Si Jesús es Dios, Adoradle; si Jesús no es Dios… ¡Estás en un grave problema!

Ser Hijo de Dios significa Ser Dios mismo. Según la concepción humana, un hijo es un fruto del padre, y un ser completamente diferente, pese a rasgos genéticos, conductas y hábitos similares; sin embargo, la designación en Jesús de Hijo de Dios no es para distinguir en Él un ser diferente, sino para identificar esencia y naturaleza.