conocer a Dios, doctrina de Cristo, Justicia del Reino, ministerio, Reino de Dios, tiempo de revelacion, varon de mi consejo

¿Cómo Conocer la Visitación de Dios?



El Caso de la Visitación de Dios en Tiempos de Juan el Bautista


El tema de la ‘visitación’, פָּקְדִי (ppakedi), es un tema tan antiguo como el hombre mismo, y está asociado con la manifestación de Dios, en principio, a una comunidad, a un pueblo o a una nación completa. No se debe relacionar con ‘aparición’, accidental וַיֵּרָא (yera), o deliberada הַנִּרְאֶה (han.nir’eh), pues no es lo mismo. La naturaleza de la ‘visitación’ es de tipo grupal, mientras que la aparición puede ser tanto grupal como individual.

La aparición conlleva una presencia evidente, mientras que la ‘visitación’ no significa necesariamente una presencia evidente de Dios. La ‘visitación’ es más bien un evento que marca la diferencia en tiempo entre una estación y la otra, con el propósito de destacar que el cambio es una decisión de Dios sobre la comunidad visitada.

Aunque una ‘visitación’ está determinada por la Voluntad de Dios, y es Él quien decide cuándo provocarla, no obstante, las ‘visitaciones’ tienen causas-señales muy similares entre sí, de modo que la manifestación de una de ellas es evidente para los que tienen entendimiento en los tiempos. En esta ocasión queremos estudiar el caso de la ‘visitación’ de Dios que comenzó con el nacimiento de Juan el Bautista, referida por el escritor del Evangelio de Lucas. Comencemos estudiando las palabras proféticas del sacerdote Zacarías, precisamente el padre de Juan el Bautista:

Y Zacarías su padre fue lleno de Espíritu Santo, y profetizó, diciendo: 68Bendito el Señor Dios de Israel, Que ha visitado y hecho redención a su pueblo, 69Y nos alzó un cuerno de salvación En la casa de David su siervo,

Lucas 1:67-69

La ‘visitación’ de Dios tiene el propósito de establecer un tiempo de redención en la región donde tiene lugar la visitación,

Que ha visitado y hecho redención a su pueblo,

vers. 68

Y tan pronto como se inaugura este tiempo de ‘redención’, surgen como consecuencia una serie de ‘evidencias’ características de la manifestación de Dios. El escritor describe varias de ellas,


La primera y más importante característica de una ‘visitación’ de Dios es la presencia de un ‘libertador’,

Y nos alzó un cuerno de salvación en la casa de David su siervo,

vers. 69

La obra de Dios se establece por intermedio de hombres y mujeres, y aun niños. Esta es característica fundamental de la obra legítima de Dios. En el caso cuando ha intervenido un ángel de Dios, su participación es tan solo como mensajero para dar a conocer sobre un evento, o para dar instrucciones sobre alguna acción que las personas deben tomar; pero son hombres o mujeres quienes establecen la obra.

En los escritos del libro de Jueces se destaca esta forma operacional de actuar de Dios:

Y cuando Jehová les suscitaba jueces, Jehová era con el juez, y librábalos de mano de los enemigos todo el tiempo de aquel juez: porque Jehová se arrepentía por sus gemidos a causa de los que los oprimían y afligían. 19Mas en muriendo el juez, ellos se tornaban, y se corrompían más que sus padres, siguiendo dioses ajenos para servirles, e inclinándose delante de ellos; y nada disminuían de sus obras, ni de su duro camino.

Jueces 2:18, 19

La segunda característica de una de ‘visitación’ de Dios es el establecimiento de liberación en toda la tierra visitada.

Salvación de nuestros enemigos,

vers. 71a

La liberación no sólo se refiere a las personas, sino a los lugares y regiones sobre los que ha caído una maldición debido a las prácticas e invocaciones satánicas realizadas por sus habitantes, lo que significa que la tierra cobra vida y produce como lo hacía al principio, antes de que la maldición entrara en la región. El escritor del evangelio de Lucas, citando las palabras del sacerdote Zacarías, establece este énfasis,

La liberación es la evidencia contundente de que el Reino de Dios se ha establecido sobre un lugar y sobre sus habitantes; la expulsión de los demonios de una persona y de un lugar, no es un hecho aislado e independiente, es la evidencia visible de que el reino de las tinieblas llegó a su fin en esa región; el propio Jesús lo estableció como el signo contundente del establecimiento del Reino en una zona,

Y si por espíritu de Dios yo echo fuera los demonios, ciertamente ha llegado a vosotros el reino de Dios.

Mateo 12:28 (Lucas 11:20)

Un tiempo de ‘visitación’ trae consigo el ejercicio de la expulsión de demonios de los lugares y la liberación de los habitantes de las regiones. No puede haber ‘visitación’ sin una real manifestación de la liberación. Es el fundamento mismo del Evangelio del Reino de los Cielos; veámoslo,

El que hace pecado, es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo.

1ra. Juan 3:8

Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por la muerte al que tenía el imperio de la muerte, es a saber, al diablo,

Hebreos 2:14

Por lo cual Dios también le ensalzó a lo sumo, y dióle un nombre que es sobre todo nombre; 10Para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y de los que en la tierra, y de los que debajo de la tierra;

Filipenses 2:9, 10

Otra característica de una ‘visitación’ de Dios es la recuperación de la valía del pueblo de Dios ante los ojos de todos los habitantes de la localidad.

Y de mano de todos los que nos aborrecieron;

vers. 71b

Como claros ejemplos tenemos, primero, el caso de cuando el pueblo de Israel fue librado de la mano de faraón de Egipto: Y Jehová dio gracia al pueblo delante de los Egipcios, y prestáronles; y ellos despojaron a los Egipcios. (Éxodo 12:36); el segundo ejemplo es el caso de cuando el pueblo fue librado de la mano de Amán hijo de Amadatha Agageo, enemigo de los Judíos: Y muchos de los pueblos de la tierra se hacían Judíos, porque el temor de los Judíos había caído sobre ellos. (Esther 8:17); basten estos dos ejemplos para evidenciar como una manifestación de Dios provoca que aquellos que caminan conforme la Verdad y la fe de Jesús adquieran un valor de honra y de respeto ante los ojos de su misma comunidad.

Los casos citados no son casos aislados, es la plataforma de operación sobre la que opera toda vez que se realiza una ‘visitación’ de Dios.


La ‘visitación’ de Dios hace participe entre quienes viven bajo el Señorío de Cristo Jesús, la Revelación de los Pactos Eternos por los cuales se fundó Israel como nación escogida de Dios

Para hacer misericordia con nuestros padres,

vers. 72a

Durante este tiempo de ‘visitación’, el Evangelio del Reino descubre misterios de Revelación que no habían sido vistos en tiempos normales, para establecer por esta forma que la vida del Evangelio del Reino consiste en vivir sobre la tierra por los principios de vida del Cielos, como está escrito en la epístola a los Efesios: Que el Dios del Señor nuestro Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación para su conocimiento; (Efesios 1:17).

Una ‘visitación’ de Dios es un tiempo de descubrimiento de los misterios del Padre. Dios valida las misericordias dadas a los patriarcas, Abraham, Isaac, Jacob y David, y las activa en favor de quienes viven bajo el Señorío de Cristo Jesús.

Lo anterior significa que en un tiempo de ‘visitación’, la misericordia dispensada a todo aquel que se acoge a ella es una misericordia magnificada, como la misericordia que David recibió cuando se encontraba en momentos de angustia extrema; veamos cómo aplica:

Jehová Dios, no hagas volver el rostro de tu ungido: acuérdate de las misericordias de David tu siervo.

2 Crónicas 6:42

Inclinad vuestros oídos, y venid a mí; oíd, y vivirá vuestra alma; y haré con vosotros pacto eterno, las misericordias firmes a David.

Isaías 55:3

Y que le levantó de los muertos para nunca más volver a corrupción, así lo dijo: Os daré las misericordias fieles de David.

Hechos 13:34

Un tiempo de ‘visitación’ es un tiempo de Revelación de los misterios del Todopoderoso.

Y acordándose de su santo pacto;

vers. 72b

El santo pacto es el pacto de heredar la tierra. Un tiempo de ‘visitación’ es un tiempo de tomar gobierno sobre los lugares de la tierra que Dios ha entregado en heredad a su pueblo. No se trata de abrir iglesias, se trata de establecer el Reino de Dios en las regiones, y de establecer gobierno espiritual para que los pueblos caminen a la luz del Evangelio. El salmo 37 es el salmo que mejor describe el santo pacto.

Espera en Jehová, y haz bien; Vivirás en la tierra,(v.3)… Porque los malignos serán talados, Mas los que esperan en Jehová, ellos heredarán la tierra.(v.9)… Pues de aquí a poco no será el malo: Y contemplarás sobre su lugar, y no parecerá.(v.10) Pero los mansos heredarán la tierra,(v.11)… Conoce Jehová los días de los perfectos: Y la heredad de ellos será para siempre.(v.18)Mas los impíos perecerán, Y los enemigos de Jehová como la grasa de los carneros Serán consumidos: se disiparán como humo.(v.20) Porque los benditos de él heredarán la tierra; Y los malditos de él serán talados.(v.22) En todo tiempo tiene misericordia, y presta; Y su simiente es para bendición.(v.26) Mas la simiente de los impíos será extirpada. Los justos heredarán la tierra, Y vivirán para siempre sobre ella.(v.28, 29) Espera en Jehová, y guarda su camino, Y él te ensalzará para heredar la tierra:(v.34)

Salmo 37

Un tiempo de ‘visitación’ activa la promesa de Dios a Abraham

Del juramento que juró a Abraham nuestro padre, Que nos había de dar,

vers. 73

El juramento de Dios a Abraham lo encontramos en el libro de Génesis,

Bendiciendo te bendeciré, y multiplicando multiplicaré tu simiente como las estrellas del cielo, y como la arena que está a la orilla del mar; y tu simiente poseerá las puertas de sus enemigos: 18En tu simiente serán benditas todas las gentes de la tierra, por cuanto obedeciste a mi voz.

Génesis 22:17, 18

La promesa tiene dos énfasis. El primero, la de poseer las puertas de sus enemigos, promesa que fue validada a Pedro en los mismos términos: y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella. (Mateo 16:18).

El segundo énfasis de la promesa de Dios a Abraham es la ordenanza de establecer y regular los términos y condiciones bajo los cuales vivirán las naciones de la tierra: En tu simiente serán benditas todas las gentes de la tierra. No se trata solo de ‘dar’ un beneficio extendido, de prosperidad y bendición, a las naciones de la tierra; se trata más bien de regular las condiciones bajo las cuales las otras naciones recibirán la bendición que se les dispensará a cambio. El profeta Isaías presenta este mismo tema pero destaca que su aplicación consiste, sobre todo, en una especie de cobertura espiritual que Israel impone a las naciones que caminan bajo su luz,

Y ECHARÁN mano de un hombre siete mujeres en aquel tiempo, diciendo: Nosotras comeremos de nuestro pan, y nos vestiremos de nuestras ropas; solamente sea llamado tu nombre sobre nosotras, quita nuestro oprobio.

Isaías 4:1

Si revisamos detenidamente otros textos proféticos, como la bendición de Moisés a las doce tribus, por ejemplo, veremos que desde tiempo antiguo se profetizó sobre el carácter regulador que el pueblo de Dios tendría sobre los habitantes de la tierra:

No será quitado el cetro de Judá, Y el legislador de entre sus pies, Hasta que venga Shiloh; Y a él se congregarán los pueblos.

Génesis 49:10

Por eso, entendiendo y validando esta Palabra, la causa de la debacle moral, social, económica y política de una nación cualquiera del mundo no consiste en la multiplicación de la maldad que se produzca dentro de ella, solamente, sino más bien, y sobre todo, por causa del trato que se le haya dado al pueblo de Israel, en primera instancia, y por extensión, al trato que se le haya dado al pueblo de fe en Jesús.

El desconocimiento de estos principios de fe han provocado que muchas comunidades de fe no ejerzan la autoridad que deben tener en sus regiones, y por ello, no disfrutan de la vida de fe fundamentado en las promesas dadas a Abraham, nuestro padre en la fe.


Y ahora, notemos de nuevo las palabras de Zacarías como concluye su profecía. En vista de que el pueblo posee las puertas de sus enemigos, ahora pueden vivir en Paz,

Que sin temor librados de nuestros enemigos, Le serviríamos en santidad y en justicia delante de él, todos los días nuestros.

vers. 74-75

Muchos hombres y mujeres de Dios han sido llamados como libertadores, pero por estar inmersos en ambientes religiosos lo desconocen; su ministerio no es un ministerio de pulpito para pastorear una congregación local, su ministerio es un ministerio de rompimiento, para traer ‘visitación’ de Dios a las regiones que habitan, pero han errado el camino y están buscando pulpitos e iglesias donde trabajar, creyendo que es la única forma de ‘hacer’ ministerio.

Hay hombres y mujeres ya escogidos en Venezuela, en México, en España, en El Salvador, en China, en Irán, en Bolivia, en Europa, en distintos tantos lugares del mundo, lugares que Dios ha dispuesto para iniciar ‘visitación’ sobre la tierra. Son hombres y mujeres sin pulpito, sin iglesia que les reconozca, sin mucho prestigio ministerial, algunos incluso desconocidos, algunos niños aun… pero son los libertadores que traerán ‘visitación’ de Dios sobre la tierra en preparación para su Venida.


Una ‘visitación’ de Dios trae consigo el surgimiento de hombres y mujeres llamados para financiar el ministerio de estos libertadores.

Y tú, niño, profeta del Altísimo serás llamado; Porque irás ante la faz del Señor, para aparejar sus caminos;

vers. 76

Todos los textos bíblicos han sido tomados de la Biblia versión Reina Valera Antigua (RVA 1909)


Pastor Pedro Montoya

Twitter: @pastormontoya