Sacar a la luz la abominación oculta de las regiones




Basados en el hecho de que las Potestades y Principados demoniacos acantonados en una región habitada nunca operan en independencia de las gentes que viven en ella, que son los hechos de sus habitantes los que las convocan, conciertan con ellas y hacen que se establezcan en su región, la única forma de desvirtuar la potestad de las fuerzas espirituales del lugar es invalidando las obras de aquellos que les dieron derecho a establecerse en el sitio.

Esto puede extrañar a muchos, y mas de alguno podría objetar el planteamiento de este tema. Sin embargo, es necesario y conveniente apuntar aquí, que la guerra espiritual es un protocolo de acción y no “pasos” sueltos de acciones independientes, lo que nos lleva a entender por qué las fuerzas de las tinieblas no pueden ser desalojadas de un lugar por el simple hecho de reprenderlas.

En los conceptos de guerra espiritual tradicional se ha planteado, por ejemplo, que Satanás se sujetará a uno que le reprenda tan solo porque él es tinieblas y quien lo reprende es luz; lo cual no es lo que la Palabra enseña; si bien es cierto tenemos autoridad para hollar serpientes y escorpiones,[1] y por el Espíritu expulsar demonios,[2] la autoridad está condicionada a la capacidad de cada quien de vivir en sujeción al Espíritu, lo cual desde ya demuestra el valor de los protocolos de guerra espiritual;

Y estando prestos para castigar toda desobediencia, cuando vuestra obediencia fuere cumplida. 2 Corintios 10:6

En la doctrina de Jesús se destaca que no todo el que me dice, Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos;[3] lo que en materia de guerra espiritual significa que la autoridad espiritual para expulsar demonios está condicionada, es decir, depende de la ausencia de “desobediencia” en el hombre de fe que pueda otorgarle “derecho” al enemigo para cuestionar su autoridad. No solo se trata de reprender, es necesario que quien ejerce la autoridad de la fe en Jesús cumpla con condiciones mínimas para asegurarse que su autoridad asestará un golpe contundente a las tinieblas.

En materia de lo espiritual existe lo que se conoce como “derecho legal” que consiste en el “permiso” que Satanás adquiere para operar en una persona, o en un lugar, por causa de la oportunidad que la persona, o el lugar, le otorgó para hacerlo. La guerra espiritual consiste en “desvirtuar” la autoridad del contrario, esto es, cancelar el “derecho legal” del enemigo para así poder reprender y sujetar toda su actividad; es la doctrina que Jesús estableció en sus enseñanzas y está descrita en todos los evangelios,

21Cuando el fuerte armado guarda su atrio, en paz está lo que posee. 22Mas si sobreviniendo otro más fuerte que él, le venciere, le toma todas sus armas en que confiaba, y reparte sus despojos. Lucas 11:20-22

La enseñanza es clara, la guerra espiritual consiste en “desvirtuar” la fuerza del enemigo; en el contexto de este texto se descubre que la enseñanza fue establecida en relación directa con la guerra espiritual,

Mas si por el dedo de Dios echo yo fuera los demonios, cierto el reino de Dios ha llegado a vosotros. Vers. 20

En esto consiste la guerra espiritual con sabiduría. No se trata solamente de “reprender” porque como nos hemos percatado, a las fuerzas espirituales acantonadas en un sitio les asiste el “derecho” para estar en el lugar; la operación del hombre de Revelación consiste en “desvirtuar” la autoridad del contrario. Así que, para introducirnos adecuadamente en este estudio, lo primero que haremos es establecer el adecuado fundamento Escritural.

En el primer capítulo de la epístola a los Romanos, el apóstol Pablo establece que la operación y establecimiento de las fuerzas demoniacas dentro de una región viene como consecuencia de la “insistencia” de sus habitantes por la práctica de una, o varias, acciones abominables ante los ojos del Señor. Dentro del mismo capítulo el apóstol hace referencia a tres tipos de acciones que le otorgan “derecho” a las fuerzas de las tinieblas a mantenerse en la zona.

En la primera referencia el apóstol discute acerca del peso espiritual que tienen las acciones de impiedad e injusticia. Los demonios establecen su “cultura” por causa de la observancia de toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen la verdad con injusticia (Vers.18). Los  actos de impiedad e injusticia consisten en la decisión de una persona, o de una comunidad entera, de ignorar a Dios en su vida diaria, y de no querer caminar según los principios bíblicos de Justicia, Juicio y Equidad,

19Porque lo que de Dios se conoce, a ellos es manifiesto; porque Dios se lo manifestó. 20Porque las cosas invisibles de él, su eterna potencia y divinidad, se echan de ver desde la creación del mundo, siendo entendidas por las cosas que son hechas; de modo que son inexcusables: 21Porque habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni dieron gracias; antes se desvanecieron en sus discursos,… Romanos 1:19—21

Los actos de impiedad e injusticia son el fundamento de las comunidades filosóficas, ateas y pragmáticas que ven en sus planteamientos filosóficos y científicos el único recurso de vida que necesitan para construir sus sociedades. En la enseñanza que el apóstol comparte a la comunidad de fe de Roma, destaca que todo acto de impiedad e injusticia desarrolla entenebrecimiento del corazón de la persona, y con el tiempo sus acciones mutan en acciones dirigidas a construir conceptos idolátricos,

22Diciéndose ser sabios, se hicieron fatuos, 23Y trocaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, y de aves, y de animales de cuatro pies, y de serpientes. Romanos 1:22—23

En otra de sus epístolas, el apóstol Pablo señala claramente que detrás de toda acción y conceptualización idolátrica operan demonios,

19 ¿Qué pues digo? ¿Que el ídolo es algo? ¿o que sea algo lo que es sacrificado a los ídolos? 20Antes digo que lo que los Gentiles sacrifican, a los demonios lo sacrifican, y no a Dios: y no querría que vosotros fueseis partícipes con los demonios. 1 Corintios 10:19—20

En cuanto a esto, nos conviene destacar que toda conceptualización idolátrica no solo consiste en la adoración religiosa a iconos, sino que también incluye la fascinación por la animación anime, por los avatar, por los símbolos, los logos simbólicos, y por toda representación convencional de comunicación underground.

En la segunda referencia, el apóstol discute acerca de las acciones de los hombres que mudan la verdad de Dios en mentira, entiéndase, las acciones que persisten en destacar más las cosas creadas antes que al Creador. Las acciones que mudan la verdad de Dios son acciones que glorifican lo corporal de la persona; son las acciones impías dirigidas a desarrollar “culto” al cuerpo humano: la belleza, la moda, el vestido, la comida, el físico—culturismo, etc.,

24Por lo cual también Dios los entregó a inmundicia, en las concupiscencias de sus corazones, de suerte que contaminaron sus cuerpos entre sí mismos: 25Los cuales mudaron la verdad de Dios en mentira, honrando y sirviendo a las criaturas antes que al Criador, el cual es bendito por los siglos. Amén.

Los Principados y Potestades que operan sobre este tipo de acciones tienen como característica que promueven que los habitantes de la zona busquen “trastocar” su género: actividades transgéneros, travestis, afeminados, homosexualismo, bisexualismo, lesbianismo, metrosexual, etc., todas ellas con un marcado énfasis por el “culto” a lo corporal del cuerpo humano.

26 Por esto Dios los entregó a afectos vergonzosos; pues aún sus mujeres mudaron el natural uso en el uso que es contra naturaleza: 27Y del mismo modo también los hombres, dejando el uso natural de las mujeres, se encendieron en sus concupiscencias los unos con los otros, cometiendo cosas nefandas hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la recompensa que convino a su extravío. Romanos 1:26—27

En la tercera referencia, el apóstol discute acerca de las acciones ateas desarrolladas sobre la base de no tener a Dios en su noticia; se trata de acciones que persisten en desechar a Dios en todos sus conocimientos, y lo sacan aun de todos sus espacios emblemáticos,

Y como a ellos no les pareció tener a Dios en su noticia, Dios los entregó a una mente depravada, para hacer lo que no conviene, Romanos 1:28

Las acciones de no tener a Dios en su noticia desarrollan en los habitantes de un lugar que su conducta y aspecto físico adopten “personalizaciones” demoniacas,

29Estando atestados de toda iniquidad, de fornicación, de malicia, de avaricia, de maldad; llenos de envidia, de homicidios, de contiendas, de engaños, de malignidades; 30Murmuradores, detractores, aborrecedores de Dios, injuriosos, soberbios, altivos, inventores de males, desobedientes a los padres, 31Necios, desleales, sin afecto natural, implacables, sin misericordia: 32Que habiendo entendido el juicio de Dios que los que hacen tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, más aún consienten a los que las hacen. Romanos 1:29—32

Las fuerzas de las tinieblas asentadas en un lugar no pueden ser expulsadas por el simple hecho de que son tinieblas y que operan en maldad, no responden ni reaccionan a la “reprensión”; les asiste el derecho que las acciones de sus moradores les han entregado.

En el libro del profeta Isaías encontramos también un caso donde se muestra el peso espiritual de las acciones impías de los moradores de un lugar. Son las acciones de los habitantes quienes autorizan a las fuerzas demoniacas a establecerse dentro de su región.

15Porque habéis dicho: Concierto tenemos hecho con la muerte, e hicimos acuerdo con la sepultura; cuando pasare el turbión del azote, no llegará a nosotros, pues que hemos puesto nuestra acogida en la mentira, y en la falsedad nos esconderemos:…   18Y será anulado vuestro concierto con la muerte, y vuestro acuerdo con el sepulcro no será firme: cuando pasare el turbión del azote, seréis de él hollados. Isaías 28:15—18

Otro ejemplo son también las palabras de Balaam ante la insistencia de Balac para que maldiga al pueblo de Israel, en ellas se descubre el principio espiritual que venimos estableciendo: para que las fuerzas de las tinieblas puedan operar entre los hombres, es necesario que éstos le autoricen con sus hechos a hacerlo. En el caso de Balaam se descubre que él no puede operar en contra de ello no tanto porque Dios se lo prohíbe, sino porque el pueblo no tiene acciones que le autoricen a hacerlo. Revisemos las palabras de Balaam:

¿Por qué maldeciré yo al que Dios no maldijo? ¿Y por qué he de execrar al que Jehová no ha execrado? Números 23:8

Entendamos la respuesta de Balaam: las fuerzas de las tinieblas necesitan de “actos” de los hombres que las autoricen a actuar, y a establecerse en el lugar. Esto se confirma en el mismo relato del libro de Números, un poco mas adelante en el relato:

21No ha notado iniquidad en Jacob, Ni ha visto perversidad en Israel: Jehová su Dios es con él, Y júbilo de rey en él. 22Dios los ha sacado de Egipto; Tiene fuerzas como de unicornio. 23Porque en Jacob no hay agüero, Ni adivinación en Israel: Como ahora, será dicho de Jacob y de Israel: ­Lo que ha hecho Dios! Números 23:21—23

Balaam no podía hacer nada en contra de Israel porque las “acciones” de Israel —porque en Jacob no hay agüero, ni adivinación en Israel:— no permitía que las fuerzas de las tinieblas pudieran operar en contra del pueblo. Así que, entendiendo que la única forma para que las fuerzas de las tinieblas pudieran operar dentro del pueblo —y por extensión, dentro de cualquier comunidad— era logrando que sus acciones mismas incurrieran en perversidad, Balaam aconsejó a Balac que provocaran que el pueblo de Israel incurriera en una actividad cuyas acciones evocaran la impiedad y cayeran en prevaricación; esto se logró convocándolos a una festividad regional donde participaron las “hijas de Moab”,

He aquí ellas (las hijas de Moab) fueron á los hijos de Israel, por consejo de Balaam, para causar prevaricación contra Jehová en el negocio de Peor; por lo que hubo mortandad en la congregación de Jehová. Números 31:16. Nota: El paréntesis es nuestro para fines de ilustración.

El consejo de Balaam cumplió su cometido, y el pueblo de Israel fue objeto de contaminación, y perecieron por causa de ello veinticuatro mil hombres de toda la población.[4]

Así que, en conclusión a esta primera parte, para desvirtuar la potestad de los Principados y Potestades apostados en un lugar, es imprescindible que primero desvirtuemos el “derecho legal” que los habitantes de la zona les otorgaron para actuar entre ellos; el propósito es quitarles el baluarte detrás del cual se han escondido, y desde donde han operado estableciendo su potestad. ¿Cómo se logra esto?

Esto se logra sacando a la luz las obras perversas que los habitantes del lugar están practicando, o practicaron, dependiendo de si los Principados y Potestades se establecieron recientemente o desde tiempo antiguo. En el testimonio de Demetrio en relación a la potestad de Diana de los Efesios se observa claramente este punto;

Y veis y oís que este Pablo, no solamente en Éfeso, sino a muchas gentes de casi toda el Asia, ha apartado con persuasión, diciendo, que no son dioses los que se hacen con las manos. Hechos 19:26

Pablo sacó a la luz las acciones y obras de idolatría de la mitología griega que los habitantes del lugar habían practicado por años. El testimonio de Demetrio contiene las palabras que Pablo utilizó para sacar a la luz las acciones de sus habitantes: no son dioses los que se hacen con las manos. Las palabras del mismo Demetrio muestran también cómo se vino abajo su potestad en toda región donde se le rindió culto,

Y no solamente hay peligro de que este negocio se nos vuelva en reproche, sino también que el templo de la gran diosa Diana sea estimado en nada, y comience a ser destruida su majestad, la cual honra toda el Asia y el mundo. Hechos 19:27

Y con esta denuncia, todos los que estaban unidos a tal práctica fueron trastocados, tanto así que, el escritor del libro de los Hechos de los Apóstoles registra en su narrativa que muchos se apartaron de la adoración a Diana y renunciaron a toda forma de idolatría,

18Y muchos de los que habían creído, venían, confesando y dando cuenta de sus hechos. 19Asimismo muchos de los que habían practicado vanas artes, trajeron los libros, y los quemaron delante de todos; y echada la cuenta del precio de ellos, hallaron ser cincuenta mil denarios. Hechos 19:18—19

¿Es todo esto una inventiva humana? No, no es una inventiva teológica, es la Revelación en la Palabra del protocolo de guerra espiritual para desvirtuar la potestad de los Principados y Potestades apostados en un lugar. La base bíblica que nos autoriza a operar de esta forma está contenida en la doctrina de Jesús.

Porque no hay cosa oculta, que no haya de ser manifestada; ni cosa escondida, que no haya de ser entendida, y de venir a luz. Lucas 8:17

La potestad de hollar serpientes y escorpiones reside en la capacidad de actuar por Revelación sacando a la luz todas las cosas que han estado ocultas. En el evangelio de Juan encontramos en la doctrina de Jesús, que la fuerza de las tinieblas radica en su disposición de mantener ocultas las obras perversas de todos los que las auspician,

Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz, porque sus obras no sean redargüidas. Juan 3:20

Por el tipo de enfrentamiento con Principados y Potestades a los que el apóstol estuvo expuesto en las distintas regiones que visitó, son sus epístolas las que más Revelación contienen sobre cómo “descubrir” lo que está oculto en las culturas de los lugares. En su epístola a los Efesios él establece el fundamento de operación,

11Y no comuniquéis con las obras infructuosas de las tinieblas; sino antes bien redargüidlas…   13Mas todas las cosas cuando son redargüidas, son manifestadas por la luz; porque lo que manifiesta todo, la luz es. Efesios 5:11—13

“redargüir” significa exponerlos al conocimiento público. La versión Jubileé Bible 2000 (Spanish) (JBS) la traduce como “impugnar”; la Nueva Versión Internacional (NVI) la traduce como “denunciar”; y La Biblia de las Américas (LBLA) la traduce como “desenmascarar”. Así que queda claro, el proceso de expulsión de las fuerzas de los Principados y Potestades satánicas localizados en un lugar consiste en “sacar a la luz” las obras infructuosas que los habitantes del lugar están desarrollando como parte del establecimiento de las fuerzas de las tinieblas en el lugar. Esto se logra denunciándolos espiritualmente desde el lugar más emblemático de la región. El ejemplo básico lo tenemos en el caso de cuando Moisés levantaba los brazos mientras Josué peleaba contra Amalec,

9Y dijo Moisés a Josué: Escógenos varones, y sal, pelea con Amalec: mañana yo estaré sobre la cumbre del collado, y la vara de Dios en mi mano. 10E hizo Josué como le dijo Moisés, peleando con Amalec; y Moisés y Aarón y Hur subieron a la cumbre del collado. 11Y sucedía que cuando alzaba Moisés su mano, Israel prevalecía; mas cuando él bajaba su mano, prevalecía Amalec. Éxodo 17:9-11

Los Principados y Potestades son fuerzas demoniacas sumamente fuertes; sin embargo, pierden fuerza cuando son sacadas a la luz y denunciadas.

El que encubre sus pecados, no prosperará: Mas el que los confiesa y se aparta, alcanzará misericordia. Proverbios 28:13

Encubrir la maldad, disiparla y/o sencillamente reprimirla, representa el camino de la enfermedad y el deterioro físico—espiritual,

Mientras callé, envejeciéronse mis huesos En mi gemir todo el día. Salmos 32:3

En su misma epístola el apóstol instruye que “sacar a la luz” lo oculto, y denunciarlo, no significa que se debe denunciar a la luz pública por medio de un comunicado de prensa, o similar; quiere decir que el hombre y la mujer de Revelación “denuncian” ante los Principados y Potestades del lugar la obra perversa que han llevado a cabo en el lugar,

Para que la multiforme sabiduría de Dios sea ahora notificada por la iglesia a los principados y potestades en los cielos, Efesios 3:10

El propósito es “reprocharles” por toda la labor perversa que han levantado en contra del conocimiento del Altísimo,

3Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne. 4(Porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas;) 5Destruyendo consejos, y toda altura que se levanta contra la ciencia de Dios, y cautivando todo intento a la obediencia, de Cristo; 2 Corintios 10:3-5

El ejercicio de la idolatría, la práctica de la hechicería, la brujería, la adivinación y todo ritual de invocación de muertos, entre las más fuertes, sin dejar de mencionar el Tarot, la quiromancia, la lectura de la mano, adivinación en todas sus formas, sin hacer a un lado, la más popular, la agorería, son hechos perversos que promueven asentamientos de Principados y Potestades satánicas en las regiones que ejercen tales hechos.

El propósito es descubrir la perversidad sobre la cual fue construida y levantada la sociedad de la ciudad y/o región. Hay ciudades que fueron construidas sobre la práctica de la masonería; otras, sobre las prácticas de hechicería, brujería y santería; otras, sobre las prácticas de la prostitución y explotación sexual de extranjeros; muchas de las nuevas sociedades establecidas en el Caribe luego de los viajes de Cristóbal Colón fueron desarrolladas sobre la base de la piratería.

En la búsqueda de quienes convocaron a los Principados y Potestades de la región, no deben ignorarse a los que formaron parte de Logias masónicas, hermandades, clubes benéficos, entre otros, aunque ellos parezcan inofensivos y se presenten con una imagen benéfico—social; lo benéfico no solo busca favorecer a los más necesitados, por el contrario, su fin último es subsistir sobre la necesidad de otros. Los grupos masónicos fomentan el culto a muertos, de allí su fuerza; las hermandades y otros clubes afines promueven rituales y pactos en los que quienes participan de ellos quedan atados por lazos de maldad.

Todas estas prácticas depravadas, de impiedad e injusticia, son la base de operación y del derecho legal con la cual los Principados y Potestades operan hoy en día en muchos lugares de Latinoamérica, en cuyas regiones el Evangelio aun no ha sido establecido debido al enceguecimiento que los Principados y Potestades ejercen sobre sus moradores,

En los cuales el dios de este siglo cegó los entendimientos de los incrédulos, para que no les resplandezca la lumbre del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios. 2 Corintios 4:4

¿Se reduce todo a “sacar a la luz” las obras perversas de los habitantes de un lugar? “sacar a la luz” es el inicio del protocolo, de allí en adelante siguen los procesos de denunciar la maldad, emitir juicio y reprender a las Potestades del lugar.

Denunciar significa radicar los cargos de maldad que los moradores de aquella localidad están desarrollando.

6Díjome entonces: Hijo del hombre, ¿no ves lo que éstos hacen, las grandes abominaciones que la casa de Israel hace aquí, para alejarme de mi santuario? Mas vuélvete aún, y verás abominaciones mayores.  7 Y llevóme a la entrada del atrio, y miré, y he aquí en la pared un agujero. Y díjome: Hijo del hombre, cava ahora en la pared. Y cavé en la pared, y he aquí una puerta. Díjome luego: Entra, y ve las malvadas abominaciones que éstos hacen allí. 10 Entré pues, y miré, y he aquí imágenes de todas serpientes, y animales de abominación, y todos los ídolos de la casa de Israel, que estaban pintados en la pared alrededor. 11 Y delante de ellos estaban setenta varones de los ancianos de la casa de Israel, y Jaazanías hijo de Saphán estaba en medio de ellos, cada uno con su incensario en su mano; y del sahumerio subía espesura de niebla. 12 Y me dijo: Hijo del hombre, ¿has visto las cosas que los ancianos de la casa de Israel hacen en tinieblas, cada uno en sus cámaras pintadas? porque dicen ellos: No nos ve Jehová; Jehová ha dejado la tierra. 13 Díjome después: Vuélvete aún, verás abominaciones mayores que hacen éstos. 14 Y llevóme a la entrada de la puerta de la casa de Jehová, que está al aquilón; y he aquí mujeres que estaban allí sentadas endechando á Tammuz. 15Luego me dijo: ¿No ves, hijo del hombre? Vuélvete aún, verás abominaciones mayores que éstas. Ezequiel 8:6—15

El libro de Deuteronomio radica cargos por las prácticas de la adivinación y por la agorería,

Porque estas gentes que has de heredar, a agoreros y hechiceros oían: mas tú, no así te ha dado Jehová tu Dios. Deuteronomio 18:14

El profeta Zacarías denuncia la práctica de la adoración de ídolos familiares, según las creencias que las generaciones han construido en torno a la agorería,

Porque los terafines han dado vanos oráculos, y los adivinos han visto mentira, han hablado sueños vanos, y vano es su consuelo; por lo cual el pueblo vaga como ovejas, y sufre porque no tiene pastor. Zacarías 10:2

La idolatría es la causa de la maldición que golpea a las regiones. El salmista David denuncia que los rituales de consagración de los hijos a deidades paganas degenera a las poblaciones y las convierte en sociedades violentas y derramadoras de sangre,

37Y sacrificaron sus hijos y sus hijas a los demonios; 38Y derramaron la sangre inocente, la sangre de sus hijos y de sus hijas, Que sacrificaron a los ídolos de Canaán: Y la tierra fue contaminada con sangre. 39Contamináronse así con sus obras, Y fornicaron con sus hechos. Salmos 106:37-39

El profeta Isaías añade, que la idolatría provoca también que la tierra se constituya en una región injusta,

2Mas vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar su rostro de vosotros, para no oír. 3Porque vuestras manos están contaminadas de sangre, y vuestros dedos de iniquidad; vuestros labios pronuncian mentira, habla maldad vuestra lengua. 4No hay quien clame por la justicia, ni quien juzgue por la verdad: confían en vanidad, y hablan vanidades; conciben trabajo, y paren iniquidad. Isaías 59:2-4

El profeta Jeremías de igual forma establece que la idolatría provoca que las regiones sufran de escasez, pobreza y destrucción repentina,

8Que yo lo había visto; que por todas estas causas en las cuales fornicó la rebelde Israel, yo la había despedido, y dándole la carta de su repudio; y no tuvo temor la rebelde Judá su hermana, sino que también fue ella y fornicó. 9Y sucedió que por la liviandad de su fornicación la tierra fue contaminada, y adulteró con la piedra y con el leño. 10Y con todo esto, la rebelde su hermana Judá no se tornó a mí de todo su corazón, sino mentirosamente, dice Jehová. Jeremías 3:8-10

La injusticia social es una acción que debe ser denunciada. El profeta Miqueas certifica que las acciones pervertidas e injustas de los moradores de una región se constituyen en fuente de contaminación de la tierra, provocando la corrupción de ella y dando derecho a que los Principados y Potestades satánicos se asienten en ellas,

8El que ayer era mi pueblo, se ha levantado como enemigo: tras las vestiduras quitasteis las capas atrevidamente a los que pasaban, como los que vuelven de la guerra. 9A las mujeres de mi pueblo echasteis fuera de las casas de sus delicias: a sus niños quitasteis mi perpetua alabanza. 10Levantaos, y andad, que no es ésta la holganza; porque está contaminada, corrompióse, y de grande corrupción. 11Si hubiere alguno que ande con el viento, y finja mentiras diciendo: Yo te profetizaré de vino y de sidra; este tal será profeta a este pueblo. Miqueas 2:8-11

El profeta Sofonías establece que la injusticia social contamina la tierra, convirtiéndola en tierra árida,

AY de la ciudad ensuciada y contaminada y opresora! 2No escuchó la voz, ni recibió la disciplina: no se confió en Jehová, no se acercó a su Dios. 3Sus príncipes en medio de ella son leones bramadores: sus jueces, lobos de tarde que no dejan hueso para la mañana: Sofonías 3:1-3

No son los únicos textos en todo el Antiguo Testamento, hay muchos otros textos más. Todos ellos convergen en un punto: denunciar la perversión de los moradores de las ciudades, y cómo sus hechos han alejado la Presencia de Dios de su tierra.

El siguiente proceso es emitir juicio en contra de los moradores del lugar, mayormente contra los justos que vivan dentro de la región. ¿Por qué es necesario emitir juicio? Es necesario emitir juicio para que se active la Misericordia de Dios sobre los moradores del lugar;

Porque es tiempo de que el juicio comience de la casa de Dios: y si primero comienza por nosotros, ¿qué será el fin de aquellos que no obedecen al evangelio de Dios? 1 Pedro 4:17

Emitir juicio es declarar sobra la base de la Palabra las consecuencias de haber caminado en opuesta desobediencia a Dios; veamos algunos ejemplos,

Mas si así no lo hiciereis, he aquí habréis pecado a Jehová; y sabed que os alcanzará vuestro pecado. Números 32:23


Y dijéronse el uno al otro: No hacemos bien: hoy es día de buena nueva, y nosotros callamos: y si esperamos hasta la luz de la mañana, nos alcanzará la maldad. Vamos pues ahora, entremos, y demos la nueva en casa del rey. 2 Reyes 7:9


Será que el cuchillo que teméis, os alcanzará allí en tierra de Egipto, y el hambre de que tenéis temor, allá en Egipto se os pegará; y allí moriréis. Jeremías 42:16


Entonces Pedro le dijo: Tu dinero perezca contigo, que piensas que el don de Dios se gane por dinero. Hechos 8:20

Emitir juicio es necesario, de lo contrario recaerá sobre ellos la ira de Dios,

El que detiene el castigo, á su hijo aborrece: Mas el que lo ama, madruga á castigarlo. Proverbios 13:24


Mejor es reprensión manifiesta Que amor oculto. Proverbios 27:5


Nadie os engañe con palabras vanas; porque por estas cosas viene la ira de Dios sobre los hijos de desobediencia. Efesios 5:6


Por las cuales cosas la ira de Dios viene sobre los hijos de rebelión. Colosenses 3:6

Finalmente, reprender. Reprender significa quitar lo torcido, quitar lo que provoca daño; es hacer que todo vuelva al estado original antes de que la maldad se hubiera establecido,

A los que pecaren, repréndelos delante de todos, para que los otros también teman. 1 Timoteo 5:20


Este testimonio es verdadero: por tanto, repréndelos duramente, para que sean sanos en la fe, Tito 1:13


Esto habla y exhorta, y reprende con toda autoridad. Nadie te desprecie. Tito 2:15


Entonces Pedro le dijo: Tu dinero perezca contigo, que piensas que el don de Dios se gane por dinero. Hechos 8:20


Mas cuando vi que no andaban derechamente conforme a la verdad del evangelio, dije a Pedro delante de todos: Si tú, siendo Judío, vives como los Gentiles y no como Judío, ¿por qué constriñes a los Gentiles a judaizar? Gálatas 2:14

El establecimiento del Evangelio del Reino no consiste solo en la proclamación de la salvación; establecer el Evangelio del Reino es reprender a las fuerzas de las tinieblas estacionadas en los lugares; reprender consiste en la capacidad de expulsar las tinieblas establecidas en ese lugar; no es un capricho humano, es la obediencia a la instrucción contenida en el Genesis de cuando se creaban todas las cosas, la Luz fue lo primero que se introdujo en la tierra.[5] Este principio es ratificado en el Nuevo Testamento cuando Pablo establece la diferencia entre el Reino de Dios y el reino de las tinieblas,

No os juntéis en yugo con los infieles: porque ¿qué compañía tienes la justicia con la injusticia? ¿y qué comunión la luz con las tinieblas? 2da. Corintios 6:14

Así que, reprender para establecer el Reino de Dios es introducir Luz en las regiones. Todas las epístolas del apóstol dejan constancia de este principio de establecimiento del Reino,

18Porque no osaría hablar alguna cosa que Cristo no haya hecho por mí para la obediencia de los Gentiles, con la palabra y con las obras, 19Con potencia de milagros y prodigios, en virtud del Espíritu de Dios: de manera que desde Jerusalem, y por los alrededores hasta Ilírico, he llenado todo del evangelio de Cristo. Romanos 15:18-19

Si no se reprende no hay expulsión de demonios, y no podemos decir que se ha establecido el Reino de Dios, y aquí se hace necesario recordar la doctrina de Jesús en torno al establecimiento del Reino de Dios,

Y si por espíritu de Dios yo echo fuera los demonios, ciertamente ha llegado a vosotros el reino de Dios. Mateo 12:28 (Lucas 11:20)

La señal inequívoca de que el Reino se ha establecido en un lugar es la expulsión de las fuerzas de las tinieblas que operan en el lugar.

El evangelismo de las regiones no consiste solo en la predicación del Evangelio; el evangelismo consiste en saber desvirtuar espiritualmente las fuerzas de los Principados y Potestades satánicas que operan en la región. Esta condición es propuesta por el apóstol Pablo como la condición para el retorno de Jesús,

Porque es menester que él reine, hasta poner a todos sus enemigos debajo de sus pies. 1ra. Corintios 15:25

Ratificada también en la epístola a los Hebreos,

Esperando lo que resta, hasta que sus enemigos sean puestos por estrado de sus pies. Hebreos 10:13

Este énfasis doctrinal está claramente enfatizado en los relatos de los viajes apostólicos de Pablo; Lucas toma tiempo para describir cómo el apóstol se enfrentó ante potestades de maldad que operaban en las regiones que él visitó,

18Y esto hacía por muchos días; mas desagradando a Pablo, se volvió y dijo al espíritu: Te mando en el nombre de Jesús Cristo, que salgas de ella. Y salió en la misma hora. 19Y viendo sus amos que había salido la esperanza de su ganancia, prendieron a Pablo y a Silas, y los trajeron al foro, al magistrado; Hechos 16:18—19


18Y muchos de los que habían creído, venían, confesando y dando cuenta de sus hechos. 19Asimismo muchos de los que habían practicado vanas artes, trajeron los libros, y los quemaron delante de todos; y echada la cuenta del precio de ellos, hallaron ser cincuenta mil denarios. Hechos 19:18—19

Así que, la doctrina de Jesús de que el Evangelio sea predicado en todo el mundo, significa no solo una cobertura mundial de la proclamación del Evangelio, sino sobre todo, que los Principados y Potestades que operan en toda la tierra sean despojados del derecho que les asiste para operar en ella. Esta es la máxima expresión y el verdadero significado de que la salvación ha venido a esta casa.[6]


 

¡Para la edificación de los Santos!



 

Lecturas recomendadas,

 

 

 


 

Las citas bíblicas son tomadas de la Versión Reina-Valera Antigua, 1909 (RVA)

 


Pastor Pedro Montoya

Tel Cel. (407) 764-2699

Twitter: @pastormontoya

http://www.ministerioscristorey.com

[1] Lucas 10:19

[2] Mateo 12:28; Marcos 16:17; Lucas 9:1;

[3] Mateo 7:21

[4] Números 25:9: Y murieron de aquella mortandad veinte y cuatro mil.

[5] Génesis 1:2-4

[6] Lucas 19:9; compárese con Lucas 11:20

Los hechos del hombre y su aporte en el establecimiento de los Principados y Potestades en una región




Dios es el que juzga al justo: Y Dios está airado todos los días contra el impío. Salmos 7:11

Las Potestades y Principados demoniacos acantonados en una región habitada nunca operan en independencia de las gentes que viven en ellas, son los hechos de sus habitantes los que las convocan, conciertan con ellas y hacen que se establezcan en su región.

El caso que Jesús presentó acerca del espíritu inmundo que anda buscando reposo luego de salir de una persona,[1] nos demuestra, primero, que no son los lugares inhabitados los que los demonios buscan, que los demonios optan por vivir en los mismos asentamientos urbanos establecidos por el hombre; y, segundo, nos demuestra que las fuerzas demoniacas dependen del “hombre” para poder ejercer su dominio sobre la tierra; o mejor dicho, dependen de los hechos de éste, o éstos, para operar con derecho sobre la región.

¿Por qué son tan importantes los hechos de una persona? Los hechos de una persona son una extensión de la esencia de ella, son su definición y la característica de su ser. Los hechos de una persona son para sí lo que los frutos son para un árbol, es la parte de su naturaleza que lo hace ser “semejante” a Dios.

16Por sus frutos los conoceréis. ¿Cógense uvas de los espinos, o higos de los abrojos?…   20Así que, por sus frutos los conoceréis. Mateo 7:16—20

¿A qué se debe que los demonios dependen de los hechos del hombre para poder operar? El hombre no es semejante a Dios solo por su forma, ni solo por el soplo de vida que Dios puso en él; la semejanza de Dios en él consiste en su capacidad de “señorear” sobre todo lo creado. En el relato de su formación se destaca es que la razón de hacerlo a la imagen y semejanza del Creador es para que señoree sobre toda lo creado.

Y dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces de la mar, y en las aves de los cielos, y en las bestias, y en toda la tierra, y en todo animal que anda arrastrando sobre la tierra. Genesis 1:26

Adicionalmente, en el relato de cuando se le coloca en el Edén, se define que Adam es puesto en el huerto para que lo labrara y lo guardase,

Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y le puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase. Genesis 2:15

Los términos, labrar guardar, corresponden a las palabras עָבְדָהּ (a.bo.daj), y שָׁמְרָהּ (sha.me.raj) respectivamente, ambas en género femenino.

La primera palabra, labrar, es usada también en el libro de Números (4:35, 39 y 43), y en el primer libro de Crónicas (25:1), solo que en todos estos otros textos la palabra עָבְדָהּ (a.bo.daj) es traducida como ministrar, y/o, en el ministerio. La palabra es de uso exclusivo para definir el servicio de los levitas y cantores en el servicio dentro del Tabernáculo, y eventualmente, en el servicio dentro del Templo; el término es usado en los demás otros libros del Antiguo Testamento para referirse a una función sacerdotal.

Así que, la palabra עָבְדָהּ (a.bo.daj) del Genesis, traducida al español como labrar, no necesariamente tiene que ver con un trabajo “agrícola”, como lo sugieren la mayoría de las versiones; se refiere mas bien a una labor “protocolar”, de ordenación y regeneración, similar a la labor de un sacerdote dentro del Templo. Este es el valor de los “hechos” de un hombre.

Es la capacidad innata del hombre de “crear” y la de transformar su medio ambiente —sus hechos— lo que Satanás necesita de él para poder operar sobre la tierra. Satanás no tiene la capacidad de “crear”.

Y enemistad pondré entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar. Genesis 3:15

Los Principados y Potestades se ven atraídos por los hechos de las personas, son el “pararrayos” que los invita a estacionarse en un lugar; los hechos del hombre son el “alimento” que potencia la obra satánica sobre la faz de la tierra.

14Y Jehová Dios dijo a la serpiente: Por cuanto esto hiciste, maldita serás entre todas las bestias y entre todos los animales del campo; sobre tu pecho andarás, y polvo comerás todos los días de tu vida:…   17Y al hombre dijo: …   19 En el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra; porque de ella fuiste tomado: pues polvo eres, y al polvo serás tornado. Genesis 3:14—19

No nos referimos a pactos con Satanás, nos referimos a “actos”, la totalidad de los actos del hombre. En el dialogo entre Dios y Caín, luego de que junto a Abel presentaron ofrenda a Dios, Dios le descubre a Caín que los actos de una persona son los que determinan que éste se acerque a Dios, o se acerque a Satanás,

6Entonces Jehová dijo a Caín: ¿Por qué te has ensañado, y por qué se ha inmutado tu rostro? 7Si bien hicieres, ¿no serás ensalzado? y si no hicieres bien, el pecado está a la puerta: con todo esto, a ti será su deseo, y tú te enseñorearás de él. Genesis 4:6—7

Cuando el hombre se aleja de Dios todos sus actos, sin excepción, se constituyen en actos de perversidad, actos de impiedad e injusticia, y actos de malicia e idolatría, y éstos se constituyen en la base legal de la operación de Satanás sobre la localidad.

El hombre que se aleja de Dios es nombrado en la Biblia bajo el término de “impío”. David estableció en uno de sus salmos que Dios está airado contra el hombre impío todos los días,

Dios es el que juzga al justo: Y Dios está airado todos los días contra el impío. Salmos 7:11

¿Por qué Dios está airado Dios en contra del impío? Dios está airado en contra del impío porque por sus hechos, número uno,  la tierra es contaminada:

Hijo del hombre, morando en su tierra la casa de Israel, la contaminaron con sus caminos y con sus obras: como inmundicia de menstruosa fue su camino delante de mí. Y derramé mi ira sobre ellos por las sangres que derramaron sobre la tierra; porque con sus ídolos la contaminaron. Ezequiel 36:17—18

Y, número dos, porque por sus hechos la tierra es entregada a la operación de Principados y Potestades, y se asientan en ella:

Antes digo que lo que los Gentiles sacrifican, a los demonios lo sacrifican, y no a Dios: y no querría que vosotros fueseis partícipes con los demonios. 1 Corintios 10:20; léase también Apocalipsis 9:20; 16:14

El apóstol Pablo explica también que la ira de Dios pesa sobre todos los impíos todos los días de sus vidas, porque sus hechos dispersan desobediencia en el ambiente,

Nadie os engañe con palabras vanas; porque por estas cosas viene la ira de Dios sobre los hijos de desobediencia. Efesios 5:6


Por las cuales cosas la ira de Dios viene sobre los hijos de rebelión. Colosenses 3:6

La ira de Dios sobre los impíos es tan grande que Él no escucha ninguna de sus oraciones, según es establecido en el evangelio de Juan:

Y sabemos que Dios no oye a los pecadores: mas si alguno es temeroso de Dios, y hace su voluntad, a éste oye. Juan 9:31

La ira de Dios sobre un impío lo puede llevar a apartarlo definitivamente de su Presencia, según es establecido en los libros de los profetas:

Yo os he amado, dice Jehová: y dijisteis: ¿En qué nos amaste? ¿No era Esaú hermano de Jacob, dice Jehová, y amé a Jacob, Y a Esaú aborrecí, y torné sus montes en asolamiento, y su posesión para los chacales del desierto? Malaquías 1:2-3, léase también Romanos 9:13

Y esto de que Dios puede apartar al impío de su Presencia definitivamente es porque la Gracia de Dios también incluye “tiempo” para ser aplicada; Gracia no significa espera indefinida:

Y le he dado tiempo para que se arrepienta de la fornicación; y no se ha arrepentido. Apocalipsis 2:21

Así, impío es la clasificación que corresponde a aquellos que se alejan de Dios, y que sus actos le entregan derecho a los Principados y Potestades para asentarse en las regiones habitadas.

Las Sagradas Escrituras clasifican todos estos actos como actos abominables delante de la presencia del Señor; el que Dios aborrezca estos actos es lo que abre espacios espirituales para que fuerzas demoniacas se establezcan en las áreas adyacentes de quienes las practican.

Porque Jehová tu Dios anda por medio de tu campo, para librarte y entregar tus enemigos delante de ti; por tanto será tu real santo: porque él no vea en ti cosa inmunda, y se vuelva de en pos de ti. Deuteronomio 23:14

Basado en estas instrucciones, el apóstol Pablo urge a la comunidad de fe de Corinto sobre la necesidad que debe tener toda comunidad de fe, de limpiarse de contaminaciones satánicas, pues el no hacerlo no solo ponen en riesgo la permanencia del Señor entre ellos, sino que además se exponen a la imposición sobre ellos de una Potestad de maldad,

ASI que, amados, pues tenemos tales promesas, limpiémonos de toda inmundicia de carne y de espíritu, perfeccionando la santificación en temor de Dios. 2 Corintios 7:1

No se trata de una instrucción nueva producto de la doctrina de Jesús, la instrucción está presente en todos los escritos del Antiguo,

23Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón: Pruébame y reconoce mis pensamientos: 24 Y ve si hay en mí camino de perversidad, Y guíame en el camino eterno. Salmos 139:23-24


4Dales conforme a su obra, y conforme a la malicia de sus hechos: Dales conforme a la obra de sus manos, Dales su paga. Porque no atendieron a las obras de Jehová, Ni al hecho de sus manos, Derribarálos, y no los edificará. Salmos 28:4—5


Porque manifiesta es la ira de Dios del cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres, que detienen la verdad con injusticia: Romanos 1:18

A todo esto tenemos que agregar también los actos de perversión sexual. El tema de la perversión sexual es mucho más amplio de lo que nos podemos imaginar, incluye situaciones que van desde la manipulación genital,[2] hasta la deformación natural de los sexos,[3] incluyendo entre estos dos puntos las distintas formas en que se presenta la fornicación.[4]

La perversión sexual está dirigida a atentar contra la imagen y semejanza de Dios impregnada en el hombre, el propósito es borrar en el hombre el nexo que pueda tener acerca de un Dios Todopoderoso. Las formas más comunes de perversión sexual están relacionadas con el tema de la fornicación. Fornicación en el concepto bíblico antiguo se define como prostitución,

13Las viandas para el vientre, y el vientre para las viandas; empero y a él y a ellas deshará Dios. Mas el cuerpo no es para la fornicación, sino para el Señor; y el Señor para el cuerpo: 14Y Dios que levantó al Señor, también a nosotros nos levantará con su poder. 15¿No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de Cristo? ¿Quitaré pues los miembros de Cristo, y los haré miembros de una ramera? Lejos sea. 1ra. Corintios 6:13—15

Pablo también clasifica como fornicación las uniones sexuales de un padre con la mujer de su hijo, o viceversa,

DE cierto se oye que hay entre vosotros fornicación, y tal fornicación cual ni aun se nombra entre los Gentiles; tanto que alguno tenga la mujer de su padre. 1ra. Corintios 5:1

La Ley de Moisés reguló y prohibió todo este tipo de uniones; estas uniones son consideradas también como fornicación,

11La desnudez de la hija de la mujer de tu padre, engendrada de tu padre, tu hermana es, su desnudez no descubrirás…. 14La desnudez del hermano de tu padre no descubrirás: no llegarás a su mujer: es mujer del hermano de tu padre. Levítico 18:11—14


11Y cualquiera que se echare con la mujer de su padre, la desnudez de su padre descubrió; ambos han de ser muertos; su sangre será sobre ellos…  20Y cualquiera que durmiere con la mujer del hermano de su padre, la desnudez del hermano de su padre descubrió; su pecado llevarán; morirán sin hijos. Levítico 20:11—20 (Deuteronomio 22:30; 27:20)

En el libro de Esdras se presenta como fornicación las uniones con pueblos impuros,

Porque han tomado de sus hijas para sí y para sus hijos, y la simiente santa ha sido mezclada con los pueblos de las tierras; y la mano de los príncipes y de los gobernadores ha sido la primera en esta prevaricación. Esdras 9:2

Algo similar es presentado en las epístolas del apóstol Pablo,

No os juntéis en yugo con los infieles: porque ¿qué compañía tienes la justicia con la injusticia? ¿y qué comunión la luz con las tinieblas? 2 Corintios 6:14

Estos actos de perversión sexual fueron la causa por la cual Dios dispuso destruir el mundo por medio de un diluvio,

Y ACAECIO que, cuando comenzaron los hombres a multiplicarse sobre la faz de la tierra, y les nacieron hijas, 2Viendo los hijos de Dios que las hijas de los hombres eran hermosas, tomáronse mujeres, escogiendo entre todas. 3Y dijo Jehová: No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre, porque ciertamente él es carne: mas serán sus días ciento y veinte años. Génesis 6:1—3

La situación presentada no era por causa de inmoralidad sexual, consistía en no haber guardado la pureza de Revelación entregada a generaciones que Dios escogió para mantener el conocimiento puro de su Presencia entre los hombres; de allí la perversión, pues derivaron la Revelación y la convirtieron en conocimiento disponible aun para los perversos e impíos. Una situación similar la vemos nuevamente manifestada en el caso con las hijas de Moab,

Y REPOSO Israel en Sittim, y el pueblo empezó a fornicar con las hijas de Moab: 2Las cuales llamaron al pueblo a los sacrificios de sus dioses: y el pueblo comió, é inclinóse a sus dioses. 3Y allegóse el pueblo a Baal-peor; y el furor de Jehová se encendió contra Israel. Números 25:1—3

Así que, aunque no tenemos lucha contra sangre y carne,[5] como bien hemos sido instruidos por el apóstol Pablo, no podemos ignorar que los hechos perversos de los “impíos” de la zona es lo que patrocina la permanencia en el lugar de los Principados y Potestades que operan entre ellos.

En su misma epístola Pablo establece que los “hijos de desobediencia” son los que están apoyando con sus actos el funcionamiento de las fuerzas demoniacas asentadas en el lugar.

5Porque sabéis esto, que ningún fornicario, o inmundo, o avaro, que es servidor de ídolos, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios. 6Nadie os engañe con palabras vanas; porque por estas cosas viene la ira de Dios sobre los hijos de desobediencia. 7No seáis pues aparceros con ellos; Efesios 5:5-7

Así, pues, resumiendo, las acciones de la persona en comunidad se constituye en la base de la depravación espiritual en la que toda comunidad desarrolla su forma de proceder, los nuevos miembros son adoctrinados y forzados a aceptar su modus operandi.

Como vemos, la situación perversa de una comunidad no es el resultado del “asalto” de fuerzas espirituales de maldad que irrumpen sorpresivamente en la localidad, es la interacción de los hechos impíos de cada quien en comunidad los que degeneran y se convierte en la materia prima para la construcción de la perversidad de ella, esto queda claramente evidenciado en el relato de la construcción de la torre de Babel.

3Y dijeron los unos a los otros: Vaya, hagamos ladrillo y cozámoslo con fuego. Y fueles el ladrillo en lugar de piedra, y el betún en lugar de mezcla. 4Y dijeron: Vamos, edifiquémonos una ciudad y una torre, cuya cúspide llegue al cielo; y hagámonos un nombre, por si fuéremos esparcidos sobre la faz de toda la tierra. 5Y descendió Jehová para ver la ciudad y la torre que edificaban los hijos de los hombres. Génesis 11:3-5

Pero no todo queda allí, la depravación espiritual de una región se auto fomenta a sí misma a través de los hechos de supremacía que sus habitantes muestran en su afán de querer ser mejores que los demás; es un mal que nace en Caín y que la Biblia lo clasifica como “iniquidad”. Esta tendencia afecta aun a todos los círculos religiosos.

Unos se imponen sobre los otros a través de la violencia, otros a través de cultivar la impiedad y la injusticia; pero una gran mayoría lo hace por prácticas rituales según las ciencias ocultas que han desarrollado para tal fin: la magia en todas sus formas, la hechicería, la brujería, el espiritismo, el vudú, la astrología, y demás otras ciencias ocultas, no son alternativas para resolver los problemas de la gente, como comúnmente se presentan, en su fondo este tipo de prácticas pretenden equipar a las gentes con herramientas perversas para que quienes las ejercen “sobresalgan” sobre sus otros semejantes inmediatos. Este es el principio de la perversión.

La depravación de los hechos impíos de los habitantes de una localidad se transforman en actos de maldición que recae sobre la tierra de la región donde se practican. El libro de Levítico la llama, “contaminación”, y la identifica como la base de operación de los Principados y Potestades satánicos para operar con derecho sobre ella.

25Y la tierra fue contaminada; y yo visité su maldad sobre ella, y la tierra vomitó sus moradores…   27(Porque todas estas abominaciones hicieron los hombres de la tierra, que fueron antes de vosotros, y la tierra fue contaminada) Levítico 18:25—27

El profeta Isaías identifica que una tierra contaminada por los hechos depravados e impíos de sus habitantes, es una tierra que pierde sus propiedades facultativas de germinación,

5Os mostraré pues ahora lo que haré yo a mi viña: Quitaréle su vallado, y será para ser consumida; aportillaré su cerca, y será para ser hollada; 6Haré que quede desierta; no será podada ni cavada, y crecerá el cardo y las espinas: y aun a las nubes mandaré que no derramen lluvia sobre ella. 7Ciertamente la viña de Jehová de los ejércitos es la casa de Israel, y los hombres de Judá planta suya deleitosa. Esperaba juicio, y he aquí vileza; justicia, y he aquí clamor. Isaías 5:5-7

La depravación espiritual de los moradores de una región se manifiesta, por lo general, en el detrimento de la condición urbana en la que viven sus moradores; basado en el principio de que cada quien busca o reproduce en su medio ambiente lo que lleva por dentro, una persona que ha practicado y acumulado perversidad en sus acciones, plasmará en todas sus manifestaciones sociales toda la perversidad que porta por dentro.

En el relato del caso del gadareno poseído por demonios podemos observar que la posesión que un demonio ejerza sobre una persona, o  sobre un lugar, será consecuente con la perversidad a la que la persona se ha expuesto, o que ha practicado,

26Y navegaron a la tierra de los Gadarenos, que está delante de Galilea. 27Y saliendo Él a tierra, le vino al encuentro de la ciudad un hombre que tenía demonios ya de mucho tiempo; y no vestía vestido, ni estaba en casa, sino por los sepulcros. Lucas 8:26—27

El que el endemoniado gadareno no vistiera ropa, que no se bañara y que aun habitara en los sepulcros, solo describe que el gadareno antes de caer bajo la posesión demoniaca, fue una persona con un carácter violento y destructivo, sumamente imponente e intransigente entre la comunidad con la cual convivía; los demonios que lo poseyeron sencillamente “potenciaron” los hechos primeros que los llevaron a poseerlo.

La perversidad que una persona practica y acumula en su fuero interno puede plasmarse también en las construcciones físicas que desarrolla; de allí que por la observación sea fácil determinar el tipo de Principados y Potestades que operan en el lugar. Una inspección visual de las condiciones urbanísticas del lugar nos permite ver en qué condición se encuentran sus moradores.

Todo está plasmado en un mapa a través de lo que el hombre fabrica en su entorno. Los lugares amplios y bien desarrollados pueden ser también formas de plasmar la perversidad de los moradores. Así, la arquitectura del lugar, sus instituciones, su cultura, su urbanismo, y aun sus leyes, son el “maquillaje” con el que se cubre la impiedad e injusticia que se desarrolla en el lugar. Un edificio más alto que otro solo está indicando la supremacía que portan los que viven o trabajan en él; una ciudad llena de jardines y áreas verdes está indicando que la ciudad ha construido sobre engaño y mentira, y que la imaginación, la fantasía y la magia son la materia prima de sus injusticias.

Esta es la base doctrinal que hace posible entender, y entrar, en el evangelismo y en la guerra espiritual de zonas que manifiestan ser regiones donde se han asentado Principados y Potestades satánicos.

Así, en conclusión, las fuerzas demoniacas apostadas en un lugar subsisten por los actos de perversidad de los habitantes de una región; lo que nos resta añadir es que las fuerzas demoniacas tienen potestad cíclica, y su fortaleza se renueva con los ciclos de vida de la comunidad.

24Porque un platero llamado Demetrio, el cual hacía de plata templecillos de Diana, daba a los artífices no poca ganancia; 25 A los cuales, reunidos con los oficiales de semejante oficio, dijo: Varones, sabéis que de este oficio tenemos ganancia;  …  27Y no solamente hay peligro de que este negocio se nos vuelva en reproche, sino también que el templo de la gran diosa Diana sea estimado en nada, y comience a ser destruida su majestad, la cual honra toda el Asia y el mundo. 28Oídas estas cosas, llenarónse de ira, y dieron alarido diciendo: ­Grande es Diana de los Efesios!…  34Mas como conocieron que era Judío, fue hecha un voz de todos, que gritaron casi por dos horas: ­Grande es Diana de los Efesios! 35Entonces el escribano, apaciguado que hubo la gente, dijo: Varones Efesios ¿y quién hay de los hombres que no sepa que la ciudad de los Efesios es honradora de la gran diosa Diana, y de la imagen venida de Júpiter? Hechos 19:24—35

No luchamos contra fuerzas demoniacas que llegaron de la nada, luchamos contra fuerzas de las tinieblas que fueron convocadas, y que subsisten en el lugar porque hay quienes las autorizan a permanecer en dicha región.

Ante esta situación, ¿Cuál es la participación de un hombre y de una mujer de fe dentro de su comunidad? ¿Cómo se libra un hombre y una mujer de fe de ser influenciados por los Principados y Potestades del lugar?

 


Lecturas recomendadas,

 


Las citas bíblicas son tomadas de la Versión Reina-Valera Antigua, 1909 (RVA)

 


Pastor Pedro Montoya

WhatsApp: 1 (407) 764-2699

Twitter: @pastormontoya

http://www.ministerioscristorey.com


[1] Mateo 12:43; Lucas 11:24

[2] 1ra. Corintios 7:9

[3] Romanos 1:26

[4] 1ra. Corintios 6:8

[5] Efesios 6:12

La contaminación del espíritu del hombre y el lugar donde se asienta su impureza




Temario:
  1. La naturaleza del hombre,
  2. La contaminación del espíritu del hombre
  3. El asiento de la contaminación,
  4. Las causas de la contaminación,

Cuyo fin será perdición, cuyo dios es el vientre, y su gloria es en confusión; que sienten lo terreno. Filipenses 3:19

El hombre es un ser espiritual, su presencia física es sencillamente una sombra de lo espiritual. Cuando Dios determinó hacer al hombre a su imagen y semejanza,[1] dejó establecido juntamente con la declaración de su decisión, que lo espiritual es el fundamento de la constitución del hombre, pues cuál imagen y semejanza habría sido tomada, si Dios es Espíritu.[2]

No es que el hombre posea un espíritu, pues el hombre no fue hecho fragmentado; la fragmentación surgió justamente después de que Adam y Eva validaron con su acto su decisión de desobedecer el mandato de Dios.

No se trata tampoco de que el hombre posea atributos divinos, lo cual sería equivalente a establecer que los atributos de Dios son aparte a Dios; Dios no es un atributo de sí mismo, sino como lo establece el autor de la epístola a los Hebreos, es el resplandor de su gloria, y la misma imagen de su sustancia.[3] Así que, si el hombre fue hecho a la imagen y semejanza de Dios, y puesto que Dios es UNO,[4] el hombre es también un ser espiritual, de otra manera, si lo espiritual no fuera el vínculo, cómo es que el apóstol Juan asegura que de su plenitud tomamos todos, y gracia por gracia.[5]

Si el hombre no fuera un ser espiritual, tampoco Jesús hubiera tenido la facultad de tomar forma de siervo, hecho semejante a los hombres,[6] pues su humanización habría significado la pérdida de su divinidad eternamente. Las naturalezas no pueden ser trastocadas, al hacerlo una se pierde en la otra.[7]

Adicionalmente, en las Escrituras hay suficientes registros de que el hombre es un ser espiritual; por ejemplo, tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento reconocen que el hombre no consiste en el cuerpo que posee (σῶμα, “cuerpo” o σαρξ “carne”), sino en una parte espiritual que trasciende la muerte física, la cual llaman alma o aliento (ψυχήν); en las Palabras de Jesús, la vida (ψυχήν) del hombre es la que llega hasta el infierno.[8]


El hombre es un ser espiritual pero atrapado dentro de una constitución física degradada por causa de la desobediencia. Adam y Eva fueron degradados el día que validaron su desobediencia, sus cuerpos físicos se convirtieron en cuerpos mortales, y perdieron todas sus facultades espirituales; sus cuerpos adoptaron la forma de aquel que los había engañado para muerte,[9] y quedaron sujetos a las disposiciones del reino que Satanás había establecido tras la rebelión;[10] este proceso es definido en la enseñanza del apóstol Pablo como el proceso de la sujeción a vanidad, es decir, lo espiritual sujeto a lo material.

Porque las criaturas sujetas fueron a vanidad, no de grado, mas por causa del que las sujetó con esperanza, Romanos 8:20

Es precisamente por causa de esta degradación física que el hombre es susceptible a contaminarse con las motivaciones espirituales de los seres angélicos que viven en abierta rebeldía ante Dios.

Mas el hombre animal no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque le son locura: y no las puede entender, porque se han de examinar espiritualmente. 1ra. Corintios 2:14

El apóstol Pablo destaca que en los aires opera una potestad que atrae a sí a hombres proclives a la misma naturaleza.

En que en otro tiempo anduvisteis conforme a la condición de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora obra en los hijos de desobediencia: Efesios 2:2

El hombre es por lo tanto un ser capaz de captar, adoptar y albergar toda presencia espiritual que se le acerque. Por razón de la desobediencia a la cual Adam dispuso someterse, el hombre es susceptible a ser seducido por toda presencia espiritual que le represente o le sugiera cambio de estatus.

El apóstol Pablo identifica también que hay dos tipos de contaminación: de carne y de espíritu. Nuestro propósito es destacar el peligro de las contaminaciones de espíritu, pueden trascender y convertirse en “posesiones” diabólicas.

ASI que, amados, pues tenemos tales promesas, limpiémonos de toda inmundicia de carne y de espíritu, perfeccionando la santificación en temor de Dios. 2da. Corintios 7:1

La contaminación en el espíritu del hombre no es otra cosa más que la presencia de formas espirituales que él captó y decidió adoptar y/o albergar. Captar significa “advertir”, es decir, la sensibilidad de advertir la presencia de formas espirituales en su entorno; adoptar significa “aprehender” usos, costumbres, hábitos y personalidad de las fuerzas espirituales sin entrar necesariamente en comunión con ellas, y finalmente, albergar, es el “matrimonio” que el hombre forma con este tipo de fuerzas, que en su naturaleza son fuerzas demoniacas. Estas “uniones” espirituales trascienden y se convierten en “ataduras”, y finalmente en “posesiones” que destruyen la vida de la persona.

Una contaminación es el índice de la presencia de fuerzas espirituales conviviendo en comunidad con el hombre. El concepto de la contaminación fue enseñado aun desde el Antiguo Testamento a través de la regulación de leyes que ordenaba cuidar de no participar de culto a muertos,[11] de no ingerir animales inmundos,[12] de no tener coito con mujer mientras padeciera de su periodo menstrual,[13] por el derramamiento de sangre inocente,[14] y por las practicas idolátricas.[15] El Nuevo Testamento explica a través de todos sus autores que la irrupción de estas leyes conduce a la persona a la exposición ante fuerzas demoniacas que gobiernan sobre ellos, en algunos casos sin que las personas se percaten de ello.

El apóstol Pablo instruye a los miembros de la comunidad de fe de Corinto que la tolerancia de las practicas rituales idolátricas pueden establecer presencia diabólica aun dentro de una iglesia, y ellos no advertirlo.

Antes digo que lo que los Gentiles sacrifican, a los demonios lo sacrifican, y no a Dios: y no querría que vosotros fueseis partícipes con los demonios. 21No podéis beber la copa del Señor, y la copa de los demonios: no podéis ser partícipes de la mesa del Señor, y de la mesa de los demonios. 1ra. Corintios 10:20—21

El apóstol Juan por su parte dictamina que todo aquel que pretende vivir fuera de la doctrina se hace participe con las conductas satánicas,

Cualquiera que se rebela, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios: el que persevera en la doctrina de Cristo, el tal tiene al Padre y al Hijo. 10 Si alguno viene a vosotros, y no trae esta doctrina, no lo recibáis en casa, ni le digáis: ­bienvenido! 11 Porque el que le dice bienvenido, comunica con sus malas obras. 2da. Juan 9-11

El apóstol Pedro de igual forma advierte también acerca del peligro espiritual que corren aquellos que no cuidan de evitarse caer en contaminación,

Ciertamente, si habiéndose ellos apartado de las contaminaciones del mundo, por el conocimiento del Señor y Salvador Jesucristo, y otra vez envolviéndose en ellas, son vencidos, sus postrimerías les son hechas peores que los principios. 2da. Pedro 2:20

En su esfuerzo por ayudar al crecimiento espiritual de las comunidades gentiles de fe, la iglesia de Jerusalén dispuso que se les exhortase acerca del peligro de continuar practicando las costumbres paganas a las que estaban acostumbrados,

Sino escribirles que se aparten de las contaminaciones de los ídolos, y de fornicación, y de ahogado, y de sangre. Hechos 15:20

La contaminación es medible.  En el libro de Genesis ante la explicación de Adam, de que estaba desnudo y que por eso se escondió de Dios,[16] su explicación determinó que Adam había comido del árbol de la ciencia del bien y del mal.

Y díjole: ¿Quién te enseñó que estabas desnudo? ¿Has comido del árbol de que yo te mandé no comieses? Génesis 3:11

En el caso de Simón el ex—mago de Samaria, el apóstol Pedro determinó por las palabras de Simón el grado de contaminación bajo el cual él se encontraba,

19 Diciendo: Dadme también a mí esta potestad, que a cualquiera que pusiere las manos encima, reciba el Espíritu Santo. 20 Entonces Pedro le dijo: Tu dinero perezca contigo, que piensas que el don de Dios se gane por dinero. 21 No tienes tú parte ni suerte en este negocio; porque tu corazón no es recto delante de Dios. Hechos 8:19-21

Aun los mismos discípulos sufrieron los efectos de contaminaciones satánicas. El caso cuando Pedro quiso corregir la decisión de Jesús de subir a Jerusalén,

Y él, volviéndose y mirando a sus discípulos, riñó a Pedro, diciendo: Apártate de mí, Satanás; porque no sabes las cosas que son de Dios, sino las que son de los hombres. Marcos 8:33

El caso de los hermanos, Jacobo y Juan,

53 Mas no le recibieron, porque era su traza de ir a Jerusalén. 54 Y viendo esto sus discípulos Jacobo y Juan, dijeron: Señor, ¿quieres que mandemos que descienda fuego del cielo, y los consuma, como hizo Elías? 55 Entonces volviéndose él, los reprendió, diciendo: Vosotros no sabéis de qué espíritu sois; Lucas 9:53-55

Estos y muchos otros casos muestran cómo a través de las palabras, a través de las intenciones, e incluso a través de las acciones de las personas mismas, puede medirse el grado de contaminación que la persona posee.


La contaminación espiritual que el hombre capta y/o porta se aloja en el vientre. El apóstol Pablo escribe a los filipenses y destaca el lugar donde se aloja la contaminación que la persona adquiere y/o posee.

Cuyo fin será perdición, cuyo dios es el vientre, y su gloria es en confusión; que sienten lo terreno. Filipenses 3:19

Pablo no está refiriéndose al estómago, la palabra que el apóstol utiliza en este texto es la palabra κοιλιά, mientras que la palabra “estomago” es a su vez la palabra στομαχον.[17] Se trata del “vientre”, es decir, el lugar donde se gesta la vida en una mujer,[18] aunque la Biblia identifica el mismo lugar también para el hombre como el lugar del asiento de capacidad de procrear.[19]

Con respecto al texto en mención, es un texto mal traducido en la mayoría las versiones modernas, en buena medida por falta del conocimiento de revelación de los traductores para poder entender a qué el apóstol estaba refiriéndose. Los traductores entendieron que Pablo estaba dándole vida al atributo de la persona con tendencia a la glotonería, y por eso usaron el verbo copulativo en su forma “es”; de hecho, hay versiones que traducen, “cuyo dios es su apetito”. Sin embargo Pablo no está identificando atributos y/o actividades de una persona glotona, sino identificando la ubicación del que alimenta su desvarío, es decir, identificando el asiento de su profanación; por lo tanto, la mejor traducción es usar el verbo en su forma “estar”; la forma gramatical en griego lo permite porque la expresión de Pablo está escrita usando dos sustantivos: ο θεος η κοιλια; se lee literalmente, Dios el vientre, no hay verbo que los una. Por eso, la mejor traducción es usando el verbo en su forma “estar”; así que, el texto debe leerse de la siguiente forma,

Cuyo fin será perdición, cuyo dios está en el vientre, y su gloria es en confusión; que sienten lo terreno.

La contaminación del espíritu del hombre se aloja en el vientre, y esto porque el vientre es el asiento del espíritu del hombre; Jesús enseñó sobre este tema en las siguientes Palabras,

El que cree en mí, como dice la Escritura, ríos de agua viva correrán de su vientre. Juan 7:38

Esta es la razón de por qué el apóstol Pablo habla de entrañas en sus epístolas, lo que él está destacando es el espíritucon el que la gente siente, y/o hace las cosas,

No estáis estrechos en nosotros, mas estáis estrechos en vuestras propias entrañas. 2da. Corintios 6:12

En este texto el apóstol está refiriéndose a que los pensamientos, sentimientos y acciones de estos creyentes hacia ellos son escasos en manifestaciones.


Y sus entrañas son más abundantes para con vosotros, cuando se acuerda de la obediencia de todos vosotros, de cómo lo recibisteis con temor y temblor. 2da. Corintios 7:15

En este texto el apóstol destaca lo desbordante de la pasión de Tito por los creyentes de Corinto.

De igual forma, un amor entrañable, o sencillamente amar con las entrañas es un amor espiritual que trasciende todo amor humano por sublime y abnegado que sea,

Porque Dios me es testigo de cómo os amo a todos vosotros en las entrañas de Jesús Cristo. Filipenses 1:8


POR tanto, si hay alguna consolación en Cristo; si algún refrigerio de amor; si alguna comunión del Espíritu; si algunas entrañas y misericordias, Filipenses 2:1


Vestíos pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañas de misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de tolerancia; Colosenses 3:12

Cuando el espíritu del hombre está contaminado, lo que brota de él establece contaminación en todo lo que desarrolla en su entorno.

Mas el que tuviere bienes de este mundo, y viere a su hermano tener necesidad, y le cerrare sus entrañas, ¿cómo está el amor de Dios en él? 1ra. Juan 3:17


El vehículo de toda contaminación que entra al hombre entra por la comida, no que la comida sea contaminada, pues ya sabemos que Jesús mismo estableció que no lo que entra en la boca contamina al hombre;[20] pero la comida es un vehículo que la transporta, ejemplo claro lo tenemos con Judas que mientras participaba de la cena de Pesaj, una cena que según el libro de Éxodo fue instituida como una cena de liberación,[21] y sin embargo, Satanás entró en él tras el bocado de comida.[22]

La comida tiene la capacidad de abrir el espíritu de la persona. Este principio fue establecido como vínculo de maldad por la serpiente en el Edén:

sabe Dios que el día que comiereis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como dioses. Génesis 3:5

Otra referencia similar aparece con Jonathan, el hijo del rey Saúl:

Empero Jonathan no había oído cuando su padre conjuró al pueblo, y alargó la punta de una vara que traía en su mano, y mojóla en un panal de miel, y llegó su mano a su boca; y sus ojos fueron aclarados. 28 Entonces habló uno del pueblo, diciendo: Tu padre ha conjurado expresamente al pueblo, diciendo: Maldito sea el hombre que comiere hoy manjar. Y el pueblo desfallecía. 29 Y respondió Jonathan: Mi padre ha turbado el país. Ved ahora cómo han sido aclarados mis ojos, por haber gustado un poco de esta miel: 30 ¿Cuánto más si el pueblo hubiera hoy comido del despojo de sus enemigos que halló? ¿No se habría hecho ahora mayor estrago en los Filisteos? I Samuel 14:27-30

De allí que, de antiguo se había estipulado por la Sabiduría del Espíritu de Dios, la necesidad de poner cuchillo en la garganta cuando se tiene de frente la oportunidad de comer en saciedad.[23] A la luz de esto mismo se recomienda tiempos anuales para evitarse de comer levadura,[24] se recomienda compartir el pan con el hambriento,[25] completar votos para dedicarse al Señor,[26] y aun el abstenerse de manjares predilectos durante tiempos determinados.[27]

¿Toda comida es vehículo para transportar fuerzas de las tinieblas? No, no toda comida es vehículo para portar fuerzas de las tinieblas. Las comidas transportadoras de fuerzas de las tinieblas están sujetas a ciertas consideraciones espirituales que las vuelven susceptibles para transportar espíritus inmundos.


  • Comida consagrada a ídolos en fiestas paganas.

Acerca, pues, de las viandas que son sacrificadas a los ídolos, sabemos que el ídolo nada es en el mundo, y que no hay más de un Dios…   7Mas no en todos hay esta ciencia: porque algunos con conciencia del ídolo hasta aquí, comen como sacrificado a ídolos; y su conciencia, siendo flaca, es contaminada. 1ra. Corintios 8:4—7

La apostasía está unida a la comida, aunque resulte inverosímil creerlo, pero es parte de las estrategias satánicas para contaminar a pueblos enteros. En el Antiguo Testamento se narra la apostasía en la que entró el pueblo de Israel por causa de un festival al que fueron invitados como estratagema sugerido por Balaam para hacerlos caer en idolatría,[28]

Y REPOSO Israel en Sittim, y el pueblo empezó a fornicar con las hijas de Moab: 2Las cuales llamaron al pueblo a los sacrificios de sus dioses: y el pueblo comió, é inclinóse a sus dioses. Números 25:1-2

En los escritos de los evangelios se proclama que en los últimos tiempos se multiplicará la actividad apostata; no se trata de una actividad eclesiástica sino de una actividad regional basada en prácticas rituales aceptadas social y religiosamente que incluyen la comida y la bebida.

38Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día que Noé entró en el arca, 39Y no conocieron hasta que vino el diluvio y llevó a todos, así será también la venida del Hijo del hombre. Mateo 24:38,39


28Asimismo también como fue en los días de Lot; comían, bebían, compraban, vendían, plantaban, edificaban; 29Mas el día que Lot salió de Sodoma, llovió del cielo fuego y azufre, y destruyó a todos: 30Como esto será el día en que el Hijo del hombre se manifestará. Lucas 17:28-30

Un especial cuidado deben tener las iglesias cuando “aceptan” y celebran festivales regionales, permiten el ingreso de contaminación apostata, y se someten a las potestades que operan en dichas regiones.

Merece una especial mención el caso de España, las iglesias y los ministerios establecidos en España deben saber enfrentar adecuadamente las potestades satánicas de la región. La evangelización de España no será posible hasta que no vean que el asiento de la contaminación apostata se encuentra en la multitud de festivales regionales que se celebran; las corridas de toro y los sacrificios de carne de animales como parte de la gastronomía propia de los festivales, unido todo con el vino que se ingiere es lo que le otorga fortaleza a las potestades satánicas que operan en el país.

México celebra un culto a la muerte, y su culto se acompaña con comida preparada para los muertos. México es uno de los países de altos niveles de brujería y hechicería, y está basado en el culto a los muertos. Pan con figuras alegóricas a los “difuntos”, atoles y demás otras celebraciones que aun la iglesia creyente ha tolerado, son la fortaleza de las potestades satánicas que operan en el país. La violencia de México es tan solo una expresión de las potestades satánicas que operan y que demandan sangre en la región.


  • Comida ingerida bajo algún estado emocional de crisis

Cuando una persona ingiere comida bajo un estado de ánimo de crisis, la persona “come” su propio estado, y se constituye en contaminación. Se trata de cualquier estado de ánimo bajo condiciones de crisis: angustia, dolor, resentimiento, sufrimiento, depresión. Estas crisis provocan que los espíritus que sustentan este tipo de estados de ánimo puedan ingresar sin ningún impedimento a través de la comida.

Empero si por causa de la comida tu hermano es contristado, ya no andas conforme a la caridad. No arruines con tu comida a aquél por el cual Cristo murió…    20No destruyas la obra de Dios por causa de la comida. Todas las cosas a la verdad son limpias: mas malo es al hombre que come con escándalo. Romanos 14:15—20


Airaos, y no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo; Efesios 4:26

Ahora podemos entender las palabras de David cuando escribió:

Aderezarás mesa delante de mí, en presencia de mis angustiadores: Ungiste mi cabeza con aceite: mi copa está rebosando. Salmos 23:5

Sencillamente lo que David está estableciendo es que él había depositado su confianza en el Señor, y que por su confianza en Él, su estado de ánimo no era alterado, mayormente cuando comía.


  • Comida cargada con perversidad y/o maldad

Este caso merece una especial atención. Se trata de comida preparada bajo la animosidad de quien la cocina; una persona que cocina comida y que tiene coraje por algo, o contra alguien, es comida que está recibiendo toda la “animosidad” de quien la cocina, al ser ingerida es portadora de una contaminación que puede incluso afectar la salud de quienes la comieron.

Cuando una persona cocina debe abstenerse de hacerlo bajo estados de animo incorrectos, y de todo pensamiento pervertido dirigido en contra de alguien, su estado de animo se transmite a través de la comida que cocina.

No es conveniente comer comida preparada por quien no conocemos, por eso escoger dónde comer cuando estamos fuera de casa es una tarea espiritual que demanda sensibilidad espiritual y no tan solo el gusto por la comida.

Bajo este principio opera todo tipo de alimento portador de hechicería; muchas personas han recibido hechizos a través de comida que han ingerido que ha sido cocinada por otras personas. No es conveniente aceptar comida en fechas donde se celebran festivales paganos, tales como Halloween, comidas con motivos de funerales, aun comidas con motivos de celebraciones de cumpleaños y bodas.

En resumen, las fortalezas espirituales tienden a fortalecerse con los años, con prácticas cíclicas, y con la implementación de comida y bebida durante su ejercicio. Las potestades que las promueven buscan introducir contaminación al espíritu del hombre. El apóstol Pablo reconoce que muchos hombres y mujeres de fe están dormidos espiritualmente, y todo por la contaminación que las tinieblas introdujeron en su seno,

29Porque el que come y bebe indignamente, juicio come y bebe para sí, no discerniendo el cuerpo del Señor. 30Por lo cual hay muchos enfermos y debilitados entre vosotros; y muchos duermen. 31Que si nos examinásemos a nosotros mismos, cierto no seríamos juzgados. 1ra. Corintios 11:29-31

El Espíritu de Dios está visitando pueblos enteros para despertar al ejército de Dios que por haberse quedado dormido no ha visto, ni ha impedido, que las fuerzas satánicas siembren cizaña apostata en las regiones.

Mas durmiendo los hombres, vino su enemigo, y sembró cizaña entre el trigo, y se fue. 26 Y como la hierba salió e hizo fruto, entonces apareció también la cizaña. 27 Y llegándose los siervos del padre de la familia, le dijeron: Señor, ¿no sembraste buena simiente en tu campo? ¿de dónde, pues, tiene cizaña? 28 Y él les dijo: Un hombre enemigo ha hecho esto. Y los siervos le dijeron: ¿Quieres, pues, que vayamos y la cojamos? Mateo 13: 25—28

 

 

 


Las citas bíblicas son tomadas de la Versión Reina-Valera Antigua, 1909 (RVA)

 

 


Pastor Pedro Montoya

Tel Cel. (407) 764-2699

Twitter: @pastormontoya

www.ministerioscristorey.com


[1] Genesis 1:26

[2] Juan 4:24

[3] Hebreos 1:3

[4] Deuteronomio 6:4

[5] Juan 1:16

[6] Filipenses 2:7

[7] Levítico 20:15

[8] Mateo 10:28

[9] 1ra. Corintios 15:49

[10] Romanos 6:16

[11] Levítico 21:1; Números 9:7

[12] Levítico 11

[13] Levítico 20:18; Ezequiel 18:6

[14] Números 35:32-34

[15] Levítico 18:27-29

[16] Genesis 3:10

[17] 1ra. Timoteo 5:23

[18] Deuteronomio 7:13; 28:4, 11 y 18

[19] Génesis 15:4

[20] Mateo 15:11

[21] Éxodo 12:12—14

[22] Juan 13:27

[23] Proverbios 23:2

[24] Éxodo 12:15

[25] Isaías 58:7

[26] Números 6:1-3

[27] Daniel 10:3

[28] Miqueas 6:5

…allí será el lloro y el crujir de dientes




La expresión no aparece ni una sola vez en la Septuaginta, lo cual descarta la posibilidad de que la expresión se haya acuñado y proceda de tiempo antiguo; tampoco aparece en otros escritos del Nuevo Testamento más que en los evangelios, y aparece exclusivamente en labios de Jesús, lo cual nos lleva a entender que la expresión fue acuñada por Jesús con un propósito didáctico, para establecer el paradero final de aquellos que atienden y/u obedecen a doctrinas apóstatas.

No es por lo tanto un dicho, o un modismo regional, sin embargo, quienes escucharon la expresión sabían a que Él se refería, y por la gravedad de la referencia a la que la expresión apela, debió de haber causado impacto en quienes lo escucharon.

La expresión “lloro y el crujir de dientes”, en griego, ο κλαυθμός και ο βρυγμος των οδοντών, es planteada por Jesús como una expresión que hace recordar lo abominable para Dios, y la vergüenza en la memoria del pueblo, de lo que fue la práctica observada por mucho tiempo de quemar vivos a los niños como parte del culto a los dioses cananeos Baal y Moloch,

Y edificaron alto a Baal, para quemar con fuego sus hijos en holocaustos al mismo Baal; cosa que no les mandé, ni hablé, ni me vino al pensamiento. Jeremías 19:5


E hicieron pasar a sus hijos y a sus hijas por fuego; y diéronse á adivinaciones y agüeros, y entregáronse a hacer lo malo en ojos de Jehová, provocándole a ira. 2 Reyes 17:17

El único lugar donde los habitantes de Jerusalén podían identificar como un lugar de lloro y crujir de dientes, era el sitio identificado como el Valle del hijo de Hinnom, lugar presentado por el escritor del evangelio de Marcos bajo el termino de “Gehenna”,

Y si tu mano te escandalizare, córtala: mejor te es entrar a la vida manco, que teniendo dos manos ir a la Gehenna, al fuego que no puede ser apagado; 44Donde su gusano no muere, y el fuego nunca se apaga. 45Y si tu pie te fuere ocasión de caer, córtalo: mejor te es entrar a la vida cojo, que teniendo dos pies ser echado en la Gehenna, al fuego que no puede ser apagado; 46Donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga. 47Y si tu ojo te fuere ocasión de caer, sácalo: mejor te es entrar al reino de Dios con un ojo, que teniendo dos ojos ser echado a la Gehenna; 48Donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga. Marcos 9:43-48

Gehenna es un hebraísmo usado para identificar el lugar donde el rey Manases, y los moradores de Jerusalén entera, sacrificaron a sus hijos en fuego en culto a Baal.

Y pasó sus hijos por fuego en el valle de los hijos de Hinnom; y miraba en los tiempos, miraba en agüeros, era dado a adivinaciones, y consultaba pythones y encantadores: subió de punto en hacer lo malo en ojos de Jehová, para irritarle. 2 Crónicas 33:6 (2 Reyes 21:6)


Y han edificado los altos de Topheth, que es en el valle del hijo de Hinnom, para quemar al fuego sus hijos y sus hijas, cosa que yo no les mandé, ni subió en mi corazón. Jeremías 7:31


Pues habiendo sacrificado sus hijos a sus ídolos, entrábanse en mi santuario el mismo día para contaminarlo: y he aquí, así hicieron en medio de mi casa. Ezequiel 23:39

Gehenna” es la transliteración de la palabra Gei Ben-Hinnom (ְּגֵ֣י בֶן־הִנֹּ֔ם), o sea, valle del hijo de Hinnom. La Gehenna, o valle del hijo de Hinnom, se constituyó en un lugar maldito debido no solo por la adoración idolátrica que allí se practicó, sino también porque en el tiempo de la deportación a babilonia, el lugar fue convertido en el lugar donde incineraron los cadáveres de los miles que murieron durante el sitio y la toma de Jerusalén,

Por tanto, he aquí vienen días, dice Jehová, que este lugar no se llamará más Topheth, ni Valle del hijo de Hinnom, sino Valle de la Matanza. 7Y desvaneceré el consejo de Judá y de Jerusalén en este lugar; y haréles caer a cuchillo delante de sus enemigos, y en las manos de los que buscan sus almas; y daré sus cuerpos para comida de las aves del cielo y de las bestias de la tierra: 8Y pondré a esta ciudad por espanto y silbo: todo aquel que pasare por ella se maravillará, y silbará sobre todas sus plagas. 9Y haréles comer la carne de sus hijos y la carne de sus hijas; y cada uno comerá la carne de su amigo, en el cerco y en el apuro con que los estrecharán sus enemigos y los que buscan sus almas. Jeremías 19:6-9

El término “Gehenna” no es la referencia directa al infierno, aunque por extensión es permitida; “Gehenna” es la referencia a la mortandad que significó la toma de Jerusalén por parte de Nabucodonosor, todo por causa de la idolatría y apostasía en la cual se envolvió el pueblo cuando decidieron integrar en su culto practicas de los dioses cananeos.

Ser echado en la Gehenna” significa correr la misma suerte de aquellos que se involucraron en las practicas rituales cananeas.

Ser echado en la Gehenna” es una confrontación por la falta de integridad de quienes caminan con ambigüedad permitiendo que una mano, un pie o un ojo sea escandalizado y propuesto como ocasión de caída. La conclusión del texto de Marcos marca la confrontación usando lo absurdo de que la sal pierde el sabor: Buena es la sal; mas si la sal fuere desabrida, ¿con qué la adobaréis?[1]

Ser echado en la Gehenna” hace recordar también las palabras de confrontación del profeta Elías al pueblo en otro tiempo similar de apostasía, el tiempo de apostasía introducida por Jezabel. El profeta Elías demandó: ¿Hasta cuándo claudicaréis vosotros entre dos pensamientos? Si Jehová es Dios, seguidle; y si Baal, id en pos de él.[2] Ser echado en la Gehenna significa correr la misma suerte de los 400 sacerdotes de Baal degollados por Elías,

Y díjoles Elías: Prended a los profetas de Baal, que no escape ninguno. Y ellos los prendieron; y llevólos Elías al arroyo de Cisón, y allí los degolló. 1 Reyes 18:40

Por lo tanto, “Gehenna”, y “lloro y el crujir de dientes” son dos expresiones que convergen en la misma enseñanza, la de mostrar históricamente el paradero de aquellos que se alejaron de la sana doctrina y buscaron en doctrinas idolátricas y apóstatas un suplemento de vida piadosa.

En ese sentido, tanto “Gehenna”, como “lloro y el crujir de dientes” son ambas un recordatorio del juicio que pesa sobre aquellos que no atienden el mandato de no contaminarse con las practicas paganas de gente que no conoce al Señor,

No sea hallado en ti quien haga pasar su hijo o su hija por el fuego, ni practicante de adivinaciones, ni agorero, ni sortílego, ni hechicero, Deuteronomio 18:10

La expresión fue acuñada por Jesús no solo para mostrar la angustia y el dolor de quienes pasan por la experiencia, sino más, para destacar la humillación de lo que significa para un hombre de fe, un hijo del Reino, ser echado en ese lugar.

El apóstol Pablo tomó tiempo para aconsejar al joven Timoteo acerca del riesgo que corre una congregación de fe por causa de gente que no tiene una adecuada doctrina de vida conforme a la piedad,

Si alguno enseña otra cosa, y no asiente a sanas palabras de nuestro Señor Jesucristo, y a la doctrina que es conforme a la piedad;… Porfías de hombres corruptos de entendimiento y privados de la verdad, que tienen la piedad por granjería: apártate de los tales. 1ra. Timoteo 6:3-5

El escritor del evangelio de Mateo recopiló una serie de enseñanzas pertenecientes a Jesús acerca de qué situaciones deben cuidarse para evitar quedar expuesto al juicio que viene tras “el lloro y crujir de dientes”.

La primera advertencia es sobre el valor de la vida de fe; “El lloro y crujir de dientes” aplica sobre quienes renuncian a la fe como forma de vida,

Mas los hijos del reino serán echados a las tinieblas de afuera: allí será el lloro y el crujir de dientes. Mateo 8:12

Los hijos del Reino, en principio el pueblo judío, son los que tienen las promesas y los pactos, pero como el apóstol Pablo estableció en la epístola a los Romanos, ellos no los encontraron porque no se acercaron a ellos con fe; en la misma enseñanza se establece que quienes se acerquen a ellos por fe, los ganarán y serán introducidos como miembros plenipotenciarios del Reino; los que no se acerquen por fe serán echados en la “Gehenna”, allí será “lloro y el crujir de dientes”.

Mas Israel que seguía la ley de justicia, no ha llegado a la ley de justicia. 32¿Por qué? Porque la seguían no por fe, mas como por las obras de la ley: por lo cual tropezaron en la piedra de tropiezo, 33Como está escrito: He aquí pongo en Sión piedra de tropiezo, y piedra de caída; Y aquel que creyere en ella, no será avergonzado. Romanos 9:31-33

Pero los hijos del Reino no solo se refiere al pueblo judío, sino incluye también a aquellos que una vez gustaron el don celestial, y recayeron,

Porque es imposible que los que una vez fueron iluminados y gustaron el don celestial, y fueron hechos partícipes del Espíritu Santo. 5Y asimismo gustaron la buena palabra de Dios, y las virtudes del siglo venidero, 6Y recayeron, sean otra vez renovados para arrepentimiento, crucificando de nuevo para sí mismos al Hijo de Dios, y exponiéndole á vituperio. Hebreos 6:4-6

Para ellos les espera una expectación de juicio, según expone también el escritor de la epístola de los Hebreos; a ellos también les aplica la asignación de que serán echados en la Gehenna,…   allí será el lloro y el crujir de dientes.

Porque si pecáremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda sacrificio por el pecado, 27Sino una horrenda esperanza de juicio, y hervor de fuego que ha de devorar a los adversarios. Hebreos 10:26-27

La segunda advertencia que se presenta es que “el lloro y crujir de dientes” es el juicio para aquellos que han actuado estableciendo escándalo para caída, y para aquellos que hacen iniquidad y/o establecen rebelión y división.

Y el enemigo que la sembró, es el diablo; y la siega es el fin del mundo, y los segadores son los ángeles. 40De manera que como es cogida la cizaña, y quemada al fuego, así será en el fin de este siglo. 41Enviará el Hijo del hombre sus ángeles, y cogerán de su reino todos los escándalos, y los que hacen iniquidad, 42Y los echarán en el horno de fuego: allí será el lloro y el crujir de dientes. Mateo 13:39-42

La tercera advertencia que se presenta es que “el lloro y crujir de dientes” es el juicio para aquellos que han actuado estableciendo maldad a través de sus actos; es el juicio para los hacedores de maldad,

Así será al fin del siglo: saldrán los ángeles, y apartarán a los malos de entre los justos, 50Y los echarán en el horno del fuego: allí será el lloro y el crujir de dientes. Mateo 13:49-50

La cuarta advertencia que se presenta es que el “el lloro y crujir de dientes” es el juicio para aquellos que no tienen una actitud alineada con los principios del Reino,

Y le dijo: Amigo, ¿cómo entraste aquí no teniendo vestido de boda? Mas él cerró la boca. 13Entonces el rey dijo a los que servían: Atado de pies y de manos tomadle, y echadle en las tinieblas de afuera: allí será el lloro y el crujir de dientes. Mateo 22:12-13

Esto lo que significa es que hay obreros del Reino que trabajan conforme a su propia interpretación de la Voluntad de Dios, es decir, obreros que operan conforme a lo que ellos consideran que es la Voluntad de Dios y no conforme a lo que Dios ha demandado que se debe hacer; el escritor del evangelio de Mateo ofrece una explicación de lo que significa trabajar bajo una interpretación de lo que se considera la Voluntad de Dios,

No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos: mas el que hiciere la voluntad de mi Padre que está en los cielos. 22Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre lanzamos demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? 23Y entonces les protestaré: Nunca os conocí; apartaos de mí, obradores de maldad. Mateo 7:21-23

La quinta advertencia que se presenta es que “lloro y el crujir de dientes” es el juicio sobre aquellos que operan en negligencia acerca de sus convicciones, aquellos que menosprecian la Salvación y que miran en la Gracia un margen de error para hacer lo que no conviene; es el juicio para los que operan en libertinaje. “El lloro y el crujir de dientes” se presenta como un lamento por no participar de aquello para lo cual habían sido designados; es un lamento por haber perdido la oportunidad de disfrutar aquello para lo cual fueron preparados,

Y si aquel siervo malo dijere en su corazón Mi señor se tarda en venir: 49Y comenzare a herir a sus consiervos, y aun a comer y a beber con los borrachos; 50Vendrá el señor de aquel siervo en el día que no espera, y a la hora que no sabe, 51Y le cortará por medio, y pondrá su parte con los hipócritas: allí será el lloro y el crujir de dientes. Mateo 24:48-51

La sexta advertencia que se presenta es que “lloro y el crujir de dientes” es el lamento de aquellos que no serán admitidos para participar de las bodas del Cordero, por causa de no haber cuidado la dignidad de su función ministerial,

Y mientras que ellas iban a comprar, vino el esposo; y las que estaban apercibidas, entraron con él a las bodas; y se cerró la puerta. 11Y después vinieron también las otras vírgenes, diciendo: Señor, Señor, ábrenos. 12Mas respondiendo él, dijo: De cierto os digo, que no os conozco. Mateo 25:10-12

La séptima advertencia que se presenta es que “lloro y el crujir de dientes” es el lamento de aquellos que no supieron valorar la obra del Señor y su posición dentro de él,

Y llegando también el que había recibido un talento, dijo: Señor, te conocía que eres hombre duro, que siegas donde no sembraste, y recoges donde no esparciste; 25Y tuve miedo, y fui, y escondí tu talento en la tierra: he aquí tienes lo que es tuyo. 26Y respondiendo su señor, le dijo: Malo y negligente siervo, sabías que siego donde no sembré y que recojo donde no esparcí;… 30Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera: allí será el lloro y el crujir de dientes. Mateo 25:24-30


¿A qué época pertenece este juicio que Jesús plantea con estas expresiones?

La expresión “el lloro y crujir de dientes” no solo es una expresión emblemática de la doctrina de los juicios de Dios, es una expresión que identifica una época en particular al final de la historia de la generación adámica.

Este juicio es a la venida de Jesús, justo antes de comenzar el reinado milenial, al comienzo de las bodas del Cordero. No se debe confundir con el juicio del Gran Trono Blanco, pues ese es el juicio final, al cabo de los mil años. En las enseñanzas presentadas por Juan el Bautista se descubre que este tiempo es a su venida, cuando Él es establecido como Rey de toda la tierra,

Su aventador en su mano está, y aventará su era: y allegará su trigo en el alfolí, y quemará la paja en fuego que nunca se apagará. Mateo 3:12


Cuyo bieldo está en su mano, y limpiará su era, y juntará el trigo en su alfolí, y la paja quemará en fuego que nunca se apagará. Lucas 3:17

Observemos cómo Mateo y Lucas hacen referencia al fuego que nunca se apagará, que como lo vimos anteriormente, pertenece a la misma escena de las enseñanzas con respecto a la “Gehenna”.

Por otro lado, si se nota bien, la acción referida por Juan el Bautista hace referencia al gobierno de Jesús sobre su pueblo, y el único tiempo del cual la Biblia nos da testimonio de esa acción, es durante el reinado milenial, que según el libro de Apocalipsis, es el tiempo cuando Jesús regirá sobre la tierra con “vara de hierro”.

Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos, y les fue dado juicio; y vi las almas de los degollados por el testimonio de Jesús, y por la palabra de Dios, y que no habían adorado la bestia, ni a su imagen, y que no recibieron la señal en sus frentes, ni en sus manos, y vivieron y reinaron con Cristo mil años. Apocalipsis 20:4


Quebrantarlos has con vara de hierro: Como vaso de alfarero los desmenuzarás. Salmo 2:9


Y las regirá con vara de hierro, y serán quebrantados como vaso de alfarero, como también yo he recibido de mi Padre: Apocalipsis 2:27


Y ella parió un hijo varón, el cual había de regir todas las gentes con vara de hierro: y su hijo fue arrebatado para Dios y a su trono. Apocalipsis 12:5


Y de su boca sale una espada aguda, para herir con ella las gentes: y él los regirá con vara de hierro; y él pisa el lagar del vino del furor, y de la ira del Dios Todopoderoso. Apocalipsis 19:15

Así que está claro, es la época que se inicia justo a su venida. Además, tenemos el testimonio mismo de Jesús. Cuando Jesús explicó la parábola del trigo y la cizaña, Jesús destacó que tal acción, la de quemar la cizaña al fuego, es justamente en el fin del siglo:

39Y el enemigo que la sembró, es el diablo; y la siega es el fin del mundo, y los segadores son los ángeles. 40De manera que como es cogida la cizaña, y quemada al fuego, así será en el fin de este siglo. 41Enviará el Hijo del hombre sus ángeles, y cogerán de su reino todos los escándalos, y los que hacen iniquidad, 42Y los echarán en el horno de fuego: allí será el lloro y el crujir de dientes. Mateo 13:39-42

Así que, queda claro que el tiempo al cual se hace referencia con la expresión “lloro y el crujir de dientes” es al final de la historia adámica, al regreso de Jesús a la tierra, previo al establecimiento del reinado milenial, propiamente hablando, es el juicio con el que se dará inicio a las bodas del Cordero.

El lloro y el crujir de dientes es la época de tiempo que le tome a los ángeles del Apocalipsis verter las siete copas de la ira de Dios. Mientras en la tierra se están vertiendo las copas de la ira, en Jerusalén se estará desarrollando el evento privado de las bodas del Cordero, y muchos que fueron llamados a las bodas no podrán entrar, porque fueron siervos malos y negligentes, porque negaron la eficacia de la fe, y porque pusieron su mano en el arado pero miraron atrás. ¿Entiende ahora por que se le llama lloro y crujir de dientes?

 

 


Las citas bíblicas son tomadas de la Versión Reina-Valera Antigua, 1909 (RVA)


Pastor Pedro Montoya

Tel Cel. (407) 764-2699

Twitter: @pastormontoya

http://www.ministerioscristorey.com

[1] Marcos 9:50

[2] 1 Reyes 18:21

¿Qué es la Maldición?




Y al hombre dijo: Por cuanto obedeciste a la voz de tu mujer, y comiste del árbol de que te mandé diciendo, No comerás de él; maldita será la tierra por amor de ti; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida;   Génesis 3:17

La maldición entró en el mundo por causa de la rebelión que Adam y Eva iniciaron en contra del proceso de vida que Jehová-Dios había establecido en Edén.

Aunque en el texto de Génesis 3:17 aparece como una acción divina, es decir, Dios maldiciendo la tierra, la maldición es la consecuencia del trastorno en la Creación que significó la interrupción de la instrucción divina por parte de Adam y Eva.

Resistirse a continuar con la instrucción divina provocó que la tierra no fuera capaz de ejecutar adecuadamente la potencia de la Palabra, y vio Dios que era bueno, palabra con la cual se había certificado que la Creación fue diseñada para traer bienestar al hombre.

La maldición se potencia por la palabra hablada, y se presenta en forma de formulación de mal, que detiene el proceso de funcionamiento original de la Creación.

En palabras del apóstol Pablo, la maldición es una condición de sujeción a vanidad,

Porque las criaturas sujetas fueron a vanidad, no de grado, mas por causa del que las sujetó con esperanza, Romanos 8:20

La maldición es un estado de degradación física y espiritual en el que entra una persona o una región, en virtud de la declaración de maldición que sobre ella ha recaído. La maldición trastorna el bienestar del hombre.

La maldición se fundamenta en el poder de la palabra, según el mismo apóstol Santiago lo confirma,

Y la lengua es un fuego, un mundo de maldad. Así la lengua está puesta entre nuestros miembros, la cual contamina todo el cuerpo, e inflama la rueda de la creación, y es inflamada del infierno. Santiago 3:6

La maldición también se adquiere por participar de las mismas condiciones que llevaron a una persona o a una región a estar bajo estado de maldición.

Si alguno viene a vosotros, y no trae esta doctrina, no lo recibáis en casa, ni le digáis: ¡bienvenido! 11Porque el que le dice bienvenido, comunica con sus malas obras. 2da. Juan 10,11

Las palabras que se usan en la Biblia para referirse a la maldición, son dos, la primera, אֲרוּרָה (aruráh), cuya raíz, ארר (arar), significa la acción de maldecir, es el término que aparece en Génesis 3:17.

En este contexto el significado es, la tierra se convierte en maldita según las ejecutorias de quien la habita, y te devolverá la maldición que sembraste en ella.

La segunda palabra, קְלָלָה (kelalah), se refiere al texto de la maldición en sí. Este es el término que aparece en los textos de Deuteronomio para referirse a la maldición que recaerá sobre los que no siguen los mandamientos del Señor.

La maldición nunca llega sin una causa real que la permita. Este principio se destaca en la historia de contratación de Balaam por Balaac para maldecir a Israel:

¿Por qué maldeciré yo al que Dios no maldijo? ¿Y por qué he de execrar al que Jehová no ha execrado? Números 23:8

El libro de Proverbios lo establece claramente,

Como el gorrión en su vagar, y como la golondrina en su vuelo, Así la maldición sin causa nunca vendrá. Proverbios 26:2

En el texto de la descripción de la participación de Balaam se destaca que la maldición viene por causa de la idolatría y de las prácticas paganas,

Porque en Jacob no hay agüero, Ni adivinación en Israel: Como ahora, será dicho de Jacob y de Israel: ¡Lo que ha hecho Dios! Números 23:23

En resumen, aunque la maldición tiene acceso al hombre y puede trastocar su bienestar en el lugar donde viva, la maldición está sujeta y condicionada a las acciones de quien la recibe.

Quizá me tentará mi padre, y me tendrá por burlador, y traeré sobre mí maldición y no bendición. Génesis 27:12

No solo las personas pueden recibir maldición, y constituirse en malditas; los pueblos pueden recibir maldición y constituirse en ciudades y regiones malditas.

Los pueblos, las ciudades, las regiones se consideran como una extensión de la vida de sus habitantes. Las acciones de los habitantes faculta que las regiones queden expuestas a maldición.

Los siguientes ejemplos lo muestran claramente. El primer caso es el caso de Caín en torno a la ciudad que construyó sobre su generación,

Ahora pues, maldito seas tú de la tierra que abrió su boca para recibir la sangre de tu hermano de tu mano: 12Cuando labrares la tierra, no te volverá a dar su fuerza: errante y extranjero serás en la tierra. 13Y dijo Caín a Jehová: Grande es mi iniquidad para ser perdonada. 14He aquí me echas hoy de la faz de la tierra, y de tu presencia me esconderé; y seré errante y extranjero en la tierra; y sucederá que cualquiera que me hallare, me matará. 15Y respondióle Jehová: Cierto que cualquiera que matare a Caín, siete veces será castigado. Entonces Jehová puso señal en Caín, para que no lo hiriese cualquiera que le hallara.                 Génesis 4:11-15

Puede observarse que tanto la región de Nod, como la ciudad de Henoch que Caín fundó, se constituyeron en una zona bajo maldición, en la que predominó la violencia.

La maldición establecida por Caín generó un ambiente propicio para que sus habitantes forjaran personalidades malditas, es el caso de Lamech, quinto descendiente en línea directa de Caín.

Y dijo Lamech a sus mujeres: Ada y Zilla, oid mi voz; Mujeres de Lamech, escuchad mi dicho: Que varón mataré por mi herida, Y mancebo por mi golpe: 24Si siete veces será vengado Caín, Lamech en verdad setenta veces siete lo será. Génesis 4:23,24

La maldición genera estilos y conductas de vida social, estilos malditos, que alejan a las personas de Dios. Vemos en Lamech un incremento de maldad y violencia. Sobre ese estilo de vida se construyen rituales sexuales unidos estrechamente con la actividad idolátrica y formas religiosas.

El caso de la maldición de la región de Canaán, es otro ejemplo. La maldición entró en la zona por causa de Cam, el hijo de Noé, quien se constituyó en el iniciador de la raza camítica,

Y dijo: Maldito sea Canaán; Siervo de siervos será a sus hermanos. Génesis 9:25

En el caso de la ciudad de Jericó, la maldición entró a causa de la idolatría y apostasía que allí se desarrolló. Fue Josué quien interpuso maldición para evitar su reconstrucción.

Y en aquel tiempo Josué les juramentó diciendo: Maldito delante de Jehová el hombre que se levantare y reedificare esta ciudad de Jericó. En su primogénito eche sus cimientos, y en su menor asiente sus puertas. Josué 6:26

Todos estos ejemplos nos ilustran cómo las poblaciones, las ciudades, las regiones quedan expuestas a la maldición por causa de quienes fueron sus fundadores, o sus habitantes.

El peso de maldición sobre una región se mantiene aun cuando los precursores de las poblaciones en ellas construidas hayan desaparecido. La revocación de la maldición sobre una región no puede ser quitada por una declaración contraria a la maldición establecida, es necesario actuar conforme al protocolo de liberación que Dios ha establecido.


Todas las citas bíblicas son tomadas de la Biblia versión Antigua (RVA1909)

 

 


Pastor Pedro Montoya

Tel Cel. (407) 764-2699

Twitter: @pastormontoya

http://www.ministerioscristorey.com

La Base de la Maldición es la Adoración Idolátrica




El hombre antiguo descubrió que para poder gobernar e imponerse sobre sus contemporáneos necesitaba de fuerza sobrenatural, descubrió que su fuerza se incrementaba en la medida que desarrollaba ceremonias culticas cada vez más complejas. Es así como desde la antigüedad descubrimos la dedicación a deidades específicas en centros ceremoniales regionales tales como se menciona en referencia a Balac y Balaam.

El escrito del libro de Números menciona, los altos de Baal (bamot-Baal: בָּמֹות בָּעַל),[i] el campo de Zophim (sadeh Tsophiym: שְׂדֵה צֹפִים),[ii] en la cumbre del Pizga; la cumbre de Peor (rosh haPeor: רֹאשׁ הַפְּעֹור);[iii] y finalmente, baal-Peor (baal Peor: בַעַל פְּעֹור),[iv] este último, un sitio de adoración idolátrica que incluía rituales sexuales, de procreación, en recordación de cómo las hijas de Lot levantaron descendencia de su padre. Para este tiempo, las hijas de Moab son un grupo de sacerdotisas consagradas a Baal por las cuales se abría puertas espirituales a la abundancia agrícola y militar. Esto explica el nombre de la deidad: Pe-or, cuyo significado es brecha, apertura.

Entenderemos ahora lo vital del mandamiento y la necesidad de obediencia que Jehová Dios demandó del pueblo cuando le entregó la instrucción de cómo trabajar este asunto:

ESTOS son los estatutos y derechos que cuidaréis de poner por obra, en la tierra que Jehová el Dios de tus padres te ha dado para que la poseas, todos los días que vosotros viviereis sobre la tierra. 2 Destruiréis enteramente todos los lugares donde las gentes que vosotros heredareis sirvieron a sus dioses, sobre los montes altos, y sobre los collados, y debajo de todo árbol espeso: 3 Y derribaréis sus altares, y quebraréis sus imágenes, y sus bosques consumiréis con fuego: y destruiréis las esculturas de sus dioses, y extirparéis el nombre de ellas de aquel lugar. Deuteronomio 12:1-3

La instrucción que Jehová le entrega al pueblo por intermedio de Moisés, es que deben destruir estos sitios ceremoniales porque de no hacerlo, los demonios entronados por ellos tomarán autoridad sobre el pueblo. La historia sagrada lo confirma, encontramos como ejemplo los casos referidos por el libro de Jueces, donde constantemente se dice, dejaron a Jehová, y producto de esto, los robadores los despojaron.

11Y los hijos de Israel hicieron lo malo en ojos de Jehová, y sirvieron a los Baales: 12Y dejaron a Jehová el Dios de sus padres, que los había sacado de la tierra de Egipto, y fuéronse tras otros dioses, los dioses de los pueblos que estaban en sus alrededores, a los cuales adoraron; y provocaron a ira a Jehová. 13Y dejaron a Jehová, y adoraron a Baal y a Astaroth. 14Y el furor de Jehová se encendió contra Israel, el cual los entregó en manos de robadores que los despojaron, y los vendió en manos de sus enemigos de alrededor: y no pudieron parar más delante de sus enemigos. Jueces 2:11-14

En la idolatría se mueven fuerzas demoniacas que provocan ataduras y enfermedad en quienes la practican, pese a que las personas acuden a ellos para adquirir prosperidad. Jacob abrigó ídolos en su casa, y tuvo acceso a prácticas agoreras,[v] cuando residió en los terrenos de Laban, su suegro:

Y Labán había ido a trasquilar sus ovejas: y Rachêl hurtó los ídolos de su padre…  Y tomó Rachêl los ídolos, y púsolos en una albarda de un camello, y sentóse sobre ellos: y tentó Labán toda la tienda y no los halló…  Y ella dijo a su padre: No se enoje mi señor, porque no me puedo levantar delante de ti; pues estoy con la costumbre de las mujeres. Y él buscó, pero no halló los ídolos. Génesis 31:19, 34, 35

Años más tarde Dios le conmina a deshacerse de ellos pues la presencia de ellos entre su familia le otorga derecho a sus enemigos a perseguirlos:

Y DIJO Dios a Jacob: Levántate, sube a Beth-el, y estáte allí; y haz allí un altar al Dios que te apareció cuando huías de tu hermano Esaú. 2 Entonces Jacob dijo a su familia y a todos los que con él estaban: Quitad los dioses ajenos que hay entre vosotros, y limpiaos, y mudad vuestros vestidos. 3 Y levantémonos, y subamos a Beth-el; y haré allí altar al Dios que me respondió en el día de mi angustia, y ha sido conmigo en el camino que he andado. 4 Así dieron a Jacob todos los dioses ajenos que había en poder de ellos, y los zarcillos que estaban en sus orejas; y Jacob los escondió debajo de una encina, que estaba junto a Sichêm. Génesis 35:1-3

Aunque Jehová Dios aborrece la actitud idolátrica, pues también sobre esto Moisés dio instrucción al respecto.

No os volveréis a los ídolos, ni haréis para vosotros dioses de fundición: Yo Jehová vuestro Dios. Levítico 19.4


NO haréis para vosotros ídolos, ni escultura, ni os levantaréis estatua, ni pondréis en vuestra tierra piedra pintada para inclinaros a ella: porque yo soy Jehová vuestro Dios. Levítico 26.1

Es la institucionalización de la actividad idolátrica a través de sitios ceremoniales la que Dios condena, y por la cual viene su ira, pues el establecimiento de la vida cultica y litúrgica, idolátrica y sacrificial, a otras deidades, provoca a ira a Dios.

De esto nos dan testimonio los escritos proféticos. Una y otra vez se lee en los escritos históricos y proféticos la reprensión de que es necesario volverse a Jehová.[vi]

La instrucción de destruir los sitios ceremoniales dada y dejada plasmada en los escritos de Moisés no fue llevada a cabo pues después de la muerte de Moisés y Josué, el pueblo institucionalizó centros ceremoniales a las deidades cananeas de los pueblos vecinos. Encontramos las siguientes referencias del libro de los Jueces:

13Y dejaron a Jehová, y adoraron a Baal y a Astaroth. Jueces 2:13


6Mas los hijos de Israel tornaron a hacer lo malo en los ojos de Jehová, y sirvieron a los Baales y a Astaroth, y a los dioses de Siria, y a los dioses de Sidón, y a los dioses de Moab, y a los dioses de los hijos de Ammón, y a los dioses de los Filisteos: y dejaron a Jehová, y no le sirvieron. Jueces 10:6

En el primer libro de Samuel quedó plasmada la demanda del profeta al pueblo de que se alejara de esa práctica ritual:

3Y habló Samuel a toda la casa de Israel, diciendo: Si de todo vuestro corazón os volvéis a Jehová, quitad los dioses ajenos y a Astaroth de entre vosotros, y preparad vuestro corazón a Jehová, y a sólo él servid, y os librará de mano de los Filisteos. 4Entonces los hijos de Israel quitaron a los Baales y a Astaroth, y sirvieron a solo Jehová. I Samuel 7:3,4


10 Y ellos clamaron a Jehová, y dijeron: Pecamos, que hemos dejado a Jehová, y hemos servido a los Baales y a Astaroth: líbranos pues ahora de la mano de nuestros enemigos, y te serviremos. I Samuel 12:10

Durante el tiempo de la monarquía también se institucionalizó la adoración idolátrica, y se construyeron centros ceremoniales.

Jeroboam, el primer rey del reino del norte, luego de la división del reino, constituyó centros ceremoniales para contrarrestar la influencia del Templo de Jerusalem, y el texto bíblico reconoce que su práctica idolátrica dio lugar al establecimiento de demonios:

Jeroboam… Y él se hizo sacerdotes para los altos, y para los demonios, y para los becerros que él había hecho. II Crónicas 11.14, 15

Salomón construyó sitios ceremoniales a deidades cananeas de Moab, Ammón, Idumea, Sidón y Heth.[vii] Estos sitios ceremoniales fueron construidos justo en el monte de los Olivos, frente a Jerusalén. Se destaca en el relato del primer libro de Reyes los sitios ceremoniales a las deidades cananeas Astaroth, Milcom y Chemos:

5Porque Salomón siguió a Astaroth, diosa de los Sidonios, y a Milcom, abominación de los Ammonitas. 6 E hizo Salomón lo malo en los ojos de Jehová, y no fue cumplidamente tras Jehová como David su padre. 7 Entonces edificó Salomón un alto a Chêmos, abominación de Moab, en el monte que está enfrente de Jerusalem; y a Moloch, abominación de los hijos de Ammón. 8 Y así hizo para todas sus mujeres extranjeras, las cuales quemaban perfumes, y sacrificaban a sus dioses. I Reyes 11:5-8

El relato descubre que no se trató de una actividad personal, individual, aislada, sino de un culto institucional de su reinado:

33 Por cuanto me han dejado, y han adorado a Astharoth diosa de los Sidonios, y a Chêmos dios de Moab, y a Moloch dios de los hijos de Ammón; y no han andado en mis caminos, para hacer lo recto delante de mis ojos, y mis estatutos, y mis derechos, como hizo David su padre. I Reyes 11:33

Para el tiempo de la deportación del reino del norte el sincretismo de Samaria había perdido todo nexo con el judaísmo, se desarrolló en su lugar una religión nueva, basada en una mezcla de rituales provenientes de regiones vecinas, religión que posteriormente sería practicada por los samaritanos:

28 Y vino uno de los sacerdotes que habían trasportado de Samaria, y habitó en Beth-el, y enseñóles cómo habían de temer a Jehová. 29 Mas cada nación se hizo sus dioses, y pusiéronlos en los templos de los altos que habían hecho los de Samaria; cada nación en su ciudad donde habitaba. 30 Los de Babilonia hicieron a Succoth-benoth, y los de Cutha hicieron a Nergal, y los de Hamath hicieron a Asima; 31 Los Heveos hicieron a Nibhaz y a Tharthac; y los de Sepharvaim quemaban sus hijos al fuego a Adra-melech y a Anamelech, dioses de Sepharvaim. 32 Y temían a Jehová; e hicieron del pueblo bajo sacerdotes de los altos, quienes sacrificaban para ellos en los templos de los altos. 33 Temían a Jehová, y honraban a sus dioses, según la costumbre de las gentes de donde habían sido trasladados. 34 Hasta hoy hacen como primero; que ni temen a Jehová, ni guardan sus estatutos, ni sus ordenanzas, ni hacen según la ley y los mandamientos que prescribió Jehová a los hijos de Jacob, al cual puso el nombre de Israel. II Reyes 17:28-34

Para el tiempo del rey Achaz, duodécimo rey de Judá, Jerusalén entera había sido convertida en una ciudad con centros de adoración a diferentes deidades. Los escritos del segundo libro de Reyes enfatizan que Achaz introdujo influencia asiria en el culto a Jehová.

10 Y fue el rey Achâz a encontrar a Tiglath-pileser rey de Asiria en Damasco; y visto que hubo el rey Achâz el altar que estaba en Damasco, envió a Urías sacerdote el diseño y la descripción del altar, conforme a toda su hechura. 11 Y Urías el sacerdote edificó el altar; conforme a todo lo que el rey Achâz había enviado de Damasco, así lo hizo el sacerdote Urías, entre tanto que el rey Achâz venía de Damasco. 12 Y luego que vino el rey de Damasco, y hubo visto el altar, acercóse el rey a él, y sacrificó en él; 13 Y encendió su holocausto, y su presente, y derramó sus libaciones, y esparció la sangre de sus pacíficos junto al altar. II Reyes 16:10-13

Fue durante el reinado de Ezechías que vino una primera restauración del culto a Jehová. Ezechías destruyó los centros ceremoniales que Achaz, su padre, había levantado, incluyendo la adoración a la serpiente de metal construida por Moisés.[viii] Rompió con la influencia de Asiria y restableció el culto único a Jehová. Sin embargo, no quitó los centros ceremoniales levantados por Salomón a las deidades de Astharoth, abominación de los Sidonios, y a Chêmos abominación de Moab, y a Milcom abominación de los hijos de Ammón. Fue su bisnieto, Josías, dieciseisavo rey de Judá quien los destruyó por completo.[ix]

La restauración traída por Ezechías duró poco tiempo, un promedio de veintinueve años,[x] pues su sucesor, su hijo Rey Manases, restauró y reconstruyó nuevamente todos los sitios ceremoniales que Ezechias había destruido, y aumentó aún más la actividad ceremonial idolátrica, pues construyó centros rituales con las costumbres conservadas y practicadas durante el reinado del rey Achab.

3 Porque él volvió a edificar los altos que Ezechîas su padre había derribado, y levantó altares a Baal, e hizo bosque, como había hecho Achâb rey de Israel: y adoró a todo el ejército del cielo, y sirvió a aquellas cosas. 4 Asimismo edificó altares en la casa de Jehová, de la cual Jehová había dicho: Yo pondré mi nombre en Jerusalem. 5 Y edificó altares para todo el ejército del cielo en los dos atrios de la casa de Jehová. 6 Y pasó a su hijo por fuego, y miró en tiempos, y fue agorero, e instituyó pythones y adivinos, multiplicando así el hacer lo malo en ojos de Jehová, para provocarlo a ira. 7 Y puso una entalladura del bosque que él había hecho, en la casa de la cual había Jehová dicho a David y a Salomón su hijo: Yo pondré mi nombre para siempre en esta casa, y en Jerusalem, a la cual escogí de todas las tribus de Israel. II Reyes 21:3-7

El tiempo de Rey Manases fue el tiempo más idolátrico de Judá o reino del sur, porque en él es donde aún el mismo Templo fue convertido en un centro ceremonial, con cámaras específicas para deidades paganas, una en particular dedicada a Ashera.

El verso siete de ese mismo texto dice: Y puso una entalladura del bosque que él había hecho. El término traducido al español como bosque es la palabra hebrea Ashera (אֲשֶׁר). Así que el texto debe leerse, entonces: Y puso una entalladura de Ashera que él había hecho.

El texto en realidad describe la integración de una talla de artífice, un tótem, de la diosa cananea Ashera. De esto el libro del profeta Jeremías da testimonio, cuando escribe:

Que dicen al leño: Mi padre eres tú; y a la piedra: Tú me has engendrado: pues me volvieron la cerviz, y no el rostro; y en el tiempo de su trabajo dicen: Levántate, y líbranos. Jeremías 2.27


Y sucedió que por la liviandad de su fornicación la tierra fue contaminada, y adulteró con la piedra y con el leño.   Jeremías 3.9


3 Porque las ordenanzas de los pueblos son vanidad: porque leño del monte cortaron, obra de manos de artífice con azuela. 4 Con plata y oro lo engalanan; con clavos y martillo lo afirman, para que no se salga. 5 Como palma lo igualan, y no hablan; son llevados, porque no pueden andar. No tengáis temor de ellos; porque ni pueden hacer mal, ni para hacer bien tienen poder.  Jeremías 10:3-5


8 Y todos se infatuarán, y entontecerán. Enseñanza de vanidades es el mismo leño. 9 Traerán plata extendida de Tarsis, y oro de Uphaz; obrará el artífice, y las manos del fundidor; vestiránlos de cárdeno y de púrpura: obra de peritos es todo.         Jeremías 10:8,9

Esta descripción del profeta Jeremías también encuentra apoyo en el relato de la visión del profeta Ezequiel:

3Y aquella semejanza extendió la mano, y tomóme por las guedejas de mi cabeza; y el espíritu me alzó entre el cielo y la tierra, y llevóme en visiones de Dios a Jerusalem, a la entrada de la puerta de adentro que mira hacia el aquilón, donde estaba la habitación de la imagen del celo, la que hacía celar. Ezequiel 8:3

Aunque el texto del segundo libro de Reyes nos descubrió que Rey Manases introdujo una figura de Ashera, a la cual el profeta Ezequiel se refiere como la imagen del celo, la forma de cómo Ezequiel presenta el dato nos ayuda a entender el ritual que dentro del Templo se le ofrecía a esta deidad.

Se trataba de una cámara —la habitación de la imagen del celo— donde había sido colocado la entalladura de Ashera cuyo ritual exigía que se comiera en su presencia lo que hubiera sido sacrificado o dedicado a Jehová.

Descubrimos la liturgia de este ritual por la enseñanza que el apóstol Pablo plantea a los Corintos en su primera epístola en torno al tema de la cena del Señor.[xi] En la confrontación que el apóstol les hace acerca de no podéis beber la copa del Señor, y la copa de los demonios: no podéis ser partícipes de la mesa del Señor, y de la mesa de los demonios, el apóstol hace uso de la expresión provocar a celo al Señor, que si la comparamos con la visión de Ezequiel, veremos que es similar a la que Ezequiel utiliza para identificar este ídolo: la imagen del celo, la que hacía celar.

En el contexto de la enseñanza de la cena del Señor, Pablo advierte que se ha desarrollado una dinámica peligrosa: hay quienes están introduciendo comida consagrada a ídolos y la están ingiriendo en el tiempo, o como parte de la cena del Señor: No podéis beber la copa del Señor, y la copa de los demonios: no podéis ser partícipes de la mesa del Señor, y de la mesa de los demonios. De aquí se desprende que si Pablo llama a esta práctica provocar a celo al Señor, entonces, la imagen del celo, la que hacía celar, recibe este nombre en la visión de Ezequiel porque en su liturgia demandaba que se comiera en su presencia aquella ofrenda de comida que se presentara en el Templo.[xii]

La exhortación de Pablo de huir de la idolatría no solo es por causa de los peligros de la idolatría misma, sino porque esta herencia sincrética ha provocado que dentro de la comunidad de fe haya muchos enfermos y debilitados entre vosotros; y muchos duermen.[xiii]

Este ritual a Ashera también está documentado en el libro del profeta Jeremías. Al principio de su ministerio profético denunció a quienes entraban por las puertas del Templo que sus ofrendas eran abominación a Jehová:

17¿No ves lo que estos hacen en las ciudades de Judá y en las calles de Jerusalem? 18 Los hijos cogen la leña, y los padres encienden el fuego, y las mujeres amasan la masa, para hacer tortas a la reina del cielo y para hacer ofrendas a dioses ajenos, por provocarme a ira.             Jeremías 7:17,18

Más adelante, en el relato de la destrucción de Jerusalén se registra de nuevo el protocolo de este ritual por parte de algunos sobrevivientes de la invasión por Nabucodonosor:

17Antes pondremos ciertamente por obra toda palabra que ha salido de nuestra boca, para ofrecer sahumerios a la reina del cielo, y derramándole libaciones, como hemos hecho nosotros y nuestros padres, nuestros reyes y nuestros príncipes, en las ciudades de Judá y en las plazas de Jerusalem, y fuimos hartos de pan, y estuvimos alegres, y no vimos mal alguno. 18Mas desde que cesamos de ofrecer sahumerios a la reina del cielo, y de derramarle libaciones, nos falta todo, y a cuchillo y a hambre somos consumidos. 19Y cuando ofrecimos sahumerios a la reina del cielo, y le derramamos libaciones, ¿hicímosle nosotras tortas para tributarle culto, y le derramamos libaciones, sin nuestros maridos?    … 25Así ha hablado Jehová de los ejércitos, Dios de Israel, diciendo: Vosotros y vuestras mujeres proferisteis con vuestras bocas, y con vuestras manos lo ejecutasteis, diciendo: Cumpliremos efectivamente nuestros votos que hicimos, de ofrecer sahumerios a la reina del cielo y de derramarle libaciones: confirmáis a la verdad vuestros votos, y ponéis vuestros votos por obra. Jerusalem 44:17-19,25

En el libro del profeta Ezequiel aparece una referencia que certifica el ritual de la comida ante Ashera.

19Mi pan también, que yo te había dado, la flor de la harina, y el aceite, y la miel, con que yo te mantuve, pusiste delante de ellas para olor suave; y fue así. Ezequiel 16:19

Volviendo al establecimiento de los centros ceremoniales del Rey Manases, leemos en el texto del segundo libro de Reyes que edificó altares en la casa de Jehová, y que también edificó altares para todo el ejército del cielo en los dos atrios de la casa de Jehová. El texto del libro del profeta Ezequiel describe en detalle lo que significó estos altares y los rituales ocultos que se realizaban en cámaras construidas en los atrios del Templo:

6Díjome entonces: Hijo del hombre, ¿no ves lo que éstos hacen, las grandes abominaciones que la casa de Israel hace aquí, para alejarme de mi santuario? Mas vuélvete aún, y verás abominaciones mayores. 7 Y llevóme a la entrada del atrio, y miré, y he aquí en la pared un agujero. 8 Y díjome: Hijo del hombre, cava ahora en la pared. Y cavé en la pared, y he aquí una puerta. 9 Díjome luego: Entra, y ve las malvadas abominaciones que éstos hacen allí. 10 Entré pues, y miré, y he aquí imágenes de todas serpientes, y animales de abominación, y todos los ídolos de la casa de Israel, que estaban pintados en la pared alrededor. 11 Y delante de ellos estaban setenta varones de los ancianos de la casa de Israel, y Jaazanías hijo de Saphán estaba en medio de ellos, cada uno con su incensario en su mano; y del sahumerio subía espesura de niebla. 12 Y me dijo: Hijo del hombre, ¿has visto las cosas que los ancianos de la casa de Israel hacen en tinieblas, cada uno en sus cámaras pintadas? porque dicen ellos: No nos ve Jehová; Jehová ha dejado la tierra. 13 Díjome después: Vuélvete aún, verás abominaciones mayores que hacen éstos. 14 Y llevóme a la entrada de la puerta de la casa de Jehová, que está al aquilón; y he aquí mujeres que estaban allí sentadas endechando a Tammuz. 15 Luego me dijo: ¿No ves, hijo del hombre? Vuélvete aún, verás abominaciones mayores que éstas. 16 Y metióme en el atrio de adentro de la casa de Jehová: y he aquí junto a la entrada del templo de Jehová, entre la entrada y el altar, como veinticinco varones, sus espaldas vueltas al templo de Jehová y sus rostros al oriente, y encorvábanse al nacimiento del sol. 17 Y díjome: ¿No has visto, hijo del hombre? ¿Es cosa liviana para la casa de Judá hacer las abominaciones que hacen aquí? Después que han llenado la tierra de maldad, y se tornaron a irritarme, he aquí que ponen hedor a mis narices. 18 Pues también yo haré en mi furor; no perdonará mi ojo, ni tendré misericordia, y gritarán a mis oídos con gran voz, y no los oiré. Ezequiel 8:3-18

Muchas deidades y rituales fueron introducidos en Jerusalén en tiempos de Rey Manases. La gravedad de la idolatría practicada quedó registrada en las palabras finales de hechos del reinado de Rey Manases, y explica el por qué Jehová-Dios no quiso cancelar el juicio sobre Jerusalén:

11Por cuanto a Manases rey de Judá ha hecho estas abominaciones, y ha hecho más mal que todo lo que hicieron los Amorrheos que fueron antes de él, y también ha hecho pecar a Judá en sus ídolos; 12 Por tanto, así ha dicho Jehová el Dios de Israel: He aquí yo traigo tal mal sobre Jerusalem y sobre Judá, que el que lo oyere, le retiñirán ambos oídos. II Reyes 21:11,12

Pero no solo se trató de centros ceremoniales institucionales, sino que también Jerusalén entera se volcó a la idolatría. El profeta Jeremías denuncia los rituales idolátricos que cada habitante de la ciudad practicaba en sus propias casas:

Y vendrán los Caldeos que combaten esta ciudad, y la pondrán a fuego, y la abrasarán, asimismo las casas sobre cuyas azoteas ofrecieron perfumes a Baal y derramaron libaciones a dioses ajenos, para provocarme a ira. Jeremías 32:29

Y las casas de Jerusalem, y las casas de los reyes de Judá, serán como el lugar de Topheth inmundas, por todas las casas sobre cuyos tejados ofrecieron perfumes a todo el ejército del cielo, y vertieron libaciones a dioses ajenos. Jeremías 19:13

Hay todavía un dato adicional que aparece en el texto del segundo libro de Reyes que no podemos dejar de mencionar, y es parte también de la institucionalización de los centros ceremoniales:

16Fuera de esto, derramó Rey Manases mucha sangre inocente en gran manera, hasta henchir a Jerusalem de cabo a cabo: además de su pecado con que hizo pecar a Judá, para que hiciese lo malo en ojos de Jehová. II Reyes 21:16

La expresión derramó sangre inocente se refiere al sacrificio de niños. Este dato refleja lo que significó la práctica del sacrificio de niños a través del ritual de pasar los hijos por el fuego,[xiv] dedicado a Moloch. Aunque era un ritual cananeo practicado desde antes del asentamiento judío en la zona, Moisés lo dejó proscrito como mandamiento dado por Jehová-Dios.[xv] Originalmente el sitio donde se practicó los sacrificios fue conocido como el valle de los hijos de Hinnon, Rey Manases estableció en ese sitio un centro ceremonial y lo llamó Topheth.[xvi]

31Y han edificado los altos de Topheth, que es en el valle del hijo de Hinnom, para quemar al fuego sus hijos y sus hijas, cosa que yo no les mandé, ni subió en mi corazón. 32Por tanto, he aquí vendrán días, ha dicho Jehová, que no se diga más, Topheth, ni valle del hijo de Hinnom, sino Valle de la Matanza; y serán enterrados en Topheth, por no haber lugar. Jeremías 7:31,32


35Y edificaron altares a Baal, los cuales están en el valle del hijo de Hinnom, para hacer pasar por el fuego sus hijos y sus hijas a Moloch; lo cual no les mandé, ni me vino al pensamiento que hiciesen esta abominación, para hacer pecar a Judá. Jeremías 32:35

El profeta Jeremías denunció la abominación de esta práctica pagana, y profetizó destrucción sobre Jerusalén por causa de la sangre inocente de niños que fue derramada por idolatría introducida por Rey Manases:

6Por tanto, he aquí vienen días, dice Jehová, que este lugar no se llamará más Topheth, ni Valle del hijo de Hinnom, sino Valle de la Matanza. …    11les dirás: Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Así quebrantaré a este pueblo y a esta ciudad, como quien quiebra un vaso de barro, que no puede más restaurarse; y en Topheth se enterrarán, porque no habrá otro lugar para enterrar. 12Así haré a este lugar, dice Jehová, y a sus moradores, poniendo esta ciudad como Topheth…  14Y volvió Jeremías de Topheth, a donde le envió Jehová a profetizar, y paróse en el atrio de la casa de Jehová, y dijo a todo el pueblo. Jeremías 19.6-14

El ritual de pasar los hijos por el fuego consistía en sacrificar al hijo primogénito a Moloch, según el profeta Ezequiel transcribe las palabras que Jehová-Dios le entrega para denunciar al pueblo:

26Y contaminélos en sus ofrendas cuando hacían pasar por el fuego todo primogénito, para que los desolase, a fin de que supiesen que yo soy Jehová… 31Porque ofreciendo vuestras ofrendas, haciendo pasar vuestros hijos por el fuego, os habéis contaminado con todos vuestros ídolos hasta hoy: ¿y he de responderos yo, casa de Israel? Vivo yo, dice el Señor Jehová, que no os responderé. Ezequiel 20:26,31

Años más tarde, bajo la restauración del culto a Jehovah que trajo el rey Josías, este centro ceremonial de Topheth fue destruido, según también el profeta Isaías lo había profetizado.

Asimismo profanó a Topheth, que está en el valle del hijo de Hinnom, porque ninguno pasase su hijo o su hija por fuego a Moloch. II Reyes 23:10


Porque Topheth ya de tiempo está diputada y aparejada para el rey, profunda y ancha; cuyo foco es de fuego, y mucha leña; el soplo de Jehová, como torrente de azufre, la enciende. Isaías 30:33

La gravedad del sincretismo religioso que Rey Manases introdujo entre el pueblo, al cual se sumaron los sacerdotes de turno queda de manifiesto en las siguientes palabras de Ezequiel:

37Porque han adulterado, y hay sangre en sus manos, y han fornicado con sus ídolos; y aun sus hijos que me habían engendrado, hicieron pasar por el fuego, quemándolos. 38Aun esto más me hicieron: contaminaron mi santuario en aquel día, y profanaron mis sábados; 39Pues habiendo sacrificado sus hijos a sus ídolos, entrábanse en mi santuario el mismo día para contaminarlo: y he aquí, así hicieron en medio de mi casa. Ezequiel 23:37-39

Destacan también los sitios ceremoniales de Beth-el,[xvii] y Gilgal,[xviii] que aunque en sus orígenes fueron sitios de revelación para el pueblo, con el tiempo fueron convertidos en sitios de adoración idolátrica.

Destaca también, Lachis, aunque ciudad fuerte de Judá,[xix] en sus territorios se cosechó la uva, y en el tiempo de la vendimia, en su región se instituyó un festival anual con rituales idolátricos que la convirtieron en un centro ceremonial, motivo de caída para Jerusalén:

13 Unce al carro dromedarios, oh moradora de Lachîs, que fuiste principio de pecado a la hija de Sión; porque en ti se inventaron las rebeliones de Israel. Miqueas 1:13

También destacan los centros ceremoniales en el tiempo de Gedeón; y los centros ceremoniales establecidos por la reina-profetiza de Baal, Jezabel, en el Monte Carmelo.

[i] Números 22:41

[ii] Ídem 23:14

[iii] Ídem 23:28

[iv] Léase también Números 25:3, 25:5; Deuteronomio 4:3; Salmo 106:28; Oseas 9:10

[v] Génesis 30:37-43

[vi] 2 Reyes 1:6       Y ellos le respondieron: Encontramos un varón que nos dijo: Id, y volveos al rey que os envió, y decidle: Así ha dicho Jehová: ¿No hay Dios en Israel, que tú envías a consultar a Baal-zebub dios de Ecrón? Por tanto, del lecho en que subiste no descenderás, antes morirás de cierto.

2 Reyes 17:13     Jehová protestaba entonces contra Israel y contra Judá, por mano de todos los profetas, y de todos los videntes, diciendo: Volveos de vuestros malos caminos, y guardad mis mandamientos y mis ordenanzas, conforme a todas las leyes que yo prescribí a vuestros padres, y que os he enviado por mano de mis siervos los profetas.

2 Crónicas 30:6  Fueron pues correos con letras de mano del rey y de sus príncipes por todo Israel y Judá, como el rey lo había mandado, y decían: Hijos de Israel, volveos a Jehová el Dios de Abraham, de Isaac, y de Israel, y él se volverá a las reliquias que os han quedado de la mano de los reyes de Asiria.

Proverbios 1:23  Volveos a mi reprensión: He aquí yo os derramaré mi espíritu, Y os haré saber mis palabras.

Jeremías 25:5      Cuando decían: Volveos ahora de vuestro mal camino y de la maldad de vuestras obras, y morad en la tierra que os dio Jehová, a vosotros y a vuestros padres para siempre;

Jeremías 49:8      Huid, volveos, escondeos en simas para estar, oh moradores de Dedán; porque el quebrantamiento de Esaú traeré sobre él, al tiempo que lo tengo de visitar.

Ezequiel 14:6      Por tanto di a la casa de Israel: Así dice el Señor Jehová: Convertíos, y volveos de vuestros ídolos, y apartad vuestro rostro de todas vuestras abominaciones.

Ezequiel 18:30   Por tanto, yo os juzgaré a cada uno según sus caminos, oh casa de Israel, dice el Señor Jehová. Convertíos, y volveos de todas vuestras iniquidades; y no os será la iniquidad causa de ruina.

Ezequiel 33:11   Diles: Vivo yo, dice el Señor Jehová, que no quiero la muerte del impío, sino que se torne el impío de su camino, y que viva. Volveos, volveos de vuestros malos caminos: ¿y por qué moriréis, oh casa de Israel?

Zacarías 1:3        Les dirás pues: Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Volveos a mí, dice Jehová de los ejércitos, y yo me volveré a vosotros, ha dicho Jehová de los ejércitos.

Zacarías 1:4        No seáis como vuestros padres, a los cuales dieron voces los primeros profetas, diciendo: Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Volveos ahora de vuestros malos caminos, y de vuestras malas obras: y no atendieron, ni me escucharon, dice Jehová.

[vii] 1 Reyes 11:1

[viii] II Reyes 18:1-3

[ix]Ídem 23:13

[x] Ídem 18:2

[xi] 1ra. corintios 10:14-22 14Por tanto, amados míos, huid de la idolatría. 15 Como a sabios hablo; juzgad vosotros lo que digo. 16 La copa de bendición que bendecimos, ¿no es la comunión de la sangre de Cristo? El pan que partimos, ¿no es la comunión del cuerpo de Cristo? 17 Porque un pan, es que muchos somos un cuerpo; pues todos participamos de aquel un pan. 18 Mirad a Israel según la carne: los que comen de los sacrificios ¿no son partícipes con el altar? 19 ¿Qué pues digo? ¿Que el ídolo es algo? ¿o que sea algo lo que es sacrificado a los ídolos? 20 Antes digo que lo que los Gentiles sacrifican, a los demonios lo sacrifican, y no a Dios: y no querría que vosotros fueseis partícipes con los demonios. 21 No podéis beber la copa del Señor, y la copa de los demonios: no podéis ser partícipes de la mesa del Señor, y de la mesa de los demonios. 22 ¿O provocaremos a celo al Señor? ¿Somos más fuertes que él?

[xii] Lev 6.26El sacerdote que la ofreciere por expiación, la comerá: en el lugar santo será comida, en el atrio del tabernáculo del testimonio.

Lev 7.6Todo varón de entre los sacerdotes la comerá: será comida en el lugar santo: es cosa muy santa.

Lev 7.10Y todo presente amasado con aceite, y seco, será de todos los hijos de Aarón, tanto al uno como al otro.

Lev 7.16Mas si el sacrificio de su ofrenda fuere voto, o voluntario, el día que ofreciere su sacrificio será comido; y lo que de él quedare, comerse ha el día siguiente:

[xiii] 1ra. Corintios 11:30

[xiv] 2 Reyes 23:10; 2 Crónicas 28:3; 33:6; Jeremías 7:31,.32; 19:2, 6

[xv] Levítico 18:21; 20:2-4

[xvi] ‎II Reyes 23:10                Asimismo profanó a Topheth, que está en el valle del hijo de ‎Hinnom, porque ninguno pasase su hijo o su hija por fuego a Moloch.‎

Isaías 30:33         Porque Topheth ya de tiempo está diputada y aparejada para ‎el rey, profunda y ancha; cuyo foco es de fuego, y mucha leña; el soplo de ‎Jehová, como torrente de azufre, la enciende.‎

[xvii] 1 Reyes 12:29-33; 13:1-4, 32; 2 Reyes 10.29; 23:4-19

[xviii] Jueces 3:19; Oseas 4:15

[xix] Jeremías 34:7

 


Todos los textos bíblicos son tomadas de la Biblia versión Reina Valera Antigua (RV1909)

 


pastor Montoya

Twitter: @pastormontoya

(407) 764-2699

Denunciar la incredulidad: Arma de Guerra Espiritual


La incredulidad es el arma más poderosa de los demonios. Estorba el desarrollo y crecimiento de la fe, y detiene el establecimiento del Reino.

Y no hizo allí muchas maravillas, a causa de la incredulidad de ellos.   Mateo 13:58

No denunciar la incredulidad de un lugar trae como consecuencia directa la contaminación de quienes la vieron y no la denunciaron. Ellos mismos son afectados con el mismo espíritu demoniaco.

Y todos los que no os recibieren, saliéndoos de aquella ciudad, aun el polvo sacudid de vuestros pies en testimonio contra ellos. Lucas 9:5

Por eso la recomendación de sacudir el polvo de los pies.

Aun el polvo que se nos ha pegado de vuestra ciudad a nuestros pies, sacudimos en vosotros: esto empero sabed, que el reino de los cielos se ha llegado a vosotros.     Lucas 10:11

La incredulidad trabaja envolviendo lentamente a una región, casi de forma imperceptible, hasta que cuando se dan cuenta que está sobre ellas, ya no tienen forma de escapar. Trabaja como una serpiente que envuelve sigilosamente, y luego asfixia.

La incredulidad trae muerte espiritual.

El que cree en el Hijo, tiene vida eterna; mas el que es incrédulo al Hijo, no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él. Juan 3:36

La incredulidad detiene los procesos de Revelación,

Y vemos que no pudieron entrar a causa de incredulidad. Hebreos 3:19

La incredulidad aparta a las gentes de Dios, aun a los creyentes.

Mirad, hermanos, que en ninguno de vosotros haya corazón malo de incredulidad para apartarse del Dios vivo: Hebreos 3:12

La incredulidad enceguece espiritualmente,

En los cuales el dios de este siglo cegó los entendimientos de los incrédulos, para que no les resplandezca la lumbre del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios. 2da. Corintios 4:4

La incredulidad promueve la persecución del Evangelio,

Mas los Judíos que fueron incrédulos, incitaron y corrompieron los ánimos de los Gentiles contra los hermanos.    Hechos 14:2

La principal razón de por qué las tinieblas se establecen en un lugar, y no pueden ser removidas de allí, pese a la oración de los santos, es porque el protocolo establecido bíblicamente para expulsarlas del lugar demanda que sean denunciadas públicamente. Es una operación espiritual, por supuesto.

Denunciar la maldad del lugar, de la región, de la población, de la ciudad, es un recurso de guerra espiritual, bíblico, pero poco conocido.

Consiste en sacar a la luz todo aquello que está escondido.

El descubre las profundidades de las tinieblas, Y saca a luz la sombra de muerte.       Job 12:22