El Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob


El Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob es una frase clave, una llave de entendimiento, para comprender quien en realidad es la genealogía de Abraham, de Isaac y de Jacob. El Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob es la generación que existe no sujeta a las condiciones humanas sino sujeta a las condiciones del cielo; su uso proclama y exige la fe de que el Señor es poderoso para transformar todas las cosas. Los textos que hasta este momento nos han parecido meramente expresiones de fortaleza y de ánimo, son realmente declaraciones de fe sobre que la presencia de la debilidad, la esterilidad, la impotencia, el fracaso, las crisis, etc., son solo avisos de que Dios está cerca, dispuesto para establecer su Gloria sobre quienes sufran de esas incapacidades,

Procesos de Revelación


En ambas parábolas es presentado el mismo esquema: todos precalificados para ejecutar una operación especial, pero los resultados de cada quien son en base a la facultad de cada quien para desarrollar la visión de otro y trabajarla como propia. Parte de la enseñanza es la participación del siervo malo, su negligencia es destacada para ilustrar cómo su fracaso se debió a una visión entorpecida de la situación, lo que hizo que no pudiera reaccionar con cordura y al menos entregar el dinero a los banqueros.

Si Jesús es Dios, Adoradle; si Jesús no es Dios… ¡Estás en un grave problema!


Ser Hijo de Dios significa Ser Dios mismo. Según la concepción humana, un hijo es un fruto del padre, y un ser completamente diferente, pese a rasgos genéticos, conductas y hábitos similares; sin embargo, la designación en Jesús de Hijo de Dios no es para distinguir en Él un ser diferente, sino para identificar esencia y naturaleza.