina de los Nicolaítas es una doctrina herética, doctrina basada en fabulas y genealogías mitológicas, cuyo propósito es desvirtuar el mensaje de Salvación en Cristo Jesús.

En la otra de sus epístolas a Timoteo, el apóstol hace referencia a la obra de Himeneo y Fileto, entendiendose por ello que la doctrina de los Nicolaítas es una obra demoniaca que carcome como gangrena.

Ni presten atención a fábulas y genealogías sin término, que antes engendran cuestiones que la edificación de Dios que es por fe; así te encargo ahora.

1 Timoteo 1:4

Mas las fábulas profanas y de viejas desecha, y ejercítate para la piedad.

1 Timoteo 4:7

16 Mas evita profanas y vanas parlerías; porque muy adelante irán en la impiedad. 17 Y la palabra de ellos carcomerá como gangrena: de los cuales es Himeneo y Fileto; 18 Que se han descaminado de la verdad, diciendo que la resurrección es ya hecha, y trastornan la fe de algunos.

2 Timoteo 2:16-18

Adicionalmente, es necesario tener presente que en la región donde se encontraban las siete iglesias mencionadas en el Apocalipsis hubo una tendencia a la adoración mitología, en el libro de Hechos de los Apóstoles se destaca que tanto en la ciudad de Éfeso como en la ciudad de Pérgamo se rendía culto a Diana y a la imagen de Júpiter,

26 Y veis y oís que este Pablo, no solamente en Efeso, sino á muchas gentes de casi toda el Asia, ha apartado con persuasión, diciendo, que no son dioses los que se hacen con las manos….    35Entonces el escribano, apaciguado que hubo la gente, dijo: Varones Efesios ¿y quién hay de los hombres que no sepa que la ciudad de los Efesios es honradora de la gran diosa Diana, y de la imagen venida de Júpiter?

Hechos 19:26-35

El mensaje a la iglesia de Pérgamo establece precisamente cuánta adoración mitologica e idolátrica se había establecido dentro de la ciudad.

Yo sé tus obras, y dónde moras, donde está la silla de Satanás; y retienes mi nombre, y no has negado mi fe, aun en los días en que fue Antipas mi testigo fiel, el cual ha sido muerto entre vosotros, donde Satanás mora.

Apocalipsis 2:13

Este era el peligro espiritual real que la doctrina de los Nicolaítas representaba para la iglesia, por eso en el mensaje de Jesús a la iglesia de Pérgamo, Jesús le demanda ‘arrepentimiento’ (vers. 16).

Hay todavía una característica adicional que debemos señalar con respecto a los Nicolaítas, y surge de la expresión, los que tienen la doctrina de los Nicolaítas (vers. 15), expresión con la cual se denuncia la tolerancia que la iglesia de Pérgamo ha mantenido respecto del grupo.

La expresión, tú tienes a los que tienen la doctrina de los Nicolaítas; en griego la expresión aparece como sigue: ἔχεις ἐκεῖ κρατοῦντας τὴν διδαχὴν τῶν Νικολαϊτῶν. Nótese con atención las dos palabras marcadas en negrita, ambas son traducidas al español como, tienes a los que tienen; sin embargo, en griego son dos palabras diferentes. La primera palabra, ἔχεις, significa ‘tener’ en el sentido de ‘pertenencia’, pero la segunda palabra, κρατοῦντας, significa ‘tener’ en el sentido de mantener a pesar de, o sencillamente, retener. El término aparece en uso tres ocasiones en el mismo mensaje:

13 Yo sé tus obras, y dónde moras, donde está la silla de Satanás; y retienes (κρατεῖς) mi nombre, y no has negado mi fe, aun en los días en que fue Antipas mi testigo fiel, el cual ha sido muerto entre vosotros, donde Satanás mora. 14 Pero tengo unas pocas cosas contra ti: porque tú tienes ahí los que retienen (κρατοῦντας) la doctrina de Balaam, el cual enseñaba a Balac a poner escándalo delante de los hijos de Israel, a comer de cosas sacrificadas a los ídolos, y a cometer fornicación. 15 Así también tú tienes a los que retienen (κρατοῦντας) la doctrina de los Nicolaítas, lo cual yo aborrezco.

Apocalipsis 2:13-15

Esta expresión aparece tres veces, la primera, para referirse a los que retienen la fe en Jesús: retienes mi nombre (και κρατεις το ονομα μου: vers. 13); la segunda, para referirse a  los que retienen la doctrina de Balaam, (εκει κρατουντας την διδαχην βαλααμ: vers. 14); Y la tercera, para referirse a los que retienen la doctrina de los Nicolaítas, (κρατουντας την διδαχην των νικολαιτων: vers. 15).

El uso repetido de la expresión, retener (κρατέω), nos muestra que a pesar de que Dios hacía singulares maravillas por manos de Pablo, en Éfeso, y en toda la provincia del Asia, según el capítulo 19 de Hechos de los Apóstoles, muchos de los integrados en la iglesia de Pérgamo, particularmente, retuvieron sus prácticas mitologicas de forma paralela con el Evangelio. Este uso repetido muestra que la iglesia de Pérgamo estaba formada por tres falanges doctrinales que competian en autoridad entre sí mismas.

Los Nicolaítas fueron desarticulados por la proclamación apostólica de Pablo, en Éfeso, pero en Pérgamo hubo quienes retuvieron sus prácticas. Hay indicios de ello en la forma de cómo el escritor de Hechos de los Apóstoles redacta la conversión masiva de muchos de los que habían practicado el ocultismo:

Mas endureciéndose algunos y no creyendo, maldiciendo el Camino delante de la multitud, apartándose Pablo de ellos separó a los discípulos, disputando cada día en la escuela de un cierto Tyranno. 10 Y esto fue por espacio de dos años; de manera que todos los que habitaban en Asia, Judíos y Griegos, oyeron la palabra del Señor Jesús. 11 Y hacía Dios singulares maravillas por manos de Pablo:…     17 Y esto fue notorio a todos, así Judíos como Griegos, los que habitaban en Éfeso: y cayó temor sobre todos ellos, y era ensalzado el nombre del Señor Jesús. 18 Y muchos de los que habían creído, venían, confesando y dando cuenta de sus hechos. Asimismo muchos de los que habían practicado vanas artes, trajeron los libros, y los quemaron delante de todos; y echada la cuenta del precio de ellos, hallaron ser cincuenta mil denarios.

Hechos 19:9-19

Los dos años de la estadía del apóstol Pablo en Éfeso representó el mayor avance geográfico para el Evangelio en toda la región donde estaban ubicadas las siete iglesias mencionadas en el Apocalipsis, el texto es contundente al confirmar que todos los que habitaban en Asia, Judíos y Griegos, oyeron la palabra del Señor Jesús.

Περίεργα, el término que es traducido como ‘vanas artes’ en la RVA, y como ‘magia’ en la RV60, en realidad significa ‘curiosidad’; en 1 Timoteo 5:13 el término es traducido como ‘curiosas’.

El uso de este término en la redacción del relato de lo sucedido en Éfeso sobre las artes oscuras, en Hechos 19, nos descubre que los hechos de los Nicolaítas contemplaban también la ‘adivinación’ basado en el sincretismo mágico-esotérico-mitológico-cabalístico de las costumbres de la región. Por el hecho de presentarse en paralelo con los que retuvieron la doctrina de Balaam, los Nicolaítas gozaban también de un prestigio seudoprofético.

El relato de lo sucedido con Pablo, en su encuentro con una muchacha dada a la adivinación, en Filipos, es una muestra clara de la tendencia entre la población pagana del área sobre el uso de los adivinos.

Y aconteció, que yendo nosotros a la oración, una muchacha que tenía espíritu pitónico, nos salió al encuentro, la cual daba grande ganancia a sus amos adivinando.

Hechos 16:16

Los Nicolaítas no surgieron posteriores a este acto proclamativo de Pablo, fueron contemporáneos, pues el reclamo de Jesús en el mensaje a las iglesias del Apocalipsis, Éfeso y Pérgamo, está dirigido a reconvenirlas acerca de su actitud doctrinal negligente que ha permitido, en el caso de la iglesia de Éfeso, la pérdida de su primer amor, y en el caso de la iglesia de Pérgamo, la permanencia activa de la doctrina de Balaam, y de la doctrina de los Nicolaítas.

Yo sé tus obras, y tu trabajo y paciencia; y que tú no puedes sufrir los malos, y has probado a los que se dicen ser apóstoles, y no lo son, y los has hallado mentirosos; Y has sufrido, y has tenido paciencia, y has trabajado por mi nombre, y no has desfallecido. Pero tengo contra ti que has dejado tu primer amor.

(versículos 2-4)

Dejar el primer amor es una expresión hebrea que denuncia la infidelidad de un esposo hacia la mujer de su juventud para entregarse a placeres en la fornicación.

13 Y esta otra vez haréis cubrir el altar de Jehová de lágrimas, de llanto, y de clamor; así que no miraré más a presente, para aceptarlo con gusto de vuestra mano. 14 Mas diréis: ¿Por qué? Porque Jehová ha atestiguado entre ti y la mujer de tu mocedad, contra la cual tú has sido desleal, siendo ella tu compañera, y la mujer de tu pacto. 15 Pues qué ¿no hizo él uno solo aunque tenía la abundancia del espíritu? ¿Y por qué uno? Para que procurara una simiente de Dios. Guardaos pues en vuestros espíritus, y contra la mujer de vuestra mocedad no seáis desleales.

Malaquías 2:13-15

Dejar el primer amor, respecto a Dios, es haber abandonado los pactos de lealtad sobre los cuales se desarrolló la Obra de Dios en Éfeso: y era ensalzado el nombre del Señor Jesús. Y muchos de los que habían creído, venían, confesando y dando cuenta de sus hechos.

En el caso del mensaje a la iglesia de Pérgamo, el reclamo enfatiza que la negligencia doctrinal de la iglesia permitió que Satanás retomara nuevamente la ciudad:

Yo sé tus obras, y dónde moras, donde está la silla de Satanás; y retienes mi nombre, y no has negado mi fe, aun en los días en que fue Antipas mi testigo fiel, el cual ha sido muerto entre vosotros, donde Satanás mora…    Arrepiéntete, porque de otra manera vendré a ti presto, y pelearé contra ellos con la espada de mi boca.

(versículos 13-16)

En resumen, los Nicolaítas fue un grupo herético, surgido como parte de la religiosidad mitológica de la sociedad pagana de la región; el capítulo 19 de Hechos de los Apóstoles refiere que el fundamento de las prácticas del grupo estuvo basado en los escritos de hechicería, brujería y adivinación que circulaban para ese tiempo, y que por el relato de Hechos de los Apóstoles, eran de gran aceptación entre la población de la región.

Asimismo muchos de los que habían practicado vanas artes, trajeron los libros, y los quemaron delante de todos; y echada la cuenta del precio de ellos, hallaron ser cincuenta mil denarios.

Hechos 19:19

La doctrina de los Nicolaítas consistía en la búsqueda de la pureza espiritual, pero basados en rituales  de exorcismo por formulaciones mágico-paganas importadas de las antiguas prácticas de hechicería y brujería de la literatura mitológica. El capítulo 19 de Hechos de los Apóstoles nos presenta una situación que refiere precisamente esta práctica:

13 Y algunos de los Judíos, exorcistas vagabundos, tentaron a invocar el nombre del Señor Jesús sobre los que tenían espíritus malos, diciendo: Os conjuro por Jesús, el que Pablo predica. 14 Y había siete hijos de un tal Sceva, Judío, príncipe de los sacerdotes, que hacían esto. 15 Y respondiendo el espíritu malo, dijo: A Jesús conozco y sé quién es Pablo: mas vosotros ¿quiénes sois? 16 Y el hombre en quien estaba el espíritu malo, saltando en ellos, y enseñoreándose de ellos, pudo más que ellos, de tal manera que huyeron de aquella casa desnudos y heridos. 17 Y esto fue notorio a todos, así Judíos como Griegos, los que habitaban en Éfeso: y cayó temor sobre todos ellos, y era ensalzado el nombre del Señor Jesús.

Hechos 19:13-17

En cuanto al carácter del nombre del grupo, en principio, los Nicolaítas no son los ‘seguidores de Nicolás’; el nombre no surge por apropiación del nombre de un fundador, su nombre obedece a la práctica que desarollaban; lo anterior puede verse claramente por la forma de cómo se redacta el mensaje a la iglesia de Éfeso, en ella se describe que Jesús aborrece los ‘hechos’ de los Nicolaítas (τα εργα των νικολαιτων).

El nombre de Nicolaítas (νικολαιτων) es formado a partir del término griego νικος (G3529), forma tardia de  νίκη (G3529), término que significa ‘victoria’; vease Mateo 12:20: εις νικος την κρισιν: Hasta que saque a victoria el juicio. En 1 Corintios 15:54-57: κατεποθη ο θανατος εις νικος: Sorbida es la muerte con victoria (54)… που σου αδη το νικος: ¿dónde, oh sepulcro, tu victoria? (55)…  τω δε θεω χαρις τω διδοντι ημιν το νικος: Mas á Dios gracias, que nos da la victoria (57). En 1 Juan 5:4: και αυτη εστιν η νικη η νικησασα τον κοσμον: y esta es la victoria que vence al mundo.

En la Septuaginta (LXX), el término es también usado de la misma forma, gramaticalmente hablando, lo que demuestra el valor primario del término dentro de la lengua griega; en su traducción al español el término asume adicionalmente el significado de ‘perpetuo’, y es debido a que el término denota esplendor. Así, en 2 Samuel 2:26, Μὴ εἰς νῖκος καταφάγεται ἡ ῥομφαία: ¿Consumirá la espada perpetuamente? En Job 36:7: καὶ μετὰ βασιλέων εἰς θρόνον καὶ καθιεῖ αὐτοὺς εἰς νῖκος: Antes bien con los reyes los pondrá en solio para siempre. En Amos 1:11: καὶ τὸ ὅρμημα αὐτοῦ ἐφύλαξεν εἰς νῖκος: y ha perpetuamente guardado el enojo. En Amos 8:7: εἰς νῖκος πάντα τὰ ἔργα ὑμῶν: No me olvidaré para siempre de todas sus obras.

Como puede verse, los Nicolaítas no son los seguidores de Nicolás, sino los celebrantes de victorias (logros, triunfos, méritos, alcanzar objetivos, etc.); el nombre es derivado de la mitologia griega, pues, Nike es la diosa de la victoria. En todo caso, si se quiere entender Nicolaítas como ‘seguidores de’, sería seguidores de la diosa de la victoria.

Los hechos de los Nicolaítas no consistía en una mera celebracion por las victorias, o logros alcanzados, es que su práctica estaba asociado con comida, al igual que los que retenían la doctrina de Balaam, solo que la comida consistía en un festival de la victoria por medio de un banquete (Παναθηναια: panatenea), originalmente dedicada a la diosa Atena (Αθηνη. Minerva), y posteriormente celebrada paralelo a las Olimpiadas.

Los Nicolaítas, o seguidores de la diosa de la victoria, en cuanto a sus hechos y su doctrina herética, eran los que participaban del festival de la victoria que se celebraba paralelo a las Olimpiadas en honor a Zeus; como puede verse, los hechos de los Nicolaítas estaban fundamentados en el conocimiento mitológico, tal como Pablo le advirtió a Timoteo, y eran una falange muy fuerte dentro de la iglesia de Pérgamo.

Antes de concluir, quiero dar una explicación adicional con respecto a la diferencia entre la doctrina de los Nicolaítas y la doctrina de Balaam; el énfasis de ambos grupos tenía que ver con participar de las ‘comidas ceremoniales’; la diferencia era que los que retenían la doctrina de Balaam participaban de los todos los festivales anuales en honor a los dioses mitologicos del panteon griego, y comian de sus comidas ceremoniales; de allí la referencia a Balaam, que aconsejó a Balaac a hacer que las ‘hijas de Moab’ integraran a los hijos de Israel en su festival dedicado a sus dioses.[3] La doctrina de los Nicolaítas, en cambio, no participaba de todos los festivales, participaba tan solo del festival de la victoria, era la celebracion mayor a todos los festivales, y se celebraba con un banquete dedicado a Zeus, Satanás, en el mensaje a la iglesia de Pérgamo.

Ambos grupos, aunque integraban la iglesia cristiana de Pérgamo, participaban de igual forma de los eventos mitológicos, y comían sin reparo de la comida ceremonial en honor a los dioses. Lo herético de ambas doctrinas no consistía solamente en un ‘conocimiento’ mitológico, consistía en participar de los festivales consagrados a deidades mitologicos, y de participar de la comida dedicada a ellos; estos hechos establecieron vinculos con los demonios.

En la epístola a los Filipenses hay una instrucción que si se lee sin tener en cuenta el aspecto religioso y mitológico de las regiones griegas de aquel entonces, no se entiende; es necesario entender que el apóstol está denunciando las prácticas de algunos que estando dentro de la iglesia, participaban de las mismas costumbres míticas en honor a los dioses mitológicas.

18 Porque muchos andan, de los cuales os dije muchas veces, y aun ahora lo digo llorando, que son enemigos de la cruz de Cristo: 19 Cuyo fin será perdición, cuyo dios es el vientre, y su gloria es en confusión; que sienten lo terreno.

Filipenses 3:18-19

El apóstol no se refiere a un mero gusto por la comida, ni mucho menos a la gula por la comida; el apóstol está denunciando los hechos de algunos de querer ser parte de la iglesia, pero mantener sus costumbres antiguas de participar de los festivales mitologicos. Cuyo dios es el vientre, significa sencillamente, participar de la mesa de las deidades mitologicas (demonios); en su primera epístola a los Corintios, Pablo escribe:

No podéis beber la copa del Señor, y la copa de los demonios: no podéis ser partícipes de la mesa del Señor, y de la mesa de los demonios.

1 Corintios 10:21

¿Tiene todo esto alguna repercusion para nuestro tiempo? Muchos diran que no, porque cuando una persona está inmersa en una situación no puede ver lo grave que es hasta que no sale de ella. La realidad del caso es que sí, que todo esto tiene repercusion para nosotros. Hay comunidades enteras de creyentes que ‘retienen’ la doctrina de Balaam y la doctrina de los Nicolaítas.

En nuestros días tenemos todavia festivales mitologicos, y como en aquel tiempo, todos se celebran con comidas ceremoniales. El día del amor (día de la amistad, entre los cristianos, para suavizar su efecto), consagrado a eros; la navidad, fiesta pagana celebrada con arbol adornado, con regalos y con la fantasía y magia de santa claus (papa noel); la semana santa, aunque con énfasis cristiano, realmente fue escogida en el calendario de tal forma que coincidiera con el equinocio primaveral, es por lo tanto un culto al sol. Muchos brujos y shamanes tienen sus rituales misticos en esas fechas.

Otras festividades, aunque no religiosas, convierten los motivos por los cuales se celebra en motivos idolatricos, sin un verdadero sentido espiritual por la ocasión; y lo deplorable de todo esto es que tales festivales se celebran dentro de las iglesias paralelas a las celebraciones del mundo.

Toda celebración comunal según la costumbre cultural de la región, si hay comida de por medio, establece de por sí un vínculo con los Nicolaítas. Fiestas patronales, celebraciones por la fundación del pueblo, celebraciones por los mártires caídos, incluso, celebraciones por nacimientos y fallecimientos de fundadores del pueblo, todos ellos, son vínculo con los Nicolaítas, y es un acto aborrecible al Señor.

Los hombres y mujeres de fe, los que caminamos a la Luz de la Palabra y de la Gracia en Cristo Jesús, no podemos vivir según la agenda de este mundo; las celebraciones que el mundo ha establecido, aunque parezcan buenas y nobles, y muchas de ellas destaquen un motivo de abnegación, su fundamento es exaltar el humanismo filosófico griego.

¿Hay en nuestro tiempo los que retienen la doctrina de Balaam, y los que retienen la doctrina de los Nicolaítas? Sí, los hay, y lo mas grave aun, es que aun sabiendolo persisten en ello, y por temor a la gente, y al qué dirán, no quieren introducir cambios ni en sus personas ni en sus congregaciones.


Las citas bíblicas son tomadas de la Versión Reina-Valera Antigua, 1909 (RVA)


Pastor Pedro Montoya


[3]     Numeros 25