El Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob




Y dijo: Yo soy el Dios de tu padre, Dios de Abraham, Dios de Isaac, Dios de Jacob. Entonces Moisés cubrió su rostro, porque tuvo miedo de mirar a Dios. Éxodo 3:6

La expresión, Dios de Abraham, Dios de Isaac, Dios de Jacob, en hebreo,  אֱלֹהֵ֧י אַבְרָהָ֛ם אֱלֹהֵ֥י יִצְחָ֖ק וֵאלֹהֵ֣י יַעֲקֹ֑ב, es la expresión más representativa del establecimiento del pueblo de Israel, como nación escogida por el Señor, para levantar un Reino conforme a los principios de la vida del Cielo.

Sin embargo, puesto que en la introducción del evangelio de Juan leemos que todos los que recibieron a Jesús se les dio potestad de ser hechos hijos de Dios, la expresión se extiende sobre otras naciones,

Mas a todos los que le recibieron, dióles potestad de ser hechos hijos de Dios, a los que creen en su nombre: Juan 1:12

De allí entonces que la expresión no aplique solamente a la nación hebrea, sino que se constituya en el fundamento de toda comunidad de fe construida sobre el principio de fe del Evangelio de Jesús el Cristo.

No es ninguna atribución pretenciosa, puesto que el apóstol Pablo reconoce que no solamente son hijos de Dios los nacidos genéticamente según la línea de la elección, sino los nacidos según la promesa,

Quiere decir: No los que son hijos de la carne, éstos son los hijos de Dios; mas los que son hijos de la promesa, son contados en la generación. Romanos 9:8

Así que, la expresión traduce la intención del Señor de construir sobre ella un Reino de escogidos, todos encargados de establecer sobre las naciones paganas los principios de Vida a fin de que todas las naciones se constituyan en hijos de Dios.

Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, gente santa, pueblo adquirido, para que anunciéis las virtudes de aquel que os ha llamado de las tinieblas a su luz admirable. 1ra. Pedro 2:9

Esto último, de que todas las naciones de la tierra se constituyan también en hijos de Dios, halla peso en la expresión del Señor sobre Israel ante faraón,

Y dirás a Faraón: Jehová ha dicho así: Israel es mi hijo, mi primogénito. Éxodo 4:22

La expresión, mi primogénito, claramente establece que otras naciones serán incluidas dentro del grupo de naciones hijos de Dios; no sucede lo mismo en el caso de Isaac cuando iba a ser sacrificado sobre el monte Moriah, la expresión usada por el Señor es, tu único,

Y dijo: Toma ahora tu hijo, tu único, Isaac, a quien amas, y vete a tierra de Moriah, y ofrécelo allí en holocausto sobre uno de los montes que yo te diré. Génesis 22:2

Sabido es por todos que Abraham tuvo dos hijos, sin embargo, el Señor usa la expresión, tu único, para determinar que no hay cabida para nadie más.

Así que, de nuevo, puesto que Israel es llamado, mi primogénito, Israel es considerado como primicias de una selección de naciones que con el correr del tiempo serán constituidas en naciones hijos de Dios. Otros textos lo confirman.

Para que aquellos sobre los cuales es llamado mi nombre, posean el resto de Idumea, y a todas las naciones, dice Jehová que hace esto. Amós 9:12


Y viendo antes la Escritura que Dios por la fe había de justificar a los Gentiles, evangelizó antes a Abraham, diciendo: En ti serán benditas todas las naciones. Gálatas 3:8


¿Quién no te temerá, oh, Señor, y engrandecerá tu nombre? porque tú sólo eres santo; por lo cual todas las naciones vendrán, y adorarán delante de ti, porque tus juicios son manifestados. Apocalipsis 15:4

Pero ¿Qué significa la expresión, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob? ¿Qué pertinencia tiene para una comunidad de fe?

Jesús utilizó esta misma expresión para establecer dentro de su doctrina la enseñanza de que su presencia sobre la tierra era para completar el mandamiento del Padre de cancelar el juicio de muerte que pesaba sobre la generación de Adam;

Yo soy el Dios de Abraham, y el Dios de Isaac, y el Dios de Jacob? Dios no es Dios de muertos, sino de vivos. Mateo 22:32 (Marcos 12:27, Lucas 20:38)

Puesto que por causa de la desobediencia de Adam todos mueren, la expresión Dios no es Dios de muertos sino de vivos, claramente muestra que en los propósitos de Dios se establece el tiempo de la derogación de la sentencia de muerte establecida en el jardín del Edén,

Mas del árbol de ciencia del bien y del mal no comerás de él; porque el día que de él comieres, morirás. Génesis 2:17

Esto, por supuesto, no para todos sino solo para aquellos que creen en su nombre, aquellos que le reconocen como Mesías y Señor. Es un fundamento de fe en la doctrina de Cristo y se establece por él la no jurisdicción de Satanás sobre uno que ha creído en Jesús,

El que hace pecado, es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo. 1ra. Juan 3:8


Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por la muerte al que tenía el imperio de la muerte, es a saber, al diablo, Hebreos 2:14

La expresión significa, en principio, que quienes son ingresados a esta genealogía de fe, los de la fe en Jesús, obtienen Vida Eterna. El escritor del evangelio de Juan lo destaca ampliamente en todo su escrito,

Yo soy el pan vivo que he descendido del cielo: si alguno comiere de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo daré es mi carne, la cual yo daré por la vida del mundo. Juan 6:51


Como me envió el Padre viviente, y yo vivo por el Padre, asimismo el que me come, él también vivirá por mí. Juan 6:57


Este es el pan que descendió del cielo: no como vuestros padres comieron el maná, y son muertos: el que come de este pan, vivirá eternamente. Juan 6:58


Pero la expresión significa también que quienes han creído en Él, los de la fe en Jesús, serán resucitados en el día de la Resurrección,

De cierto, de cierto os digo: Vendrá hora, y ahora es, cuando los muertos oirán la voz del Hijo de Dios: y los que oyeren vivirán. Juan 5:25


Dícele Jesús: Yo soy la resurrección y la vida: el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. Juan 11:25


La expresión Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob es la expresión usada para denotar el surgimiento de una generación que nace por intervención directa de la mano del Señor. La generación de Abraham es una generación que literalmente no existe, biológicamente era imposible que ellos, Sarah y de Abraham, tuvieran genealogía pues Sarah era estéril, avanzada en edad y para colmo, fuera de la edad reproductiva.

Por la fe también la misma Sara, siendo estéril, recibió fuerza para concebir simiente; y parió aun fuera del tiempo de la edad, porque creyó ser fiel el que lo había prometido. 12Por lo cual también, de uno, y ése ya amortecido, salieron como las estrellas del cielo en multitud, y como la arena innumerable que está a la orilla de la mar. Hebreos 11:11-12

La generación de Abraham es una generación injertada e implantada según las disposiciones de la vida del cielo y no de la tierra, de allí incluso el cambio de nombres para cada uno de ellos; de “padre exaltado” a padre de muchedumbres para Abraham,

Y no se llamará más tu nombre Abram, sino que será tu nombre Abraham, porque te he puesto por padre de muchedumbre de gentes. Génesis 17:5

Y, de “mi princesa” a princesa (entiéndase como mujer de fortaleza) para Sarah; en el caso de Sarah cambia de una forma posesiva, “mi Sarah”, a una forma futura mas general,

Dijo también Dios a Abraham: A Saraí tu mujer no la llamarás Saraí, mas Sara será su nombre. Génesis 17:15

Isaac es el resultado de la decisión del Señor por hacerlo nacer, su madre era estéril y su padre había perdido toda esperanza de tener sucesor; el nacimiento de Isaac es por disposición del Señor, sus padres no pidieron por un hijo,

Y respondió Dios: Ciertamente Sara tu mujer te parirá un hijo, y llamarás su nombre Isaac; y confirmaré mi pacto con él por alianza perpetua para su simiente después de él. Génesis 17:19

Pero a su vez, Isaac es doblemente la decisión del Señor sobre él, porque ya una vez crecido el Señor demandó que fuera sacrificado en Moriah,

Y dijo: Toma ahora tu hijo, tu único, Isaac, a quien amas, y vete a tierra de Moriah, y ofrécelo allí en holocausto sobre uno de los montes que yo te diré. Génesis 22:2


Habiéndole sido dicho: En Isaac te será llamada simiente: 19Pensando que aun de los muertos es Dios poderoso para levantar; de donde también le volvió a recibir por figura. Hebreos 11:18-19

Isaac es hijo de lo imposible e hijo de la impotencia de sus padres de poder cambiar por sus propios recursos la fatalidad de desaparecer de la tierra sin descendencia, Isaac nace por la decisión del Señor, incluso la elección de su nombre, (יִצְחָ֑ק), que significa risa (צָחַ֖קְתִּי),

Entonces dijo Sara: Dios me ha hecho reír (יִֽצְחַק), y cualquiera que lo oyere, se reirá conmigo. Génesis 21:6

Jacob, por su parte, es el hijo despreciado, el menos agraciado. Su nombre está unido al nombre de Esaú, su hermano mayor; los nombres son dados por la comparación del parecer de cada uno de los niños al momento de nacer. El texto hebreo sugiere con respecto a Esaú que al nacer se veía, en comparación con Jacob, completamente desarrollado, mullido, perfecto, robusto; mientras que Jacob, menos desarrollando que su hermano, pero tratando de imitar o parecerse a él, así fue interpretado el hecho de que su mano estaba trabada del calcañal de su hermano,

Y como se cumplieron sus días para parir, he aquí mellizos en su vientre. 25Y salió el primero rubio, y todo él velludo como una pelliza; y llamaron su nombre Esaú. 26Y después salió su hermano, trabada su mano al calcañar de Esaú: y fue llamado su nombre Jacob. Genesis 25:24-26

De allí que, Jacob esté asociado con engaño, astucia, emboscada; la raíz del nombre de Jacob (יַעֲקֹ֑ב) aparece como la estrategia de guerra de la tribu de Gad,

Gad será atacado por bandas saqueadoras, pero él las atacará cuando ellas se batan en retirada (עָקֵֽב). Génesis 49:19 (NTV)

La comparación física entre ambos incluso marcó la personalidad de cada uno, recibiendo Jacob la parte de desprestigio mientras que su hermano, Esaú, la parte del prestigio. Jacob es el hijo despreciado, el menos agraciado, y para colmo, el hijo menor, lo que significaba que no heredaba el beneficio de la primogenitura. Jacob es pues, el hijo que no puede establecer linaje, su descendencia es accesoria; sin embargo, el profeta establece que el Señor lo escoge y lo establece como tronco de la genealogía no por merito alguno, sino para establecer por él la Misericordia de Dios,

Yo os he amado, dice Jehová: y dijisteis: ¿En qué nos amaste? ¿No era Esaú hermano de Jacob, dice Jehová, y amé a Jacob, 3Y á Esaú aborrecí, y torné sus montes en asolamiento, y su posesión para los chacales del desierto? Malaquías 1:2-3


¿Qué significa la expresión, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob? ¿tiene algún mensaje de Revelación?

La expresión, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob es un mapa espiritual, es el trazo de fe para los entendidos para mostrar lo grande que significa ser parte de esta genealogía. La mejor forma de entender este principio es conjugando los textos anteriores que describen las intervenciones del Señor,

Por lo cual también, de uno (Abraham), y ése ya amortecido, salieron como las estrellas del cielo en multitud, y como la arena innumerable que está a la orilla de la mar. (Hebreos 11:11-12), Habiéndole sido dicho: En Isaac te será llamada simiente: 19Pensando que aun de los muertos es Dios poderoso para levantar; de donde (de los muertos) le volvió a recibir por figura. (Hebreos 11:18-19), y amé a Jacob (por Misericordia), 3Y á Esaú aborrecí, (Malaquías 1:2-3)

Así que, el Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob es la definición de una generación producto de la intervención directa del Señor, significa el pueblo que no depende de los recursos propios para hacerse valer ante los demás; es el pueblo que entre más débil y mas desventaja tenga, mayores logros alcanza. Todos los profetas destacaron esta característica de formación de este linaje,

Entonces respondió y hablóme, diciendo: Esta es palabra de Jehová a Zorobabel, en que se dice: No con ejército, ni con fuerza, sino con mi espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos. Zacarías 4:6


Mas de la casa de Judá tendré misericordia, y salvarélos en Jehová su Dios: y no los salvaré con arco, ni con espada, ni con batalla, ni con caballos ni caballeros. Oseas 1:7

El Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob es la generación que existe no sujeta a las condiciones humanas sino sujeta a las condiciones del cielo; su uso proclama y exige la fe de que el Señor es poderoso para transformar todas las cosas,

Empero Noé halló gracia (χάριν favor, beneficio) en los ojos de Jehová. Génesis 6:8


Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia (χάριν favor, beneficio); a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo que basta, abundéis para toda buena obra: 2da. Corintios 9:8

La expresión también es utilizada en relación con el pacto que el Señor estableció con Abraham y que ratificó posteriormente con cada uno de sus descendientes; el pacto con Abraham consistía en hacerlo heredero de una tierra, tierra la cual él heredó en virtud de haber creído sin haberla visto, tan solo porque creyó que quien lo había dicho era fiel a su Palabra,

En aquel día hizo Jehová un pacto con Abram diciendo: A tu simiente daré esta tierra desde el río de Egipto hasta el río grande, el río Éufrates; Génesis 15:18

El pacto fue ratificado a Isaac,

Habita en esta tierra, y seré contigo, y te bendeciré; porque a ti y a tu simiente daré todas estas tierras, y confirmaré el juramento que juré a Abraham tu padre: Génesis 26:3

Y ratificado también a Jacob,

Y he aquí, Jehová estaba en lo alto de ella, el cual dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham tu padre, y el Dios de Isaac: la tierra en que estás acostado te la daré a ti y a tu simiente. Génesis 28:13

En el libro de Deuteronomio está establecido que aunque ellos son herederos de la tierra, la herencia es en honor del pacto de Dios con Abraham, Isaac y Jacob,

No por tu justicia, ni por la rectitud de tu corazón entras a poseer la tierra de ellos; mas por la impiedad de estas gentes Jehová tu Dios las echa de delante de ti, y por confirmar la palabra que Jehová juró a tus padres Abraham, Isaac, y Jacob. Deuteronomio 9:5

En ese sentido, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob significa la acción de Dios en beneficio de la generación de Abraham en la línea de Jacob,

Y oyó Dios el gemido de ellos, y acordóse de su pacto con Abraham, Isaac y Jacob. Éxodo 2:24

Unido a esto, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob es la provisión profética de que el Señor hará retornar a la tierra a la genealogía de Abraham por la línea de Jacob cuando éstos hubieren sido esparcidos fuera de ella; encontramos dentro del pacto con Abraham provisiones de Misericordia para que las generaciones futuras recuperen su heredad,

Entonces dijo a Abram: Ten por cierto que tu simiente será peregrina en tierra no suya, y servirá a los de allí, y serán por ellos afligidos cuatrocientos años… 16Y en la cuarta generación volverán acá: porque aún no está cumplida la maldad del Amorrheo hasta aquí. Génesis 15:13

La misma provisión para el retorno a la tierra se encuentra en el pacto ratificado a Jacob,

Y he aquí, yo soy contigo, y te guardaré por donde quiera que fueres, y te volveré a esta tierra; porque no te dejaré hasta tanto que haya hecho lo que te he dicho. Génesis 28:15

Los profetas enviados por Dios al pueblo para emitir sus juicios por causa de la idolatría que habían abrazado, y aun cuando hablaban de deportación, siempre hicieron recordar al pueblo la provisión del retorno a la tierra; esta es la regla general en todos ellos, en buena parte porque con esta forma combinada de presentar juicio con provisión de retorno, los profetas corroboraban la Verdad del pacto concertado con Abraham, Isaac y Jacob,

Mas os volveréis a mí, y guardaréis mis mandamientos, y los pondréis por obra. Si fuere vuestro lanzamiento hasta el cabo de los cielos, de allí os juntaré; y traerlos he al lugar que escogí para hacer habitar allí mi nombre. Nehemías 1:9


Sino: Vive Jehová, que hizo subir a los hijos de Israel de la tierra del aquilón, y de todas las tierras a donde los había arrojado: y volverélos a su tierra, la cual di a sus padres. Jeremías 16:15


Cuando los volveré de los pueblos, y los juntaré de las tierras de sus enemigos, y fuere santificado en ellos en ojos de muchas gentes. Ezequiel 39:27


¿Qué pertinencia tiene la expresión, el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, para una comunidad de fe no judía?

Realmente tiene mucha pertinencia, pues su uso se aplica a todos cuantos están dispuestos a creer. El fundamento de la expresión, el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, se estableció sobre la intervención divina en un hombre impotente de poder transformar su realidad, y sobre una mujer, su esposa, que no podía darle descendencia. Se estableció sobre la intervención divina en un hijo, Isaac, que genéticamente no había posibilidad de que él existiera porque su madre era estéril, y que, además, Dios le demandó a su padre que lo sacrificara cuando apenas era un muchacho. Se estableció sobre la intervención divina en Jacob que a la luz de todos los hechos no era el favorito de quien autorizaba la línea de la heredad.

La expresión no fue acuñada por un hombre como para que éste reclame la autoría y la aplicación exclusiva para su nación. En todo caso, si la expresión fuera para uso exclusivo de la nación hebrea, que no lo es, el apóstol Pablo estableció además entre sus enseñanzas que la crucifixión de Jesús significa para las naciones gentiles el ingreso ad honorem a la ciudadanía de Israel en el goce completo de los pactos y de las promesas,

Que en aquel tiempo estabais sin Cristo, alejados de la república de Israel, y extranjeros á los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo. 13Mas ahora en Cristo Jesús, vosotros que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido hechos cercanos por la sangre de Cristo. Efesios 2:12-13

Es un proceso de injertación, según el mismo apóstol explica en otra de sus epístolas,

Que si algunas de las ramas fueron quebradas, y tú, siendo acebuche, has sido ingerido en lugar de ellas, y has sido hecho participante de la raíz y de la grosura de la oliva; Romanos 11:17

La genealogía fundamentada sobre la fe de creer de que todo lo que se logra o se obtiene es porque Dios mismo lo tramita y lo entrega sin la intervención del hombre. Esta convicción fue establecida como parte de la doctrina de Jesús desde el comienzo de su ministerio terrenal,

Por tanto os digo: No os congojéis por vuestra vida, qué habéis de comer, o que habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir: ¿no es la vida más que el alimento, y el cuerpo que el vestido? 26Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni allegan en alfolíes; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No sois vosotros mucho mejores que ellas? 27Mas ¿quién de vosotros podrá, congojándose, añadir a su estatura un codo? 28Y por el vestido ¿por qué os congojáis? Reparad los lirios del campo, cómo crecen; no trabajan ni hilan; 29Mas os digo, que ni aun Salomón con toda su gloria fue vestido así como uno de ellos. 30Y si la hierba del campo que hoy es, y mañana es echada en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más a vosotros, hombres de poca fe? 31No os congojéis pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o con qué nos cubriremos? 32Porque los Gentiles buscan todas estas cosas: que vuestro Padre celestial sabe que de todas estas cosas habéis menester. Mateo 6:25-32

El Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob es una frase clave, una llave de entendimiento, para comprender quien en realidad es la genealogía de Abraham, de Isaac y de Jacob.

Los textos que hasta este momento nos han parecido meramente expresiones de fortaleza y de ánimo, son realmente declaraciones de fe sobre que la debilidad, la esterilidad o la impotencia son solo avisos de que Dios está cerca, dispuesto para establecer su Gloria sobre quienes sufran de esas incapacidades,

Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, gente santa, pueblo adquirido, para que anunciéis las virtudes de aquel que os ha llamado de las tinieblas a su luz admirable. 1ra. Pedro 2:9


En Dios haremos proezas; Y él hollará nuestros enemigos. Salmos 60:12 (Salmos 108:13)


Haced espadas de vuestros azadones, lanzas de vuestras hoces; diga el flaco: Fuerte soy. Joel 3:10


Mas los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán las alas como águilas, correrán, y no se cansarán, caminarán, y no se fatigarán. Isaías 40:31


Cuando pasares por las aguas, yo seré contigo; y por los ríos, no te anegarán. Cuando pasares por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti. Isaías 43:2

El Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob no es la expresión de un positivismo religioso amparado por la Palabra, es la expresión máxima de fe de reconocer a Dios en nuestras vidas y de caminar amparado en su doctrina,

Gustad, y ved que es bueno Jehová: Dichoso el hombre que confiará en él. Salmos 34:8


Bienaventurado el hombre que puso a Jehová por su confianza, Y no mira a los soberbios, ni a los que declinan a la mentira. Salmos 40:4


El da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas. Isaías 40:29


Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. Filipenses 4:13


 

 

Las citas bíblicas son tomadas de la versión Reina Valera Antigua (1909)

 

 

 

 

 


Pastor Pedro Montoya

Tel Cel. (407) 764-2699

Twitter: @pastormontoya

www.ministerioscristorey.com

¿Cómo puedo abrir la Revelación de Dios para mí?




¿Hay Revelación de Dios para nuestros días?

La verdad es que Dios no ha dejado de Revelar, su capacidad de Revelar no cesó con el último de los profetas. Su naturaleza creadora establece su carácter Revelador; Él sigue Revelando en la misma magnitud que sigue creando. En las Escrituras vemos reflejado este principio en los muchos milagros que realizó aun en el día de reposo. Dios Revela y lo hace no solo a través de las Escrituras, tal verdad esta manifestada en el libro de los salmos,

Los cielos cuentan la gloria de Dios, Y la expansión denuncia la obra de sus manos. 2El un día emite palabra al otro día, Y la una noche a la otra noche declara sabiduría. 3No hay dicho, ni palabras, Ni es oída su voz. 4Por toda la tierra salió su hilo, Y al cabo del mundo sus palabras… Salmo 19:1, 2

En la introducción del evangelio de Lucas, los primeros tres versos del capítulo uno, el escritor presenta el misterio del proceso de la Revelación de las cosas que Dios decide descubrirle al hombre para su formación de fe.

Lucas le escribe a Teófilo, un hombre de fe y de seguro un ministro ordenado para establecer propósitos de Reino entre las generaciones gentiles; y le dice:

HABIENDO muchos tentado a poner en orden la historia de las cosas que entre nosotros han sido ciertísimas, 2Como nos lo enseñaron los que desde el principio lo vieron por sus ojos, y fueron ministros de la palabra; 3Me ha parecido también a mí, después de haber entendido todas las cosas desde el principio con diligencia, escribírtelas por orden, oh muy buen Teófilo, 4Para que conozcas la verdad de las cosas en las cuales has sido enseñado. Lucas 1:1-3

El escritor establece una relación entre los hechos desarrollados y la Revelación de Dios; y establece además, que tal Revelación de Dios está contenida entre esos hechos, lo que significa que detrás de cada hecho, hablando en términos generales, está contenida una Revelación de Dios para el hombre. Este es el principio fundamento del misterio del proceso de Revelación.


la historia de las cosas que entre nosotros han sido ciertísimas,… Para que conozcas la verdad de las cosas en las cuales has sido enseñado


Por supuesto, no detrás de cualquier hecho, sino solo en aquellos que establecen señal de la Gracia, de la justicia y del juicio de Dios hacia el hombre; por eso el escritor recalca, las cosas que entre nosotros han sido ciertísimas.

Este principio fundamento es confirmado a través de las enseñanzas del apóstol Pablo, cuando hablando sobre los hechos por los cuales los padres de la fe tuvieron que enfrentar como hechos personales, el apóstol señala que tales hechos son constituidos en hechos de Revelación para nosotros,

Y estas cosas les acontecieron en figura; y son escritas para nuestra admonición, en quienes los fines de los siglos han parado. 1ra. Corintios 10:11

Así que, hay una verdad detrás de cada hecho; sin embargo, y aquí se constituye el segundo principio del misterio del proceso de Revelación, descubrirla no es tarea del hombre sino de Dios. Volviendo a la introducción del evangelio de Lucas, el escritor establece que hubo muchos que intentaron poner en orden la historia de las cosas, dejando ver en su intención de escribir sobre tales cosas, que su motivo es por causa de que los tales pese a su esfuerzo, no lograron poner en orden la historia de las cosas.

Intentar descubrir la Revelación contenida no es tarea del hombre, y es porque la Revelación no puede ser provocada por el hombre, llega al hombre por iniciativa de Dios. Pero, ¿hay algo que el hombre deba hacer para obtenerla? Sí, hay algo. El escritor del evangelio establece lo que se constituye como el tercer principio del misterio del proceso de Revelación. Lo que el hombre tiene que hacer es exponerse a los hechos para aprender de ellos, no para clasificarlos. El escritor del evangelio escribe, y dice,


…Me ha parecido también a mí, después de haber entendido todas las cosas desde el principio con diligencia


El escritor del evangelio trató primero de entenderlas para sí, para fundamentar sobre ellas su crecimiento espiritual y su desarrollo de fe, y luego las escribió; no como lo hicieron los demás, recopilar los hechos tan solo para contarlos.

De nuevo, este principio es confirmado por las enseñanzas del apóstol Pablo, cuando en sus cartas a los corintos les describe que Dios tiene cosas preparadas para quienes buscan de Él.

Antes, como está escrito: Cosas que ojo no vio, ni oreja oyó, Ni han subido en corazón de hombre, Son las que ha Dios preparado para aquellos que le aman. 1ra. Corintios 2:9

El escritor del evangelio de Lucas está consciente de este principio, pues en sus escritos destaca la iniciativa de Dios en favor del hombre de Revelarle acerca de sus misterios,

En el mismo capítulo uno, al describir sobre la Revelación de Dios sobre Zacarías, el padre de Juan el bautista, destaca la condición de mudez por nueve meses de Zacarías por causa de su incredulidad al anuncio del ángel Gabriel,

Y respondiendo el ángel le dijo: Yo soy Gabriel, que estoy delante de Dios; y soy enviado a hablarte, y a darte estas buenas nuevas. 20Y he aquí estarás mudo y no podrás hablar, hasta el día que esto sea hecho, por cuanto no creíste a mis palabras, las cuales se cumplirán a su tiempo. Lucas 1:19, 20

En el capítulo nueve destaca la condición de ingenuidad de los apóstoles,

Mas ellos no entendían esta palabra, y les era encubierta para que no la entendiesen; y temían preguntarle de esta palabra. Lucas 9:45

En el capítulo dieciocho vuelve a destacar la incapacidad de los apóstoles de entender la Revelación de Dios,

Pero ellos nada de estas cosas entendían, y esta palabra les era encubierta, y no entendían lo que se decía. Lucas 18:34

En el capítulo veinticuatro destaca el principio de que la Revelación es iniciativa de Dios,

Entonces fueron abiertos los ojos de ellos, y le conocieron; mas él se desapareció de los ojos de ellos. Lucas 24:31

Un poco más adelante, en el mismo capítulo, vuelve a acentuar el principio de que la Revelación es iniciativa de Dios,

Entonces les abrió el sentido, para que entendiesen las Escrituras; Lucas 24:45

Queda claro el principio de que la Revelación es iniciativa de Dios, el hombre no puede provocarla ni hacer nada para forzar a que se establezca. ¿Qué hace entonces que Dios les revele a unos? ¿Es una decisión antojadiza de Dios?

No, no es una decisión antojadiza de Dios; según lo vemos en las palabras de Moisés, la intención en Dios es que todos reciban Revelación,

Y Moisés le respondió: ¿Tienes tú celos por mí? mas ojalá que todo el pueblo de Jehová fuesen profetas, que Jehová pusiera su espíritu sobre ellos. Números 11:29

Es la intención de Dios, no solo un deseo de Moisés. ¿Qué debe hacer el hombre entonces?

El hombre debe exponerse a los hechos para aprender de ellos; esto es, someterse al señorío de Jesús. Todo hecho tiene un propósito. El ejemplo lo establece la misma madre de Jesús,

Mas María guardaba todas estas cosas, confiriéndolas en su corazón. Lucas 2:19


Y descendió con ellos, y vino a Nazaret, y estaba sujeto a ellos. Y su madre guardaba todas estas cosas en su corazón. Lucas 2:51

Lo segundo que debe hacer el hombre es amar a Dios sobre todas las cosas; esta es la llave que abre la puerta de la Revelación, el apóstol Pablo lo estableció en sus enseñanzas,


son las que ha Dios preparado para aquellos que le aman. 1ra. Corintios 2:9


Esta decisión, en el eunuco etíope que descendía de Jerusalén de adorar a Dios, fue lo que movió a Dios a enviar a Felipe para que abriera el entendimiento del eunuco,

Y el Espíritu dijo a Felipe: Llégate, y júntate a este carro. 30Y acudiendo Felipe, le oyó que leía el profeta Isaías, y dijo: Mas ¿entiendes lo que lees? 31Y dijo: ¿Y cómo podré, si alguno no me enseñare? Y rogó a Felipe que subiese, y se sentase con él. Hechos 8:29-31

Así que, Dios quiere Revelarnos de sus misterios, y porque Él así lo ha dispuesto. Las iniciativas del hombre, sus ritos religiosos, sus ejecutorias escudriñando en otros libros, etc., no hacen sino entorpecer el proceso y alejarse de la iniciativa divina. De todo esto tenemos que volvernos a Dios. Dios no está en los seminarios, en los congresos, en las convenciones, en los retiros,… está tan cerca de ti, y quiere Revelarse a ti aun así el lugar donde te encuentres sea tu propia casa.


Todos los textos bíblicos han sido tomados de la Biblia versión Reina Valera Antigua (RVA 1909)


Pastor Pedro Montoya

Tel Cel. (407) 764-2699

Twitter: @pastormontoya

https://payhip.com/MinisterioApostolicoyProfeticoCristoRey

https://ministerioscristorey.com/

Procesos de Revelación


Las cosas secretas pertenecen a Jehová nuestro Dios: mas las reveladas son para nosotros y para nuestros hijos por siempre, para que cumplamos todas las palabras de esta ley. Deuteronomio 29:29

¿Existe algún proceso de preparación para propiciar un ambiente de Revelación?

Recientemente, mientras preparaba material para una clase sobre el carácter espiritual del llamado al ministerio, y el grado de revelación que la persona llamada por Dios necesita tener para ser efectivo como dispensador de los misterios de Dios, llegué a pensar que existe un proceso de preparación previo para exponerse al momento de la Revelación. Comenté sobre mi inquietud con otro ministerio y tuve como respuesta que cuando Dios decide revelar sus misterios, la persona no tiene necesidad, ni tiempo, para prepararse, Dios lo hace en la decisión de su Soberanía y la persona la recibe, y la transmite.

De momento abandoné la idea, pues entendí que la respuesta era contundente y estaba basada en la Palabra: No por obras, para que nadie se gloríe,[1] según escribió el apóstol Pablo a la comunidad de Efeso.

Sin embargo, al paso de los días aun continuó la idea, y aunque entendía que el hombre y la mujer de Dios no pueden hacer nada para provocar que Dios disponga revelarles sus misterios, me preguntaba aun qué cosa hizo Abraham para ser escogido de entre tantos similares a él para que Dios le confiara un proyecto de restauración tan grande; qué cosa hizo que Jacob fuera amado por Dios por encima de Esaú; en términos generales, qué hicieron los hombres y mujeres del pasado, escogidos por Dios para que Él les confiara sus misterios, ¿acaso simple elección sin mayor requisito de cualificación?

En el proceso aprendí que Dios no revela a nadie sin antes haber confirmado por sí mismo que a quien Él revelará sus misterios es digno de recibirlos, y que el tal está dispuesto a vivir según ellos.

Dios prueba para determinar la nobleza y la dignidad de quienes serán herederos de sus misterios; las Escrituras lo confirman:

Y Jehová dijo a Gedeón: Aun es mucho el pueblo; llévalos a las aguas, y allí yo te los probaré; y del que yo te dijere: Vaya este contigo, vaya contigo: mas de cualquiera que yo te dijere: Este no vaya contigo, el tal no vaya. Jueces 7:4

El profeta Oseas lo propuso de la siguiente forma,

Empero he aquí, yo la induciré, y la llevaré al desierto, y hablaré a su corazón. Oseas 2:14

Todos son precandidatos, esto para que nadie se queje de que Dios hace acepción de personas, pero la elección es según dignidad, la dignidad que muestran hacia las cosas de Dios. Los escogidos fueron considerados y probaron ser dignos de tal distinción. Si verificamos en las Escrituras del Nuevo Testamento, aun Jesús mismo fue sometido al mismo proceso,

Entonces Jesús fue llevado del Espíritu al desierto, para ser tentado del diablo. Mateo 4:1 (Lucas 4:1)

Revisemos las revelaciones depositadas en Abraham. Jesús sacó a la luz un misterio que si Jesús no lo hubiera referido nunca habría habido forma de saberlo. Miles años antes del nacimiento de Jesús, Abraham vio a Jesús, y se gozó;

Abraham vuestro padre se gozó por ver mi día; y lo vio, y se gozó. Juan 8:56

¿Cómo logró tal apertura a la Revelación? Para contestar esta pregunta es necesario forjarnos otra pregunta: ¿Cuándo sucedió ese momento de Revelación? ¿Antes o después de casi haber sacrificado a Isaac?

Abraham fue aprobado en obediencia, sometido a prueba repetidas veces. Veámoslo. Primero probado en su disposición de salir de la tierra que le significaba seguridad,

Empero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré; Génesis 12:1

Luego, ya en la tierra de Canaán, Abraham fue probado en su capacidad de creer a Dios aún por encima de su discapacidad procreativa,

Y luego la palabra de Jehová fue a él diciendo: No te heredará éste, sino el que saldrá de tus entrañas será el que te herede. 5Y sacóle fuera, y dijo: Mira ahora a los cielos, y cuenta las estrellas, si las puedes contar. Y le dijo: Así será tu simiente. 6Y creyó a Jehová, y contóselo por justicia. Génesis 15:4-6

Abraham es sometido a una prueba de obediencia aún más dolorosa cuando es demandado a expulsar a su hijo Ismael,

Por tanto dijo a Abraham: Echa a esta sierva y a su hijo; que el hijo de esta sierva no ha de heredar con mi hijo, con Isaac. 11Este dicho pareció grave en gran manera a Abraham a causa de su hijo. 12Entonces dijo Dios a Abraham: No te parezca grave a causa del muchacho y de tu sierva; en todo lo que te dijere Sara, oye su voz, porque en Isaac te será llamada descendencia. Génesis 21:10-12

Pero la prueba de obediencia mayor fue cuando Abraham fue requerido por Dios para sacrificar a su hijo Isaac, el de la promesa,

Y dijo: Toma ahora tu hijo, tu único, Isaac, a quien amas, y vete a tierra de Moriah, y ofrécelo allí en holocausto sobre uno de los montes que yo te diré. Génesis 22:2

Las evidencias de los mismos relatos apuntan a que los momentos de Revelación de Abraham fueron después de haber atendido esta última prueba de fe. La prueba de fe en realidad consistía en una prueba de dignidad. Abraham fue encontrado digno de recibir las Revelaciones de Dios.

Y dijo: No extiendas tu mano sobre el muchacho, ni le hagas nada; que ya conozco que temes a Dios, pues que no me rehusaste tu hijo, tu único. Génesis 22:12

El apóstol Pablo escribiendo sobre este hecho, explicó:

…creyó Abraham a Dios, y le fue atribuido a justicia…  Romanos 4:3

Tal atribución de justicia fue considerada ante Dios como una atribución de dignidad, para que así fuera constituido como el padre espiritual de una nueva generación de hombres y mujeres dignos de recibir Revelación de los misterios de Dios,

Y recibió la circuncisión por señal, por sello de la justicia de la fe que tuvo en la incircuncisión: para que fuese padre de todos los creyentes no circuncidados, para que también a ellos les sea contado por justicia; Romanos 4:11

Este mismo proceso fue destacado por David, quien aunque bajo el manto del rigor de la Ley, él mismo disfrutó de los beneficios de la Gracia de Jesús,

Mas al que no obra, pero cree en aquél que justifica al impío, la fe le es contada por justicia. 6Como también David dice ser bienaventurado el hombre al cual Dios atribuye justicia sin obras, 7Diciendo: Bienaventurados aquellos cuyas iniquidades son perdonadas, Y cuyos pecados son cubiertos. 8Bienaventurado el varón al cual el Señor no imputó pecado. Romanos 4:5-8

Así que, sí existe un proceso de preparación para la exposición ante la Revelación, pero no es provocado por el hombre, sino todo lo contrario, es un proceso desarrollado por Dios para descubrir cuán digna es la persona de contener Sus misterios. El hombre no puede hacer nada para asegurar que Dios le confiará Su Revelación. En todo este proceso podemos comprobar la presencia del misterio del amor de Dios.

El siguiente principio que aprendí es que pese a lo digno que sea la persona ante Dios de recibir y vivir según la Revelación de Dios, no todos desarrollan en su totalidad los beneficios de la Revelación; a unos les cuesta más que a otros lograr establecerlos.

Y esto no porque Dios así lo decida hacer, sino porque los procesos propios de cada quien así lo determinan. La parábola del sembrador logra confirmar este planteamiento.

Y parte cayó en buena tierra, y dio fruto, cuál a ciento, cuál a sesenta, y cuál a treinta. Mateo 13:8

Si se trata del mismo terreno, y de la misma semilla, ¿Cómo es posible que los resultados sean diferentes?

Las parábolas de los obreros a quienes el amo les entrega sus bienes, la parábola de los talentos,[2] y la parábola de las minas,[3] parábolas con el mismo tema de enseñanza de la parábola del sembrador, descubren que la diferencia en resultados es debido a la facultad de cada quien; es decir, conforme a lo diáfano de la visión de cada quien de entender la obra que realizan.

Esto queda de manifiesto en la respuesta que los siervos le presentan a su señor en ambas parábolas. El siervo malo y negligente, en la parábola de los talentos responde,

Y llegando también el que había recibido un talento, dijo: Señor, te conocía que eres hombre duro, que siegas donde no sembraste, y recoges donde no esparciste; 25Y tuve miedo, y fui, y escondí tu talento en la tierra: he aquí tienes lo que es tuyo. Mateo 25:24-25

Lo mismo acontece con el siervo malo, en la parábola de las minas,

Y vino otro, diciendo: Señor, he aquí tu mina, la cual he tenido guardada en un pañizuelo: 21Porque tuve miedo de ti, que eres hombre recio; tomas lo que no pusiste, y siegas lo que no sembraste. Lucas 19:20-21

En ambas parábolas es presentado el mismo esquema: todos precalificados para ejecutar una operación especial, pero los resultados de cada quien son en base a la facultad de cada quien para desarrollar la visión de otro y trabajarla como propia. Parte de la enseñanza es la participación del siervo malo, su negligencia es destacada para ilustrar cómo su fracaso se debió a una visión entorpecida de la situación, lo que hizo que no pudiera reaccionar con cordura y al menos entregar el dinero a los banqueros.

No todos desarrollan en su totalidad los beneficios de la Revelación, y no porque Dios así lo decida sino por causa de los procesos propios de cada quien. Cada quien producirá y establecerá según lo revelado en la medida que logre descontaminar los siguientes procesos:

  • La visión acerca de las circunstancias

Aprender a ver como Dios mira y dejar de ver como el hombre acostumbra ver las cosas, fue el tema central de la doctrina de la perfección predicada por los apóstoles en los primeros años de la fundación de la iglesia. El tema no fue nunca un beneficio optativo para mejorar el discernimiento o el criterio cristiano, sino todo lo contrario, se constituyó en la obra de perfección del nuevo nacimiento. La causa del estancamiento o de la inacción en la vida de fe, y aun ministerial, es precisamente la falta de una visión adecuada,

¿No decís vosotros: Aún hay cuatro meses hasta que llegue la siega? He aquí os digo: Alzad vuestros ojos, y mirad las regiones, porque ya están blancas para la siega. Juan 4:35

Samuel se vio afectado cuando el pueblo pidió rey, y fue porque él vio que la solicitud del pueblo significaba rechazo a su gestión profética,

Y descontentó a Samuel esta palabra que dijeron: Danos rey que nos juzgue. Y Samuel oró a Jehová. 7Y dijo Jehová a Samuel: Oye la voz del pueblo en todo lo que te dijeren: porque no te han desechado a ti, sino a mí me han desechado, para que no reine sobre ellos. I Samuel 8:6-7

La forma de ver las cosas puede traer luz o tinieblas a la vida de cada quien,

La lámpara del cuerpo es el ojo: así que, si tu ojo fuere sincero, todo tu cuerpo será luminoso: 23Mas si tu ojo fuere malo, todo tu cuerpo será tenebroso. Así que, si la lumbre que en ti hay son tinieblas, ¿cuántas serán las mismas tinieblas? Mateo 6:22-23

La versión presentada por el escritor del evangelio de Lucas destaca el hecho de que muchas personas viven a expensas de una visión distorsionada de la obra de Dios,

La antorcha del cuerpo es el ojo: pues si tu ojo fuere simple, también todo tu cuerpo será resplandeciente; mas si fuere malo, también tu cuerpo será tenebroso. 35Mira pues, si la lumbre que en ti hay, es tinieblas. 36Así que, siendo todo tu cuerpo resplandeciente, no teniendo alguna parte de tinieblas, será todo luminoso, como cuando una antorcha de resplandor te alumbra. Lucas 11:34-36

El pecado entró precisamente por la vista,

Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella. Génesis 3:6

Pablo ve lo importante de una visión correcta, ello puede hacer la diferencia entre una construcción espiritual correcta o deformada, incluso apostata.

Conforme a la gracia de Dios que me ha sido dada, yo como perito arquitecto puse el fundamento, y otro edifica encima: empero cada uno vea cómo sobreedifica. 1ra. Corintios 3:10

  • La forma de pensar y de sentir de cada quien

La forma de pensar y la forma de sentir son la parte de la personalidad del ser humano más susceptible de sufrir cambios de postura, a tal grado que los cambios pueden darse en cortos lapsos de tiempo aun sin la presencia de un periodo de transición. Esto por supuesto, bajo los efectos de la presión de las circunstancias sobre la persona. En condiciones óptimas el pensamiento y el sentimiento de alguien puede mantenerse invariable.

Pero, ante la presión de circunstancias que atenten contra la comodidad del entorno de alguien, inmediatamente comenzaran a surgir cambios en la postura de la persona.

Mas temo que como la serpiente engaño a Eva con su astucia, sean corrompidos así vuestros sentidos en alguna manera, de la simplicidad que es en Cristo. 2da. Corintios 11:3

Si en adición consideramos que los pensamientos y los sentimientos están conectados, y los unos involucran a los otros, una persona operando bajo el compromiso de ambos bajo una misma asignación puede llegar a desarrollar una fuerza poderosa de resistencia y obstinación irracional.

Satanás conoce esta característica humana, por eso en muchas ocasiones son su herramienta más poderosa para llevar a muchos a su misma destrucción,

Empero los sentidos de ellos se embotaron; porque hasta el día de hoy les queda el mismo velo no descubierto en la lección del antiguo testamento, el cual por Cristo es quitado. 2da. Corintios 3:14

De allí que, cuidar la forma de pensar y la forma de sentir ocuparon dentro de la doctrina de los apóstoles del primer siglo una posición sumamente importante para el desarrollo de la vida de fe; tanto así que el apóstol Pablo al dirigir su primera epístola a la comunidad de fe mas carnal[4] de todas las que él ha visitado, les confronta que cómo puede uno que tiene la mente de Cristo actuar con semejante carnalidad,

Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruyó? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo. 1ra. Corintios 2:16

Un pensamiento no sujeto a la obediencia de Cristo; y por extensión, un sentimiento no sujeto a la obediencia de Cristo, son un pensamiento y un sentimiento que naufraga a la deriva, susceptibles de incurrir en engaño,

Que ya no seamos niños fluctuantes, y llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que, para engañar, emplean con astucia los artificios del error: Efesios 4:14

La doctrina apostólica establece que el requisito para vivir la vida de fe es a través de la decisión de sujetar los pensamientos y los sentimientos a la obediencia del Señorío de Cristo,

Destruyendo consejos, y toda altura que se levanta contra la ciencia de Dios, y cautivando todo intento a la obediencia, de Cristo; 2da. Corintios 10:5

De allí que, la recomendación apostólica sea: Pensar según establecido en la enseñanza de Jesús,

Así también vosotros, pensad que de cierto estáis muertos al pecado, mas vivos a Dios en Cristo Jesús Señor nuestro. Romanos 6:11


Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, juzgaba como niño, mas cuando ya fui hombre hecho, dejé lo que era de niño. 1ra. Corintios 13:11


No que seamos suficientes de nosotros mismos para pensar algo como de nosotros mismos, sino que nuestra suficiencia es de Dios; 2da. Corintios 3:5


Porque el amor de Cristo nos constriñe, pensando esto: Que si uno murió por todos, luego todos son muertos; 2da. Corintios 5:14


Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si alguna alabanza, en esto pensad. Filipenses 4:8

La recomendación apostólica es: Sentir según establecido en la enseñanza de Jesús,

Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús: Filipenses 2:5


Como me es justo sentir esto de todos vosotros, por cuanto os tengo en el corazón; y en mis prisiones, y en la defensa y confirmación del evangelio, sois todos vosotros compañeros de mi gracia. Filipenses 1:7


Hermanos, no seáis niños en el sentido, sino sed niños en la malicia: empero perfectos en el sentido. 1ra. Corintios 14:20

  • La forma de tratar a las demás personas

Nadie podría creer que la forma de tratar a las demás personas tenga injerencia en el desarrollo de la Revelación que podamos recibir de parte de Dios, pero es así; el trato que dispensemos hacia los demás puede incrementar los niveles de Revelación, dependiendo de si dispensamos un buen trato; o detenerlo o hacerlo decrecer, si por el contrario dispensamos un mal trato hacia los demás.

La base de este principio se encuentra en la enseñanza que Jesús compartió con sus discípulos en torno a dar de Gracia lo de Gracia hemos recibido,[5] y en torno al perdón.[6]

¿No te convenía también a ti tener misericordia de tu consiervo, como también yo tuve misericordia de ti? 34Entonces su señor, enojado, le entregó a los verdugos, hasta que pagase todo lo que le debía. Mateo 18:33-34

Esta enseñanza puede resumirse en las siguientes Palabras,

Y como queréis que os hagan los hombres, así hacedles también vosotros: Lucas 6:31

El escritor de la epístola a los Hebreos reconoce que el buen trato a los necesitados hizo que algunos hospedaran ángeles sin ellos saberlo,

No olvidéis la hospitalidad, porque por ésta algunos, sin saberlo, hospedaron ángeles. Hebreos 13:2

El maltrato a una persona es considerado una ofensa directa a Jesús, y evita por ello recibir de Él la Revelación de sus misterios,

Entonces el Rey dirá a los que estarán a su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo. 35Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui huésped, y me recogisteis; 36Desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; estuve en la cárcel, y vinisteis a mí. 37Entonces los justos le responderán, diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te sustentamos? ¿O sediento, y te dimos de beber? 38¿Y cuándo te vimos huésped, y te recogimos? ¿O desnudo, y te cubrimos? 39¿O cuándo te vimos enfermo, o en la cárcel, y vinimos a ti? 40Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos pequeñitos, a mí lo hicisteis. Mateo 25:34-40

En resumen, como habremos considerado, la Revelación no llega de la nada, ni es el resultado de la observancia de prácticas rituales como muchas veces los estudios religiosos pudieran habernos sugerido. No es por lo que el hombre y la mujer hacen, o dejan de hacer, que alcanzan los beneficios de ser receptores de los misterios de Dios.

Por el contrario, la Revelación de los misterios y proyectos de Dios al hombre son la decisión de Dios en respuesta a la dignidad que el hombre y la mujer muestran hacia las cosas de Dios, cuando en su momento son probados bajo las circunstancias de optar entre sus beneficios personales, o los beneficios del Reino.

Hay sin embargo, procesos que entorpecen el pleno desarrollo de la Revelación, estos procesos son situaciones propias de cada quien, según lo diáfano de las decisiones de cada quien en torno a saber cómo conducirse entre las circunstancias,

Y si no fuere tan presto, para que sepas cómo te conviene conversar en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios vivo, columna y apoyo de la verdad. 1ra. Timoteo 3:15

Dios quiere llevarnos a todos a que alcancemos la plenitud de la estatura de Cristo, ¿es esa también nuestra decisión?

Hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la edad de la plenitud de Cristo: Efesios 4:13

 

Todas los textos biblicos han sido tomados de la Biblia version Reina Valera Antigua (RVA 1909)

Pastor Pedro Montoya

Tel Cel. (407) 764-2699

Twitter: @pastormontoya

http://www.ministerioscristorey.com

[1] Efesios 2:9

[2] Mateo 25:14-30

[3] Lucas 19:12-27

[4] 1ra. Corintios 3:1-4

[5] Mateo 10:8

[6] Mateo 6:12; Lucas 11:4

Si Jesús es Dios, Adoradle; si Jesús no es Dios… ¡Estás en un grave problema!


Yo y el Padre una cosa somos. Juan 10:30

Recientemente fui cuestionado en uno de mis escritos acerca de la revelación en la Biblia de que Jesús es Dios. La experiencia me sirvió no solo porque pude revisar y refrescar acerca de la doctrina según expuesta en la Biblia, sino también porque pude ver que hay muchísima gente que le se le dificulta creerlo no tanto porque sea gente perversa, y se encuentren al margen de la apostasía, sino porque no han sido enseñados acerca del tema.

La revelación de que Jesús es Dios manifestado en carne para la redención de la humanidad fue el tema central de la proclamación del Evangelio del Reino de los cielos.

Y sin contradicción, grande es el misterio de la piedad: Dios ha sido manifestado en carne; ha sido justificado con el Espíritu; ha sido visto de los ángeles; ha sido predicado a los Gentiles; ha sido creído en el mundo; ha sido recibido en gloria. 1ra. Timoteo 3:16

La doctrina de Cristo fue predicada y proclamada a partir de Jerusalén, y difundida por toda la tierra conocida, en los primeros años identificada como la doctrina de los apóstoles,[1]  y con el correr de los años como tal, la doctrina de Cristo, razón por la cual los discípulos fueron llamados cristianos por primera vez en Antioquia de Siria.[2]

La iglesia del Señor se constituyó sobre el fundamento de la doctrina de Cristo. El lector puede encontrar un resumen adicional del tema en la entrada, “La Doctrina de Cristo.”

Así que, viendo la importancia y relevancia espiritual de la doctrina de Cristo, según establecido como revelación de salvación para el que cree, en la Biblia, pretendemos hoy establecer sobre la naturaleza divina de Jesús. Jesús es Dios.

Muchas personas, entre ellas creyentes y hombres y mujeres de fe, han tenido dificultad para asimilar a Jesús como Dios. Aunque en su confesión doctrinal aseguran que Jesús es el Hijo de Dios, no pueden conciliar la idea de que siendo hombre pueda ser a la misma vez Dios, o viceversa. Así que, comenzaremos precisamente por allí mismo, derribando esa dificultad.

Ser Hijo de Dios significa Ser Dios mismo. Según la concepción humana, un hijo es un fruto del padre, y un ser completamente diferente, pese a rasgos genéticos, conductas y hábitos similares; sin embargo, la designación en Jesús de Hijo de Dios no es para distinguir en Él un ser diferente, sino para identificar esencia y naturaleza.

Nótese en el texto del evangelio de Juan, en el capítulo diez, el testimonio mismo de Jesús en torno a su relación con el Padre:

Yo y el Padre uno somos. Juan 10:30 (RV60)

La versión Reina Valera de 1909 lo presenta más enfático todavía, porque añade el vocablo cosa.

Yo y el Padre una cosa somos.           Juan 10:30 (RVA)

Si verificamos en la lectura del mismo capítulo, en el testimonio del escritor que recoge las palabras de los judíos del lugar, ellos entienden perfectamente que Hijo es equivalente a Dios mismo,

Respondiéronle los judíos, diciendo: Por buena obra no te apedreamos, sino por la blasfemia; y porque tú, siendo hombre, te haces Dios. Juan 10:33

Y Él lo que había dicho era que Él era Hijo de Dios,

¿A quien el Padre santificó y envió al mundo, vosotros decís: Tú blasfemas, porque dije: Hijo de Dios soy? Juan 10:36

Así que, ser Hijo de Dios es ser Dios mismo. Con el uso de la expresión se establece esencia y naturaleza divina. De ello ya anteriormente el lector del evangelio de Juan había sido notificado, pues en la introducción misma del libro, el escritor lo estableció claramente,

EN el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. 2Este era en el principio con Dios. 3Todas las cosas por él fueron hechas; y sin él nada de lo que es hecho, fue hecho. 4En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. 5Y la luz en las tinieblas resplandece; mas las tinieblas no la comprendieron. Juan 1:1-5

Esto es también lo que leemos en el texto de la epístola del apóstol Pablo a la comunidad de fe de Filipos,

El cual (Jesús), siendo en forma de Dios, no tuvo por usurpación ser igual a Dios: 7Sin embargo, se anonadó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; 8Y hallado en la condición como hombre, se humilló a sí mismo, hecho obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Filipenses 2:6-8

No obstante, sigamos estableciendo sobre la persona de Jesús en manifestación humana. Hasta este momento muchos no han podido reconciliar el hecho de que Jesús sea hombre y Dios mismo a la vez.

Partamos de la idea de que Jesús es hombre, y que el ser Hijo de Dios es por virtud de la sombra que el Espíritu Santo hizo sobre Maria, y por su naturaleza de ser sin pecado.

¿Cómo puede ser posible que un ser humano descienda –y ascienda– del cielo, si hasta ese momento el destino de los muertos no era el cielo?

Y nadie subió al cielo, sino el que descendió del cielo, el Hijo del hombre, que está en el cielo. Juan 3:13

El texto indica que su lugar original fue siempre el cielo: que está en el cielo. El texto no establece que por efecto de su naturaleza sin pecado fue que subió al cielo.

Otro texto similar que muestra su ascenso-descenso del cielo lo encontramos en el libro de los Hechos de los Apóstoles,

Porque David no subió a los cielos; empero él dice: Dijo el Señor a mi Señor: Siéntate a mi diestra, Hechos 2:34

En la explicación que Jesús hizo de este mismo texto, explicó que a quien David se refiere como Señor es al Mesías (Jesús), y no refiriéndose a sí mismo.

Y respondiendo Jesús decía, enseñando en el templo: ¿Cómo dicen los escribas que el Cristo es hijo de David? 36Porque el mismo David dijo por el Espíritu Santo: Dijo el Señor a mi Señor: Siéntate a mi diestra, Hasta que ponga tus enemigos por estrado de tus pies. 37Luego llamándole el mismo David Señor, ¿de dónde, pues, es su hijo? Y los que eran del común del pueblo le oían de buena gana. Marcos 12:35-38

Así que, Jesús no es Hijo de Dios tan solo por virtud de su concepción por obra del Espíritu Santo, ni desciende –y asciende– del cielo por su naturaleza sin pecado. Jesús es Dios.

  • Pero, y ¿si Jesús es hijo de Dios porque es un ángel?

Ya el escritor de la epístola a los Hebreos había escrito al respecto, y estableció contundentemente que Jesús no es un ángel,

Porque ¿a cuál de los ángeles dijo Dios jamás: Mi hijo eres tú, Hoy yo te he engendrado, Y otra vez: Yo seré a él Padre, Y él me será a mí hijo? Hebreos 1:5

La respuesta a la pregunta del escritor a los Hebreos es: NO, rotundamente, a ningún ángel Dios le dio tal reconocimiento. El escritor para enfatizar que Jesús no es un ángel cita un texto del libro de Deuteronomio tomado de la Septuaginta(32:43), en el que se cita que los ángeles adoran al Hijo.

Y otra vez, cuando introduce al Primogénito en la tierra, dice: Y adórenle todos los ángeles de Dios. Hebreos 1:6

  • Pero, ¿si Jesús es hijo de Dios porque es un ser-espíritu diferente a los ángeles?

Si eso fuera así, tal ser-espíritu tendría que haber sido, primero, un ser superior a Luzbel, pues el texto del profeta Ezequiel asegura que Luzbel era el sello de la perfección,

Hijo del hombre, levanta endechas sobre el rey de Tiro, y dile: Así ha dicho el Señor Jehová: Tú echas el sello a la proporción, lleno de sabiduría, y acabado de hermosura. …   14Tú, querubín grande, cubridor: y yo te puse; en el santo monte de Dios estuviste; en medio de piedras de fuego has andado. 15Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste criado, hasta que se halló en ti maldad. Ezequiel 28:12-15

Y, segundo, ¿Cómo puede un ser-espíritu estar sentado a la diestra de Dios?…

JEHOVÁ dijo a mi Señor: Siéntate a mi diestra, En tanto que pongo tus enemigos por estrado de tus pies. Salmo 110:1

¿… Cómo puede, si sabemos por las Escrituras que Dios no comparte su Gloria con nadie?

Yo Jehová: este es mi nombre; y a otro no daré mi gloria, ni mi alabanza a esculturas. Isaías 42:8

Así que, NO; Jesús no es un ser-espíritu, ni por virtud de ello es que fue designado Hijo de Dios.

¿Qué nos queda?

¡Jesús es Dios!


Y Jesús le dijo: Yo soy; y veréis al Hijo del hombre sentado a la diestra de la potencia de Dios, y viniendo en las nubes del cielo. Marcos 14:62


¿No crees que yo soy en el Padre, y el Padre en mí? Las palabras que yo os hablo, no las hablo de mí mismo: mas el Padre que está en mí, él hace las obras. 11 Creedme que yo soy en el Padre, y el Padre en mí: de otra manera, creedme por las mismas obras. Juan 14:10,11


La mayoría de las doctrinas heréticas y/o apostatas dirigen su ataque a desvirtuar la naturaleza y esencia de Jesús como hombre, y lo presentan como un gran profeta pero denigran su naturaleza divina. A la luz de lo que has leído,


Pastor Pedro Montoya

Tel Cel. (407) 764-2699

Twitter: @pastormontoya

http://www.ministerioscristorey.com

[1] Hechos 2:42

[2] Idem 11:26

Nuevo Material de Estudio: Levantando la Maldición de la Tierra


Levantando la Maldición de la Tierra

ISBN-13: 978-1722237165

ISBN-10: 1722237163

BISAC: Religion / Christian Ministry / Pastoral Resources

 

LEVANTANDO LA MALDICION DE LA TIERRAEl material puede adquirirse haciendo click en el enlace:

Levantando la Maldición de la Tierra

La demanda de esta nueva época requiere de ‎una mayor precisión en el uso de estrategias ‎espirituales de parte de aquellos que han sido ‎escogidos por el Señor para preparar el camino de ‎Su segunda venida.

Es importante tener conocimiento de lo que ‎Satanás está generando para desarticular a los ‎valientes del Reino.‎

Vientos de apostasía están ya soplando ‎alrededor del mundo entero, y para contrarrestarlos ‎es necesario tener en cuenta las artimañas satánicas ‎que se han establecido para callar las voces ‎proféticas.‎

para aquellos que quieran tenerlo en formato electrónico, hacer click en:

Levantando la Maldicion de la Tierra

CONTENIDO

  • Introducción: ¿Qué es la Maldición?‎
  • Capítulo I: La Base de la Maldición es la Adoración ‎Idolátrica
  • Capítulo II: Centros Ceremoniales… Centros de ‎Dispersión de Maldición
  • Capítulo III: Combatiendo la Hechicería Institucional de ‎nuestros Pueblos
  • Capítulo IV: Fornicar con dioses paganos: El Valor de la ‎Comida y la Bebida en las Fiestas Ceremoniales
  • Capítulo V: ¿Cómo Reconciliar con Dios las Regiones ‎Malditas?‎
  • Capítulo VI: Instrucción a Pastores sobre el Trabajo ‎Ministerial que Dios demanda para el Último Tiempo

¿Puede alguien Gloriarse de las Tribulaciones?


Y no sólo esto, mas aún nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; Romanos 5:3

Las tribulaciones, las angustias, el dolor, el sufrimiento, y temas similares, son vistas en occidente como símbolo de desgracia y de fracaso. Nadie puede entender, ni aceptar, que el Evangelio del Reino considere que la tribulación o angustia viene de Dios y que tiene un propósito de Revelación.

Esta es por supuesto una concepción filosófica, y procede de Grecia. La filosofía griega estableció como medida de bien que la felicidad es el fin último de la vida del hombre, que toda aflicción, dolor o tribulación es sinónimo de tragedia, y que proviene de la intervención satánica (demiurgo).

A partir de allí se estableció socialmente que la angustia es un mal, que el dolor es un castigo, y que la tribulación es un juicio divino, de lo cual se recomienda huir de ellos.

La religión cristiana ha hecho eco de este planteamiento filosófico y ha promovido entre sus doctrinas básicas que buscar y estar a cuentas con Dios es equivalente a vivir bien, a disfrutar de una vida placentera, y la seguridad de que el futuro será próspero y satisfactorio.

Sin embargo, ninguno de estos planteamientos es bíblico. La Biblia claramente señala que las tribulaciones están asociadas a la vida de fe, que ellas vienen para probar la convicción del creyente sobre la verdad de su sometimiento al señorío de Cristo.

El tema de las tribulaciones es parte de la sana doctrina del Evangelio del Reino. Su fundamento es la enseñanza misma de Jesús.

Entonces os entregarán para ser afligidos, y os matarán; y seréis aborrecidos de todas las gentes por causa de mi nombre. Mateo 24:9

En la referencia de la conversión del apóstol Pablo encontramos la revelación que Ananías recibió en torno al apóstol,

Y le dijo el Señor: Ve: porque instrumento escogido me es éste, para que lleve mi nombre en presencia de los Gentiles, y de reyes, y de los hijos de Israel: 16Porque yo le mostraré cuánto le sea menester que padezca por mi nombre. Hechos 9:15,16

Jesús preparó a sus discípulos para que vieran que las tribulaciones son la reacción natural que el mundo levanta para que el creyente desista de su fe en Jesús.

Estas cosas os he hablado, para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción: mas confiad, yo he vencido al mundo. Juan 16:33

La aflicción son turbulencias espirituales, y es por causa de la unión con Cristo. Todos los escritores de los Evangelios lo dejaron establecido en sus respectivos escritos,

En el evangelio de Mateo,

Y seréis aborrecidos de todos por mi nombre; mas el que soportare hasta el fin, éste será salvo. Mateo 10:22

En el evangelio de Marcos,

Y seréis aborrecidos de todos por mi nombre: mas el que perseverare hasta el fin, éste será salvo. Marcos 13:13

En el evangelio de Lucas,

Y seréis aborrecidos de todos por causa de mi nombre. Lucas 21:17

En el evangelio de Juan,

Si el mundo os aborrece, sabed que a mí me aborreció antes que a vosotros. Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; mas porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso os aborrece el mundo. Juan 15.18, 19

En las epístolas también encontramos este mismo establecimiento. El apóstol Pablo destacó que la vida de fe se alcanza sobrepasando las tribulaciones,

Confirmando los ánimos de los discípulos, exhortándoles a que permaneciesen en la fe, y que es menester que por muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios. Hechos 14:22

El apóstol Pedro exhortó a mantenerse firme y no fluctuar ante la presencia de las tribulaciones,

En lo cual vosotros os alegráis, estando al presente un poco de tiempo afligidos en diversas tentaciones, si es necesario, 7Para que la prueba de vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual perece, bien que sea probado con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra, cuando Jesucristo fuere manifestado: 1ra. Pedro 1:6,7

El apóstol Juan hizo énfasis en que la tribulación es testimonio fiel de la decisión personal por el llamado de Jesús para formar parte del Reino de los Cielos,

Yo Juan, vuestro hermano, y participante en la tribulación y en el reino, y en la paciencia de Jesucristo, estaba en la isla que es llamada Patmos, por la palabra de Dios y el testimonio de Jesucristo. Apocalipsis 1:9

Todo aquel que se une a Jesús enfrentará tribulación. La tribulación no solo es por causa de persecución, surge también por el aborrecimiento que el mundo levanta sobre ellos, en algunos casos, aborrecimiento de parte de la familia misma.

La tribulación viene también porque las fuerzas de las tinieblas provocan enfermedades, escasez y marginación. El caso de Job es un claro ejemplo de este caso.

Todo aquel que se une a Jesús enfrentará tribulación,

Porque si en el árbol verde hacen estas cosas, ¿en el seco, qué se hará? Lucas 23:31

Los hijos de la fe nunca vieron la tribulación y el padecer afrenta como un obstáculo, vieron en ella la participación en las tribulaciones de Jesús,

Y ellos partieron de delante del concilio, gozosos de que fuesen tenidos por dignos de padecer afrenta por el Nombre. Hechos 5:41

El apóstol Pablo, inclusive, entendió que sus tribulaciones complementaban las aflicciones de Cristo por causa de los gentiles,

Que ahora me gozo en lo que padezco por vosotros, y cumplo en mi carne lo que falta de las aflicciones de Cristo por su cuerpo, que es la iglesia; Colosenses 1:24

¿Hay un proceso de Revelación por medio de la tribulación, y si lo hay, de que tipo, y dónde está?

Las tribulaciones, las angustias, el dolor, el sufrimiento, son el camino de la Revelación para el establecimiento de la Justicia del Reino por medio de la fe en Jesús.

Para aquellos que son llamados a desarrollar ministerio de nuevo pacto según el Espíritu, deben entender que huir de la tribulación, de la aflicción, de la angustia, del sufrimiento, los aleja de un ministerio singular, de poder, de lo sobrenatural,

TÉNGANNOS los hombres por ministros de Cristo, y dispensadores de los misterios de Dios. 1ra. Corintios 4:1

Debemos ser guiados por la Palabra y no por planteamientos filosóficos que promueven la comodidad, porque todo ello procede de Satanás,

Porque la Palabra de la cruz es locura a los que se pierden; mas a los que se salvan, es a saber, a nosotros, es potencia de Dios. 1ra. Corintios 1:18

Sin embargo, no se trata de sufrir por sufrir, o ser atribulado por serlo. El dolor, el sufrimiento, la angustia no son por sí solas fundamento de Revelación. Es necesario entender que el propósito de soportarlas es porque en la decisión de someterse al señorío de Cristo, está presente también la decisión de negarse a sí mismo todos los placeres propios de la existencia adámica.

El proceso de Revelación se habilita cuando las tribulaciones se trabajan a la luz de las promesas en la Palabra. Observémoslo en la pregunta que Pablo hace en torno a las tribulaciones de Abraham.

¿QUÉ, pues, diremos que halló Abraham nuestro padre según la carne? Romanos 4:1

Y, tres versículos más adelante del mismo capítulo, respondió,

Empero al que obra, no se le cuenta el salario por merced, sino por deuda. 5 Mas al que no obra, pero cree en aquél que justifica al impío, la fe le es contada por justicia. Romanos 4:4,5

Pablo asegura que Abraham hubiera tenido de que gloriarse en la carne, si él hubiera hecho algo; pero Pablo mismo establece que lo único que Abraham hizo fue creer a la promesa de Dios, y como creer no es obra humana, sino espiritual, divina, Abraham no tiene nada de que gloriarse; pero su acto de creerle a Dios le fue contado por Justicia, porque el sufrimiento de dejar su tierra y su parentela, y la casa de su padre, para caminar hacia una tierra que él no conocía, estableció sobre la tierra que Dios no es hombre, para que mienta; ni hijo de hombre para que se arrepienta.[1]

El dolor de expulsar a su primogénito, Ismael, tan solo porque Dios le dijo: No te heredará éste, sino el que saldrá de tus entrañas será el que te herede,[2] estableció sobre la tierra que es Jehová Dios quien bendice, prospera y hace heredar sobre la tierra.

Y díjole: Yo soy Jehová, que te saqué de Ur de los Caldeos, para darte a heredar esta tierra. Génesis 15:7

La tribulación de saber que al cabo de tres días sacrificaría al hijo de lo sobrenatural, Isaac, en holocausto como cualquier cordero de los que había anteriormente sacrificado, tan solo porque Dios mismo lo había requerido, estableció sobre la tierra que la vida de fe se activa cuando el hombre se despoja de lo que tiene, y lo entrega íntegramente a Dios, sin retener nada para sí,

Entonces el ángel de Jehová le dio voces del cielo, y dijo: Abraham, Abraham. Y él respondió: Heme aquí. 12Y dijo: No extiendas tu mano sobre el muchacho, ni le hagas nada; que ya conozco que temes a Dios, pues que no me rehusaste tu hijo, tu único. Génesis 22:11,12

Ninguna tribulación, ningún dolor, ningún sufrimiento produce por sí mismo Revelación, porque de ser así estaríamos ante la justificación por obras.

La tribulación, el sufrimiento, el dolor producen Revelación solo cuando se ha entendido plenamente que tales aflicciones han llegado por causa de la Palabra que se ha establecido en el corazón, Palabra por la cual se ha nacido a novedad de vida. Dos enseñanzas de Jesús lo establecen,

La primera enseñanza se encuentra como parte de la parábola del sembrador,

Oyendo cualquiera la Palabra del Reino, y no entendiéndola, viene el malo, y arrebata lo que fue sembrado en su corazón: éste es el que fue sembrado junto al camino. Mateo 13:19

La segunda enseñanza la encontramos en lo que se conoce como el sermón del monte,

Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la peña; 25 Y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y combatieron aquella casa; y no cayó: porque estaba fundada sobre la peña. Mateo 7:24,25

Nótese que la lluvia, los ríos y los vientos representan las aflicciones, las tribulaciones y el dolor, que vienen a los que hacen conforme a la Palabra, tanto como a los que no hacen conforme a la Palabra. La diferencia es el resultado de lo que acontece con cada quien.

La Revelación por la tribulación viene cuando surge la convicción que tales aflicciones vienen para alcanzar aquello para lo cual fuimos alcanzados. No hay lugar para sentimientos de pena y de lastima.

No que ya haya alcanzado, ni que ya sea perfecto; sino que prosigo, por ver si alcanzo aquello para lo cual fui también alcanzado de Cristo Jesús. Filipenses 3:12

La tribulación tiene el propósito de deshacer la naturaleza adámica, y transformar la genética de su sustancia,

Levantásteme, e hicísteme cabalgar sobre el viento, Y disolviste mi sustancia. Job 30:22

Es por el convicción de que Dios está trastornando la naturaleza adámica, y formando a Cristo en mí, que se puede ver el proceso de desarrollo del carácter ministerial, necesario para comprender con todos los santos cuál sea la anchura y la longura y la profundidad y la altura, Y conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios.[3]

Solamente hasta entonces, y no antes, es que nos podemos gloriar de las tribulaciones,

Y no sólo esto, mas aún nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; 4Y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza; 5Y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios está derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos es dado. Romanos 5:3-5

El texto de Pablo, Palabra del Señor, quiere decir lo siguiente,

La tribulación produce perseverancia;

No es lo mismo paciencia que perseverancia. La paciencia es pasiva: esperar a que suceda algo. Perseverancia es activa: ya está sucediendo algo, por eso persevero en lo que creo.

Y la perseverancia produce el esfuerzo de probar lo que creo;

La expresión del apóstol, δοκιμην, que se tradujo como prueba, significa en griego lo que en ingles significa la expresión, try out, un ejercicio para probar lo que soy capaz de hacer.

El esfuerzo de probar lo que creo produce confianza de ver lo prometido;

La esperanza no es lo que se espera, sino lo que fue prometido, según el mismo apóstol lo definió,

Porque en esperanza somos salvos; mas la esperanza que se ve, no es esperanza; porque lo que alguno ve, ¿a qué esperarlo? 25Empero si lo que no vemos esperamos, por paciencia esperamos. Romanos 8:24,25

Y aquí está el el proceso de desarrollo del carácter ministerial, es decir, el proceso de Revelación de Cristo en mí, a través de la tribulación, de la aflicción, del dolor, de la angustia,

La tribulación produce perseverancia; Y la perseverancia produce el esfuerzo de probar lo que creo; el esfuerzo de probar lo que creo produce confianza de ver lo prometido; y la confianza de ver lo prometido no avergüenza; porque el amor de Dios está derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos es dado (Dios no es mentiroso en cuanto a lo prometido); Romanos 5:3-5

¿Puede alguien gloriarse de la tribulación?

Sí, muchos, porque Cristo está siendo formado, de tal forma que ahora podemos decir, con entendimiento y con certidumbre,

Con Cristo estoy juntamente crucificado, y vivo, no ya yo, mas vive Cristo en mí: y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó, y se entregó a sí mismo por mí. Gálatas 2:20

Por eso, como parte de gloriarnos de las tribulaciones, nuestro entendimiento nos lleva a tomar decisiones,

Porque los que son de Cristo, han crucificado la carne con los afectos y concupiscencias. Gálatas 5:24

No cultivamos el alma, ni alimentamos los sentimientos, ni le ofrendamos culto a la razón, sino que crecemos en la Palabra, en la Revelación de la formación de Cristo en nosotros, esperanza de Gloria.

Por lo tanto,

Hermanos, yo mismo no hago cuenta de haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, Filipenses 3:13

Entendiendo que la tribulación produce perseverancia,

Antes hiero mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre; no sea que, habiendo predicado a otros, yo mismo venga a ser reprobado. 1ra. Corintios 9:27

Y que la perseverancia produce el esfuerzo de mostrar lo que creo,

Hijitos míos, que vuelvo otra vez a estar de parto de vosotros, hasta que Cristo sea formado en vosotros; Gálatas 4:19

¿Puede alguien gloriarse de las tribulaciones?

Estudios recomendados: La FE y la REVELACIÓN se activan con el sufrimiento

Le invitamos a escribirnos: CONTACTO,

Pastor Pedro Montoya

Tel Cel. (407) 764-2699

Twitter: @pastormontoya

[1] Números 23:19

[2] Génesis 15:4

[3]Efesios 3:18

Instrucción a Pastores sobre el Trabajo Ministerial que Dios demanda para el Último Tiempo


He aquí ellas fueron a los hijos de Israel, por consejo de Balaam, para causar prevaricación contra Jehová en el negocio de Peor; por lo que hubo mortandad en la congregación de Jehová. Números 31:16

La demanda de esta nueva época requiere de una mayor precisión en el uso de estrategias espirituales de parte de aquellos que han sido escogidos por el Señor para preparar el camino de Su segunda venida.

Es importante tener conocimiento de lo que Satanás está generando para desarticular a los valientes del Reino.

Vientos de apostasía están ya soplando alrededor del mundo entero, y para contrarrestarlos es necesario tener en cuenta las artimañas satánicas que se han establecido para callar las voces proféticas.


  1. Satanás está hipnotizando a muchos ministros y personas de fe, obligándolos a postrarse ante él, y/o a depender de lo que él les ofrece.

No se trata de personas que caen en pecado, o en vicios. Se trata de personas que no disciernen entre lo que viene de Dios, y lo que no viene de Dios.

Lo que no viene de Dios, por bueno que parezca, y/o necesario, nos constituye en contra de Dios, y nos ubica inmediatamente del lado de las tinieblas.

El que no es conmigo, contra mí es; y el que conmigo no recoge, desparrama.       Lucas 11:23

La hipnosis o fascinación satánica es la propuesta que ofrece éxitos ministeriales. Toma como base las mismas Escrituras para contrarrestar la revelación y subyugar a las personas bajo rituales religiosos,

¡OH Gálatas insensatos! ¿Quién os fascinó, para no obedecer a la verdad, ante cuyos ojos Jesucristo fue ya descrito como crucificado entre vosotros? Gálatas 3:1

Es el mismo tipo de tentación a la que fue sometido Jesús al inicio de su ministerio terrenal,

Y dícele: Todo esto te daré, si postrado me adorares. Mateo 4:9

Junto con el ofrecimiento de, “todo esto te daré”, viene un cuerpo de doctrina apostata, a manera de letra chiquita en un contrato, que ata a los hombres y mujeres de fe, y los mantiene cautivos bajos los términos que Satanás establece.

Muchos hombres y mujeres de fe caen en este lazo satánico, debido principalmente a que reniegan a la fe y a la provisión divina como su único recurso de provisión. No se dan cuenta de su codependencia, y entran en círculos viciosos que las alimentan y las fortalecen.

La Biblia tiene la explicación espiritual de por qué estas hipnosis satánicas son tan fuertes. Existe una correlación entre esta tentación y el alcance y contundencia del ministerio de quien es seducido.

Cuando Satanás advierte que está frente a un ministro de trascendencia, inmediatamente busca hipnotizarlo, y obligarlo a postrarse. Algunos ejemplos lo ilustran adecuadamente.

Mardoqueo se enfrentó ante esta artimaña satánica. Pese a que la instrucción de arrodillarse venia de parte del rey, Mardoqueo no lo hizo porque sabía el peso espiritual que tenía arrodillarse ante uno que buscaba la destrucción de los judíos: postrarse ante Aman significaba postrarse ante el espíritu que Aman poseía,

Y todos los siervos del rey que estaban a la puerta del rey, se arrodillaban e inclinaban a Amán, porque así se lo había mandado el rey; pero Mardochêo, ni se arrodillaba ni se humillaba. Ester 3:2

Daniel y sus compañeros también se enfrentaron ante espíritus satánicos que promovían que la gente se postre ante ellos,

Ahora pues, ¿estáis prestos para que en oyendo el son de la bocina, del pífano, del tamboril, del arpa, del salterio, de la zampoña, y de todo instrumento músico, os postréis, y adoréis la estatua que he hecho? Porque si no la adorareis, en la misma hora seréis echados en medio de un horno de fuego ardiendo: ¿y qué dios será aquel que os libre de mis manos? 16Sadrach, Mesach, y Abed-nego respondieron y dijeron al rey Nabucodonosor: No cuidamos de responderte sobre este negocio. 17He aquí nuestro Dios a quien honramos, puede librarnos del horno de fuego ardiendo; y de tu mano, oh rey, nos librará. 18Y si no, sepas, oh rey, que tu dios no adoraremos, ni tampoco honraremos la estatua que has levantado. Daniel 3:15-18

Postrarse significa no esperar en Jesús como fuente de provisión. Se postra aquel que recurre a recursos humanos para suplir las necesidades. Cada vez que un hombre o mujer de fe recurre a recursos humanos reniega de su en Jesús,

Así ha dicho Jehová: Maldito el varón que confía en el hombre, y pone carne por su brazo, y su corazón se aparta de Jehová. Jeremías 17:5

Muchos hombres y mujeres de fe se están postrando ante necesidades, y recurren a empleos, a préstamos, a negocios, que con el tiempo se convierten en el estorbo satánico para impedir que hagan aquello para lo que fueron escogidos por el Señor.

Lo que Dios quiere que hagas, Él te proveerá para ello,

Y respondió Abraham: Dios se proveerá de cordero para el holocausto, hijo mío. E iban juntos… Y llamó Abraham el nombre de aquel lugar, Jehová proveerá. Por tanto se dice hoy: En el monte de Jehová será provisto.  Génesis 22:8,14

Si Dios no provee, es sencillamente porque Él no quiere que hagamos tal o cual cosa por la que pedíamos provisión, o sencillamente que lo hagamos con las limitaciones que tenemos,

Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi potencia en la flaqueza se perfecciona. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis flaquezas, porque habite en mí la potencia de Cristo.  2da. Corintios 12:9


  1. Satanás está contaminando templos cristianos y los está transformando en templos de adoración baálica

Y volviéronme la cerviz, y no el rostro: y cuando los enseñaba, madrugando y enseñando, no escucharon para recibir corrección: 34Antes asentaron sus abominaciones en la casa sobre la cual es invocado mi nombre, contaminándola. 35Y edificaron altares a Baal, los cuales están en el valle del hijo de Hinnom, para hacer pasar por el fuego sus hijos y sus hijas a Moloch; lo cual no les mandé, ni me vino al pensamiento que hiciesen esta abominación, para hacer pecar a Judá.                Jeremías 32:33-35

Es sorprendente ver cómo cada día son más los templos cristianos que son convertidos en centros de espectáculos danzantes.

En el afán de convertirse en más populares, y atraer más gente, muchos templos cristianos han sufrido una terrible metamorfosis, satánica, destacando más la opción visual como la alternativa de filiación, y reduciendo casi a la nada la participación de la predicación.

La proclamación de la Palabra ha sido sustituida, a su vez, por un incremento de “palabra pseudo profética”, más bien, palabra de adivinación, que le augura al participante de estos cultos, un cambio sustancial de prosperidad. No se promueve la necesidad de arrepentimiento, de confesión de pecado, ni siquiera la necesidad de reconocer el Señorío de Jesús, todo se da por sentado. Hay un excesivo refuerzo de la gracia de Dios, pero se presenta como plataforma para el libertinaje.

Juego de luces, grupos de danzas coreografiadas, banderas, sonidos digitalizados con abundancia de címbalos y tambores, son entre otros los distintivos de este tipo de templos contaminados.

Estos templos contaminados han establecido como dios a Baal, y su culto ritual establece contaminación sobre tierra, provocando que Dios se retire de la región, según lo estableció el profeta Ezequiel,

Díjome entonces: Hijo del hombre, ¿no ves lo que éstos hacen, las grandes abominaciones que la casa de Israel hace aquí, para alejarme de mi santuario? Mas vuélvete aún, y verás abominaciones mayores. Ezequiel 8:6

Y, atraen la ira de Dios,

Mas por tu dureza, y por tu corazón no arrepentido, atesoras para ti mismo ira para el día de la ira y de la manifestación del justo juicio de Dios; Romanos 2:5

Y esto, es algo que está afectando a muchos hombres y mujeres de fe, que aunque se han abstenido de incurrir en esa práctica baálica, este incremento está produciendo una mayor presencia satánica en las regiones, y la lucha espiritual se ha incrementado. Muchos hombres y mujeres de fe están siendo atacados y no saben de dónde viene el ataque, y como enfrentarlo.

Aunque con títulos de templos cristianos, una vez transformados en templos baálicos, dejan de ser templos cristianos, y deben de trabajarse según los protocolos bíblicos sobre sitios contaminados, y reprender la obra satánica en ellos,

Cualquiera que se rebela, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios: el que persevera en la doctrina de Cristo, el tal tiene al Padre y al Hijo. Si alguno viene a vosotros, y no trae esta doctrina, no lo recibáis en casa, ni le digáis: ¡bienvenido! 2da. Juan 9,10

El caso del profeta Elías en el caso de los sacerdotes de Baal,

Y acercándose Elías a todo el pueblo, dijo: ¿Hasta cuándo claudicaréis vosotros entre dos pensamientos? Si Jehová es Dios, seguidle; y si Baal, id en pos de él. Y el pueblo no respondió palabra. I Reyes 18:21

El protocolo demanda una definición. Elías definió y distinguió a quienes estaban con Baal, y los trató como tal según la disposición de la Ley.

De estos templos contaminados está saliendo mucho ataque satánico, y muy pocos lo han advertido. El propósito de Satanás de contaminarlos es precisamente para atacar desde allí, y no ser visto ni descubierto.

Y si no oyere a ellos, dilo a la iglesia: y si no oyere a la iglesia, tenle por étnico y publicano. Mateo 18:17

La guerra espiritual sobre estos templos contaminados debe estar regida por las instrucciones de Dios a Juan sobre los templos de Sardis y Tiatira.


  1. Satanás está minando los territorios poblados estableciendo en ellos altares de prostitución idolátrica.

¿No sabéis que a quien os prestáis vosotros mismos por siervos para obedecerle, sois siervos de aquel a quien obedecéis, o del pecado para muerte, o de la obediencia para justicia? Romanos 6:16

El texto nos descubre una estrategia satánica poco conocida, aunque si verificamos con atención en el relato del capítulo tres de Génesis, la veremos como la estrategia usada por la serpiente para hacer caer en pecado a Adam y Eva.

La estrategia consiste en “plantear preguntas”, esperando y sugiriendo a la gente la respuesta correspondiente.

El planteamiento de una pregunta, de una inquietud, o de una interrogante, establece obediencia a quien la plantea, si se responde.

Si se observa adecuadamente el proceso de la caída de Adam y Eva, veremos que todo comenzó con una pregunta, el sometimiento de Eva a la serpiente comenzó cuando Eva aceptó la pregunta, y la respondió.

Si verificamos atentamente en los relatos de los evangelios, Jesús nunca respondió una pregunta. Por lo general, Él replanteaba el caso planteando otra pregunta.

Esta estrategia satánica, en la actualidad, consiste en el posicionamiento regional estratégico de un producto comercial, de una marca, de una tienda. Por supuesto, de un producto comercial bajo pacto, de una marca bajo pacto, de una tienda bajo pacto, pacto satánico.

El libro de Apocalipsis nos descubre que en los últimos tiempos, que el comercio ha hecho alianzas satánicas para garantizar el posicionamiento global de sus productos,

Y luz de antorcha no alumbrará más en ti; y voz de esposo ni de esposa no será más en ti oída; porque tus mercaderes eran los magnates de la tierra; porque en tus hechicerías todas las gentes han errado. Apocalipsis 18:23

Estos productos, estas marcas, estos negocios, establecen como condición del pacto satánico, someter a sus clientes bajo ataduras de hechizos, no solo para que sigan comprando sus productos, sino mas, para cerrar sus espíritus y volverlos obedientes a las disposiciones satánicas establecidas en las regiones.

El propósito es que no puedan escuchar la voz de Dios. Cierran el espíritu y aunque asistan a una iglesia no pueden trascender más allá de lo puramente religioso.

Cada producto, cada marca, cada negocio es equivalente a una pregunta. Cuando la persona accede a ellas es equivalente a responder la pregunta, y desde allí queda hipnotizado, y su espíritu cerrado.

¿Cómo explicar que un hijo de Dios compre una lejía con el nombre de “magia blanca”, y no darse cuenta que ingresó a su hogar un tema apostata?

¿Cómo se explica que un hombre de fe use fósforos “gato negro”, y no vea en la marca una obra agorera y de suerte, ambos proscritos en las Escrituras?

Sin ir muy lejos, el famoso producto “Sprite”, que traducido al español significa “duende”, lo encontramos sobre las mesas de muchos hogares cristianos, y nadie se da cuenta que la palabra en la etiqueta abrió la puerta del hogar a la magia y dioses mitológicos.

¿Qué sentido tiene que los fabricantes utilicen esos nombres apostatas para sus productos? ¿Acaso no hay otros nombres menos insinuantes? Los nombres de las marcas indican el grado de pacto satánico.

No se trata de no comprar, pues todos los productos comerciales, o al menos una gran mayoría, están bajo pactos satánicos. No se trata de entrar en una crisis y volvernos ermitaños.

Se trata de retirar las viñetas de los productos, y/o de cambiarlos de envase.

De esta forma están introduciendo en los hogares cristianos espíritus agoreros, de magia, de hechicería y brujería,  y no se están percatando, y lastimosamente, entregando derechos legales.

En cuanto a locales comerciales, muchos de ellos no se pueden visitar. Entrar por sus puertas es equivalente a abrazar el pacto del espíritu que los gobierna.

Algunos locales comerciales del tipo de cadena de tiendas, o franquicias, están distribuidos en una ciudad formando cruces o estrellas esotéricas, como parte del pacto satánico que las rige.

Esta ubicación regional estratégica es intencionada, su propósito es espiritual y no solo un plan de mercadeo del producto.

Es conveniente recordar que muchos de los “magnates” comerciales son masones, y en el mercadeo de sus productos está contemplado un control espiritual de las regiones.

¿Cómo afecta esto a un hombre o mujer de fe? es equivalente a caminar en medio de un campo minado. En el ambiente se mueven fuerzas espirituales que agotan, drenan a quienes caminan en sus entornos, y muchos hombres y mujeres de fe no saben que están siendo vigilados y asediados por tinieblas.

El caso planteado en Números 25 nos hace entender la gravedad de esta estrategia satánica. Se trató de una estrategia satánica, provocada por el consejo de Balaam,

He aquí ellas fueron a los hijos de Israel, por consejo de Balaam, para causar prevaricación contra Jehová en el negocio de Peor; por lo que hubo mortandad en la congregación de Jehová. Números 31:16

La mortandad provocada por el consejo de Balaam fue de veinticuatro mil personas,

Y murieron de aquella mortandad veinte y cuatro mil. Números 25:9

 

Esta estrategia satánica es muy sutil. Está amparada en la ingenuidad de las personas, que no tienen la sensibilidad espiritual ni el discernimiento para advertir las fuerzas apostadas en los ambientes, en los lugares, y caen bajo las influencias satánicas de los productos y marcas que Satanás utiliza para ejercer gobierno regional.

No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, la concupiscencia de la carne, y la concupiscencia de los ojos, y la soberbia de la vida, no es del Padre, mas es del mundo. Y el mundo se pasa, y su concupiscencia; mas el que hace la voluntad de Dios, permanece para siempre. 1ra. Juan 2:15-17

 

Contra todo esto luchamos. Es conveniente que aprendamos a pelear, y reprendamos adecuadamente, y no dejemos en pie ningún establecimiento satánico ante el que nos enfrentemos, de lo contrario se fortalecerá y el embate sera más fuerte.

Mas así habéis de hacer con ellos: sus altares destruiréis, y quebraréis sus estatuas, y cortaréis sus bosques, y quemaréis sus esculturas en el fuegoDeuteronomio 7:5

El trabajo que Dios está demandando de los pastores del último tiempo es único, y especial. Es necesario “ver”, y “entender”, lo que Satanás está provocando en las regiones, y desarticularlo, entendiendo que nuestra lucha no es contra sangre y carne.

Porque no tenemos lucha contra sangre y carne; sino contra principados, contra potestades, contra señores del mundo, gobernadores de estas tinieblas, contra malicias espirituales en los aires. Efesios 6:12

Es un trabajo arduo, constante y continuo.


Lectura recomendada,

¿Sacerdotes de Baal? ¿Cómo?


 

La vida en Cristo y la vida en el ministerio no puede ser clasificada como vida religiosa, ni mucho menos como una vida de iglesia; la vida en Cristo y la vida de ministerio tiene demandas espirituales, desconocerlas nos ubica en una posición inactiva dentro del Reino de los Cielos.


TOMADO DEL LIBRO “El Ultimo Tiempo: Han Comenzado a Ser muchos Anticristos

  • ISBN-10: 1719484481
  • ISBN-13: 978-1719484480

 

Pastor Pedro Montoya

Tel Cel. (407) 764-2699

Twitter: @pastormontoya

www.ministerioscristorey.com