Últimas Entradas

Fortaleciendo nuestra fe en la Palabra de Dios. Episodio 12



Fortaleciendo nuestra fe en la Palabra de Dios

La vida de fe es una vida basada en las enseñanzas de Jesús y su obra. No debemos de perder de vista de que la vida de fe no es una invención religiosa, es la Revelación que recibimos por medio de Jesús y de su enseñanza, así que, la fe tiene una naturaleza espiritual, y como tal, no son las acciones humanas las que le dan vida, sino el fundamento de la Palabra de Dios sobre la cual se camine.

La vida de fe es parte de la obra de la Gracia en Jesús. La Gracia es por medio de la fe, lo que significa que si la fe se estanca, la Gracia también es afectada; el hecho de que la Gracia es dada por Dios por medio de Jesús no quiere decir que mantiene independiente de lo que el hombre haga con su fe, las Escrituras revelan que es la fe quien activa la Gracia, así que si la fe no persiste en lo que ha creído, y se mantiene firme en ello, la Gracia de igual forma, se desactiva. La Gracia depende de la perseverancia del creyente en la fe; así que concluimos, es necesario fortalecer la fe no solo por el valor que tiene en sí misma, sino, sobre todo, por el valor que tiene para que el creyente disfrute de la Gracia del Señor.

La vida de fe es para alcanzar Salvación y Vida Eterna. El fin de la fe es alcanzar la Salvación y la Vida Eterna, si la fe se muere, se muere también la esperanza de alcanzarlas. Todo lo anterior debe servirnos para evaluar con mayor consciencia el valor de la fe, y la necesidad de fortalecerla por medio de la Palabra.

Así también la fe, si no tuviere obras, es muerta en sí misma.

Santiago 2:17

Así que, La Palabra es la base de la fortaleza de la vida de fe; notemos lo siguiente,

Mas él respondiendo, dijo: Escrito está: No con solo el pan vivirá el hombre, mas con toda palabra que sale de la boca de Dios.

Mateo 4:4

Y como fue ya tarde, trajeron a él muchos endemoniados: y echó los demonios con la palabra, y sanó a todos los enfermos;

Mateo 8:16

Y respondióle Simón Pedro: Señor, ¿a quién iremos? tú tienes palabras de vida eterna.

Juan 6:68

Luego la fe es por el oír; y el oír por la palabra de Dios.

Romanos 10:17

Cuando hablamos de la Palabra de Dios nos referimos a la Biblia: ¿Qué es la Biblia?

La Biblia ES la Palabra escrita de Dios; porque es el medio que Dios ha establecido para comunicar su propósito de vida para el hombre y la mujer. La definición que sostiene que la Biblia ‘contiene’ la Palabra de Dios es falsa porque estimula a que el hombre ‘rechace’ porciones de ella, según su conveniencia.

La Palabra de Dios nos fortalece para conocer y crecer en el conocimiento de la Voluntad de Dios

17 Que el Dios del Señor nuestro Jesús el Cristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación para su conocimiento; 18 Alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál sea la esperanza de su vocación, y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos, 19 Y cuál aquella supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, por la operación de la potencia de su fortaleza,

Efesios 1:17-19

Y no os conforméis a este siglo; mas reformaos por la renovación de vuestro entendimiento, para que experimentéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.

Romanos 12:2

Por tanto, no seáis imprudentes, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor.

Efesios 5:17

No sirviendo al ojo, como los que agradan a los hombres; sino como siervos de Cristo, haciendo de ánimo la voluntad de Dios;

Efesios 6:6

Porque Dios es el que en vosotros obra así el querer como el hacer, por su buena voluntad.

Filipenses 2:13

Por lo cual también nosotros, desde el día que lo oímos, no cesamos de orar por vosotros, y de pedir que seáis llenos del conocimiento de su voluntad, en toda sabiduría y espiritual inteligencia;

Colosenses 1:9

Porque la paciencia os es necesaria; para que, habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa.

Hebreos 10:36

Ejemplos:

Porque la voluntad de Dios es vuestra santificación: que os apartéis de fornicación;

1 Tesalonicenses 4:3

Dad gracias en todo; porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.

1 Tesalonicenses 5:18

Y se zafen del lazo del diablo, en que están cautivos á voluntad de él.

2 Timoteo 2:26

Os haga aptos en toda obra buena para que hagáis su voluntad, haciendo él en vosotros lo que es agradable delante de él por Jesucristo: al cual sea gloria por los siglos de los siglos. Amén.

Hebreos 13:21

Porque esta es la voluntad de Dios; que haciendo bien, hagáis callara la ignorancia de los hombres vanos:

1 Pedro 2:15

Para que ya el tiempo que queda en carne, viva, no a las concupiscencias de los hombres, sino a la voluntad de Dios.

1 Pedro 4:2

Y por eso los que son afligidos según la voluntad de Dios, encomiéndenle sus almas, como á fiel Criador, haciendo bien.

1 Pedro 4:19

Y el mundo se pasa, y su concupiscencia; mas el que hace la voluntad de Dios, permanece para siempre.

1 Juan 2:17

La Palabra de Dios nos fortalece para que construyamos nuestras vidas conforme a la imagen del varón perfecto, Jesús, para alcanzar la Salvación y la Vida Eterna.

Hermanos, yo mismo no hago cuenta de haber lo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante,

Filipenses 3:13

JUSTIFICADOS pues por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesús Cristo:

Romanos 5:1

Con Cristo estoy juntamente crucificado, y vivo, no ya yo, mas vive Cristo en mí: y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó, y se entregó a sí mismo por mí.

Gálatas 2:20

Hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la edad de la plenitud de Cristo:

Efesios 4:13

Hijitos míos, que vuelvo otra vez a estar de parto de vosotros, hasta que Cristo sea formado en vosotros;

Gálatas 4:19

Mas el que perseverare hasta el fin, éste será salvo.

Mateo 24:13

La Palabra de Dios nos fortalece para que aprendamos a escuchar la voz del Espíritu Santo, para saber qué hacer ante situaciones específicas,

A la ley y al testimonio! Si no dijeren conforme a esto, es porque no les ha amanecido.

Isaías 8:20

Y estando Pedro pensando en la visión, le dijo el Espíritu: He aquí, tres hombres te buscan.

Hechos 10:19

Pero cuando viniere aquel Espíritu de verdad, él os guiará a toda verdad; porque no hablará de sí mismo, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que han de venir.

Juan 16:13

pastor Pedro Montoya