Los hechos del hombre y su aporte en el establecimiento de los Principados y Potestades en una región




Dios es el que juzga al justo: Y Dios está airado todos los días contra el impío. Salmos 7:11

Las Potestades y Principados demoniacos acantonados en una región habitada nunca operan en independencia de las gentes que viven en ellas, son los hechos de sus habitantes los que las convocan, conciertan con ellas y hacen que se establezcan en su región.

El caso que Jesús presentó acerca del espíritu inmundo que anda buscando reposo luego de salir de una persona,[1] nos demuestra, primero, que no son los lugares inhabitados los que los demonios buscan, que los demonios optan por vivir en los mismos asentamientos urbanos establecidos por el hombre; y, segundo, nos demuestra que las fuerzas demoniacas dependen del “hombre” para poder ejercer su dominio sobre la tierra; o mejor dicho, dependen de los hechos de éste, o éstos, para operar con derecho sobre la región.

¿Por qué son tan importantes los hechos de una persona? Los hechos de una persona son una extensión de la esencia de ella, son su definición y la característica de su ser. Los hechos de una persona son para sí lo que los frutos son para un árbol, es la parte de su naturaleza que lo hace ser “semejante” a Dios.

16Por sus frutos los conoceréis. ¿Cógense uvas de los espinos, o higos de los abrojos?…   20Así que, por sus frutos los conoceréis. Mateo 7:16—20

¿A qué se debe que los demonios dependen de los hechos del hombre para poder operar? El hombre no es semejante a Dios solo por su forma, ni solo por el soplo de vida que Dios puso en él; la semejanza de Dios en él consiste en su capacidad de “señorear” sobre todo lo creado. En el relato de su formación se destaca es que la razón de hacerlo a la imagen y semejanza del Creador es para que señoree sobre toda lo creado.

Y dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces de la mar, y en las aves de los cielos, y en las bestias, y en toda la tierra, y en todo animal que anda arrastrando sobre la tierra. Genesis 1:26

Adicionalmente, en el relato de cuando se le coloca en el Edén, se define que Adam es puesto en el huerto para que lo labrara y lo guardase,

Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y le puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase. Genesis 2:15

Los términos, labrar guardar, corresponden a las palabras עָבְדָהּ (a.bo.daj), y שָׁמְרָהּ (sha.me.raj) respectivamente, ambas en género femenino.

La primera palabra, labrar, es usada también en el libro de Números (4:35, 39 y 43), y en el primer libro de Crónicas (25:1), solo que en todos estos otros textos la palabra עָבְדָהּ (a.bo.daj) es traducida como ministrar, y/o, en el ministerio. La palabra es de uso exclusivo para definir el servicio de los levitas y cantores en el servicio dentro del Tabernáculo, y eventualmente, en el servicio dentro del Templo; el término es usado en los demás otros libros del Antiguo Testamento para referirse a una función sacerdotal.

Así que, la palabra עָבְדָהּ (a.bo.daj) del Genesis, traducida al español como labrar, no necesariamente tiene que ver con un trabajo “agrícola”, como lo sugieren la mayoría de las versiones; se refiere mas bien a una labor “protocolar”, de ordenación y regeneración, similar a la labor de un sacerdote dentro del Templo. Este es el valor de los “hechos” de un hombre.

Es la capacidad innata del hombre de “crear” y la de transformar su medio ambiente —sus hechos— lo que Satanás necesita de él para poder operar sobre la tierra. Satanás no tiene la capacidad de “crear”.

Y enemistad pondré entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar. Genesis 3:15

Los Principados y Potestades se ven atraídos por los hechos de las personas, son el “pararrayos” que los invita a estacionarse en un lugar; los hechos del hombre son el “alimento” que potencia la obra satánica sobre la faz de la tierra.

14Y Jehová Dios dijo a la serpiente: Por cuanto esto hiciste, maldita serás entre todas las bestias y entre todos los animales del campo; sobre tu pecho andarás, y polvo comerás todos los días de tu vida:…   17Y al hombre dijo: …   19 En el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra; porque de ella fuiste tomado: pues polvo eres, y al polvo serás tornado. Genesis 3:14—19

No nos referimos a pactos con Satanás, nos referimos a “actos”, la totalidad de los actos del hombre. En el dialogo entre Dios y Caín, luego de que junto a Abel presentaron ofrenda a Dios, Dios le descubre a Caín que los actos de una persona son los que determinan que éste se acerque a Dios, o se acerque a Satanás,

6Entonces Jehová dijo a Caín: ¿Por qué te has ensañado, y por qué se ha inmutado tu rostro? 7Si bien hicieres, ¿no serás ensalzado? y si no hicieres bien, el pecado está a la puerta: con todo esto, a ti será su deseo, y tú te enseñorearás de él. Genesis 4:6—7

Cuando el hombre se aleja de Dios todos sus actos, sin excepción, se constituyen en actos de perversidad, actos de impiedad e injusticia, y actos de malicia e idolatría, y éstos se constituyen en la base legal de la operación de Satanás sobre la localidad.

El hombre que se aleja de Dios es nombrado en la Biblia bajo el término de “impío”. David estableció en uno de sus salmos que Dios está airado contra el hombre impío todos los días,

Dios es el que juzga al justo: Y Dios está airado todos los días contra el impío. Salmos 7:11

¿Por qué Dios está airado Dios en contra del impío? Dios está airado en contra del impío porque por sus hechos, número uno,  la tierra es contaminada:

Hijo del hombre, morando en su tierra la casa de Israel, la contaminaron con sus caminos y con sus obras: como inmundicia de menstruosa fue su camino delante de mí. Y derramé mi ira sobre ellos por las sangres que derramaron sobre la tierra; porque con sus ídolos la contaminaron. Ezequiel 36:17—18

Y, número dos, porque por sus hechos la tierra es entregada a la operación de Principados y Potestades, y se asientan en ella:

Antes digo que lo que los Gentiles sacrifican, a los demonios lo sacrifican, y no a Dios: y no querría que vosotros fueseis partícipes con los demonios. 1 Corintios 10:20; léase también Apocalipsis 9:20; 16:14

El apóstol Pablo explica también que la ira de Dios pesa sobre todos los impíos todos los días de sus vidas, porque sus hechos dispersan desobediencia en el ambiente,

Nadie os engañe con palabras vanas; porque por estas cosas viene la ira de Dios sobre los hijos de desobediencia. Efesios 5:6


Por las cuales cosas la ira de Dios viene sobre los hijos de rebelión. Colosenses 3:6

La ira de Dios sobre los impíos es tan grande que Él no escucha ninguna de sus oraciones, según es establecido en el evangelio de Juan:

Y sabemos que Dios no oye a los pecadores: mas si alguno es temeroso de Dios, y hace su voluntad, a éste oye. Juan 9:31

La ira de Dios sobre un impío lo puede llevar a apartarlo definitivamente de su Presencia, según es establecido en los libros de los profetas:

Yo os he amado, dice Jehová: y dijisteis: ¿En qué nos amaste? ¿No era Esaú hermano de Jacob, dice Jehová, y amé a Jacob, Y a Esaú aborrecí, y torné sus montes en asolamiento, y su posesión para los chacales del desierto? Malaquías 1:2-3, léase también Romanos 9:13

Y esto de que Dios puede apartar al impío de su Presencia definitivamente es porque la Gracia de Dios también incluye “tiempo” para ser aplicada; Gracia no significa espera indefinida:

Y le he dado tiempo para que se arrepienta de la fornicación; y no se ha arrepentido. Apocalipsis 2:21

Así, impío es la clasificación que corresponde a aquellos que se alejan de Dios, y que sus actos le entregan derecho a los Principados y Potestades para asentarse en las regiones habitadas.

Las Sagradas Escrituras clasifican todos estos actos como actos abominables delante de la presencia del Señor; el que Dios aborrezca estos actos es lo que abre espacios espirituales para que fuerzas demoniacas se establezcan en las áreas adyacentes de quienes las practican.

Porque Jehová tu Dios anda por medio de tu campo, para librarte y entregar tus enemigos delante de ti; por tanto será tu real santo: porque él no vea en ti cosa inmunda, y se vuelva de en pos de ti. Deuteronomio 23:14

Basado en estas instrucciones, el apóstol Pablo urge a la comunidad de fe de Corinto sobre la necesidad que debe tener toda comunidad de fe, de limpiarse de contaminaciones satánicas, pues el no hacerlo no solo ponen en riesgo la permanencia del Señor entre ellos, sino que además se exponen a la imposición sobre ellos de una Potestad de maldad,

ASI que, amados, pues tenemos tales promesas, limpiémonos de toda inmundicia de carne y de espíritu, perfeccionando la santificación en temor de Dios. 2 Corintios 7:1

No se trata de una instrucción nueva producto de la doctrina de Jesús, la instrucción está presente en todos los escritos del Antiguo,

23Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón: Pruébame y reconoce mis pensamientos: 24 Y ve si hay en mí camino de perversidad, Y guíame en el camino eterno. Salmos 139:23-24


4Dales conforme a su obra, y conforme a la malicia de sus hechos: Dales conforme a la obra de sus manos, Dales su paga. Porque no atendieron a las obras de Jehová, Ni al hecho de sus manos, Derribarálos, y no los edificará. Salmos 28:4—5


Porque manifiesta es la ira de Dios del cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres, que detienen la verdad con injusticia: Romanos 1:18

A todo esto tenemos que agregar también los actos de perversión sexual. El tema de la perversión sexual es mucho más amplio de lo que nos podemos imaginar, incluye situaciones que van desde la manipulación genital,[2] hasta la deformación natural de los sexos,[3] incluyendo entre estos dos puntos las distintas formas en que se presenta la fornicación.[4]

La perversión sexual está dirigida a atentar contra la imagen y semejanza de Dios impregnada en el hombre, el propósito es borrar en el hombre el nexo que pueda tener acerca de un Dios Todopoderoso. Las formas más comunes de perversión sexual están relacionadas con el tema de la fornicación. Fornicación en el concepto bíblico antiguo se define como prostitución,

13Las viandas para el vientre, y el vientre para las viandas; empero y a él y a ellas deshará Dios. Mas el cuerpo no es para la fornicación, sino para el Señor; y el Señor para el cuerpo: 14Y Dios que levantó al Señor, también a nosotros nos levantará con su poder. 15¿No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de Cristo? ¿Quitaré pues los miembros de Cristo, y los haré miembros de una ramera? Lejos sea. 1ra. Corintios 6:13—15

Pablo también clasifica como fornicación las uniones sexuales de un padre con la mujer de su hijo, o viceversa,

DE cierto se oye que hay entre vosotros fornicación, y tal fornicación cual ni aun se nombra entre los Gentiles; tanto que alguno tenga la mujer de su padre. 1ra. Corintios 5:1

La Ley de Moisés reguló y prohibió todo este tipo de uniones; estas uniones son consideradas también como fornicación,

11La desnudez de la hija de la mujer de tu padre, engendrada de tu padre, tu hermana es, su desnudez no descubrirás…. 14La desnudez del hermano de tu padre no descubrirás: no llegarás a su mujer: es mujer del hermano de tu padre. Levítico 18:11—14


11Y cualquiera que se echare con la mujer de su padre, la desnudez de su padre descubrió; ambos han de ser muertos; su sangre será sobre ellos…  20Y cualquiera que durmiere con la mujer del hermano de su padre, la desnudez del hermano de su padre descubrió; su pecado llevarán; morirán sin hijos. Levítico 20:11—20 (Deuteronomio 22:30; 27:20)

En el libro de Esdras se presenta como fornicación las uniones con pueblos impuros,

Porque han tomado de sus hijas para sí y para sus hijos, y la simiente santa ha sido mezclada con los pueblos de las tierras; y la mano de los príncipes y de los gobernadores ha sido la primera en esta prevaricación. Esdras 9:2

Algo similar es presentado en las epístolas del apóstol Pablo,

No os juntéis en yugo con los infieles: porque ¿qué compañía tienes la justicia con la injusticia? ¿y qué comunión la luz con las tinieblas? 2 Corintios 6:14

Estos actos de perversión sexual fueron la causa por la cual Dios dispuso destruir el mundo por medio de un diluvio,

Y ACAECIO que, cuando comenzaron los hombres a multiplicarse sobre la faz de la tierra, y les nacieron hijas, 2Viendo los hijos de Dios que las hijas de los hombres eran hermosas, tomáronse mujeres, escogiendo entre todas. 3Y dijo Jehová: No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre, porque ciertamente él es carne: mas serán sus días ciento y veinte años. Génesis 6:1—3

La situación presentada no era por causa de inmoralidad sexual, consistía en no haber guardado la pureza de Revelación entregada a generaciones que Dios escogió para mantener el conocimiento puro de su Presencia entre los hombres; de allí la perversión, pues derivaron la Revelación y la convirtieron en conocimiento disponible aun para los perversos e impíos. Una situación similar la vemos nuevamente manifestada en el caso con las hijas de Moab,

Y REPOSO Israel en Sittim, y el pueblo empezó a fornicar con las hijas de Moab: 2Las cuales llamaron al pueblo a los sacrificios de sus dioses: y el pueblo comió, é inclinóse a sus dioses. 3Y allegóse el pueblo a Baal-peor; y el furor de Jehová se encendió contra Israel. Números 25:1—3

Así que, aunque no tenemos lucha contra sangre y carne,[5] como bien hemos sido instruidos por el apóstol Pablo, no podemos ignorar que los hechos perversos de los “impíos” de la zona es lo que patrocina la permanencia en el lugar de los Principados y Potestades que operan entre ellos.

En su misma epístola Pablo establece que los “hijos de desobediencia” son los que están apoyando con sus actos el funcionamiento de las fuerzas demoniacas asentadas en el lugar.

5Porque sabéis esto, que ningún fornicario, o inmundo, o avaro, que es servidor de ídolos, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios. 6Nadie os engañe con palabras vanas; porque por estas cosas viene la ira de Dios sobre los hijos de desobediencia. 7No seáis pues aparceros con ellos; Efesios 5:5-7

Así, pues, resumiendo, las acciones de la persona en comunidad se constituye en la base de la depravación espiritual en la que toda comunidad desarrolla su forma de proceder, los nuevos miembros son adoctrinados y forzados a aceptar su modus operandi.

Como vemos, la situación perversa de una comunidad no es el resultado del “asalto” de fuerzas espirituales de maldad que irrumpen sorpresivamente en la localidad, es la interacción de los hechos impíos de cada quien en comunidad los que degeneran y se convierte en la materia prima para la construcción de la perversidad de ella, esto queda claramente evidenciado en el relato de la construcción de la torre de Babel.

3Y dijeron los unos a los otros: Vaya, hagamos ladrillo y cozámoslo con fuego. Y fueles el ladrillo en lugar de piedra, y el betún en lugar de mezcla. 4Y dijeron: Vamos, edifiquémonos una ciudad y una torre, cuya cúspide llegue al cielo; y hagámonos un nombre, por si fuéremos esparcidos sobre la faz de toda la tierra. 5Y descendió Jehová para ver la ciudad y la torre que edificaban los hijos de los hombres. Génesis 11:3-5

Pero no todo queda allí, la depravación espiritual de una región se auto fomenta a sí misma a través de los hechos de supremacía que sus habitantes muestran en su afán de querer ser mejores que los demás; es un mal que nace en Caín y que la Biblia lo clasifica como “iniquidad”. Esta tendencia afecta aun a todos los círculos religiosos.

Unos se imponen sobre los otros a través de la violencia, otros a través de cultivar la impiedad y la injusticia; pero una gran mayoría lo hace por prácticas rituales según las ciencias ocultas que han desarrollado para tal fin: la magia en todas sus formas, la hechicería, la brujería, el espiritismo, el vudú, la astrología, y demás otras ciencias ocultas, no son alternativas para resolver los problemas de la gente, como comúnmente se presentan, en su fondo este tipo de prácticas pretenden equipar a las gentes con herramientas perversas para que quienes las ejercen “sobresalgan” sobre sus otros semejantes inmediatos. Este es el principio de la perversión.

La depravación de los hechos impíos de los habitantes de una localidad se transforman en actos de maldición que recae sobre la tierra de la región donde se practican. El libro de Levítico la llama, “contaminación”, y la identifica como la base de operación de los Principados y Potestades satánicos para operar con derecho sobre ella.

25Y la tierra fue contaminada; y yo visité su maldad sobre ella, y la tierra vomitó sus moradores…   27(Porque todas estas abominaciones hicieron los hombres de la tierra, que fueron antes de vosotros, y la tierra fue contaminada) Levítico 18:25—27

El profeta Isaías identifica que una tierra contaminada por los hechos depravados e impíos de sus habitantes, es una tierra que pierde sus propiedades facultativas de germinación,

5Os mostraré pues ahora lo que haré yo a mi viña: Quitaréle su vallado, y será para ser consumida; aportillaré su cerca, y será para ser hollada; 6Haré que quede desierta; no será podada ni cavada, y crecerá el cardo y las espinas: y aun a las nubes mandaré que no derramen lluvia sobre ella. 7Ciertamente la viña de Jehová de los ejércitos es la casa de Israel, y los hombres de Judá planta suya deleitosa. Esperaba juicio, y he aquí vileza; justicia, y he aquí clamor. Isaías 5:5-7

La depravación espiritual de los moradores de una región se manifiesta, por lo general, en el detrimento de la condición urbana en la que viven sus moradores; basado en el principio de que cada quien busca o reproduce en su medio ambiente lo que lleva por dentro, una persona que ha practicado y acumulado perversidad en sus acciones, plasmará en todas sus manifestaciones sociales toda la perversidad que porta por dentro.

En el relato del caso del gadareno poseído por demonios podemos observar que la posesión que un demonio ejerza sobre una persona, o  sobre un lugar, será consecuente con la perversidad a la que la persona se ha expuesto, o que ha practicado,

26Y navegaron a la tierra de los Gadarenos, que está delante de Galilea. 27Y saliendo Él a tierra, le vino al encuentro de la ciudad un hombre que tenía demonios ya de mucho tiempo; y no vestía vestido, ni estaba en casa, sino por los sepulcros. Lucas 8:26—27

El que el endemoniado gadareno no vistiera ropa, que no se bañara y que aun habitara en los sepulcros, solo describe que el gadareno antes de caer bajo la posesión demoniaca, fue una persona con un carácter violento y destructivo, sumamente imponente e intransigente entre la comunidad con la cual convivía; los demonios que lo poseyeron sencillamente “potenciaron” los hechos primeros que los llevaron a poseerlo.

La perversidad que una persona practica y acumula en su fuero interno puede plasmarse también en las construcciones físicas que desarrolla; de allí que por la observación sea fácil determinar el tipo de Principados y Potestades que operan en el lugar. Una inspección visual de las condiciones urbanísticas del lugar nos permite ver en qué condición se encuentran sus moradores.

Todo está plasmado en un mapa a través de lo que el hombre fabrica en su entorno. Los lugares amplios y bien desarrollados pueden ser también formas de plasmar la perversidad de los moradores. Así, la arquitectura del lugar, sus instituciones, su cultura, su urbanismo, y aun sus leyes, son el “maquillaje” con el que se cubre la impiedad e injusticia que se desarrolla en el lugar. Un edificio más alto que otro solo está indicando la supremacía que portan los que viven o trabajan en él; una ciudad llena de jardines y áreas verdes está indicando que la ciudad ha construido sobre engaño y mentira, y que la imaginación, la fantasía y la magia son la materia prima de sus injusticias.

Esta es la base doctrinal que hace posible entender, y entrar, en el evangelismo y en la guerra espiritual de zonas que manifiestan ser regiones donde se han asentado Principados y Potestades satánicos.

Así, en conclusión, las fuerzas demoniacas apostadas en un lugar subsisten por los actos de perversidad de los habitantes de una región; lo que nos resta añadir es que las fuerzas demoniacas tienen potestad cíclica, y su fortaleza se renueva con los ciclos de vida de la comunidad.

24Porque un platero llamado Demetrio, el cual hacía de plata templecillos de Diana, daba a los artífices no poca ganancia; 25 A los cuales, reunidos con los oficiales de semejante oficio, dijo: Varones, sabéis que de este oficio tenemos ganancia;  …  27Y no solamente hay peligro de que este negocio se nos vuelva en reproche, sino también que el templo de la gran diosa Diana sea estimado en nada, y comience a ser destruida su majestad, la cual honra toda el Asia y el mundo. 28Oídas estas cosas, llenarónse de ira, y dieron alarido diciendo: ­Grande es Diana de los Efesios!…  34Mas como conocieron que era Judío, fue hecha un voz de todos, que gritaron casi por dos horas: ­Grande es Diana de los Efesios! 35Entonces el escribano, apaciguado que hubo la gente, dijo: Varones Efesios ¿y quién hay de los hombres que no sepa que la ciudad de los Efesios es honradora de la gran diosa Diana, y de la imagen venida de Júpiter? Hechos 19:24—35

No luchamos contra fuerzas demoniacas que llegaron de la nada, luchamos contra fuerzas de las tinieblas que fueron convocadas, y que subsisten en el lugar porque hay quienes las autorizan a permanecer en dicha región.

Ante esta situación, ¿Cuál es la participación de un hombre y de una mujer de fe dentro de su comunidad? ¿Cómo se libra un hombre y una mujer de fe de ser influenciados por los Principados y Potestades del lugar?

 


Lecturas recomendadas,

 


Las citas bíblicas son tomadas de la Versión Reina-Valera Antigua, 1909 (RVA)

 


Pastor Pedro Montoya

WhatsApp: 1 (407) 764-2699

Twitter: @pastormontoya

http://www.ministerioscristorey.com


[1] Mateo 12:43; Lucas 11:24

[2] 1ra. Corintios 7:9

[3] Romanos 1:26

[4] 1ra. Corintios 6:8

[5] Efesios 6:12

¿Por qué está airado Dios en contra del impío?




Dios es el que juzga al justo: Y Dios está airado todos los días contra el impío. Salmos 7:11


Dios está airado en contra del impío porque por sus hechos, número uno,  la tierra es contaminada:

“Hijo del hombre, morando en su tierra la casa de Israel, la contaminaron con sus caminos y con sus obras: como inmundicia de menstruosa fue su camino delante de mí. Y derramé mi ira sobre ellos por las sangres que derramaron sobre la tierra; porque con sus ídolos la contaminaron.” (Ezequiel 36:17—18);

Y, número dos, porque por sus hechos la tierra es entregada a los Principados y Potestades para asentarse en ella y a operar con derecho desde allí:

“Antes digo que lo que los Gentiles sacrifican, a los demonios lo sacrifican, y no a Dios: y no querría que vosotros fueseis partícipes con los demonios.” (1 Corintios 10:20; léase también Apocalipsis 9:20; 16:14).

La ira de Dios pesa sobre todos los impíos todos los días de sus vidas, según el apóstol Pablo lo establece en su epístola a los Efesios:

“Nadie os engañe con palabras vanas; porque por estas cosas viene la ira de Dios sobre los hijos de desobediencia.” (Efesios 5:6),

y, también en la epístola a los Colosenses:

“Por las cuales cosas la ira de Dios viene sobre los hijos de rebelión.” (Colosenses 3:6).

La ira de Dios sobre los impíos es tan grande que Él no escucha ninguna de sus oraciones, según es establecido en el evangelio de Juan:

Y sabemos que Dios no oye a los pecadores: mas si alguno es temeroso de Dios, y hace su voluntad, a éste oye.” (Juan 9:31).

La ira de Dios sobre un impío lo puede llevar a apartarlo definitivamente de su Presencia, según es establecido en los libros de los profetas:

Yo os he amado, dice Jehová: y dijisteis: ¿En qué nos amaste? ¿No era Esaú hermano de Jacob, dice Jehová, y amé a Jacob, Y a Esaú aborrecí, y torné sus montes en asolamiento, y su posesión para los chacales del desierto?” (Malaquías 1:2-3, léase también Romanos 9:13).

Y esto de que Dios puede apartar al impío de su Presencia definitivamente es porque la Gracia de Dios también incluye “tiempo” para ser aplicada; Gracia no significa espera indefinida:

Y le he dado tiempo para que se arrepienta de la fornicación; y no se ha arrepentido.” (Apocalipsis 2:21).

Ahora, en cuanto a la ira de Dios que pesa sobre un impío, aquí hay un misterio que muchos ministros desconocen como dispensadores de la Gracia de Dios. La religión desde la cual muchos predican los lleva a “ofrecer” un cambio radical para aquellos que se acojan a la Gracia, lo cual es falso. ¿Por qué es falso? Porque Dios no retira la ira de Dios que el impío viene cargando a sus espaldas (Romanos 7:24) tan solo porque aceptaron a Jesús. Para que la “ira de Dios” se aplaque sobre el impío, éste tiene que obrar en fe (actos de fe) tan pronto viene a Jesús. Debe haber un “acto” que aplaque la ira de Dios, usted lo puede leer en los siguientes textos:

  • “Y sepultaron los huesos de Saúl y los de su hijo Jonathán en tierra de Benjamín, en Sela, en el sepulcro de Cis su padre; e hicieron todo lo que el rey había mandado. Después se aplacó Dios con la tierra.” (2 Samuel 21:14);
  • “Y edificó allí David un altar a Jehová, y sacrificó holocaustos y pacíficos; y Jehová se aplacó con la tierra, y cesó la plaga de Israel.” (2 Samuel 24:25)
  • “Y Jehová dijo a Moisés: Toma todos los príncipes del pueblo, y ahórcalos a Jehová delante del sol; y la ira del furor de Jehová se apartará de Israel.” (Números 25:4)
  • “Entonces Jehová habló a Moisés, diciendo: Phinees, hijo de Eleazar, hijo de Aarón el sacerdote, ha hecho tornar mi furor de los hijos de Israel, llevado de celo entre ellos: por lo cual yo no he consumido en mi celo a los hijos de Israel.” (números 25:10—11)

Un ministro de Dios debe enseñar a la congregación que Dios está airado, y que la única forma de cancelar la ira de Dios es a través de los actos de fe:

Empero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es menester que el que a Dios se allega, crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.” (Hebreos 11:6; léase junto a esto, Santiago 2:20—26).

Cuando la persona ha creído en Jesús pero no “actúa” en fe, porque no quiso o no le enseñaron que esa era la forma de retirar la ira de Dios, la ira se convierte en juicio, hasta que toda la maldad pasada es purgada:

Porque es tiempo de que el juicio comience de la casa de Dios: y si primero comienza por nosotros, ¿qué será el fin de aquellos que no obedecen al evangelio de Dios?” (1 Pedro 4:17)

Esta situación nos descubre otra que debemos confrontar con conciencia, ¿Está Dios airado solo contra el impío, o lo está también en contra de su pueblo?

Las referencias que los escritos de los profetas nos presentan nos indican que Dios no está agradado totalmente con su pueblo, y es por causa de la conducta que los pastores,  —ministerios, en términos generales— han adoptado con respecto a lo que la Palabra presenta,

  • Los sacerdotes no dijeron: ¿Dónde está Jehová? y los que tenían la ley no me conocieron; y los pastores se rebelaron contra mí, y los profetas profetizaron en Baal, y anduvieron tras lo que no aprovecha. Jeremías 2:8
  • Hijo del hombre, profetiza contra los pastores de Israel; profetiza, y diles a los pastores: Así ha dicho el Señor Jehová: ­Ay de los pastores de Israel, que se apacientan a sí mismos! ¿No apacientan los pastores los rebaños? Ezequiel 34:2
  • Contra los pastores se ha encendido mi enojo, y castigaré los machos de cabrío: mas Jehová de los ejércitos visitará su rebaño, la casa de Judá, y tornarálos como su caballo de honor en la guerra. Zacarías 10:3

No es por el “pecado” que pueda estar encubierto, no se trata de eso; se trata de cuánto estamos cumpliendo con la Voluntad de Dios para nuestras naciones; se trata de cuánto de la instrucción del Espíritu Santo estamos estableciendo en nuestras comunidades de fe; se trata de cuánta legitimidad de la Palabra estamos proclamando.

Un ejemplo claro es la referencia muy conocida por todos: “Dios aborrece el pecado pero ama al pecador”, es una referencia que no se encuentra en la Biblia, pero se predica como tal; nos sorprendería saber que quien acuñó tal frase perteneció y predicó la filosofía hindú. Esta referencia nos sirve para entender cómo la filosofía ha invadido a la iglesia en formas de apostasía, y para colmo, muchos resultan predicando lo que la Biblia no autoriza a establecer. Hay un desconocimiento de la Palabra, ¿Cómo tendrán Revelación así?

El por qué muchos ministros han caído en ese juego es porque acostumbran a leer devocionales y escritos motivacionales de hombres que han basado sus experiencias en el pensamiento positivo. La Biblia es clara, el Espíritu Santo recomienda recibir nuestra instrucción SOLO de las Sagradas Escrituras:

Toda Escritura es inspirada divinamente y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instituir en justicia,” (2 Timoteo 3:16).

Eva cayó en apostasía porque atendió un conocimiento de la serpiente que ella desconocía. Cuando Dios nos va a dar de su Revelación, no hay necesidad de otros libros, todo está en las Sagradas Escrituras:

Pero cuando viniere aquel Espíritu de verdad, él os guiará a toda verdad; porque no hablará de sí mismo, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que han de venir.” (Juan 16:13).

Dios revela según el trabajo que desarrollamos, la Revelación de Dios no es pura información, es para establecer el Reino de Dios. Si hay un conocimiento que no necesitamos, no lo busquemos en fuentes extrañas a Dios, lo único que haremos es atraer apostasía.


Usted no caiga en ese juego. Recurra solo a las Escrituras.

 


Las citas bíblicas son tomadas de la Versión Reina-Valera Antigua, 1909 (RVA)

 


Pastor Pedro Montoya

Tel Cel. (407) 764-2699

Twitter: @pastormontoya

http://www.ministerioscristorey.com

No Seamos Engañados de Satanás…



Estrategias para la Guerra Espiritual


Porque no seamos engañados de Satanás: pues no ignoramos sus maquinaciones. 2da. Corintios 2:11


¿Es eso cierto? Realmente, ¿es cierto que no ignoramos las maquinaciones de Satanás?

Confío que no interpretará de que estoy poniendo en duda la veracidad de la Palabra; en realidad mi pregunta está dirigida a entender cuánto realmente de conocimiento tenemos acerca de lo que Satanás despliega contra un hombre de fe, y de las trampas que desarrolla para sacar del camino a un ministro del Evangelio.

Maquinaciones, el término que el apóstol utiliza en este texto es la palabra griega νοήματα (noímata), que etimológicamente significa, pensamientos, planes, propósitos, en términos generales, resultado final, hablando del estado final de adormecimiento al que quiere conducir al hombre y a la mujer de Dios.

Maquinaciones, no solo se refiere a “pecado”; es decir, la intención de Satanás no solo consiste en conducir al hombre de Dios a llevarlo a pecar; si revisamos en detalle el texto donde se encuentra inserta la instrucción del apóstol veremos que Pablo está contrarrestando la ambigüedad y el menosprecio con que la comunidad lo ha tratado por causa de que según ellos, su Evangelio destaca sobremanera la tribulación y la persecución.

Así que, maquinaciones, el término que el apóstol utiliza para describir las intenciones satánicas en contra de una comunidad de fe, significa planes ocultos que él despliega y desarrolla astutamente y con engaño alrededor de aquellos que Dios ha levantado como luminarias en medio de las tinieblas de las regiones seleccionadas por Dios mismo para establecer Su Reino.

De nuevo, ahora, ¿Cuánto de las maquinaciones de Satanás conocemos? ¿realmente conocemos las maquinaciones de Satanás?

Si somos honestos, tendríamos que admitir que la mayoría conocen muy poco, o nada, acerca de los planes de engaño de Satanás; en principio, porque como que no ha habido un interés legítimo de conocer acerca de ello, en buena medida basado en la premisa religiosa de que Satanás está vencido, y que no puede hacer nada en contra de un hijo de Dios. Esta premisa ha sumido a muchos en una fascinación mágico—religiosa donde la predicación de la Palabra ha perdido la contundencia de la proclamación del Evangelio de la libertad en Cristo Jesús.


¿Cómo podemos estratégicamente conocer las maquinaciones de Satanás, y desbaratarlas antes de que sean lanzadas?


Lo primero que es necesario hacer es entender acerca del valor de los ministerios, y de la interacción de los mismos.

Los ministerios no pueden caminar solos. Un ministro que camina solo es presa fácil del enemigo. En el texto de los escritos del Eclesiastés tenemos la Revelación de que mejores son dos que uno.

9Mejores son dos que uno; porque tienen mejor paga de su trabajo. 10Porque si cayeren, el uno levantará a su compañero: mas ­ay del solo! que cuando cayere, no habrá segundo que lo levante. 11También si dos durmieren juntos, se calentarán; mas ¿cómo se calentará uno solo? Eclesiastés 4:9-11

La sabiduría consiste en trabajar en equipos ministeriales. Los ministerios que Jesús estableció trabajaron sobre este principio espiritual,

Y llamó a los doce, y comenzó a enviarlos de dos en dos: y les dio potestad sobre los espíritus inmundos. Marcos 6:7


Y DESPUÉS de estas cosas, designó el Señor aun otros setenta, los cuales envió de dos en dos delante de sí, a toda ciudad y lugar a donde él había de venir. Lucas 10:1

Sobre esta base está construida la estrategia para conocer los planes ocultos de Satanás. El apóstol Pablo enseñó sobre el valor de la interacción y coordinación con los ministerios apostólicos y proféticos,

Edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo; Efesios 2:20

En la misma epístola a los Efesios, el apóstol descubrió el valor de Revelación que los ministerios apostólicos y proféticos portan de parte del Señor,

El cual misterio en los otros siglos no se dio a conocer a los hijos de los hombres como ahora es revelado a sus santos apóstoles y profetas en el Espíritu: Efesios 3:5

Y esto no es nuevo, el profeta Amós claramente había ya establecido la interacción del ministerio profético,

Porque no hará nada el Señor Jehová, sin que revele su secreto a sus siervos los profetas. Amós 3:7

Una revisión rápida de los escritos del libro de Hechos de los Apóstoles descubre que un apóstol caminaba siempre junto a un profeta; en el caso del apóstol Pablo, siempre caminó al lado de un profeta, al principio de su ministerio, junto a Bernabé,

Ministrando pues éstos al Señor, y ayunando, dijo el Espíritu Santo: Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra para la cual los he llamado. Hechos 13:2

Bernabé era profeta,[1] su nombre lo declara: Bar (hijo) nabí (profeta), de allí que en el relato del libro de Hechos se le llama, hijo de consolación,

Entonces José, que fue llamado de los apóstoles por sobrenombre, Bernabé, (que es interpretado, Hijo de consolación) Levita, natural de Cipro, Hechos 4:36

Pero, luego, a la separación de ambos, Pablo se hizo acompañar de Silas,

Y Pablo escogiendo a Silas, partió encomendado de los hermanos a la gracia del Señor. Hechos 15:40


Judas también y Silas, como ellos también eran profetas, consolaron y confirmaron a los hermanos con abundancia de palabra. Hechos 15:32

Fueron los ministerios proféticos los que advertían acerca de los planes ocultos de Satanás; en el segundo libro de Reyes se descubre cómo Eliseo desbarataba los planes de ataque del rey sirio sobre Israel,

11Y el corazón del rey de Siria fue turbado de esto; y llamando a sus siervos, díjoles: ¿No me declararéis vosotros quién de los nuestros es del rey de Israel? 12Entonces uno de los siervos dijo: No, rey, señor mío; sino que el profeta Eliseo está en Israel, el cual declara al rey de Israel las palabras que tú hablas en tu más secreta cámara. 2 Reyes 6:11-12

En el libro de Hechos de los Apóstoles se descubre cómo las comunidades de fe eran advertidas de males que venían sobre las regiones,

Y levantándose uno de ellos, llamado Agabo, daba a entender por Espíritu, que había de haber una grande hambre en toda la tierra habitada: la cual hubo en tiempo de Claudio. Hechos 11:28

Así que, es necesario entender acerca de los ministerios, y del valor de interacción entre ellos mismos. Los ministerios tienen que aprender a trabajar en equipos ministeriales, y a interactuar entre sí con ministerios apostólicos y proféticos.

Y en cuanto a esto, tenemos que agregar que aunque en muchas comunidades de fe no se hayan desarrollado ministerios proféticos adecuadamente, Dios en su misericordia levanta en medio de ellos hombres y mujeres con don de profecía, los cuales por medio de “sueños”, en algunos casos, y “visiones” en otras ocasiones, descubren por la Revelación del Espíritu Santo lo que Satanás trama en contra de sus escogidos. El mayor problema que enfrentan muchas comunidades de fe es el hecho de que no creen en que los “sueños” que están teniendo vengan de parte del Señor. La Biblia enseña que los sueños y visiones son formas de Revelación que Dios utiliza para hablar a su pueblo,

14Sin embargo, en una o en dos maneras habla Dios; Mas el hombre no entiende. 15Por sueño de visión nocturna, Cuando el sueño cae sobre los hombres, Cuando se adormecen sobre el lecho; 16Entonces revela al oído de los hombres, Y les señala su consejo; Job 33:14-16

Los sueños son formas de Dios para Revelar a su pueblo acerca de las cosas pertinentes a su desarrollo, es un don y en muchos casos, un ministerio; en el libro de Deuteronomio se identifica a quienes tienen este don, como sonadores de sueños,

1CUANDO se levantare en medio de ti profeta, o soñador de sueños, y te diere señal o prodigio,…  3No darás oído a las palabras de tal profeta, ni al tal soñador de sueños: porque Jehová vuestro Dios os prueba, para saber si amáis a Jehová vuestro Dios con todo vuestro corazón, y con toda vuestra alma…   5Y el tal profeta o soñador de sueños, ha de ser muerto; por cuanto trató de rebelión contra Jehová vuestro Dios, que te sacó de tierra de Egipto, y te rescató de casa de siervos, y de echarte del camino por el que Jehová tu Dios te mandó que anduvieses: y así quitarás el mal de en medio de ti. Deuteronomio 13:1—5

La Biblia también declara acerca de hombres con el don particular de interpretación de sueños. El ejemplo claro de este don—ministerio son José y Daniel,

Y estaba allí con nosotros un mozo Hebreo, sirviente del capitán de los de la guardia; y se lo contamos, y él nos declaró nuestros sueños, y declaró a cada uno conforme a su sueño. Génesis 41:12


Por cuanto fue hallado en él mayor espíritu, y ciencia, y entendimiento, interpretando sueños, y declarando preguntas, y deshaciendo dudas, es a saber, en Daniel; al cual el rey puso por nombre Beltsasar. Llámese pues ahora a Daniel, y él mostrará la declaración. Daniel 5:12

Así, pues, toda comunidad tiene gente con el don de soñador de sueños, y de igual forma, gente con el don de interpretación de sueños. Cada comunidad de fe debe aprender a trabajar en equipos ministeriales que consideren los sueños como formas de Revelación que Dios utiliza para hablar a su pueblo.


Lo segundo que debemos aprender es acerca de levantar mesas ministeriales. De nuevo, la incapacidad de algunos de no saber trabajar en equipos ministeriales los ha llevado a estar sujetos bajo las trampas satánicas de engaño.

Las mesas ministeriales consisten en poner sobre la mesa los temas de los “negocios” del Señor para ser discutidos por todos, y bajo la dirección del Espíritu Santo establecer las estrategias correspondientes. El apóstol Pablo destacó la capacidad espiritual que posee el hombre y mujer de Revelación,

Empero el espiritual juzga todas las cosas; mas él no es juzgado de nadie. 1ra. Corintios 2:15

La instrucción que el apóstol Pablo le entregó a la comunidad de fe de Corinto, fue que aprendieran a “juzgar” entre ellos las cosas que le atañen a la comunidad,

 2¿O no sabéis que los santos han de juzgar al mundo? Y si el mundo ha de ser juzgado por vosotros, ¿sois indignos de juzgar cosas muy pequeñas? 3¿O no sabéis que hemos de juzgar a los ángeles? ¿cuánto más las cosas de este siglo? 4Por tanto, si hubiereis de tener juicios de cosas de este siglo, poned para juzgar a los que son de menor estima en la iglesia. 5Para avergonzaros lo digo. ¿Pues qué, no hay entre vosotros sabio, ni aun uno que pueda juzgar entre sus hermanos? 1ra. Corintios 6:2—5

Las mesas ministeriales son para permitir que en la interacción entre ministerios, los unos aprendan a sujetarse a los otros, todos bajo cobertura de ellos mismos, Dios establezca la Revelación estratégica para la comunidad,

28Y si no hubiere intérprete, calle en la iglesia, y hable a sí mismo y a Dios. 29Asimismo, los profetas hablen dos o tres, y los demás juzguen. 30Y si a otro que estuviere sentado, fuere revelado, calle el primero. 1ra. Corintios 14:28-30

Este principio está presente en la enseñanza de Jesús solo que por los conceptos religiosos que predominan entre las comunidades, el principio ha sido interpretado parcialmente.

Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy en medio de ellos. Mateo 18:20

Esta enseñanza de Jesús está dirigida a entender acerca del valor de levantar mesas ministeriales, y estratégicamente, para efectos de la evangelización de las regiones, levantar “casas de juicio” sobre los Principados y Potestades que operan en ellas.

Por su parte, los miembros de una comunidad de fe deben aprender a caminar bajo “sujeción” de los ministerios de la comunidad; deben aprender a interactuar entre ellos mismos formando parte de grupos de estudio de la Palabra, todo conforme a las instrucciones que los ministerios apostólico—proféticos guías que el Señor ha establecido para la comunidad. El crecimiento lo da Dios cuando hay una línea de autoridad debidamente establecida dentro de la casa.


Finalmente, lo tercero que debemos aprender es a saber movernos en fidelidad y en sabiduría. ¿En qué consiste este principio?

Los planes de maldad de Satanás se llevan a cabo por causa de la ausencia de fidelidad y de sabiduría de quienes están a cargo de la obra. Según la parábola del trigo y la cizaña, la razón de por qué apareció cizaña en el campo fue porque los labradores se durmieron,[2] faltó la sabiduría para cuidar la labranza.

El libro de Eclesiastés destaca el valor de la sabiduría, y la presenta con mucho mas peso que aun la fortaleza. Salomón destaca que la guerra se libra con sabiduría,

14Una pequeña ciudad, y pocos hombres en ella; y viene contra ella un gran rey, y cércala, y edifica contra ella grandes baluartes: 15Y hállase en ella un hombre pobre, sabio, el cual libra la ciudad con su sabiduría; y nadie se acordaba de aquel pobre hombre. 16Entonces dije yo: Mejor es la sabiduría que la fortaleza; aunque la ciencia del pobre sea menospreciada, y no sean escuchadas sus palabras. Eclesiastés 9:14-16

La ausencia de fidelidad y de sabiduría es lo que boicotea toda buena obra. Ausencia de fidelidad y sabiduría consiste en traición a los principios bíblicos, y traición a los padres que nos instruyeron en el camino de la Revelación. El libro de los jueces destaca que el pueblo de Israel traicionaba los principios de la fe tan pronto como se veía libre de sus opresores,

18Y cuando Jehová les suscitaba jueces, Jehová era con el juez, y librábalos de mano de los enemigos todo el tiempo de aquel juez: porque Jehová se arrepentía por sus gemidos a causa de los que los oprimían y afligían. 19Mas en muriendo el juez, ellos se tornaban, y se corrompían más que sus padres, siguiendo dioses ajenos para servirles, é inclinándose delante de ellos; y nada disminuían de sus obras, ni de su duro camino. Jueces 2:18-19

La traición atrae maldición sobre la persona y sobre la generación. Muchos ministerios han caído en el lazo del cazador precisamente porque traicionaron su fundamento de fe, y/o traicionaron a sus padres y tutores espirituales.

El ejemplo más contundente lo tenemos con la comunidad de fe de Éfeso, según la Revelación del Apocalipsis. En el relato se descubre la maldad de la comunidad de Éfeso: Pero tengo contra ti que has dejado tu primer amor.[3]

Dejar el primer amor no es haber abandonado la pasión con que se hacían las cosas primeras cuando una persona recién convertido, esa es una explicación filosófico—religiosa, pero no la razón del reclamo del Señor. Haber dejado el primer amor significa haber traicionado el legado del apóstol Pablo, el padre espiritual de la comunidad. Si el lector revisa la permanencia del apóstol en la ciudad verá que las obras más singulares del ministerio de Pablo las realizó en Éfeso;[4] sin embargo, en el mensaje a la iglesia de Éfeso en el Apocalipsis, la comunidad mas prospera espiritualmente del ministerio de Pablo ahora no es ni fría ni caliente, es tibia, por lo cual está a punto de ser vomitada de la presencia del Señor. Haber dejado el primer amor significa haber negado la obra ardua del apóstol rompiendo la potestad de Diana,[5] traicionaron la obra del apóstol.

La ausencia de fidelidad y de sabiduría es la causa de que Satanás arrase con comunidades enteras. En la enseñanza de Jesús, la fidelidad y la sabiduría son la base espiritual para la autoridad y para la Revelación,

¿Quién pues es el siervo fiel y prudente, al cual puso su señor sobre su familia para que les dé alimento a tiempo? Mateo 24:45 (Lucas 12:42)

Debemos aprender a movernos en fidelidad y en sabiduría; una persona fiel es la escogida por Dios para entregarle mayor posicionamiento espiritual; la persona infiel pierde su posición espiritual y abre brecha al enemigo,

El que es fiel en lo muy poco, también en lo más es fiel: y el que en lo muy poco es injusto, también en lo más es injusto. Lucas 16:10


¿Ignoramos las maquinaciones del enemigo? Confío que a partir de ahora, no más.

 


¡Para la edificación de los Santos!

 


 

 

Las citas bíblicas son tomadas de la Versión Reina-Valera Antigua, 1909 (RVA)

 

 


Pastor Pedro Montoya

WhatsApp (407) 764-2699

Twitter: @pastormontoya

http://www.ministerioscristorey.com

[1] Léase Hechos 13:1

[2] Mateo 13:25

[3] Apocalipsis 2:4

[4] Hechos 19:11

[5] Hechos 19:28, 34, 35

¿Recibir el Bautismo del Espíritu Santo es solo el ‘Hablar en Lenguas’?




El Bautismo del Espíritu Santo, o con el Espíritu Santo, tiene un solo propósito: Ser testigos de Dios sobre la tierra. La base bíblica la encontramos en las últimas instrucciones de Jesús a sus discípulos antes de ascender a los cielos.

“Mas recibiréis la virtud del Espíritu Santo que vendrá sobre vosotros; y me seréis testigos en Jerusalem, en toda Judea, y Samaria, y hasta lo último de la tierra.” (Hechos 1:8)

Si lo observamos, el texto es claro en establecer la relación entre el Bautismo con el Espíritu Santo y el testimonio al mundo de Dios dada por su pueblo. Nótese la relación: recibiréis la virtud del Espíritu Santo, que en el mismo texto aparece definida como “promesa del Padre” (Hechos 1:4), y justo a continuación, concluye: y me seréis testigos. El Bautismo con el Espíritu Santo tiene como único propósito ser testigo de Dios sobre la tierra.

Pero esta declaración de Jesús en realidad no fue una declaración acuñada por Él en ese preciso momento, fue una declaración que hacía referencia a la decisión de Dios de habitar en medio de su pueblo, descrita en la Ley de Moisés:

Éxodo 25:8: “Y hacerme han un santuario, y yo habitaré entre ellos.”


Éxodo 29:45: “Y habitaré entre los hijos de Israel, y seré su Dios.”

Esta decisión de Dios, desde David en adelante, fue confirmada a cada uno de los reyes tanto de Israel como de juda,

12 Esta casa que tú edificas, si anduvieres en mis estatutos, é hicieres mis derechos, y guardares todos mis mandamientos andando en ellos, yo tendré firme contigo mi palabra que hablé a David tu padre; 13 Y habitaré en medio de los hijos de Israel, y no dejaré a mi pueblo Israel. 1 Reyes 6:12-14

Los profetas años después y debido a la apostasía del pueblo, establecieron proféticamente en cada uno de sus Escritos que llegaría un tiempo en que el Señor habría de habitar en medio de su pueblo en una forma más intensa,

Mas éste es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley en sus entrañas, y escribiréla en sus corazones; y seré yo a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo. Jeremías 31:33


27 Y pondré dentro de vosotros mi espíritu, y haré que andéis en mis mandamientos, y guardéis mis derechos, y los pongáis por obra. 28 Y habitaréis en la tierra que di á vuestros padres; y vosotros me seréis por pueblo, y yo seré a vosotros por Dios. 29 Y os guardaré de todas vuestras inmundicias; y llamaré al trigo, y lo multiplicaré, y no os daré hambre. Ezequiel 36:27-29

En este contexto, vosotros me seréis por pueblo, significa “ser testigos de Dios” a todas las naciones de la tierra, como sucedió con Salomón en su tiempo, que venían ante él para “ver y oír” la sabiduría de Salomón,

Y venían de todos los pueblos á oír la sabiduría de Salomón, y de todos los reyes de la tierra, donde había llegado la fama de su sabiduría. 1 Reyes 4:34

Así que, volviendo al tema del Bautismo con el Espíritu Santo, el Bautismo no es un acto aislado; el Bautismo es la capacitación espiritual por el reconocimiento del Señorío de Jesús, no solo de ser transformados en linaje escogido, real sacerdocio, gente santa, pueblo adquirido, sino mucho más, de SER TESTIGOS ANTE EL MUNDO de las virtudes de aquel que os ha llamado de las tinieblas a su luz admirable. (1 Pedro 2:9)

Lamentablemente los conceptos religiosos y filosóficos que se infiltraron en la iglesia, y  que se han predicado como doctrina, le han otorgado un valor “milagroso” como si fuera algo extraordinario y adicional a la salvación y al Evangelio, que requiere requisitos extraordinarios para poder recibirlo.

El “hablar en lenguas” fue el testimonio para un pueblo incrédulo, según consta en los escritos proféticos,

10Porque mandamiento tras mandamiento, mandato sobre mandato, renglón tras renglón, línea sobre línea, un poquito allí, otro poquito allá: 11Porque en lengua de tartamudos, y en extraña lengua hablará a este pueblo, 12A los cuales él dijo: Este es el reposo: dad reposo al cansado; y éste es el refrigerio: mas no quisieron oír. Isaías 28:10-12

Si revisamos los casos donde aparece el Bautismo con el Espíritu Santo y el “hablar en lenguas”, veremos que por ese acto, hablar en lenguas, los apóstoles determinaron que aquellos en quienes se manifestó esa acción era porque habían creído en Jesús; el hablar en lenguas es en concordancia con la fe en Jesús, como evidencia de que los que “hablaban en otras lenguas” habían creído en Jesús. Jesús lo propuso como “señal” de la fe en su nombre,

Y estas señales seguirán a los que creyeren: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas; Marcos 16:17

Este texto está mal redactado por los traductores de la Biblia; debe leerse:

Y estas señales seguirán a los que creyeren en mi nombre, echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas; Marcos 16:17

En los relatos de los Hechos de los Apóstoles, leemos que el “hablar en lenguas” fue la prueba fehaciente de que los discípulos hablaban de parte del Señor,

7Y estaban atónitos y maravillados, diciendo: He aquí ¿no son “Galileos todos estos que hablan? 8¿Cómo, pues, les oímos nosotros hablar cada uno en nuestra lengua en que somos nacidos? 9Partos y Medos, y Elamitas, y los que habitamos en Mesopotamia, en Judea y en Capadocia, en el Ponto y en Asia, Hechos 2:7-9

Recordemos que al principio de esta manifestación, los incrédulos aseguraban que ellos, los discípulos, estaban “borrachos” (Hechos 2:13—15).

En el caso de la conversión de Cornelio, si Cornelio y su casa no hubieran recibido el Espíritu Santo, y hablar en otras lenguas como evidencia de ello, Pedro y los que le acompañaron, que eran todos judíos ortodoxos, nunca hubieran permitido que Cornelio abrazara la fe, ni que fueran bautizados en agua,

44Estando aun hablando Pedro estas palabras, el Espíritu Santo cayó sobre todos los que oían el sermón. 45Y se espantaron los fieles que eran de la circuncisión, que habían venido con Pedro, de que también sobre los Gentiles se derramase el don del Espíritu Santo. 46Porque los oían que hablaban en lenguas, y que magnificaban a Dios. 47Entonces respondió Pedro: ¿Puede alguno impedir el agua, para que no sean bautizados éstos que han recibido el Espíritu Santo también como nosotros? Hechos 10:44—47

Y así, cada caso, el “hablar en lenguas” fue la señal de que quienes lo hacían era porque habían “creído” en Jesús; el hablar en lenguas se constituyó como la prueba evidente de su fe en Jesús. Es digno señalar aquí, sin embargo, que el escritor de Hechos de los Apóstoles siempre agrega en sus relatos una explicación adicional, de que hablaban en lenguas, y les oían magnificar a Dios; por ejemplo, en el caso del Bautismo de los apóstoles: Cretenses y Árabes, les oímos hablar en nuestras lenguas las maravillas de Dios (Hechos 2:11). En el caso de la conversión de Cornelio: Porque los oían que hablaban en lenguas, y que magnificaban a Dios (Hechos 10:46). En el caso de los discípulos de Éfeso que Pablo rebautizó: Y habiéndoles impuesto Pablo las manos, vino sobre ellos el Espíritu Santo; y hablaban en lenguas, y profetizaban (Hechos 19:6).

¿Qué sentido tiene que el escritor agregue esta nota explicativa, si ya de por sí el “hablar en lenguas” es una señal de conversión? La respuesta es sencilla, el “hablar en lenguas” fue para testimonio de los incrédulos, pero tan pronto se confirmaba la señal de se trataba de una legitima conversión, los recién conversos retornaban a hablar en su idioma original, y a magnificar a Dios por su fe en Jesús. Pablo años más tarde tendría que explicar que las lenguas ya no deberían ser la prueba de la legitimidad de la fe en Jesús de los nuevos conversos,

Por tanto os hago saber, que nadie que hable por Espíritu de Dios, llama anatema a Jesús; y nadie puede llamar a Jesús Señor, sino por Espíritu Santo. 1 Corintios 12:3

El Bautismo con el Espíritu Santo no viene acompañado con el “hablar en lenguas”, fue la demostración de que el acto era una acción divina en quienes habían creído, pero no debemos juzgar más que es la evidencia de que un hijo de la fe ha sido bautizado con el Espíritu Santo; el apóstol Pablo lo clasificó como una señal para los incrédulos,

Así que, las lenguas por señal son, no a los fieles, sino a los infieles: mas la profecía, no a los infieles, sino a los fieles. 1 Corintios 14:22

Las lenguas permanecen en vigencia, sí, pero manifestado como don del Espíritu,

A otro, operaciones de milagros, y a otro, profecía; y a otro, discreción de espíritus; y a otro, géneros de lenguas; y a otro, interpretación de lenguas. 1 Corintios 12:10


Y á unos puso Dios en la iglesia, primeramente apóstoles, luego profetas, lo tercero doctores; luego facultades; luego dones de sanidades, ayudas, gobernaciones, géneros de lenguas. 1 Corintios 12:28


¿Tienen todos dones de sanidad? ¿hablan todos lenguas? ¿interpretan todos? 1 Corintios 12:30

En cuanto a lo que a nosotros respecta, NO DEBEMOS establecer el dogma religioso de que el Bautismo con el Espíritu Santo viene acompañado de “hablar en lenguas”, pues no solo estaríamos sumándonos a una doctrina apostata y herética, sino que además estaríamos “obligando” a la congregación a mentir, como ha sucedido, porque las personas empiezan a balbucear expresiones sin sentido y sin valor espiritual, porque se ven forzadas a hacerlo, porque lastimosamente se ha clasificado como creyentes de “segunda categoría” a aquellos que “no hablan en lenguas”.

Los procesos para impartir el Bautismo del Espíritu Santo aún siguen vigentes, y deben de aplicarse de la misma forma tal y como lo leemos en el Nuevo Testamento, pero no esperando ver necesariamente “lenguas” como la evidencia de que la persona recibió el Bautismo con el Espíritu Santo; el testimonio de que la persona recibió el Bautismo del Espíritu Santo lo veremos en el “testimonio” de su fe ante la comunidad en que ella se mueve.

El profeta estableció que la obra del Espíritu consiste en “hablar con sentido” acerca de las maravillas del Señor,

3No se ofuscarán entonces los ojos de los que ven, y los oídos de los oyentes oirán atentos. 4Y el corazón de los necios entenderá para saber, y la lengua de los tartamudos será desenvuelta para hablar claramente. 5El mezquino nunca más será llamado liberal, ni será dicho generoso el avariento. Isaías 32:3-5

El apóstol Pablo también lo dejó establecido como sana doctrina, que es preferible hablar una palabra con sentido, para edificación, que mil que no produzcan edificación a nadie,

Pero en la iglesia más quiero hablar cinco palabras con mi sentido, para que enseñe también a los otros, que diez mil palabras en lengua desconocida. 1 Corintios 14:19


Para la edificación de los santos en Jesús.

 


pastor Montoya

(407) 764—2699

Twitter: @pastormontoya

http://ministerioscristorey.com

La contaminación del espíritu del hombre y el lugar donde se asienta su impureza




Temario:
  1. La naturaleza del hombre,
  2. La contaminación del espíritu del hombre
  3. El asiento de la contaminación,
  4. Las causas de la contaminación,

Cuyo fin será perdición, cuyo dios es el vientre, y su gloria es en confusión; que sienten lo terreno. Filipenses 3:19

El hombre es un ser espiritual, su presencia física es sencillamente una sombra de lo espiritual. Cuando Dios determinó hacer al hombre a su imagen y semejanza,[1] dejó establecido juntamente con la declaración de su decisión, que lo espiritual es el fundamento de la constitución del hombre, pues cuál imagen y semejanza habría sido tomada, si Dios es Espíritu.[2]

No es que el hombre posea un espíritu, pues el hombre no fue hecho fragmentado; la fragmentación surgió justamente después de que Adam y Eva validaron con su acto su decisión de desobedecer el mandato de Dios.

No se trata tampoco de que el hombre posea atributos divinos, lo cual sería equivalente a establecer que los atributos de Dios son aparte a Dios; Dios no es un atributo de sí mismo, sino como lo establece el autor de la epístola a los Hebreos, es el resplandor de su gloria, y la misma imagen de su sustancia.[3] Así que, si el hombre fue hecho a la imagen y semejanza de Dios, y puesto que Dios es UNO,[4] el hombre es también un ser espiritual, de otra manera, si lo espiritual no fuera el vínculo, cómo es que el apóstol Juan asegura que de su plenitud tomamos todos, y gracia por gracia.[5]

Si el hombre no fuera un ser espiritual, tampoco Jesús hubiera tenido la facultad de tomar forma de siervo, hecho semejante a los hombres,[6] pues su humanización habría significado la pérdida de su divinidad eternamente. Las naturalezas no pueden ser trastocadas, al hacerlo una se pierde en la otra.[7]

Adicionalmente, en las Escrituras hay suficientes registros de que el hombre es un ser espiritual; por ejemplo, tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento reconocen que el hombre no consiste en el cuerpo que posee (σῶμα, “cuerpo” o σαρξ “carne”), sino en una parte espiritual que trasciende la muerte física, la cual llaman alma o aliento (ψυχήν); en las Palabras de Jesús, la vida (ψυχήν) del hombre es la que llega hasta el infierno.[8]


El hombre es un ser espiritual pero atrapado dentro de una constitución física degradada por causa de la desobediencia. Adam y Eva fueron degradados el día que validaron su desobediencia, sus cuerpos físicos se convirtieron en cuerpos mortales, y perdieron todas sus facultades espirituales; sus cuerpos adoptaron la forma de aquel que los había engañado para muerte,[9] y quedaron sujetos a las disposiciones del reino que Satanás había establecido tras la rebelión;[10] este proceso es definido en la enseñanza del apóstol Pablo como el proceso de la sujeción a vanidad, es decir, lo espiritual sujeto a lo material.

Porque las criaturas sujetas fueron a vanidad, no de grado, mas por causa del que las sujetó con esperanza, Romanos 8:20

Es precisamente por causa de esta degradación física que el hombre es susceptible a contaminarse con las motivaciones espirituales de los seres angélicos que viven en abierta rebeldía ante Dios.

Mas el hombre animal no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque le son locura: y no las puede entender, porque se han de examinar espiritualmente. 1ra. Corintios 2:14

El apóstol Pablo destaca que en los aires opera una potestad que atrae a sí a hombres proclives a la misma naturaleza.

En que en otro tiempo anduvisteis conforme a la condición de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora obra en los hijos de desobediencia: Efesios 2:2

El hombre es por lo tanto un ser capaz de captar, adoptar y albergar toda presencia espiritual que se le acerque. Por razón de la desobediencia a la cual Adam dispuso someterse, el hombre es susceptible a ser seducido por toda presencia espiritual que le represente o le sugiera cambio de estatus.

El apóstol Pablo identifica también que hay dos tipos de contaminación: de carne y de espíritu. Nuestro propósito es destacar el peligro de las contaminaciones de espíritu, pueden trascender y convertirse en “posesiones” diabólicas.

ASI que, amados, pues tenemos tales promesas, limpiémonos de toda inmundicia de carne y de espíritu, perfeccionando la santificación en temor de Dios. 2da. Corintios 7:1

La contaminación en el espíritu del hombre no es otra cosa más que la presencia de formas espirituales que él captó y decidió adoptar y/o albergar. Captar significa “advertir”, es decir, la sensibilidad de advertir la presencia de formas espirituales en su entorno; adoptar significa “aprehender” usos, costumbres, hábitos y personalidad de las fuerzas espirituales sin entrar necesariamente en comunión con ellas, y finalmente, albergar, es el “matrimonio” que el hombre forma con este tipo de fuerzas, que en su naturaleza son fuerzas demoniacas. Estas “uniones” espirituales trascienden y se convierten en “ataduras”, y finalmente en “posesiones” que destruyen la vida de la persona.

Una contaminación es el índice de la presencia de fuerzas espirituales conviviendo en comunidad con el hombre. El concepto de la contaminación fue enseñado aun desde el Antiguo Testamento a través de la regulación de leyes que ordenaba cuidar de no participar de culto a muertos,[11] de no ingerir animales inmundos,[12] de no tener coito con mujer mientras padeciera de su periodo menstrual,[13] por el derramamiento de sangre inocente,[14] y por las practicas idolátricas.[15] El Nuevo Testamento explica a través de todos sus autores que la irrupción de estas leyes conduce a la persona a la exposición ante fuerzas demoniacas que gobiernan sobre ellos, en algunos casos sin que las personas se percaten de ello.

El apóstol Pablo instruye a los miembros de la comunidad de fe de Corinto que la tolerancia de las practicas rituales idolátricas pueden establecer presencia diabólica aun dentro de una iglesia, y ellos no advertirlo.

Antes digo que lo que los Gentiles sacrifican, a los demonios lo sacrifican, y no a Dios: y no querría que vosotros fueseis partícipes con los demonios. 21No podéis beber la copa del Señor, y la copa de los demonios: no podéis ser partícipes de la mesa del Señor, y de la mesa de los demonios. 1ra. Corintios 10:20—21

El apóstol Juan por su parte dictamina que todo aquel que pretende vivir fuera de la doctrina se hace participe con las conductas satánicas,

Cualquiera que se rebela, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios: el que persevera en la doctrina de Cristo, el tal tiene al Padre y al Hijo. 10 Si alguno viene a vosotros, y no trae esta doctrina, no lo recibáis en casa, ni le digáis: ­bienvenido! 11 Porque el que le dice bienvenido, comunica con sus malas obras. 2da. Juan 9-11

El apóstol Pedro de igual forma advierte también acerca del peligro espiritual que corren aquellos que no cuidan de evitarse caer en contaminación,

Ciertamente, si habiéndose ellos apartado de las contaminaciones del mundo, por el conocimiento del Señor y Salvador Jesucristo, y otra vez envolviéndose en ellas, son vencidos, sus postrimerías les son hechas peores que los principios. 2da. Pedro 2:20

En su esfuerzo por ayudar al crecimiento espiritual de las comunidades gentiles de fe, la iglesia de Jerusalén dispuso que se les exhortase acerca del peligro de continuar practicando las costumbres paganas a las que estaban acostumbrados,

Sino escribirles que se aparten de las contaminaciones de los ídolos, y de fornicación, y de ahogado, y de sangre. Hechos 15:20

La contaminación es medible.  En el libro de Genesis ante la explicación de Adam, de que estaba desnudo y que por eso se escondió de Dios,[16] su explicación determinó que Adam había comido del árbol de la ciencia del bien y del mal.

Y díjole: ¿Quién te enseñó que estabas desnudo? ¿Has comido del árbol de que yo te mandé no comieses? Génesis 3:11

En el caso de Simón el ex—mago de Samaria, el apóstol Pedro determinó por las palabras de Simón el grado de contaminación bajo el cual él se encontraba,

19 Diciendo: Dadme también a mí esta potestad, que a cualquiera que pusiere las manos encima, reciba el Espíritu Santo. 20 Entonces Pedro le dijo: Tu dinero perezca contigo, que piensas que el don de Dios se gane por dinero. 21 No tienes tú parte ni suerte en este negocio; porque tu corazón no es recto delante de Dios. Hechos 8:19-21

Aun los mismos discípulos sufrieron los efectos de contaminaciones satánicas. El caso cuando Pedro quiso corregir la decisión de Jesús de subir a Jerusalén,

Y él, volviéndose y mirando a sus discípulos, riñó a Pedro, diciendo: Apártate de mí, Satanás; porque no sabes las cosas que son de Dios, sino las que son de los hombres. Marcos 8:33

El caso de los hermanos, Jacobo y Juan,

53 Mas no le recibieron, porque era su traza de ir a Jerusalén. 54 Y viendo esto sus discípulos Jacobo y Juan, dijeron: Señor, ¿quieres que mandemos que descienda fuego del cielo, y los consuma, como hizo Elías? 55 Entonces volviéndose él, los reprendió, diciendo: Vosotros no sabéis de qué espíritu sois; Lucas 9:53-55

Estos y muchos otros casos muestran cómo a través de las palabras, a través de las intenciones, e incluso a través de las acciones de las personas mismas, puede medirse el grado de contaminación que la persona posee.


La contaminación espiritual que el hombre capta y/o porta se aloja en el vientre. El apóstol Pablo escribe a los filipenses y destaca el lugar donde se aloja la contaminación que la persona adquiere y/o posee.

Cuyo fin será perdición, cuyo dios es el vientre, y su gloria es en confusión; que sienten lo terreno. Filipenses 3:19

Pablo no está refiriéndose al estómago, la palabra que el apóstol utiliza en este texto es la palabra κοιλιά, mientras que la palabra “estomago” es a su vez la palabra στομαχον.[17] Se trata del “vientre”, es decir, el lugar donde se gesta la vida en una mujer,[18] aunque la Biblia identifica el mismo lugar también para el hombre como el lugar del asiento de capacidad de procrear.[19]

Con respecto al texto en mención, es un texto mal traducido en la mayoría las versiones modernas, en buena medida por falta del conocimiento de revelación de los traductores para poder entender a qué el apóstol estaba refiriéndose. Los traductores entendieron que Pablo estaba dándole vida al atributo de la persona con tendencia a la glotonería, y por eso usaron el verbo copulativo en su forma “es”; de hecho, hay versiones que traducen, “cuyo dios es su apetito”. Sin embargo Pablo no está identificando atributos y/o actividades de una persona glotona, sino identificando la ubicación del que alimenta su desvarío, es decir, identificando el asiento de su profanación; por lo tanto, la mejor traducción es usar el verbo en su forma “estar”; la forma gramatical en griego lo permite porque la expresión de Pablo está escrita usando dos sustantivos: ο θεος η κοιλια; se lee literalmente, Dios el vientre, no hay verbo que los una. Por eso, la mejor traducción es usando el verbo en su forma “estar”; así que, el texto debe leerse de la siguiente forma,

Cuyo fin será perdición, cuyo dios está en el vientre, y su gloria es en confusión; que sienten lo terreno.

La contaminación del espíritu del hombre se aloja en el vientre, y esto porque el vientre es el asiento del espíritu del hombre; Jesús enseñó sobre este tema en las siguientes Palabras,

El que cree en mí, como dice la Escritura, ríos de agua viva correrán de su vientre. Juan 7:38

Esta es la razón de por qué el apóstol Pablo habla de entrañas en sus epístolas, lo que él está destacando es el espíritucon el que la gente siente, y/o hace las cosas,

No estáis estrechos en nosotros, mas estáis estrechos en vuestras propias entrañas. 2da. Corintios 6:12

En este texto el apóstol está refiriéndose a que los pensamientos, sentimientos y acciones de estos creyentes hacia ellos son escasos en manifestaciones.


Y sus entrañas son más abundantes para con vosotros, cuando se acuerda de la obediencia de todos vosotros, de cómo lo recibisteis con temor y temblor. 2da. Corintios 7:15

En este texto el apóstol destaca lo desbordante de la pasión de Tito por los creyentes de Corinto.

De igual forma, un amor entrañable, o sencillamente amar con las entrañas es un amor espiritual que trasciende todo amor humano por sublime y abnegado que sea,

Porque Dios me es testigo de cómo os amo a todos vosotros en las entrañas de Jesús Cristo. Filipenses 1:8


POR tanto, si hay alguna consolación en Cristo; si algún refrigerio de amor; si alguna comunión del Espíritu; si algunas entrañas y misericordias, Filipenses 2:1


Vestíos pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañas de misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de tolerancia; Colosenses 3:12

Cuando el espíritu del hombre está contaminado, lo que brota de él establece contaminación en todo lo que desarrolla en su entorno.

Mas el que tuviere bienes de este mundo, y viere a su hermano tener necesidad, y le cerrare sus entrañas, ¿cómo está el amor de Dios en él? 1ra. Juan 3:17


El vehículo de toda contaminación que entra al hombre entra por la comida, no que la comida sea contaminada, pues ya sabemos que Jesús mismo estableció que no lo que entra en la boca contamina al hombre;[20] pero la comida es un vehículo que la transporta, ejemplo claro lo tenemos con Judas que mientras participaba de la cena de Pesaj, una cena que según el libro de Éxodo fue instituida como una cena de liberación,[21] y sin embargo, Satanás entró en él tras el bocado de comida.[22]

La comida tiene la capacidad de abrir el espíritu de la persona. Este principio fue establecido como vínculo de maldad por la serpiente en el Edén:

sabe Dios que el día que comiereis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como dioses. Génesis 3:5

Otra referencia similar aparece con Jonathan, el hijo del rey Saúl:

Empero Jonathan no había oído cuando su padre conjuró al pueblo, y alargó la punta de una vara que traía en su mano, y mojóla en un panal de miel, y llegó su mano a su boca; y sus ojos fueron aclarados. 28 Entonces habló uno del pueblo, diciendo: Tu padre ha conjurado expresamente al pueblo, diciendo: Maldito sea el hombre que comiere hoy manjar. Y el pueblo desfallecía. 29 Y respondió Jonathan: Mi padre ha turbado el país. Ved ahora cómo han sido aclarados mis ojos, por haber gustado un poco de esta miel: 30 ¿Cuánto más si el pueblo hubiera hoy comido del despojo de sus enemigos que halló? ¿No se habría hecho ahora mayor estrago en los Filisteos? I Samuel 14:27-30

De allí que, de antiguo se había estipulado por la Sabiduría del Espíritu de Dios, la necesidad de poner cuchillo en la garganta cuando se tiene de frente la oportunidad de comer en saciedad.[23] A la luz de esto mismo se recomienda tiempos anuales para evitarse de comer levadura,[24] se recomienda compartir el pan con el hambriento,[25] completar votos para dedicarse al Señor,[26] y aun el abstenerse de manjares predilectos durante tiempos determinados.[27]

¿Toda comida es vehículo para transportar fuerzas de las tinieblas? No, no toda comida es vehículo para portar fuerzas de las tinieblas. Las comidas transportadoras de fuerzas de las tinieblas están sujetas a ciertas consideraciones espirituales que las vuelven susceptibles para transportar espíritus inmundos.


  • Comida consagrada a ídolos en fiestas paganas.

Acerca, pues, de las viandas que son sacrificadas a los ídolos, sabemos que el ídolo nada es en el mundo, y que no hay más de un Dios…   7Mas no en todos hay esta ciencia: porque algunos con conciencia del ídolo hasta aquí, comen como sacrificado a ídolos; y su conciencia, siendo flaca, es contaminada. 1ra. Corintios 8:4—7

La apostasía está unida a la comida, aunque resulte inverosímil creerlo, pero es parte de las estrategias satánicas para contaminar a pueblos enteros. En el Antiguo Testamento se narra la apostasía en la que entró el pueblo de Israel por causa de un festival al que fueron invitados como estratagema sugerido por Balaam para hacerlos caer en idolatría,[28]

Y REPOSO Israel en Sittim, y el pueblo empezó a fornicar con las hijas de Moab: 2Las cuales llamaron al pueblo a los sacrificios de sus dioses: y el pueblo comió, é inclinóse a sus dioses. Números 25:1-2

En los escritos de los evangelios se proclama que en los últimos tiempos se multiplicará la actividad apostata; no se trata de una actividad eclesiástica sino de una actividad regional basada en prácticas rituales aceptadas social y religiosamente que incluyen la comida y la bebida.

38Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día que Noé entró en el arca, 39Y no conocieron hasta que vino el diluvio y llevó a todos, así será también la venida del Hijo del hombre. Mateo 24:38,39


28Asimismo también como fue en los días de Lot; comían, bebían, compraban, vendían, plantaban, edificaban; 29Mas el día que Lot salió de Sodoma, llovió del cielo fuego y azufre, y destruyó a todos: 30Como esto será el día en que el Hijo del hombre se manifestará. Lucas 17:28-30

Un especial cuidado deben tener las iglesias cuando “aceptan” y celebran festivales regionales, permiten el ingreso de contaminación apostata, y se someten a las potestades que operan en dichas regiones.

Merece una especial mención el caso de España, las iglesias y los ministerios establecidos en España deben saber enfrentar adecuadamente las potestades satánicas de la región. La evangelización de España no será posible hasta que no vean que el asiento de la contaminación apostata se encuentra en la multitud de festivales regionales que se celebran; las corridas de toro y los sacrificios de carne de animales como parte de la gastronomía propia de los festivales, unido todo con el vino que se ingiere es lo que le otorga fortaleza a las potestades satánicas que operan en el país.

México celebra un culto a la muerte, y su culto se acompaña con comida preparada para los muertos. México es uno de los países de altos niveles de brujería y hechicería, y está basado en el culto a los muertos. Pan con figuras alegóricas a los “difuntos”, atoles y demás otras celebraciones que aun la iglesia creyente ha tolerado, son la fortaleza de las potestades satánicas que operan en el país. La violencia de México es tan solo una expresión de las potestades satánicas que operan y que demandan sangre en la región.


  • Comida ingerida bajo algún estado emocional de crisis

Cuando una persona ingiere comida bajo un estado de ánimo de crisis, la persona “come” su propio estado, y se constituye en contaminación. Se trata de cualquier estado de ánimo bajo condiciones de crisis: angustia, dolor, resentimiento, sufrimiento, depresión. Estas crisis provocan que los espíritus que sustentan este tipo de estados de ánimo puedan ingresar sin ningún impedimento a través de la comida.

Empero si por causa de la comida tu hermano es contristado, ya no andas conforme a la caridad. No arruines con tu comida a aquél por el cual Cristo murió…    20No destruyas la obra de Dios por causa de la comida. Todas las cosas a la verdad son limpias: mas malo es al hombre que come con escándalo. Romanos 14:15—20


Airaos, y no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo; Efesios 4:26

Ahora podemos entender las palabras de David cuando escribió:

Aderezarás mesa delante de mí, en presencia de mis angustiadores: Ungiste mi cabeza con aceite: mi copa está rebosando. Salmos 23:5

Sencillamente lo que David está estableciendo es que él había depositado su confianza en el Señor, y que por su confianza en Él, su estado de ánimo no era alterado, mayormente cuando comía.


  • Comida cargada con perversidad y/o maldad

Este caso merece una especial atención. Se trata de comida preparada bajo la animosidad de quien la cocina; una persona que cocina comida y que tiene coraje por algo, o contra alguien, es comida que está recibiendo toda la “animosidad” de quien la cocina, al ser ingerida es portadora de una contaminación que puede incluso afectar la salud de quienes la comieron.

Cuando una persona cocina debe abstenerse de hacerlo bajo estados de animo incorrectos, y de todo pensamiento pervertido dirigido en contra de alguien, su estado de animo se transmite a través de la comida que cocina.

No es conveniente comer comida preparada por quien no conocemos, por eso escoger dónde comer cuando estamos fuera de casa es una tarea espiritual que demanda sensibilidad espiritual y no tan solo el gusto por la comida.

Bajo este principio opera todo tipo de alimento portador de hechicería; muchas personas han recibido hechizos a través de comida que han ingerido que ha sido cocinada por otras personas. No es conveniente aceptar comida en fechas donde se celebran festivales paganos, tales como Halloween, comidas con motivos de funerales, aun comidas con motivos de celebraciones de cumpleaños y bodas.

En resumen, las fortalezas espirituales tienden a fortalecerse con los años, con prácticas cíclicas, y con la implementación de comida y bebida durante su ejercicio. Las potestades que las promueven buscan introducir contaminación al espíritu del hombre. El apóstol Pablo reconoce que muchos hombres y mujeres de fe están dormidos espiritualmente, y todo por la contaminación que las tinieblas introdujeron en su seno,

29Porque el que come y bebe indignamente, juicio come y bebe para sí, no discerniendo el cuerpo del Señor. 30Por lo cual hay muchos enfermos y debilitados entre vosotros; y muchos duermen. 31Que si nos examinásemos a nosotros mismos, cierto no seríamos juzgados. 1ra. Corintios 11:29-31

El Espíritu de Dios está visitando pueblos enteros para despertar al ejército de Dios que por haberse quedado dormido no ha visto, ni ha impedido, que las fuerzas satánicas siembren cizaña apostata en las regiones.

Mas durmiendo los hombres, vino su enemigo, y sembró cizaña entre el trigo, y se fue. 26 Y como la hierba salió e hizo fruto, entonces apareció también la cizaña. 27 Y llegándose los siervos del padre de la familia, le dijeron: Señor, ¿no sembraste buena simiente en tu campo? ¿de dónde, pues, tiene cizaña? 28 Y él les dijo: Un hombre enemigo ha hecho esto. Y los siervos le dijeron: ¿Quieres, pues, que vayamos y la cojamos? Mateo 13: 25—28

 

 

 


Las citas bíblicas son tomadas de la Versión Reina-Valera Antigua, 1909 (RVA)

 

 


Pastor Pedro Montoya

Tel Cel. (407) 764-2699

Twitter: @pastormontoya

www.ministerioscristorey.com


[1] Genesis 1:26

[2] Juan 4:24

[3] Hebreos 1:3

[4] Deuteronomio 6:4

[5] Juan 1:16

[6] Filipenses 2:7

[7] Levítico 20:15

[8] Mateo 10:28

[9] 1ra. Corintios 15:49

[10] Romanos 6:16

[11] Levítico 21:1; Números 9:7

[12] Levítico 11

[13] Levítico 20:18; Ezequiel 18:6

[14] Números 35:32-34

[15] Levítico 18:27-29

[16] Genesis 3:10

[17] 1ra. Timoteo 5:23

[18] Deuteronomio 7:13; 28:4, 11 y 18

[19] Génesis 15:4

[20] Mateo 15:11

[21] Éxodo 12:12—14

[22] Juan 13:27

[23] Proverbios 23:2

[24] Éxodo 12:15

[25] Isaías 58:7

[26] Números 6:1-3

[27] Daniel 10:3

[28] Miqueas 6:5

…allí será el lloro y el crujir de dientes




La expresión no aparece ni una sola vez en la Septuaginta, lo cual descarta la posibilidad de que la expresión se haya acuñado y proceda de tiempo antiguo; tampoco aparece en otros escritos del Nuevo Testamento más que en los evangelios, y aparece exclusivamente en labios de Jesús, lo cual nos lleva a entender que la expresión fue acuñada por Jesús con un propósito didáctico, para establecer el paradero final de aquellos que atienden y/u obedecen a doctrinas apóstatas.

No es por lo tanto un dicho, o un modismo regional, sin embargo, quienes escucharon la expresión sabían a que Él se refería, y por la gravedad de la referencia a la que la expresión apela, debió de haber causado impacto en quienes lo escucharon.

La expresión “lloro y el crujir de dientes”, en griego, ο κλαυθμός και ο βρυγμος των οδοντών, es planteada por Jesús como una expresión que hace recordar lo abominable para Dios, y la vergüenza en la memoria del pueblo, de lo que fue la práctica observada por mucho tiempo de quemar vivos a los niños como parte del culto a los dioses cananeos Baal y Moloch,

Y edificaron alto a Baal, para quemar con fuego sus hijos en holocaustos al mismo Baal; cosa que no les mandé, ni hablé, ni me vino al pensamiento. Jeremías 19:5


E hicieron pasar a sus hijos y a sus hijas por fuego; y diéronse á adivinaciones y agüeros, y entregáronse a hacer lo malo en ojos de Jehová, provocándole a ira. 2 Reyes 17:17

El único lugar donde los habitantes de Jerusalén podían identificar como un lugar de lloro y crujir de dientes, era el sitio identificado como el Valle del hijo de Hinnom, lugar presentado por el escritor del evangelio de Marcos bajo el termino de “Gehenna”,

Y si tu mano te escandalizare, córtala: mejor te es entrar a la vida manco, que teniendo dos manos ir a la Gehenna, al fuego que no puede ser apagado; 44Donde su gusano no muere, y el fuego nunca se apaga. 45Y si tu pie te fuere ocasión de caer, córtalo: mejor te es entrar a la vida cojo, que teniendo dos pies ser echado en la Gehenna, al fuego que no puede ser apagado; 46Donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga. 47Y si tu ojo te fuere ocasión de caer, sácalo: mejor te es entrar al reino de Dios con un ojo, que teniendo dos ojos ser echado a la Gehenna; 48Donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga. Marcos 9:43-48

Gehenna es un hebraísmo usado para identificar el lugar donde el rey Manases, y los moradores de Jerusalén entera, sacrificaron a sus hijos en fuego en culto a Baal.

Y pasó sus hijos por fuego en el valle de los hijos de Hinnom; y miraba en los tiempos, miraba en agüeros, era dado a adivinaciones, y consultaba pythones y encantadores: subió de punto en hacer lo malo en ojos de Jehová, para irritarle. 2 Crónicas 33:6 (2 Reyes 21:6)


Y han edificado los altos de Topheth, que es en el valle del hijo de Hinnom, para quemar al fuego sus hijos y sus hijas, cosa que yo no les mandé, ni subió en mi corazón. Jeremías 7:31


Pues habiendo sacrificado sus hijos a sus ídolos, entrábanse en mi santuario el mismo día para contaminarlo: y he aquí, así hicieron en medio de mi casa. Ezequiel 23:39

Gehenna” es la transliteración de la palabra Gei Ben-Hinnom (ְּגֵ֣י בֶן־הִנֹּ֔ם), o sea, valle del hijo de Hinnom. La Gehenna, o valle del hijo de Hinnom, se constituyó en un lugar maldito debido no solo por la adoración idolátrica que allí se practicó, sino también porque en el tiempo de la deportación a babilonia, el lugar fue convertido en el lugar donde incineraron los cadáveres de los miles que murieron durante el sitio y la toma de Jerusalén,

Por tanto, he aquí vienen días, dice Jehová, que este lugar no se llamará más Topheth, ni Valle del hijo de Hinnom, sino Valle de la Matanza. 7Y desvaneceré el consejo de Judá y de Jerusalén en este lugar; y haréles caer a cuchillo delante de sus enemigos, y en las manos de los que buscan sus almas; y daré sus cuerpos para comida de las aves del cielo y de las bestias de la tierra: 8Y pondré a esta ciudad por espanto y silbo: todo aquel que pasare por ella se maravillará, y silbará sobre todas sus plagas. 9Y haréles comer la carne de sus hijos y la carne de sus hijas; y cada uno comerá la carne de su amigo, en el cerco y en el apuro con que los estrecharán sus enemigos y los que buscan sus almas. Jeremías 19:6-9

El término “Gehenna” no es la referencia directa al infierno, aunque por extensión es permitida; “Gehenna” es la referencia a la mortandad que significó la toma de Jerusalén por parte de Nabucodonosor, todo por causa de la idolatría y apostasía en la cual se envolvió el pueblo cuando decidieron integrar en su culto practicas de los dioses cananeos.

Ser echado en la Gehenna” significa correr la misma suerte de aquellos que se involucraron en las practicas rituales cananeas.

Ser echado en la Gehenna” es una confrontación por la falta de integridad de quienes caminan con ambigüedad permitiendo que una mano, un pie o un ojo sea escandalizado y propuesto como ocasión de caída. La conclusión del texto de Marcos marca la confrontación usando lo absurdo de que la sal pierde el sabor: Buena es la sal; mas si la sal fuere desabrida, ¿con qué la adobaréis?[1]

Ser echado en la Gehenna” hace recordar también las palabras de confrontación del profeta Elías al pueblo en otro tiempo similar de apostasía, el tiempo de apostasía introducida por Jezabel. El profeta Elías demandó: ¿Hasta cuándo claudicaréis vosotros entre dos pensamientos? Si Jehová es Dios, seguidle; y si Baal, id en pos de él.[2] Ser echado en la Gehenna significa correr la misma suerte de los 400 sacerdotes de Baal degollados por Elías,

Y díjoles Elías: Prended a los profetas de Baal, que no escape ninguno. Y ellos los prendieron; y llevólos Elías al arroyo de Cisón, y allí los degolló. 1 Reyes 18:40

Por lo tanto, “Gehenna”, y “lloro y el crujir de dientes” son dos expresiones que convergen en la misma enseñanza, la de mostrar históricamente el paradero de aquellos que se alejaron de la sana doctrina y buscaron en doctrinas idolátricas y apóstatas un suplemento de vida piadosa.

En ese sentido, tanto “Gehenna”, como “lloro y el crujir de dientes” son ambas un recordatorio del juicio que pesa sobre aquellos que no atienden el mandato de no contaminarse con las practicas paganas de gente que no conoce al Señor,

No sea hallado en ti quien haga pasar su hijo o su hija por el fuego, ni practicante de adivinaciones, ni agorero, ni sortílego, ni hechicero, Deuteronomio 18:10

La expresión fue acuñada por Jesús no solo para mostrar la angustia y el dolor de quienes pasan por la experiencia, sino más, para destacar la humillación de lo que significa para un hombre de fe, un hijo del Reino, ser echado en ese lugar.

El apóstol Pablo tomó tiempo para aconsejar al joven Timoteo acerca del riesgo que corre una congregación de fe por causa de gente que no tiene una adecuada doctrina de vida conforme a la piedad,

Si alguno enseña otra cosa, y no asiente a sanas palabras de nuestro Señor Jesucristo, y a la doctrina que es conforme a la piedad;… Porfías de hombres corruptos de entendimiento y privados de la verdad, que tienen la piedad por granjería: apártate de los tales. 1ra. Timoteo 6:3-5

El escritor del evangelio de Mateo recopiló una serie de enseñanzas pertenecientes a Jesús acerca de qué situaciones deben cuidarse para evitar quedar expuesto al juicio que viene tras “el lloro y crujir de dientes”.

La primera advertencia es sobre el valor de la vida de fe; “El lloro y crujir de dientes” aplica sobre quienes renuncian a la fe como forma de vida,

Mas los hijos del reino serán echados a las tinieblas de afuera: allí será el lloro y el crujir de dientes. Mateo 8:12

Los hijos del Reino, en principio el pueblo judío, son los que tienen las promesas y los pactos, pero como el apóstol Pablo estableció en la epístola a los Romanos, ellos no los encontraron porque no se acercaron a ellos con fe; en la misma enseñanza se establece que quienes se acerquen a ellos por fe, los ganarán y serán introducidos como miembros plenipotenciarios del Reino; los que no se acerquen por fe serán echados en la “Gehenna”, allí será “lloro y el crujir de dientes”.

Mas Israel que seguía la ley de justicia, no ha llegado a la ley de justicia. 32¿Por qué? Porque la seguían no por fe, mas como por las obras de la ley: por lo cual tropezaron en la piedra de tropiezo, 33Como está escrito: He aquí pongo en Sión piedra de tropiezo, y piedra de caída; Y aquel que creyere en ella, no será avergonzado. Romanos 9:31-33

Pero los hijos del Reino no solo se refiere al pueblo judío, sino incluye también a aquellos que una vez gustaron el don celestial, y recayeron,

Porque es imposible que los que una vez fueron iluminados y gustaron el don celestial, y fueron hechos partícipes del Espíritu Santo. 5Y asimismo gustaron la buena palabra de Dios, y las virtudes del siglo venidero, 6Y recayeron, sean otra vez renovados para arrepentimiento, crucificando de nuevo para sí mismos al Hijo de Dios, y exponiéndole á vituperio. Hebreos 6:4-6

Para ellos les espera una expectación de juicio, según expone también el escritor de la epístola de los Hebreos; a ellos también les aplica la asignación de que serán echados en la Gehenna,…   allí será el lloro y el crujir de dientes.

Porque si pecáremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda sacrificio por el pecado, 27Sino una horrenda esperanza de juicio, y hervor de fuego que ha de devorar a los adversarios. Hebreos 10:26-27

La segunda advertencia que se presenta es que “el lloro y crujir de dientes” es el juicio para aquellos que han actuado estableciendo escándalo para caída, y para aquellos que hacen iniquidad y/o establecen rebelión y división.

Y el enemigo que la sembró, es el diablo; y la siega es el fin del mundo, y los segadores son los ángeles. 40De manera que como es cogida la cizaña, y quemada al fuego, así será en el fin de este siglo. 41Enviará el Hijo del hombre sus ángeles, y cogerán de su reino todos los escándalos, y los que hacen iniquidad, 42Y los echarán en el horno de fuego: allí será el lloro y el crujir de dientes. Mateo 13:39-42

La tercera advertencia que se presenta es que “el lloro y crujir de dientes” es el juicio para aquellos que han actuado estableciendo maldad a través de sus actos; es el juicio para los hacedores de maldad,

Así será al fin del siglo: saldrán los ángeles, y apartarán a los malos de entre los justos, 50Y los echarán en el horno del fuego: allí será el lloro y el crujir de dientes. Mateo 13:49-50

La cuarta advertencia que se presenta es que el “el lloro y crujir de dientes” es el juicio para aquellos que no tienen una actitud alineada con los principios del Reino,

Y le dijo: Amigo, ¿cómo entraste aquí no teniendo vestido de boda? Mas él cerró la boca. 13Entonces el rey dijo a los que servían: Atado de pies y de manos tomadle, y echadle en las tinieblas de afuera: allí será el lloro y el crujir de dientes. Mateo 22:12-13

Esto lo que significa es que hay obreros del Reino que trabajan conforme a su propia interpretación de la Voluntad de Dios, es decir, obreros que operan conforme a lo que ellos consideran que es la Voluntad de Dios y no conforme a lo que Dios ha demandado que se debe hacer; el escritor del evangelio de Mateo ofrece una explicación de lo que significa trabajar bajo una interpretación de lo que se considera la Voluntad de Dios,

No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos: mas el que hiciere la voluntad de mi Padre que está en los cielos. 22Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre lanzamos demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? 23Y entonces les protestaré: Nunca os conocí; apartaos de mí, obradores de maldad. Mateo 7:21-23

La quinta advertencia que se presenta es que “lloro y el crujir de dientes” es el juicio sobre aquellos que operan en negligencia acerca de sus convicciones, aquellos que menosprecian la Salvación y que miran en la Gracia un margen de error para hacer lo que no conviene; es el juicio para los que operan en libertinaje. “El lloro y el crujir de dientes” se presenta como un lamento por no participar de aquello para lo cual habían sido designados; es un lamento por haber perdido la oportunidad de disfrutar aquello para lo cual fueron preparados,

Y si aquel siervo malo dijere en su corazón Mi señor se tarda en venir: 49Y comenzare a herir a sus consiervos, y aun a comer y a beber con los borrachos; 50Vendrá el señor de aquel siervo en el día que no espera, y a la hora que no sabe, 51Y le cortará por medio, y pondrá su parte con los hipócritas: allí será el lloro y el crujir de dientes. Mateo 24:48-51

La sexta advertencia que se presenta es que “lloro y el crujir de dientes” es el lamento de aquellos que no serán admitidos para participar de las bodas del Cordero, por causa de no haber cuidado la dignidad de su función ministerial,

Y mientras que ellas iban a comprar, vino el esposo; y las que estaban apercibidas, entraron con él a las bodas; y se cerró la puerta. 11Y después vinieron también las otras vírgenes, diciendo: Señor, Señor, ábrenos. 12Mas respondiendo él, dijo: De cierto os digo, que no os conozco. Mateo 25:10-12

La séptima advertencia que se presenta es que “lloro y el crujir de dientes” es el lamento de aquellos que no supieron valorar la obra del Señor y su posición dentro de él,

Y llegando también el que había recibido un talento, dijo: Señor, te conocía que eres hombre duro, que siegas donde no sembraste, y recoges donde no esparciste; 25Y tuve miedo, y fui, y escondí tu talento en la tierra: he aquí tienes lo que es tuyo. 26Y respondiendo su señor, le dijo: Malo y negligente siervo, sabías que siego donde no sembré y que recojo donde no esparcí;… 30Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera: allí será el lloro y el crujir de dientes. Mateo 25:24-30


¿A qué época pertenece este juicio que Jesús plantea con estas expresiones?

La expresión “el lloro y crujir de dientes” no solo es una expresión emblemática de la doctrina de los juicios de Dios, es una expresión que identifica una época en particular al final de la historia de la generación adámica.

Este juicio es a la venida de Jesús, justo antes de comenzar el reinado milenial, al comienzo de las bodas del Cordero. No se debe confundir con el juicio del Gran Trono Blanco, pues ese es el juicio final, al cabo de los mil años. En las enseñanzas presentadas por Juan el Bautista se descubre que este tiempo es a su venida, cuando Él es establecido como Rey de toda la tierra,

Su aventador en su mano está, y aventará su era: y allegará su trigo en el alfolí, y quemará la paja en fuego que nunca se apagará. Mateo 3:12


Cuyo bieldo está en su mano, y limpiará su era, y juntará el trigo en su alfolí, y la paja quemará en fuego que nunca se apagará. Lucas 3:17

Observemos cómo Mateo y Lucas hacen referencia al fuego que nunca se apagará, que como lo vimos anteriormente, pertenece a la misma escena de las enseñanzas con respecto a la “Gehenna”.

Por otro lado, si se nota bien, la acción referida por Juan el Bautista hace referencia al gobierno de Jesús sobre su pueblo, y el único tiempo del cual la Biblia nos da testimonio de esa acción, es durante el reinado milenial, que según el libro de Apocalipsis, es el tiempo cuando Jesús regirá sobre la tierra con “vara de hierro”.

Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos, y les fue dado juicio; y vi las almas de los degollados por el testimonio de Jesús, y por la palabra de Dios, y que no habían adorado la bestia, ni a su imagen, y que no recibieron la señal en sus frentes, ni en sus manos, y vivieron y reinaron con Cristo mil años. Apocalipsis 20:4


Quebrantarlos has con vara de hierro: Como vaso de alfarero los desmenuzarás. Salmo 2:9


Y las regirá con vara de hierro, y serán quebrantados como vaso de alfarero, como también yo he recibido de mi Padre: Apocalipsis 2:27


Y ella parió un hijo varón, el cual había de regir todas las gentes con vara de hierro: y su hijo fue arrebatado para Dios y a su trono. Apocalipsis 12:5


Y de su boca sale una espada aguda, para herir con ella las gentes: y él los regirá con vara de hierro; y él pisa el lagar del vino del furor, y de la ira del Dios Todopoderoso. Apocalipsis 19:15

Así que está claro, es la época que se inicia justo a su venida. Además, tenemos el testimonio mismo de Jesús. Cuando Jesús explicó la parábola del trigo y la cizaña, Jesús destacó que tal acción, la de quemar la cizaña al fuego, es justamente en el fin del siglo:

39Y el enemigo que la sembró, es el diablo; y la siega es el fin del mundo, y los segadores son los ángeles. 40De manera que como es cogida la cizaña, y quemada al fuego, así será en el fin de este siglo. 41Enviará el Hijo del hombre sus ángeles, y cogerán de su reino todos los escándalos, y los que hacen iniquidad, 42Y los echarán en el horno de fuego: allí será el lloro y el crujir de dientes. Mateo 13:39-42

Así que, queda claro que el tiempo al cual se hace referencia con la expresión “lloro y el crujir de dientes” es al final de la historia adámica, al regreso de Jesús a la tierra, previo al establecimiento del reinado milenial, propiamente hablando, es el juicio con el que se dará inicio a las bodas del Cordero.

El lloro y el crujir de dientes es la época de tiempo que le tome a los ángeles del Apocalipsis verter las siete copas de la ira de Dios. Mientras en la tierra se están vertiendo las copas de la ira, en Jerusalén se estará desarrollando el evento privado de las bodas del Cordero, y muchos que fueron llamados a las bodas no podrán entrar, porque fueron siervos malos y negligentes, porque negaron la eficacia de la fe, y porque pusieron su mano en el arado pero miraron atrás. ¿Entiende ahora por que se le llama lloro y crujir de dientes?

 

 


Las citas bíblicas son tomadas de la Versión Reina-Valera Antigua, 1909 (RVA)


Pastor Pedro Montoya

Tel Cel. (407) 764-2699

Twitter: @pastormontoya

http://www.ministerioscristorey.com

[1] Marcos 9:50

[2] 1 Reyes 18:21

El llamado nunca puede ser mayor que quien hizo el llamado


 


 


Mas alábese en esto el que se hubiere de alabar: en entenderme y conocerme, que yo soy Jehová, que hago misericordia, juicio, y justicia en la tierra: porque estas cosas quiero, dice Jehová. Jeremías 9:24

Hace ya algún tiempo atrás, meditando en el relato sobre la renuencia de Jonás por ir a Nínive y pregonar contra ella acerca del incremento de la maldad de la ciudad delante de Jehová-Dios, no pude evitar preguntarme cómo fue posible que Jonás incurriera en semejante rebeldía, y más aún, osar escapar de su presencia, como si fuera posible escapar de Dios.

Jonás era un profeta experimentado, no era un novato que recién comenzaba a conocer a Dios. En todo el relato del libro se descubre el amplio conocimiento que Jonás tenía acerca del Dios a quien él servía,


  1. Jonás reconoce que Jehová-Dios es el Creador del cielo y la tierra,

…Hebreo soy, y temo a Jehová, Dios de los cielos, que hizo la mar y la tierra. (1:9)

  1. Jonás reconoce que Jehová-Dios ha provocado aquella tempestad y que Él hace como Él quiere para castigar el desatino de quienes se resisten a Él,

Tomadme, y echadme a la mar, y la mar se os quietará: porque yo sé que por mí ha venido esta grande tempestad sobre vosotros. (1:12)

  1. Jonás reconoce la Potestad de Jehová-Dios sobre la naturaleza y sobre las especies creadas, para castigar la rebelión y la desobediencia de quienes le sirven a Él,

Jehová había prevenido un gran pez que tragase a Jonás: y estuvo Jonás en el vientre del pez tres días y tres noches. (1:17)

  1. Jonás reconoce que Jehová-Dios oye la oración de arrepentimiento, y que para Él no hay estorbo que le impida obrar,

Clamé de mi tribulación a Jehová, Y él me oyó; Del vientre del sepulcro clamé, Y mi voz oíste. (2:2)

  1. Jonás reconoce que Jehová-Dios no desecha para siempre aun cuando Él castiga,

Echado soy de delante de tus ojos: Mas aun veré tu santo templo. (2:4)

  1. Jonás reconoce que Dios tiene potestad aun sobre la muerte, y lo llama Dios,

Mas tú sacaste mi vida de la sepultura, oh Jehová Dios mío. (2:6)

  1. Jonás reconoce que la salvación proviene de Jehová-Dios, y que solo Él puede salvar,

La salvación pertenece a Jehová. (2:9)

Esta declaración de Jonás trae como revelación el anuncio de que el Mesías se llama Jesús y que procede de Jehová-Dios. En el mismo texto aparece tanto el nombre de Jesús (יְשׁוּעָ) como el de Jehová-Dios (יהוָה), .lo cual al leerse establece que Jesús (salvación) procede de Jehová-Dios.

יְשׁוּעָתָה לַיהוָה : La salvación (Jesús) procede de Jehová-Dios

  1. Jonás reconoce que su llamado es para declarar en Nínive la maldad de la ciudad y advertirles sobre su destrucción al cabo de cuarenta días,

De aquí a cuarenta días Nínive será destruida. (3:4)

  1. Jonás reconoce que Jehová-Dios se arrepiente del mal que ha dispuesto hacer sobre una ciudad si éstos proceden en arrepentimiento hacia Él,

Y vio Dios lo que hicieron, que se convirtieron de su mal camino: y arrepintióse del mal que había dicho les había de hacer, y no lo hizo. (3:10)

  1. Jonás reconoce que Jehová-Dios es clemente, misericordioso, tardo en enojarse y de grande misericordia,

…Ahora, oh Jehová, ¿no es esto lo que yo decía estando aún en mi tierra? Por eso me precaví huyendo á Tarsis; porque sabía yo que tú eres Dios clemente y piadoso, tardo a enojarte, y de grande misericordia, y que te arrepientes del mal. (4:2)


Ante todo este descubrimiento del amplio conocimiento que Jonás tenia de Jehová-Dios y darnos cuenta de que Jonás es consciente de la magnitud de su renuencia a obedecerle, y aun del costo que conllevaba huir de su Presencia, es inevitable preguntar, ¿Por qué se negó a obedecerle?

La respuesta a esta pregunta surge de la reacción y oración que Jonás tuvo al ver que Jehová-Dios dispuso no destruir la ciudad,

PERO Jonás se apesadumbró en extremo, y enojóse.2Y oró a Jehová, y dijo: Ahora, oh Jehová, ¿no es esto lo que yo decía estando aún en mi tierra? Por eso me precaví huyendo á Tarsis; porque sabía yo que tú eres Dios clemente y piadoso, tardo a enojarte, y de grande misericordia, y que te arrepientes del mal. (4:1-2)

En otras palabras, Jonás sabía de antemano que Jehová-Dios no iba a destruir a Nínive. ¿Qué significaba para Jonás que Dios no destruyera la ciudad? ¿Tenía mérito para Jonás que Jehová-Dios destruyera la ciudad?

En la Ley de Moisés estaba establecido que no todo profeta que profetizara en nombre de Jehová-Dios debía recibir credibilidad tan solo por llamarse a sí mismo profeta, por el hecho de mencionar el nombre de Jehová-Dios. La Ley había establecido que la forma para probar la veracidad de un profeta era verificando el cumplimiento de lo que había profetizado,

21Y si dijeres en tu corazón: ¿Cómo conoceremos la palabra que Jehová no hubiere hablado? 22Cuando el profeta hablare en nombre de Jehová, y no fuere la tal cosa, ni viniere, es palabra que Jehová no ha hablado: con soberbia la habló aquel profeta: no tengas temor de él. Deuteronomio 18:21-22

La Ley así mismo había estipulado que los casos de falsos profetas debían ser penalizados con la muerte,

Y el tal profeta o soñador de sueños, ha de ser muerto; por cuanto trató de rebelión contra Jehová vuestro Dios, que te sacó de tierra de Egipto, y te rescató de casa de siervos, y de echarte del camino por el que Jehová tu Dios te mandó que anduvieses: y así quitarás el mal de en medio de ti. Deuteronomio 13:5


Empero el profeta que presumiere hablar palabra en mi nombre, que yo no le haya mandado hablar, o que hablare en nombre de dioses ajenos, el tal profeta morirá. Deuteronomio 18:20

Así que, sí, había un prestigio para Jonás si se cumplía con lo que él estaba pregonando sobre Nínive. Jonás se enojó por el cambio de parecer de Jehová-Dios sobre Nínive porque estaba de por medio el mérito de su ministerio profético. A los ojos de quienes no conocían a Jehová-Dios, Jonás pareció como un profeta sin honra. Y por lo visto, nada de lo que Jonás profetizó tuvo cumplimiento mientras él vivió, a juzgar por un único texto fuera del libro de Jonás donde se hace también referencia a su ministerio,

El restituyó los términos de Israel desde la entrada de Amath hasta la mar de la llanura, conforme a la palabra de Jehová Dios de Israel, la cual había él hablado por su siervo Jonás hijo de Amittai, profeta que fue de Gath-hepher. 2 Rey 14:25

La “señal de Jonás” referida por Jesús no tiene que ver necesariamente con los tres días que Jonás estuvo en el vientre del gran pez, sino con el desprestigio para los suyos que Jesús recibió sobre su ministerio,

A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. Juan 1:11

 


Y se escandalizaban en él. Mas Jesús les dijo: No hay profeta sin honra sino en su tierra y en su casa. Mateo 13:57

 


Los hombres de Nínive se levantarán en el juicio con esta generación, y la condenarán; porque ellos se arrepintieron a la predicación de Jonás; y he aquí más que Jonás en este lugar. Mateo 12:41

¿Es justificable el enojo de Jonás? Jonás vivió como profeta pregonando palabras, mensajes de parte de Dios, que no se cumplieron mientras él vivió; Jonás vivió en desprestigio como profeta pues no se pudo validar la veracidad de su mensaje, y por lo tanto no reconocido en su tiempo como un verdadero profeta.

Jonás establece una señal de un ministerio conforme a la Voluntad de Jehová-Dios, porque el llamado ministerial no es para encumbrar a quien lo recibe sino para hacer lo que Él nos ha mandado a hacer. Nunca el llamado ministerial debe ser mayor que quien lo hace, pues el propósito de recibirlo es para obedecerle, y no para derivar merito ni beneficio personal,

Hay un riesgo cuando queremos construir un ministerio sobre imágenes y prestigio personal, es equivalente a levantar torres y podemos incurrir en apostasía,

Que habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, detractores, desobedientes a los padres, ingratos, sin santidad, 2da. Timoteo 3:2

Se nos ha olvidado que la elección no es por merito sino por bajeza,

Y lo vil del mundo y lo menos preciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es: 1ra. Corintios 1:28

Lo único que Jonás no sabía, y aparece en la conclusión del libro como la enseñanza de Jehová-Dios le impartió a Jonás, es que Dios procede con el hombre de la misma forma cómo éste procede ante las cosas que él aprecia,

Y dijo Jehová: Tuviste tú lástima de la calabacera, en la cual no trabajaste, ni tú la hiciste crecer; que en espacio de una noche nació, y en espacio de otra noche pereció:11¿Y no tendré yo piedad de Nínive, aquella grande ciudad donde hay más de ciento y veinte mil personas que no conocen su mano derecha ni su mano izquierda, y muchos animales? (4:10-11)

Cada quien establece con sus actos la medida de cómo será tratado por Dios mismo,

¿No te convenía también a ti tener misericordia de tu consiervo, como también yo tuve misericordia de ti? Mateo 18:33

 

 


Las citas bíblicas son tomadas de la Versión Reina-Valera Antigua, 1909 (RVA)

 


Pastor Pedro Montoya

Tel Cel. (407) 764-2699

Twitter: @pastormontoya

http://www.ministerioscristorey.com