Programa Radial “Jesús, Señor y Cristo”. Programa núm. 1: El Poder del Evangelio (Audio)




La palabra “Evangelio”, del griego ευαγγελιον, es una palabra ampliamente conocida dentro de la cultura hebrea acostumbrada al griego koiné; Aunque no fue una palabra de uso cotidiano, el pueblo conocía muy bien su significado y el concepto que su uso transmitía. En la Septuaginta (LXX) aparece en los textos del segundo libro de Samuel, capítulo 4 (vers.10) y capitulo 18 (vers. 20, 22, 25 y 27). En el idioma hebreo corresponde a la palabra בְּשֹׂרָה (besorah).

El uso de la palabra por Jesús se debe al énfasis que la palabra marcaba dentro del pensamiento hebreo. Se trata de “buenas noticias” cuando todo lo que recibo son malas noticias, o cuando todo lo que me rodea es desastre y destrucción. El texto que mejor describe esta condición es el texto del libro del profeta Isaías (9:2) y citado por el escritor del evangelio de Mateo,


El pueblo asentado en tinieblas, Vio gran luz; Y a los sentados en región y sombra de muerte, Luz les esclareció. Mateo 4:16


El Evangelio son las buenas noticias de Salvación para el hombre que se encuentra condenado a la muerte.


 

Levántate, toma tu lecho, y anda…


Como Jesús vio a éste echado, y entendió que ya había mucho tiempo, dícele: ¿Quieres ser sano? Señor, le respondió el enfermo, no tengo hombre que me meta en el estanque cuando el agua fuere revuelta; porque entre tanto que yo vengo, otro antes de mí ha descendido. – Juan 5:6-7

El relato de la sanidad del paralítico de Bethesda es una historia bastante conocida en muchos sectores cristianos. Es una historia impresionante porque el lugar de la sanidad es un sitio histórico, su construcción se remonta hasta el tiempo de la restauración del muro de Jerusalén, luego del regreso del cautiverio. En ella, en su restauración, estuvo envuelto el Sumo Sacerdote Eliasib junto con otros sacerdotes, quienes por algún hecho milagroso del que no tenemos registro, debieron haber llamado al estanque, Bethesda.

Y LEVANTÓSE Eliasib el gran sacerdote con sus hermanos los sacerdotes, y edificaron la puerta de las Ovejas. Ellos aparejaron y levantaron sus puertas hasta la torre de Meah, aparejáronla hasta la torre de Hananeel. Nehemias 3:1

El escritor del evangelio presenta esta sanidad como una señal, la tercera, de las siete señales que Jesús estableció durante todo su Ministerio terrenal, y sobre las cuales se fundamenta el mensaje de Salvación y Vida Eterna. Juan entiende que estas señales son la obra que el Padre le encomendó que hiciese,

Mas yo tengo mayor testimonio que el de Juan: porque las obras que el Padre me dio que cumpliese, las mismas obras que yo hago, dan testimonio de mí, que el Padre me haya enviado. – Juan 5:36

Estas señales son para demostrar que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios; y para que creyendo, tengáis vida en su nombre (20:31).

Esta señal tiene una particularidad que la hace especial. Es a partir de esta sanidad que se señala que los judíos procuraban matar a Jesús (5.16). Es por lo tanto la señal que marca el camino a la cruz, y el camino a la Salvación y Vida Eterna para aquellos que creen en su nombre. Es el punto de inflexión entre el profeta que hace milagros y sanidades, y el Mesías que viene a salvar lo que se había perdido.

El paralítico aunque no es una figura pública, es la persona escogida por Jesús para establecer en él, y por él, la razón del misterio escondido desde la antigüedad con respecto a la proclamación de que Dios se hizo carne, y habitó entre nosotros.

A saber, el misterio que había estado oculto desde los siglos y edades, mas ahora ha sido manifestado a sus santos: – Colosenses 1:26


Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad. – Juan 1:14

Juan presenta esta sanidad como una señal porque por la forma de cómo Jesús sana al paralitico, junto con las condiciones del lugar y fecha, el proceso de la sanidad se constituye en protocolo para la Salvación y Vida Eterna.

El paralítico acude al templo tan pronto es sanado, acción que lo convierte en prototipo del ser humano piadoso que busca a Dios por convicción, y no tan sólo por los beneficios recibidos; y es allí, en el templo, donde concluye el protocolo de liberación y recibe la instrucción de Salvación y Vida Eterna, de “no peques más, porque no te venga alguna cosa peor” (5:14).

Las Palabras de Salvación y Vida Eterna están contenidas en el seguimiento a la instrucción de Jesús.

  • Levántate…

El proceso comienza con una decisión personal. Es la elección entre seguir postrado, o moverte a otro lugar. El paralítico había experimentado, no sabemos por cuántas veces, la frustración de haber trabajado por algo y ver que otro se llevaba los logros… Pero seguía en el mismo lugar, estaba atado al lugar.

No era fe lo que lo hacía permanecer en el sitio, él mismo confiesa que no había probabilidades para él de ser sanado, en ese lugar. ¿Qué lo hacía permanecer allí?

Hay ataduras que tienen que ser rotas por la decisión, y la salvación y Vida Eterna comienza por, y con, una decisión. Es la decisión que escoge atender la voz de Dios y desoír la voz de las circunstancias. La decisión de renunciar a los intereses personales por seguir el camino de la humillación para alcanzar los propósitos del porqué Dios fijó sus ojos en nosotros. La decisión de renunciar al libre albedrio y someterse al Señorío de Cristo.

Por eso, cuando Jesús cuestiona al paralitico sobre si quiere ser sanado, no es en forma de sarcasmo sino para sacar de él el verdadero deseo que él tenía de ser sano. El propósito de la pregunta era confrontarlo con la realidad de su estado, de su situación. Era necesario que él tomara una decisión.

Levántate, reacciona, responde…

Sal de tu estado de estupor…

Muévete.

  • Toma tu lecho…

¿No era más fácil decirle, –vete? ¿Para qué le iba a servir el lecho? ¡No es un buen recuerdo! ¿En qué estaba pensando Jesús cuando le ordenó que tomara el lecho?

Tomar el lecho significaba, exponerse. Jesús sabía perfectamente que era sábado (Shabbat), y que iban a cuestionar al paralitico tan pronto lo vieran cargando su lecho. El propósito de encomendarle que cargue su lecho es para que el paralitico venza el impedimento que le ató toda su vida.

Para alcanzar la Salvación y Vida Eterna tienes que exponerte. Llevar el lecho significa, ¡Exponte! No tengas miedo del que dirán, no temas a la crítica, no te escondas de los que querrán humillarte… Exponte.

El testimonio es la parte vital del proceso de la Salvación y de la Vida Eterna. Dios busca hombres y mujeres de decisión, de compromiso; hombres y mujeres definidos con pasión y celo por el evangelio.

La presencia de Nicodemo en el evangelio de Juan sólo sirvió para que Jesús nos enseñara acerca de la necesidad de nacer de nuevo, pero no se vuelve a decir nada de él, ¿por qué? Quiso ser un discípulo anónimo.

  • Y anda…

Anda es el penúltimo paso del protocolo. Significa no te quedes cautivo en los logros, no vivas del pasado, deja que tu pasado se aleje de tí junto con el tiempo.

No os acordéis de las cosas pasadas, ni traigáis a memoria las cosas antiguas. Isaías 43:18

Significa también, no permitir que los fracasos crezcan más que la bendición que Dios dijo de nosotros,

Y haré de ti una nación grande, y bendecirte he, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición: Génesis 12:2

Anda es el propósito de la sanidad. Significa la capacidad de crecer, de desarrollarte, de alcanzar otros niveles espirituales, de llegar a la perfección. Creo que si la mujer de Lot hubiera conocido este principio no hubiera vuelto la mirada hacia lo que dejó.

Anda, es la llave del crecimiento espiritual, y ministerial.

El apóstol Pablo estableció sobre el valor de este proceso cuando guiado por el Espíritu Santo, escribió,

Hermanos, yo mismo no hago cuenta de haber lo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo al blanco, al premio de la soberana vocación de Dios en Cristo Jesús. – Filipenses 3:13-14

Finalmente, el cierre de este protocolo,

  • No peques más, porque no venga alguna cosa peor…

No peques más significa la decisión de seguir adelante no importa lo grande de lo que quiera detenerme. Es la decisión de mantenerse firme, no la ambigüedad que espera las caídas.

No peques mas no es una consigna religiosa. Es convicción, es firmeza, es entereza, es celo por la obra aunque no se forme parte de una congregacion.

Quien toma la decisión de fidelidad al Señor no teme las caídas, porque sabe que el pecado ya no se enseñorea más de él.

No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, para que le obedezcáis en sus concupiscencias; Ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado por instrumento de iniquidad; antes presentaos a Dios como vivos de los muertos, y vuestros miembros a Dios por instrumentos de justicia. Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros; pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia. – Romanos 6:12-14

Un corito antiguo, decía: ¡He decidido seguir a Cristo! No vuelvo atrás, no vuelvo atrás.

Satanás ha minado tanto nuestros púlpitos que en lugar de predicar el Evangelio de poder del Reino, se predica filosofías morales y motivacionales. Huid de ellas.

La peor caída del hombre es la ambigüedad de su decisión. El proceso de la Salvación y Vida Eterna comienza con una decisión, y se cierra con una decisión.

Y Jesús le dijo: Ninguno que poniendo su mano al arado mira atrás, es apto para el reino de Dios. Lucas 9:62

¿Cuál es tu decisión?

 

Pastor Montoya

Tel. Cell (407) 764-2699

Twitter: @pastormontoya

¿Cómo Impartir Vida a través de Nuestras Palabras? …


El cual (Pedro) te hablará palabras por las cuales serás salvo tu, y toda tu casa. Hechos 11:14. (el paréntesis es una inserción nuestra)

Este pasaje de la vida del apóstol Pedro en la que él se ve expuesto a una situación no provocada por su propia agenda, ni dirigida a obtener resultados apostólicos de extendimiento del Reino, nos ilustra que la proclamación de la salvación y vida eterna va mas allá del contenido que se comparte con los demás.

El ángel sabía lo que decía cuando le dijo a Cornelio: –él te hablará palabras por las cuales serás salvo tú, y toda tu casa; sin embargo, ¿le habría predicado Pedro a Cornelio sin que Dios hubiera antes intervenido, sabiendo que se trataba de un gentil, de un romano?

¡Cómo puedes dar palabras de salvación a alguien que no quieres que sea salvo!

Las palabras que producen Salvación y Vida Eterna no consisten en el mensaje per se, sino en la veracidad de las actitudes que desarrollamos hacia quienes las transmitimos, y en el compromiso ante Dios de que somos enviados en representación Suya para transmitir a nuestros interlocutores.

Si leemos con atención el relato de la historia, nos daremos cuenta que la “predicación” del apóstol no pasó de ser un recuento histórico de lo que había acontecido en Jerusalén, no llegó a ser la proclamación de que Jesús es el Mesías, como en otras intervenciones del apóstol,

Y como comencé a hablar, cayó el Espíritu Santo sobre ellos también, como sobre nosotros al principio. Hechos 11:15

En la lectura del capítulo diez se verifica que el contenido del mensaje no fue profundo, sin referencias escriturales, como en los otros casos de predicaciones del apóstol.

Justo antes de que Cornelio enviara a buscar a Pedro, tal como le había instruido el ángel, el apóstol descubrió que nadie que no camine en integridad puede impartir a otros palabras de salvación.

Dios llevó a Pedro a confrontarse con su falta de integridad

El apóstol fue confrontado por Dios por su concepción discriminatoria hacia los gentiles. Él mismo lo confesó:

“Y les dijo: Vosotros sabéis que es abominable a un varón Judío juntarse o llegarse a extranjero;” (10: 28a)

En el relato se descubre que la confrontación de Dios sirvió para provocar en el apóstol cambios dirigidos a la estructuración de una adecuada integridad apostólica. La necesitaba para poder impartir vida a través de sus palabras.

En el camino de la construcción de su integridad, el apóstol descubrió que la integridad se fundamenta sobre el principio de no hacer acepción de personas.

mas me ha mostrado Dios que a ningún hombre llame común o inmundo; (10:28b)

Luego, el apóstol reconoció que otros pueden recibir igual o mayor contenido de revelación y de experiencias espirituales que las recibidas por ellos:

Y se espantaron los fieles que eran de la circuncisión, que habían venido con Pedro, de que también sobre los Gentiles se derramase el don del Espíritu Santo. (10:45)

Y, finalmente, la humildad de reconocer y aceptar la enseñanza que viene por intermedio de otros:

Entonces me acordé del dicho del Señor, como dijo: Juan ciertamente bautizó en agua; mas vosotros seréis bautizados en Espíritu Santo. 17Así que, si Dios les dio el mismo don también como a nosotros que hemos creído en el Señor Jesús Cristo, ¿quién era yo que pudiese estorbar a Dios? (11:16,17)

¿Cómo hubiera podido el apóstol hablar palabras de salvación a Cornelio y su casa teniendo el dentro de sí actitudes discriminatorias hacia ellos? ¿Qué autoridad espiritual habrían tenido sus palabras?

Confrontarse con su falta de integridad fue la lucha constante que el apóstol mantuvo durante toda su vida ministerial. En Antioquía de Siria lo vemos sufrir nuevamente la falta de veracidad que le provocaron sus conceptos discriminatorios hacia los gentiles:

11Empero viniendo Pedro a Antioquía, le resistí en la cara, porque era de condenar. 12Porque antes que viniesen unos de parte de Jacobo, comía con los Gentiles; mas después que vinieron, se retraía y apartaba, teniendo miedo de los que eran de la circuncisión. 13Y a su disimulación consentían también los otros Judíos; de tal manera que aún Bernabé fue también llevado de ellos en su simulación. Gálatas 2: 11-13

Un mensaje escaso de integridad por parte del mensajero sólo servirá para sembrar engaño y muerte, y el resultado será una obra carente de valor salvífico.

La salvación y vida eterna no se logra con el contenido de un mensaje, se imparte por palabras que son fieles a la integridad de la conducta de quien las imparte. Una persona que no es íntegra sólo establece mentira y muerte.

Hablamos vida sólo cuando hemos cultivado integridad, cuando nuestros actos responden a convicciones y no a intereses; cuando buscamos beneficio para los demás más que promoción personal; cuando estamos dispuestos a aprender y a entender que otro puede tener la revelación de lo que está sucediendo, y nos sentamos a aprender.

¿Cómo podemos hablar palabras de salvación si nuestros comportamientos son a menudo perversos? La mentira no solo es información falsa, es una intención perversa de prevalecer sobre otros; la mentira consiste en la actitud perversa de mostrar a otros una apariencia imaginaria para que vivan de la fantasía.

No necesitamos ser predicadores para impartir palabras de vida. Todos podemos impartir vida todos los días, en oficinas, en talleres, en comercios, en escuelas, en universidades,… en la calle… dondequiera. Lo único que necesitamos es integridad, el contenido del mensaje puede ser tan solo, ¡Paz!… y bastará.

¡Seas prosperado!

Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto. Mateo 5:48

 

Pastor Pedro Montoya

Tel Cel. (407) 764-2699

Twitter: @pastormontoya

http://www.ministerioscristorey.com

La Venida de Jesus… Tercera Parte: Los Muertos en Cristo son Resucitados


Para los apóstoles de Jesús, la proclamación de Su resurrección fue más que un tema doctrinal de predicación. La fortaleza, la gracia y el denuedo de su predicación, y el atrevimiento aun de no dejarse intimidar por los líderes religiosos de su tiempo, como es descrito en los primeros capítulos del libro de los Hechos de los Apóstoles, obedecía a su celo por las Escrituras, a su amor por Jesús, por quien lo habían dejado todo, y al encargo del Espíritu de que es menester obedecer a Dios antes que a los hombres.[1]

La resurrección de Jesús fue el tema de inicio de la iglesia de Jerusalén, el tema de fundamento de la fe de los mas de tres mil personas que aceptaron el testimonio y la palabra de Pedro la mañana de Shavuot (pentecostés) en la manifestación gloriosa y poderosa del Espíritu Santo. Jesús ha resucitado y está sentado a la diestra de Dios.

Viéndolo antes, habló de la resurrección de Cristo, que su alma no fue dejada en el infierno, ni su carne vio corrupción. 32A este Jesús resucitó Dios, de lo cual todos nosotros somos testigos.    33Así que, levantado por la diestra de Dios, y recibiendo del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que vosotros veis y oís. Hechos 2:31-33

El propósito principal de sus predicaciones era establecer el testimonio de que Jesús no está muerto, que ha resucitado de entre los muertos conforme las profecías antiguas, que retoñaría un vástago de las raíces de Isaí, y que florecería la Gloria de Israel para que el mundo fuera bendecido por él.

Comenzando desde el bautismo de Juan, hasta el día que fue recibido arriba de entre nosotros, uno sea hecho testigo con nosotros de su resurrección.   Hechos 1:22


A este Jesús resucitó Dios, de lo cual todos nosotros somos testigos. Hechos 2:32


Y los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús con gran esfuerzo; y gran gracia era en todos ellos. Hechos 4:33


Y matasteis al Autor de la vida, al cual Dios ha resucitado de los muertos; de lo que nosotros somos testigos. Hechos 3:15


Y nosotros somos testigos suyos de estas cosas, y también el Espíritu Santo, el cual ha dado Dios a los que le obedecen. Hechos 5:32

La doctrina de la resurrección de Jesús es conforme a lo profetizado por los profetas, de que al tercer día resucitaría,

Declarado a sus discípulos como parte de la instrucción del camino del Señor,

Y (Jesús) díjoles: Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día; Lucas 24:46

Profetizado por Abraham en el acto de fe de estar dispuesto a ofrecer a Isaac en holocausto,

2Y (Dios) dijo: Toma ahora tu hijo, tu único, Isaac, a quien amas, y vete a tierra de Moriah, y ofrécelo allí en holocausto sobre uno de los montes que yo te diré. …  4Al tercer día alzó Abraham sus ojos, y vio el lugar de lejos.            Génesis 22:2-4

Establecido por los profetas,

Darános vida después de dos días: al tercer día nos resucitará y viviremos delante de él. Oseas 6:2


MAS Jehová había prevenido un gran pez que tragase a Jonás: y estuvo Jonás en el vientre del pez tres días y tres noches. Jonás 2:1

La resurrección de Jesús es importante porque ella es la base de la reconciliación,

Porque por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos. 22Porque así como en Adam todos mueren, así también en Cristo todos serán vivificados. 1ra. Corintios 15:21, 22

… de la justificación, y de la santificación de quienes esperan la redención,

Porque si no hay resurrección de muertos, Cristo tampoco resucitó: 14Y si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación, vana es también vuestra fe. 15Y aun somos hallados falsos testigos de Dios; porque hemos testificado de Dios que él haya levantado a Cristo; al cual no levantó, si en verdad los muertos no resucitan. 16Porque si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitó. 17Y si Cristo no resucitó, vuestra fe es vana; aun estáis en vuestros pecados. 1ra. Corintios 15:13-17

… y esperanza de resurrección para los que viven bajo la fe en Jesús,

Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho. 1ra. Corintios 15:20

La resurrección de los muertos fue establecido plenamente en Jerusalén como parte de la doctrina de Cristo,

Resentidos de que enseñasen al pueblo, y anunciasen en Jesús la resurrección de los muertos. Hechos 4:2

El apóstol Pablo escribió a la comunidad de fe de Roma, si fuimos plantados juntamente en él a la semejanza de su muerte, refiriéndose al bautismo en Jesús, así se establecía que un día, a la final trompeta, los muertos en Cristo se levantarían de sus tumbas de la misma forma como fue levantado Jesús,

Porque si fuimos plantados juntamente en él a la semejanza de su muerte, así también lo seremos a la de su resurrección: Romanos 6:5

Aunque existían nociones sobre la resurrección de los muertos, el tema tal y como los apóstoles lo proclamaron fue enseñando a ellos por Jesús,

31Y de la resurrección de los muertos, ¿no habéis leído lo que os es dicho por Dios, que dice: 32Yo soy el Dios de Abraham, y el Dios de Isaac, y el Dios de Jacob? Dios no es Dios de muertos, sino de vivos. Mateo 22:31,32


Y serás bienaventurado; porque no te pueden retribuir; mas te será recompensado en la resurrección de los justos. Lucas 14:14


Mas los que fueren tenidos por dignos de aquel siglo y de la resurrección de los muertos, ni se casan, ni son dados en casamiento: 36Porque no pueden ya más morir: porque son iguales a los ángeles, y son hijos de Dios, cuando son hijos de la resurrección. Lucas 20:35, 36


Y los que hicieron bien, saldrán a resurrección de vida; mas los que hicieron mal, a resurrección de condenación. Juan 5:29


Marta le dice: Yo sé que resucitará en la resurrección en el día postrero. Juan 11.24


Dícele Jesús: Yo soy la resurrección y la vida: el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. Juan 11:25

La resurrección de los muertos en Cristo es a la venida de Jesús,

Mas cada uno en su orden: Cristo las primicias; luego los que son de Cristo, en su venida. 1ra. Corintios 15:23

Es el evento paralelo a la transformación de los justos en vida, para recibir junto a ellos el cuerpo glorificado con el cual subirán a las nubes para unirse a Jesús.

51He aquí, os digo un misterio: Todos ciertamente no dormiremos, mas todos seremos transformados. 52En un momento, en un abrir de ojo, a la final trompeta; porque será tocada la trompeta, y los muertos serán levantados sin corrupción, y nosotros seremos transformados. 53Porque es menester que esto corruptible sea vestido de incorrupción, y esto mortal sea vestido de inmortalidad. 54Y cuando esto corruptible fuere vestido de incorrupción, y esto mortal fuere vestido de inmortalidad, entonces se efectuará la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte con victoria. 1ra. Corintios 15:51-54

Mientras los justos, los hombres y mujeres de fe, estén siendo transformados y adquiriendo un cuerpo glorificado, los muertos en Cristo se estarán levantando de sus tumbas en un acto paralelo y sincronizado sucediendo simultáneamente en todo el mundo.

Ambos eventos son visibles, públicos, a la vista de todos. No es un evento aislado ni privado, visto solo por unos pocos.

Ambos grupos, los vivos y los resucitados, tendrán un cuerpo glorificado, como ya se presentó anteriormente,

  • Un cuerpo que no se deteriora, que no muere, que tiene fuerzas sobrenaturales, un cuerpo espiritual que brilla (gloria).

42Así también es la resurrección de los muertos. Se siembra en corrupción se levantará en incorrupción; 43Se siembra en vergüenza, se levantará con gloria; se siembra en flaqueza, se levantará con potencia; 44Se siembra cuerpo animal, resucitará espiritual cuerpo. Hay cuerpo animal, y hay cuerpo espiritual.               1ra. Corintios 15:42-44

  • Un cuerpo semejante al cuerpo de Jesús cuando resucitó de entre los muertos,

Muy amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él apareciere, seremos semejantes a él, porque le veremos como él es. 1ra. Juan 3:2


El cual transformará el cuerpo de nuestra bajeza, para ser semejante al cuerpo de su gloria, por la operación con la cual puede también sujetar a sí todas las cosas. Filipenses 3:21

  • Un cuerpo con carne y huesos, pero sin sangre.

Mirad mis manos y mis pies, que yo mismo soy: palpad, y ved; que el espíritu ni tiene carne ni huesos, como veis que yo tengo. Lucas 24:39


50Esto empero digo, hermanos: que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios; ni la corrupción hereda la incorrupción. 1ra. Corintios 15:50

  • Un cuerpo que tiene luz,

… Se siembra en vergüenza, se levantará con gloria; 1ra. Corintios 15:43

  • Un cuerpo que no está sujeto a la muerte,

Porque no pueden ya más morir: porque son iguales a los ángeles, y son hijos de Dios, cuando son hijos de la resurrección. Lucas 20:36


Sabiendo que Cristo, habiendo resucitado de entre los muertos, ya no muere: la muerte no se enseñoreará más de él. Romanos 6:9

Enfatizamos de nuevo, el proceso de transformación en los cuerpos de los hombres y mujeres de fe, entiéndase hombres, mujeres y niños, se realizará a la venida de Jesús, no antes. Es un proceso simultáneo provocado como consecuencia de la venida de Jesús.

Mientras los justos, los hombres y mujeres de fe, estén siendo transformados y adquiriendo un cuerpo glorificado, los muertos en Cristo se estarán levantando de sus tumbas en un acto paralelo y sincrónico, sucediendo simultáneamente en todo el mundo.

Todo esto, en cuestión de minutos, según lo aclara el apóstol Pablo al utilizar la expresión, en un abrir (y cerrar) de ojos, en su epístola a la comunidad de fe de Corinto,

En un momento, en un abrir de ojo, a la final trompeta; porque será tocada la trompeta, y los muertos serán levantados sin corrupción, y nosotros seremos transformados. 1ra. Corintios 15:52

La resurrección de los que son de Cristo marca el inicio del reinado milenial de Jesús,

Porque Cristo para esto murió, y resucitó, y volvió a vivir, para ser Señor así de los muertos como de los que viven. Romanos 14:9

pastor Montoya

http://www.ministerioscristorey.com

Twitter: @pastormontoya

[1] Hechos 5:29

¿Por qué Dios maldijo la tierra?


“Y al hombre dijo: Por cuanto obedeciste a la voz de tu mujer, y comiste del árbol de que te mandé diciendo, No comerás de él; maldita será la tierra por amor de ti;..” Génesis 3:17

Si fue Adam quien desobedeció el mandamiento de Dios, ¿no es de suponer que es él quien reciba el castigo debido a su pecado?

¿Por qué tiene que recibir la tierra una maldición por el pecado de Adam? ¿Qué hace que Dios desvíe el castigo hacia la tierra?

No todas las versiones de la Biblia traducen de la misma forma el versículo 17. Las versiones más contemporáneas incluso sugieren que la tierra recibe la maldición por tu causa, sugiriendo que por culpa de Adam la tierra es maldecida.

Pero, es claro que la palabra original proferida por Dios, es: por amor de ti, que es como se traduce al español la expresión hebrea, בַּעֲבוּרֶךָ (ba.abureka), indicándose en su uso como si la tierra amortiguara el golpe.[1]

El apóstol Pablo reconoce que esta acción divina no es un castigo, sino más bien una forma de impedir que la tierra misma destruya al hombre:

20Porque las criaturas sujetas fueron a vanidad, no de grado, mas por causa del que las sujetó con esperanza, 21Que también las mismas criaturas serán libradas de la servidumbre de corrupción en la libertad gloriosa de los hijos de Dios. Romanos 8:20,21

¿Por qué Dios maldice la tierra?

La razón más que obvia es debido a la misericordia de Dios. Si Dios con su Palabra había creado el cielo y la tierra, y todo lo que en ellos hay, un castigo emitido por su Palabra habría significado la destrucción instantánea del hombre, por eso es que desvía todo a tierra, para que la tierra la absorba y la desvíe a su interior.

De allí que, sería la naturaleza quien se encargaría de castigar al hombre y recordarle su necesidad de acudir a Dios para que El los salve. Ese principio se ve en el castigo que Caín recibe luego de asesinar a su hermano.[2]

Sobre esta base se explica por qué los fenómenos naturales azotan las poblaciones humanas, y no como casos fortuitos:

Yo también os dí limpieza de dientes en todas vuestras ciudades, y falta de pan en todos vuestros pueblos: mas no os tornasteis á mí, dice Jehová. Y también yo os detuve la lluvia tres meses antes de la siega: é hice llover sobre una ciudad, y sobre otra ciudad no hice llover: sobre una parte llovió; la parte sobre la cual no llovió, secóse. Y venían dos ó tres ciudades á una ciudad para beber agua, y no se hartaban: con todo no os tornásteis á mí, dice Jehová. Amos 4:6-8

Pero, hay otra razón que tiene una mayor trascendencia y que explica esta forma particular de proceder de Dios.

Adam es expulsado del huerto no solo por la preocupación de Dios de que extienda su mano y coma del árbol de la vida, es expulsado porque pierde los derechos de la heredad que Él le entregó. El apóstol Pablo señala que cuando una persona decide obedecer a otra se constituye en su esclavo.

¿No sabéis que a quien os prestáis vosotros mismos por siervos para obedecerle, sois siervos de aquel a quien obedecéis…? Romanos 6:16

Adam atendió la voz de la serpiente, y al hacerlo, desobedeciendo a Dios, se convirtió en siervo de ella; por lo tanto, como siervo ahora, no podía mantener ninguna heredad a su nombre, perdió todo derecho que le asistía, y tenía que entregarlo a quien se había convertido en su amo.

En el relato de las tentaciones de Jesús según el Evangelio de Lucas vemos evidencia de cómo parte de la heredad pasó a manos de Satanás:

“Y le dijo el diablo: A ti te daré toda esta potestad, y la gloria de ellos; porque a mí es entregada, y a quien quiero la doy:” Lucas 4:6

La declaración resume todo lo que Adam le habría entregado a Satanás el día que comió del árbol de la ciencia del bien y del mal. Muchos dones y capacidades que hoy están en jurisdicción del reino de las tinieblas.

Sin embargo, el texto no dice nada de la tierra, habla de las situaciones que se desarrollan sobre de ella, tal el caso de potestades y, la gloria de ellos, pero no menciona propiedades. ¿Cómo podemos entender esto?

Adam había sido posicionado en Edén, no sólo para habitarlo y cultivarlo, sino más para que la cuidara como la heredad de Jehová:

“Y los bendijo Dios; y díjoles Dios: Fructificad y multiplicad, y henchid la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces de la mar, y en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.” Génesis 1:28

Dios maldice la tierra para evitar que toda la herencia caiga en manos de quien no tiene derecho alguno sobre ella, con el fin de que algún día el hombre mismo reciba la revelación de cómo levantar de la tierra la maldición.

La maldición de la tierra fue un recurso de Dios para evitar que Satanás tomara la heredad de Adam. Dios maldice la tierra, y el texto dice: por amor de ti. La estrategia es colocarla bajo un estado de maldición hasta que se levante uno con la revelación y visión de recuperarla como su heredad, y así pueda levantar la maldición bajo la cual ha estado cientos de años.

Ese alguien fue Abraham, quien creyó y aunque sin saber hacia dónde se dirigía, caminó y reclamó para sí, y para su descendencia, es decir, los hijos de la fe, la heredad y estableció en ella el Reino de Dios y la Justicia Eterna.

El apóstol Pablo amplia esta visión cuando señala que las criaturas gimen a una, y a una están de parto hasta ahora, enfatiza, esperando la manifestación gloriosa de los hijos de Dios.

Esta manifestación incluye el levantamiento de la maldición que pesa sobre la tierra, y sobre todas las criaturas, que por fe se lleva a cabo cuando los hijos de Dios reclaman para el Reino de Dios aquellos territorios que están ocupados por las tinieblas.

Esta es la misión de Levantar la Maldición de la Tierra a la cual el Espíritu está llevando a muchos hombres y mujeres de fe en todo el mundo, visión con la cual se establece Reino de Dios sobre la tierra en los últimos tiempos.

Levantar la maldición de la tierra es una actividad profética, contenida en la expresión: donde quiera que estuviere el cuerpo muerto, allí se juntarán las águilas.[3]

La expresión es una síntesis codificada de lo que en la Ley Mosaica se presentó bajo el mandamiento de sed santos. La heredad contaminada le otorga derechos a Satanás para poseerla. Por lo tanto, la función de las águilas, o como lo presenta el profeta Isaías, los que esperan en Jehovah, es levantar la maldición de la tierra para evitar que la heredad sea contaminada.

22Guardad, pues, todos mis estatutos y todos mis derechos, y ponedlos por obra: y no os vomitará la tierra, en la cual yo os introduzco para que habitéis en ella. 23Y no andéis en las prácticas de la gente que yo echaré de delante de vosotros: porque ellos hicieron todas estas cosas, y los tuve en abominación. Levítico 20:22,23

No es una doctrina nueva, está prescrito en la ley mosaica, aunque muy pocos pudieron ver el valor profético del mandamiento de Dios:

La única forma cómo las tinieblas tienen derecho legal sobre un territorio, es que sus mismos moradores contaminen su tierra.

[1] Este concepto está presente también en Génesis 12:13

[2] Génesis 4:11

[3] Mateo 24:28

Pastor Pedro Montoya

Tel Cel. (407) 764-2699

Twitter: @pastormontoya

http://www.ministerioscristorey.com

Tomado del libro: “Estrategias Biblicas para la Guerra Espiritual y la Expulsion de demonios