armas, liberación, milicia, Reino de Dios

Varón conforme al corazón de Dios

¿Fue tan grande el pecado de Saúl como para que fuera sustituido en el trono? ¿Por qué la necesidad de un varón conforme al corazón de Dios? ¿Acaso Saúl no era un varón conforme al corazón de Dios?

Es interesante que el contexto social en que se encontraba Israel en el momento cuando esta expresión le fue declarada a Saúl, por Samuel, era en la preparación para una batalla en contra de los filisteos. El capítulo trece del primer libro de Samuel describe que un ejército filisteo de 30,000 carros, 6,000 caballos, y muchos soldados fuertemente armados, estaban ubicados en Michmas para enfrentar a un reducido ejército de Saúl, de 3,000 soldados, de los cuales solamente Saúl y Jonatán portaban espadas.[1]

El pueblo que con Saúl estaba le desertaba a causa de la multitud del ejército filisteo, debido a la falta de armas adecuadas para hacerle frente, debido al temor que en todo el pueblo le causó la incursión de los filisteos,[2] y debido al retraso del vidente Samuel para invocar a Jehová para pedir su ayuda sobrenatural.

¿No eran suficientes motivos para justificar a Saúl, por el acto de sacrificar holocausto en ausencia de Samuel? ¿Fue su pecado sustituir a Samuel?

El fallo de Saúl fue uno de estrategia, de perspectiva, hizo las guerras que enfrentó como las guerras de Saúl y perdió de perspectiva que se trataba de las guerras de Jehová. La necesidad de un varón conforme al corazón de Dios surge como la medida de Dios para corregir en el pueblo la visión de que Jehová peleará por vosotros, expresión establecida en la ley mosaica como la medida de fe necesaria para agradar a Dios.[3]

David, como varón conforme al corazón de Dios, destaca como tal, porque mientras todo el ejército de Saúl huía de la presencia de Goliath, él definió la situación desde la perspectiva de Dios:

Entonces habló David a los que junto a él estaban, diciendo: ¿Qué harán al hombre que venciere a este Filisteo, y quitare el oprobio de Israel? Porque ¿quién es este Filisteo incircunciso, para que provoque a los escuadrones del Dios viviente? 1 Samuel 17:26

Fuese león, fuese oso, tu siervo lo mataba; pues este Filisteo incircunciso será como uno de ellos, porque ha provocado al ejército del Dios viviente. 1 Samuel 17:36

Fue su perspectiva lo que le valió para que fuese considerado conforme al corazón de Dios. En ese sentido, las guerras de Jehová son llevadas a cabo —y solo vistas— por gente que puede discernir los proyectos del Espíritu, de restitución, de restauración, y descubren los ataques de las tinieblas enviados para desvirtuarlos.

Esta forma de actuar de David no solamente fue la forma de enfrentar a Goliath, constituyó la respuesta a un protocolo espiritual. David estaba respondiendo a un estímulo del Espíritu, discernió que el problema no era Goliath, sino la perspectiva de Saúl y su ejército de ver al gigante y todo lo que decía las veces que salía a ellos —esclavos de los filisteos— como la condición final de los hijos de Israel, haciendo a un lado lo que el Todopoderoso había establecido en su promesa a Abraham.

Para leer el articulo completo, vea https://www.createspace.com/4724822

 

[1] I Samuel 13:19-23

[2] I Samuel 13:6,7

[3] Exodus 14:14; Deuteronomy 1:30

This entry was posted in: armas, liberación, milicia, Reino de Dios

por

El pastor Pedro Montoya y su esposa Yolanda Montoya son los fundadores del Ministerio Apostólico y Profético Cristo Rey, un ministerio con sede en Puerto Rico y con énfasis en la formación ministerial. Los pastores Montoya desarrollan programas de capacitación en las áreas de formación del carácter según la vida en Cristo, y capacitan sobre cómo implementar el modelo apostólico y profético para el establecimiento de comunidades de fe. Además, los pastores Montoya han desarrollado el Programa de Capacitación Ministerial en el Hogar, un programa de capacitación ministerial por Internet basado en el modelo de educación en el hogar (home schooling), a partir del cual se está capacitando a muchas personas en América Latina; el programa está orientado a desarrollar funciones ministeriales no convencionales en preparación para el regreso de Jesús a la tierra.