El Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob



Y dijo: Yo soy el Dios de tu padre, Dios de Abraham, Dios de Isaac, Dios de Jacob. Entonces Moisés cubrió su rostro, porque tuvo miedo de mirar a Dios. Éxodo 3:6

La expresión, Dios de Abraham, Dios de Isaac, Dios de Jacob, en hebreo,  אֱלֹהֵ֧י אַבְרָהָ֛ם אֱלֹהֵ֥י יִצְחָ֖ק וֵאלֹהֵ֣י יַעֲקֹ֑ב, es la expresión más representativa del establecimiento del pueblo de Israel, como nación escogida por el Señor, para levantar un Reino conforme a los principios de la vida del Cielo.

Sin embargo, puesto que en la introducción del evangelio de Juan leemos que todos los que recibieron a Jesús se les dio potestad de ser hechos hijos de Dios, la expresión se extiende sobre otras naciones,

Mas a todos los que le recibieron, dióles potestad de ser hechos hijos de Dios, a los que creen en su nombre: Juan 1:12

De allí entonces que la expresión no aplique solamente a la nación hebrea, sino que se constituya en el fundamento de toda comunidad de fe construida sobre el principio de fe del Evangelio de Jesús el Cristo.

No es ninguna atribución pretenciosa, puesto que el apóstol Pablo reconoce que no solamente son hijos de Dios los nacidos genéticamente según la línea de la elección, sino los nacidos según la promesa,

Quiere decir: No los que son hijos de la carne, éstos son los hijos de Dios; mas los que son hijos de la promesa, son contados en la generación. Romanos 9:8

Así que, la expresión traduce la intención del Señor de construir sobre ella un Reino de escogidos, todos encargados de establecer sobre las naciones paganas los principios de Vida a fin de que todas las naciones se constituyan en hijos de Dios.

Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, gente santa, pueblo adquirido, para que anunciéis las virtudes de aquel que os ha llamado de las tinieblas a su luz admirable. 1ra. Pedro 2:9

Esto último, de que todas las naciones de la tierra se constituyan también en hijos de Dios, halla peso en la expresión del Señor sobre Israel ante faraón,

Y dirás a Faraón: Jehová ha dicho así: Israel es mi hijo, mi primogénito. Éxodo 4:22

La expresión, mi primogénito, claramente establece que otras naciones serán incluidas dentro del grupo de naciones hijos de Dios; no sucede lo mismo en el caso de Isaac cuando iba a ser sacrificado sobre el monte Moriah, la expresión usada por el Señor es, tu único,

Y dijo: Toma ahora tu hijo, tu único, Isaac, a quien amas, y vete a tierra de Moriah, y ofrécelo allí en holocausto sobre uno de los montes que yo te diré. Génesis 22:2

Sabido es por todos que Abraham tuvo dos hijos, sin embargo, el Señor usa la expresión, tu único, para determinar que no hay cabida para nadie más.

Así que, de nuevo, puesto que Israel es llamado, mi primogénito, Israel es considerado como primicias de una selección de naciones que con el correr del tiempo serán constituidas en naciones hijos de Dios. Otros textos lo confirman.

Para que aquellos sobre los cuales es llamado mi nombre, posean el resto de Idumea, y a todas las naciones, dice Jehová que hace esto. Amós 9:12


Y viendo antes la Escritura que Dios por la fe había de justificar a los Gentiles, evangelizó antes a Abraham, diciendo: En ti serán benditas todas las naciones. Gálatas 3:8


¿Quién no te temerá, oh, Señor, y engrandecerá tu nombre? porque tú sólo eres santo; por lo cual todas las naciones vendrán, y adorarán delante de ti, porque tus juicios son manifestados. Apocalipsis 15:4

Pero ¿Qué significa la expresión, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob? ¿Qué pertinencia tiene para una comunidad de fe?

Jesús utilizó esta misma expresión para establecer dentro de su doctrina la enseñanza de que su presencia sobre la tierra era para completar el mandamiento del Padre de cancelar el juicio de muerte que pesaba sobre la generación de Adam;

Yo soy el Dios de Abraham, y el Dios de Isaac, y el Dios de Jacob? Dios no es Dios de muertos, sino de vivos. Mateo 22:32 (Marcos 12:27, Lucas 20:38)

Puesto que por causa de la desobediencia de Adam todos mueren, la expresión Dios no es Dios de muertos sino de vivos, claramente muestra que en los propósitos de Dios se establece el tiempo de la derogación de la sentencia de muerte establecida en el jardín del Edén,

Mas del árbol de ciencia del bien y del mal no comerás de él; porque el día que de él comieres, morirás. Génesis 2:17

Esto, por supuesto, no para todos sino solo para aquellos que creen en su nombre, aquellos que le reconocen como Mesías y Señor. Es un fundamento de fe en la doctrina de Cristo y se establece por él la no jurisdicción de Satanás sobre uno que ha creído en Jesús,

El que hace pecado, es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo. 1ra. Juan 3:8


Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por la muerte al que tenía el imperio de la muerte, es a saber, al diablo, Hebreos 2:14

La expresión significa, en principio, que quienes son ingresados a esta genealogía de fe, los de la fe en Jesús, obtienen Vida Eterna. El escritor del evangelio de Juan lo destaca ampliamente en todo su escrito,

Yo soy el pan vivo que he descendido del cielo: si alguno comiere de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo daré es mi carne, la cual yo daré por la vida del mundo. Juan 6:51


Como me envió el Padre viviente, y yo vivo por el Padre, asimismo el que me come, él también vivirá por mí. Juan 6:57


Este es el pan que descendió del cielo: no como vuestros padres comieron el maná, y son muertos: el que come de este pan, vivirá eternamente. Juan 6:58


Pero la expresión significa también que quienes han creído en Él, los de la fe en Jesús, serán resucitados en el día de la Resurrección,

De cierto, de cierto os digo: Vendrá hora, y ahora es, cuando los muertos oirán la voz del Hijo de Dios: y los que oyeren vivirán. Juan 5:25


Dícele Jesús: Yo soy la resurrección y la vida: el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. Juan 11:25


La expresión Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob es la expresión usada para denotar el surgimiento de una generación que nace por intervención directa de la mano del Señor. La generación de Abraham es una generación que literalmente no existe, biológicamente era imposible que ellos, Sarah y de Abraham, tuvieran genealogía pues Sarah era estéril, avanzada en edad y para colmo, fuera de la edad reproductiva.

Por la fe también la misma Sara, siendo estéril, recibió fuerza para concebir simiente; y parió aun fuera del tiempo de la edad, porque creyó ser fiel el que lo había prometido. 12Por lo cual también, de uno, y ése ya amortecido, salieron como las estrellas del cielo en multitud, y como la arena innumerable que está a la orilla de la mar. Hebreos 11:11-12

La generación de Abraham es una generación injertada e implantada según las disposiciones de la vida del cielo y no de la tierra, de allí incluso el cambio de nombres para cada uno de ellos; de “padre exaltado” a padre de muchedumbres para Abraham,

Y no se llamará más tu nombre Abram, sino que será tu nombre Abraham, porque te he puesto por padre de muchedumbre de gentes. Génesis 17:5

Y, de “mi princesa” a princesa (entiéndase como mujer de fortaleza) para Sarah; en el caso de Sarah cambia de una forma posesiva, “mi Sarah”, a una forma futura mas general,

Dijo también Dios a Abraham: A Saraí tu mujer no la llamarás Saraí, mas Sara será su nombre. Génesis 17:15

Isaac es el resultado de la decisión del Señor por hacerlo nacer, su madre era estéril y su padre había perdido toda esperanza de tener sucesor; el nacimiento de Isaac es por disposición del Señor, sus padres no pidieron por un hijo,

Y respondió Dios: Ciertamente Sara tu mujer te parirá un hijo, y llamarás su nombre Isaac; y confirmaré mi pacto con él por alianza perpetua para su simiente después de él. Génesis 17:19

Pero a su vez, Isaac es doblemente la decisión del Señor sobre él, porque ya una vez crecido el Señor demandó que fuera sacrificado en Moriah,

Y dijo: Toma ahora tu hijo, tu único, Isaac, a quien amas, y vete a tierra de Moriah, y ofrécelo allí en holocausto sobre uno de los montes que yo te diré. Génesis 22:2


Habiéndole sido dicho: En Isaac te será llamada simiente: 19Pensando que aun de los muertos es Dios poderoso para levantar; de donde también le volvió a recibir por figura. Hebreos 11:18-19

Isaac es hijo de lo imposible e hijo de la impotencia de sus padres de poder cambiar por sus propios recursos la fatalidad de desaparecer de la tierra sin descendencia, Isaac nace por la decisión del Señor, incluso la elección de su nombre, (יִצְחָ֑ק), que significa risa (צָחַ֖קְתִּי),

Entonces dijo Sara: Dios me ha hecho reír (יִֽצְחַק), y cualquiera que lo oyere, se reirá conmigo. Génesis 21:6

Jacob, por su parte, es el hijo despreciado, el menos agraciado. Su nombre está unido al nombre de Esaú, su hermano mayor; los nombres son dados por la comparación del parecer de cada uno de los niños al momento de nacer. El texto hebreo sugiere con respecto a Esaú que al nacer se veía, en comparación con Jacob, completamente desarrollado, mullido, perfecto, robusto; mientras que Jacob, menos desarrollando que su hermano, pero tratando de imitar o parecerse a él, así fue interpretado el hecho de que su mano estaba trabada del calcañal de su hermano,

Y como se cumplieron sus días para parir, he aquí mellizos en su vientre. 25Y salió el primero rubio, y todo él velludo como una pelliza; y llamaron su nombre Esaú. 26Y después salió su hermano, trabada su mano al calcañar de Esaú: y fue llamado su nombre Jacob. Genesis 25:24-26

De allí que, Jacob esté asociado con engaño, astucia, emboscada; la raíz del nombre de Jacob (יַעֲקֹ֑ב) aparece como la estrategia de guerra de la tribu de Gad,

Gad será atacado por bandas saqueadoras, pero él las atacará cuando ellas se batan en retirada (עָקֵֽב). Génesis 49:19 (NTV)

La comparación física entre ambos incluso marcó la personalidad de cada uno, recibiendo Jacob la parte de desprestigio mientras que su hermano, Esaú, la parte del prestigio. Jacob es el hijo despreciado, el menos agraciado, y para colmo, el hijo menor, lo que significaba que no heredaba el beneficio de la primogenitura. Jacob es pues, el hijo que no puede establecer linaje, su descendencia es accesoria; sin embargo, el profeta establece que el Señor lo escoge y lo establece como tronco de la genealogía no por merito alguno, sino para establecer por él la Misericordia de Dios,

Yo os he amado, dice Jehová: y dijisteis: ¿En qué nos amaste? ¿No era Esaú hermano de Jacob, dice Jehová, y amé a Jacob, 3Y á Esaú aborrecí, y torné sus montes en asolamiento, y su posesión para los chacales del desierto? Malaquías 1:2-3


¿Qué significa la expresión, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob? ¿tiene algún mensaje de Revelación?

La expresión, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob es un mapa espiritual, es el trazo de fe para los entendidos para mostrar lo grande que significa ser parte de esta genealogía. La mejor forma de entender este principio es conjugando los textos anteriores que describen las intervenciones del Señor,

Por lo cual también, de uno (Abraham), y ése ya amortecido, salieron como las estrellas del cielo en multitud, y como la arena innumerable que está a la orilla de la mar. (Hebreos 11:11-12), Habiéndole sido dicho: En Isaac te será llamada simiente: 19Pensando que aun de los muertos es Dios poderoso para levantar; de donde (de los muertos) le volvió a recibir por figura. (Hebreos 11:18-19), y amé a Jacob (por Misericordia), 3Y á Esaú aborrecí, (Malaquías 1:2-3)

Así que, el Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob es la definición de una generación producto de la intervención directa del Señor, significa el pueblo que no depende de los recursos propios para hacerse valer ante los demás; es el pueblo que entre más débil y mas desventaja tenga, mayores logros alcanza. Todos los profetas destacaron esta característica de formación de este linaje,

Entonces respondió y hablóme, diciendo: Esta es palabra de Jehová a Zorobabel, en que se dice: No con ejército, ni con fuerza, sino con mi espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos. Zacarías 4:6


Mas de la casa de Judá tendré misericordia, y salvarélos en Jehová su Dios: y no los salvaré con arco, ni con espada, ni con batalla, ni con caballos ni caballeros. Oseas 1:7

El Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob es la generación que existe no sujeta a las condiciones humanas sino sujeta a las condiciones del cielo; su uso proclama y exige la fe de que el Señor es poderoso para transformar todas las cosas,

Empero Noé halló gracia (χάριν favor, beneficio) en los ojos de Jehová. Génesis 6:8


Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia (χάριν favor, beneficio); a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo que basta, abundéis para toda buena obra: 2da. Corintios 9:8

La expresión también es utilizada en relación con el pacto que el Señor estableció con Abraham y que ratificó posteriormente con cada uno de sus descendientes; el pacto con Abraham consistía en hacerlo heredero de una tierra, tierra la cual él heredó en virtud de haber creído sin haberla visto, tan solo porque creyó que quien lo había dicho era fiel a su Palabra,

En aquel día hizo Jehová un pacto con Abram diciendo: A tu simiente daré esta tierra desde el río de Egipto hasta el río grande, el río Éufrates; Génesis 15:18

El pacto fue ratificado a Isaac,

Habita en esta tierra, y seré contigo, y te bendeciré; porque a ti y a tu simiente daré todas estas tierras, y confirmaré el juramento que juré a Abraham tu padre: Génesis 26:3

Y ratificado también a Jacob,

Y he aquí, Jehová estaba en lo alto de ella, el cual dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham tu padre, y el Dios de Isaac: la tierra en que estás acostado te la daré a ti y a tu simiente. Génesis 28:13

En el libro de Deuteronomio está establecido que aunque ellos son herederos de la tierra, la herencia es en honor del pacto de Dios con Abraham, Isaac y Jacob,

No por tu justicia, ni por la rectitud de tu corazón entras a poseer la tierra de ellos; mas por la impiedad de estas gentes Jehová tu Dios las echa de delante de ti, y por confirmar la palabra que Jehová juró a tus padres Abraham, Isaac, y Jacob. Deuteronomio 9:5

En ese sentido, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob significa la acción de Dios en beneficio de la generación de Abraham en la línea de Jacob,

Y oyó Dios el gemido de ellos, y acordóse de su pacto con Abraham, Isaac y Jacob. Éxodo 2:24

Unido a esto, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob es la provisión profética de que el Señor hará retornar a la tierra a la genealogía de Abraham por la línea de Jacob cuando éstos hubieren sido esparcidos fuera de ella; encontramos dentro del pacto con Abraham provisiones de Misericordia para que las generaciones futuras recuperen su heredad,

Entonces dijo a Abram: Ten por cierto que tu simiente será peregrina en tierra no suya, y servirá a los de allí, y serán por ellos afligidos cuatrocientos años… 16Y en la cuarta generación volverán acá: porque aún no está cumplida la maldad del Amorrheo hasta aquí. Génesis 15:13

La misma provisión para el retorno a la tierra se encuentra en el pacto ratificado a Jacob,

Y he aquí, yo soy contigo, y te guardaré por donde quiera que fueres, y te volveré a esta tierra; porque no te dejaré hasta tanto que haya hecho lo que te he dicho. Génesis 28:15

Los profetas enviados por Dios al pueblo para emitir sus juicios por causa de la idolatría que habían abrazado, y aun cuando hablaban de deportación, siempre hicieron recordar al pueblo la provisión del retorno a la tierra; esta es la regla general en todos ellos, en buena parte porque con esta forma combinada de presentar juicio con provisión de retorno, los profetas corroboraban la Verdad del pacto concertado con Abraham, Isaac y Jacob,

Mas os volveréis a mí, y guardaréis mis mandamientos, y los pondréis por obra. Si fuere vuestro lanzamiento hasta el cabo de los cielos, de allí os juntaré; y traerlos he al lugar que escogí para hacer habitar allí mi nombre. Nehemías 1:9


Sino: Vive Jehová, que hizo subir a los hijos de Israel de la tierra del aquilón, y de todas las tierras a donde los había arrojado: y volverélos a su tierra, la cual di a sus padres. Jeremías 16:15


Cuando los volveré de los pueblos, y los juntaré de las tierras de sus enemigos, y fuere santificado en ellos en ojos de muchas gentes. Ezequiel 39:27


¿Qué pertinencia tiene la expresión, el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, para una comunidad de fe no judía?

Realmente tiene mucha pertinencia, pues su uso se aplica a todos cuantos están dispuestos a creer. El fundamento de la expresión, el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, se estableció sobre la intervención divina en un hombre impotente de poder transformar su realidad, y sobre una mujer, su esposa, que no podía darle descendencia. Se estableció sobre la intervención divina en un hijo, Isaac, que genéticamente no había posibilidad de que él existiera porque su madre era estéril, y que, además, Dios le demandó a su padre que lo sacrificara cuando apenas era un muchacho. Se estableció sobre la intervención divina en Jacob que a la luz de todos los hechos no era el favorito de quien autorizaba la línea de la heredad.

La expresión no fue acuñada por un hombre como para que éste reclame la autoría y la aplicación exclusiva para su nación. En todo caso, si la expresión fuera para uso exclusivo de la nación hebrea, que no lo es, el apóstol Pablo estableció además entre sus enseñanzas que la crucifixión de Jesús significa para las naciones gentiles el ingreso ad honorem a la ciudadanía de Israel en el goce completo de los pactos y de las promesas,

Que en aquel tiempo estabais sin Cristo, alejados de la república de Israel, y extranjeros á los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo. 13Mas ahora en Cristo Jesús, vosotros que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido hechos cercanos por la sangre de Cristo. Efesios 2:12-13

Es un proceso de injertación, según el mismo apóstol explica en otra de sus epístolas,

Que si algunas de las ramas fueron quebradas, y tú, siendo acebuche, has sido ingerido en lugar de ellas, y has sido hecho participante de la raíz y de la grosura de la oliva; Romanos 11:17

La genealogía fundamentada sobre la fe de creer de que todo lo que se logra o se obtiene es porque Dios mismo lo tramita y lo entrega sin la intervención del hombre. Esta convicción fue establecida como parte de la doctrina de Jesús desde el comienzo de su ministerio terrenal,

Por tanto os digo: No os congojéis por vuestra vida, qué habéis de comer, o que habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir: ¿no es la vida más que el alimento, y el cuerpo que el vestido? 26Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni allegan en alfolíes; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No sois vosotros mucho mejores que ellas? 27Mas ¿quién de vosotros podrá, congojándose, añadir a su estatura un codo? 28Y por el vestido ¿por qué os congojáis? Reparad los lirios del campo, cómo crecen; no trabajan ni hilan; 29Mas os digo, que ni aun Salomón con toda su gloria fue vestido así como uno de ellos. 30Y si la hierba del campo que hoy es, y mañana es echada en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más a vosotros, hombres de poca fe? 31No os congojéis pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o con qué nos cubriremos? 32Porque los Gentiles buscan todas estas cosas: que vuestro Padre celestial sabe que de todas estas cosas habéis menester. Mateo 6:25-32

El Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob es una frase clave, una llave de entendimiento, para comprender quien en realidad es la genealogía de Abraham, de Isaac y de Jacob.

Los textos que hasta este momento nos han parecido meramente expresiones de fortaleza y de ánimo, son realmente declaraciones de fe sobre que la debilidad, la esterilidad o la impotencia son solo avisos de que Dios está cerca, dispuesto para establecer su Gloria sobre quienes sufran de esas incapacidades,

Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, gente santa, pueblo adquirido, para que anunciéis las virtudes de aquel que os ha llamado de las tinieblas a su luz admirable. 1ra. Pedro 2:9


En Dios haremos proezas; Y él hollará nuestros enemigos. Salmos 60:12 (Salmos 108:13)


Haced espadas de vuestros azadones, lanzas de vuestras hoces; diga el flaco: Fuerte soy. Joel 3:10


Mas los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán las alas como águilas, correrán, y no se cansarán, caminarán, y no se fatigarán. Isaías 40:31


Cuando pasares por las aguas, yo seré contigo; y por los ríos, no te anegarán. Cuando pasares por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti. Isaías 43:2

El Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob no es la expresión de un positivismo religioso amparado por la Palabra, es la expresión máxima de fe de reconocer a Dios en nuestras vidas y de caminar amparado en su doctrina,

Gustad, y ved que es bueno Jehová: Dichoso el hombre que confiará en él. Salmos 34:8


Bienaventurado el hombre que puso a Jehová por su confianza, Y no mira a los soberbios, ni a los que declinan a la mentira. Salmos 40:4


El da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas. Isaías 40:29


Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. Filipenses 4:13


 

 

Las citas bíblicas son tomadas de la versión Reina Valera Antigua (1909)

 

 

 

 

 


Pastor Pedro Montoya

Tel Cel. (407) 764-2699

Twitter: @pastormontoya

www.ministerioscristorey.com

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.