La Doctrina de Cristo

La doctrina de Cristo es la piedra angular de la doctrina de la salvación. Se le conoce como tal, y no como la doctrina de Jesús, porque los apóstoles destacaron en su proclamación desde un principio que Jesús es el Mesías (el Cristo en griego), tal y como se observa en la respuesta con que el apóstol responde a Jesús,

Y respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.      Mateo 16:16

Por destacar tal énfasis es que precisamente en Antioquia fueron llamados, cristianos,

Y conversaron todo un año allí con la iglesia, y enseñaron á mucha gente; y los discípulos fueron llamados Cristianos primeramente en Antioquía. Hechos 11:26

Fue la doctrina base de la proclamación del Evangelio establecida por los apóstoles en los inicios de las comunidades de fe, tanto así que en los textos de los primeros relatos se le conoce como la doctrina de los apóstoles.[1]

La primera vez que aparece esta doctrina en su forma institucional es durante la fiesta solemne de Sukkot, al cabo de 50 días de la resurrección de Jesús., en lo que se conoce como el inicio de la iglesia de Jerusalén.

No que anteriormente no se hubiera establecido. Jesús mismo habló de sí, que Él era el Cristo, el Hijo de Dios, incluso usó términos proféticos para referirse a sí, como el hijo del hombre, que claramente establecían su cuidado porque la gente entendiera que en Él se cumplían todas las profecías anunciando al Mesías. Pero su enseñanza nunca fue dirigida a establecer un cuerpo doctrinal proclamativo.

Fueron los apóstoles en su misión de testigos quienes cuidaron de proclamar una doctrina organizada conforme a las vivencias con Jesús, y en concordancia con las Escrituras. En los primeros relatos de la actividad apostólica quedó registrado que las comunidades de fe crecían en las enseñanzas de los apóstoles.

Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, y en la comunión, y en el partimiento del pan, y en las oraciones. Hechos 2:42

Aun en los tiempos del apóstol Pablo se seguía manteniendo esta discreción,

Edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesús Cristo mismo; Efesios 2:20

La doctrina de Cristo consistía en probar por las Escrituras que Jesús, varón aprobado por Dios, es el Mesías, que ha resucitado de entre los muertos, porque la muerte no le pudo retener, y que hoy está sentado a la diestra de Dios-Padre.

Varones Israelitas, oíd estas palabras: Jesús Nazareno, varón aprobado de Dios entre vosotros en maravillas y prodigios y señales, que Dios hizo por él en medio de vosotros, como también vosotros sabéis; … 24Al cual Dios levantó, sueltos los dolores de la muerte, por cuanto era imposible ser detenido de ella. Hechos 2:22-24

Desde esa primera manifestación pública, Jesús fue proclamado en toda reunión privada o pública como el Cristo, no como segundo nombre de Jesús, sino en aceptación y establecimiento de la palabra profética que sobre Él se había profetizado desde tiempo antiguo, que sería enviado por Dios un profeta como Moisés,[2] identificado como el Mesías (el Cristo, en griego), quien enseñaría todas las cosas,[3] y establecería un pacto nuevo, no similar al de Moisés, en letra, sino un pacto grabado en los corazones de quienes se sujeten a Él.[4]

Aunque, Mesías, realmente significa, ungido, y en otros textos se utiliza para referirse a aquel que Jehová Dios ha escogido, en la proclamación de ese primer día, el apóstol al citar las palabras mismas de David hace ver que el salmista distingue al Cristo, y lo identifica junto con Dios,

Porque David dice de él (Jesús): Veía al Señor siempre delante de mí: Porque está a mi diestra, no seré conmovido. Hechos 2:25 (referencia al salmo 16:8)

David es también uno ungido, pero en ninguno de sus salmos habla de sí mismo sino de Jesús, a quien identifica como mayor que él, reconociéndolo en el Espíritu como Dios. En el salmo 16 David profetiza de la resurrección de Jesús.

26Por lo cual mi corazón se alegró, y gozóse mi lengua; Y aun mi carne descansará en esperanza; 27Que no dejarás mi alma en el infierno, Ni darás a tu Santo que vea corrupción. 28Hicísteme notorios los caminos de la vida; Me henchirás de gozo con tu presencia. Hechos 2:25-28[5]

El apóstol Pedro explicó durante su primera proclamación pública que esa Palabra es en cumplimiento de la resurrección de Jesús,

29Varones hermanos, se os puede libremente decir del patriarca David, que murió, y fue sepultado, y su sepulcro está con nosotros hasta del día de hoy. 30Empero siendo profeta, y sabiendo que con juramento le había Dios jurado que del fruto de su lomo, cuanto a la carne, levantaría al Cristo que se sentaría sobre su trono; 31Viéndolo antes, habló de la resurrección de Cristo, que su alma no fue dejada en el infierno, ni su carne vio corrupción. 32A este Jesús resucitó Dios, de lo cual todos nosotros somos testigos. 33Así que, levantado por la diestra de Dios, y recibiendo del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que vosotros veis y oís. Hechos 2:29-33

La conclusión de la proclamación del apóstol es todavía más contundente, y explica que Jesús está a la diestra de Dios Padre

34Porque David no subió a los cielos; empero él dice: Dijo el Señor a mi Señor: Siéntate a mi diestra, 35Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies. 36Sepa pues ciertísimamente toda la casa de Israel, que a éste Jesús que vosotros crucificasteis, Dios ha hecho Señor y Cristo. Hechos 2:34-36

Así que, Jesús es el Mesías (el Cristo, en griego), ha resucitado y está sentado a la diestra del Padre entre tanto todos sus enemigos son puestos por estrado de sus pies. Con esta proclamación llenaron a Jerusalén y establecieron así la doctrina del comienzo,[6] la doctrina de los apóstoles, la doctrina de Cristo,

Diciendo: ¿No os denunciamos estrechamente, que no enseñaseis en este nombre? y he aquí, habéis llenado a Jerusalem de vuestra doctrina, y queréis echar sobre nosotros la sangre de este hombre. Hechos 5:28

La doctrina de Cristo es la doctrina de la salvación. Nadie que no pueda reconocerla ni aceptarla puede ser salvo. Los apóstoles la identificaron como piedra angular del edificio espiritual, personal y colectiva, de la vida de fe.

La doctrina de Cristo fue proclamada por los apóstoles en Jerusalén,

Este es la piedra reprobada de vosotros los edificadores, la cual es puesta por cabeza del ángulo. Hechos 4:11

Proclamada y establecida entre las comunidades hebreas en la diáspora,

Al cual allegándoos, piedra viva, reprobada cierto de los hombres, empero elegida de Dios, preciosa, … 6Por lo cual también contiene la Escritura: He aquí, pongo en Sión la principal piedra del ángulo, escogida, preciosa; Y el que creyere en ella, no será confundido. 7Ella es pues honor a vosotros que creéis: mas para los desobedientes, la piedra que los edificadores reprobaron, esta fue hecha la cabeza del ángulo; 1ra. Pedro 2:4-7

Establecida y proclamada entre las comunidades gentiles de la misma forma como lo fue entre judíos,

Edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesús Cristo mismo; Efesios 2:20

Esta Palabra de fundamento es establecida a partir de las Palabras proféticas del salmista David en torno al Mesías,

La piedra que desecharon los edificadores, Ha venido a ser cabeza del ángulo. Salmo 118:22

No tener una adecuada cristología nos conduce a caer en apostasía, así que es necesario entender sobre la doctrina del comienzo en la doctrina de Cristo, para con conocimiento y discernimiento saber en quien hemos creído, y mantenernos sin fluctuar en la esperanza de salvación que profesamos.

Los cuatro evangelios que conocemos actualmente, considerados universalmente como legítimos en su contenido, fueron escritos con el propósito de dejar establecido para la posteridad la doctrina de Cristo. Tienen la misión de que el lector conozca acerca de la obra del Mesías, y para que leyendo, como dice Juan, creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios; y para que creyendo, tengáis vida en su nombre.[7]

Las columnas de la doctrina de Cristo son los siguientes,

  • La doctrina de Cristo está descrita en los textos de la Ley Mosaica, en los escritos proféticos, y en los salmos,

La doctrina de Cristo no es una innovación del cristianismo, ni siquiera doctrina acuñada por Jesús mismo.

Nadie me la quita, mas yo la pongo de mí mismo. Tengo poder para ponerla, y tengo poder para volverla a tomar. Este mandamiento recibí de mi Padre. Juan 10:18


¿No crees que yo soy en el Padre, y el Padre en mí? Las palabras que yo os hablo, no las hablo de mí mismo: mas el Padre que está en mí, él hace las obras. Juan 14.10

La doctrina de Cristo se encuentra dispersa en los escritos de la Ley, de los profetas y de los salmos,

Y comenzando desde Moisés, y de todos los profetas, declarábales en todas las Escrituras lo que de él decían. 44Y él les dijo: Estas son las palabras que os hablé, estando aún con vosotros: que era necesario que se cumpliesen todas las cosas que están escritas de mí en la ley de Moisés, y en los profetas, y en los salmos. Lucas 24:27, 44

Todas las referencias que son citadas en los cuatro evangelios reconocen una diferencia en las enseñanzas de Jesús respecto de las conocidas en ese momento, pero reconocen también que tales enseñanzas pertenecen a la Ley, a los Profetas y a los Salmos.

Oísteis que fue dicho a los antiguos: No matarás; mas cualquiera que matare, será culpado del juicio. … 22Mas yo os digo … Mateo 5:21, 22


Oísteis que fue dicho: No adulterarás: … 28Mas yo os digo … Mateo 5:27, 28


Oísteis que fue dicho a los antiguos: Ojo por ojo, y diente por diente. … 39Mas yo os digo … Mateo 5:38, 39


Oísteis que fue dicho: Amarás a tu prójimo, y aborrecerás a tu enemigo. … 44Mas yo os digo … Mateo 5:43


Y fue que, como Jesús acabó estas palabras, las gentes se admiraban de su doctrina; 29Porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los escribas. Mateo 7:28, 29


Mas en vano me honran, Enseñando doctrinas y mandamientos de hombres. Mateo 15:9


Entonces entendieron que no les había dicho que se guardasen de la levadura de pan, sino de la doctrina de los Fariseos y de los Saduceos. Mateo 16.12

La doctrina de Jesús no es nueva, está contenida en la Ley Mosaica, en los escritos proféticos y en los salmos. Los religiosos se apartaron de la enseñanza espiritual, y agregaron interpretaciones propias, lejanas de los propósitos por la cual fue establecida.

  • La doctrina de Cristo establece que Jesús es Dios

Este punto es el más atacado por las doctrinas heréticas. Toda doctrina apostata se fundamenta sobre la divulgación de que Jesús no es Dios. Reconocen su aspecto profético, y aun celestial, pero desvirtúan su naturaleza y esencia divina.

EN el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. 2Este era en el principio con Dios. Juan 1:1,12:


Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús: 6El cual, siendo en forma de Dios, no tuvo por usurpación ser igual a Dios: Filipenses 2:5,6

Jesús es Dios. El testimonio de Jesús mismo,

Yo y el Padre una cosa somos36¿A quien el Padre santificó y envió al mundo, vosotros decís: Tú blasfemas, porque dije: Hijo de Dios soy? 38Mas si las hago, aunque a mí no creáis, creed a las obras; para que conozcáis y creáis que el Padre está en mí, y yo en el Padre. Juan 10.30

Por eso, solo quien reconoce, acepta y se sujeta a la doctrina de Cristo es quien único puede vencer al mundo y no está sujeto a Satanás,

¿Quién es el que vence al mundo, sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios? … Empero sabemos que el Hijo de Dios es venido, y nos ha dado entendimiento para conocer al que es verdadero: y estamos en el verdadero, en su Hijo Jesús Cristo. Este es el verdadero Dios, y la vida eterna. 1ra. Juan 5:5

El nombre de Jesús aparece escrito en todo el Antiguo Testamento.

En los escritos de la Ley Mosaica, el nombre de Jesús es presentado en forma codificada. Lo vemos en la revelación que Moisés recibe de Dios en torno a su nombre.

Y dijo más Dios a Moisés: Así dirás a los hijos de Israel: Jehová, el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob, me ha enviado a vosotros. Este es mi nombre para siempre, este es mi memorial por todos los siglos. Éxodo 3:15

Dios se revela a sí mismo ante Moisés como, Jehovah, y como, Yo soy el que soy (אֶהְיֶה אֲשֶׁר אֶהְיֶה).

Esta integración de nombres: אֶהְיֶה אֲשֶׁר יְהוָה (jeh_vah soy el que soy), es la base de donde eventualmente resultará el nombre con el que se revelará a Maria el nombre del Mesías.

Este es el nombre codificado: Jesús Yo soy, nombre que fue revelado a los discípulos la noche cuando Jesús caminó sobre las aguas. Observémoslo en el siguiente gráfico.

אֶהְיֶה אֲשֶׁר יְהוָה Yo soy el que soy

יְהוֹשֻׁעַ Josué

ישוע Jesús

El nombre de Jesús es presentado en el libro de los salmos en forma profética. Revisemos por ejemplo el salmo 20, versos 5 y 6.

5Nosotros nos alegraremos por tu salud, Y alzaremos pendón en el nombre de nuestro Dios: Cumpla Jehová todas tus peticiones. 6 Ahora echo de ver que Jehová guarda a su ungido: Oirálo desde los cielos de su santidad, Con la fuerza de la salvación de su diestra.

En el verso 5, el término, tu salud (salvación); y en el versículo 6, la salvación, se escriben en hebreo de la siguiente forma, respectivamente:

La raíz de ambas palabras, es:

ישׁועת

Ahora, comparémoslo con los nombres de Josué, y Jesús.

יְהוֹשֻׁעַ Josué

ישוע Jesús

¿Qué observamos? Efectivamente, observamos el nombre, Jesús.

Cuando David escribió sus salmos, en sus letras estaba hablando de Jesús, y profetizaba de Él como el ungido del Todopoderoso.

Recordemos que Jesús significa salvación, salvador.

Que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador (Jesús), que es CRISTO el Señor. Lucas 2:11

Ahora, cambiemos la palabra salud, salvación, por su significado profético, Jesús:

5Nosotros nos alegraremos por tu Jesús, Y alzaremos pendón en el en el nombre del que soy el que soy: Cumpla Jehová todas tus peticiones. 6Ahora echo de ver que Jehová guarda a su Mesías (Cristo): Oirálo desde los cielos de su santidad, Con la fuerza de Jesús (sentado) de su diestra.

Otro ejemplo es el salmo 3,

De Jehová es la salud: Sobre tu pueblo será tu bendición. (Selah.) Salmo 3:8

Cambiemos la palabra salud (salvación) por su significado, y tenemos,

De Jehová es Jesús: Sobre tu pueblo será tu bendición. (Selah.) Salmo 3:8

Compárese este salmo con lo que el apóstol Pablo escribió en su epístola a los Efesios:

Y cuál aquella supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, por la operación de la potencia de su fortaleza, Efesios 1:19

El apóstol Pablo está escribiendo en los mismos términos del salmista. Está disertando acerca del nombre de Dios. Todo esto significa que David estaba profetizando sobre la llegada de quien establecería el Reino de los Cielos sobre la tierra.

Así que, el nombre de Jesús surge del nombre de Dios que le es revelado a Moisés, lo cual es la evidencia de que Jesús es Dios.

  • Jesús fue manifestado en la carne

Esta es también columna de la doctrina de salvación, pues por cuanto Jesús participó de carne y sangre, fue que Él pudo en la cruz destruir al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo,[8] para constituirse en heredero, y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen.[9]

Jesús participó de la misma naturaleza adámica, fue hombre, entiéndase humano, cien por ciento. El apóstol Pablo lo llama, el segundo Adam, precisamente por su participación humana.

45Así también está escrito: Fue hecho el primer hombre Adán alma viviente; el postrer Adán, espíritu vivificante. 46Mas lo espiritual no es primero, sino lo animal; luego lo espiritual. 47El primer hombre es de la tierra, terrenal; el segundo hombre, que es el Señor, es del cielo. 1ra. Corintios 15:45-47

Observemos el testimonio de Jesús mismo en cuanto a su naturaleza humana,

39Mirad mis manos y mis pies, que yo mismo soy: palpad, y ved; que el espíritu ni tiene carne ni huesos, como veis que yo tengo. Lucas 24:39

La proclamación del Evangelio no soslaya el tema, por el contrario, lo establece como tema componente de la proclamación, y establece que los nacidos en Él tienen la misma capacidad de Jesús de vencer al pecado,

Porque lo que era imposible a la ley, por cuanto era débil por la carne, Dios enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado, y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne; Romanos 8:3

Lo anterior nos sirve para entender que el pecado es de naturaleza espiritual, pero tiene su asiento en la carne.

La proclamación del Evangelio a los gentiles no fue diferente a la proclamación dirigida a los judíos. Los gentiles fueron instruidos también de que Jesús fue manifestado en carne. La epístola del apóstol Pablo dirigida a la comunidad gentil de Efeso lo demuestra,

Dirimiendo en su carne las enemistades, la ley de los mandamientos en orden a ritos, para edificar en sí mismo los dos en un nuevo hombre, haciendo la paz, Efesios 2:15

El apóstol Pablo instruyó sobre el tema a quienes él capacitó como nuevos ministros del Evangelio. La primera epístola dirigida a Timoteo contiene la enseñanza sobre el tema,

Y sin contradicción, grande es el misterio de la piedad: Dios ha sido manifestado en carne; ha sido justificado con el Espíritu; ha sido visto de los ángeles; ha sido predicado a los Gentiles; ha sido creído en el mundo; ha sido recibido en gloria. 1ra. Timoteo 3:16

El apóstol Pedro también lo establece en sus epístolas,

Porque también Cristo padeció una vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, siendo a la verdad muerto en la carne, pero vivificado en espíritu; 1ra. Pedro 3:18


PUES que Cristo ha padecido por nosotros en la carne, vosotros también estad armados del mismo pensamiento: que el que ha padecido en la carne, cesó de pecado; 1ra. Pedro 4:1

Finalmente, el apóstol Juan, también da testimonio de que Jesús fue manifestado en la carne; y añade, que quienes niegan que Jesús fue manifestado en carne pertenecen a una doctrina falsa, herética, pagana, apostata, aunque se clasifiquen a sí mismos como cristianos.

En esto conoced el Espíritu de Dios: Todo espíritu que confiesa que Jesús Cristo ha venido en carne, es de Dios; 3y todo espíritu que no confiesa que Jesús Cristo ha venido en carne, no es de Dios; y este es el espíritu del anticristo, el cual vosotros habéis oído que viene, y que ahora ya está en el mundo. 1ra. Juan 4:2, 3

Jesús es hombre, un auténtico ser humano, pero a diferencia del resto de la humanidad, pasada, presente y futura, sin pecado,

Porque no tenemos un Pontífice que no se pueda compadecer de nuestras flaquezas; mas tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado. Hebreos 4:15


Y sabéis que él apareció para quitar nuestros pecados, y no hay pecado en él. 1ra. Juan 3:5

Algo más que necesitamos establecer, es que todo lo que Jesús desarrolló sobre la tierra, entiéndase sanidades, milagros, dones, maravillas, etc., lo desarrolló como humano y no como Dios, según es establecido en la Palabra,

El cual, siendo en forma de Dios, no tuvo por usurpación ser igual a Dios: 7Sin embargo, se anonadó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; 8Y hallado en la condición como hombre, se humilló a sí mismo, hecho obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Filipenses 2:6-8

Note cómo el apóstol enfatiza la humanización de Dios en Jesús,

  • Se anonadó,
  • Hecho semejante a los hombres,
  • Hallado en la condición de hombre,

Lo anterior nos útil para entender la capacidad espiritual en Cristo que tenemos los nacidos de nuevo. No solo el pecado no tiene jurisdicción en la persona, sino la potencia del Espíritu que opera en nosotros,

Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó a Cristo Jesús de los muertos, vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros. Romanos 8:11

  • Jesús es antes de la Creación

Jesús declaró ante los escribas y fariseos que Abraham vio su día,

Abraham vuestro padre se gozó por ver mi día; y lo vio, y se gozó. 57Dijéronle entonces los judíos: Aun no tienes cincuenta años, ¿y has visto a Abraham? 58Díjoles Jesús: De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese, yo soy. Juan 8:56-58

En la descripción del relato del Génesis, en la creación y formación del hombre, la decisión de Dios de formarlo a su imagen, en el uso de las Palabras queda claro la pre-existencia de Jesús.

Y dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces de la mar, y en las aves de los cielos, y en las bestias, y en toda la tierra, y en todo animal que anda arrastrando sobre la tierra. Génesis 1:26

¿Qué imagen y que semejanza, si Dios es espíritu?

Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren. Juan 4:24

Los términos imagen y semejanza no se refieren a atributos. Son cualidades de presentación.

El apóstol Pablo descubre que la imagen tomada es la de Jesús.

Porque a los que antes conoció, también predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos; Romanos 8:29


El cual es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda criatura. Colosenses 1:15

Por eso en Cristo Jesús recuperamos la imagen y semejanza extraviada,

Y revestidos del nuevo, el cual por el conocimiento es renovado conforme a la imagen del que lo crio; Colosenses 3:10

En el salmo 110, verso 11, David reconoce la pre-existencia de Jesús,

JEHOVÁ dijo a mi Señor: Siéntate a mi diestra, En tanto que pongo tus enemigos por estrado de tus pies. Salmo 110:1

Jesús haciendo referencia a este texto, dice: si David le llama Señor, ¿cómo (el Cristo) es su Hijo?

Y estando juntos los Fariseos, Jesús les preguntó, 42Diciendo: ¿Qué os parece del Cristo? ¿De quién es Hijo? Dícenle: De David. 43El les dice: ¿Pues cómo David en Espíritu le llama Señor, diciendo: 44Dijo el Señor a mi Señor: Siéntate a mi diestra, Entre tanto que pongo tus enemigos por estrado de tus pies? 45Pues si David le llama Señor, ¿cómo es su Hijo? Mateo 22:41-45

  • Jesús es Señor y Cristo

Este es el punto central de la proclamación del Evangelio. Ninguna salvación se puede considerar realmente legítima salvación si antes no se reconoce el Señorío de Cristo.

Fue el tema doctrinal que el apóstol Pedro estableció como puerta de entrada a la salvación, el día de la manifestación del Espíritu Santo,

Sepa pues ciertísimamente toda la casa de Israel, que a éste Jesús que vosotros crucificasteis, Dios ha hecho Señor y Cristo. Hechos 2:36

El apóstol Pablo lo estableció como parte de su sana doctrina en toda la comunidad de fe gentil que visitó, y encargó a quienes él instruyó a cuidar de establecerla adecuadamente,

Por lo cual Dios también le ensalzó a lo sumo, y dióle un nombre que es sobre todo nombre; 10Para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y de los que en la tierra, y de los que debajo de la tierra; 11Y toda lengua confiese que Jesús Cristo es el Señor, a la gloria de Dios Padre. Filipenses 2:9-11

Se debe tener cuidado con respecto a este punto, pues Señor no es un título, sino el reconocimiento y sometimiento a la autoridad divina,

¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que digo? Lucas 6:46


Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre lanzamos demonios, y en tu nombre hicimos mucho milagros? 23Y entonces les protestaré: Nunca os conocí; apartaos de mí, obradores de maldad. Mateo 7:22,23

El apóstol Juan establece que quien niega que Jesús es el Cristo, pertenece a la doctrina del anticristo,

¿Quién es el mentiroso, sino el que niega que Jesús es el Cristo? Este es anticristo, el que niega al Padre y al Hijo. 1ra. Juan 2:22

Negarlo no solo significa no reconocerlo como tal, sino también, no sujetarse a su Señorío e ignorar todas sus instrucciones, o alterarlas.

Un tema apostata que es predicado dentro de las comunidades de fe, y muy popular, es el tema del libre albedrio. Es un tema apostata, pues en Jesús no hay libre albedrio, o ¿acaso no dice la Escritura que ya no vivo yo, sino Cristo en mí?

Con Cristo estoy juntamente crucificado, y vivo, no ya yo, mas vive Cristo en mí: y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó, y se entregó a sí mismo por mí. Gálatas 2:20

Quien único tiene libre albedrio es el que vive sin Cristo, él tiene el libre albedrio de reconocerlo, o de rechazarlo.

Esta enseñanza apostata ha llevado a muchas comunidades de fe a desarrollar arrogancia y vanidad, presentándose como mayores que Cristo, que hallado en la condición como hombre, se humilló a sí mismo, hecho obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.

  • Jesús tiene todo bajo sus pies

Es presentado dentro de la doctrina de Cristo no solo como reconocimiento y proclamación del Señorío de Cristo, sino más, como el establecimiento profético de que el reino de las tinieblas ha sido destruido por Jesús en la cruz,

17Que el Dios del Señor nuestro Jesús Cristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación para su conocimiento; … 22Y sometió todas las cosas debajo de sus pies, y diólo por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, Efesios 1:17-22


Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por la muerte al que tenía el imperio de la muerte, es a saber, al diablo, Hebreos 2:14

Esta declaración de Señorío fue establecida por el profeta Isaías durante el tiempo de apostasía de Judá,

JEHOVÁ dijo así: El cielo es mi solio, y la tierra estrado de mis pies: ¿dónde está la casa que me habréis de edificar, y dónde este lugar de mi reposo? Isaías 66:1

El establecimiento y proclamación de este punto doctrinal arremete y destruye todo intento de idolatría,

  • Jesús es el mediador entre Dios y los hombres

En virtud de que Jesús fue hecho carne,[10] es decir, participó de la naturaleza adámica como todos los hombres, pero fue sin pecado,[11] y por cuanto se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz,[12] Dios lo constituyó en mediador de un nuevo pacto,

Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesús Cristo hombre, 1ra. Timoteo 2:5


Entonces, ¿para qué sirve la ley? Fue añadida a causa de las transgresiones, hasta que viniese la simiente a quien fue hecha la promesa; y fue ordenada por medio de ángeles en mano de un mediador. 20Y el mediador no lo es de uno solo; pero Dios es uno. Gálatas 3:19,20


Pero ahora tanto mejor ministerio es el suyo, cuanto es mediador de un mejor pacto, establecido sobre mejores promesas. Hebreos 8:6


Así que, por eso es mediador de un nuevo pacto, para que interviniendo muerte para la remisión de las transgresiones que había bajo el primer pacto, los llamados reciban la promesa de la herencia eterna. Hebreos 9:15


a Jesús el Mediador del nuevo pacto, y a la sangre rociada que habla mejor que la de Abel. Hebreos 12:24


JUSTIFICADOS pues por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesús cristo: 2Por el cual también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios. Romanos 5:1,2

Las doctrinas que postulan o proponen otra forma de mediación para el hombre, son doctrinas apostatas, y paganas.

Mas si aún nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema. Gálatas 1:8

  • Jesús es constituido heredero de todas las cosas

Esta es la columna principal de la doctrina de la salvación, y la participación de los dones, los ministerios y las operaciones del Espíritu. Jesús es el hijo de la promesa por quien es establecida la heredad del Reino de los Cielos. La instrucción entregada a Abraham, fue:

Luego vino a él palabra de Jehová, diciendo: No te heredará éste, sino un hijo tuyo será el que te heredará. Génesis 15:4

El apóstol Pablo establece que el hijo de Abraham no es Isaac, sino Jesús,

Ahora bien, a Abraham fueron hechas las promesas, y a su simiente. No dice: Y a las simientes, como si hablase de muchos, sino como de uno: Y a tu simiente, la cual es Cristo. Gálatas 3:16

En virtud de que Jesús es el heredero de las promesas, quienes le reconocen y se someten a su Señorío son constituidos en coherederos,

Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados. Romanos 8:17

La Promesa del Padre a Abraham hace partícipe a los coherederos de toda actividad y participación del Espíritu,

Así que, exaltado por la diestra de Dios, y habiendo recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que vosotros veis y oís. 39Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare. Hechos 2.33-39

La misma condición aplica a los gentiles,

que los gentiles son coherederos y miembros del mismo cuerpo, y copartícipes de la promesa en Cristo Jesús por medio del evangelio, Efesios 3:6

  • Jesús no es un ángel

Las doctrinas apostatas y paganas desvirtúan la divinidad de Jesús haciéndolo parecer un ser espiritual, tal postulado es herético y no es parte de la doctrina de Cristo.

El escritor de la epístola a los Hebreos establece contundentemente que Jesús no es un ángel, sino Dios mismo. Para explicarlo, el escritor plantea dos preguntas. La primera,

Porque ¿a cuál de los ángeles dijo Dios jamás: Mi hijo eres tú, Hoy yo te he engendrado? … Hebreos 1:5a

Y la segunda pregunta,

Y otra vez: ¿[a cuál de los ángeles dijo Dios], Yo seré a él Padre, Y él me será a mí hijo? Hebreos 1:5b

Las respuestas a ambas preguntas son dadas por la revisión de los textos de la Ley y de los Salmos referentes a Dios y a los ángeles.

En cuanto a los textos referentes al Cristo en manifestación humana. La primera referencia la encontramos en el versículo 5,

5Porque ¿a cuál de los ángeles dijo Dios jamás: Mi hijo eres tú, Hoy yo te he engendrado, Y otra vez: Yo seré a él Padre, Y él me será a mí hijo?

Esta pregunta tiene dos referencias, una de los salmos, salmo 2:7, …

7Yo publicaré el decreto: Jehová me ha dicho: Mi hijo eres tú; Yo te engendré hoy.

… Y la otra referencia, del libro segundo de Samuel, capítulo 7, verso 14,

14Yo le seré a él padre, y él me será a mí hijo. Y si él hiciere mal, yo le castigaré con vara de hombres, y con azotes de hijos de hombres;

En ambas referencias, según el escritor de la epístola a los Hebreos, ninguna fue declarada a un ángel, sino a la descendencia de David, al Cristo.

En el versículo 5 el escritor vuelve a hacer otra afirmación de que Jesús no es un ángel,

5Y otra vez, cuando introduce al Primogénito en la tierra, dice: Y adórenle todos los ángeles de Dios.

Referencia tomada de Deuteronomio 32:43. No aparece igual en la mayoría de las versiones al español porque la referencia del escritor sigue la versión de la Septuaginta. La New American Bible (Revised Edition) (NABRE), traduce el texto de la siguiente forma,

43Exult with him, you heavens, bow to him, all you divine beings!

El texto establece que el Hijo (Jesús) es Dios, ante quien los ángeles se postran.

Luego, en los versículo 8 y 9, la referencia de que al Hijo se le han declarado Palabras que no les son dadas a ninguno de los ángeles,

8Mas al hijo: Tu trono, oh Dios, por el siglo del siglo; Vara de equidad la vara de tu reino; 9Has amado la justicia, y aborrecido la maldad; Por lo cual te ungió Dios, el Dios tuyo, Con óleo de alegría más que a tus compañeros.

La referencia es tomada del salmo 45:6,7:

6Tu trono, oh Dios, eterno y para siempre: Vara de justicia la vara de tu reino. 7Amaste la justicia y aborreciste la maldad: Por tanto te ungió Dios, el Dios tuyo, Con óleo de gozo sobre tus compañeros.

Nótese cómo en el versículo 6 el salmista describe el reinado de Dios, y en el versículo 7 dice, te ungió Dios. La referencia es a Jesús, escogido por Dios Padre, y se destaca claramente a Jesús por encima de tus compañeros (ángeles).

La otra referencia textual del escritor acerca de que Jesús no es un ángel se encuentra en los versículos 10 al 12:

10Y: Tú, oh Señor, en el principio fundaste la tierra; Y los cielos son obras de tus manos: 11Ellos perecerán, mas tú eres permanente; Y todos ellos se envejecerán como una vestidura; 12Y como un vestido los envolverás, y serán mudados; Empero tú eres el mismo, Y tus años no acabarán.

Referencia tomada del salmo 102:25-27,

25Tú fundaste la tierra antiguamente, Y los cielos son obra de tus manos. 26Ellos perecerán, y tú permanecerás; Y todos ellos como un vestido se envejecerán; Como una ropa de vestir los mudarás, y serán mudados: 27Mas tú eres el mismo, Y tus años no se acabarán.

En la referencia es Dios hablando por boca de David, y declarándole proféticamente a su Hijo (Jesús) Palabras de Salvación para Él, y para quienes le reconozcan como tal. Ello se observa en la conclusión del salmo,

28Los hijos de tus siervos habitarán, Y su simiente será afirmada delante de ti.

El escritor hace referencia a los textos de la Ley y de los salmos, y cita textualmente cinco referencias. En cambio, en cuanto a los textos referentes a los ángeles, solo hace una referencia, en el versículo 7:

7Y ciertamente de los ángeles dice: El que hace a sus ángeles espíritus, Y a sus ministros llama de fuego

Esta referencia es tomada del salmo 104:4,

4El que hace a sus ángeles espíritus, Sus ministros al fuego flameante.

Luego, en el verso 13, vuelve a enfatizar que los ángeles son espíritus, y están al servicio de los herederos de la salvación.

13Pues, ¿a cuál de los ángeles dijo jamás: Siéntate a mi diestra, Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies? 14¿No son todos espíritus administradores, enviados para servicio a favor de los que serán herederos de salud?

Sin lugar a dudas. Jesús no es un ángel, es Dios mismo manifestado en su tiempo para la redención y salvación de la humanidad que le reconozca y se someta a su Señorío,

  • Era necesario que el Cristo padeciera

Este punto doctrinal no pudo ser entendido por los religiosos de su época, precisamente porque todas las referencias acerca del Mesías que ellos tomaron lo veían como rey, y no como profeta, tal como Moisés lo presentó.

Tenemos el testimonio mismo de Jesús,

26¿No era necesario que el Cristo padeciera estas cosas, y que entrara en su gloria? … 46Y díjoles: Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día; Lucas 24:26, 46

En los relatos del libro de los Hechos de los Apóstoles se consigna que en la proclamación del Evangelio se ocupó tiempo para explicar el porqué de este tema,

Empero, Dios ha cumplido así lo que había antes anunciado por boca de todos sus profetas, que su Cristo había de padecer. Hechos 3.18


Declarando y proponiendo, que convenía que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos; y que Jesús, el cual yo os anuncio, decía él, éste era el Cristo. Hechos 17:3


Que Cristo había de padecer, y ser el primero de la resurrección de los muertos, para anunciar luz al pueblo y a los Gentiles. Hechos 26:23

El tema doctrinal del padecimiento del Cristo está contenido en la mayoría de los escritos del apóstol Pablo. Pablo lo presenta como requisito para participar de los beneficios del Reino,..

Y si hijos, también herederos; herederos de Dios, y coherederos de Cristo; si empero padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados. Romanos 8:17

.. Y para ver la persecución como elemento de gozo propio de la vida de fe.

Todos los que quieren agradar en la carne, éstos os constriñen a que os circuncidéis, solamente por no padecer persecución por la cruz de Cristo. Gálatas 6:12


Porque vosotros, hermanos, habéis sido imitadores de las iglesias de Dios en Cristo Jesús que están en Judea; pues habéis padecido también vosotros las mismas cosas de los de vuestra propia nación, como también ellos de los Judíos; 1ra. Tesalonicenses 2:14

El apóstol Pedro establece el valor del padecimiento como una dignidad de la fe en Jesús,

PUES que Cristo ha padecido por nosotros en la carne, vosotros también estad armados del mismo pensamiento: que el que ha padecido en la carne, cesó de pecado; 1ra Pedro 4:1

La razón del padecimiento de Cristo surge en Abel,

5Mas no miró propicio a Caín y a la ofrenda suya. Y ensañóse Caín en gran manera, y decayó su semblante. … 8Y habló Caín a su hermano Abel: y aconteció que estando ellos en el campo, Caín se levantó contra su hermano Abel, y le mató. Génesis 5:5-8

No era posible que el Cristo fuera menor que Abel, que por haber presentado ofrenda agradable a Jehová Dios sufriera y padeciera a manos de Caín.

Por la fe Abel ofreció a Dios mayor sacrificio que Caín, por la cual alcanzó testimonio de que era justo, dando Dios testimonio a sus presentes; y difunto, aun habla por ella. Hebreos 11:4

Así que, la voz de la sangre de Abel clamaba desde la tierra, y demandaba que fuera quitado de sobre la tierra a aquel que adquirió el imperio de la muerte,

Para que venga sobre vosotros toda la sangre justa que se ha derramado sobre la tierra, desde la sangre de Abel el justo, hasta la sangre de Zacarías, hijo de Barachîas, al cual matasteis entre el templo y el altar. Mateo 23:35

En virtud de que Jesús es hijo de Abraham, el padecimiento de Cristo se profetizó en Isaac cuando Dios le demandó a Abraham que lo sacrificara en el Monte Moriah.

Y dijo: Toma ahora tu hijo, tu único, Isaac, a quien amas, y vete a tierra de Moriah, y ofrécelo allí en holocausto sobre uno de los montes que yo te diré. Génesis 22:2

En virtud de que Jesús es hijo de David, el padecimiento de Cristo se presenta en el sufrimiento y persecución de David por causa de la unción de Samuel sobre el,

¿Tras quién ha salido el rey de Israel? ¿á quién persigues? ¿á un perro muerto? ¿á una pulga? 1 Samuel 24:15

Y dijo: ¿Por qué persigue así mi señor a su siervo? ¿qué he hecho? ¿qué mal hay en mi mano?20No caiga pues ahora mi sangre en tierra delante de Jehová: porque ha salido el rey de Israel a buscar una pulga, así como quien persigue una perdiz por los montes. 1 Samuel 26:18, 20

El padecimiento de Cristo está presente en el cordero pascual que se designaba el diez del primer mes, para recordar la décima plaga en Egipto, que a diferencia de las anteriores, ésta afectó también a los hebreos.

Y tomando el pan, habiendo dado gracias, partió, y les dio, diciendo: Esto es mi cuerpo, que por vosotros es dado: haced esto en memoria de mí. Lucas 22:19

El padecimiento de Cristo está presente en el sacrificio del cordero cuya sangre se derramaba en el propiciatorio, el diez del séptimo mes de cada año cuando el sumo sacerdote entraba al lugar santísimo para expiar los pecados propios y del pueblo,

27Empero a los diez de este mes séptimo será el día de las expiaciones: tendréis santa convocación, y afligiréis vuestras almas, y ofreceréis ofrenda encendida a Jehová. Levítico 23:27

A este sacrificio se refería Juan el bautista, cuando proclamó en torno a Jesús el día cuando le vio venir para ser bautizado por él.

El siguiente día ve Juan a Jesús que venía a él, y dice: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Juan 1:29

Adicionalmente, cada sacrificio diario que el pueblo presentaba por sus propios pecados y transgresiones, establecía la enseñanza profética de que era necesario de que el Cristo sufriera y padeciera por el pueblo.

Y sabéis que él apareció para quitar nuestros pecados, y no hay pecado en él. 1ra. Juan 3:5

Fue profetizado, incluso, por el mismo Caifás, sumo sacerdote del tiempo de Jesús,

Ni pensáis que nos conviene que un hombre muera por el pueblo, y no que toda la nación se pierda. Juan 11:50

Aún falta por discutir un tema más dentro de la doctrina de Cristo, el retorno de Jesús a la tierra, pero esta doctrina la trataremos en una sección aparte.

pastor Montoya

Twitter: @pastormontoya

http://www.ministerioscristorey.com

[1] Hechos 2:42

[2] Deuteronomio 8:15

[3] Juan 4:25

[4] Jeremias 31:31-33

[5] Salmo 16:8-11

[6] Hebreos 6:1

[7] Juan 20:31

[8] Hebreos 2:14

[9] Hebreos 5:9

[10] Juan 1:14

[11] Hebreos 4:15

[12] Filipenses 2:8

Un comentario sobre “La Doctrina de Cristo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.