Podcast, Reino de Dios

Programa Radial “Jesús, Señor y Cristo”. Programa núm. 24: Cómo vencer el cuerpo de pecado (Audio)

Jesús, Señor y Cristo

 

 


Programa núm.  24: martes 24 diciembre, 2019


El cuerpo de pecado


Romanos 6:6:  Sabiendo esto, que nuestro viejo hombre juntamente fue crucificado con él, para que el cuerpo del pecado sea deshecho, a fin de que no sirvamos más al pecado.

Romanos 7:24: Miserable hombre de mí! ¿quién me librará del cuerpo de esta muerte?


  • Romanos cap. 6


¿Qué es el cuerpo de pecado? ¿Cómo se identifica el cuerpo de pecado?


Romanos 6:12: No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, para que le obedezcáis en sus concupiscencias (TODO LO QUE EL CUERPO TE DEMANDA) Nota: cuidado con la publicidad

Romanos 6:13: Ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado por instrumento de iniquidad (LAS INTENCIONES EN CONTRA DE OTROS); antes presentaos a Dios como vivos de los muertos, y vuestros miembros a Dios por instrumentos de justicia.


¿Cómo se sujeta el cuerpo del pecado? el cuerpo de pecado no se prende, se sujeta.


  • Romanos 6:6: Sabiendo esto, que nuestro viejo hombre juntamente fue crucificado con él,…
  • Romanos 6:12: No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal,…
  • Romanos 6:13: Ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado…

  • Romanos cap. 7


¿Qué es el cuerpo de pecado? ¿Cómo se identifica el cuerpo de pecado?


Romanos 7:5:  Porque mientras estábamos en la carne, los afectos de los pecados que eran por la ley, obraban en nuestros miembros fructificando para muerte.

  • El cuerpo de pecado es todo tipo de pasiones desordenadas estimuladas por el conocimiento,
  • Todo lo que se despierta con el conocimiento, o con las experiencias
    • Romanos 7:7: ¿Qué pues diremos? ¿La ley es pecado? En ninguna manera. Empero yo no conocí el pecado sino por la ley: porque tampoco conociera la concupiscencia, si la ley no dijera: No codiciarás.

¿Cómo se sujeta el cuerpo del pecado?


  • Romanos 7:5: Porque mientras estábamos en la carne… (no ande en la carne)
    • Romanos 8:1: AHORA pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, mas conforme al espíritu.
  • Romanos 7:4: Así también vosotros, hermanos míos, estáis muertos a la ley por el cuerpo de Cristo,…
    • Colosenses 2:20-22: 20Pues si sois muertos con Cristo cuanto a los rudimentos del mundo, ¿por qué como si vivieseis al mundo, os sometéis a ordenanzas, 21Tales como, No manejes, ni gustes, ni aun toques, 22(Las cuales cosas son todas para destrucción en el uso mismo), en conformidad a mandamientos y doctrinas de hombres?
  • Romanos 7:14—15: 14 Porque sabemos que la ley es espiritual; mas yo soy carnal, vendido a sujeción del pecado. 15 Porque lo que hago, no lo entiendo; ni lo que quiero, hago; antes lo que aborrezco, aquello hago. (VIVA POR REVELACIÓN Y NO POR CONOCIMIENTO)

Efesios 4:22


Efesios 4:22:  A que dejéis, cuanto a la pasada manera de vivir; el viejo hombre que está viciado conforme a los deseos de error (engaño, apariencia) (τας επιθυμιας της απατης). LO RELATIVO, LO FANTACIOSO,LO APARENTE,

¿Cómo se sujeta el cuerpo del pecado?

Efesios 4:22: A que dejéis, cuanto a la pasada manera de vivir;…

This entry was posted in: Podcast, Reino de Dios

por

El pastor Pedro Montoya y su esposa Yolanda Montoya son los fundadores del Ministerio Apostólico y Profético Cristo Rey, un ministerio con sede en Puerto Rico y con énfasis en la formación ministerial. Los pastores Montoya desarrollan programas de capacitación en las áreas de formación del carácter según la vida en Cristo, y capacitan sobre cómo implementar el modelo apostólico y profético para el establecimiento de comunidades de fe. Además, los pastores Montoya han desarrollado el Programa de Capacitación Ministerial en el Hogar, un programa de capacitación ministerial por Internet basado en el modelo de educación en el hogar (home schooling), a partir del cual se está capacitando a muchas personas en América Latina; el programa está orientado a desarrollar funciones ministeriales no convencionales en preparación para el regreso de Jesús a la tierra.