¿Cuándo Nació Jesús?


Y COMO fue nacido Jesús en Bethlehem de Judea en días del rey Herodes, he aquí unos magos vinieron del oriente a Jerusalem, 2Diciendo: ¿Dónde está el Rey de los Judíos, que ha nacido? porque su estrella hemos visto en el oriente, y venimos a adorarle. Mateo 1:1,2

La iglesia cristiana se enfrenta este 24 y 25 de diciembre a su más grande reto de fe: ¿Debo celebrar la navidad? ¿Nos es lícito envolvernos en la dinámica de los regalos, de las cenas navideñas, de los cultos de navidad?

La situación es complicada, porque no se trata solamente de una costumbre religiosa que convencionalmente se escogió como la fecha de celebración del nacimiento de Jesús.

Se trata de una costumbre que nace dentro de la religiosidad pagana del imperio romano, y que por conveniencia estratégica, de gobierno y hegemonía territorial, la iglesia católica apostólica romana adoptó como fecha aprobada para la celebración del nacimiento de Jesús.

¿Por qué se escogió la fecha del 25 de diciembre? Una explicación bastante difundida es que los cristianos optaron por día porque, a partir del año 274, el 25 de diciembre se celebraba en Roma el dies natalis Solis invicti, el día del nacimiento del Sol invicto, la victoria de la luz sobre la noche más larga del año. Esta explicación se apoya en que la liturgia de Navidad y los Padres de la época establecen un paralelismo entre el nacimiento de Jesucristo y expresiones bíblicas como «sol de justicia» (Mateo 4,2) y «luz del mundo» (Juan 1,4ss.). Sin embargo, no hay pruebas de que esto fuera así y parece difícil imaginarse que los cristianos de aquel entonces quisieran adaptar fiestas paganas al calendario litúrgico, especialmente cuando acababan de experimentar la persecución. Es posible, no obstante, que con el transcurso del tiempo la fiesta cristiana fuera asimilando la fiesta pagana.[1]

Aceptar esta fecha, y la celebración de lo que se fundamentó sobre una costumbre pagana, idolátrica, nos contamina y nos vuelve vulnerables ante las fuerzas de las tinieblas que buscan posicionarse sobre regiones enteras.

La Biblia nos advierte de lo que sucede cuando aceptamos aquellas prácticas que se han introducido en nuestras congregaciones con el carácter de doctrina,

Si alguno viene a vosotros, y no trae esta doctrina, no lo recibáis en casa, ni le digáis: ¡bienvenido! 11Porque el que le dice bienvenido, comunica con sus malas obras. 2da. Juan 10,11

Aceptar la navidad y celebrarla como una festividad religiosa aceptada por las Escrituras es aceptar una doctrina apostata. Es una doctrina que adormece el discernimiento, que disipa los sentidos, y que nos sujeta a las huestes demoniacas que operan en las regiones celestes.

Es un conflicto doctrinal que trastoca la santidad del llamado y de la fe en Jesús, y no se resuelve con dar una respuesta liviana, de que no importa la fecha, que lo que cuenta es la celebración del nacimiento del Salvador del mundo; una celebración en una fecha que no corresponde significa “mover” los ciclos de Revelación, y por consiguiente, abrir puertas espirituales por las cuales tienen acceso las tinieblas.


¿Cuándo nació Jesús realmente? ¿Es posible saberlo? ¿Para qué nos sirve determinarlo?


Sí, es posible determinarlo. La Biblia nos presenta forma para hacerlo. Determinar la fecha nos sirve para denunciar la maldad de una fecha pagana que establece gobierno espiritual sobre regiones enteras, y son la causa del deterioro de muchas de nuestras comunidades de fe.


Jesús nació en el día de Yom Kippur, el día 10 del séptimo mes del calendario hebreo, de un año de Jubileo.


En términos generales, este día es presentado en las Escrituras como el día de las expiaciones. Nosotros lo conocemos mas como el día de la remisión de los pecados. El día cuando el Sumo Sacerdote entraba al lugar Santísimo y ofrecía sacrificio por los pecados de la nación entera.

Ninguna obra haréis en este mismo día; porque es día de expiaciones, para reconciliaros delante de Jehová vuestro Dios. Levítico 23:28

Sin embargo, el día de las expiaciones de un año de Jubileo tenía todavía un valor espiritual mucho mayor:

Entonces harás pasar la trompeta de jubilación en el mes séptimo a los diez del mes; el día de la expiación haréis pasar la trompeta por toda vuestra tierra. Levítico 25:9

El año de Jubileo era constituido en un año santo, y el día de las expiaciones tenía un valor espiritual único, que se repetía solo cada cincuenta años. Significaba Día de perdón por los pecados. Día de pregón de libertad a todos sus moradores. Día de recuperar las posesiones empeñadas. Día de recuperar la libertad para quienes habían caído en esclavitud. Día de remisión de deudas. Día de reajuste de precios. En términos generales, el día de la expiación para un año de Jubileo significaba un Día para cerrar ciclos de desgracia.

Si comparamos todo este significado con la declaración del profeta Isaías citada por Jesús el día que prácticamente inició su ministerio mesiánico, veremos que mucho de lo que el profeta señaló proféticamente es un resumen del significado del día de las expiaciones,

1EL espíritu del Señor Jehová es sobre mí, porque me ungió Jehová; hame enviado á predicar buenas nuevas á los abatidos, á vendar á los quebrantados de corazón, á publicar libertad á los cautivos, y á los presos abertura de la cárcel; 2A promulgar año de la buena voluntad de Jehová, y día de venganza del Dios nuestro; á consolar á todos los enlutados; 3A ordenar á Sión á los enlutados, para darles gloria en lugar de ceniza, óleo de gozo en lugar del luto, manto de alegría en lugar del espíritu angustiado; y serán llamados árboles de justicia, plantío de Jehová, para gloria suya. Isaías 61:1-3 (Lucas 4:17—19)

Si observamos en el texto del profeta Isaías, el año de la buena Voluntad de Jehovah, o año agradable del Señor, según la lectura de Lucas, es precisamente el año de Jubileo, pues es el año donde se pone de manifiesto la razón de por qué Dios los sacó de Egipto,

Yo Jehová vuestro Dios, que os saqué de la tierra de Egipto, para que no fueseis sus siervos; y rompí las coyundas de vuestro yugo, y os he hecho andar el rostro alto. Levítico 26:13

En ese día, al comienzo del día, es decir, a la caída del sol, se emitía el decreto de que todos recuperaban lo perdido: el esclavo recuperaba la libertad, al endeudado le era condonada la deuda, y los que habían entregado sus propiedades por pobreza, las recuperaban.

Y santificaréis el año cincuenta, y pregonaréis libertad en la tierra a todos sus moradores: Levítico 25:10

Comparando este último texto con el propósito de la venida de Jesús a la tierra, notamos que el establecimiento del propósito del día de las expiaciones es el mismo propósito de la presencia de Jesús en la tierra; el paralelismo nos conduce a entender que el nacimiento de Jesús se dio precisamente la noche que se pregonaba libertad en la tierra a todos sus moradores,

Porque el Hijo del hombre ha venido para salvar lo que se había perdido. Mateo 18:11; Lucas 19:10

Todos en Jesús retornan a la condición de Gracia bajo la cual Dios los constituyó como imagen y semejanza de Dios.

La Biblia presenta los siguientes hechos como evidencias de que la noche del nacimiento de Jesús correspondió al día de las expiaciones,

Y subió José de Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Bethlehem, por cuanto era de la casa y familia de David; Lucas 2:4

Compárese con lo que la Ley estipula sobre la recuperación de las heredades,

Y santificaréis el año cincuenta, y pregonaréis libertad en la tierra a todos sus moradores: este os será jubileo; y volveréis cada uno a su posesión, y cada cual volverá a su familia. Levítico 25:10

Jesús nace en Belén. José y María viajan una gran distancia, de Nazareth de Galilea, al norte, hasta Belén, al sur, no tanto por cumplir con el edicto de empadronamiento por parte de Augusto Cesar; sino porque espiritualmente están obedeciendo y cumpliendo con lo estipulado en la Palabra de Dios, de volver a su posesión, y a su familia.

Esa noche la proclamación de libertad fue declarada de una forma muy singular, por la presencia del ángel del Señor junto a un coro celestial que proclamaron la llegada del cordero que quita el pecado del mundo. Comparemos los hechos descritos en el evangelio.

Y había pastores en la misma tierra, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su ganado. 9Y he aquí el ángel del Señor vino sobre ellos, y la claridad de Dios los cercó de resplandor; y tuvieron gran temor. 10Mas el ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: 11Que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO el Señor. Lucas 2:8-11

La proclamación que el coro de ángeles estableció esa noche es similar a lo establecido en la Ley de Moisés,

Y repentinamente fue con el ángel una multitud de los ejércitos celestiales, que alababan a Dios, y decían: 14Gloria en las alturas a Dios, Y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres. Lucas 2:13,14

Pastores y ángeles en una gran manifestación de Gloria y Poder establecen la proclama de libertad, anunciando el inicio del año agradable del Señor, el tiempo aceptable para venir ante Él y ponernos a cuenta.

Mas Cristo como hijo, sobre su casa; la cual casa somos nosotros, si hasta el cabo retuviéremos firme la confianza y la gloria de la esperanza. Por lo cual, como dice el Espíritu Santo: Si oyereis hoy su voz, No endurezcáis vuestros corazones Como en la provocación, en el día de la tentación en el desierto, Hebreos 3:6-8

El apóstol Juan describiendo la magnitud de la grandeza de este hecho, escribió,

Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad. Juan 1:14

Y más adelante, añade:

Porque de su plenitud tomamos todos, y gracia por gracia. 17 Porque la ley por Moisés fue dada: mas la gracia y la verdad por Jesucristo fue hecha. Juan 1:16,17

El día de las expiaciones, el día cuando la nación tomaba de su plenitud, y por la Gracia de Dios eran expiados los pecados.

Jesús dio testimonio de que todos estos hechos estaban escritos en el Antiguo Testamento,

Y él les dijo: Estas son las palabras que os hablé, estando aún con vosotros: que era necesario que se cumpliesen todas las cosas que están escritas de mí en la ley de Moisés, y en los profetas, y en los salmos. Lucas 24:44

Jesús nació el día diez del séptimo mes del calendario hebreo, en un año de Jubileo. Un día establecido para exaltar la Grandeza del Dios Todopoderoso que cuida de su pueblo, y quita todo aquello que atenta contra su integridad.

Guardadlos, pues, y ponedlos por obra: porque esta es vuestra sabiduría y vuestra inteligencia en ojos de los pueblos, los cuales oirán todos estos estatutos, y dirán: Ciertamente pueblo sabio y entendido, gente grande es ésta. Deuteronomio 4:6

Un pueblo escogido y llamado para establecer Reino de Dios por los lugares a los cuales fuere enviado,

Y CUANDO todos los reyes de los Amorrheos, que estaban de la otra parte del Jordán al occidente, y todos los reyes de los Cananeos, que estaban cerca de la mar, oyeron como Jehová había secado las aguas del Jordán delante de los hijos de Israel hasta que hubieron pasado, desfalleció su corazón, y no hubo más espíritu en ellos delante de los hijos de Israel. Josué 5:1

Este es el reto de fe al que se enfrenta la iglesia que confiesa Su nombre.

No podemos pretender que Dios nos entregue revelación si antes no estamos dispuestos a soltar, a abandonar, a denunciar, la idolatría y el paganismo religioso institucional.

ASÍ que, amados, pues tenemos tales promesas, limpiémonos de toda inmundicia de carne y de espíritu, perfeccionando la santificación en temor de Dios. 2da. Corintios 7:1

Es necesario limpiar de inmundicia nuestra fe, nuestras creencias, nuestra proclamación en Cristo. El Espíritu urge que vivamos por lo que la Palabra de Dios ha establecido como la sabiduría de nuestra fuerza.

¿Qué vamos a hacer? Llegó el tiempo de la definición.

¿Someterse a costumbres paganas, idolátricas, aferrándose a ellas y buscando las formas de convertirlas en santas, cuando no lo son; o sufrir por causa del Nombre, y vivir según la pureza de la Palabra?

La obra de cada uno será manifestada: porque el día la declarará; porque por el fuego será manifestada; y la obra de cada uno cuál sea, el fuego hará la prueba. 1ra. Corintios 3:13

Queda descubierta la maldad de la fecha del 24 y 25 de diciembre. Es dejada en evidencia la apostasía en la que han entrado muchas congregaciones e iglesias cristianas. Es denunciado la locura y vanidad de muchos pastores que predican, enseñan y proclaman lo que Dios no dijo, ni los envió a predicar, ni a establecer.

EMPERO tú, habla lo que conviene a la sana doctrina: Tito 2:1

Pastor Pedro Montoya

Tel Cel. (407) 764-2699

Twitter: @pastormontoya

http://www.ministerioscristorey.com

[1] http://opusdei.org.pr/es-pr/article/3-por-que-se-celebra-el-nacimiento-de-jesus-el-25-de-diciembre/

La importancia de la fecha del primer viaje presidencial de Donald Trump, el 19 de mayo de 2017


Lecciones Proféticas para entendidos en los tiempos


Hay una asignación espiritual sobre Donald Trump, similar a la que le fue asignada al rey Ciro (כוֹרֶשׁ), según la profecía que encontramos en el capítulo 45 del libro del profeta Isaías.

Recientemente el rabino Hamekubal Rab Kuk mostró después de haber dicho que Trump ganaría las elecciones que el valor numérico del nombre de Donald Trump es similar al de Mashiaj Ben David. (Noticias de Israel, 2018) En su enseñanza reconoce que por su intervención se establecerá sobre Israel el comienzo de la redención de la nación:

Por supuesto que este mensaje no quiere decir que Trump es Mashiaj Ben David, si no que él cumplirá dentro del rol de Mashiaj Ben David, para bien o para mal, pero será una ficha fundamental en la Redención y la venida de Mashiaj.

Todas las acciones de Donald Trump en torno a Israel apuntan al cumplimiento de una profecía que él estará activando justamente en nuestro tiempo, principalmente en este año 2017. Se trata de la profecía de restauración de Israel como cabecera de naciones.

El viaje presidencial de Donald Trump por el medio oriente establece la piedra angular de este proceso de restauración de Israel; principalmente por la coincidencia en fechas con las celebraciones solemnes de Pesaj y Shavuot.

Para la iglesia del Señor, el primer viaje presidencial de Donald Trump representa la reactivación de la forma de medir los tiempos bíblicos, según la revelación bajo la cual la iglesia del Señor operó en los primeros siglos.[1]

La fecha escogida, mayo 19, no es una fecha escogida por el hombre, es una fecha escogida por Dios. Es una fecha que responde a una agenda profética establecida desde la época del profeta Isaías, para restaurar en nuestros días el orden establecido por Jehová Dios en cuanto a la forma de medir el calendario según fue establecido a Israel a la salida de Egipto.

El día del viaje presidencial coincide con el día en que según la ley de Moisés se presenta un omer por primicia de los primeros frutos de la siega;[2] día también en que comienza el conteo regresivo de las siete semanas para la celebración de la segunda gran fiesta solemne, la fiesta de shavuot.

El dato, por supuesto, no conforme al calendario judío actual, pues actualmente el pueblo judío lo marca en una fecha diferente, y esto porque su calendario surge de una mezcla con el calendario greco-romano, similar al calendario gregoriano; la evidencia de ello es que para este año 2017, ambas festividades coincidieron en la misma fecha. El calendario judío actual no es el mismo que se observaba aun en tiempos de Jesús, la dispersión producto de la destrucción de Jerusalén por Roma llevó al pueblo a perder la forma original de medir el tiempo.

La cuenta según el calendario vigente, el omer comenzó a contarse el día 11 de abril y terminará el 30 de mayo. Para la fecha del 19 de mayo la cuenta de omer correspondió al día 39, es decir, cinco semanas y cuatro días.

Sin embargo, esta fecha de celebración es muy temprana si se tiene en cuenta que la fiesta es de primeros frutos, y la demanda de presentar un omer por primicia no se podría cumplir dado que para la latitud 31oN en la que se encuentra Israel, el sol no ha madurado aun los frutos sembrados, y en muchos de los casos, aún ni han nacido.

Para el 22 ó 23 de marzo fecha en que se considera astronómicamente el inicio de la primavera, fecha en que el sol está sobre la línea del Ecuador, y es la fecha tomada para calcular la celebración de la pascua, y de Pesaj, (Hijos de la Divina Voluntad) el sol se ubica todavía muy al sur para la región donde se encuentra Israel.

Es necesario recalcular la fecha de celebración de Pesaj pero teniendo en cuenta el movimiento de la tierra que determina la precesión de los equinoccios. Como el sol viene recorriendo desde el hemisferio sur hasta el hemisferio norte, la fecha que marca la llegada de la primavera (primeros frutos) para la región de Israel tiene que ser superior a la del 22 ó 23 de marzo, que como ya dijimos, los frutos de la tierra aún no han madurado.

La fecha bíblica para el comienzo de la primavera para la región de Israel debe calcularse a partir de la luna llena del mes de abril.

La luna llena de abril marca el inicio de la primavera regional para Israel. Si el lector se ubica en un gráfico de las fases de la luna verá que hemos estado celebrando la fiesta de Pesaj un mes antes de la fecha real.

Para la fecha de la luna llena de abril el hemisferio norte ha salido por completo de las bajas temperaturas que aún persisten producto del invierno que acaba de pasar, y el sol permite la espigación de los frutos; que fue lo que sucedió según el relato de la plaga del granizo que cayó sobre Egipto:

El lino, pues, y la cebada fueron heridos; porque la cebada estaba ya espigaday el lino en caña.32 Mas el trigo y el centeno no fueron heridos; porque eran tardíos. Éxodo 9:31

Así, entonces, el nuevo año según el calendario bíblico establecido a la salida de Egipto comienza con la siguiente luna nueva.

Este mes os será principio de los meses; será este para vosotros el primero en los meses del año. Éxodo 12:2

El Pesaj bíblico entonces se celebra en la siguiente luna llena, que según la gráfica de las fases lunares, es la luna llena de mayo.

Tenemos entonces, resumiendo todo lo anterior, que la primavera regional para Israel se marca con la luna llena de abril, la siguiente luna nueva es el inicio del nuevo año, y primer mes del año; la siguiente luna llena, la luna llena de mayo es la fecha para la celebración de Pesaj.

A la luz de estos datos, las fechas corregidas para la celebración de Pesaj, y para el conteo de las siete semanas para la celebración de Shavuot, del año 2017 son como sigue.

La luna llena de abril cayó el 11 de abril, ese día comenzó la primavera regional para Israel. La luna nueva se marcó para el 26 de abril, por consiguiente, el año bíblico y primer mes del año comenzó el 27 de abril. La fecha corregida para Pesaj es el 10 de mayo, y del 11 al 17 del mismo mes la verdadera fecha de panes sin levadura, correspondientes a los días 14 al 21 del mes de Abib, según leemos en el detalle que Moisés ofreció para la observación anual de la celebración:

En el mes primero, el día catorce del mes por la tarde, comeréis los panes sin levadura, hasta el veintiuno del mes por la tarde. 19 Por siete días no se hallará levadura en vuestras casas, porque cualquiera que comiere leudado, así extranjero como natural del país, aquella alma será cortada de la congregación de Israel. Éxodo 12:17,18

Así llegamos al 19 de mayo como primer día de omer, día de primeros frutos, fecha cuando Donald Trump inició su viaje presidencial. Ahora podemos ver la relevancia del viaje presidencial de Donald Trump. Para los efectos proféticos, Donald Trump estaba siendo llevado por Dios por medio oriente para establecer la restauración del tiempo bíblico.

Esto nos lleva a otro establecimiento profético. Si su viaje se dio en el primer día de la cuenta de las siete semanas, al cabo de las cuales según la ley de Moisés ofreceréis nuevo presente a Jehová,[3] tenemos que esperar que el día cincuenta de esta cuenta, es decir, en la fiesta solemne de Shavuot, tengamos una nueva intervención de Donald Trump en el medio oriente.

Para calcular la fecha de la fiesta solemne de shavuot contamos cuarenta y nueve días a partir del 19 de mayo, lo que nos lleva a la fecha del 7 de julio.

Esta fecha es profética, como lo fue la entrega de la Torah al pueblo en el monte Sinaí, es fecha de establecimiento de Sion por cabecera de montes, profetizado por el profeta Miqueas:

Y ACONTECERÁ en los postreros tiempos, que el monte de la casa de Jehová será constituido por cabecera de montes, y más alto que los collados, y correrán a él pueblos. Miqueas 4:1

Profetizado también por el profeta Isaías:

POR amor de Sión no callaré, y por amor de Jerusalem no he de parar, hasta que salga como resplandor su justicia, y su salud se encienda como una antorcha. Isaías 62:1

Basado en que este año también se cumple 50 años de la reunificación de Jerusalén como capital de Israel, y dado que una de las promesas de campaña de Donald Trump fue trasladar la embajada de los Estados Unidos de América a Jerusalén, esperamos que para el día de shavuot, el 7 de julio de 2017, sea el día en que Estados Unidos mueva su embajada de Tel Aviv a Jerusalén, completando así la profecía de Isaías en torno a Israel sobre la llegada del varón de mi consejo.

Todos los textos bíblicos usados fueron tomados de la Versión Reina Valera Antigua (RVA)

 

Bibliografía

Arutz Sheva. (2017, May 3). israelnationalnews.com. Retrieved Nov 17, 2018, from Rare: 40,000 Levant sparrowhawks fly over Eilat: http://www.israelnationalnews.com/News/News.aspx/229042

Bates, J. (2017, Mayo 4). Suceso insólito en Israel: 40,000 gavilanes Levant vuelan sobre Eilat. Retrieved Nov 17, 2018, from https://www.tiemposprofeticos.org/suceso-insolito-israel-40000-gavilanes-levant-vuelan-eilat/

Hijos de la Divina Voluntad. (n.d.). Hijos de la Divina Voluntad. Retrieved Nov 19, 2018, from http://www.divvol.org/recursos/fecha_pascua.htm

Noticias de Israel. (2018, Nov 19). israelnoticias.com. Retrieved Nov 19, 2018, from https://israelnoticias.com/judaismo/guematria-nombre-donald-trump-hillary-clinton/

Pastor Pedro Montoya

Tel Cel. (407) 764-2699

Twitter: @pastormontoya

http://www.ministerioscristorey.com

[1] Hechos 3:21

[2] Levítico 23:15

[3] Levítico 23:16

%MCEPASTEBIN%

¿Tenía Pedro necesariamente que negar a Jesús?


Hay quienes creen que las cosas que acontecen ya están escritas, y que se cumplirán no importa lo que el hombre haga para evitarlas.

A la luz de esta definición, la respuesta a la pregunta que le da título a nuestra discusión sería, a todas luces, sí, Pedro tenía que negar a Jesús.

Sin embargo, entendiendo que  el destino no es un concepto hebreo, ni bíblico, sino griego, filosófico, la respuesta a nuestra inquietud cambia, y el espíritu se abre a la revelación de una razón espiritual que pocas veces hemos considerado como posible.

Pedro negó que conocía, y que era discípulo de Jesús, porque se había posado sobre él un manto de tinieblas que cegó su entendimiento. Horas antes de tales negaciones, Jesús mismo le había advertido: Simón, Simón, he aquí Satanás os ha pedido para zarandaros como á trigo; (Lucas 22.31), pero Pedro no le vio el peso espiritual de tal advertencia.

De hecho, el relato del Evangelio de Mateo registra que Jesús tomó a Pedro ya los dos hijos de Zebedeo, aparte, y le dijo a Pedro: ¿Así no habéis podido velar conmigo una hora? Velad y orad, para que no entréis en tentación: el espíritu á la verdad está presto, mas la carne enferma (Mateo 26:40,41). 

Y esto lo hizo por tres ocasiones consecutivas, de las cuales, en ninguna de ellas pudo cumplir, pues el texto relata que los ojos de ellos estaban agravados (vrs. 43).

Pedro estaba bajo un hechizo, un manto de angustia y estupor, que no le permitió ver la realidad espiritual de aquella noche. Noche que aunque celebraban la cena del cordero pascual (Pesaj), cena de recordación de la liberación de la esclavitud, Satanás había desplegado en el lugar una actividad de cautividad, pues en el desarrollo de la cena, se describe en torno a Judas Iscariote, que tras el bocado Satanás entró en él (Juan 13.27).

Este manto de cautividad provocó que Pedro respondiera con miedo y temor en las tres ocasiones que fue inquirido acerca de su relación con Jesús.
No necesariamente lo que tenemos que hacer está ya escrito. Las cosas no acontecen tampoco por consecuencia de la relación causa-efecto,  pues su definición es científica aunque muchas veces la introducimos en el ámbito religioso bajo la concepción de causalidad.

Para uno que ha nacido del agua y del Espíritu (Juan 3.5), todo tiene una respuesta espiritual. Negarla, u obviarla, nos puede conducir a incurrir en el error de Pedro.

Pastor Montoya

@pastormontoya

E-mail: ministerios.cristorey@gmail.com

 

Combatiendo la Hechicería Institucional de Nuestros Pueblos


NO haréis para vosotros ídolos, ni escultura, ni os levantaréis estatua, ni pondréis en vuestra tierra piedra pintada para inclinaros a ella: porque yo soy Jehová vuestro Dios. Levítico 26:1

 

Nuestras ciudades, principalmente aquellas que han sido constituidas como cabeceras municipales, están diseñadas respondiendo a la intención de sus fundadores de dejar plasmada en su seno la filosofía que los llevó a constituirse como pueblo.

Los diseños que las distinguen, y que las han llevado a caracterizarlas en la historia, no son solamente un diseño urbanístico ambiental futurista, son la huella dactilar de la filosofía que sustentaron sus fundadores.

A pesar de que las disposiciones urbanísticas españolas de los asentamientos urbanos en América exigieran ciertas normas de diseño, muchas ciudades insulares y continentales solo las consideraron parcialmente, y tan pronto como se independizaron crearon una autonomía filosófica y religiosa que los llevó a desarrollar asentamientos singulares.

Se trata de mapas teosóficos que trazan sobre la ciudad, y principalmente a sus moradores residentes, un orden filosófico-religioso-espiritual que acondiciona el tipo de vida que se vivirá dentro de su seno.

Es así como tenemos en nuestros días las plazas de armas, las plazas conmemorativas y las de recreo, como un símbolo idolátrico levantado para identificar la generación que se estableció en esa ciudad.

La plaza de armas, otrora la plaza principal, en cuyos alrededores se erigían la catedral, el cabildo, la fortaleza militar y el comercio, símbolos del poder eclesiástico, militar y comercial, es hoy en día en la mayoría de las ciudades, el emblema del grupo que gobierna en la ciudad.

Las plazas de armas se construyeron como espacios abiertos donde se desarrollaba las actividades sociales, era el centro de reunión de los habitantes que la conformaban, y el sitio utilizado por el gobierno del lugar para comunicar los asuntos de vida de la región.

Con el tiempo se construyeron en ella elementos extraños, uno de ellos fueron las fuentes. No todas las plazas tienen fuentes. Una fuente en una plaza indica que el grupo que gobierna la ciudad es masónico, pro-masónico, religioso-santero, brujo-místico-espiritista, o gótico medieval.

La forma del diseño de la fuente dirá qué grupo específicamente es el que gobierna la ciudad.

Una fuente en forma de circulo puede indicar que el grupo es uno de tipo religioso-santero; una fuente en forma de estrella tiende a un grupo brujo-místico-espiritista; mientras que una fuente en forma de cruz, sola o conformada junto a un circulo, nos dirigirá a identificar a un grupo masónico, o pro-masónico.

El elemento dentro de la fuente también es importante. El elemento en su interior será determinante en los casos en que una misma forma de diseño sea utilizada por dos grupos diferentes.

Otros elementos tales como árboles, estatuas o bustos, le agregan valor a los emblemas de los grupos gobernantes. Los arboles indican pactos, alianzas, le otorgan vida, o periodos de vida, de los grupos gobernantes. Los bustos o estatuas en su seno establecen una norma, una escuela.

Las plazas conmemorativas, y aun las de recreo, son anexos de la plaza mayor. El trazo de todas ellas dibuja una constelación, similar a las que vemos dibujadas en los cielos durante la noche.

El otro elemento que traza mapa de los grupos que gobiernan en la ciudad son sus edificaciones. Una construcción humana es símbolo de rebelión, de rebeldía.

La primera construcción de la que tenemos noticia es la que se describe en el capítulo once del libro de Génesis. La intención de llegar al cielo es un acto de rebelión que queda plasmada en la construcción que edifican.

3Y dijeron los unos a los otros: Vaya, hagamos ladrillo y cozámoslo con fuego. Y fuéles el ladrillo en lugar de piedra, y el betún en lugar de mezcla. 4Y dijeron: Vamos, edifiquémonos una ciudad y una torre, cuya cúspide llegue al cielo. Génesis 11:3,4

La altura de las edificaciones indica la altivez y arrogancia de los grupos que dominan en la ciudad. No todos los edificios se construyen altos, pero los que sobresalen lo hacen con el propósito de mostrar quien tiene supremacía en la ciudad.

Las edificaciones de una ciudad son símbolos de la gloria del grupo que gobierna. Los discípulos muestran con orgullo nacional las edificaciones del Templo,[1] un templo que representaba la gloria de Herodes construido en cuarenta y seis años,[2] no con las mismas dimensiones del templo original.

Las edificaciones dentro de una ciudad, y a quienes les pertenece, son una forma de trazar mapa de la teosofía que predomina, de los grupos que la gobiernan, y del destino que estos grupos han trazado para los habitantes de la ciudad.

Hay un gobierno filosófico, mágico, espírita, esotérico, hechicero, sobre la ciudad, y muchos lo ignoran. Y lo peor aún, que las comunidades de fe constituidos dentro de ella son arrastrados por caminos no bíblicos, y no se percatan de ello.

Sucede según descrito en el libro del profeta Ezequiel, de aquellas que cosen vendas mágicas para todas las manos, y hacen velos mágicos para la cabeza de toda edad, para cazar las almas.[3]

Es un estupor que ha entrado y se ha establecido en las comunidades de fe, un conformismo, que solo busca la multiplicación numérica y la construcción de grandes edificaciones, en la misma línea y estilo de los grupos teosóficos que gobiernan la ciudad.

No hay quien diga, Restituid.[4] Muchas de nuestras ciudades se dirigen en la misma dirección de Sodoma y Gomorra, y no tanto porque se practique en ellas el mismo pecado de aquellas, sino porque la voz profética de las ciudades ha sido apagada, y no ha habido quien advierta del mal que pesa sobre nuestras ciudades. Se cumple lo que el profeta Ezequiel advirtió sobre Jerusalén:

Y busqué de ellos hombre que hiciese vallado y que se pusiese al portillo delante de mí por la tierra, para que yo no la destruyese; y no lo hallé. Ezequiel 22:30

¡Que se levante la voz profética! ¡Que se levanten los atalayas!

Dios Todopoderoso, Creador y Sustentador nuestro. Aviva tu obra en medio de los tiempos.

Tomado del libro: Levantando la Maldicion de la Tierra

ISBN-13: 978-1722237165

ISBN-10: 1722237163

 

Pastor Montoya

Twitter: @pastormontoya

Tel. (407) 764-2699

www.ministerioscristorey.com

pmontoya@ministerioscristorey.com

[1] Mateo 24:1; Marcos 13:1; Lucas 21:5

[2] Juan 2:20

[3] Ezequiel 13:18-20 (VRV60): 18 Y di: Así ha dicho el Señor Jehová: ¡Ay de aquellas que cosen almohadillas a todos codos de manos, y hacen veletes sobre la cabeza de toda edad para cazar las almas! ¿Habéis de cazar las almas de mi pueblo, para mantener así vuestra propia vida? 19 ¿Y habéis de profanarme entre mi pueblo por puñados de cebada y por pedazos de pan, matando las almas que no mueren, y dando vida a las almas que no vivirán, mintiendo a mi pueblo que escucha la mentira? 20 Por tanto, así ha dicho el Señor Jehová: He aquí yo contra vuestras almohadillas, con que cazáis ahí las almas volando; yo las arrancaré de vuestros brazos, y dejaré las almas, las almas que cazáis volando. (VRVA).

[4] Isaías 42:22

¡Porque ya está obrando el misterio de iniquidad:…!


3No os engañe nadie en ninguna manera; porque no vendrá sin que venga antes la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición, 4Oponiéndose, y levantándose contra todo lo que se llama Dios, o que se adora; tanto que se asiente en el templo de Dios como Dios, haciéndose parecer Dios. 5¿No os acordáis que cuando estaba todavía con vosotros, os decía esto? 6Y ahora vosotros sabéis lo que impide, para que a su tiempo se manifieste. 7Porque ya está obrando el misterio de iniquidad: solamente espera hasta que sea quitado de en medio el que ahora impide. 2da. Tesalonicenses 2:3-7

La iniquidad es definida en la Biblia como la actitud y actividad de levantarse en contra de otra persona. En el relato de la muerte de Abel a manos de su hermano Caín, se destaca en el relato que Caín se levantó contra su hermano Abel, y le mató.[1] La definición de este acto de levantarse en contra de Abel es definida por el mismo Caín como iniquidad, cuando él mismo admite: Y dijo Caín a Jehová: Grande es mi iniquidad para ser perdonada.[2]

La definición se extiende hacia Dios, en el texto de la segunda epístola a los Tesalonicenses, porque cuando alguien se levanta en contra de su hermano, se levanta en contra de Dios. Lo vemos claramente explicado en los siguientes textos:

Mas si es de Dios, no la podréis deshacer; no seáis tal vez hallados resistiendo a Dios. Hechos 5:39

Y levantóse un gran clamor: y levantándose los escribas de la parte de los Fariseos, contendían diciendo: Ningún mal hallamos en este hombre; que si espíritu le ha hablado, o ángel, no resistamos a Dios. Hechos 23:9

Así que, el que se opone a la potestad, a la ordenación de Dios resiste: y los que resisten, ellos mismos ganan condenación para sí. Romanos 13:2

¿Tú quién eres que juzgas al siervo ajeno? para su señor está en pie, o cae: mas se afirmará; que poderoso es el Señor para afirmarle. Romanos 14:4

El misterio de iniquidad es la operación satánica implantada sobre la tierra para promover en el hombre y la mujer, principalmente en los hijos de la fe, una actitud de levantarse en contra de su hermano, y en contra todo aquello que le sugiere autoridad.

La iniquidad se ha arraigado en el corazón del hombre y de la mujer, y se procrea en iniquidad. Es una operación muy sutil de la cual el hombre y la mujer de fe no se percatan, porque se presenta en forma de comentario, de señalamiento, de crítica constructiva, de derechos personales que se defienden. De muchas formas asolapadas.

Es la iniquidad —la rebeldía en el corazón del hombre—la que genera la violencia que azota, y asola, muchas de las ciudades que actualmente habitamos.

En el texto del libro de Génesis observamos que justo cuando Caín admite su pecado, reconoce también que en algún momento alguien le matará de igual forma como él mató a su hermano: y seré errante y extranjero en la tierra; y sucederá que cualquiera que me hallare, me matará.[3]

Caín engendró una generación con rebeldía en sus corazones, y Lamech, tataranieto de Caín, operó en la arrogancia de establecer la iniquidad como el estilo de vida de su casa: 23Y dijo Lamech a sus mujeres: Ada y Zilla, oíd mi voz; Mujeres de Lamech, escuchad mi dicho: Que varón mataré por mi herida, Y mancebo por mi golpe: 24 Si siete veces será vengado Caín, Lamech en verdad setenta veces siete lo será. [4]

La violencia en nuestras ciudades no es el resultado de crisis sociales, de conflictos económicos, de marginación de grupos; es el resultado de rebeldía arraigada en el corazón de hombres y mujeres, que establecen como el caso de Lamech estilos de vida personales e individualistas, en completa oposición a lo dispuesto en el corazón de Dios.

Fue la violencia, precisamente, la que provocó que Dios dispusiera raer los hombres de sobre la faz de la tierra. La tierra estaba llena de violencia.[5]

Pero no solo es la rebeldía del corazón de los hombres y mujeres alejados de Dios la que provoca la violencia en nuestras ciudades; sino mas, y sobre todo, la rebeldía que se ha pegado al corazón de hombres y mujeres de fe, porque por ella Satanás obtiene derecho legal para poder operar con libertad en las ciudades violentadas.

La definición dada por el escritor de la epístola a los Hebreos, inspirado por el Espíritu Santo, que lo que se ve es hecho de lo que no se veía,[6] no solo sirve para explicar cómo fueron formadas las cosas materiales siguiendo el modelo de las cosas espirituales, sino que nos permite también entender, y establecer, que las situaciones evidentes que aquejan a una ciudad —esposo o esposa infiel—surgen a partir de lo que se ha establecido en el corazón de hombres y mujeres fieles, posicionados allí por Dios para que santifiquen la ciudad.

El establecimiento de la revelación en Jesús, de que los hombres y mujeres de fe son la sal de la tierra, autentica la doctrina predicada por el apóstol Pablo: así como el esposo o esposa fiel santifica al conyugue infiel, son los hombres y mujeres de fe los que santifican la ciudad donde son ubicados por Dios. Es la sal de la alianza la que detiene los juicios de Dios sobre las ciudades:

Y sazonarás toda ofrenda de tu presente con sal; y no harás que falte jamás de tu presente la sal de la alianza de tu Dios: en toda ofrenda tuya ofrecerás sal. Levítico 2:13

Un corazón de un hombre o mujer de fe invadido por la iniquidad, rebeldía, rebelión y oposición a lo que Dios demanda para una región es lo que potencia de las distintas situaciones adversas que Satanás usará para oponerse y levantarse en contra de Dios mismo.

Es precisamente el apóstol Santiago quien estableció que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído, y cebado. Santiago tiró por tierra la idea religiosa de que los conflictos personales y sociales que confrontamos son producidos y permitidos por Dios; es el hombre y la mujer de fe quienes los avivan con los elementos de iniquidad que se han establecido en su corazón: Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de Dios: porque Dios no puede ser tentado de los malos, ni él tienta a alguno.[7]

La concupiscencia, después que ha concebido, pare el pecado: y el pecado, siendo cumplido, engendra muerte. Lo que vemos en nuestras sociedades en forma descontrolada, y en cantidades desmedidas, es potenciada por la rebeldía que se ha arraigado en el corazón de hombres y mujeres de fe. Rebeldía a los procesos de Dios, y a lo establecido por Él.

¿Cómo es posible? —preguntaría alguien, si se supone que ellos deberían bendecir las familias de la tierra. Precisamente por ello es que la rebeldía en el corazón de un hombre o mujer de fe puede potenciar la violencia en nuestras ciudades.

Lo explicamos de la siguiente forma: Pablo le explicó a la comunidad de fe de Corinto que el hombre y mujer de fe tienen la capacidad espiritual de santificar al conyugue infiel: Porque el marido infiel es santificado en la mujer (fiel), y la mujer infiel en el marido (fiel).[8] Ahora, revisemos: ¿Qué sucede si la mujer o el hombre de fe (fiel) permite que se arraigue en su corazón la rebeldía? Su capacidad de santificar se verá menguada, y por el contrario, su capacidad de santificar será cambiada por la capacidad de alimentar la violencia que ya forma parte del estilo de vida del hombre y de la mujer infiel.

Otra forma de examinarlo es siguiendo la capacidad de bendecir que el hombre y mujer de fe recibió a través de Abraham, de que en él serian benditas todas las familias de la tierra. Si en el hombre y mujer de fe se arraiga la rebeldía, rebelión e iniquidad, su capacidad de bendecir será maldición y se convertirá en el motor que potenciará la violencia de aquellos que están alejados de Dios. Está establecido en el libro del profeta Malaquías:

Si no oyereis, y si no acordareis dar gloria a mi nombre, ha dicho Jehová de los ejércitos, enviaré maldición sobre vosotros, y maldeciré vuestras bendiciones; y aun las he maldecido, porque no lo ponéis en vuestro corazón. Malaquías 2:2

Así que, la violencia de nuestras ciudades y comunidades, solo es la evidencia de la iniquidad que se ha arraigado en los hombres y mujeres de fe de tales comunidades.

Iniquidad es un comentario adverso hecho a una persona de un tercero en ausencia de éste. Es una crítica constructiva; es una difamación; es no permitirle a alguien la oportunidad de defenderse ante los señalamientos de otros, y darlos por válidos.

Iniquidad es levantarse contra el hermano. Jesús destacó que cualquiera que dijere, Fatuo, será culpado del infierno del fuego.[9]

Iniquidad es no tolerar al hermano, es creerlo inferior e incapaz de realizar las mismas cosas que nosotros hacemos. Jesús sufrió la rebeldía aun de sus mismos discípulos, uno de ellos lo denigró a tal grado que no creyó que de su comunidad saliera algo bueno.[10]

La iniquidad —la rebeldía en el corazón del hombre— es oposición a lo dispuesto en el corazón de Dios. Jesús estableció la forma de medir la rebeldía en el corazón de un hombre y mujer de fe, cuando dijo:

8 Mas vosotros, no queráis ser llamados Rabbí; porque uno es vuestro Maestro, el Cristo; y todos vosotros sois hermanos. 9 Y vuestro padre no llaméis a nadie en la tierra; porque uno es vuestro Padre, el cual está en los cielos. 10 Ni seáis llamados maestros; porque uno es vuestro Maestro, el Cristo. 11 El que es el mayor de vosotros, sea vuestro siervo. 12 Porque el que se ensalzare, será humillado; y el que se humillare, será ensalzado. Mateo 23:8-12

Según esta regla, iniquidad —rebeldía en el corazón— es la tendencia a desarrollar seguidores (fans); la tendencia a destacar los logros personales para ser admirados por otros; la arrogancia de no permitir que otros consiervos nos enseñen, y creer que no los necesitamos; creernos únicos y exclusivos, y arrogarnos derechos sobre la revelación.

¿Hay iniquidad —rebeldía— en el corazón de hombres y mujeres de fe?

¿Qué de lo que dijimos que Dios no habló? ¿Qué de lo que hicimos que Dios no nos mandó a hacer? ¿Qué de lo que certificamos como bueno que Dios había descartado? ¿Qué de lo que levantamos que Dios no aprobó? ¿Qué de lo que ofrecimos que Dios no se enteró? ¿Qué de las estrategias que usamos para plantar y hacer crecer iglesias que Dios no diseñó? ¿Qué de la vanidad con que usamos el nombre de Dios?.  Esto tambien es iniquidad.

El profeta Oseas denunció la iniquidad del pueblo que hacían y decían lo que Dios no había dicho ni ordenado:

Ellos hicieron reyes, mas no por mí; constituyeron príncipes, mas yo no lo supe: de su plata y de su oro hicieron ídolos para sí, para ser talados. Oseas 8:4

¿Hay iniquidad —rebeldía— en el corazón de hombres y mujeres de fe?

Maria, la hermana de Aarón y Moisés, se levantó en contra de Moisés, y su arrogancia de cómo Dios la había usado como profetiza, menospreciando a su hermano Moisés, la llevó a padecer de lepra por espacio de siete días. La iglesia está llena de lepra, y se ha convertido en inmunda.

Nos hemos levantado en contra del hermano, y en contra de Dios. Cuando queramos resolver la violencia de nuestras ciudades, no pensemos en reuniones conjuntas de iglesias, en cadenas de oración, e inclusive ayunos, tales estrategias sin la debida realización de que es necesario arrepentirnos por habernos levantado en contra de nuestros hermanos, y en contra de Dios, tan solo sacará a la luz los niveles de hipocresía —actitud farisaica— que se ha arraigado en nuestro corazón, y potenciará más el derecho legal entregado a Satanás.

 

Pastor Montoya

Ministerio Apostólico y Profético Cristo Rey, Inc.

Twitter: @pastormontoya

Tel. (407) 764-2699

pmontoya@ministerioscristorey.com

[1] Génesis 4:8

[2]Ídem 4.13

[3] Génesis 4:14

[4] Ídem 4:22

[5] Ídem 6:7-11

[6] Hebreos 11:3

[7] Santiago 1:13

[8] 1ra. Corintios 7:14

[9] Mateo 5:22

[10] Juan 1:46

Las Siete Iglesias del Apocalipsis… Auditoria del Estado Espiritual de la Iglesia de los Últimos Tiempos.


10 Yo fui en el Espíritu en el día del Señor, y oí detrás de mí una gran voz como de trompeta, 11 Que decía: Yo soy el Alpha y Omega, el primero y el último. Escribe en un libro lo que ves, y envíalo a las siete iglesias que están en Asia; a Efeso, y a Smirna, y a Pérgamo, y a Tiatira, y a Sardis, y a Filadelfia, y a Laodicea. 20El misterio de las siete estrellas que has visto en mi diestra, y los siete candeleros de oro. Las siete estrellas son los ángeles de las siete iglesias; y los siete candeleros que has visto, son las siete iglesias. Apocalipsis 1:10-20

 

¿Quiénes no han leído, o han escuchado, por lo menos una vez acerca del mensaje a las siete iglesias del Apocalipsis? Creo que una gran mayoría de la población cristiana ha tenido, o tiene, conocimiento del mensaje a las siete iglesias del Apocalipsis.

Las interpretaciones son muchas y variadas. Hay quienes incluso las ven como las siete dispensaciones de la intervención divina ejecutadas dentro de la historia humana. Pero, por la naturaleza escatológica del libro, estos mensajes son presentados como la introducción de lo que ves, es decir, de todas las visiones que se muestran en el libro; así que, estos siete mensajes tienen que ver más bien con el estado de la iglesia de los últimos tiempos. Son una auditoria espiritual del estado de la obra en los tiempos finales.

Para comprenderlo, comencemos con el motivo que propició el desarrollo del mensaje a cada una de las iglesias. El escritor, el apóstol Juan, tomó tiempo para definir que el arrebatamiento espiritual bajo el cual recibe la visión, se dio durante el desarrollo del día del Señor.

Lamentablemente, por la absorción que la iglesia cristiana sufrió de parte de la cultura greco-latina en donde se desarrolló, el día del Señor se identificó con un día de la semana, con el día domingo, día que fue consagrado como el día de descanso cristiano.

El día del Señor se refiere más bien a un día de juicio. Día de visitación, pero día de juicio, para ejecutar en él las distintas palabras que los profetas han traído en su debido momento. Es un concepto hebreo que está presente en todos los escritos proféticos. El día del Señor está cerca escribió el profeta Ezequiel, y lo define como día de nublado, día de las gentes será.[1] El profeta Joel lo define como un día grande y espantoso.[2]

El profeta Sofonías explica que ese día es un día donde se establece juicio sobre la impiedad y sobre la injusticia: Será que en el día del sacrificio de Jehová, haré visitación sobre los príncipes, y sobre los hijos del rey, y sobre todos los que visten vestido extranjero. 9 Asimismo haré visitación en aquel día sobre todos los que saltan la puerta, los que hinchen de robo y de engaño las casas de sus señores.[3]

Otros profetas también hablaron de ese día aunque no bajo ese nombre. El profeta Jeremías lo presentó como el día de su ira.[4] El profeta Isaías lo presenta casi de forma similar, él lo llamó el día de la ira de su furor.[5] Si observamos atentamente en la lectura del libro de Apocalipsis, es así como se presenta en el desarrollo del mismo: Porque el gran día de su ira es venido; ¿y quién podrá estar firme?[6]

El día del Señor no es el día domingo, como originalmente se identificó en los círculos greco-romano cristianos, sino el día de juicio que Dios trae sobre todas las naciones de la tierra.

El concepto era necesario aclararlo porque ahora puede apreciarse el énfasis del mensaje a las siete iglesias. Si el día del Señor es día de juicio, el mensaje a las siete iglesias representa un pase de revista, una auditoria espiritual, del estado de la iglesia en los tiempos finales. El propósito es mostrar un alerta de hacia dónde se están encaminando, sin percatarse de que se están alejando del Señor.


¿Por qué Asia? ¿Por qué solamente siete iglesias?

Asia, la actual Asia Menor, representó toda el área evangelizada que primero alcanzó la iglesia de Jesucristo. Es representativa del mundo entero. En Asia está representada la iglesia cristiana a nivel mundial.

Siete iglesias, porque se constituyeron en iglesias cabeceras, iglesias representativas de la obra cristiana de aquel entonces. Las siete iglesias de Asia reúnen todas las formas mundiales del desarrollo de la iglesia del Señor.

La auditoría presenta a las iglesias en orden de la más alejada a los principios cristo céntricos, a la más cercana a ellos. Y así los presentamos en este estudio.

  1.  Iglesia de Efeso

1ESCRIBE al ángel de la iglesia en EFESO: El que tiene las siete estrellas en su diestra, el cual anda en medio de los siete candeleros de oro, dice estas cosas: 2Yo sé tus obras, y tu trabajo y paciencia; y que tú no puedes sufrir los malos, y has probado a los que se dicen ser apóstoles, y no lo son, y los has hallado mentirosos; 3Y has sufrido, y has tenido paciencia, y has trabajado por mi nombre, y no has desfallecido. 4Pero tengo contra ti que has dejado tu primer amor.

Efeso es la iglesia más destacada de todas las demás por las cosas que allí convergieron.

Efeso fue el lugar donde Dios hizo mayores y más singulares maravillas por manos de Pablo: De tal manera que aún se llevaban sobre los enfermos los sudarios y los pañuelos de su cuerpo, y las enfermedades se iban de ellos, y los malos espíritus salían de ellos.[7]

Efeso fue el lugar donde el apóstol Pablo dedicó más de su tiempo ministerial. El escritor del libro de Hechos indica que se radicó en el lugar por espacio de dos años, y desde allí todos los que habitaban en Asia, judíos y griegos, oyeron la palabra del Señor Jesús. [8]

Efeso fue el lugar en que convergieron los más representativos predicadores de la época. evangelizado por Pablo, visitado por Apolos, Un judío, natural de Alejandría, varón elocuente, poderoso en las Escrituras. Este era instruido en el camino del Señor; y ferviente de espíritu, hablaba y enseñaba diligentemente las cosas que son del Señor,[9] y la sede final de Timoteo.[10]

Efeso fue la iglesia destinataria de la epístola paulina con más contenido de revelación, en la que se descubre acerca de temas como la supereminente grandeza de su poder, para con nosotros los que creemos, por la operación de la potencia de su fortaleza; [11] sobre el tema de guerra espiritual, que el príncipe de la potestad del aire obra en los hijos de desobediencia: [12] y sobre el tema del misterio grande con respecto a Cristo y a la iglesia.[13] Temas que según el apóstol Pedro, hay algunas difíciles de entender, las cuales los indoctos e inconstantes tuercen. [14]

Ante este panorama, ¿Cómo se explica que iglesia con semejante talante, haya dejado su primer amor?

Dejar el primer amor no significa abandonar la pasión con que un recién convertido hace las cosas, como se ha destacado en los círculos pentecostales.

Dejar el primer amor significa NO VALORAR la grandeza de lo que Dios ha dado. Es abandonar la revelación, es descuidar el mover sobrenatural de Dios. Es perder la paternidad de los hombres y mujeres de Dios que trabajaron y con lágrimas sembraron la preciosa semilla. Es renunciar a todo el esfuerzo y a los recursos que se invirtieron en el lugar y en las personas.

Es un pecado grave delante de los ojos de Dios. Sucedió lo mismo con el pueblo de Israel en su camino por el desierto. El pueblo se quejó que solo tenían ma-nah para comer, y pidieron carne. Su acción significó un menosprecio a la presencia misma de Jehovah-Dios entre ellos: por cuanto menospreciasteis a Jehová que está en medio de vosotros, y llorasteis delante de él, diciendo: ¿Para qué salimos acá de Egipto?[15]

Dejar el primer amor, descubre la degradación espiritual en la que incurrió la iglesia de Efeso. El mensaje mismo advierte de la gravedad de su degradación: 5Recuerda por tanto de dónde has caído, y arrepiéntete, y haz las primeras obras.

La exhortación al ángel de la iglesia es que si no se arrepiente, vendré presto a ti, y quitaré tu candelero de su lugar.

Es lamentable que una iglesia pionera se haya degenerado tanto, al nivel de haberse ubicado en la última posición de la escala. Sucedió lo que el apóstol Pablo cuidó en torno a su vida personal: no sea que, habiendo predicado a otros, yo mismo venga a ser reprobado.[16]

  1.  Iglesia de Laodicea

14Y escribe al ángel de la iglesia en LAODICEA: He aquí dice el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios: 15Yo conozco tus obras, que ni eres frío, ni caliente. ¡Ojalá fueses frío, o caliente! 16Mas porque eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca.

La iglesia de Laodicea es una iglesia ambigua. Carece de postura doctrinal. Adolece de un nivel bajo de discernimiento espiritual, y por ello no puede tomar decisiones en función de su responsabilidad y compromiso cristológico; sino, por el contrario, se acomoda a las situaciones que enfrenta, principalmente para sacar ventaja lucrativa.

La iglesia de Laodicea recibió una epístola del apóstol Pablo, aunque no tenemos copia de ella. Se menciona en la epístola a los Colosenses: Y cuando esta carta fuere leída entre vosotros, haced que también sea leída en la iglesia de los Laodicenses; y la de Laodicea que la leáis también vosotros.[17]

Por las referencias del apóstol Pablo en ella se descubre que estas dos ciudades eran atendidas pastoralmente como si se tratase de una sola comunidad. Pablo menciona a Epafras, natural de Colosas, que en palabras del apóstol, tenía gran celo por vosotros (Colosas), y por los que están en Laodicea, y los que en Hierapolis.[18]

La relación es oportuna porque nos ayuda a entender lo que sucedió con la iglesia de Laodicea. Si hubo una estrecha relación entre ambas ciudades, lo que una enfrentaba afectaba a la otra. Y esto es lo que el apóstol está corrigiendo en Laodicea. En la epístola a los Colosenses encontramos la siguiente referencia:

16 Por tanto, nadie os juzgue en comida, o en bebida, o en parte de día de fiesta, o de nueva luna, o de sábados: 17 Lo cual es la sombra de lo por venir; mas el cuerpo es de Cristo. 18 Nadie os prive de vuestro premio, afectando humildad y culto a los ángeles, metiéndose en lo que no ha visto, vanamente hinchado en el sentido de su propia carne, 19 Y no teniendo la cabeza, de la cual todo el cuerpo, alimentado y conjunto por las ligaduras y conjunturas, crece en aumento de Dios. 20 Pues si sois muertos con Cristo cuanto a los rudimentos del mundo, ¿por qué como si vivieseis al mundo, os sometéis a ordenanzas, 21 Tales como, No manejes, ni gustes, ni aun toques, 22 (Las cuales cosas son todas para destrucción en el uso mismo), en conformidad a mandamientos y doctrinas de hombres? 23 Tales cosas tienen a la verdad cierta reputación de sabiduría en culto voluntario, y humildad, y en duro trato del cuerpo; no en alguna honra para el saciar de la carne. Colosenses 2:16-23

Es una iglesia que fundamenta su accionar profético en la prosperidad. Se autodefine como una iglesia autosuficiente, y es por los recursos económicos con que cuenta, se observa en la expresión: Porque tú dices: Yo soy rico, y estoy enriquecido, y no tengo necesidad de ninguna cosa. Para esta iglesia, ser próspero es señal de tener la bendición del Señor.

Esta iglesia cayó en lo que el apóstol Juan en su primera epístola denunció sobre el amor al mundo:

15 No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. 16 Porque todo lo que hay en el mundo, la concupiscencia de la carne, y la concupiscencia de los ojos, y la soberbia de la vida, no es del Padre, mas es del mundo. 17 Y el mundo se pasa, y su concupiscencia; mas el que hace la voluntad de Dios, permanece para siempre. 18 Hijitos, ya es el último tiempo: y como vosotros habéis oído que el anticristo ha de venir, así también al presente han comenzado a ser muchos anticristos; por lo cual sabemos que es el último tiempo. 19 Salieron de nosotros, mas no eran de nosotros; porque si fueran de nosotros, hubieran cierto permanecido con nosotros; pero salieron para que se manifestase que todos no son de nosotros. 1ra. Juan 2:15-19

La caída de la iglesia de Laodicea consistió en que valoró más lo que hay en el mundo, la concupiscencia de la carne, y la concupiscencia de los ojos, y la soberbia de la vida, y no reconoció el valor espiritual de la santidad, de los dones espirituales, ni del establecimiento de las doctrinas basada en las Escrituras.

Su caída queda al descubierto en el juicio que se emite sobre ella: no conoces que tú eres un cuitado y miserable y pobre y ciego y desnudo; Yo te amonesto que de mí compres oro afinado en fuego, para que seas hecho rico, y seas vestido de vestiduras blancas, para que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas.

El pragmatismo que desarrolla esta iglesia no pondera el valor ético y espiritual de las acciones, con tal de alcanzar las metas propuestas. Es una iglesia que destaca la Gracia pero sin darse cuenta incurre en acciones que más bien pueden ser clasificadas como libertinaje.

En la exhortación a esta iglesia se destaca que su situación es equivalente al de una persona que nunca ha conocido a Jesús: He aquí, yo estoy a la puerta y llamo: si alguno oyere mi voz y abriere la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.

  1.  Iglesia de Sardis

1Y ESCRIBE al ángel de la iglesia en SARDIS: El que tiene los siete Espíritus de Dios, y las siete estrellas, dice estas cosas: Yo conozco tus obras que tienes nombre que vives, y estás muerto. 2Sé vigilante y confirma las otras cosas que están para morir; porque no he hallado tus obras perfectas delante de Dios.

La iglesia de Sardis es una iglesia muerta, lo único que tiene vivo es el nombre. Representa a una iglesia que cultivó una vida de apariencia.

La iglesia de Sardis es una iglesia litúrgica, ritualista, ceremonial. Destaca la celebración cultica como la clave para crecer y retener a su membresía.

Es una iglesia sincrética. No tiene claro concepto de las cosas reveladas, ni las cultiva. No conoce acerca de las manifestaciones de Jesús, pese a que lee de ellas en los Evangelios. Las Escrituras solo son referencias para ser entendidas alegóricamente. Se observa en la llamada de atención que se le hace al ángel de la iglesia: 3Acuérdate pues de lo que has recibido y has oído, y guárdalo, y arrepiéntete. Y si no velares, vendré a ti como ladrón, y no sabrás en qué hora vendré a ti.

En la exhortación se descubre que el crecimiento y madurez espiritual es manchado por la forma de cómo se dispense el mensaje del Evangelio; aunque, es digno de mencionar también, que aun por encima de la doctrina que se predique, el crecimiento es la responsabilidad de quienes actúan en obediencia a la Palabra y no a la discreción de los líderes de la obra: 4Mas tienes unas pocas personas en Sardis que no han ensuciado sus vestiduras: y andarán conmigo en vestiduras blancas; porque son dignos.

  1.  Iglesia de Tiatira

18 Y escribe al ángel de la iglesia en TIATIRA: El Hijo de Dios, que tiene sus ojos como llama de fuego, y sus pies semejantes al latón fino, dice estas cosas: 19 Yo he conocido tus obras, y caridad, y servicio, y fe, y tu paciencia, y que tus obras postreras son más que las primeras. 20 Mas tengo unas pocas cosas contra ti: porque permites aquella mujer Jezabel (que se dice profetisa) enseñar, y engañar a mis siervos, a fornicar, y a comer cosas ofrecidas a los ídolos.

La iglesia de Tiatira ha incursionado en doctrinas apostatas. Está en la misma condición herética de la iglesia de Pérgamo, solo que su condición es peor que la de aquella porque ésta ha alterado el culto a Jehová.

La mención de Jezabel, profetisa, nos hace recordar el tiempo de apostasía de Achab, en el cual no llovió por espacio de tres años y medio, precisamente por causa de la apostasía establecida por la intervención de Jezabel.

El hecho de que en el relato se destaca a los que adulteran con ella, y aun a sus hijos, indica que la iglesia de Tiatira es una iglesia que se ha multiplicado aun fuera de sus paredes, pero que ha exportado y difundido adoración idolátrica, como lo hizo Jezabel en tiempo de Achab, estableciendo sacerdotes de Baal.

Se trata de una iglesia sin doctrina bíblica, libertina, pues el hecho de se enseñe a fornicar, y a comer cosas ofrecidas a los ídolos, es porque no existe doctrinas bíblicas que denuncien la abominación de sus actos.

Es una iglesia que tergiversa la doctrina bíblica, tal y como sucedía en el tiempo del establecimiento de la doctrina en áreas gentiles, según reportó el apóstol Pedro: las cuales los indoctos e inconstantes tuercen, como también las otras Escrituras, para perdición de sí mismos.[19]

El apóstol Pablo enseñó acerca de las viandas que son sacrificadas a los ídolos, y manifestó lo siguiente: sabemos que el ídolo nada es en el mundo, y que no hay más de un Dios.[20] Lo anterior es cierto siempre y cuando la persona haya desarrollado la madurez espiritual suficiente como para no ser escandalizado cuando se entera que lo que comió fue el resultado de carne que en sus orígenes fue consagrada a ídolos. El apóstol lo resumió todo en esta frase: Mas mirad que esta vuestra libertad no sea tropezadero a los que son flacos.[21]

La doctrina de Jezabel consistía en establecer la acción como norma y no como el resultado del crecimiento y madurez espiritual del creyente. Introdujo conocimiento que contaminó a la iglesia entera.

  1.  Iglesia de Pérgamo

12Y escribe al ángel de la iglesia en PÉRGAMO: El que tiene la espada aguda de dos filos, dice estas cosas: 13Yo sé tus obras, y dónde moras, donde está la silla de Satanás; y retienes mi nombre, y no has negado mi fe, aun en los días en que fue Antipas mi testigo fiel, el cual ha sido muerto entre vosotros, donde Satanás mora. 14Pero tengo unas pocas cosas contra ti: porque tú tienes ahí los que tienen la doctrina de Balaam, el cual enseñaba a Balac a poner escándalo delante de los hijos de Israel, a comer de cosas sacrificadas a los ídolos, y a cometer fornicación. 15Así también tú tienes a los que tienen la doctrina de los Nicolaítas, lo cual yo aborrezco.

La iglesia de Pérgamo es una iglesia que al igual que la iglesia de Tiatira ha permitido en su seno el establecimiento de doctrina herética. Está navegando en un campo apostata.

Esta iglesia sucumbió en buena medida porque en la región se estableció un gobierno satánico. No fue el caso de la iglesia de Tiatira, que sucumbió a una enseñanza apostata. Ello se descubre por el hecho de que el texto menciona la presencia en el área de la silla de Satanás. Este dato nos lleva a entender que esta iglesia no tiene conocimiento de guerra espiritual, que su vida espiritual terminó cuando Antipas fue muerto, o mejor aún, cuando Satanás dirigió su ataque sobre él para quitarlo del medio.

Lo anterior nos lleva a establecer que la vida de una iglesia no puede depender de una sola persona, pues en la estrategia satánica, aniquilando a ese uno se gana a todos los demás.

Se trata de una iglesia de aparente avance profético. Se destaca por el hecho de la mención de Balaam como parte del consejo ministerial que se ha establecido entre ellos.

En ese sentido, es una iglesia que fundamenta todas sus acciones en la impartición de palabra profética para todas las decisiones diarias y rutinarias de las personas. De seguro que por ello se exigía algún dinero, o algún bien, a cambio, según sucedió también con Balaam de Bosor, el cual amó el premio de la maldad.[22]

Las doctrinas apostatas mencionadas, la doctrina de Balaam, y la doctrina de los Nicolaitas, ha provocado que esta iglesia se encuentre en un estado de contaminación grave, semejante a la contaminación que el pueblo de Israel adquirió cuando entró en contacto con las hijas de Moab.[23]

La doctrina de los Nicolaitas mencionada en la iglesia de Efeso, consistía en fábulas y genealogías sin término, que antes engendran cuestiones que la edificación de Dios que es por fe.[24] Es el cuidado que Pablo le recomienda a Timoteo, que evite fabulas profanas y de viejas,[25] que mantenga la fe y buena conciencia, para evitar que otros naufraguen en la fe. [26]

La doctrina de los Nicolaitas tenía un postulado único: carcomerá como gangrena: de los cuales es Himeneo y Fileto; 18Que se han descaminado de la verdad, diciendo que la resurrección es ya hecha, y trastornan la fe de algunos. [27]

  1.  Iglesia de Filadelfia

7Y escribe al ángel de la iglesia en FILADELFIA: Estas cosas dice el Santo, el Verdadero, el que tiene la llave de David, el que abre y ninguno cierra, y cierra y ninguno abre: 8 Yo conozco tus obras: he aquí, he dado una puerta abierta delante de ti, la cual ninguno puede cerrar; porque tienes un poco de potencia, y has guardado mi palabra, y no has negado mi nombre. 9 He aquí, yo doy de la sinagoga de Satanás, los que se dicen ser judíos, y no lo son, mas mienten; he aquí, yo los constreñiré a que vengan y adoren delante de tus pies, y sepan que yo te he amado. 10 Porque has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardaré de la hora de la tentación que ha de venir en todo el mundo, para probar a los que moran en la tierra. 11 He aquí, yo vengo presto; retén lo que tienes, para que ninguno tome tu corona. 12 Al que venciere, yo lo haré columna en el templo de mi Dios, y nunca más saldrá fuera; y escribiré sobre él el nombre de mi Dios, y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalem, la cual desciende del cielo de con mi Dios, y mi nombre nuevo. 13 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.

La iglesia de Filadelfia no tiene señalamiento negativo como lo tienen las otras iglesias. Podría decirse que es una iglesia perfecta. Sin embargo, el señalamiento tienes un poco de potencia, hace ver que aún le hace falta algo por alcanzar.

Es una iglesia que compite en contra de la sinagoga de Satanás, es una competencia espiritual, por supuesto, en la cual, la sinagoga de satanás busca establecer gobierno en los aires, tal y como sabemos que el príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora obra en los hijos de desobediencia.[28]

Es una iglesia que conoce acerca de los principios de guerra espiritual, y ha aprendido a establecer el reino de los cielos en su región, se observa en la declaración de victoria que sobre ella se establece: yo los constreñiré a que vengan y adoren delante de tus pies, y sepan que yo te he amado.

Esta declaración está en línea directa con lo que Jesús estableció con el apóstol Pedro: las puertas del infierno no prevalecerán contra ella.[29] Y con la declaración de victoria que le fue dada a Abraham, como padre de naciones: Bendiciendo te bendeciré, y multiplicando multiplicaré tu simiente como las estrellas del cielo, y como la arena que está a la orilla del mar; y tu simiente poseerá las puertas de sus enemigos:[30]

Entre las acciones y decisiones que se destacan de esta iglesia, dignas de cuidar como claves de su victoria:

  • Es una iglesia de guerra espiritual: he aquí, he dado una puerta abierta delante de ti, la cual ninguno puede cerrar;
  • Has guardado mi palabra, y no has negado mi nombre.
  • Porque has guardado la palabra de mi ‎paciencia‎
  • Retén lo que tienes, para que ninguno tome tu ‎corona.
  • Iglesia de Smirna

 

8Y escribe al ángel de la iglesia en SMIRNA: El primero y postrero, que fue muerto, y vivió, dice estas cosas: 9Yo sé tus obras, y tu tribulación, y tu pobreza (pero tú eres rico), y la blasfemia de los que se dicen ser Judíos, y no lo son, mas son sinagoga de Satanás. 10No tengas ningún temor de las cosas que has de padecer. He aquí, el diablo ha de enviar algunos de vosotros a la cárcel, para que seáis probados, y tendréis tribulación de diez días. Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida. 11 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. El que venciere, no recibirá daño de la muerte segunda.

A primera vista, la persecución hace ver a esta iglesia como una iglesia marginada; sin embargo, comparando su situación con lo que Jesús estableció en su doctrina, es la única de las siete que recibe le bendición de ser bienaventurada: Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia: porque de ellos es el reino de los cielos.[31]

Este mensaje fue doctrina básica del Evangelio del Reino, y los apóstoles se encargaron de predicarlo. El apóstol Pedro no solo reconoció que la persecución otorga la bendición de ser bienaventurados, sino que además exhorta a no temerla, ni evadirla.

En su primera epístola, dirigida a los extranjeros esparcidos en Ponto, en Galacia, en Capadocia, en Asia, y en Bithinia, les escribió: Mas también si alguna cosa padecéis por hacer bien, sois bienaventurados. Por tanto, no temáis por el temor de ellos, ni seáis turbados.[32] Y ya en la conclusión de su carta, añade: Si sois vituperados en el nombre de Cristo, sois bienaventurados; porque la gloria y el Espíritu de Dios reposan sobre vosotros. Cierto, según ellos, él es blasfemado, mas según vosotros es glorificado.[33]

Aun el apóstol Pablo que no fue parte del grupo de los doce, lo predicó así, y aun lo presenta como requisito para ingresar en el reino de los cielos: Confirmando los ánimos de los discípulos, exhortándoles á que permaneciesen en la fe, y que es menester que por muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios.[34]

Esteban, en su defensa ante el concilio reunido en Jerusalén, trajo a la luz y al conocimiento de todos, que la obra de Dios entre el pueblo siempre ha sido perseguida: ¿A cuál de los profetas no persiguieron vuestros padres? y mataron a los que antes anunciaron la venida del Justo, del cual vosotros ahora habéis sido entregadores y matadores; 53 Que recibisteis la ley por disposición de ángeles, y no la guardasteis. 54 Y oyendo estas cosas, regañaban de sus corazones, y crujían los dientes contra él.[35]

La persecución no es signo de debilidad, sino señal de que la iglesia posee la doctrina verdadera, pues de otra forma, ¿Por qué los persiguen? No se puede ver el asunto de la persecución como un antagonismo religioso, sino como el intento satánico de quitar la semilla del terreno donde fue plantada.[36]

Las palabras de Jesús en el inicio de su enseñanza sobre la tierra, fueron: Gozaos y alegraos; porque vuestra merced es grande en los cielos: que así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros.[37] Justo después de esas Palabras aparecen las conocidas Palabras que definen la vida en Cristo: vosotros sois la sal de la tierra. La persecución es la señal de que la sal no se desvanecido.

Así que, la iglesia que parecería marginada y sufrida, y casi vista de reojo, es en realidad la iglesia que más cerca está de los principios cristo céntricos, y la que además recibe la declaración profética de, Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida.


EVALUACIÓN DE RESULTADOS

La auditoría terminó ¿Dónde estamos ubicados? ¿Cuál es el saldo de nuestra situación?

Según esta auditoría, el estado de la iglesia de los últimos tiempos es crítico. Casi incomprensible el deterioro en que se encuentra. Observemos:

  • Un 14.25% de las iglesias que en un tiempo fueron conocidas por su doctrina, avivamiento y obras de milagros desarrolladas en su seno, ahora solo viven de la fama y de los recuerdos.
  • Un 14.25% de las iglesias han caído en un mover litúrgico-ritualista, adoptando formas de sincretismo religioso, sin ninguna manifestación del Espíritu Santo, tan solo procurando el crecimiento numérico.
  • Un 14.25% de las iglesias es de corte pragmático, cuidando y procurando alcanzar una posición dentro de la sociedad donde están insertas, pero no necesariamente para establecer el mensaje de salvación. Son una iglesia social.
  • El 28.5% de las iglesias se encuentran sumergidas en apostasía. Son iglesias “proféticas”, de avanzada, pero su doctrina está contaminada con el libertinaje y la fantasía de la magia.
  • Solo un 28.5% de las iglesias predica el mensaje cristológico, y está apegada a las enseñanzas y doctrinas bíblicas. Un 14.5% de ellas es perseguida por su oposición a la obra satánica que pretende establecerse en las regiones.

 

En términos generales, un 71.5% de las iglesias que se confiesan como cristianas están alejadas de la verdad, no mantienen la norma cristo céntrica, y no están apegadas a las doctrinas de la Biblia.

Es un por ciento bastante alto, pero si lo comparamos con la parábola del sembrador, que Jesús presentó para mostrar la condición del Reino sobre la faz de la tierra,[38] veremos que los porcientos coinciden. Allá, de cuatro semillas, tres (75%), se pierde.

Tan solo un 28.5% es buena semilla, que fue sembrado en buena tierra, éste es el que oye y entiende la palabra, y el que lleva fruto: y lleva uno a ciento, y otro a sesenta, y otro a treinta.[39]

TOMADO DEL LIBRO “El Ultimo Tiempo: Han Comenzado a Ser muchos Anticristos

  • ISBN-10: 1719484481
  • ISBN-13: 978-1719484480

 

 

Pastor Pedro Montoya

Tel Cel. (407) 764-2699

Twitter: @pastormontoya

http://www.ministerioscristorey.com

[1] Ezequiel 30:1

[2] Joel 2:31; Hechos 2:20

[3] Sofonías 1:8,18

[4] Jeremías 2:1

[5] Isaías 13:13

[6] Apocalipsis 6.17

[7] Hechos 19:11

[8] Ídem 19:10

[9] Ídem 18:24

[10] 1ra. Timoteo 1:3: Como te rogué que te quedases en Efeso, cuando partí para Macedonia, para que requirieses a algunos que no enseñen diversa doctrina,

[11] Efesios 1:19

[12] Ídem 2:2

[13] Ídem 5:32

[14] 2da. Pedro 3:15

[15] Números 11:20

[16] 1ra. Corintios 9:27

[17] Colosenses 4:16

[18] Ídem 4:13

[19] 2da. Pedro 3:16

[20] 1ra. Corintios 8:4

[21] Ídem 8:9

[22] 2da. Pedro 2:15

[23] Números 25:1-3

[24] 1ra. Timoteo 1:4

[25] Ídem 4:7

[26]Ídem 1:19

[27] 2da. Timoteo 2:16

[28] Efesios 2:2

[29] Mateo 16:18

[30] Génesis 22:17

[31] Mateo 5:10

[32] 1ra. Pedro 3:14

[33] Ídem 4:14

[34] Hechos 14:22

[35] ídem 7:52

[36] Mateo 13:19

[37] ídem 5:12

[38] idem 13

[39] ídem 13:23

Centros Ceremoniales… Asientos de ‎ Dispersión del Gobierno satánico.


 

25 Y aconteció que la misma noche le dijo Jehová: Toma un toro del hato de tu padre, y otro toro de siete años, y derriba el altar de Baal que tu padre tiene, y corta también el bosque que está junto a él: 26 Y edifica altar a Jehová tu Dios en la cumbre de este peñasco en lugar conveniente; y tomando el segundo toro, sacrifícalo en holocausto sobre la leña del bosque que habrás cortado. Jueces 6:25,26

Lo primero que tenemos que entender, con respecto al tema, es: ¿Qué son los centros ceremoniales?

Un centro ceremonial es un sitio donde se ha levantado altar de adoración idolátrica, y se ha constituido en un lugar de acceso periódico para la celebración ceremonial de una festividad popular.

La definición anterior, por supuesto, no es la definición diccionario, enciclopédica, sino la definición bíblica, que es la que nos interesa para establecer sobre el tema que estamos tratando.

El tema de centros ceremoniales no ha sido tocado en relación a la guerra espiritual. A pesar de que hay suficiente evidencia bíblica de su existencia, y del peligro espiritual que representa para el desarrollo de la vida de fe, no se le ha prestado la importancia que el tema merece.

El tema es más profundo de lo que por el título podríamos imaginarnos. Se trata de centros regionales constituidos en sitios de rito satánico, de pactos demoniacos, de sitios desde donde se dispensa maldición sobre sus habitantes.

El caso que citamos en la referencia bíblica es el caso de cuando Gedeón es llamado por Dios para ejecutar una acción de liberación sobre su pueblo, a causa de la opresión que Madianitas y Amalecitas, y los orientales, ejercían sobre la tierra de Israel para desbastarla.

Tenemos frente a nosotros el caso claro de lo que es un centro ceremonial, lo comprobamos por los siguientes factores. Primero, en el relato observamos que aunque el padre de Gedeón es quien lo ha erigido (v.25), los habitantes de la ciudad reaccionan enfurecidos por tal acción (v.27-28), y toman acción en contra de Gedeón (v.29-30).

Segundo, el relato descubre que junto al altar se ha plantado un bosque, al menos tal y como ha sido traducido en las versiones al español. En el hebreo original, en cambio, aparece la palabra Asherah (הָאֲשֵׁרָה),[1] que como todos sabemos, es la diosa cananea de la fertilidad. Se trataba de un bosque plantado con propósitos de invocación a divinidades cananeas, como si se tratase de un panteón de deidades patronales bajo las cuales la ciudad se amparaba para su resguardo.

Queda claro, entonces, que el altar construido por Joas, padre de Gedeón, no era un altar personal, o familiar, sino un centro ceremonial que la ciudad donde ellos vivían había adoptado como lugar patronal en el cual celebraban rituales idolátricos.

En el caso bíblico en referencia se destaca este hecho, pues observamos en el relato que tan pronto como Gedeón destruye el centro ceremonial, todos los Madianitas, y Amalecitas, y orientales, se juntaron a una, y pasando asentaron campo en el valle de Jezreel (v.33), reaccionando a la acción de liberación que se había iniciado con la destrucción del altar y del bosque ceremonial idolátrico.

Los sitios ceremoniales son baluartes espirituales desde los cuales se ataca y destruye la vida espiritual de los habitantes de una región. Son cabeceras de gobierno satánico usados como plataformas de lanzamiento de acuerdos de muerte y destrucción de las regiones donde se ubican.

Estas fortalezas no se construyen a sí mismas, necesitan de la participación humana. Se construyen con base en la actividad ritual, litúrgica, cultica, sacrificial que el hombre desarrolla sobre la base de una fe mística, religiosa, idolátrica. Esta actividad lleva al hombre a construir sitios ceremoniales desde donde comparte su fe.

Los sitios ceremoniales son las puertas espirituales que le abren camino a las fuerzas demoniacas en una región para establecerse en ellas, y para ejercer gobierno satánico sobre sus habitantes. Moisés advirtió al pueblo sobre el peligro de multiplicar esta creencia idolátrica, los demonios apostados detrás de ellos les despojarán de todos los bienes que Jehovah, su libertador, les entregaba como parte de su heredad. Revisemos la advertencia dejada plasmada en su Ley:

Y nunca más sacrificarán sus sacrificios a los demonios, tras de los cuales han fornicado: tendrán esto por estatuto perpetuo por sus edades. Levítico 17:7

El salmista David descubre que tras la idolatría hay demonios operando, y a ellos es consagrado todo lo que en su nombre se ejecuta:

Y sacrificaron sus hijos y sus hijas a los demonios; Salmo 106.37

Es la idolatría desarrollada por los habitantes del lugar lo que faculta y potencia el establecimiento de potestades regionales. En los escritos del apóstol Pablo encontramos contundentes referencias.

Un centro ceremonial es un sitio de actividad ritual, cultica, litúrgica, sacrificial, idolátrica, y en virtud de su constitución espiritual de fortaleza (οχυρωματων), se constituye en cabecera de gobierno satánico, y se dispensa desde ellos una fuerza demoniaca que alimenta el ánimo de quienes no obedecen al Evangelio del Reino. La actividad idolátrica de una región hace que de estos sitios se exporte un estilo de vida regional, autóctono, que obliga a sus habitantes a forjar sus vidas en torno a una mentalidad en oposición directa a la Voluntad del Todopoderoso.

Entenderemos ahora lo vital del mandamiento y la necesidad de obediencia que Jehová Dios demandó del pueblo cuando le entregó la instrucción de cómo trabajar este asunto:

ESTOS son los estatutos y derechos que cuidaréis de poner por obra, en la tierra que Jehová el Dios de tus padres te ha dado para que la poseas, todos los días que vosotros viviereis sobre la tierra. 2 Destruiréis enteramente todos los lugares donde las gentes que vosotros heredareis sirvieron a sus dioses, sobre los montes altos, y sobre los collados, y debajo de todo árbol espeso: 3 Y derribaréis sus altares, y quebraréis sus imágenes, y sus bosques consumiréis con fuego: y destruiréis las esculturas de sus dioses, y extirparéis el nombre de ellas de aquel lugar. Deuteronomio 12:1-3

Al escribir sobre este tema lo hago desde la preocupación pastoral, dado que en muchas de nuestras regiones se han establecido centros ceremoniales con rituales idolátricos, y no hemos nada para denunciarlos. Peor aún, en muchos de los casos no los hemos visto como tal.

Por mi ejercicio pastoral en Puerto Rico, tengo que denunciar por lo menos dos centros ceremoniales, que están trayendo devastación sobre esta tierra. Los denuncio a través de este espacio, como muestra de lo que cada quien debemos hacer en las regiones o países donde cada quien ha sido ubicado.

El primero de ellos, en la ciudad sureña de Juana Diaz,[2] que bajo las fiestas de Reyes, han levantado un altar de religiosidad, agorería y santería, que tiene adormecida espiritualmente las comunidades de fe en toda la isla.

Son muchos los creyentes en toda la isla que tienen impuestas vendas mágicas[3] sobre sus ojos, y han hecho inclusive de esta fiesta motivo para levantar colección de reyes, porque los tales apelan a un nacionalismo, llevando a muchos a identificarse falsamente por ellos, y no por su fe en Jesús.

Sin contar los que por aspecto cultural han participado de las promesas de reyes, y por compartir con la comida servida en ellas, se han contaminado y se han inclinado a dioses ajenos.

El otro caso que debemos denunciar es el caso de la fiesta de la calle San Sebastián.[4] Fiesta popular con casi igual longevidad que la fiesta de Reyes, con una duración de cuatro días con la cual se marca el final de las celebraciones iniciadas con la navidad.

Es un baluarte espiritual de religiosidad, santería y fetichismo, que alimenta y promueve la perversión sexual en la isla. Las fiestas son religiosas, aunque al final se desarrollan como fiestas bacanales. Se invocan espíritus ancestrales por medio de lance de tambores, bomba y plena, y de la participación de imágenes de cabezudos y vejigantes.

Es una fiesta de entrega y consagración de la isla a las potestades espirituales que pretenden convertir a la isla en un centro turístico de perversión sexual. Es tan fuerte la potestad que opera tras este baluarte espiritual, que en los últimos años ha pretendido exportar la fiesta hacia Orlando, Florida.

Muchos son los creyentes que se han contaminado con estas fiestas, quienes bajo el concepto cultural y folclórico, participan del valor carnavalesco de sus procesiones. En los últimos años, el colmo ha sido que iglesias enteras han participado de ellas, integrando a sus grupos de danza y adoración en sus procesiones y rituales idolátricos, creyendo que están dando testimonio de su fe en Jesús. Lamentablemente se cumple lo que fue dicho por Jesús, Erráis, ignorando las Escrituras y el poder de Dios.[5]

Lecturas en la Biblia como Números 25, y Hechos 19, en las que se presenta el valor espiritual de un centro ceremonial, como los de Moab, en el libro de Números, y el de Diana de Efeso, en Hechos de los Apóstoles, ilustran el poder satánico detrás de estos baluartes idolátricos construidos en Puerto Rico.

¿Qué nos corresponde hacer? El apóstol Pablo responde a esta pregunta, y nos aconseja por el Espíritu Santo.

11Y no comuniquéis con las obras infructuosas de las tinieblas; sino antes bien redargüidlas 13Mas todas las cosas cuando son redargüidas, son manifestadas por la luz; porque lo que manifiesta todo, la luz es. 14Por lo cual dice: Despiértate, tú que duermes, y levántate de los muertos, y te alumbrará Cristo. 15 Mirad, pues, cómo andéis avisadamente; no como necios, mas como sabios; 16 Redimiendo el tiempo, porque los días son malos. 17 Por tanto, no seáis imprudentes, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor. 18 Y no os embriaguéis de vino, en lo cual hay disolución; mas sed llenos de Espíritu. Efesios 5:11-18

Somos llamados a denunciar las tinieblas que operan sobre la isla. Hago un llamado a todos los que viven bajo la Gracia, que ejecuten las guerras de Jehovah, y sojuzguen las tinieblas conforme la revelación que su Palabra nos ha establecido.

Recordemos que si no las denunciamos espiritualmente, y las sojuzgamos, nos convertimos en participantes y consentidores. Las Palabras de la segunda epístola de Juan, dice:

10 Si alguno viene a vosotros, y no trae esta doctrina, no lo recibáis en casa, ni le digáis: ¡bienvenido! 11 Porque el que le dice bienvenido, comunica con sus malas obras. 2da. Juan 10,11

 

Tomado del libro: Levantando la Maldicion de la Tierra

ISBN-13: 978-1722237165

ISBN-10: 1722237163

 

 

Pastor Pedro Montoya

Tel Cel. (407) 764-2699

Twitter: @pastormontoya

http://www.ministerioscristorey.com

[1] Otros textos donde aparece la misma palabra:

  • Deuteronomio 16.2
  • Jue 6.25
  • Jue 6.26
  • Jue 6.30
  • 1 Rey 16.33
  • 1 Rey 18.19
  • 2 Rey 13.6
  • 2 Rey 18.4
  • 2 Rey 21.3
  • 2 Rey 21.7
  • 2 Rey 23.6ו
  • 2 Rey 23.15

[2] http://www.reyesdejuanadiaz.com/historia.php?opc=3

[3] Ezequiel 13:18,20

[4] https://es.wikipedia.org/wiki/Fiestas_de_la_Calle_San_Sebasti%C3%A1n

[5] Mateo 22:29