Epístola del Apóstol Pablo a la Comunidad de Fe de Colosas. Capítulo 3




La Virtud de la Vida en Cristo


3:1-4      SI habéis pues resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra. Porque muertos sois, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios. Cuando Cristo, vuestra vida, se manifestare, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria.

En el capítulo tres de su epístola, el apóstol trata el tema de la vida en Cristo, lo que significa y los alcances que tiene en la regeneración de una vida que ha pasado toda su existencia bajo los efectos del paganismo ateo.

Ya en los capítulos anteriores, Pablo había introducido al lector en la enseñanza de que la vida en Cristo es una vida vivida conforme a la Revelación del misterio que había estado oculto desde los siglos y edades (1:26); misterio según la Revelación que Pablo ha recibido, ha sido manifestado a sus santos, es decir, al pueblo judío, pero en su Gracia, Dios la extendió también entre los Gentiles; Pablo llama a este misterio con el nombre de: Cristo en vosotros la esperanza de gloria (1:27)

Así que, fundamentado sobre este establecimiento doctrinal, Pablo explica que la vida en Cristo es una vida por fe, es decir, una vida desarrollada sobre la doctrina de que quienes han venido a Jesús han sido resucitados juntamente con Él por medio de la fe en su nombre.

  • Resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. (3:1)

Se trata de una confesión de fe que comienza con el reconocimiento público de que Jesús es Señor y Cristo,[1] le sigue el testimonio también público de que han muerto con Jesús por el bautismo,[2] para establecer finalmente, que la vida en Cristo es una vida nueva vivida a través de la confesión de que el hombre y la mujer de fe ha resucitado juntamente con Jesús; y no solo eso, sino que aunque siga viviendo aun sobre la tierra, el hombre y la mujer de fe también está en lugares celestiales juntamente con Él.[3]

La vida en Cristo consiste en buscar las cosas de arriba; buscar y ocuparse de las cosas de la tierra provoca que la persona retroceda en cuanto a la fe, y hace que pierda de vista a Jesús, el autor y consumador de la fe.

  • Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra. (3:2)

Pero Pablo no se queda solo con esta definición de la vida en Cristo, que de por sí ya es contundente, sino que la amplía aún más explicando que la fe no es un acto puntual, sino un progreso que se nutre de la perseverancia doctrinal de que vivir en Cristo es equivalente a estar muerto a todos los intentos humanos que buscan acercarse a Dios por sus propios esfuerzos.

  • Porque muertos sois, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios. (3:3)

La vida en Cristo para Pablo significa haber resucitado a la vida que Dios ha dado por Jesús, pero haber muerto al pecado y a la Ley, y a cualquier otro ritual pagano que religiosamente induce a las personas a justificarse por ellas. Pablo explica en otra de sus epístolas que por la fe en Jesús, ni el pecado, ni la Ley, ni la muerte tienen más jurisdicción sobre el hombre y la mujer de fe.

2En ninguna manera. Porque los que somos muertos al pecado, ¿cómo viviremos aún en él?…   6Sabiendo esto, que nuestro viejo hombre juntamente fue crucificado con él, para que el cuerpo del pecado sea deshecho, a fin de que no sirvamos más al pecado…   7Porque el que es muerto, justificado es del pecado…   10Porque el haber muerto, al pecado murió una vez; mas el vivir, a Dios vive. Romanos 6:2-10

La vida en Cristo es la única forma establecida por Dios por medio de la cual el hombre y la mujer de fe podrán disfrutar de la resurrección de entre los muertos. La vida en Cristo es el único medio establecido por Dios por la cual el hombre puede alcanzar la salvación.

  • Cuando Cristo, vuestra vida, se manifestare, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria. (3:4)


3:5-9      5Amortiguad, pues, vuestros miembros que están sobre la tierra: fornicación, inmundicia, molicie, mala concupiscencia, y avaricia, que es idolatría: 6Por las cuales cosas la ira de Dios viene sobre los hijos de rebelión. 7En las cuales vosotros también anduvisteis en otro tiempo viviendo en ellas. 8Mas ahora, dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, maledicencia, torpes palabras de vuestra boca. 9No mintáis los unos a los otros, habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos,

La vida en Cristo no puede crecer juntamente con las manifestaciones propias de la carne, así que Pablo exhorta a toda la comunidad de fe de Colosas a hacer morir los vínculos que todavía los une a las formas culturales de cómo la región les enseñó a vivir; ya anteriormente el apóstol había establecido la necesidad de buscar las cosas de arriba, y junto a ello, que el hombre y la mujer de fe son muertos al pecado, a la Ley y a toda forma humana de reivindicarse ante Dios; Pablo ahora establece la forma divina de cómo el hombre y la mujer de fe deben vivir la vida en Cristo.

  • Amortiguad, pues, vuestros miembros que están sobre la tierra: fornicación, inmundicia, molicie, mala concupiscencia, y avaricia, que es idolatría: (3:5)

Lo primero que el hombre y la mujer de fe tienen que hacer es hacer morir (νεκρωσατε) las costumbres regionales que alimentan los hábitos de vida usuales; y explica, hagan morir todo aquello que tenga que ver con fornicación (πορνειαν), lo cual incluye la prostitución en todas sus formas, y por extensión, idolatría; hagan morir todo aquello que tenga que ver con inmundicia (ακαθαρσιαν), lo cual incluye la masturbación, y las prácticas sexuales que denigren al matrimonio; hagan morir todo aquello que tenga que ver con pasiones (παθος), lo cual incluye el lesbianismo, el homosexualismo, el bestialismo y las tendencias sexuales basadas en la lujuria y en la sensualidad; hagan morir todo aquello que tenga que ver con mala concupiscencia (επιθυμιαν κακην), lo cual incluye los deseos desmedidos por alcanzar algo, los afanes, las envidias y los hurtos; hagan morir todo aquello que tenga que ver con la avaricia (πλεονεξίαν), lo cual tiene que ver con el amor excesivo por las riquezas y/o propiedades. Todo esto, explica Pablo, es equivalente a practicar idolatría (είδωλοατρεια).

Pablo establece que la ira de Dios viene a ciertas regiones precisamente por la práctica que sus moradores hacen de ellas,

  • Por las cuales cosas la ira de Dios viene sobre los hijos de rebelión. (3:6)

La vida en Cristo consiste en despojarse  del viejo hombre, es decir, la vieja forma de vida conforme a las costumbres paganas de la región. Pablo exhorta a identificar las manifestaciones del viejo hombre a través de sus frutos: ira (venganza οργην), enojo (furia, rabia, θυμον), malicia (maldad oculta, simulación, κακιαν), maledicencia (llamar bueno a lo malo, doble sentido, βλασφημιαν), torpes palabras (vocabulario vulgar y soez, αισχρολογιαν), mentira (ψευδεσθε).

  • 8Mas ahora, dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, maledicencia, torpes palabras de vuestra boca. 9No mintáis los unos a los otros, habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos, (3:8-9)


3:10-12  10 Y revestidos del nuevo, el cual por el conocimiento es renovado conforme a la imagen del que lo crio; 11 Donde no hay Griego ni Judío, circuncisión ni incircuncisión, bárbaro ni Scytha, siervo ni libre; mas Cristo es el todo, y en todos. 12 Vestíos pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañas de misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de tolerancia;

Pablo había establecido anteriormente que el hombre y la mujer de fe están escondidos con Cristo en Dios. Pablo amplia aquí la enseñanza estableciendo que estar escondido en Cristo significa vestirse de Cristo, es decir, permitir que Cristo se manifieste en él como si Jesús volviera nuevamente a vivir, solo que esta vez a través del hombre y de la mujer de fe.

  • Y revestidos del nuevo, el cual por el conocimiento es renovado conforme a la imagen del que lo crio; (3:10)

La vida en Cristo no reconoce nacionalidad; la vida en Cristo es Jesús mismo manifestado en aquel que cree,

  • Donde no hay Griego ni Judío, circuncisión ni incircuncisión, bárbaro ni Scytha, siervo ni libre; mas Cristo es el todo, y en todos. (3:11)

La vida en Cristo es la manifestación sobre la tierra de cómo se vive en los cielos. La vida en Cristo es vivir como escogidos de Dios, es vivir manifestando la santidad de Dios, es mostrar a los demás, a los que no han creído, el amor  de Dios hacia ellos. Las entrañas de misericordia es el amor de la madre por el hijo, es un amor con devoción, con entrega, con compromiso; un amor de entrega, de formación. Es un amor de padre hacia los hijos, ese es el amor de la vida en Cristo.

  • Vestíos pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañas de misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de tolerancia; (3:12)

Claro está que el apóstol no esta sugiriendo que “adopten” una conducta uniforme, como si se tratase de una subcultura religiosa para que los otros “vean” en ellos a un pueblo “escogido”; ya anteriormente Jesús mismo había denunciado la práctica hipócrita de los fariseos, que todas sus obras hacen para ser mirados de los hombres; porque ensanchan sus filacterias, y extienden los flecos de sus mantos.[4] Así que, a todas luces, la exhortación de Pablo no es la sugerencia para que adopten una postura externa; la exhortación de Pablo está dirigida a dejar las costumbres paganas para en su búsqueda de las cosas de arriba, cada uno traiga para sí la imagen del celestial.[5]


3:13-16  13 Sufriéndoos los unos a los otros, y perdonándoos los unos a los otros si alguno tuviere queja del otro: de la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros. 14Y sobre todas estas cosas vestíos de caridad, la cual es el vínculo de la perfección. 15Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la cual asimismo sois llamados en un cuerpo; y sed agradecidos. 16La palabra de Cristo habite en vosotros en abundancia en toda sabiduría, enseñándoos y exhortándoos los unos a los otros con salmos é himnos y canciones espirituales, con gracia cantando en vuestros corazones al Señor.

El siguiente bloque de la epístola está dirigido a recordarle a la comunidad de fe de Colosas que la vida en Cristo consiste en seguir el modelo de vida de Jesús. Pablo anteriormente les ha enseñando cómo él a través de sus muchas tribulaciones y cárceles está completando en su carne lo que falta de las aflicciones de Cristo por su cuerpo, que es la iglesia (1:24); por lo tanto, sufriéndose los unos a los otros significa que cada quien completa en sus propios cuerpos lo que falta de las aflicciones de Cristo por los hermanos, lo cual debe hacerse con gozo. Para Pablo esta instrucción es vital para la formación y la salvación de los unos por los otros, no se trata solo de un “sufrir” estoico sino la Gloria del Evangelio de cómo los unos ayudan a la formación de los otros; Pablo concluye la instrucción, diciendo: de la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.

Pablo presenta la enseñanza de que la iglesia es una comunidad formativa y educativa, él dice que cada miembro de ella debe aportar a la formación de los demás, de allí que las recomendaciones son:

  • vestíos de caridad, la cual es el vínculo de la perfección. (3:14)

  • Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la cual asimismo sois llamados en un cuerpo; y sed agradecidos. (3:15)

  • La palabra de Cristo habite en vosotros en abundancia en toda sabiduría, enseñándoos y exhortándoos los unos a los otros con salmos é himnos y canciones espirituales, con gracia cantando en vuestros corazones al Señor. (3:16)

Amor, paz y abundancia de Palabra son la máxima instrucción para una vida plena conforme a la fe en Jesús.


3:17        Y todo lo que hacéis, sea de palabra, o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por él.

Esta exhortación es básicamente el centro de la epístola; con esta instrucción se resume todas las demás otras instrucciones del apóstol. La vida por fe consiste en hacerlo todo en el nombre de Jesús, es decir, hacerlo entendiendo que cada quien manifiesta a Jesús a través de sí; así que haciéndolo en el nombre de Jesús es como si Jesús mismo lo hubiera hecho, y las demás personas tienen testimonio doctrinal de lo que significa Cristo en vosotros la esperanza de Gloria. (1:27)


3:18-22 18Casadas, estad sujetas  a vuestros maridos, como conviene en el Señor. 19Maridos, amad a vuestras mujeres, y no seáis desapacibles con ellas. 20Hijos, obedeced a vuestros padres en todo; porque esto agrada al Señor. 21Padres, no irritéis a vuestros hijos, porque no se hagan de poco ánimo. 22Siervos, obedeced en todo a vuestros amos carnales, no sirviendo al ojo, como los que agradan a los hombres, sino con sencillez de corazón, temiendo a Dios:

Las siguientes son recomendaciones generales que el apóstol agrega prácticamente en todas sus epístolas.

  • Casadas, estad sujetas a vuestros maridos, como conviene en el Señor. (3:18)

La razón de por qué Pablo exhorta a las casadas a estar bajo sujeción de sus maridos no es porque sea un elemento cultural de las regiones del Asia menor, es por causa del testimonio de la vida en Cristo que ellas pueden dar a sus propios maridos, lo leemos en otra de sus epístolas:

A ser templadas, castas, que tengan cuidado de la casa, buenas, sujetas a sus maridos: porque la palabra de Dios no sea blasfemada. Tito 2:5

El apóstol Pedro también lo recomienda como parte del testimonio de las esposas a sus propios maridos,

ASIMISMO vosotras, mujeres, sed sujetas a vuestros maridos; para que también los que no creen a la palabra, sean ganados sin palabra por la conversación de sus mujeres, 1ra. Pedro 3:1

  • Maridos, amad a vuestras mujeres, y no seáis desapacibles con ellas. (3:19)

  • Hijos, obedeced a vuestros padres en todo; porque esto agrada al Señor. (3:20)

  • Padres, no irritéis a vuestros hijos, porque no se hagan de poco ánimo. (3:21)

  • Siervos, obedeced en todo a vuestros amos carnales, no sirviendo al ojo, como los que agradan a los hombres, sino con sencillez de corazón, temiendo a Dios: (3:22)


3:23-25 23Y todo lo que hagáis, hacedlo de ánimo, como al Señor, y no a los hombres; 24Sabiendo que del Señor recibiréis la compensación de la herencia: porque al Señor Cristo servís. 25Mas el que hace injuria, recibirá la injuria que hiciere; que no hay acepción de personas.

Pablo está casi a punto de concluir a su epístola. En tres capítulos ha enseñado sobre el Evangelio a los gentiles, ha explicado cómo los gentiles fueron incluidos en la Gracia de Jesús, y no porque fueron exigidos a convertirse en prosélitos. Pablo ha explicado sobre que hay doctrinas, como las judaicas, que atentan contra la legitimidad del Evangelio y cómo el hombre y la mujer de fe pueden guardarse de no caer en tales errores; y finalmente ha explicado sobre la vida en Cristo, en qué consiste y las recomendaciones que deben tenerse en cuenta para crecer en el conocimiento de Dios.

Aunque Pablo manifestó en la introducción de su epístola que él tenía un conflicto por no poder estar con ellos en forma personal, para para fortalecer sus corazones, y para dirigirlos con amor, para que entiendan y no desistan de las riquezas del conocimiento revelado de Dios, y del Padre, y de Cristo (2:1-2), Pablo ha encontrado la forma por la enseñanza de solventar su conflicto y hacer que ellos mismo tengan una regla de fe para medir sus propias acciones. Pablo establece la medida de fe en las siguientes palabras: Y todo lo que hagáis, hacedlo de ánimo, como al Señor, y no a los hombres; (3:23)

Pablo pretende que cada uno juzgue sus propias acciones, y que cada uno determine cuánto de lo que hacen está consagrado para el Señor. Es una regla de fe con sabiduría: Sabiendo que del Señor recibiréis la compensación de la herencia: porque al Señor Cristo servís. (3:24) Está basado en las palabras de Jesús

Mas cuando haces banquete, llama a los pobres, los mancos, los cojos, los ciegos; 14 Y serás bienaventurado; porque no te pueden retribuir; mas te será recompensado en la resurrección de los justos. Lucas 14:13-15

Las últimas palabras de Pablo son prácticamente una cita directa de la Ley mosaica: Mas el que hace injuria, recibirá la injuria que hiciere; que no hay acepción de personas. (3:25)

Rotura por rotura, ojo por ojo, diente por diente: según la lesión que habrá hecho a otro, tal se hará a él. Levítico 24:20



 

Las citas bíblicas son tomadas de la Versión Reina-Valera Antigua, 1909 (RVA)

 


Pastor Pedro Montoya

Tel Cel. (407) 764-2699

Twitter: @pastormontoya

http://www.ministerioscristorey.com


[1] Romanos 10:9:  Que si confesares con tu boca al Señor Jesús, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.

[2] Romanos 6:3: ¿O no sabéis que todos los que somos bautizados en Cristo Jesús, somos bautizados en su muerte?

[3] Efesios 1:3:  Bendito el Dios y Padre del Señor nuestro Jesús Cristo, el cual nos bendijo con toda bendición espiritual en lugares celestiales en Cristo:

[4] Mateo 23:5

[5] 1ra. Corintios 15:49

Epístola del Apóstol Pablo a la Comunidad de Fe de Colosas. Capítulo 2




La Amenaza al Evangelio


2:1-2      PORQUE quiero que sepáis cuán gran solicitud tengo por vosotros, y por los que están en Laodicea, y por todos los que nunca vieron mi rostro en carne; 2Para que sean confortados sus corazones, unidos en amor, y en todas riquezas de cumplido entendimiento para conocer el misterio de Dios, y del Padre, y de Cristo;

El apóstol está transmitiendo el dolor que hay en su corazón por causa de la amenaza que se cierne sobre esas comunidades, amenaza doctrinal falsa que atenta con hacerlos desistir del conocimiento del Evangelio que recibieron de Epafras, y que las ha hecho sobresalir como comunidades de fe en Cristo Jesús.

Las versiones de la Biblia no logran traducir adecuadamente el mensaje del apóstol. Lo que Pablo está manifestando es su impotencia por no enfrentar a aquellos que están introduciendo enseñanzas que tergiversan la sana doctrina. Una traducción libre se lee así,

Quiero que ustedes sepan cuan gran conflicto tengo por no estar con ustedes, por los de Laodicea, y por todos aquellos que no conozco personalmente. Quisiera estar con ustedes para fortalecer sus corazones, y para dirigirlos con amor, para que entiendan y no desistan de las riquezas del conocimiento revelado de Dios, y del Padre, y de Cristo.

Pablo denuncia que detrás de las enseñanzas que han recibido los residentes de Colosas, y principalmente los de Laodicea, de parte de los judíos hay atentados contra el Evangelio que profesan; quienes han introducido estas nuevas enseñanzas pretenden trastocar el conocimiento de la Verdad acerca de Dios encarnado y manifestado en Jesús.


1:3-15    (y de Cristo)…3En el cual están escondidos todos los tesoros de sabiduría y conocimiento. 4Y esto digo, para que nadie os engañe con palabras persuasivas. 5Porque aunque estoy ausente con el cuerpo, no obstante con el espíritu estoy con vosotros, gozándome y mirando vuestro concierto, y la firmeza de vuestra fe en Cristo. 6Por tanto, de la manera que habéis recibido al Señor Jesús Cristo, andad en él: 7Arraigados y sobreedificados en él, y confirmados en la fe, así como habéis aprendido, creciendo en ella con hacimiento de gracias. 8Mirad que ninguno os engañe por filosofías y vanas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los elementos del mundo, y no según Cristo: 9Porque en él habita toda la plenitud de la divinidad corporalmente: 10Y en él estáis cumplidos, el cual es la cabeza de todo principado y potestad: 11En el cual también sois circuncidados de circuncisión no hecha con manos, con el despojamiento del cuerpo de los pecados de la carne, en la circuncisión de Cristo; 12Sepultados juntamente con él en la bautismo, en el cual también resucitasteis con él, por la fe de la operación de Dios que le levantó de los muertos. 13Y á vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os vivificó juntamente con él, perdonándoos todos los pecados, 14Rayendo la cédula de los ritos que nos era contraria, que era contra nosotros, quitándola de en medio y enclavándola en la cruz; 15Y despojando los principados y las potestades, sacólos a la vergüenza en público, triunfando de ellos en sí mismo.

Pablo expone a continuación acerca de los beneficios que representa para el hombre y mujer de fe el reconocer a Jesús como Señor y Cristo. El listado que el apóstol hace de los beneficios es sencillamente sorprendente:

  • En el cual (en Cristo) están escondidos todos los tesoros de sabiduría y conocimiento.(v.3).

Esta confesión doctrinal le ayuda a Pablo a establecer que fuera de Jesús no hay ni sabiduría ni Revelación; así que, concluye, para que van a ir a buscar sabiduría fuera de Él: Y esto digo, para que nadie os engañe con palabras persuasivas. Porque aunque estoy ausente con el cuerpo, no obstante con el espíritu estoy con vosotros, gozándome y mirando vuestro concierto, y la firmeza de vuestra fe en Cristo. (v.4, 5)

  • Por tanto, de la manera que habéis recibido al Señor Jesús Cristo, andad en él. (v.6)

La exhortación de Pablo está dirigida a que ellos entiendan que no les está permitido cambiar nada de lo que han aprendido.

  • Arraigados y sobreedificados en él (en Jesús), y confirmados en la fe, (v.7).

Pablo enfatiza la fe en Jesús como la única fuente de Revelación y sabiduría: así como habéis aprendido, creciendo en ella con hacimiento de gracias.

  • Porque en él (en Jesús) habita toda la plenitud de la divinidad corporalmente: (v.9).

Esta confesión doctrinal es determinante para entender acerca de la divinidad de Jesús. Jesús es Dios manifestado en carne.

  • Y en él (en Jesús) estáis cumplidos, (v.10a)

El apóstol vuelve a establecer que en Jesús están completos, que no necesitan nada fuera de Él.

  • El cual (Jesús) es la cabeza de todo principado y potestad: (v10b).

Pablo establece que Jesús tiene gobierno sobre toda potestad, terrenal y espiritual, que existe sobre la faz de la tierra.

  • En el cual (en Jesús) también sois circuncidados de circuncisión no hecha con manos, (v.11).

Pablo explica cómo se les atribuye la circuncisión a los gentiles: con el despojamiento del cuerpo de los pecados de la carne, en la circuncisión de Cristo;

  • Sepultados juntamente con él (con Jesús) en el bautismo, (v.12).

Pablo explica lo que significa espiritualmente el bautismo en agua, y el poder que tiene en cuanto a la liberación de la carne y del pecado: en el cual también resucitasteis con él, por la fe de la operación de Dios que le levantó de los muertos.

  • Y a vosotros (los gentiles), estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, (Jesús).. os vivificó juntamente con él, perdonándoos todos los pecados, (v.13).

Pablo explica cómo los gentiles han sido injertados en el Cuerpo de Jesús para ser constituidos en herederos de la Salvación.

  • (Jesús).. Rayendo la cédula de los ritos que nos era contraria, que era contra nosotros, quitándola de en medio y enclavándola en la cruz;(v.14).

Pablo explica por qué los gentiles no tienen necesidad de someterse a los rituales judíos. Pablo explica que ya no hay necesidad de ellos, pues el propósito era cubrir la multitud de pecados; cuando Cristo se ofrece a sí mismo, su sacrificio abolió la efectividad de los rituales.

  • (Jesús).. despojando los principados y las potestades, (v.15).

Pablo explica en qué consistió el sacrificio de la cruz, la cruz fue el lugar donde Jesús venció a Satanás: sacólos a la vergüenza en público, triunfando de ellos en sí mismo.

En el versículo ocho Pablo expone crudamente lo que significan todas las enseñanzas con fundamento judaico, Pablo las define como filosofías y vanas sutilezas según las tradiciones de los hombres. Pablo expone el peligro que ellas representan, son enseñanzas apostatas que en realidad lo que pretenden es desvirtuar la Verdad de la Palabra de la cruz.

Mirad que ninguno os engañe por filosofías y vanas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los elementos del mundo, y no según Cristo: (v.8)


1:16-23  16Por tanto, nadie os juzgue en comida, o en bebida, o en parte de día de fiesta, o de nueva luna, o de sábados: 17Lo cual es la sombra de lo por venir; mas el cuerpo es de Cristo. 18Nadie os prive de vuestro premio, afectando humildad y culto a los ángeles, metiéndose en lo que no ha visto, vanamente hinchado en el sentido de su propia carne, 19Y no teniendo la cabeza, de la cual todo el cuerpo, alimentado y conjunto por las ligaduras y conjunturas, crece en aumento de Dios. 20Pues si sois muertos con Cristo cuanto a los rudimentos del mundo, ¿por qué como si vivieseis al mundo, os sometéis a ordenanzas, 21Tales como, No manejes, ni gustes, ni aun toques, 22(Las cuales cosas son todas para destrucción en el uso mismo), en conformidad a mandamientos y doctrinas de hombres? 23Tales cosas tienen a la verdad cierta reputación de sabiduría en culto voluntario, y humildad, y en duro trato del cuerpo; no en alguna honra para el saciar de la carne.

En la conclusión del capítulo, Pablo une todo lo que ha expuesto en ambos capítulos.

La conclusión corre bien sencilla. Pablo establece la siguiente comparación: si, en Jesús tenemos redención por su sangre (1:13a), y la remisión de pecados: (1.13b). Si Jesús es la imagen (εικων) del Dios invisible (1:15a), y Él es el primogénito de toda criatura (1:15b), y por Él fueron criadas todas las cosas que están en los cielos, y que están en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue criado por él y para él (1:16); y Jesús es antes de todas las cosas (1:17a), y por Jesús todas las cosas subsisten: (1:17b); y además, dado que Jesús es puesto por cabeza del cuerpo que es la iglesia (1:18a), y Jesús es el principio de todas las cosas (1:18b), y Jesús es el primogénito de los muertos. Y no solo eso, sino que también, Jesús tiene Señorío sobre todas las cosas: para que en todo tenga el primado (1:18d), y Jesús es quien le da vida a todas las cosas: Por cuanto agradó al Padre que en Él habitase toda plenitud, (1:19), y por Jesús se establece la reconciliación del hombre para con Dios, y por Él todo lo creado vuelve a su estado original como fue creado antes de la desobediencia de Adam: Y por él reconciliar todas las cosas a sí, pacificando por la sangre de su cruz, así lo que está en la tierra como lo que está en los cielos (1:20); Pablo concluye, ¿Qué hacen ustedes permitiendo enseñanzas adicionales que en nada superan todo lo que se les ha enseñado por el Evangelio?

Así que, a manera de certificación del mensaje del Evangelio, Pablo decreta, nadie os juzgue en comida, o en bebida, o en parte de día de fiesta, o de nueva luna, o de sábados: (2:16),  nadie os prive de vuestro premio, afectando humildad y culto a los ángeles (2:18a). El apóstol deja bien claro que quienes han visitado a las comunidades con este tipo de enseñanzas, enseñan lo que no ha visto, vanamente hinchado en el sentido de su propia carne (2:18b), y no están unidos a la cabeza (2:19a), y por lo tanto no están siendo alimentados ni coordinados en el cuerpo, según el crecimiento en aumento de Dios (2:19b).

Pablo finaliza con una exhortación: Si sois muertos con Cristo cuanto a los rudimentos del mundo, ¿por qué como si vivieseis al mundo, os sometéis a ordenanzas, Tales como, No manejes, ni gustes, ni aun toques, (Las cuales cosas son todas para destrucción en el uso mismo), en conformidad a mandamientos y doctrinas de hombres?  Tales cosas tienen a la verdad cierta reputación de sabiduría en culto voluntario, y humildad, y en duro trato del cuerpo; no en alguna honra para el saciar de la carne.

 


Las citas bíblicas son tomadas de la Versión Reina-Valera Antigua, 1909 (RVA)

 


Pastor Pedro Montoya

Tel Cel. (407) 764-2699

Twitter: @pastormontoya

http://www.ministerioscristorey.com

Epístola del Apóstol Pablo a la Comunidad de Fe de Colosas. Capítulo 1




El Evangelio a los Gentiles


1:1-2      Pablo, apóstol de Jesús Cristo por la voluntad de Dios, y el hermano Timoteo, A los santos y hermanos fieles en Cristo que están en Colosas: Gracia y paz a vosotros de Dios Padre nuestro, y del Señor Jesús Cristo.

La comunidad de fe de Colosas, destinataria de la epístola, fue una de las varias iglesias de la época que no surgió por la intervención directa del Pablo; la comunidad de fe de Colosas no fue fundada a raíz de la visita que el apóstol hizo a la región, de hecho, en el libro de Hechos de los Apóstoles que es considerado como la bitácora de los viajes de Pablo, no menciona la localidad como una de las regiones visitadas por el apóstol.

La mejor referencia de que Pablo no estuvo en el área son las mismas declaraciones que el apóstol hace en la epístola,

Porque quiero que sepáis cuán gran solicitud tengo por vosotros, y por los que están en Laodicea, y por todos los que nunca vieron mi rostro en carne; (2:1)

En la conclusión de la epístola, Pablo hace mención  también de las comunidades de Hierápolis y Laodicea que junto con la de Colosas nunca fueron visitadas por él,

Porque le doy testimonio, que tiene gran celo por vosotros, y por los que están en Laodicea, y los que en Hierápolis. (4:13)

1:4-6      Habiendo oído vuestra fe en Cristo Jesús, y el amor que tenéis a todos los santos, 5A causa de la esperanza que os está guardada en los cielos, de la cual habéis oído ya por la palabra verdadera del evangelio: 6El cual ha llegado hasta vosotros, como por todo el mundo; y fructifica y crece, como también en vosotros, desde el día que oísteis y conocisteis la gracia de Dios en verdad,

Lo primero que el apóstol hace es reconocer que dichas comunidades de fe son legítimas, y confirma que el Evangelio que llegó a estas regiones es conforme a lo establecido en la doctrina de Cristo según se enseñó desde Jerusalén.

Comparando esta referencia con los relatos de los Hechos de los Apóstoles en cuanto a los movimientos de evangelismo de la región, encontramos que a raíz de la persecución que se desató después de la muerte de Esteban en contra de los discípulos, hubo muchos de ellos que salieron de Jerusalén huyendo de las amenazas de cárcel y muerte que los Libertinos, Cireneos, Alejandrinos, y los de Cilicia y de Asia, todos ellos sectores de la sinagoga,  lanzaron en contra de los que proclamaban el nombre de Jesús.[1] Al parecer, esta persecución fue por causa de una doctrina postulada por los discípulos que contrastaba con el aspecto doctrinal del sector que promovió la revuelta en contra de esteban;

Entonces sobornaron a unos que dijesen que le habían oído hablar palabras blasfemas contra Moisés y Dios. Hechos 6:11

Hay señales en el relato de Hechos que muestran que la persecución contra los discípulos no fue contra toda la iglesia de Jerusalén sino solo contra el sector de ella que provenía de las regiones de Asia Menor, la actual Turquía. Lo anterior se observa claramente en la conjugación de varios relatos que describen cómo se conformó la iglesia de Jerusalén. En primer lugar, el relato de lo sucedido en el día de Shavuot (Pentecostés); el texto refiere que la gran mayoría de los más de tres mil que recibieron la Palabra,[2] provenían de las regiones de Asia Menor que habían llegado con motivo de las fiestas solemnes de Pesaj y Shavuot; muchos de éstos decidieron mudarse a Jerusalén para esperar el retorno de Jesús,

8¿Cómo, pues, les oímos nosotros hablar cada uno en nuestra lengua en que somos nacidos? Partos y Medos, y Elamitas, y los que habitamos en Mesopotamia, en Judea y en Capadocia, en el Ponto y en Asia, 10 En Phrygia y Pamphylia, en Egipto y en las partes de África que está de la otra parte de Cirene, y Romanos extranjeros, tanto Judíos como convertidos, 11 Cretenses y Árabes, les oímos hablar en nuestras lenguas las maravillas de Dios…    45 Y vendían las posesiones, y las haciendas, y repartíanlas a todos, como cada uno había menester.46 Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y con sencillez de corazón, Hechos 2:8-46

Luego, cuando Lucas relata lo sucedido después de la muerte de Esteban, describe que quienes salieron huyendo de Jerusalén fue un grupo multicultural, entre judíos y prosélitos, que iban no solo escapando de Jerusalén sino sobre todo, buscando las regiones de donde habían salido originalmente antes de mudarse a Jerusalén,

19Y los que habían sido esparcidos por causa de la tribulación que sobrevino en tiempo de Esteban, anduvieron hasta Fenicia, y Cipro, y Antioquía, no hablando a nadie la palabra, sino sólo a los Judíos. 20 Y de ellos había unos varones Ciprios y Cirenences, los cuales como entraron en Antioquía, hablaron a los Griegos, anunciando el evangelio del Señor Jesús. Hechos 11:19-20

Nótese también que entre los esparcidos por causa de la muerte de Esteban se encuentra Felipe, el diacono,[3] quien en los primeros años de su salida de Jerusalén se refugia en la provincia de Samaria,[4] y luego se reubica posteriormente en Cesárea.[5]

Así que, teniendo en consideración lo anterior, es entendible que muchos de estos que salieron huyendo de Jerusalén aunque se reubicaron originalmente en Antioquia de Siria, eventualmente se movieron por los lugares de Asia Menor hablando la Palabra tanto a judíos como a gentiles, y llegaron hasta las regiones de Colosas, Hierápolis y Laodicea, y sembraron semillas que eventualmente se constituyeron en comunidades de fe similares a la de Jerusalén.

1:7-8      7Como habéis aprendido de Epafras, nuestro consiervo amado, el cual es un fiel ministro de Cristo a favor vuestro; 8El cual también nos ha declarado vuestro amor en el Espíritu.

El apóstol confirma también que las congregaciones de fe de Colosas, Laodicea e Hierápolis, fueron iglesias fundadas por Epafras, quien cuidó de ellas con el celo de un buen pastor,

12Os saluda Epafras, el cual es de vosotros, siervo de Cristo, siempre solícito por vosotros en oraciones, para que estéis firmes, perfectos y cumplidos en todo lo que Dios quiere. 13Porque le doy testimonio, que tiene gran celo por vosotros, y por los que están en Laodicea, y los que en Hierápolis. (4:12-13)

En cuanto a Epafras, la epístola da a entender que Pablo lo conocía de antemano; varias razones nos llevan a asegurarlo:

  • Pablo lo categoriza como “nuestro consiervo amado” (1:7)
  • Pablo lo certifica como “fiel ministro de Cristo” (1:8). En la conclusión de la epístola lo vuelve a certificar como “siervo de Cristo” (4:12)
  • Pablo da fe de que Epafras está siempre solícito por vosotros en oraciones (4:12)
  • Pablo da testimonio de que Epafras tiene gran celo por vosotros, y por los que están en Laodicea, y los que en Hierápolis (4:13)

Pablo no se hubiera atrevido a certificar a Epafras como fiel ministro de Cristo si no hubiera tenido suficientes referencias de Epafras de antemano; la epístola no es una carta de recomendación a favor de Epafras, es una carta apostólica para establecer consolidación de la doctrina de la fe en Jesús, en la que ellos han sido enseñados.

Aunque ya es contundente el hecho de que el apóstol Pablo no llegó a visitar las localidades de Colosas, Laodicea e Hierápolis, ciudades del interior de la provincia de Phrygia, el libro de Hechos de los Apóstoles admite que Pablo cruzó la provincia después de que Pablo deja las ciudades de Listra e Iconio intentando subir a las provincias de Mysia y Bhytinia, regiones del norte de Asia Menor.

 DESPUÉS llegó a Derbe, y a Listra: y he aquí, estaba allí un discípulo llamado Timoteo, hijo de una mujer Judía fiel, mas de padre Griego. 2De éste daban buen testimonio los hermanos que estaban en Listra y en Iconio…   6Y pasando a Phrygia y la provincia de Galacia, les fue prohibido por el Espíritu Santo hablar la palabra en Asia. 7Y como vinieron a Misia, tentaron de ir a Bithynia; mas el Espíritu no les dejó. 8Y pasando a Misia, descendieron á Troas.         Hechos 16:1-8

Por la descripción que las epístolas a los Colosenses, y la epístola a Filemón, hacen del apóstol, Pablo es ya un hombre viejo cuando Epafras aparece al lado de él;[6] así que Epafras no pudo haber conocido a Pablo durante sus primeros dos viajes; lo anterior nos lleva a entender que Pablo conoció a Epafras en Éfeso, pero durante el tercer viaje del apóstol. Es el único tiempo en el ministerio del apóstol donde permaneció por un tiempo largo en un mismo lugar. Observemos la referencia que Lucas hace de la estadía del apóstol en Éfeso,

Y esto fue por espacio de dos años; de manera que todos los que habitaban en Asia, Judíos y Griegos, oyeron la palabra del Señor Jesús. Hechos 19:10

Lucas incluso confirma que la fama del apóstol llegó a trascender las fronteras de la provincia, tanto que las gentes de distintos otros lugares hacían largos viajes para aun llevar sudarios de gentes que estaban enfermos,

11Y hacía Dios singulares maravillas por manos de Pablo: 12De tal manera que aún se llevaban sobre los enfermos los sudarios y los pañuelos de su cuerpo, y las enfermedades se iban de ellos, y los malos espíritus salían de ellos. Hechos 19:11-12

Epafras debió haber coincidido con Pablo en Éfeso para este tiempo, ya sea porque él viviera en el lugar o porque hubiera viajado desde Colosas hasta Éfeso para tal fin; para el mismo tiempo también Pablo debió haber conocido a Filemón, a la amada Apphia y a Archîpo, todos ellos mencionados en la epístola a Filemón. Podemos notar que estas ciudades, al igual que las epístolas enviadas a ellas, gozaron de un valor especial para el apóstol.

Si bien es cierto que Pablo conoció a Epafras con alguna anterioridad, no fue así con respecto a las iglesias, pues en la epístola Pablo admite que comenzó a orar por ellas, desde que supo de sus existencias, mostrándose en la forma de redacción la existencia de un tiempo relativamente corto del conocimiento de la existencia de las iglesias. Lo que sí es seguro es que Pablo fue impactado por el testimonio de Epafras acerca de cómo fueron fundadas las iglesias.

Por lo cual también nosotros, desde el día que lo oímos, no cesamos de orar por vosotros…  (1:9)

Epafras es natural de Colosas, la epístola lo confirma,

Os saluda Epafras, el cual es de vosotros, siervo de Cristo, siempre solícito por vosotros en oraciones, para que estéis firmes, perfectos y cumplidos en todo lo que Dios quiere. (4:12)

Epafras es hecho también prisionero juntamente con Pablo, y por lo visto esta fue la razón del porqué el apóstol escribió a la comunidad de fe de Colosas y Laodicea;

Te saludan Epafras, mi compañero en la prisión por Cristo Jesús, Filemón 1:23

Las comunidades de fe de Colosas, Laodicea e Hierápolis han quedado sin alguien que las pastoree; en la conclusión de la epístola Pablo exhorta a Archîpo para que cumpla el ministerio que ha recibido del Señor, lo que bien puede indicar que Archîpo es la persona que debió ocupar la posición de Epafras. En la epístola a Filemón, Pablo vuelve a mencionarlo, esta vez como compañero de milicia,

1PABLO, prisionero de Jesús Cristo, y el hermano Timoteo, a Filemón amado, y coadjutor nuestro; 2Y a la amada Apphia, y a Archîpo, compañero de nuestra milicia, y a la iglesia que está en tu casa: Filemón 1-2

1:9-20    9Por lo cual también nosotros, desde el día que lo oímos, no cesamos de orar por vosotros, y de pedir que seáis llenos del conocimiento de su voluntad, en toda sabiduría y espiritual inteligencia; 10Para que andéis como es digno del Señor, agradándole en todo, fructificando en toda buena obra, y creciendo en el conocimiento de Dios: 11Corroborados de toda fortaleza, conforme a la potencia de su gloria, para toda tolerancia y largura de ánimo con gozo; 12Dando gracias al Padre que nos hizo aptos para participar de la suerte de los santos en luz: 13Que nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo; 14En el cual tenemos redención por su sangre, la remisión de pecados: 15El cual es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda criatura. 16Porque por él fueron criadas todas las cosas que están en los cielos, y que están en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue criado por él y para él. 17Y él es antes de todas las cosas, y por él todas las cosas subsisten: 18Y él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia; él que es el principio, el primogénito de los muertos, para que en todo tenga el primado. 19Por cuanto agradó al Padre que en él habitase toda plenitud, 20Y por él reconciliar todas las cosas a sí, pacificando por la sangre de su cruz, así lo que está en la tierra como lo que está en los cielos.

El contenido doctrinal que el apóstol comparte con ellos muestra una profundidad de Revelación muy poco vista en otras epístolas.

El primer punto que el apóstol establece en su epístola es acerca de la importancia que debe tener para un hombre y una mujer de fe el conocimiento de la Voluntad de Dios: que seáis llenos del conocimiento de su voluntad (1:9). Pablo establece con este principio que la vida de fe consiste en conocer la Voluntad de Dios: Para que andéis como es digno del Señor (1:10a).

El segundo punto que el apóstol establece es con respecto a la doctrina de la perfección: agradándole en todo, fructificando en toda buena obra, y creciendo en el conocimiento de Dios: (1:10b). La perfección consiste en el esfuerzo diario por alcanzar el conocimiento acerca de Dios. En su epístola a los Filipenses escribió en términos bastante similares,

Hermanos, yo mismo no hago cuenta de haber lo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, Filipenses 3:13

El tercer punto que el apóstol establece es con respecto al animo y fortaleza que debe tener el hombre y la mujer de fe frente a las adversidades y/o persecuciones por causa de la proclamación del Evangelio: Corroborados de toda fortaleza, conforme a la potencia de su gloria, para toda tolerancia y largura de ánimo con gozo. Ninguna persecución o adversidad por causa del Evangelio debe ser motivo de angustia, dolor o tristeza. El hombre y la mujer de fe deben entender que sobrepasarlas no es resultado de la fortaleza humana, sino producto de la potencia de la Gloria de Dios que opera en la persona por el Espíritu de Dios que habita en nosotros.

Esta postura, que a simple vista parece ser el sello distintivo del ministerio de Pablo, es en realidad un tema doctrinal apostólico de la iglesia que nació y se esparció desde Jerusalén. Lucas describe en su segundo tratado, los Hechos de los Apóstoles, cómo los discípulos se gozaban cuando se encontraban en tribulación por causa de la proclamación del mensaje del Evangelio,

40Y convinieron con él: y llamando a los apóstoles, después de azotados, les intimaron que no hablasen en el nombre de Jesús, y soltáronlos. 41Y ellos partieron de delante del concilio, gozosos de que fuesen tenidos por dignos de padecer afrenta por el Nombre. Hechos 5:40-41

El tema de la persecución y/o tribulación por causa del Evangelio fue visto dentro de la iglesia como un tema doctrinal; la persecución es la evidencia de que los discípulos son portadores de la Verdad del Reino de los Cielos; Pablo la presentó como requisito de entrada al Reino de los Cielos,[7] Santiago como motivo de gozo,[8] y el apóstol Pedro como la identificación del discípulo con las enseñanzas de Jesús.[9]

El apóstol Pedro establece en su primera epístola que nadie debe ver la tribulación como una afrenta personal, ni temerla, sino mas bien considerarla como algo transitorio,

Carísimos, no os maravilléis cuando sois examinados por fuego, lo cual se hace para vuestra prueba, como si alguna cosa peregrina os aconteciese; 1ra. Pedro 4:12

Así que, Pablo escribe para establecer doctrina para las iglesias de Colosas, de Laodicea y de Hierápolis, estableciendo que sobre todas las cosas, no deben permitir que esta ausencia entre ellos de Epafras no debe ser la causa de su detenimiento espiritual; por eso él ora para que sean Corroborados de toda fortaleza, conforme a la potencia de su gloria, para toda tolerancia y largura de ánimo con gozo.

El cuarto punto que el apóstol presenta en su epístola es sobre la lucha en contra del reino de las tinieblas: Dando gracias al Padre que nos hizo aptos para participar de la suerte de los santos en luz: Que nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo.

La predicación de la cruz consiste en entender que el discípulo, el hombre y la mujer de fe, han sido trasladados del reino de las tinieblas al Reino de Jesús, y que por lo tanto Satanás ya no tiene jurisdicción sobre ellos. La lucha espiritual es posible porque tenemos suerte con los santos en luz, y a partir de aquí surge también la confesión doctrinal de que la luz no tiene comunión con las tinieblas.[10]

El quinto punto doctrinal que el apóstol establece es sobre la doctrina de Cristo. ¿Quién es Jesús?: ; En el cual tenemos redención por su sangre, la remisión de pecados: El cual es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda criatura. Porque por él fueron criadas todas las cosas que están en los cielos, y que están en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue criado por él y para él. Y él es antes de todas las cosas, y por él todas las cosas subsisten: Y él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia; él que es el principio, el primogénito de los muertos, para que en todo tenga el primado. Por cuanto agradó al Padre que en él habitase toda plenitud, Y por él reconciliar todas las cosas a sí, pacificando por la sangre de su cruz, así lo que está en la tierra como lo que está en los cielos.

Es claro en la epístola que Jesús no es presentado como un ángel, Jesús es Dios mismo. El apóstol lo establece con contundencia en la introducción de la epístola: Gracia y paz a vosotros de Dios Padre nuestro, y del Señor Jesús Cristo. Jesús no es un ser extraño ni adicional a Dios-Padre, es la misma esencia de Dios, de lo contrario no lo mencionara “junto” a Dios.

Pablo confirma este tema doctrinal en su misma epístola, estableciendo categóricamente que Jesús está sentado a la diestra de Dios-Padre.

SI habéis pues resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. (3:1)

En la forma de cómo Pablo presenta a Jesús, destaca de Él, que en Jesús,

  • Tenemos redención por su sangre, (v.14a)
  • Tenemos la remisión de pecados: (v.14b)

Destaca sobre todo los atributos de Jesús en su naturaleza divina,

  • Jesús es la imagen (εικων) del Dios invisible, (v.15a). Pablo establece no solo la idea de una “similitud” en apariencia, sino la similitud de naturaleza.
  • Jesús es el primogénito de toda criatura. (v.15b). Pablo establece con esta confesión que la “imagen” (εἰκόνα) con la cual fue formado Adam fue la imagen de Jesús.
  • Por Jesús fueron criadas todas las cosas que están en los cielos, y que están en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue criado por él y para él. (v.16) Esta confesión establece contundentemente que Jesús es Dios.
  • Jesús es antes de todas las cosas, (v.17a)
  • Por Jesús todas las cosas subsisten: (v.17b)

En cuanto a Jesús como manifestación de Dios en la carne, Pablo establece que,

  • Jesús es puesto por cabeza del cuerpo que es la iglesia; (v.18a)
  • Jesús es el principio de todas las cosas (v.18b)
  • Jesús es el primogénito de los muertos. Pablo establece la doctrina de la resurrección de los muertos. (v.18c)
  • Jesús tiene Señorío sobre todas las cosas: para que en todo tenga el primado. (v.18d)
  • Jesús es quien le da vida a todas las cosas: Por cuanto agradó al Padre que en Él habitase toda plenitud, (v.19). nada subsiste si Él no lo permite.
  • Por Jesús se establece la reconciliación del hombre para con Dios, y por Él todo lo creado vuelve a su estado original como fue creado antes de la desobediencia de Adam: Y por él reconciliar todas las cosas a sí, pacificando por la sangre de su cruz, así lo que está en la tierra como lo que está en los cielos. (v.20)

1:21-23  21 A vosotros también, que erais en otro tiempo extraños y enemigos de ánimo en malas obras, ahora empero os ha reconciliado 22 En el cuerpo de su carne por medio de muerte, para haceros santos, y sin mancha, é irreprensibles delante de él: 23 Si empero permanecéis fundados y firmes en la fe, y sin moveros de la esperanza del evangelio que habéis oído; el cual es predicado a toda criatura que está debajo del cielo; del cual yo Pablo soy hecho ministro.

Las iglesias de Colosas, Laodicea e Hierápolis fueron iglesias de trasfondo gentil, Pablo lo confirma cuando escribe: vosotros también, que erais en otro tiempo extraños y enemigos de ánimo en malas obras, ahora empero os ha reconciliado (v.21). A partir de aquí Pablo inicia la presentación del Evangelio a los gentiles con el cual recorrió  las regiones desde Jerusalén hasta Ilírico, como él confiesa en su epístola a los romanos.[11]

No que sea otro Evangelio, pero no contenía los mismos elementos doctrinales del Evangelio que se proclamó entre los judíos. En el acuerdo del concilio de Jerusalén por causa de quienes demandaban que los gentiles fueran circuncidados y tratados como prosélitos, el concilio determinó  no exigirles que se sometan a prácticas y ritos que son conforme a la justicia de las obras de la Ley, y dispusieron tan solo,

19Por lo cual yo juzgo, que los que de los Gentiles se convierten a Dios, no han de ser inquietados; 20Sino escribirles que se aparten de las contaminaciones de los ídolos, y de fornicación, y de ahogado, y de sangre. Hechos 15:19-20

El Evangelio a los gentiles adopta una presentación singular; el Evangelio no es una forma de proselitismo, la persona no judía no necesita acogerse a las costumbres judaicas para ser beneficiario de la Gracia de Dios. Esta enseñanza fue establecida  claramente por el apóstol Pablo y quedó registrado en casi todos sus escritos,

Así que, cuanto al evangelio, son enemigos por causa de vosotros: mas cuanto a la elección, son muy amados por causa de los padres. Romanos 11:28


Mas ni aun Tito, que estaba conmigo, siendo Griego, fue compelido a circuncidarse. Gálatas 2:3


He aquí yo Pablo os digo, que si os circuncidareis, Cristo no os aprovechará nada. 3Y otra vez vuelvo a protestar a todo hombre que se circuncidare, que está obligado a hacer toda la ley. Gálatas 5: 2-3

El Evangelio a los gentiles presentaba el Reino de Dios en función del Cuerpo de Jesús, a diferencia del Evangelio entre los judíos que lo hacía en función de la visión de un pueblo, del pueblo de Israel, de allí la necesidad según esta visión de que los gentiles tenían que circuncidarse. Pablo escribe a gentiles, así que no les habla acerca de la necesidad de adquirir una nacionalidad sino de mantenerse dentro del cuerpo de Cristo: En el cuerpo de su carne por medio de muerte, para haceros santos, y sin mancha, é irreprensibles delante de él (v.22). Mantenerse dentro del cuerpo de Cristo es la única forma para que el hombre adquiera la reconciliación con Dios, y sea convertido en santo y perfecto ante Dios.

A través de esta declaración de fe, el apóstol establece y consolida dos doctrinas básicas del Evangelio; la primera, la doctrina de bautismos,[12] y la segunda, la doctrina de la esperanza de la salvación por medio de la fe en Jesús.[13]

Discernir el Cuerpo de Cristo como el lugar donde fuimos injertados cuando creímos,[14] es la doctrina que Pablo estableció para enseñar acerca de cómo crecer en fe: Si empero permanecéis fundados y firmes en la fe, y sin moveros de la esperanza del evangelio que habéis oído (v.23). No discernir el Cuerpo de Cristo como el lugar donde nos movemos nos conduce a entrar en un estado de estancamiento espiritual,

29Porque el que come y bebe indignamente, juicio come y bebe para sí, no discerniendo el cuerpo del Señor. 30Por lo cual hay muchos enfermos y debilitados entre vosotros; y muchos duermen. 31Que si nos examinásemos a nosotros mismos, cierto no seríamos juzgados. 1ra. Corintios 11:29-31

1:24-27  24Que ahora me gozo en lo que padezco por vosotros, y cumplo en mi carne lo que falta de las aflicciones de Cristo por su cuerpo, que es la iglesia; 25De la cual soy hecho ministro, según la dispensación de Dios que me fue dada en orden a vosotros, para que cumpla la palabra de Dios; 26A saber, el misterio que había estado oculto desde los siglos y edades, mas ahora ha sido manifestado a sus santos: 27A los cuales quiso Dios hacer notorias las riquezas de la gloria de este misterio entre los Gentiles; que es Cristo en vosotros la esperanza de gloria: 28El cual nosotros anunciamos, amonestando a todo hombre, y enseñando en toda sabiduría, para que presentemos a todo hombre perfecto en Cristo Jesús: 29En lo cual aún trabajo, combatiendo según la operación de él, la cual obra en mí poderosamente.

Esta sección final es parte de una Revelación personal que el apóstol recibió directamente de Dios, y tiene que ver con respecto a su ministerio entre los gentiles; algo de ello puede verse en el relato que Lucas hace en los Hechos de los Apóstoles acerca de la conversión de Pablo; leemos en el dialogo entre Dios y Ananías cómo Dios le describe a Ananías lo que esta determinado para Pablo.

15Y le dijo el Señor: Ve: porque instrumento escogido me es éste, para que lleve mi nombre en presencia de los Gentiles, y de reyes, y de los hijos de Israel: 16Porque yo le mostraré cuánto le sea menester que padezca por mi nombre. Hechos 9:15-16

Aunque desde antes de Pablo hubo gentiles que recibieron la Gracia del Evangelio,[15] es Pablo quien abre oficialmente la puerta para que los gentiles entren a formar parte del Cuerpo de Cristo. A esto obedece la expresión de Pablo de que fue hecho ministro según la dispensación de Dios que le fue dada en orden a vosotros, es decir, con respecto a los gentiles en términos generales:

Pablo entiende la magnitud de su ministerio, por eso él expresa gozo en lo que padezco por vosotros, entendiendo lo necesario que es dentro del Reino de los Cielos que un judío padezca por un gentil, para por su padecimiento, cumplir en mi carne lo que falta de las aflicciones de Cristo por su cuerpo, que es la iglesia. Pablo está presentando un misterio de la Revelación de Dios en favor de todos aquellos que no nacieron dentro de la generación de Abraham en la línea de Israel: A saber, el misterio que había estado oculto desde los siglos y edades, mas ahora ha sido manifestado a sus santos: A los cuales quiso Dios hacer notorias las riquezas de la gloria de este misterio entre los Gentiles; que es Cristo en vosotros la esperanza de gloria: (1:26-27).

 



 

Las citas bíblicas son tomadas de la Versión Reina-Valera Antigua, 1909 (RVA)

 



Pastor Pedro Montoya

Tel Cel. (407) 764-2699

Twitter: @pastormontoya

http://www.ministerioscristorey.com

[1] Hechos 6.9

[2] Ídem 2:41

[3] Ídem 6:5

[4] Ídem 8:5

[5] Ídem 8:40; 21:8

[6] Filemón 1:9

[7] Hechos 14:22

[8] Santiago 1:2-3

[9] 1ra. Pedro 3:16-18

[10] 2da. Corintios 6:14

[11] Romanos 15:19

[12] Romanos 6:3

[13] Idem 10:9

[14] Hechos 17:28

[15] Lucas 8:39 presenta al endemoniado gadareno como el primer apóstol a una región gentil: Vuélvete a tu casa, y cuenta cuán grandes cosas ha hecho Dios contigo. Y él se fue, publicando por toda la ciudad cuán grandes cosas había hecho Jesús con él. Hechos 10:45 presenta a Pedro en la conversión de Cornelio: 45 Y se espantaron los fieles que eran de la circuncisión, que habían venido con Pedro, de que también sobre los Gentiles se derramase el don del Espíritu Santo.

Programa Radial “Jesús, Señor y Cristo”. Programa núm. 1: El Poder del Evangelio (Audio)




La palabra “Evangelio”, del griego ευαγγελιον, es una palabra ampliamente conocida dentro de la cultura hebrea acostumbrada al griego koiné; Aunque no fue una palabra de uso cotidiano, el pueblo conocía muy bien su significado y el concepto que su uso transmitía. En la Septuaginta (LXX) aparece en los textos del segundo libro de Samuel, capítulo 4 (vers.10) y capitulo 18 (vers. 20, 22, 25 y 27). En el idioma hebreo corresponde a la palabra בְּשֹׂרָה (besorah).

El uso de la palabra por Jesús se debe al énfasis que la palabra marcaba dentro del pensamiento hebreo. Se trata de “buenas noticias” cuando todo lo que recibo son malas noticias, o cuando todo lo que me rodea es desastre y destrucción. El texto que mejor describe esta condición es el texto del libro del profeta Isaías (9:2) y citado por el escritor del evangelio de Mateo,


El pueblo asentado en tinieblas, Vio gran luz; Y a los sentados en región y sombra de muerte, Luz les esclareció. Mateo 4:16


El Evangelio son las buenas noticias de Salvación para el hombre que se encuentra condenado a la muerte.


 

¿Quién evangelizó a Saulo de Tarso?




Y doy gracias al que me fortificó, a Cristo Jesús nuestro Señor, de que me tuvo por fiel, poniéndome en el ministerio: 13Habiendo sido antes blasfemo y perseguidor e injuriador: mas fui recibido a misericordia, porque lo hice con ignorancia en incredulidad. 14Mas la gracia de nuestro Señor fue más abundante con la fe y amor que es en Cristo Jesús. 1ra. Timoteo 1:12-14

Saulo de Tarso conocido mas como Pablo, o apóstol Pablo, es el nombre que más resuena entre los predicadores y enseñadores del Evangelio del primer siglo. Hombre de ascendencia judía, hebreo según sus propias palabras, aunque de nacionalidad romana por haber nacido dentro de la jurisdicción de la provincia romana de Cilicia.

Entonces Pablo les dijo: Azotados públicamente sin ser condenados, siendo hombres Romanos, nos echaron en la cárcel; y ¿ahora nos echan encubiertamente? No, de cierto, sino vengan ellos y sáquennos. 38Y los alguaciles volvieron a decir a los magistrados estas palabras: y tuvieron miedo, oído que eran Romanos. Hechos 16:37-38


Y como le ataron con correas, Pablo dijo al centurión que estaba presente: ¿Os es lícito azotar a un hombre Romano sin ser condenado? 26Y como el centurión oyó esto, fue y dio aviso al tribuno, diciendo ¿Qué vas a hacer? porque este hombre es Romano. 27Y viniendo el tribuno, le dijo: Dime, ¿eres tú Romano? Y él dijo: Sí. Hechos 22:25-27

Tarso de Cilicia fue una ciudad distinguida por ser un centro filosófico, Saulo mismo la destaca como una ciudad no obscura de Cilicia,

Entonces dijo Pablo: Yo de cierto soy hombre Judío, ciudadano de Tarso, ciudad no obscura de Cilicia: empero ruégote que me permitas que hable al pueblo. Hechos 21:39

Saulo tuvo la oportunidad de estudiar filosofía, pues la ciudad donde nació y se crio, era el asiento de varios filósofos estoicos reconocidos en su época; sin embargo, optó por estudiar e ingresar al fariseísmo, base litúrgica del judaísmo rabínico, caracterizados por sus múltiples interpretaciones de la Ley,

Circuncidado al octavo día, del linaje de Israel, de la tribu de Benjamín, Hebreo de Hebreos; cuanto a la ley, Fariseo; 6Cuanto al celo, perseguidor de la iglesia; cuanto a la justicia que es en la ley, irreprensible. Filipenses 3:5-6

Para ello, se muda de su ciudad natal, Tarso, a la ciudad de Jerusalén para estudiar bajo la tutoría de Gamaliel, fariseo de muy alta estima entre los de su clase y en Jerusalén entera,

Yo de cierto soy Judío, nacido en Tarso de Cilicia, mas criado en esta ciudad a los pies de Gamaliel, enseñado conforme a la verdad de la ley de la patria, celoso de Dios, como todos vosotros sois hoy. Hechos 22:3


Entonces levantándose en el concilio un Fariseo llamado Gamaliel, doctor de la ley, venerable a todo el pueblo, mandó que sacasen fuera un poco a los apóstoles. Hechos 5:34

Saulo ingresó al fariseísmo a una edad bastante joven. A juzgar por el uso de la palabra griega, νεανιου, traducido al español como, joven (mancebo, en la versión RVA), en el relato del libro de Hechos de los Apóstoles cuando apedrearon a Esteban, Saulo tendría para ese entonces una edad de 20 años; lo cual significa que Saulo se habría mudado a Jerusalén para estudiar e ingresar al fariseísmo entre las edades de los 13 a los 17 años.

Y echándolo fuera de la ciudad, le apedreaban: y los testigos pusieron sus vestidos a los pies de un mancebo (νεανιου) que se llamaba Saulo. Hechos 7:58

La palabra νεανιου se utiliza tres veces en todo el Nuevo Testamento. En dichos textos se utiliza para describir a una persona de edad núbil.

Y un mancebo (νεανιας) llamado Eutichô que estaba sentado en la ventana, tomado de un sueño profundo, como Pablo disputaba largamente, postrado del sueño cayó del tercer piso abajo, y fue alzado muerto. Hechos 20:9


Y Pablo, llamando a uno de los centuriones, dice: Lleva a este mancebo (νεανιαν) al tribuno, porque tiene cierto aviso que darle. Hechos 23:17

El término también es utilizado en el Antiguo Testamento con el mismo énfasis. En la Septuaginta (LXX), la palabra νεανιου es usada para referirse a jóvenes que aún no se han casado, pero que están dentro de la edad para hacerlo,

Y llegando el muchacho (νεανιου) adonde estaba la saeta que Jonathán había tirado, Jonathán dio voces tras el muchacho, diciendo: ¿No está la saeta más allá de ti? 1 Samuel 20:37

Y dijo el príncipe de los eunucos a Daniel: Tengo temor de mi señor el rey, que señaló vuestra comida y vuestra bebida; pues luego que él habrá visto vuestros rostros más tristes que los de los muchachos (νεανιας) que son semejantes a vosotros, condenaréis para con el rey mi cabeza. Daniel 1:10

El uso particular de la palabra νεανιου en el siguiente texto nos muestra que la edad de un joven (νεανιου) es propiamente los 20 años,

Y viendo Joab que la haz de la batalla estaba contra él delante y a las espaldas, escogió de todos los más aventajados (νεανιου) que había en Israel, y ordenó su escuadrón contra los Sirios. 1 Crónicas 19:10

Los más aventajados no son una elite con mayor preparación estratégica que los otros, el término indica que se trata de jóvenes (νεανιου). Los traductores no traducen adecuadamente el término sino que prefieren interpretarlo para dar a entender que son más aventajados por su condición de juventud, el termino no muestra que tuvieran una preparación especializada de combate, de lo contrario el escritor hubiera usado un término más apropiado. Así que, puesto que son jóvenes (νεανιου), la edad de ellos debe ser en promedio los 20 años, pues es la edad para ingresar al ejército según lo estipulado en la Ley,

De veinte años arriba, todos los que pueden salir a la guerra en Israel, los contaréis tú y Aarón por sus cuadrillas. Números 1:3

Lo anterior nos lleva a entender que la edad de Saulo a la muerte de Esteban era en promedio los 20 años, lo que significa dos cosas; la primera, que para la muerte de Esteban Saulo podría haber sido un estudiante de primer, o a lo sumo, de segundo año de fariseísmo, no era un fariseo ordenado como tal, lo muestra el hecho de que está presente en la lapidación de Esteban pero no participa como un ejecutor, como los demás; segundo, después de la muerte de Esteban Saulo tuvo oportunidad de recapacitar sobre el incidente de Esteban, y de arrepentirse por tal muerte, sin embargo, no lo hizo, sino que se fortaleció en el hecho con una mayor fuerza que antes pues su celo por la Ley le hacía ver en los discípulos del Señor un peligro doctrinal que solo podía ser extinguido matándolos gradualmente.

Saulo confiesa de sí mismo que fue en cuanto a la justicia que es en la ley, irreprensible, lo que significa que su fortaleza dependía de la firmeza de sus determinaciones; esto mismo puede verse en una de sus cartas cuando le escribe a Timoteo, y le dicta instrucciones sobre los requisitos que debe tener un diacono,

Los diáconos asimismo, deben ser honestos, no bilingües (διλογους), no dados a mucho vino, no amadores de torpes ganancias; 1 Timoteo 3:8

La expresión, διλογους significa, “dos palabras”, que sería entendido como una persona que cambia de opinión; lo que indica que el carácter de Saulo consistía en mantenerse sin variación en cuanto a lo que había determinado.

Y esta forma de ser fue su sello personal, pues en su epístola a los Gálatas él describe que su trayectoria como estudiante del fariseísmo aventajó a muchos de sus compañeros,

Y aprovechaba en el Judaismo sobre muchos de mis iguales en mi nación, siendo muy más celador que todos de las tradiciones de mis padres. Gálatas 1:14

Así que, después de la muerte de Esteban, el tiempo que le tomó a Saulo terminar sus estudios de fariseo, que bien pudo haber sido unos cinco años más, lo ocupó para fortalecer su convicción de que su función como fariseo era la de ser un restaurador de las tradiciones de los padres, hoy amenazadas por la doctrina de los del camino.

Cuanto al celo, perseguidor de la iglesia; cuanto a la justicia que es en la ley, irreprensible. Filipenses 3:6


Habiendo sido antes blasfemo y perseguidor é injuriador: mas fui recibido a misericordia, porque lo hice con ignorancia en incredulidad. 1 Timoteo 1:13

Saulo inicia su función como fariseo persiguiendo a la iglesia; él está convencido de que esta es su tarea y servicio a Dios. Él claramente confiesa que no creyó nunca en la doctrina que los discípulos de Jesús proclamaban, lo cual indica también que Saulo llegó a conocerla muy bien,

Habiendo sido antes blasfemo y perseguidor e injuriador: mas fui recibido a misericordia, porque lo hice con ignorancia en incredulidad. 1ra. Timoteo 1:13

Fueron muchos los años que Saulo utilizó para perseguir a los discípulos de Jesús, y muchas también las vidas que fueron maltratadas por Saulo. Nunca sabremos realmente todas las cosas que él hizo durante todos los años de su persecución a la iglesia, ni cuántas las vidas de los discípulos de Jesús que murieron por causa de esta persecución; hay un texto sin embargo en la epístola a los Hebreos que más o menos esboza esta persecución,

Otros experimentaron vituperios y azotes; y a más de esto prisiones y cárceles; 37Fueron apedreados, aserrados, tentados, muertos a cuchillo; anduvieron de acá para allá cubiertos de pieles de ovejas y de cabras, pobres, angustiados, maltratados; 38De los cuales el mundo no era digno; perdidos por los desiertos, por los montes, por las cuevas y por las cavernas de la tierra. 39Y todos éstos, aprobados por testimonio de la fe, no recibieron la promesa; 40Proveyendo Dios alguna cosa mejor para nosotros, para que no fuesen perfeccionados sin nosotros. Hebreos 11:36-40

En la mayoría de sus epístolas aparece descrito esta parte de su pasado farisaico,

Porque ya habéis oído acerca de mi conducta otro tiempo en el Judaismo, que perseguía sobremanera la iglesia de Dios, y la destruía; Gálatas 1:13


Solamente habían oído decir: Aquel que en otro tiempo nos perseguía, ahora anuncia la fe que en otro tiempo destruía. Gálatas 1:23


Porque yo soy el más pequeño de los apóstoles, que no soy digno de ser llamado apóstol, porque perseguí la iglesia de Dios. 1 Corintios 15:9


Cuanto al celo, perseguidor de la iglesia; cuanto a la justicia que es en la ley, irreprensible. Filipenses 3:6


Habiendo sido antes blasfemo y perseguidor é injuriador: mas fui recibido a misericordia, porque lo hice con ignorancia en incredulidad. 1 Timoteo 1:13


Porque vosotros, hermanos, habéis sido imitadores de las iglesias de Dios en Cristo Jesús que están en Judea; pues habéis padecido también vosotros las mismas cosas de los de vuestra propia nación, como también ellos de los Judíos; 1ra. Tesalonicenses 2:14


¿Cómo un hombre con la trayectoria de Saulo, con una convicción de persecución a la iglesia tan arraigada en él, pudo convertirse a la doctrina que él mismo perseguía? ¿Cuál es el mensaje evangelístico que Saulo recibió?


El mensaje evangelístico que Saulo recibió lo plantó Esteban el día que testificó acerca de su fe ante el Concilio, y ante Saulo; cuando confesó haber visto la Gloria de Dios y a Jesús sentado a la diestra de Dios, y minutos después, cuando estuvo dispuesto a entregar su vida clamando a gran voz, Señor, no les imputes este pecado.

El mensaje evangelístico de Esteban nunca se borró de la conciencia de Saulo, tanto así que bastantes años después, ante el peligro de verse expuesto al mismo riesgo de muerte si subía a Jerusalén, las palabras y acto de Esteban se convirtió en la seguridad de que su decisión de subir a Jerusalén estaba correcta,

Entonces Pablo respondió: ¿Qué hacéis llorando y afligiéndome el corazón? porque yo no sólo estoy presto a ser atado, más aun a morir en Jerusalem por el nombre del Señor Jesús. Hechos 21:13

El mensaje evangelístico de Saulo fue abonado por cada una de las vidas que él persiguió, capturó y fueron muertos por sencillamente confesarse como discípulos de Jesús. Fue el dolor, la agonía y la sangre de cada uno de aquellos que él llevó presos lo que hizo que la convicción de muerte tan arraigada de Saulo se desmoronara, y no quedara más fuerza en él que entender que aquellos que seguían confesando a Jesús como Señor y Cristo lo hacían porque el Señor estaba con ellos.

Este mensaje evangelístico es descubierto en las Palabras de Jesús a Saulo en el camino a Damasco,

Y habiendo caído todos nosotros en tierra, oí una voz que me hablaba, y decía en lengua hebraica: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? Dura cosa te es dar coces contra los aguijones. Hechos 26:14

Ningún sufrimiento, ninguna lagrima, ninguna sangre derramada por aquellos perseguidos y atormentados por Saulo cayó en el vacío; cada tormento sufrido por cada uno de ellos cayó a tierra como semilla, y germinó en fruto de misericordia y Vida Eterna para Saulo,

De cierto, de cierto os digo, que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, él solo queda; mas si muriere, mucho fruto lleva. Juan 12:24

Cada acto de fidelidad y de perdón hacia quien los perseguía y maltrataba se convirtió en el mensaje sin palabras que llevó a Saulo un día a encontrarse con Jesús,

Saulo mismo años más tarde reconoció que por este mismo sentir que hubo en ellos inculcado como parte de la doctrina de Jesús fue que él alcanzó misericordia.

Fueron mis lágrimas mi pan de día y de noche, Mientras me dicen todos los días: ¿Dónde está tu Dios? Salmos 42:3

Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús: Filipenses 2:5


El propósito de esta enseñanza es despertarnos a una visión más amplia de la labor que desarrollamos como establecedores del Reino de Dios, labor a la cual hemos sido todos llamados.


No todo mensaje se planta con palabras. Hay mensajes que requieren acciones, gestos, actitudes y disposiciones del corazón. No todo se puede decir con palabras porque las personas no tienen oídos para oírlas, es necesario que vean en nuestros actos lo que queremos decirles.

Amar al prójimo como a sí mismo, seguir amando aun cuando te rechacen y menosprecien; orar por los que nos persiguen y aun maldicen; seguir atendiendo a aquellos que te denigran; entregar sin retener a aquellos que aun con injusticias te quitan lo que es tuyo; perdonar al que nos daña y ofende hasta setenta veces siete; no buscar venganza pese a que posiblemente tenemos la razón y la justicia está de nuestro lado; no amenazar; no sacar ventaja de las debilidades de otro; dar, siempre dar sin esperar recibir nada a cambio.

Es el mensaje de Jesús que leemos en las páginas de los evangelios, es la enseñanza de los apóstoles contenidos en todas sus epístolas, sin embargo, es el mensaje que no escuchamos detrás de muchas de nuestras acciones.

Ningún dolor, ninguna agonía, ningún sufrimiento, ni ningún sacrificio por amor de Jesús caen en el vacío; cada acto se convierte en semilla del Evangelio para beneficio de aquellos que como Saulo no pueden oír el mensaje a través de las palabras,

Porque ¿qué gloria es, si pecando vosotros sois abofeteados, y lo sufrís? mas si haciendo bien sois afligidos, y lo sufrís, esto ciertamente es agradable delante de Dios. 1 Pedro 2:20

¿Qué hubiera sucedido si Esteban por no ser apedreado decide retractarse de su testimonio ante el Concilio? ¿Qué hubiera sucedido si cada uno de los que Saulo persiguió, para evitar la cárcel y la muerte hubieran negado la fe? de seguro que ninguno de nosotros supiera hoy de un apóstol Pablo.

La razón del porqué existen hoy en día muchos blasfemos y perseguidores de la fe es porque no hay muchos Esteban que quieran morir por el testimonio de su fe; porque muchos discípulos de Jesús niegan la fe por tal de no padecer persecución.

La iglesia cristiana contemporánea ha buscado insertarse en la sociedad, ha reclamado una posición de honra y respeto, ha pedido ser considerada como un grupo de consulta aún por las elites de gobierno. Me parece que hemos errado el camino y hemos confundido el mensaje del Evangelio. En el afán de querer evangelizar a una sociedad que dispuso vivir a expensas del mundo, nos hemos congraciado con ella haciendo y tolerando lo mismo que ella hace, por eso tenemos una iglesia débil y mediocre.

Solo hay una forma de evangelizar, y es a través de mantenernos firmes en lo que fuimos enseñados con respecto a la doctrina de Jesús. No se evangeliza tranzando con el mundo, se evangeliza por la decisión mantenerse firme en la fe, y con la disposición de marcar la diferencia con nuestros actos, aun así la diferencia nos conlleve a ser considerados como fanáticos por los mismos que profesan la fe.

 Y el que planta y el que riega son una misma cosa; aunque cada uno recibirá su recompensa conforme a su labor…  Si permaneciere la obra de alguno que sobreedificó, recibirá recompensa. 1 Corintios 3:8-14


¿Estás dispuesto a ser un Esteban para tu época y para tu país?



 

Las citas bíblicas son tomadas de la Versión Reina-Valera Antigua, 1909 (RVA)

 

Pastor Pedro Montoya

WhatsApp 1 (407) 764-2699

Twitter: @pastormontoya

http://www.ministerioscristorey.com

¿Cuál es el Mensaje del Evangelio?


En un ambiente tan teologizado como en el que vivimos, donde hablar de temas doctrinales complejos se ha convertido casi en el pan de todos los días, hemos pasado por alto que el mensaje del Evangelio es un mensaje sencillo, sin pretensiones, que nos habla del amor de Dios que aun siendo pecadores Cristo murió por nosotros.

Es el mensaje de la Biblia, el mensaje de un Dios Todopoderoso, Creador del Cielo y de la tierra, y por quien todas las cosas creadas subsisten (Colosenses 1:17; Hebreos 2:10). Es el mensaje de un Dios siempre presente, que llena todas las cosas en todos (Efesios 1:23), que aunque aborrece el pecado, ama al pecador, y se deleita en su Creación.

El mensaje de un Dios que no hace acepción de personas que aunque hable juicio en contra de aun una nación, para arrancar y destruir, si la nación se humillare Él se arrepiente del mal que habló hacer sobre ellos (Jeremías 18:7,8).

Es el mensaje que irrumpe entre las gentes que no le conocen, aun entre aquellos que no le quieren oír. Es el mensaje que habla de Paz, de restauración, de edificación, de restitución; aquel que dice, serás edificada. (Jeremías 31:4; Isaías 44:28).

Es el mensaje de aquel que llama las cosas que no son como si fueran (Romanos. 4:17), que llama las cosas por su nombre (Isaías 40:26). Es el mensaje del que los profetas describieron como Dios de toda carne (Jeremías 32:27), Dios de los espíritus (Números 16:22; 27:16), Dios de los cielos y Dios de la tierra (Génesis 24:3), Dios de dioses (Deuteronomio 10:17). Tal es la grandeza de su fuerza, y su poder y virtud.

El mensaje del Evangelio no es filosófico, ni religioso, ni el poder de su fuerza radica en la etimología de la Palabra.

Porque el reino de Dios no consiste en palabras, sino en virtud. 1ra. Corintios 4:20

No es un mensaje sujeto a la hermenéutica de la palabra, difícil de entender,

Porque este mandamiento que yo te intimo hoy, no te es encubierto, ni está lejos: 12No está en el cielo, para que digas: ¿Quién subirá por nosotros al cielo, y nos lo traerá y nos lo representará, para que lo cumplamos? 13Ni está de la otra parte de la mar, para que digas: ¿Quién pasará por nosotros la mar, para que nos lo traiga y nos lo represente, a fin de que lo cumplamos? Deuteronomio 30:11-13

Es el mensaje nacido de la convicción, de la convicción personal de que Dios se reveló y habló, y que sus instrucciones no necesitan interpretación,

Porque muy cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón, para que la cumplas. Deuteronomio 30:11-14

Fue el mensaje que corrió por Jerusalén, por Judea, Samaria, y por todo el imperio romano,

Mas ¿qué dice? Cercana está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe, la cual predicamos: Que si confesares con tu boca al Señor Jesús, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Romanos 10:8, 9

El mensaje del Evangelio es el mismo mensaje profético establecido desde aun antes de la fundación del mundo (Efesios 1:4; 1ra. Pedro 1:20), es el tema establecido como fundamento de la Ley mosaica,..

¿No era necesario que el Cristo padeciera estas cosas, y que entrara en su gloria? 27Y comenzando desde Moisés, y de todos los profetas, declarábales en todas las Escrituras lo que de él decían. Lucas 24:26, 27

.. Y compartido por los apóstoles de Jesús como fundamento de fe,

Obteniendo el fin de vuestra fe, que es la salud de vuestras almas. 10De la cual salud los profetas que profetizaron de la gracia que había de venir a vosotros, han inquirido y diligentemente buscado, 11Escudriñando cuándo y en qué punto de tiempo significaba el Espíritu de Cristo que estaba en ellos, el cual prenunciaba las aflicciones que habían de venir a Cristo, y las glorias después de ellas. 12A los cuales fue revelado, que no para sí mismos, sino para nosotros administraban las cosas que ahora os son anunciadas de los que os han predicado el evangelio por el Espíritu Santo enviado del cielo; en las cuales desean mirar los ángeles. 1ra. Pedro 1:9-12

El mensaje del Evangelio es la Revelación de que Jesús es el Mesías (el Cristo, en griego),

Este halló primero a su hermano Simón, y díjole: Hemos hallado al Mesías (que declarado es, el Cristo). Juan 1.41


Dícele la mujer: Sé que el Mesías ha de venir, el cual se dice el Cristo: cuando él viniere nos declarará todas las cosas. Juan 4.25


Esto dijeron sus padres, porque tenían miedo de los Judíos: porque ya los Judíos habían resuelto que si alguno confesase ser él el Mesías, fuese fuera de la sinagoga. Juan 9.22

El mensaje del Evangelio es el mensaje de que Jesús es el Hijo de Dios, reconociendo su presencia humana…

Y todo espíritu que no confiesa que Jesucristo es venido en carne, no es de Dios: y éste es el espíritu del anticristo, del cual vosotros habéis oído que ha de venir, y que ahora ya está en el mundo. 1ra. Juan 4:3

… Pero distinguiéndolo de cualquier otro profeta de tiempos pasados. Él es Dios.

Entonces los que estaban en el barco, vinieron y le adoraron, diciendo: Verdaderamente eres Hijo de Dios. Mateo 14:33


El cual fue declarado Hijo de Dios con potencia, según el espíritu de santidad, por la resurrección de los muertos), de Jesús Cristo Señor nuestro, Romanos 1:4

El mensaje del Evangelio es confesión de que Jesús es salvación, liberación y vida eterna.

Que si confesares con tu boca al Señor Jesús, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Romanos 10:9


Y en ningún otro hay salud; porque no hay otro nombre debajo del cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos. Hechos 4:12


Y será que todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo. Hechos 2:21


Porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo. Romanos 10:13

No solo es un reconocimiento verbal, a la manera de las confesiones religiosas paganas; es la confesión nacida de la revelación de que Jesús es Dios mismo hecho carne, y establecida como convicción de vida de que Él vive en nosotros,

Y respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Mateo 16:16


A vosotros primeramente, Dios, habiendo levantado a su Hijo, le envió para que os bendijese, a fin de que cada uno se convierta de su maldad. Hechos 3:26


Y Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes. Y respondiendo, dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios. Hechos 8:37


Fiel es Dios, por el cual sois llamados a la participación de su Hijo Jesús Cristo nuestro Señor. 1ra. Corintios 1:9

El mensaje del Evangelio es la proclama de que Jesús es fundamento de vida eterna,..

Edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo; En el cual, compaginado todo el edificio, va creciendo para ser un templo santo en el Señor: Efesios 2:20, 21


Por tanto, de la manera que habéis recibido al Señor Jesucristo, andad en él: 7Arraigados y sobreedificados en él, y confirmados en la fe, así como habéis aprendido, creciendo en ella con hacimiento de gracias. Colosenses 2:6,7

El mensaje del Evangelio es la doctrina del Reino de los cielos que establece que Dios demanda de todos los hombres que se arrepientan de vivir bajo el reino de Satanás, y se sometan al Señorío de Cristo,..

Empero Dios, habiendo disimulado los tiempos de esta ignorancia, ahora denuncia a todos los hombres en todos los lugares que se arrepientan: Hechos 17:30


Y diciendo: Arrepentíos, que el reino de los cielos se ha acercado. Mateo 3:2


Desde entonces comenzó Jesús a predicar, y a decir: Arrepentíos, que el reino de los cielos se ha acercado. Mateo 4:17


Y yendo, predicad, diciendo: El reino de los cielos se ha acercado. Mateo 10:7

.. para ser tenidos por dignos de esta Gracia,

Una demostración del justo juicio de Dios, para que seáis tenidos por dignos del reino de Dios, por el cual asimismo padecéis. 2da. Tesalonicenses 1:5

El Evangelio es la proclama del Reino de los Cielos, la cual establece la decisión de Dios de conciliar al hombre con su Hacedor. Jesús es constituido en único mediador entre Dios y los hombres,

¿Pues de qué sirve la ley? Fue puesta por causa de las rebeliones, hasta que viniese la simiente a quien fue hecha la promesa, ordenada aquélla por los ángeles en la mano de un mediador. 20Y el mediador no es de uno, pero Dios es uno. Gálatas 3:19, 20


Porque hay un Dios, asimismo un mediador entre Dios y los hombres, Jesús Cristo hombre; 1ra. Timoteo 2:5


Mas ahora tanto mejor ministerio es el suyo, cuanto es mediador de un mejor pacto, el cual ha sido formado sobre mejores promesas. Hebreos 8:6


Así que, por eso es mediador del nuevo testamento, para que interviniendo muerte para la remisión de las rebeliones que había bajo del primer testamento, los que son llamados reciban la promesa de la herencia eterna. Hebreos 9:15


Y a Jesús el Mediador del nuevo testamento, y a la sangre del esparcimiento que habla mejor que la de Abel. Hebreos 12:24

El mensaje del Evangelio es el testimonio de que Él apareció para deshacer las obras de Satanás y de los demonios,

Y he aquí clamaron, diciendo: ¿Qué tenemos contigo, Jesús, Hijo de Dios? ¿Has venido acá a molestarnos antes de tiempo? Mateo 8:29


El que hace pecado, es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo. 1ra. Juan 3:8


Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por la muerte al que tenía el imperio de la muerte, es a saber, al diablo, Hebreos 2:14

El mensaje del Evangelio es la regeneración del hombre por medio del Espíritu Santo,

Que el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia y paz y gozo por el Espíritu Santo. Romanos 14:17

Su fuerza no depende de la capacidad intelectual de la persona, ni de su preparación académica ni teológica; …

La piedra que desecharon los edificadores, Ha venido a ser cabeza del ángulo. Salmo 118:22


Mas él mirándolos, dice: ¿Qué pues es lo que está escrito: La piedra que condenaron los edificadores, Esta fue por cabeza de esquina? Lucas 20:17

… la fuerza del Evangelio consiste en la disposición de humillarse ante Él, y someterse a su Señorío,

Cercano está Jehová a los quebrantados de corazón; Y salvará a los contritos de espíritu. Salmo 34:18


Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado: Al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios. Salmo 51:17

El Evangelio del Reino se establece sobre el fundamento de la fe en Jesús como único mediador de un nuevo pacto,…

¿Por qué? Porque la seguían no por fe, mas como por las obras de la ley: por lo cual tropezaron en la piedra de tropiezo, Romanos 9:32

… la fe en Jesús descubre la Justicia del Reino,

Como está escrito: He aquí pongo en Sión piedra de tropiezo, y piedra de caída; Y aquel que creyere en ella, no será avergonzado. Romanos 9:33

El mensaje del Evangelio no depende de liturgia, ni de rituales religiosos.

Ella es pues honor a vosotros que creéis: mas para los desobedientes, La piedra que los edificadores reprobaron, Esta fue hecha la cabeza del ángulo; 1ra. Pedro 2:7

La integración de elementos religiosos solo hace errar de la fe a quienes la siguen, y establecen apostasía en sus dichos y hechos,

Y Piedra de tropiezo, y roca de escándalo — a aquellos que tropiezan en la palabra, siendo desobedientes; para lo cual fueron también ordenados. 1ra. Pedro 2:8

En cuanto a contenido de salvación, el mensaje del Evangelio es el mensaje de Jesús crucificado,..

Mas nosotros predicamos a Cristo crucificado, a los Judíos ciertamente tropezadero, y a los Gentiles locura; 1ra. Corintios 1:23

… pero sobre todo, la proclamación de que Jesús resucitó de entre los muertos,

Y si Cristo es predicado que resucitó de los muertos ¿cómo dicen algunos entre vosotros que no hay resurrección de muertos? 13Porque si no hay resurrección de muertos, Cristo tampoco resucitó: 14Y si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación, vana es también vuestra fe. 15Y aún somos hallados falsos testigos de Dios; porque hemos testificado de Dios que él haya levantado a Cristo; al cual no levantó, si en verdad los muertos no resucitan. 16Porque si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitó. 17Y si Cristo no resucitó, vuestra fe es vana; aun estáis en vuestros pecados. 1ra. Corintios 15:12-17

… y que Jesús es hecho primicias de los que durmieron, estableciendo la doctrina de la resurrección entre los muertos de los santos y justos a su venida,

Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho. 1ra. Corintios 15:20


Porque el mismo Señor con aclamación, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero: 1ra. Tesalonicenses 4:16

En cuanto a presentación, el mensaje del Evangelio es conocido por diversos otros nombres; el primero, presentado desde sus inicios, el camino del Señor,

Este era instruido en el camino del Señor; y ferviente de espíritu, hablaba y enseñaba diligentemente las cosas que son del Señor, enseñando solamente en el bautismo de Juan. Hechos 18:25

… también como, el camino de Dios,

Y comenzó a hablar confiadamente en la sinagoga: al cual como oyeron Priscila y Aquila, le tomaron, y le declararon más particularmente el camino de Dios. Hechos 18:26

… como, el camino de salvación,

Esta, siguiendo a Pablo y a nosotros, daba voces, diciendo: Estos hombres son siervos del Dios Alto, los cuales os anuncian el camino de salud. Hechos 16:17

… o, simplemente, el Camino,

Mas endureciéndose algunos y no creyendo, maldiciendo el Camino delante de la multitud, apartándose Pablo de ellos separó a los discípulos, disputando cada día en la escuela de un cierto Tyranno. Hechos 19:9

El nombre más difundido entre las regiones gentiles, la Palabra de la cruz,

Porque no me envió Cristo a bautizar, sino a predicar el evangelio: no en sabiduría de palabras, porque no sea hecha vana la cruz de Cristo. Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden; mas a los que se salvan, es a saber, a nosotros, es potencia de Dios. 1ra. Corintios 1:18

El apóstol Pablo utilizó también el término, potencia de Dios para Salvación,

Porque no me avergüenzo del evangelio: porque es potencia de Dios para salud a todo aquel que cree; al judío primeramente y también al griego. Romanos 1:16


Y cuál aquella supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, por la operación de la potencia de su fortaleza, Efesios 1:19

El mensaje del Evangelio del Reino es presentado también como, el consejo de Dios,

Porque no he rehuido de anunciaros todo el consejo de Dios. Hechos 20:27

Terminamos esta enseñanza planteándonos una pregunta: ¿Cuál es el mensaje del Evangelio que hemos recibido?

Nos daremos cuenta que mucho de lo que hemos recibido es en realidad conocimiento filosófico y religioso, bastante lejano del Evangelio del Reino de los Cielos establecido en las Escrituras por el Señor.

¡Corrijamos nuestro camino… estamos a tiempo!


Lleguémonos pues confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia, y hallar gracia para el oportuno socorro. Hebreos 4:16

Le invitamos a revisar los libros publicados y a adquirirlos en formato impreso o en formato electrónico.

Pastor Pedro Montoya

Tel Cel. (407) 764-2699

Twitter: @pastormontoya

www.ministerioscristorey.com

El Valor de las Primicias


Un par de días atrás mientras en mi lectura devocional estudiaba acerca de la décima plaga de Dios sobre Egipto, me llamó la atención las instrucciones que Dios le entregó a Moisés para evitar que los primogénitos hebreos perdieran la vida aquella noche que el ángel de la muerte visitó la tierra de Egipto.

Toda una estructura espiritual y litúrgica desarrollada e institucionalizada aquella misma noche con el único propósito de garantizar la vida de los primogénitos: El sacrificio del cordero Pascual, la sangre pintada en los postes y dinteles de las casas, la cena con hierbas amargas, entre los actos más destacados, pero que sólo beneficiaba a una parte de la población: para evitar que los primogénitos murieran esa noche. Pero, ¿Cuánta gente eran los primogénitos en ese momento?

En la revisión de los datos numéricos que aparecen en el relato. Éxodo 12:37 dice que los hijos de Israel que salieron de Egipto fueron como «seis cientos mil hombres de a pie, sin contar los niños». Un dato más preciso aparece en Números 2:32: «Estos son los contados de los hijos de Israel, por las casas de sus padres: Todos los contados por ejércitos, por sus escuadrones, seis cientos tres mil quinientos y cincuenta». Este dato fue recabado justamente «en el primero del mes segundo, en el segundo año de su salida de la tierra de Egipto» (Números 1:1).

El capítulo 3, versículo 43 describe un dato cercano de la cantidad que para esa fecha había de primogénitos,  un año después de su salida de Egipto: «y todos los primogénitos varones, conforme a la cuenta de los nombres, de un mes arriba, los contados de ellos fueron veintidós mil dos cientos setenta y tres». Al dividir esta cantidad entre la población masculina que salió de Egipto resulta que el por ciento de los primogénitos hebreos en Egipto a la fecha de la caída de la décima plaga era tan solo del orden de un 3.69%.
Este dato sorprende y explica la forma de actuar de Dios en favor de su pueblo. Dios le dio instrucciones a Moisés para una sola noche tan sólo para beneficiar a un 3.69% de la población total; y si tuviéramos números más precisos, es decir la cantidad de hombres incluyendo niños menores de 21 años sobre quienes hacer la distribución de los primogénitos, de seguro que el por ciento sería mucho menor.

¡Que forma la de operar de Dios! 
¿Por qué están estos datos en las Escrituras?

Los primogénitos significa «primicias», es decir, los primeros frutos, y a causa de ellos se estableció en la Palabra la ley espiritual que «… mío es todo primogénito… yo santifiqué a mi a todos los primogénitos, así de hombres como de animales» (Números 3:13). Una ley que está también presente en el Nuevo Testamento, porque se destaca que Jesús es el «unigénito del Padre» (Juan 1:14), y es constituido en la obra de Dios como el «primogénito entre muchos hermanos» (Romanos 8:29).

Si Jehová Dios cuidó de que no muriera un por ciento tan bajo de la población aquella noche, los primogénitos, y se mantuvo como celebración anual por instrucción divina, trascendiendo hasta el Nuevo Testamento y dándosele continuidad a través de la Cena del Señor, es porque EL Todopoderoso pretende enseñarnos sobre el valor de las Primicias.

Los primogénitos fueron primicias, luego Jesús es primicias. Las primicias tienen un valor divino, espiritual y profético, y la Palabra nos urge a descubrir su propósito y a activar con su práctica el poder profético otorgado por Dios.

No tenemos un adecuado concepto de lo que significa las Primicias, y por lo tanto no acostumbramos a consagrar primicias. Es nuestra responsabilidad como creyentes del Dios que llama las cosas que no son como si fueran, la de consagrar con gratitud lo primero de todo lo que emprendamos.

Dios está restaurando el valor espiritual y profético de las Primicias. Movámonos en esa línea profética y veremos grande obra sobrenatural del Todopoderoso.

Pastor Montoya
http://www.ministerioscristorey.com
@pastormontoya
787-478-2577