¿Realmente, Merece el Esfuerzo Conocer de Dios y Seguir a Jesús?

Lo cual viendo Simón Pedro, se derribó de rodillas a Jesús, diciendo: Apártate de mí, Señor, porque soy hombre pecador. 9Porque temor le había rodeado, y a todos los que estaban con él, de la presa de los peces que habían tomado; 10Y asimismo a Jacobo y a Juan, hijos de Zebedeo, que eran compañeros de Simón. Y Jesús dijo a Simón: No temas: desde ahora pescarás hombres. 11Y como llegaron a tierra los barcos, dejándolo todo, le siguieron. Lucas 5:8-11

Los otros días leyendo en el tratado de Lucas dirigido a su antiguo amigo Teófilo, en el relato de cuando Simón Pedro, Juan y Jacobo, y posiblemente otros pescadores no mencionados en el relato, fueron testigos del poder de Jesús de provocar un milagro impresionante, de hacer surgir peces donde no los había, y producto de ello, la decisión de cada uno de dejarlo todo por seguir a Jesús, no pude menos que preguntar, ¿Qué fue lo que realmente llevó a Pedro, a Juan y a Jacobo a tomar semejante decisión por seguir a Jesús?

Aunque en uno de los relatos solo se menciona la suegra de Pedro (4:38), todos ellos tenían familia que sostener, la prueba de ello era su oficio; para el tiempo antiguo el oficio que cada quien ejercía era provocado por la necesidad de sostener una familia, no por el hecho de desarrollar una profesión. Así que, teniendo familia que dependía de ellos para su sostenimiento diario, ¿Cómo es posible que ellos estuvieran dispuestos a dejarlo todo por seguir a Jesús?

Aunque hubo convicción producto de las enseñanzas de Jesús a la orilla de la mar ese día, y por el milagro de la pesca sobrenatural, ¿Cómo pudo pesar más que el compromiso de hombres de familia de llevar el sustento a sus respectivas familias? A más de todo esto, ¿Qué del compromiso que adquirieron ante los padres de sus esposas cuando se desposaron con ellas? En la tradición judía el padre de la novia mantiene responsabilidad sobre sus hijas aun casadas.[1]

Ese día los pescadores dejaron su oficio, sus familias, su responsabilidad ante la comunidad, literalmente, lo dejaron todo. ¿Por qué? ¿Qué encontraron los pescadores en Jesús que estuvieron dispuestos a tal decisión?

Si ellos, los pescadores, estuvieron dispuestos a dejarlo todo, quiere decir que sí merece el esfuerzo conocer de Dios y seguir a Jesús; pero, ¿Cuál es el beneficio?

El relato en mención describe que esa mañana, antes de la realización del milagro, las gentes se agolpaban sobre Él para oír la palabra de Dios. ¿Merece el esfuerzo conocer de Dios y seguir a Jesús?

Merece el esfuerzo si queremos saber qué piensa Dios de nosotros, si nos interesa saber cómo Él ve nuestras decisiones, y cómo pondera nuestras acciones; las gentes se habían dado cita a la orilla de la mar esta vez no como otras veces, para comprar pescado, sino para escuchar la voz de Dios. La vida no solo consiste en lo que somos y/o en lo que podamos llegar a ser, consiste en saber cuál es el propósito que Dios tiene para cada quien; consiste en conocer los planes de vida que Él ha diseñado.

Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis. Jeremías 29:11

El milagro no solo lo fue para tres pescadores, o los pescadores que hubieran estado con ellos, el milagro lo fue para toda la multitud agolpada esa mañana a orillas de la mar. ¿Merece el esfuerzo conocer de Dios y seguir a Jesús?

Merece el esfuerzo si aceptamos a vivir bajo el conocimiento de que Dios tiene cuidado de quienes estén dispuestos a confiar en Él. Esa mañana sucedió algo diferente a lo de otras mañanas anteriores, la gente que llegó al lugar buscando comprar pescado recibió el pescado de gratis, no pagaron por ellos. El testimonio de Lucas en su narración describe que era tanta la cantidad de peces encerrados en la red que su red se rompía, tanto que hubo necesidad de pedir el auxilio de otro barco para que viniesen a ayudarles; y aun así, llenaron ambos barcos, de tal manera que se anegaban.

La pesca sobrenatural no fue el único milagro de provisión sobrenatural que ellos experimentaron; más tarde en su caminar con Jesús los pescadores vivieron otras experiencias de multiplicación, una de cinco panes entre cinco mil hombres,[2] otra de siete panes entre cuatro mil,[3] y Pedro, de provisión para pagar el impuesto del Templo.[4]

En la recopilación de la doctrina de Jesús, Lucas registró en su escrito a Teófilo lo que más adelante se constituiría en el fundamento de la fe en Jesús y del Reino de Dios sobre la tierra,

Y dijo a sus discípulos: Por tanto os digo: No estéis afanosos de vuestra vida, qué comeréis; ni del cuerpo, qué vestiréis. 23La vida más es que la comida, y el cuerpo que el vestido. 24Considerad los cuervos, que ni siembran, ni siegan; que ni tienen cillero, ni alfolí; y Dios los alimenta. ¿Cuánto de más estima sois vosotros que las aves? 25¿Y quién de vosotros podrá con afán añadir a su estatura un codo? 26Pues si no podéis aun lo que es menos, ¿para qué estaréis afanosos de lo demás? 27Considerad los lirios, cómo crecen: no labran, ni hilan; y os digo, que ni Salomón con toda su gloria se vistió como uno de ellos. 28Y si así viste Dios a la hierba, que hoy está en el campo, y mañana es echada en el horno; ¿cuánto más a vosotros, hombres de poca fe? 29Vosotros, pues, no procuréis qué hayáis de comer, o qué hayáis de beber: ni estéis en ansiosa perplejidad. 30Porque todas estas cosas buscan las gentes del mundo; que vuestro Padre sabe que necesitáis estas cosas. 31Mas procurad el reino de Dios, y todas estas cosas os serán añadidas. (12:22-31)

Merece el esfuerzo conocer a Dios y seguir a Jesús si estamos dispuestos a depender de su provisión: Vosotros, pues, no procuréis qué hayáis de comer, o qué hayáis de beber: ni estéis en ansiosa perplejidad. Porque todas estas cosas buscan las gentes del mundo; que vuestro Padre sabe que necesitáis estas cosas.

Lucas concluye el relato de la pesca sobrenatural describiendo la parte fundamental del porqué del milagro: Lo cual viendo Simón Pedro, se derribó de rodillas a Jesús, diciendo: Apártate de mí, Señor, porque soy hombre pecador. 9Porque temor le había rodeado, y a todos los que estaban con él, de la presa de los peces que habían tomado; (5:8-9)

Ningún milagro fue provocado para mostrar la capacidad de Jesús sobre la naturaleza, lo cual es en realidad una ostentación; los milagros fueron realizados para provocar una reacción en la gente hacia Dios, de volverse hacia Él,

Estas empero son escritas, para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios; y para que creyendo, tengáis vida en su nombre. Juan 20:31


Y tomó espanto a todos, y glorificaban a Dios; y fueron llenos del temor, diciendo: Hemos visto maravillas hoy. Lucas 5:26

Simón Pedro se derribó de rodillas a Jesús, lo cual significa que reconoció el Señorío de Jesús sobre él, y denunció y se confesó pecador, lo cual significa el primer paso de arrepentimiento para recibir la salvación del Reino de Dios.

Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para que nos perdone nuestros pecados, y nos limpie de toda maldad. 1ra. Juan 1:9


Mas ¿qué dice? Cercana está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe, la cual predicamos: 9Que si confesares con tu boca al Señor Jesús, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Romanos 10:8-9

¿Merece el esfuerzo conocer de Dios y seguir a Jesús? Sí, merece el esfuerzo conocer a Dios y seguir a Jesús si estamos dispuestos a denunciar y confesar nuestro pecado y apartarnos de él. La paga del pecado es muerte, mas la dadiva de Dios es Vida Eterna Cristo Jesús Señor nuestro.[5]

Sí, merece el esfuerzo conocer de Dios y seguir a Jesús si estamos dispuestos a someternos a Su Señorío, si estamos dispuestos a obedecer su Voz y caminar por Su Palabra.

Sí, merece el esfuerzo conocer de Dios y seguir a Jesús si estamos dispuestos a dejarlo todo, por amor de Él.

Lo que llevó a Pedro, a Juan y a Jacobo a tomar la decisión de abandonarlo todo por seguir a Jesús fue que esa mañana ellos tuvieron un encuentro con Dios. todo lo que abandonaron no es de comparar con lo que encontraron: encontraron la Vida Eterna.


¿Quieres conocer de Dios?

 

 

 

 

 


Todos los textos bíblicos han sido tomados de la Biblia versión Reina Valera Antigua (RVA 1909)

 


Pastor Pedro Montoya

Tel Cel. (407) 764-2699

Twitter: @pastormontoya

https://payhip.com/MinisterioApostolicoyProfeticoCristoRey

http://www.ministerioscristorey.com

[1] Génesis 34.12; Éxodo 22.16-17; 1 Samuel 18.25

[2] Mateo 16:9

[3] Idem 16:10

[4] Idem 17:27

[5] Romanos 6:23

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.