No toquéis al ungido de Jehovah…




Entendiendo los Procesos de Revelación: Caminando en fe para establecer Revelación a través de nuestros actos

Y David respondió a Abisai: No le mates: porque ¿quién extenderá su mano contra el ungido de Jehová, y será inocente? 1 Samuel 26:9

No toquéis al ungido de Jehová”, es una expresión muy conocida actualmente dentro del ámbito cristiano, mayormente entre aquellos que ejercen el ministerio de la proclamación del Evangelio. La expresión surge en relación a Saúl, cuando bajo persecución y por el descuido de los hombres de Saúl, David tuvo la oportunidad de matar a Saúl en dos episodios diferentes.

La expresión fue reconocida en su momento como ley y ordenanza espiritual entre los hombres de David; y aunque en los relatos que la refieren describen la expresión como resultado directo de la negativa de David de hacerle daño a Saúl, es decir, sin causa externa que inspirara a David para acuñarla, no obstante, en la Ley de Moisés hay un precepto que corre paralelo a esta expresión de David,

No denostarás a los jueces, ni maldecirás al príncipe de tu pueblo. Éxodo 22:28

Actualmente, la expresión es usada como referencia, más que todo para mostrar el grado de respaldo que una persona al servicio de Dios tiene frente a todos los que se le oponen en el ministerio, mayormente ante las fuerzas satánicas.


¿Cómo surgió en David esta expresión? ¿Qué valor espiritual tiene aun sin descifrar?


Aunque la expresión en su momento identifica a Saúl como el ungido de Jehová,[1] la expresión no fue acuñada por David para parafrasear, no toquéis a Saúl. La expresión de David va más allá de un simple respeto a la persona de Saúl.

¿Por qué no matar a Saúl? ¿es acaso porque Saúl es ungido como rey, a eso se refiere? ¿acaso David no fue también ungido para ser rey por el mismo profeta que ungió a Saúl, y sin embargo Saúl lo persigue para matarlo? ¿Qué significa realmente no toquéis al ungido de Jehová?

La expresión no toquéis al ungido de Jehová es un reconocimiento y exaltación a la soberanía de Dios en los procesos del hombre que Él escoge para su servicio: no toquéis al ungido de Jehová tiene que ver más con David que con Saúl. Para David, Jehová-Dios es el pastor quien guía por sendas de Justicia, quien conforta el alma, y cuyo cayado es el emblema de seguridad. No toquéis al ungido de Jehová significa no intervenir —ni abortar— los procesos de Dios por quien Él en su soberanía ha escogido para establecer el Reino sobre la tierra. Matar a Saúl significaba abrir puerta para que un día alguien se levantara contra él, contra David, y lo matara de la misma forma que él habría matado a Saúl. Es la ley espiritual que les fue impuesto en la construcción del Reino.

Rotura por rotura, ojo por ojo, diente por diente: según la lesión que habrá hecho a otro, tal se hará a él. Levítico 24:20

Jesús lo presentó como consecuencia de lo que cada quien construye a su alrededor,

Entonces Jesús le dice: Vuelve tu espada a su lugar; porque todos los que tomaren espada, á espada perecerán. Mateo 26:52

Y el apóstol Pablo lo declaró como cosecha de lo que cada quien siembra,

No os engañéis: Dios no puede ser burlado: que todo lo que el hombre sembrare, eso también segará. Gálatas 6:7

Así que, aunque la expresión fue acuñada en relación a Saúl, David identifica con ella la validez de un proceso profético que demanda respeto y obediencia a las formas que Dios escoge para establecer enseñanza a los hombres. En el salmo 18, salmo compuesto justo después de que David es librado de la persecución de Saúl, David identifica en la expresión, la oportunidad de ver a Dios interviniendo de forma sobrenatural,

7 Y la tierra fue conmovida y tembló; Y moviéronse los fundamentos de los montes, Y se estremecieron, porque se indignó él. 8 Humo subió de su nariz, Y de su boca consumidor fuego; Carbones fueron por él encendidos. 9 Y bajó los cielos, y descendió; Y oscuridad debajo de sus pies. 10 Y cabalgó sobre un querubín, y voló: Voló sobre las alas del viento. 11 Puso tinieblas por escondedero suyo, su pabellón en derredor de sí; Oscuridad de aguas, nubes de los cielos. 12 Por el resplandor delante de él, sus nubes pasaron; Granizo y carbones ardientes. 13 Y tronó en los cielos Jehová, Y el Altísimo dio su voz; Granizo y carbones de fuego. 14 Y envió sus saetas, y desbaratólos; Y echó relámpagos, y los destruyó. 15 Y aparecieron las honduras de las aguas, Y descubriéronse los cimientos del mundo, A tu reprensión, oh Jehová, Por el soplo del viento de tu nariz. 16 Envió desde lo alto; tomóme, Sacóme de las muchas aguas. 17 Libróme de mi poderoso enemigo, Y de los que me aborrecían, aunque eran ellos más fuertes que yo. Salmo 18:7—17


La expresión es producto de la convicción en David de que su vida es parte de una operación profética, y es acuñada con el propósito de establecer el valor de la confianza en Dios como fundamento de construcción del Reino de los Cielos sobre la faz de la tierra.


David no es un personaje dotado de extraordinarias capacidades físicas, su vida destaca debido a su sujeción al Señor, y a la observancia de los preceptos espirituales sobre los cuales caminó, creyendo que Jehová-Dios era su pastor, y que Él dirigía su vida aunque en momentos tuviera que pasar por el valle de la sombre de muerte.

Su confianza en el Señor había comenzado tiempo atrás, bastante tiempo atrás, desde mucho antes de que fuera sacado de detrás del rebaño; su fortaleza para enfrentar a Goliat la adquirió cuando como pastor de ovejas, y no como hombre de armas, enfrentaba a los osos o leones que arrebataban una de sus ovejas, creyendo que Jehová—Dios lo libraba de las garras del león o del oso,

34 Y David respondió a Saúl: Tu siervo era pastor en las ovejas de su padre, y venía un león, o un oso, y tomaba algún cordero de la manada, 35 Y salía yo tras él, y heríalo, y librábale de su boca: y si se levantaba contra mí, yo le echaba mano de la quijada, y lo hería y mataba. 36 Fuese león, fuese oso, tu siervo lo mataba; pues este Filisteo incircunciso será como uno de ellos, porque ha provocado al ejército del Dios viviente. 37 Y añadió David: Jehová que me ha librado de las garras del león y de las garras del oso, él también me librará de la mano de este Filisteo. Y dijo Saúl a David: Ve, y Jehová sea contigo. 1 Samuel 17:34-37

David aprendió a conocer y a entender la Voluntad de Dios a través de las experiencias diarias; cada experiencia era una lección de vida, y de cada una de ellas extraía una ley y ordenanza espiritual. En el salmo 119, un salmo acróstico en la Biblia hebrea, el salmo más extenso de todos, es en realidad una bitácora espiritual de cómo David aprendió a confiar y a estar sujeto a la instrucción del Señor,

11En mi corazón he guardado tus dichos, Para no pecar contra ti… 22Aparta de mí oprobio y menosprecio; Porque tus testimonios he guardado100Más que los viejos he entendido, Porque he guardado tus mandamientos…. 129[ Pe ] Maravillosos son tus testimonios: Por tanto los ha guardado mi alma…. 167Mi alma ha guardado tus testimonios, Y helos amado en gran manera… 168Guardado he tus mandamientos y tus testimonios; Porque todos mis caminos están delante de ti. Salmo 119:11—168

De modo que la expresión, no tocareis al ungido de Jehová, es la convicción en David de que Saúl no es realmente su enemigo, tanto como lo fue Goliat; que Jehová—Dios le permite a Saúl perseguirlo para hacerle entender —a David— que no solamente con las armas se establece Reino, ni es más fuerte el que las posee, sino aquel que sabe esperar a Jehová, ese es el que será confirmado en el Reino; por eso en uno de sus salmos David escribe,

3Espera en Jehová, y haz bien; Vivirás en la tierra, y en verdad serás alimentado… 5Encomienda á Jehová tu camino, Y espera en él; y él hará7Calla á Jehová, y espera en él: No te alteres con motivo del que prospera en su camino, Por el hombre que hace maldades… 9Porque los malignos serán talados, Mas los que esperan en Jehová, ellos heredarán la tierra34Espera en Jehová, y guarda su camino, Y él te ensalzará para heredar la tierra: Cuando serán talados los pecadores, lo verás… 40Y Jehová los ayudará, Y los librará: y libertarálos de los impíos, y los salvará, Por cuanto en él esperaron. Salmos 37:3—40

Y en otro de sus salmos también escribe,

Al Músico principal: Salmo de David. RESIGNADAMENTE esperé á Jehová, E inclinóse a mí, y oyó mi clamor. Salmos 40:1

La primera vez que David tiene la oportunidad de matar a Saúl es cuando en una cueva en los parajes de En-Gaddi, David tiene de frente a Saúl, dormido e indefenso, pero decide no hacerle ningún daño e impide que sus hombres procedan en venganza hacia él. La expresión es la certificación ante sus hombres de que David no procederá venganza hacia Saúl.

Y dijo a los suyos: Jehová me guarde de hacer tal cosa contra mi señor, el ungido de Jehová, que yo extienda mi mano contra él; porque es el ungido de Jehová. 1 Samuel 24:6

En esa ocasión luego del incidente, Saúl reconoció la fidelidad de David, y reconoció también que David sería su sucesor en el trono,

18 Tú has mostrado hoy que has hecho conmigo bien; pues no me has muerto, habiéndome Jehová puesto en tus manos. 19 Porque ¿quién hallará a su enemigo, y lo dejará ir sano y salvo? Jehová te pague con bien por lo que en este día has hecho conmigo. 20 Y ahora, como yo entiendo que tú has de reinar, y que el reino de Israel ha de ser en tu mano firme y estable, 1 Samuel 24:18-20

Quitarle la vida a Saúl significaba hacerle entender a sus hombres que Jehová—Dios no tenía el suficiente poder para resolver los conflictos de aquel que en Él confía; quitarle la vida a Saúl significaba convertirse en auxiliar de Dios y expropiarle alguna de sus funciones. Por eso, cuando David lo tiene de frente la primera vez, David entendió que aun el haber cortado el borde de la capa de Saúl significaba un atrevimiento de iniquidad hacia Dios, pues es Dios quien adereza mesa aun en presencia de los angustiadores,

Después de lo cual el corazón de David le golpeaba, porque había cortado la orilla del manto de Saúl. 1 Samuel 24:5

De allí que cuando el hecho se repite la segunda, en el collado de Hachîla, David opta en esta ocasión tan solo con quedarse con la lanza y la botija de agua.

Y David respondió a Abisai: No le mates: porque ¿quién extenderá su mano contra el ungido de Jehová, y será inocente? 10 Dijo además David: Vive Jehová, que si Jehová no lo hiriere, o que su día llegue para que muera, o que descendiendo en batalla perezca, 11 Guárdame Jehová de extender mi mano contra el ungido de Jehová; empero toma ahora la lanza que está a su cabecera, y la botija del agua, y vámonos.1 Samuel 26:9:


¿Por qué David no quiso hacerle ningún daño a Saúl? ¿Por qué no lo mató esa noche?


David descubrió que matando a Saúl esa noche se alejaba de la Voluntad de Dios, y no porque el acto fuera considerado como una afrenta al mandamiento de no mataras;[2] se alejaba de la Voluntad de Dios porque descubrió que no era el camino al trono, ni el propósito por el cual él había sido escogido para ser rey. Años más tarde, este mismo establecimiento de fe y confianza en Dios sería utilizado por Jesús para validar el camino de la cruz,

53 ¿Acaso piensas que no puedo ahora orar a mi Padre, y él me daría más de doce legiones de ángeles? 54 ¿Cómo, pues, se cumplirían las Escrituras, que así conviene que sea hecho? Mateo 26:53-54

Esa noche, David añadió algo más a su declaración de confianza en Dios; David dijo: Vive Jehová, que si Jehová no lo hiriere, o que su día llegue para que muera, o que descendiendo en batalla perezca, guárdeme Jehová de extender mi mano contra el ungido de Jehová.

Algún tiempo atrás, David había entendido que Jehová—Dios no solo es un recurso de socorro; David entendió que Jehová—Dios organiza la agenda profética de aquel que es escogido para establecer Reino sobre la tierra. La experiencia con Abigail mujer de Nabal le fue útil para entender que su causa no era personal, que su causa era la causa de Jehová—Dios, y que por lo tanto, él tenía que aprender a esperar en Jehová,

29 Bien que alguien se haya levantado a perseguirte y atentar a tu vida, con todo, el alma de mi señor será ligada en el haz de los que viven con Jehová Dios tuyo, y él arrojará el alma de tus enemigos como de en medio de la palma de una honda…. 31 Entonces, señor mío, no te será esto en tropiezo y turbación de corazón, el que hayas derramado sangre sin causa, o que mi señor se haya vengado por sí mismo. Guárdese pues mi señor, y cuando Jehová hiciere bien a mi señor, acuérdate de tu sierva… 33 Y bendito sea tu razonamiento, y bendita tú, que me has estorbado hoy el ir a derramar sangre, y a vengarme por mi propia mano:… 35 Y recibió David de su mano lo que le había traído, y díjole: Sube en paz a tu casa, y mira que he oído tu voz, y tenídote respeto. 1 Samuel 25:29—35

La experiencia del rechazo de Nabal a la solicitud de David, y su eventual muerte sin causa natural justificada, le sirvió a David para entender que haber matado a Saúl aquella noche hubiera sido una verdadera locura: si a Nabal que no era ningún ungido, Dios le quitó la vida por no haberle suplido provisión para sus hombres, cuanto más a Saúl, que es ungido de Jehovah y que persigue sin causa a David; de allí la expresión de David, que si Jehová no lo hiriere, o que su día llegue para que muera, o que descendiendo en batalla perezca, guárdeme Jehová de extender mi mano contra el ungido de Jehová.


¿Por qué son impresionantes estos dos hechos, y por qué éstas son una muestra de su confianza en el Señor?


Matando a Saúl aquella noche, David pudo haber adelantado su camino al trono; Jehová—Dios le había revelado que él había sido escogido para sustituir a Saúl,[3] el profeta Samuel le había ungido varios años atrás revelándole que Dios lo tomaba para ser rey sobre Israel,[4] y Dios le había anticipado que le entregaba a sus enemigos en sus manos;[5] y sobre todo, ya Saúl había reconocido que David seria su sucesor en el trono.[6] Pero prefirió no hacerlo porque le fue más deleitable ver a Dios actuando sobrenaturalmente en su entorno que disfrutar del placer temporero de verse libre de quien lo perseguía.

Así que, la expresión “No toquéis al ungido de Jehová” es la expresión clímax del proceso de aprendizaje en David sobre cómo confiar y depender del Señor. David ha logrado ver cómo Dios lo esfuerza y lo prepara para enfrentar sin armas a quien lo persigue, de la misma forma como lo esforzó para enfrentar con armas a los osos y leones, y más tarde, a los filisteos. La batalla no consiste en cuán diestro sea en el uso de la espada, la batalla consisten en cuánta confianza tenga para exponerse ante el adversario no confiando en las armas. La victoria viene de Jehová—Dios y es el resultado de la confianza que se tenga en Él. La confianza en Jehová—Dios hace quebrar el arco de acero, esta es su conclusión tan pronto es libertado de Saúl.

33 Quien pone mis pies como pies de ciervas, E hízome estar sobre mis alturas; 34 Quien enseña mis manos para la batalla, Y será quebrado con mis brazos el arco de acero. 35 Dísteme asimismo el escudo de tu salud: Y tu diestra me sustentó, Y tu benignidad me ha acrecentado. Salmos 18:33-35

¿Tuvo coraje David en contra de Saúl? El salmo 18 escrito justamente después de que David es librado de Saúl en Keila, el preámbulo a la escena de En-Gaddi, el salmista expresa el sentimiento de traición que le asaltó, no sabemos por cuánto tiempo,

39 Pues me ceñiste de fortaleza para la pelea; Has agobiado mis enemigos debajo de mí. 40 Y dísteme la cerviz de mis enemigos, Y destruí a los que me aborrecían. 41 Clamaron, y no hubo quien salvase: Aun á Jehová, mas no los oyó. 42 Y molílos como polvo delante del viento; Esparcílos como lodo de las calles. 43 Librásteme de contiendas de pueblo: Pusísteme por cabecera de gentes: Pueblo que yo no conocía, me sirvió. 44 Así que hubo oído, me obedeció; Los hijos de extraños me mintieron; 45 Los extraños flaquearon, Y tuvieron miedo desde sus encerramientos. 46 Viva Jehová, y sea bendita mi roca; Y ensalzado sea el Dios de mi salud: 47 El Dios que me da las venganzas, Y sujetó pueblos a mí. Salmo 18:39—47

Estos hechos muestran el nivel de conocimiento que David desarrolló acerca de la Voluntad de Jehová—Dios. En uno de sus salmos leemos precisamente el deleite de David en hacer la Voluntad de Dios,

El hacer tu voluntad, Dios mío, hame agradado; Y tu ley está en medio de mis entrañas. Salmos 40:8

Saúl fue desechado por Jehová—Dios para ser rey precisamente por no haber cumplido con la instrucción que el Señor le había dado en torno a Amalec; mas sin embargo, habiendo tenido la oportunidad de matar a Saúl y librarse de la persecución, y sobre todo, de llegar al trono según la unción que había recibido del profeta Samuel, David prefirió seguir siendo errante por los desiertos y perseguido por Saúl, hasta que Jehová—Dios determinara lo contrario. Demostró con su decisión lo valioso de saber esperar a Jehová. ¡Qué muestra de confianza en Jehová—Dios!

22 Y Samuel dijo: ¿Tiene Jehová tanto contentamiento con los holocaustos y víctimas, como en obedecer a las palabras de Jehová? Ciertamente el obedecer es mejor que los sacrificios; y el prestar atención que el sebo de los carneros: 23 Porque como pecado de adivinación es la rebelión, y como ídolos é idolatría el infringir. Por cuanto tú desechaste la palabra de Jehová, él también te ha desechado para que no seas rey. 1 Samuel 15:22-23


David entendió que su vida profetizaba sobre alguien más de quien él aun no conocía,


Al Músico principal: Salmo de David. BIENAVENTURADO el que piensa en el pobre: En el día malo lo librará Jehová. 2 Jehová lo guardé, y le dé vida: sea bienaventurado en la tierra, Y no lo entregues a la voluntad de sus enemigos. 3 Jehová lo sustentará sobre el lecho del dolor: Mullirás toda su cama en su enfermedad. 4 Yo dije: Jehová, ten misericordia de mí; Sana mi alma, porque contra ti he pecado. 5 Mis enemigos dicen mal de mí preguntando: ¿Cuándo morirá, y perecerá su nombre? 6 Y si venía a ver me, hablaba mentira: Su corazón se amontonaba iniquidad; Y salido fuera, la hablaba. 7 Reunidos murmuraban contra mí todos los que me aborrecían: Contra mí pensaban mal, diciendo de mí: 8 Cosa pestilencial de él se ha apoderado; Y el que cayó en cama, no volverá a levantarse. 9 Aun el hombre de mi paz, en quien yo confiaba, el que de mi pan comía, Alzó contra mí el calcañar. 10 Mas tú, Jehová, ten misericordia de mí, y hazme levantar, Y daré les el pago. 11 En esto habré conocido que te he agradado, Que mi enemigo no se holgará de mí. 12 En cuanto a mí, en mi integridad me has sustentado, Y me has hecho estar delante de ti para siempre. 13 Bendito sea Jehová, el Dios de Israel, Por siglos de siglos. Amén y Amén. Salmos 41

Tan pronto David es establecido en el trono de Israel e introduce el Arca del Pacto en Jerusalén, David estableció el fundamento de su Reino en el reconocimiento del valor de no tocar al ungido de Jehová,

20 Y andaban de nación en nación, Y de un reino a otro pueblo. 21 No permitió que nadie los oprimiese: Antes por amor de ellos castigó a los reyes. 22No toquéis, dijo, a mis ungidos, Ni hagáis mal a mis profetas. 1 Crónicas 16:20-22

No tocar al ungido de Jehová significa reconocer a Jesús, a quien Dios envió para salvación de su pueblo, para establecer por la sujeción a Él y por el establecimiento de su soberanía, la Voluntad de Dios sobre la tierra. El día cuando David introdujo el Arca del Pacto a Jerusalén, un acto profético, demandó que fuera proclamado todos los días la Presencia de la Salvación del Señor, David dijo: Proclamad día tras día su salvación (יְשׁוּעָתֽוֹ); en el hebreo, sin embargo, se lee: proclamad día tras día su Salvador (su Jesús)

Cantad á Jehová, toda la tierra, Anunciad de día en día su salud (יְשׁוּעָתֽוֹ). 1 Crónicas 16:23

Esta ley y ordenanza que le fue impuesta por el Espíritu quedó registrada como tal en el libro de los Salmos,

No toquéis, dijo, a mis ungidos, Ni hagáis mal a mis profetas. Salmo 105:15

No tocar al ungido de Jehová no significa necesariamente levantarse en contra de alguien, significa levantarse en contra del propósito de Dios, significa oponerse a los planes diseñados por Dios, significa resistirse al camino que Dios trazó para que caminemos por él; significa levantarse en contra de su autoridad.

Todo aquel que se levanta en contra de la autoridad, es seducido por las tinieblas, y en contra de Jehová—Dios se levanta,

Destruyendo consejos, y toda altura que se levanta contra la ciencia de Dios, y cautivando todo intento a la obediencia, de Cristo; 2 Corintios 10:5

Y gana para sí el juicio de Jehová,

Así que, el que se opone a la potestad, a la ordenación de Dios resiste: y los que resisten, ellos mismos ganan condenación para sí. Romanos 13:2

No tocareis al ungido de Jehová no es la excusa para ganar estatus, ni el argumento para buscar el reconocimiento de las gentes; No tocareis al ungido de Jehová es la Revelación de una ordenanza para vivir sobre la tierra conforme a las leyes del Cielo.

No tocareis al ungido de Jehová no significa no hacer nada y quedarse de brazos cruzados, es la confianza de que Dios hará, es la esperanza de ver cumplida la convicción de que Dios tomó nuestra vida, y Él organiza la agenda.

No tocareis al ungido de Jehová significa no tomar venganza por nuestras manos; es no irrumpir en los planes de Dios, es dejar que la Justicia de Dios sea establecida por encima de la justicia del hombre; es la decisión de someterse a la ley del Cielo.

No tocareis al ungido de Jehová significa vivir por Revelación; solo quien se somete a la Revelación de la Escritura puede entender lo que significa No tocareis al ungido de Jehová.


¿Quieres ayudar a este ministerio traduciendo este estudio a otros idiomas? Ponte en contacto con nosotros.


Las citas bíblicas son tomadas de la Versión Reina-Valera Antigua, 1909 (RVA)

Pastor Pedro Montoya

WhatsApp. 1 (407) 764-2699

Twitter: @pastormontoya

http://www.ministerioscristorey.com

[1] 1 Samuel 24:11

[2] Exodo 20:13

[3] 1 Samuel 15:28

[4] Idem 16:1, 13

[5] Idem 24:4

[6] Idem 24:21—23

Programa Radial “Jesús, Señor y Cristo”. Programa núm. 18: La Vida en el Espiritu: Los Dones Espirituales (Audio)



 


Programa núm.  18: martes 12 noviembre, 2019


La vida en el Espíritu: Los dones espirituales

Introducción:

Gálatas 5:16: Digo pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis la concupiscencia de la carne.

Efesios 5:18: Y no os embriaguéis de vino, en lo cual hay disolución; mas sed llenos de Espíritu;

1 Corintios 12:1—7: Y ACERCA de los dones espirituales, no quiero, hermanos, que ignoréis. Sabéis que cuando erais Gentiles, ibais, como erais llevados, a los ídolos mudos. Por tanto os hago saber, que nadie que hable por Espíritu de Dios, llama anatema a Jesús; y nadie puede llamar a Jesús Señor, sino por Espíritu Santo. Empero hay repartimiento de dones; mas el mismo Espíritu es. Y hay repartimiento de ministerios; mas el mismo Señor es. Y hay repartimiento de operaciones; mas el mismo Dios es el que obra todas las cosas en todos. Empero a cada uno le es dada manifestación del Espíritu para provecho.


  • Acerca de los dones del Espíritu

Romanos 12:5—8:  5 Así muchos somos un cuerpo en Cristo, mas todos miembros los unos de los otros. De manera que, teniendo diferentes dones según la gracia que nos es dada, si el de profecía, úsese conforme a la medida de la fe; si ministerio, en servir; o el que enseña, en doctrina; El que exhorta, en exhortar; el que reparte, hágalo en simplicidad; el que preside, con solicitud; el que hace misericordia, con alegría.

1 Corintios 12:7—10: Empero a cada uno le es dada manifestación del Espíritu para provecho. Porque a la verdad, á éste es dada por el Espíritu palabra de sabiduría; a otro, palabra de ciencia según el mismo Espíritu; A otro, fe por el mismo Espíritu, y a otro, dones de sanidades por el mismo Espíritu; 10 A otro, operaciones de milagros, y a otro, profecía; y a otro, discreción de espíritus; y a otro, géneros de lenguas; y a otro, interpretación de lenguas.

Efesios 4:8: Por lo cual dice: Subiendo a lo alto, llevó cautiva la cautividad, Y dio dones a los hombres.


  • Acerca de los Ministerios del Espíritu

Hechos 6:4: Y nosotros persistiremos en la oración, y en el ministerio de la palabra.

1 Corintios 16:15: Y os ruego, hermanos, (ya sabéis que la casa de Estéfanas es las primicias de Acaya, y que se han dedicado al ministerio de los santos)

2 Corintios 3:8: ¿Cómo no será más bien con gloria el ministerio del espíritu?

2 Corintios 3:9: Porque si el ministerio de condenación fue con gloria, mucho más abundará en gloria el ministerio de justicia.

2 Corintios 5:18: Y todo esto es de Dios, el cual nos reconcilió á sí por Cristo; y nos dio el ministerio de la reconciliación.

Efesios 4:11-13: 11Y él mismo dio unos, ciertamente apóstoles; y otros, profetas; y otros, evangelistas; y otros, pastores y doctores; 12Para perfección de los santos, para la obra del ministerio, para edificación del cuerpo de Cristo; 13Hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la edad de la plenitud de Cristo:

2 Timoteo 4:5: Pero tú vela en todo, soporta las aflicciones, haz la obra de evangelista, cumple tu ministerio.


  • Ministerios no convencionales

2 Timoteo 4:11: Lucas solo está conmigo. Toma a Marcos, y tráele contigo; porque me es útil para el ministerio.

Colosenses 4:14: Os saluda Lucas, el médico amado, y Demas.

Hechos 6:4-6: Buscad pues, hermanos, siete varones de vosotros de buen testimonio, llenos de Espíritu Santo y de sabiduría, los cuales pongamos en esta obra.Y nosotros persistiremos en la oración, y en el ministerio de la palabra. Y plugo el parecer a toda la multitud; y eligieron a Esteban, varón lleno de fe y de Espíritu Santo, y a Felipe, y a Prócoro, y a Nicanor, y a Timón, y á Parmenas, y a Nicolás, prosélito de Antioquía: A estos presentaron delante de los apóstoles, los cuales orando les pusieron las manos encima.


  • Acerca de las Operaciones del Espíritu

1 Corintios 12:6: Y hay repartimiento de operaciones; mas el mismo Dios es el que obra todas las cosas en todos.

Romanos 12:4: Porque de la manera que en un cuerpo tenemos muchos miembros, empero todos los miembros no tienen la misma operación;

1 Corintios 12:10: A otro, operaciones de milagros, y a otro, profecía; y a otro, discreción de espíritus; y a otro, géneros de lenguas; y a otro, interpretación de lenguas.

Efesios 1:19: Y cuál aquella supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, por la operación de la potencia de su fortaleza,

Efesios 3:7: Del cual yo soy hecho ministro por el don de la gracia de Dios que me ha sido dado según la operación de su potencia.

Efesios 4:16: Del cual, todo el cuerpo compuesto y bien ligado entre sí por todas las junturas de su alimento, que recibe según la operación, cada miembro conforme a su medida toma aumento de cuerpo edificándose en amor.

La antorcha del cuerpo es el ojo…




La antorcha del cuerpo es el ojo: pues si tu ojo fuere simple, también todo tu cuerpo será resplandeciente; mas si fuere malo, también tu cuerpo será tenebroso. Lucas 11:34

A simple vista estamos ante una figura retórica, un símil que pretende explicar el valor de la vista ante las experiencias de la vida, que interpretado bien podría entenderse como la capacidad de ver, la capacidad de entender, o sencillamente como la capacidad de discernir el verdadero valor espiritual de las situaciones.

Sin embargo, como una verdad espiritual no puede ser presentada a través de elementos de la carne,[1] porque las cosas del Espíritu tienen que examinarse espiritualmente,[2] tenemos que establecer que la expresión nos conduce a entender que hay una enseñanza mucho mayor que la de simplemente entender correctamente las situaciones que enfrentamos. De otra manera, cómo podríamos explicar que las ruedas junto a las figuras de los cuatro animales, en la visión de Ezequiel, estaban llenos de ojos alrededor,[3] visión que se repite también en el Apocalipsis.[4]

El ojo no solo es la forma de ver o entender, no tiene que ver solo con la apreciación que la gente se forma de la realidad; hay algo más, el ojo porta un valor espiritual que hace que el cuerpo reciba luz o tinieblas, dependiendo de las decisiones-acciones de la persona en cuanto a lo que ve. El principio lo observamos en las decisiones-acciones de Adam y Eva:

Mas sabe Dios que el día que comiereis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como dioses sabiendo el bien y el mal. 6Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella. 7Y fueron abiertos los ojos de entrambos, y conocieron que estaban desnudos: entonces cosieron hojas de higuera, y se hicieron delantales. Génesis 3:5-7

La insinuación de la serpiente: serán abiertos vuestros ojos, sabiendo el bien y el mal, hechizó a Eva e hizo que ella viera el mismo fruto que estaba acostumbrada a ver con un peso espiritual diferente. Esta insinuación se ubicó en los ojos de Eva primero, y luego en Adam, a tal grado que ella vio que el árbol era bueno para comer. Los ojos tienen una potencia espiritual, a manera de un lente intraocular, que transforma la visión de la persona y la transforma en luz o en tinieblas, según el grado de obediencia o desobediencia que la persona presenta ante la Palabra de Dios, o hacia las cosas del Reino.

Si continuamos observando en la historia de este encuentro, veremos que la decisión-acción de ellos de comer, en desobediencia a la Palabra de Dios convirtió su ojo en tenebroso y vieron su estado de desnudez, normal hasta ese momento, como un estado deshonroso.

La serpiente determinó lo que significaría para el hombre ver: seréis como dioses sabiendo el bien y el mal. El apóstol Pablo denuncia en su segunda epístola a los Corintios que Satanás ha enceguecido los ojos de la generación de Adam:

En los cuales el dios de este siglo cegó los entendimientos de los incrédulos, para que no les resplandezca la lumbre del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios. 2da. Corintios 4:4

El depósito de tenebrosidad que la serpiente colocó en los ojos de Eva, y por ésta en Adam, hizo que los ojos sean los medios utilizados por las brujas para hechizar, para hipnotizar, para paralizar con la mirada. El siguiente ejemplo no solo es una ilustración de coquetería, es el medio usado por Jezabel para cautivar el alma de los hombres,

Vino después Jehú a Jezreel: y como Jezabel lo oyó, adornó sus ojos con alcohol, y atavió su cabeza, y asomóse a una ventana. 2 Reyes 9:30

El profeta Ezequiel hace mención también que esta forma de enceguecimiento es una práctica de hechizos que las brujas lanzan sobre las personas para hacer que vean lo que ellas quieren que las gentes vean.

y di: Así ha dicho Jehová el Señor: ¡Ay de aquellas que cosen vendas mágicas para todas las manos, y hacen velos mágicos para la cabeza de toda edad, para cazar las almas! ¿Habéis de cazar las almas de mi pueblo, para mantener así vuestra propia vida? Ezequiel 13:18 (RV60)


Por tanto, así ha dicho Jehová el Señor: He aquí yo estoy contra vuestras vendas mágicas, con que cazáis las almas al vuelo; yo las libraré de vuestras manos, y soltaré para que vuelen como aves las almas que vosotras cazáis volando. Ezequiel 13:20 (RV60)

Desde el momento en que Adam y Eva aceptaron la insinuación de la serpiente, de allí en adelante el ver del hombre no solo consiste en observar una realidad, es por el contrario, el poder de establecimiento de una realidad espiritual, buena o mala, según la luz —o las tinieblas—que el hombre porta: Mira pues, si la lumbre que en ti hay, es tinieblas (11:35).


¿Qué significa entonces que la antorcha encendida del cuerpo es el ojo?

Significa que el ojo tiene una capacidad espiritual de transformación y manipulación, en principio, sobre la persona misma, y sobre otros cuando la persona se impone de forma abusiva. Es una potestad espiritual, como ya quedó establecido, colocada por la serpiente en los ojos de Adam y Eva, y en la generación de éstos, para establecer en su entorno luz o tinieblas.

Expresiones como, miraba con desprecio a su señora,[5] mirando con enojo,[6] viéndole con compasión,[7] etc., no son solo expresiones retoricas sino la descripción real ‑espiritual‑ de lo que la gente establece a través de su mirar.

Mirar con enojo significa establecer enojo y enlazar a otros con tal sentimiento; significa no solo un establecimiento de tinieblas dentro de la persona misma que ve con tal sentimiento, sino también un envolver a otros dentro de tales tinieblas. Un ejemplo claro de esta manipulación de tinieblas en el siguiente caso presentado por Jesús mismo,

¿No me es lícito a mí hacer lo que quiero con lo mío? o ¿es malo tu ojo, porque yo soy bueno? Mateo 20:15

En la revisión de este caso puede observarse que quienes actuaban de esta forma introdujeron en el ambiente un espíritu de murmuración: murmuraban contra el padre de la familia.[8] Un ojo malo puede hacer daño si no se le detiene.

Ver con tinieblas puede afectar el estado de ánimo de una persona:

Y Pedro y los que estaban con él, estaban cargados de sueño: y como despertaron, vieron su majestad, y a aquellos dos varones que estaban con él. Lucas 9:32

Ver con tinieblas afecta el discernimiento espiritual de la persona:

Mas los ojos de ellos estaban embargados, para que no le conociesen. Lucas 24:16

El caso de muchos de los escribas, fariseos y doctores de la Ley, que tenían distorsionada la vista espiritual:

Entonces los Judíos le dijeron: Ahora conocemos que tienes demonio. Abraham murió, y los profetas, y tú dices: El que guardare mi palabra, no gustará muerte para siempre. Juan 8:52

La encomienda del Espíritu Santo es sacar la viga de nuestro ojo, primero,

¿O cómo puedes decir a tu hermano: Hermano, deja, echaré fuera la paja que está en tu ojo, no mirando tú la viga, que está en tu ojo? Hipócrita, echa primero fuera de tu ojo la viga, y entonces verás bien para sacar la paja que está en el ojo de tu hermano. Lucas 6:42

Para que entonces podamos establecer una realidad espiritual perfecta y establezcamos el respectivo juicio sobre las tinieblas,

Empero el espiritual juzga todas las cosas; mas él no es juzgado de nadie. 1ra. Corintios 2:15

 


¿Cómo descubrir si tengo un ojo tenebroso?

El ojo tenebroso es puesto de manifiesto en la interacción con otras personas. Nadie sabe que tiene ojo tenebroso sino hasta cuando interactúa con otras personas, principalmente por las reacciones que manifiesta ante ellos.

El caso de los jornaleros que fueron contratados para trabajar solo una hora sacó a la luz el ojo malo de los jornaleros que trabajaron el día completo:

Diciendo: Estos postreros sólo han trabajado una hora, y los has hecho iguales a nosotros, que hemos llevado la carga y el calor del día. Mateo 20:12

El ojo malo de ellos consistía en considerarse más dignos que los otros, pero si no hubiese surgido esta situación de contraste de paga por horas trabajadas, ellos nunca lo hubieran descubierto, y quizá hasta lo hubiesen considerado con un sentimiento de verse como hombres de esfuerzo y valor.

El caso de Agar que veía a su señora con desprecio sacó a la luz la arrogancia de Agar quien hasta ese momento lo único que conocía de su condición era que ella era una esclava.

El ojo tenebroso es puesto de manifiesto en la interacción con otros, cuando logramos ver las distintas reacciones en respuesta a la forma de actuar de ellos.

Hierro con hierro se aguza; Y el hombre aguza el rostro de su amigo. Proverbios 27:17

Coraje, resentimiento, humillación, dolor, etc., no son solo reacciones ante estímulos de las acciones de otros, son muestra de la existencia de un ojo tenebroso que ha estado cohabitando dentro del ser mismo, evidencia de una antorcha encendida que ha sido llevada dentro de la casa, pero puesta debajo del almud.


¿Cómo logro que mi ojo sea luminoso?

El ojo es la antorcha encendida del cuerpo; un ojo tenebroso es el resultado de una antorcha encendida colocada debajo del almud, un ojo luminoso es el resultado de una antorcha encendida que sido sacada de debajo del almud y puesta en el candelero para que toda la casa sea iluminada. El proceso es simple, se trata de sacar la antorcha encendida de debajo del almud y colocarla en el candelero, ¿Cómo lo logro?

El proceso consiste en ver y seguir el modelo propuesto: Jesús. El apóstol Pablo lo presentó de la siguiente forma:

SED imitadores de mí, así como yo de Cristo. 1ra. Corintios 11:1


Hermanos, sed imitadores de mí, y mirad los que así anduvieren como nos tenéis por ejemplo. Filipenses 3:17

Si la enseñanza es de Jesús, y fue Él quien descubrió la importancia espiritual del tema, ¿no le parece que el proceso consiste en ver y seguir el camino que Jesús trazó? Efectivamente, eso es lo que las Escrituras establecen:

Puestos los ojos en al autor y consumador de la fe, en Jesús; el cual, habiéndole sido propuesto gozo, sufrió la cruz, menospreciando la vergüenza, y sentóse a la diestra del trono de Dios. Hebreos 12:2

El ojo tenebroso es transformado cuando nuestros ojos son puestos en Jesús. La caída de Adam y Eva consistió en haber apartado la vista de la Palabra ‑Jesús, el verbo de Dios‑ y haberla sustituido por la palabra de la serpiente.

Cuando Moisés levantó una serpiente de metal en el desierto y la propuso como el antídoto a la mordedura de las serpientes,[9] estaba denunciando que esa era la condición de la generación de Adam y que por cuya fijación en ella se encontraba alejado de Dios. Por eso, cuando Jesús estableció que era necesario que el hijo del hombre fuera levantado como fue levantada la serpiente, estaba estableciendo que el camino de la luz es Jesús.[10]

Poner los ojos en Jesús es ver a Jesús como la recuperación de la imagen que fue arrebatada por la serpiente en el Edén. Poner los ojos en Jesús significa oír su Palabra y validarla como la decisión-acción en obediencia a Dios. Poner los ojos en Jesús es andar como Él anduvo.[11] Poner los ojos en Jesús es la decisión-acción de someterse a su señorío. Poner los ojos en Jesús es renunciar a la religiosidad mundana que propone un mensaje moralista y filosófico como el mensaje del evangelio. Poner los ojos en Jesús es construir sobre su enseñanza, y vivirla sin interpretación que la diluya.

Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la peña; 25Y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y combatieron aquella casa; y no cayó: porque estaba fundada sobre la peña. 26Y cualquiera que me oye estas palabras, y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena; 27Y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, e hicieron ímpetu en aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina. Mateo 7:24-27

Poner los ojos en Jesús es tomar una decisión, una decisión firme, y vivir por ella,

Mas sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos…  25Mas el que hubiere mirado atentamente en la perfecta ley, que es la de la libertad, y perseverado en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, este tal será bienaventurado en su hecho. Santiago 1:22-25


¡Que Dios prospere tu camino!

 


Las citas bíblicas son tomadas de la Versión Reina-Valera Antigua, 1909 (RVA)

 


Pastor Pedro Montoya

Tel Cel. (407) 764-2699

Twitter: @pastormontoya

http://www.ministerioscristorey.com


[1] Mateo 16:17

[2] 1ra. Corintios 2:14

[3] Ezequiel 1:18; 10:12

[4] Apocalipsis 4:6-8

[5] Génesis 16:4

[6] Marcos 3.5

[7] Lucas 10:33

[8] Mateo 20:10

[9] Números 21:9

[10] Juan 3:14

[11] 1ra. Juan 2:6

La Doctrina de Cristo


La doctrina de Cristo es la piedra angular de la doctrina de la salvación. Se le conoce como tal, y no como la doctrina de Jesús, porque los apóstoles destacaron en su proclamación desde un principio que Jesús es el Mesías (el Cristo en griego), tal y como se observa en la respuesta con que el apóstol responde a Jesús,

Y respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.      Mateo 16:16

Por destacar tal énfasis es que precisamente en Antioquia fueron llamados, cristianos,

Y conversaron todo un año allí con la iglesia, y enseñaron á mucha gente; y los discípulos fueron llamados Cristianos primeramente en Antioquía. Hechos 11:26

Fue la doctrina base de la proclamación del Evangelio establecida por los apóstoles en los inicios de las comunidades de fe, tanto así que en los textos de los primeros relatos se le conoce como la doctrina de los apóstoles.[1]

La primera vez que aparece esta doctrina en su forma institucional es durante la fiesta solemne de Sukkot, al cabo de 50 días de la resurrección de Jesús., en lo que se conoce como el inicio de la iglesia de Jerusalén.

No que anteriormente no se hubiera establecido. Jesús mismo habló de sí, que Él era el Cristo, el Hijo de Dios, incluso usó términos proféticos para referirse a sí, como el hijo del hombre, que claramente establecían su cuidado porque la gente entendiera que en Él se cumplían todas las profecías anunciando al Mesías. Pero su enseñanza nunca fue dirigida a establecer un cuerpo doctrinal proclamativo.

Fueron los apóstoles en su misión de testigos quienes cuidaron de proclamar una doctrina organizada conforme a las vivencias con Jesús, y en concordancia con las Escrituras. En los primeros relatos de la actividad apostólica quedó registrado que las comunidades de fe crecían en las enseñanzas de los apóstoles.

Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, y en la comunión, y en el partimiento del pan, y en las oraciones. Hechos 2:42

Aun en los tiempos del apóstol Pablo se seguía manteniendo esta discreción,

Edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesús Cristo mismo; Efesios 2:20

La doctrina de Cristo consistía en probar por las Escrituras que Jesús, varón aprobado por Dios, es el Mesías, que ha resucitado de entre los muertos, porque la muerte no le pudo retener, y que hoy está sentado a la diestra de Dios-Padre.

Varones Israelitas, oíd estas palabras: Jesús Nazareno, varón aprobado de Dios entre vosotros en maravillas y prodigios y señales, que Dios hizo por él en medio de vosotros, como también vosotros sabéis; … 24Al cual Dios levantó, sueltos los dolores de la muerte, por cuanto era imposible ser detenido de ella. Hechos 2:22-24

Desde esa primera manifestación pública, Jesús fue proclamado en toda reunión privada o pública como el Cristo, no como segundo nombre de Jesús, sino en aceptación y establecimiento de la palabra profética que sobre Él se había profetizado desde tiempo antiguo, que sería enviado por Dios un profeta como Moisés,[2] identificado como el Mesías (el Cristo, en griego), quien enseñaría todas las cosas,[3] y establecería un pacto nuevo, no similar al de Moisés, en letra, sino un pacto grabado en los corazones de quienes se sujeten a Él.[4]

Aunque, Mesías, realmente significa, ungido, y en otros textos se utiliza para referirse a aquel que Jehová Dios ha escogido, en la proclamación de ese primer día, el apóstol al citar las palabras mismas de David hace ver que el salmista distingue al Cristo, y lo identifica junto con Dios,

Porque David dice de él (Jesús): Veía al Señor siempre delante de mí: Porque está a mi diestra, no seré conmovido. Hechos 2:25 (referencia al salmo 16:8)

David es también uno ungido, pero en ninguno de sus salmos habla de sí mismo sino de Jesús, a quien identifica como mayor que él, reconociéndolo en el Espíritu como Dios. En el salmo 16 David profetiza de la resurrección de Jesús.

26Por lo cual mi corazón se alegró, y gozóse mi lengua; Y aun mi carne descansará en esperanza; 27Que no dejarás mi alma en el infierno, Ni darás a tu Santo que vea corrupción. 28Hicísteme notorios los caminos de la vida; Me henchirás de gozo con tu presencia. Hechos 2:25-28[5]

El apóstol Pedro explicó durante su primera proclamación pública que esa Palabra es en cumplimiento de la resurrección de Jesús,

29Varones hermanos, se os puede libremente decir del patriarca David, que murió, y fue sepultado, y su sepulcro está con nosotros hasta del día de hoy. 30Empero siendo profeta, y sabiendo que con juramento le había Dios jurado que del fruto de su lomo, cuanto a la carne, levantaría al Cristo que se sentaría sobre su trono; 31Viéndolo antes, habló de la resurrección de Cristo, que su alma no fue dejada en el infierno, ni su carne vio corrupción. 32A este Jesús resucitó Dios, de lo cual todos nosotros somos testigos. 33Así que, levantado por la diestra de Dios, y recibiendo del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que vosotros veis y oís. Hechos 2:29-33

La conclusión de la proclamación del apóstol es todavía más contundente, y explica que Jesús está a la diestra de Dios Padre

34Porque David no subió a los cielos; empero él dice: Dijo el Señor a mi Señor: Siéntate a mi diestra, 35Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies. 36Sepa pues ciertísimamente toda la casa de Israel, que a éste Jesús que vosotros crucificasteis, Dios ha hecho Señor y Cristo. Hechos 2:34-36

Así que, Jesús es el Mesías (el Cristo, en griego), ha resucitado y está sentado a la diestra del Padre entre tanto todos sus enemigos son puestos por estrado de sus pies. Con esta proclamación llenaron a Jerusalén y establecieron así la doctrina del comienzo,[6] la doctrina de los apóstoles, la doctrina de Cristo,

Diciendo: ¿No os denunciamos estrechamente, que no enseñaseis en este nombre? y he aquí, habéis llenado a Jerusalem de vuestra doctrina, y queréis echar sobre nosotros la sangre de este hombre. Hechos 5:28

La doctrina de Cristo es la doctrina de la salvación. Nadie que no pueda reconocerla ni aceptarla puede ser salvo. Los apóstoles la identificaron como piedra angular del edificio espiritual, personal y colectiva, de la vida de fe.

La doctrina de Cristo fue proclamada por los apóstoles en Jerusalén,

Este es la piedra reprobada de vosotros los edificadores, la cual es puesta por cabeza del ángulo. Hechos 4:11

Proclamada y establecida entre las comunidades hebreas en la diáspora,

Al cual allegándoos, piedra viva, reprobada cierto de los hombres, empero elegida de Dios, preciosa, … 6Por lo cual también contiene la Escritura: He aquí, pongo en Sión la principal piedra del ángulo, escogida, preciosa; Y el que creyere en ella, no será confundido. 7Ella es pues honor a vosotros que creéis: mas para los desobedientes, la piedra que los edificadores reprobaron, esta fue hecha la cabeza del ángulo; 1ra. Pedro 2:4-7

Establecida y proclamada entre las comunidades gentiles de la misma forma como lo fue entre judíos,

Edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesús Cristo mismo; Efesios 2:20

Esta Palabra de fundamento es establecida a partir de las Palabras proféticas del salmista David en torno al Mesías,

La piedra que desecharon los edificadores, Ha venido a ser cabeza del ángulo. Salmo 118:22

No tener una adecuada cristología nos conduce a caer en apostasía, así que es necesario entender sobre la doctrina del comienzo en la doctrina de Cristo, para con conocimiento y discernimiento saber en quien hemos creído, y mantenernos sin fluctuar en la esperanza de salvación que profesamos.

Los cuatro evangelios que conocemos actualmente, considerados universalmente como legítimos en su contenido, fueron escritos con el propósito de dejar establecido para la posteridad la doctrina de Cristo. Tienen la misión de que el lector conozca acerca de la obra del Mesías, y para que leyendo, como dice Juan, creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios; y para que creyendo, tengáis vida en su nombre.[7]

Las columnas de la doctrina de Cristo son los siguientes,

  • La doctrina de Cristo está descrita en los textos de la Ley Mosaica, en los escritos proféticos, y en los salmos,

La doctrina de Cristo no es una innovación del cristianismo, ni siquiera doctrina acuñada por Jesús mismo.

Nadie me la quita, mas yo la pongo de mí mismo. Tengo poder para ponerla, y tengo poder para volverla a tomar. Este mandamiento recibí de mi Padre. Juan 10:18


¿No crees que yo soy en el Padre, y el Padre en mí? Las palabras que yo os hablo, no las hablo de mí mismo: mas el Padre que está en mí, él hace las obras. Juan 14.10

La doctrina de Cristo se encuentra dispersa en los escritos de la Ley, de los profetas y de los salmos,

Y comenzando desde Moisés, y de todos los profetas, declarábales en todas las Escrituras lo que de él decían. 44Y él les dijo: Estas son las palabras que os hablé, estando aún con vosotros: que era necesario que se cumpliesen todas las cosas que están escritas de mí en la ley de Moisés, y en los profetas, y en los salmos. Lucas 24:27, 44

Todas las referencias que son citadas en los cuatro evangelios reconocen una diferencia en las enseñanzas de Jesús respecto de las conocidas en ese momento, pero reconocen también que tales enseñanzas pertenecen a la Ley, a los Profetas y a los Salmos.

Oísteis que fue dicho a los antiguos: No matarás; mas cualquiera que matare, será culpado del juicio. … 22Mas yo os digo … Mateo 5:21, 22


Oísteis que fue dicho: No adulterarás: … 28Mas yo os digo … Mateo 5:27, 28


Oísteis que fue dicho a los antiguos: Ojo por ojo, y diente por diente. … 39Mas yo os digo … Mateo 5:38, 39


Oísteis que fue dicho: Amarás a tu prójimo, y aborrecerás a tu enemigo. … 44Mas yo os digo … Mateo 5:43


Y fue que, como Jesús acabó estas palabras, las gentes se admiraban de su doctrina; 29Porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los escribas. Mateo 7:28, 29


Mas en vano me honran, Enseñando doctrinas y mandamientos de hombres. Mateo 15:9


Entonces entendieron que no les había dicho que se guardasen de la levadura de pan, sino de la doctrina de los Fariseos y de los Saduceos. Mateo 16.12

La doctrina de Jesús no es nueva, está contenida en la Ley Mosaica, en los escritos proféticos y en los salmos. Los religiosos se apartaron de la enseñanza espiritual, y agregaron interpretaciones propias, lejanas de los propósitos por la cual fue establecida.

  • La doctrina de Cristo establece que Jesús es Dios

Este punto es el más atacado por las doctrinas heréticas. Toda doctrina apostata se fundamenta sobre la divulgación de que Jesús no es Dios. Reconocen su aspecto profético, y aun celestial, pero desvirtúan su naturaleza y esencia divina.

EN el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. 2Este era en el principio con Dios. Juan 1:1,12:


Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús: 6El cual, siendo en forma de Dios, no tuvo por usurpación ser igual a Dios: Filipenses 2:5,6

Jesús es Dios. El testimonio de Jesús mismo,

Yo y el Padre una cosa somos36¿A quien el Padre santificó y envió al mundo, vosotros decís: Tú blasfemas, porque dije: Hijo de Dios soy? 38Mas si las hago, aunque a mí no creáis, creed a las obras; para que conozcáis y creáis que el Padre está en mí, y yo en el Padre. Juan 10.30

Por eso, solo quien reconoce, acepta y se sujeta a la doctrina de Cristo es quien único puede vencer al mundo y no está sujeto a Satanás,

¿Quién es el que vence al mundo, sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios? … Empero sabemos que el Hijo de Dios es venido, y nos ha dado entendimiento para conocer al que es verdadero: y estamos en el verdadero, en su Hijo Jesús Cristo. Este es el verdadero Dios, y la vida eterna. 1ra. Juan 5:5

El nombre de Jesús aparece escrito en todo el Antiguo Testamento.

En los escritos de la Ley Mosaica, el nombre de Jesús es presentado en forma codificada. Lo vemos en la revelación que Moisés recibe de Dios en torno a su nombre.

Y dijo más Dios a Moisés: Así dirás a los hijos de Israel: Jehová, el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob, me ha enviado a vosotros. Este es mi nombre para siempre, este es mi memorial por todos los siglos. Éxodo 3:15

Dios se revela a sí mismo ante Moisés como, Jehovah, y como, Yo soy el que soy (אֶהְיֶה אֲשֶׁר אֶהְיֶה).

Esta integración de nombres: אֶהְיֶה אֲשֶׁר יְהוָה (jeh_vah soy el que soy), es la base de donde eventualmente resultará el nombre con el que se revelará a Maria el nombre del Mesías.

Este es el nombre codificado: Jesús Yo soy, nombre que fue revelado a los discípulos la noche cuando Jesús caminó sobre las aguas. Observémoslo en el siguiente gráfico.

אֶהְיֶה אֲשֶׁר יְהוָה Yo soy el que soy

יְהוֹשֻׁעַ Josué

ישוע Jesús

El nombre de Jesús es presentado en el libro de los salmos en forma profética. Revisemos por ejemplo el salmo 20, versos 5 y 6.

5Nosotros nos alegraremos por tu salud, Y alzaremos pendón en el nombre de nuestro Dios: Cumpla Jehová todas tus peticiones. 6 Ahora echo de ver que Jehová guarda a su ungido: Oirálo desde los cielos de su santidad, Con la fuerza de la salvación de su diestra.

En el verso 5, el término, tu salud (salvación); y en el versículo 6, la salvación, se escriben en hebreo de la siguiente forma, respectivamente:

  • בִּ֮ישׁ֤וּעָתֶ֗ךָ

  • יֵ֣שַׁע

La raíz de ambas palabras, es: ישׁועת

Ahora, comparémoslo con los nombres de Josué, y Jesús.

יְהוֹשֻׁעַ Josué

ישוע Jesús

¿Qué observamos? Efectivamente, observamos el nombre, Jesús.

Cuando David escribió sus salmos, en sus letras estaba hablando de Jesús, y profetizaba de Él como el ungido del Todopoderoso.

Recordemos que Jesús significa salvación, salvador.

Que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador (Jesús), que es CRISTO el Señor. Lucas 2:11

Ahora, cambiemos la palabra salud, salvación, por su significado profético, Jesús:

5Nosotros nos alegraremos por tu Jesús, Y alzaremos pendón en el en el nombre del que soy el que soy: Cumpla Jehová todas tus peticiones. 6Ahora echo de ver que Jehová guarda a su Mesías (Cristo): Oirálo desde los cielos de su santidad, Con la fuerza de Jesús (sentado) de su diestra.

Otro ejemplo es el salmo 3,

De Jehová es la salud: Sobre tu pueblo será tu bendición. (Selah.) Salmo 3:8

Cambiemos la palabra salud (salvación) por su significado, y tenemos,

De Jehová es Jesús: Sobre tu pueblo será tu bendición. (Selah.) Salmo 3:8

Compárese este salmo con lo que el apóstol Pablo escribió en su epístola a los Efesios:

Y cuál aquella supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, por la operación de la potencia de su fortaleza, Efesios 1:19

El apóstol Pablo está escribiendo en los mismos términos del salmista. Está disertando acerca del nombre de Dios. Todo esto significa que David estaba profetizando sobre la llegada de quien establecería el Reino de los Cielos sobre la tierra.

Así que, el nombre de Jesús surge del nombre de Dios que le es revelado a Moisés, lo cual es la evidencia de que Jesús es Dios.

  • Jesús fue manifestado en la carne

Esta es también columna de la doctrina de salvación, pues por cuanto Jesús participó de carne y sangre, fue que Él pudo en la cruz destruir al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo,[8] para constituirse en heredero, y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen.[9]

Jesús participó de la misma naturaleza adámica, fue hombre, entiéndase humano, cien por ciento. El apóstol Pablo lo llama, el segundo Adam, precisamente por su participación humana.

45Así también está escrito: Fue hecho el primer hombre Adán alma viviente; el postrer Adán, espíritu vivificante. 46Mas lo espiritual no es primero, sino lo animal; luego lo espiritual. 47El primer hombre es de la tierra, terrenal; el segundo hombre, que es el Señor, es del cielo. 1ra. Corintios 15:45-47

Observemos el testimonio de Jesús mismo en cuanto a su naturaleza humana,

39Mirad mis manos y mis pies, que yo mismo soy: palpad, y ved; que el espíritu ni tiene carne ni huesos, como veis que yo tengo. Lucas 24:39

La proclamación del Evangelio no soslaya el tema, por el contrario, lo establece como tema componente de la proclamación, y establece que los nacidos en Él tienen la misma capacidad de Jesús de vencer al pecado,

Porque lo que era imposible a la ley, por cuanto era débil por la carne, Dios enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado, y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne; Romanos 8:3

Lo anterior nos sirve para entender que el pecado es de naturaleza espiritual, pero tiene su asiento en la carne.

La proclamación del Evangelio a los gentiles no fue diferente a la proclamación dirigida a los judíos. Los gentiles fueron instruidos también de que Jesús fue manifestado en carne. La epístola del apóstol Pablo dirigida a la comunidad gentil de Efeso lo demuestra,

Dirimiendo en su carne las enemistades, la ley de los mandamientos en orden a ritos, para edificar en sí mismo los dos en un nuevo hombre, haciendo la paz, Efesios 2:15

El apóstol Pablo instruyó sobre el tema a quienes él capacitó como nuevos ministros del Evangelio. La primera epístola dirigida a Timoteo contiene la enseñanza sobre el tema,

Y sin contradicción, grande es el misterio de la piedad: Dios ha sido manifestado en carne; ha sido justificado con el Espíritu; ha sido visto de los ángeles; ha sido predicado a los Gentiles; ha sido creído en el mundo; ha sido recibido en gloria. 1ra. Timoteo 3:16

El apóstol Pedro también lo establece en sus epístolas,

Porque también Cristo padeció una vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, siendo a la verdad muerto en la carne, pero vivificado en espíritu; 1ra. Pedro 3:18


PUES que Cristo ha padecido por nosotros en la carne, vosotros también estad armados del mismo pensamiento: que el que ha padecido en la carne, cesó de pecado; 1ra. Pedro 4:1

Finalmente, el apóstol Juan, también da testimonio de que Jesús fue manifestado en la carne; y añade, que quienes niegan que Jesús fue manifestado en carne pertenecen a una doctrina falsa, herética, pagana, apostata, aunque se clasifiquen a sí mismos como cristianos.

En esto conoced el Espíritu de Dios: Todo espíritu que confiesa que Jesús Cristo ha venido en carne, es de Dios; 3y todo espíritu que no confiesa que Jesús Cristo ha venido en carne, no es de Dios; y este es el espíritu del anticristo, el cual vosotros habéis oído que viene, y que ahora ya está en el mundo. 1ra. Juan 4:2, 3

Jesús es hombre, un auténtico ser humano, pero a diferencia del resto de la humanidad, pasada, presente y futura, sin pecado,

Porque no tenemos un Pontífice que no se pueda compadecer de nuestras flaquezas; mas tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado. Hebreos 4:15


Y sabéis que él apareció para quitar nuestros pecados, y no hay pecado en él. 1ra. Juan 3:5

Algo más que necesitamos establecer, es que todo lo que Jesús desarrolló sobre la tierra, entiéndase sanidades, milagros, dones, maravillas, etc., lo desarrolló como humano y no como Dios, según es establecido en la Palabra,

El cual, siendo en forma de Dios, no tuvo por usurpación ser igual a Dios: 7Sin embargo, se anonadó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; 8Y hallado en la condición como hombre, se humilló a sí mismo, hecho obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Filipenses 2:6-8

Note cómo el apóstol enfatiza la humanización de Dios en Jesús,

  • Se anonadó,
  • Hecho semejante a los hombres,
  • Hallado en la condición de hombre,

Lo anterior nos útil para entender la capacidad espiritual en Cristo que tenemos los nacidos de nuevo. No solo el pecado no tiene jurisdicción en la persona, sino la potencia del Espíritu que opera en nosotros,

Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó a Cristo Jesús de los muertos, vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros. Romanos 8:11

  • Jesús es antes de la Creación

Jesús declaró ante los escribas y fariseos que Abraham vio su día,

Abraham vuestro padre se gozó por ver mi día; y lo vio, y se gozó. 57Dijéronle entonces los judíos: Aun no tienes cincuenta años, ¿y has visto a Abraham? 58Díjoles Jesús: De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese, yo soy. Juan 8:56-58

En la descripción del relato del Génesis, en la creación y formación del hombre, la decisión de Dios de formarlo a su imagen, en el uso de las Palabras queda claro la pre-existencia de Jesús.

Y dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces de la mar, y en las aves de los cielos, y en las bestias, y en toda la tierra, y en todo animal que anda arrastrando sobre la tierra. Génesis 1:26

¿Qué imagen y que semejanza, si Dios es espíritu?

Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren. Juan 4:24

Los términos imagen y semejanza no se refieren a atributos. Son cualidades de presentación.

El apóstol Pablo descubre que la imagen tomada es la de Jesús.

Porque a los que antes conoció, también predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos; Romanos 8:29


El cual es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda criatura. Colosenses 1:15

Por eso en Cristo Jesús recuperamos la imagen y semejanza extraviada,

Y revestidos del nuevo, el cual por el conocimiento es renovado conforme a la imagen del que lo crio; Colosenses 3:10

En el salmo 110, verso 11, David reconoce la pre-existencia de Jesús,

JEHOVÁ dijo a mi Señor: Siéntate a mi diestra, En tanto que pongo tus enemigos por estrado de tus pies. Salmo 110:1

Jesús haciendo referencia a este texto, dice: si David le llama Señor, ¿cómo (el Cristo) es su Hijo?

Y estando juntos los Fariseos, Jesús les preguntó, 42Diciendo: ¿Qué os parece del Cristo? ¿De quién es Hijo? Dícenle: De David. 43El les dice: ¿Pues cómo David en Espíritu le llama Señor, diciendo: 44Dijo el Señor a mi Señor: Siéntate a mi diestra, Entre tanto que pongo tus enemigos por estrado de tus pies? 45Pues si David le llama Señor, ¿cómo es su Hijo? Mateo 22:41-45

  • Jesús es Señor y Cristo

Este es el punto central de la proclamación del Evangelio. Ninguna salvación se puede considerar realmente legítima salvación si antes no se reconoce el Señorío de Cristo.

Fue el tema doctrinal que el apóstol Pedro estableció como puerta de entrada a la salvación, el día de la manifestación del Espíritu Santo,

Sepa pues ciertísimamente toda la casa de Israel, que a éste Jesús que vosotros crucificasteis, Dios ha hecho Señor y Cristo. Hechos 2:36

El apóstol Pablo lo estableció como parte de su sana doctrina en toda la comunidad de fe gentil que visitó, y encargó a quienes él instruyó a cuidar de establecerla adecuadamente,

Por lo cual Dios también le ensalzó a lo sumo, y dióle un nombre que es sobre todo nombre; 10Para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y de los que en la tierra, y de los que debajo de la tierra; 11Y toda lengua confiese que Jesús Cristo es el Señor, a la gloria de Dios Padre. Filipenses 2:9-11

Se debe tener cuidado con respecto a este punto, pues Señor no es un título, sino el reconocimiento y sometimiento a la autoridad divina,

¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que digo? Lucas 6:46


Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre lanzamos demonios, y en tu nombre hicimos mucho milagros? 23Y entonces les protestaré: Nunca os conocí; apartaos de mí, obradores de maldad. Mateo 7:22,23

El apóstol Juan establece que quien niega que Jesús es el Cristo, pertenece a la doctrina del anticristo,

¿Quién es el mentiroso, sino el que niega que Jesús es el Cristo? Este es anticristo, el que niega al Padre y al Hijo. 1ra. Juan 2:22

Negarlo no solo significa no reconocerlo como tal, sino también, no sujetarse a su Señorío e ignorar todas sus instrucciones, o alterarlas.

Un tema apostata que es predicado dentro de las comunidades de fe, y muy popular, es el tema del libre albedrio. Es un tema apostata, pues en Jesús no hay libre albedrio, o ¿acaso no dice la Escritura que ya no vivo yo, sino Cristo en mí?

Con Cristo estoy juntamente crucificado, y vivo, no ya yo, mas vive Cristo en mí: y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó, y se entregó a sí mismo por mí. Gálatas 2:20

Quien único tiene libre albedrio es el que vive sin Cristo, él tiene el libre albedrio de reconocerlo, o de rechazarlo.

Esta enseñanza apostata ha llevado a muchas comunidades de fe a desarrollar arrogancia y vanidad, presentándose como mayores que Cristo, que hallado en la condición como hombre, se humilló a sí mismo, hecho obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.

  • Jesús tiene todo bajo sus pies

Es presentado dentro de la doctrina de Cristo no solo como reconocimiento y proclamación del Señorío de Cristo, sino más, como el establecimiento profético de que el reino de las tinieblas ha sido destruido por Jesús en la cruz,

17Que el Dios del Señor nuestro Jesús Cristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación para su conocimiento; … 22Y sometió todas las cosas debajo de sus pies, y diólo por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, Efesios 1:17-22


Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por la muerte al que tenía el imperio de la muerte, es a saber, al diablo, Hebreos 2:14

Esta declaración de Señorío fue establecida por el profeta Isaías durante el tiempo de apostasía de Judá,

JEHOVÁ dijo así: El cielo es mi solio, y la tierra estrado de mis pies: ¿dónde está la casa que me habréis de edificar, y dónde este lugar de mi reposo? Isaías 66:1

El establecimiento y proclamación de este punto doctrinal arremete y destruye todo intento de idolatría,

  • Jesús es el mediador entre Dios y los hombres

En virtud de que Jesús fue hecho carne,[10] es decir, participó de la naturaleza adámica como todos los hombres, pero fue sin pecado,[11] y por cuanto se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz,[12] Dios lo constituyó en mediador de un nuevo pacto,

Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesús Cristo hombre, 1ra. Timoteo 2:5


Entonces, ¿para qué sirve la ley? Fue añadida a causa de las transgresiones, hasta que viniese la simiente a quien fue hecha la promesa; y fue ordenada por medio de ángeles en mano de un mediador. 20Y el mediador no lo es de uno solo; pero Dios es uno. Gálatas 3:19,20


Pero ahora tanto mejor ministerio es el suyo, cuanto es mediador de un mejor pacto, establecido sobre mejores promesas. Hebreos 8:6


Así que, por eso es mediador de un nuevo pacto, para que interviniendo muerte para la remisión de las transgresiones que había bajo el primer pacto, los llamados reciban la promesa de la herencia eterna. Hebreos 9:15


a Jesús el Mediador del nuevo pacto, y a la sangre rociada que habla mejor que la de Abel. Hebreos 12:24


JUSTIFICADOS pues por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesús cristo: 2Por el cual también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios. Romanos 5:1,2

Las doctrinas que postulan o proponen otra forma de mediación para el hombre, son doctrinas apostatas, y paganas.

Mas si aún nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema. Gálatas 1:8

  • Jesús es constituido heredero de todas las cosas

Esta es la columna principal de la doctrina de la salvación, y la participación de los dones, los ministerios y las operaciones del Espíritu. Jesús es el hijo de la promesa por quien es establecida la heredad del Reino de los Cielos. La instrucción entregada a Abraham, fue:

Luego vino a él palabra de Jehová, diciendo: No te heredará éste, sino un hijo tuyo será el que te heredará. Génesis 15:4

El apóstol Pablo establece que el hijo de Abraham no es Isaac, sino Jesús,

Ahora bien, a Abraham fueron hechas las promesas, y a su simiente. No dice: Y a las simientes, como si hablase de muchos, sino como de uno: Y a tu simiente, la cual es Cristo. Gálatas 3:16

En virtud de que Jesús es el heredero de las promesas, quienes le reconocen y se someten a su Señorío son constituidos en coherederos,

Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados. Romanos 8:17

La Promesa del Padre a Abraham hace partícipe a los coherederos de toda actividad y participación del Espíritu,

Así que, exaltado por la diestra de Dios, y habiendo recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que vosotros veis y oís. 39Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare. Hechos 2.33-39

La misma condición aplica a los gentiles,

que los gentiles son coherederos y miembros del mismo cuerpo, y copartícipes de la promesa en Cristo Jesús por medio del evangelio, Efesios 3:6

  • Jesús no es un ángel

Las doctrinas apostatas y paganas desvirtúan la divinidad de Jesús haciéndolo parecer un ser espiritual, tal postulado es herético y no es parte de la doctrina de Cristo.

El escritor de la epístola a los Hebreos establece contundentemente que Jesús no es un ángel, sino Dios mismo. Para explicarlo, el escritor plantea dos preguntas. La primera,

Porque ¿a cuál de los ángeles dijo Dios jamás: Mi hijo eres tú, Hoy yo te he engendrado? … Hebreos 1:5a

Y la segunda pregunta,

Y otra vez: ¿[a cuál de los ángeles dijo Dios], Yo seré a él Padre, Y él me será a mí hijo? Hebreos 1:5b

Las respuestas a ambas preguntas son dadas por la revisión de los textos de la Ley y de los Salmos referentes a Dios y a los ángeles.

En cuanto a los textos referentes al Cristo en manifestación humana. La primera referencia la encontramos en el versículo 5,

5Porque ¿a cuál de los ángeles dijo Dios jamás: Mi hijo eres tú, Hoy yo te he engendrado, Y otra vez: Yo seré a él Padre, Y él me será a mí hijo?

Esta pregunta tiene dos referencias, una de los salmos, salmo 2:7, …

7Yo publicaré el decreto: Jehová me ha dicho: Mi hijo eres tú; Yo te engendré hoy.

… Y la otra referencia, del libro segundo de Samuel, capítulo 7, verso 14,

14Yo le seré a él padre, y él me será a mí hijo. Y si él hiciere mal, yo le castigaré con vara de hombres, y con azotes de hijos de hombres;

En ambas referencias, según el escritor de la epístola a los Hebreos, ninguna fue declarada a un ángel, sino a la descendencia de David, al Cristo.

En el versículo 5 el escritor vuelve a hacer otra afirmación de que Jesús no es un ángel,

5Y otra vez, cuando introduce al Primogénito en la tierra, dice: Y adórenle todos los ángeles de Dios.

Referencia tomada de Deuteronomio 32:43. No aparece igual en la mayoría de las versiones al español porque la referencia del escritor sigue la versión de la Septuaginta. La New American Bible (Revised Edition) (NABRE), traduce el texto de la siguiente forma,

43Exult with him, you heavens, bow to him, all you divine beings!

El texto establece que el Hijo (Jesús) es Dios, ante quien los ángeles se postran.

Luego, en los versículo 8 y 9, la referencia de que al Hijo se le han declarado Palabras que no les son dadas a ninguno de los ángeles,

8Mas al hijo: Tu trono, oh Dios, por el siglo del siglo; Vara de equidad la vara de tu reino; 9Has amado la justicia, y aborrecido la maldad; Por lo cual te ungió Dios, el Dios tuyo, Con óleo de alegría más que a tus compañeros.

La referencia es tomada del salmo 45:6,7:

6Tu trono, oh Dios, eterno y para siempre: Vara de justicia la vara de tu reino. 7Amaste la justicia y aborreciste la maldad: Por tanto te ungió Dios, el Dios tuyo, Con óleo de gozo sobre tus compañeros.

Nótese cómo en el versículo 6 el salmista describe el reinado de Dios, y en el versículo 7 dice, te ungió Dios. La referencia es a Jesús, escogido por Dios Padre, y se destaca claramente a Jesús por encima de tus compañeros (ángeles).

La otra referencia textual del escritor acerca de que Jesús no es un ángel se encuentra en los versículos 10 al 12:

10Y: Tú, oh Señor, en el principio fundaste la tierra; Y los cielos son obras de tus manos: 11Ellos perecerán, mas tú eres permanente; Y todos ellos se envejecerán como una vestidura; 12Y como un vestido los envolverás, y serán mudados; Empero tú eres el mismo, Y tus años no acabarán.

Referencia tomada del salmo 102:25-27,

25Tú fundaste la tierra antiguamente, Y los cielos son obra de tus manos. 26Ellos perecerán, y tú permanecerás; Y todos ellos como un vestido se envejecerán; Como una ropa de vestir los mudarás, y serán mudados: 27Mas tú eres el mismo, Y tus años no se acabarán.

En la referencia es Dios hablando por boca de David, y declarándole proféticamente a su Hijo (Jesús) Palabras de Salvación para Él, y para quienes le reconozcan como tal. Ello se observa en la conclusión del salmo,

28Los hijos de tus siervos habitarán, Y su simiente será afirmada delante de ti.

El escritor hace referencia a los textos de la Ley y de los salmos, y cita textualmente cinco referencias. En cambio, en cuanto a los textos referentes a los ángeles, solo hace una referencia, en el versículo 7:

7Y ciertamente de los ángeles dice: El que hace a sus ángeles espíritus, Y a sus ministros llama de fuego

Esta referencia es tomada del salmo 104:4,

4El que hace a sus ángeles espíritus, Sus ministros al fuego flameante.

Luego, en el verso 13, vuelve a enfatizar que los ángeles son espíritus, y están al servicio de los herederos de la salvación.

13Pues, ¿a cuál de los ángeles dijo jamás: Siéntate a mi diestra, Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies? 14¿No son todos espíritus administradores, enviados para servicio a favor de los que serán herederos de salud?

Sin lugar a dudas. Jesús no es un ángel, es Dios mismo manifestado en su tiempo para la redención y salvación de la humanidad que le reconozca y se someta a su Señorío,

  • Era necesario que el Cristo padeciera

Este punto doctrinal no pudo ser entendido por los religiosos de su época, precisamente porque todas las referencias acerca del Mesías que ellos tomaron lo veían como rey, y no como profeta, tal como Moisés lo presentó.

Tenemos el testimonio mismo de Jesús,

26¿No era necesario que el Cristo padeciera estas cosas, y que entrara en su gloria? … 46Y díjoles: Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día; Lucas 24:26, 46

En los relatos del libro de los Hechos de los Apóstoles se consigna que en la proclamación del Evangelio se ocupó tiempo para explicar el porqué de este tema,

Empero, Dios ha cumplido así lo que había antes anunciado por boca de todos sus profetas, que su Cristo había de padecer. Hechos 3.18


Declarando y proponiendo, que convenía que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos; y que Jesús, el cual yo os anuncio, decía él, éste era el Cristo. Hechos 17:3


Que Cristo había de padecer, y ser el primero de la resurrección de los muertos, para anunciar luz al pueblo y a los Gentiles. Hechos 26:23

El tema doctrinal del padecimiento del Cristo está contenido en la mayoría de los escritos del apóstol Pablo. Pablo lo presenta como requisito para participar de los beneficios del Reino,..

Y si hijos, también herederos; herederos de Dios, y coherederos de Cristo; si empero padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados. Romanos 8:17

.. Y para ver la persecución como elemento de gozo propio de la vida de fe.

Todos los que quieren agradar en la carne, éstos os constriñen a que os circuncidéis, solamente por no padecer persecución por la cruz de Cristo. Gálatas 6:12


Porque vosotros, hermanos, habéis sido imitadores de las iglesias de Dios en Cristo Jesús que están en Judea; pues habéis padecido también vosotros las mismas cosas de los de vuestra propia nación, como también ellos de los Judíos; 1ra. Tesalonicenses 2:14

El apóstol Pedro establece el valor del padecimiento como una dignidad de la fe en Jesús,

PUES que Cristo ha padecido por nosotros en la carne, vosotros también estad armados del mismo pensamiento: que el que ha padecido en la carne, cesó de pecado; 1ra Pedro 4:1

La razón del padecimiento de Cristo surge en Abel,

5Mas no miró propicio a Caín y a la ofrenda suya. Y ensañóse Caín en gran manera, y decayó su semblante. … 8Y habló Caín a su hermano Abel: y aconteció que estando ellos en el campo, Caín se levantó contra su hermano Abel, y le mató. Génesis 5:5-8

No era posible que el Cristo fuera menor que Abel, que por haber presentado ofrenda agradable a Jehová Dios sufriera y padeciera a manos de Caín.

Por la fe Abel ofreció a Dios mayor sacrificio que Caín, por la cual alcanzó testimonio de que era justo, dando Dios testimonio a sus presentes; y difunto, aun habla por ella. Hebreos 11:4

Así que, la voz de la sangre de Abel clamaba desde la tierra, y demandaba que fuera quitado de sobre la tierra a aquel que adquirió el imperio de la muerte,

Para que venga sobre vosotros toda la sangre justa que se ha derramado sobre la tierra, desde la sangre de Abel el justo, hasta la sangre de Zacarías, hijo de Barachîas, al cual matasteis entre el templo y el altar. Mateo 23:35

En virtud de que Jesús es hijo de Abraham, el padecimiento de Cristo se profetizó en Isaac cuando Dios le demandó a Abraham que lo sacrificara en el Monte Moriah.

Y dijo: Toma ahora tu hijo, tu único, Isaac, a quien amas, y vete a tierra de Moriah, y ofrécelo allí en holocausto sobre uno de los montes que yo te diré. Génesis 22:2

En virtud de que Jesús es hijo de David, el padecimiento de Cristo se presenta en el sufrimiento y persecución de David por causa de la unción de Samuel sobre el,

¿Tras quién ha salido el rey de Israel? ¿á quién persigues? ¿á un perro muerto? ¿á una pulga? 1 Samuel 24:15

Y dijo: ¿Por qué persigue así mi señor a su siervo? ¿qué he hecho? ¿qué mal hay en mi mano?20No caiga pues ahora mi sangre en tierra delante de Jehová: porque ha salido el rey de Israel a buscar una pulga, así como quien persigue una perdiz por los montes. 1 Samuel 26:18, 20

El padecimiento de Cristo está presente en el cordero pascual que se designaba el diez del primer mes, para recordar la décima plaga en Egipto, que a diferencia de las anteriores, ésta afectó también a los hebreos.

Y tomando el pan, habiendo dado gracias, partió, y les dio, diciendo: Esto es mi cuerpo, que por vosotros es dado: haced esto en memoria de mí. Lucas 22:19

El padecimiento de Cristo está presente en el sacrificio del cordero cuya sangre se derramaba en el propiciatorio, el diez del séptimo mes de cada año cuando el sumo sacerdote entraba al lugar santísimo para expiar los pecados propios y del pueblo,

27Empero a los diez de este mes séptimo será el día de las expiaciones: tendréis santa convocación, y afligiréis vuestras almas, y ofreceréis ofrenda encendida a Jehová. Levítico 23:27

A este sacrificio se refería Juan el bautista, cuando proclamó en torno a Jesús el día cuando le vio venir para ser bautizado por él.

El siguiente día ve Juan a Jesús que venía a él, y dice: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Juan 1:29

Adicionalmente, cada sacrificio diario que el pueblo presentaba por sus propios pecados y transgresiones, establecía la enseñanza profética de que era necesario de que el Cristo sufriera y padeciera por el pueblo.

Y sabéis que él apareció para quitar nuestros pecados, y no hay pecado en él. 1ra. Juan 3:5

Fue profetizado, incluso, por el mismo Caifás, sumo sacerdote del tiempo de Jesús,

Ni pensáis que nos conviene que un hombre muera por el pueblo, y no que toda la nación se pierda. Juan 11:50

Aún falta por discutir un tema más dentro de la doctrina de Cristo, el retorno de Jesús a la tierra, pero esta doctrina la trataremos en una sección aparte.


Bien, te has podido dar cuenta que no se trata solo de una confesión religiosa ni es el conocimiento que una iglesia pueda sustentar como su dogma de fe, se trata de la Revelación sobre la cual se sustenta la santificación, la justificación y la redención de la persona que reconoce a Jesús como Señor y Cristo (Mesías).  La Salvación depende de tener una adecuada definición de la doctrina de Cristo.

¿Puedes contestar las siguientes preguntas?


pastor Montoya

Twitter: @pastormontoya

http://www.ministerioscristorey.com

[1] Hechos 2:42

[2] Deuteronomio 8:15

[3] Juan 4:25

[4] Jeremias 31:31-33

[5] Salmo 16:8-11

[6] Hebreos 6:1

[7] Juan 20:31

[8] Hebreos 2:14

[9] Hebreos 5:9

[10] Juan 1:14

[11] Hebreos 4:15

[12] Filipenses 2:8

Enviaré ayuda..


Eres efectivo no por la gente que te rodea sino por la Palabra que se pegó a tu espiritu cuando Dios te llamó. No temas si te abandonan ni cifres tu confianza por los que llegan. Cree en la Palabra que abrió tu Visión y por la cual trabajas. El que dijo que enviaría ayuda idónea es el mismo que dijo que te daría a EMMANUEL por señal. Toma fuerzas y sigue caminando, y experimentarás que los que sembraron con lágrimas segarán con alegría. ¿Crées que vale la pena el sacrificio?