Sacar a la luz la abominación oculta de las regiones




Basados en el hecho de que las Potestades y Principados demoniacos acantonados en una región habitada nunca operan en independencia de las gentes que viven en ella, que son los hechos de sus habitantes los que las convocan, conciertan con ellas y hacen que se establezcan en su región, la única forma de desvirtuar la potestad de las fuerzas espirituales del lugar es invalidando las obras de aquellos que les dieron derecho a establecerse en el sitio.

Esto puede extrañar a muchos, y mas de alguno podría objetar el planteamiento de este tema. Sin embargo, es necesario y conveniente apuntar aquí, que la guerra espiritual es un protocolo de acción y no “pasos” sueltos de acciones independientes, lo que nos lleva a entender por qué las fuerzas de las tinieblas no pueden ser desalojadas de un lugar por el simple hecho de reprenderlas.

En los conceptos de guerra espiritual tradicional se ha planteado, por ejemplo, que Satanás se sujetará a uno que le reprenda tan solo porque él es tinieblas y quien lo reprende es luz; lo cual no es lo que la Palabra enseña; si bien es cierto tenemos autoridad para hollar serpientes y escorpiones,[1] y por el Espíritu expulsar demonios,[2] la autoridad está condicionada a la capacidad de cada quien de vivir en sujeción al Espíritu, lo cual desde ya demuestra el valor de los protocolos de guerra espiritual;

Y estando prestos para castigar toda desobediencia, cuando vuestra obediencia fuere cumplida. 2 Corintios 10:6

En la doctrina de Jesús se destaca que no todo el que me dice, Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos;[3] lo que en materia de guerra espiritual significa que la autoridad espiritual para expulsar demonios está condicionada, es decir, depende de la ausencia de “desobediencia” en el hombre de fe que pueda otorgarle “derecho” al enemigo para cuestionar su autoridad. No solo se trata de reprender, es necesario que quien ejerce la autoridad de la fe en Jesús cumpla con condiciones mínimas para asegurarse que su autoridad asestará un golpe contundente a las tinieblas.

En materia de lo espiritual existe lo que se conoce como “derecho legal” que consiste en el “permiso” que Satanás adquiere para operar en una persona, o en un lugar, por causa de la oportunidad que la persona, o el lugar, le otorgó para hacerlo. La guerra espiritual consiste en “desvirtuar” la autoridad del contrario, esto es, cancelar el “derecho legal” del enemigo para así poder reprender y sujetar toda su actividad; es la doctrina que Jesús estableció en sus enseñanzas y está descrita en todos los evangelios,

21Cuando el fuerte armado guarda su atrio, en paz está lo que posee. 22Mas si sobreviniendo otro más fuerte que él, le venciere, le toma todas sus armas en que confiaba, y reparte sus despojos. Lucas 11:20-22

La enseñanza es clara, la guerra espiritual consiste en “desvirtuar” la fuerza del enemigo; en el contexto de este texto se descubre que la enseñanza fue establecida en relación directa con la guerra espiritual,

Mas si por el dedo de Dios echo yo fuera los demonios, cierto el reino de Dios ha llegado a vosotros. Vers. 20

En esto consiste la guerra espiritual con sabiduría. No se trata solamente de “reprender” porque como nos hemos percatado, a las fuerzas espirituales acantonadas en un sitio les asiste el “derecho” para estar en el lugar; la operación del hombre de Revelación consiste en “desvirtuar” la autoridad del contrario. Así que, para introducirnos adecuadamente en este estudio, lo primero que haremos es establecer el adecuado fundamento Escritural.

En el primer capítulo de la epístola a los Romanos, el apóstol Pablo establece que la operación y establecimiento de las fuerzas demoniacas dentro de una región viene como consecuencia de la “insistencia” de sus habitantes por la práctica de una, o varias, acciones abominables ante los ojos del Señor. Dentro del mismo capítulo el apóstol hace referencia a tres tipos de acciones que le otorgan “derecho” a las fuerzas de las tinieblas a mantenerse en la zona.

En la primera referencia el apóstol discute acerca del peso espiritual que tienen las acciones de impiedad e injusticia. Los demonios establecen su “cultura” por causa de la observancia de toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen la verdad con injusticia (Vers.18). Los  actos de impiedad e injusticia consisten en la decisión de una persona, o de una comunidad entera, de ignorar a Dios en su vida diaria, y de no querer caminar según los principios bíblicos de Justicia, Juicio y Equidad,

19Porque lo que de Dios se conoce, a ellos es manifiesto; porque Dios se lo manifestó. 20Porque las cosas invisibles de él, su eterna potencia y divinidad, se echan de ver desde la creación del mundo, siendo entendidas por las cosas que son hechas; de modo que son inexcusables: 21Porque habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni dieron gracias; antes se desvanecieron en sus discursos,… Romanos 1:19—21

Los actos de impiedad e injusticia son el fundamento de las comunidades filosóficas, ateas y pragmáticas que ven en sus planteamientos filosóficos y científicos el único recurso de vida que necesitan para construir sus sociedades. En la enseñanza que el apóstol comparte a la comunidad de fe de Roma, destaca que todo acto de impiedad e injusticia desarrolla entenebrecimiento del corazón de la persona, y con el tiempo sus acciones mutan en acciones dirigidas a construir conceptos idolátricos,

22Diciéndose ser sabios, se hicieron fatuos, 23Y trocaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, y de aves, y de animales de cuatro pies, y de serpientes. Romanos 1:22—23

En otra de sus epístolas, el apóstol Pablo señala claramente que detrás de toda acción y conceptualización idolátrica operan demonios,

19 ¿Qué pues digo? ¿Que el ídolo es algo? ¿o que sea algo lo que es sacrificado a los ídolos? 20Antes digo que lo que los Gentiles sacrifican, a los demonios lo sacrifican, y no a Dios: y no querría que vosotros fueseis partícipes con los demonios. 1 Corintios 10:19—20

En cuanto a esto, nos conviene destacar que toda conceptualización idolátrica no solo consiste en la adoración religiosa a iconos, sino que también incluye la fascinación por la animación anime, por los avatar, por los símbolos, los logos simbólicos, y por toda representación convencional de comunicación underground.

En la segunda referencia, el apóstol discute acerca de las acciones de los hombres que mudan la verdad de Dios en mentira, entiéndase, las acciones que persisten en destacar más las cosas creadas antes que al Creador. Las acciones que mudan la verdad de Dios son acciones que glorifican lo corporal de la persona; son las acciones impías dirigidas a desarrollar “culto” al cuerpo humano: la belleza, la moda, el vestido, la comida, el físico—culturismo, etc.,

24Por lo cual también Dios los entregó a inmundicia, en las concupiscencias de sus corazones, de suerte que contaminaron sus cuerpos entre sí mismos: 25Los cuales mudaron la verdad de Dios en mentira, honrando y sirviendo a las criaturas antes que al Criador, el cual es bendito por los siglos. Amén.

Los Principados y Potestades que operan sobre este tipo de acciones tienen como característica que promueven que los habitantes de la zona busquen “trastocar” su género: actividades transgéneros, travestis, afeminados, homosexualismo, bisexualismo, lesbianismo, metrosexual, etc., todas ellas con un marcado énfasis por el “culto” a lo corporal del cuerpo humano.

26 Por esto Dios los entregó a afectos vergonzosos; pues aún sus mujeres mudaron el natural uso en el uso que es contra naturaleza: 27Y del mismo modo también los hombres, dejando el uso natural de las mujeres, se encendieron en sus concupiscencias los unos con los otros, cometiendo cosas nefandas hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la recompensa que convino a su extravío. Romanos 1:26—27

En la tercera referencia, el apóstol discute acerca de las acciones ateas desarrolladas sobre la base de no tener a Dios en su noticia; se trata de acciones que persisten en desechar a Dios en todos sus conocimientos, y lo sacan aun de todos sus espacios emblemáticos,

Y como a ellos no les pareció tener a Dios en su noticia, Dios los entregó a una mente depravada, para hacer lo que no conviene, Romanos 1:28

Las acciones de no tener a Dios en su noticia desarrollan en los habitantes de un lugar que su conducta y aspecto físico adopten “personalizaciones” demoniacas,

29Estando atestados de toda iniquidad, de fornicación, de malicia, de avaricia, de maldad; llenos de envidia, de homicidios, de contiendas, de engaños, de malignidades; 30Murmuradores, detractores, aborrecedores de Dios, injuriosos, soberbios, altivos, inventores de males, desobedientes a los padres, 31Necios, desleales, sin afecto natural, implacables, sin misericordia: 32Que habiendo entendido el juicio de Dios que los que hacen tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, más aún consienten a los que las hacen. Romanos 1:29—32

Las fuerzas de las tinieblas asentadas en un lugar no pueden ser expulsadas por el simple hecho de que son tinieblas y que operan en maldad, no responden ni reaccionan a la “reprensión”; les asiste el derecho que las acciones de sus moradores les han entregado.

En el libro del profeta Isaías encontramos también un caso donde se muestra el peso espiritual de las acciones impías de los moradores de un lugar. Son las acciones de los habitantes quienes autorizan a las fuerzas demoniacas a establecerse dentro de su región.

15Porque habéis dicho: Concierto tenemos hecho con la muerte, e hicimos acuerdo con la sepultura; cuando pasare el turbión del azote, no llegará a nosotros, pues que hemos puesto nuestra acogida en la mentira, y en la falsedad nos esconderemos:…   18Y será anulado vuestro concierto con la muerte, y vuestro acuerdo con el sepulcro no será firme: cuando pasare el turbión del azote, seréis de él hollados. Isaías 28:15—18

Otro ejemplo son también las palabras de Balaam ante la insistencia de Balac para que maldiga al pueblo de Israel, en ellas se descubre el principio espiritual que venimos estableciendo: para que las fuerzas de las tinieblas puedan operar entre los hombres, es necesario que éstos le autoricen con sus hechos a hacerlo. En el caso de Balaam se descubre que él no puede operar en contra de ello no tanto porque Dios se lo prohíbe, sino porque el pueblo no tiene acciones que le autoricen a hacerlo. Revisemos las palabras de Balaam:

¿Por qué maldeciré yo al que Dios no maldijo? ¿Y por qué he de execrar al que Jehová no ha execrado? Números 23:8

Entendamos la respuesta de Balaam: las fuerzas de las tinieblas necesitan de “actos” de los hombres que las autoricen a actuar, y a establecerse en el lugar. Esto se confirma en el mismo relato del libro de Números, un poco mas adelante en el relato:

21No ha notado iniquidad en Jacob, Ni ha visto perversidad en Israel: Jehová su Dios es con él, Y júbilo de rey en él. 22Dios los ha sacado de Egipto; Tiene fuerzas como de unicornio. 23Porque en Jacob no hay agüero, Ni adivinación en Israel: Como ahora, será dicho de Jacob y de Israel: ­Lo que ha hecho Dios! Números 23:21—23

Balaam no podía hacer nada en contra de Israel porque las “acciones” de Israel —porque en Jacob no hay agüero, ni adivinación en Israel:— no permitía que las fuerzas de las tinieblas pudieran operar en contra del pueblo. Así que, entendiendo que la única forma para que las fuerzas de las tinieblas pudieran operar dentro del pueblo —y por extensión, dentro de cualquier comunidad— era logrando que sus acciones mismas incurrieran en perversidad, Balaam aconsejó a Balac que provocaran que el pueblo de Israel incurriera en una actividad cuyas acciones evocaran la impiedad y cayeran en prevaricación; esto se logró convocándolos a una festividad regional donde participaron las “hijas de Moab”,

He aquí ellas (las hijas de Moab) fueron á los hijos de Israel, por consejo de Balaam, para causar prevaricación contra Jehová en el negocio de Peor; por lo que hubo mortandad en la congregación de Jehová. Números 31:16. Nota: El paréntesis es nuestro para fines de ilustración.

El consejo de Balaam cumplió su cometido, y el pueblo de Israel fue objeto de contaminación, y perecieron por causa de ello veinticuatro mil hombres de toda la población.[4]

Así que, en conclusión a esta primera parte, para desvirtuar la potestad de los Principados y Potestades apostados en un lugar, es imprescindible que primero desvirtuemos el “derecho legal” que los habitantes de la zona les otorgaron para actuar entre ellos; el propósito es quitarles el baluarte detrás del cual se han escondido, y desde donde han operado estableciendo su potestad. ¿Cómo se logra esto?

Esto se logra sacando a la luz las obras perversas que los habitantes del lugar están practicando, o practicaron, dependiendo de si los Principados y Potestades se establecieron recientemente o desde tiempo antiguo. En el testimonio de Demetrio en relación a la potestad de Diana de los Efesios se observa claramente este punto;

Y veis y oís que este Pablo, no solamente en Éfeso, sino a muchas gentes de casi toda el Asia, ha apartado con persuasión, diciendo, que no son dioses los que se hacen con las manos. Hechos 19:26

Pablo sacó a la luz las acciones y obras de idolatría de la mitología griega que los habitantes del lugar habían practicado por años. El testimonio de Demetrio contiene las palabras que Pablo utilizó para sacar a la luz las acciones de sus habitantes: no son dioses los que se hacen con las manos. Las palabras del mismo Demetrio muestran también cómo se vino abajo su potestad en toda región donde se le rindió culto,

Y no solamente hay peligro de que este negocio se nos vuelva en reproche, sino también que el templo de la gran diosa Diana sea estimado en nada, y comience a ser destruida su majestad, la cual honra toda el Asia y el mundo. Hechos 19:27

Y con esta denuncia, todos los que estaban unidos a tal práctica fueron trastocados, tanto así que, el escritor del libro de los Hechos de los Apóstoles registra en su narrativa que muchos se apartaron de la adoración a Diana y renunciaron a toda forma de idolatría,

18Y muchos de los que habían creído, venían, confesando y dando cuenta de sus hechos. 19Asimismo muchos de los que habían practicado vanas artes, trajeron los libros, y los quemaron delante de todos; y echada la cuenta del precio de ellos, hallaron ser cincuenta mil denarios. Hechos 19:18—19

¿Es todo esto una inventiva humana? No, no es una inventiva teológica, es la Revelación en la Palabra del protocolo de guerra espiritual para desvirtuar la potestad de los Principados y Potestades apostados en un lugar. La base bíblica que nos autoriza a operar de esta forma está contenida en la doctrina de Jesús.

Porque no hay cosa oculta, que no haya de ser manifestada; ni cosa escondida, que no haya de ser entendida, y de venir a luz. Lucas 8:17

La potestad de hollar serpientes y escorpiones reside en la capacidad de actuar por Revelación sacando a la luz todas las cosas que han estado ocultas. En el evangelio de Juan encontramos en la doctrina de Jesús, que la fuerza de las tinieblas radica en su disposición de mantener ocultas las obras perversas de todos los que las auspician,

Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz, porque sus obras no sean redargüidas. Juan 3:20

Por el tipo de enfrentamiento con Principados y Potestades a los que el apóstol estuvo expuesto en las distintas regiones que visitó, son sus epístolas las que más Revelación contienen sobre cómo “descubrir” lo que está oculto en las culturas de los lugares. En su epístola a los Efesios él establece el fundamento de operación,

11Y no comuniquéis con las obras infructuosas de las tinieblas; sino antes bien redargüidlas…   13Mas todas las cosas cuando son redargüidas, son manifestadas por la luz; porque lo que manifiesta todo, la luz es. Efesios 5:11—13

“redargüir” significa exponerlos al conocimiento público. La versión Jubileé Bible 2000 (Spanish) (JBS) la traduce como “impugnar”; la Nueva Versión Internacional (NVI) la traduce como “denunciar”; y La Biblia de las Américas (LBLA) la traduce como “desenmascarar”. Así que queda claro, el proceso de expulsión de las fuerzas de los Principados y Potestades satánicas localizados en un lugar consiste en “sacar a la luz” las obras infructuosas que los habitantes del lugar están desarrollando como parte del establecimiento de las fuerzas de las tinieblas en el lugar. Esto se logra denunciándolos espiritualmente desde el lugar más emblemático de la región. El ejemplo básico lo tenemos en el caso de cuando Moisés levantaba los brazos mientras Josué peleaba contra Amalec,

9Y dijo Moisés a Josué: Escógenos varones, y sal, pelea con Amalec: mañana yo estaré sobre la cumbre del collado, y la vara de Dios en mi mano. 10E hizo Josué como le dijo Moisés, peleando con Amalec; y Moisés y Aarón y Hur subieron a la cumbre del collado. 11Y sucedía que cuando alzaba Moisés su mano, Israel prevalecía; mas cuando él bajaba su mano, prevalecía Amalec. Éxodo 17:9-11

Los Principados y Potestades son fuerzas demoniacas sumamente fuertes; sin embargo, pierden fuerza cuando son sacadas a la luz y denunciadas.

El que encubre sus pecados, no prosperará: Mas el que los confiesa y se aparta, alcanzará misericordia. Proverbios 28:13

Encubrir la maldad, disiparla y/o sencillamente reprimirla, representa el camino de la enfermedad y el deterioro físico—espiritual,

Mientras callé, envejeciéronse mis huesos En mi gemir todo el día. Salmos 32:3

En su misma epístola el apóstol instruye que “sacar a la luz” lo oculto, y denunciarlo, no significa que se debe denunciar a la luz pública por medio de un comunicado de prensa, o similar; quiere decir que el hombre y la mujer de Revelación “denuncian” ante los Principados y Potestades del lugar la obra perversa que han llevado a cabo en el lugar,

Para que la multiforme sabiduría de Dios sea ahora notificada por la iglesia a los principados y potestades en los cielos, Efesios 3:10

El propósito es “reprocharles” por toda la labor perversa que han levantado en contra del conocimiento del Altísimo,

3Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne. 4(Porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas;) 5Destruyendo consejos, y toda altura que se levanta contra la ciencia de Dios, y cautivando todo intento a la obediencia, de Cristo; 2 Corintios 10:3-5

El ejercicio de la idolatría, la práctica de la hechicería, la brujería, la adivinación y todo ritual de invocación de muertos, entre las más fuertes, sin dejar de mencionar el Tarot, la quiromancia, la lectura de la mano, adivinación en todas sus formas, sin hacer a un lado, la más popular, la agorería, son hechos perversos que promueven asentamientos de Principados y Potestades satánicas en las regiones que ejercen tales hechos.

El propósito es descubrir la perversidad sobre la cual fue construida y levantada la sociedad de la ciudad y/o región. Hay ciudades que fueron construidas sobre la práctica de la masonería; otras, sobre las prácticas de hechicería, brujería y santería; otras, sobre las prácticas de la prostitución y explotación sexual de extranjeros; muchas de las nuevas sociedades establecidas en el Caribe luego de los viajes de Cristóbal Colón fueron desarrolladas sobre la base de la piratería.

En la búsqueda de quienes convocaron a los Principados y Potestades de la región, no deben ignorarse a los que formaron parte de Logias masónicas, hermandades, clubes benéficos, entre otros, aunque ellos parezcan inofensivos y se presenten con una imagen benéfico—social; lo benéfico no solo busca favorecer a los más necesitados, por el contrario, su fin último es subsistir sobre la necesidad de otros. Los grupos masónicos fomentan el culto a muertos, de allí su fuerza; las hermandades y otros clubes afines promueven rituales y pactos en los que quienes participan de ellos quedan atados por lazos de maldad.

Todas estas prácticas depravadas, de impiedad e injusticia, son la base de operación y del derecho legal con la cual los Principados y Potestades operan hoy en día en muchos lugares de Latinoamérica, en cuyas regiones el Evangelio aun no ha sido establecido debido al enceguecimiento que los Principados y Potestades ejercen sobre sus moradores,

En los cuales el dios de este siglo cegó los entendimientos de los incrédulos, para que no les resplandezca la lumbre del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios. 2 Corintios 4:4

¿Se reduce todo a “sacar a la luz” las obras perversas de los habitantes de un lugar? “sacar a la luz” es el inicio del protocolo, de allí en adelante siguen los procesos de denunciar la maldad, emitir juicio y reprender a las Potestades del lugar.

Denunciar significa radicar los cargos de maldad que los moradores de aquella localidad están desarrollando.

6Díjome entonces: Hijo del hombre, ¿no ves lo que éstos hacen, las grandes abominaciones que la casa de Israel hace aquí, para alejarme de mi santuario? Mas vuélvete aún, y verás abominaciones mayores.  7 Y llevóme a la entrada del atrio, y miré, y he aquí en la pared un agujero. Y díjome: Hijo del hombre, cava ahora en la pared. Y cavé en la pared, y he aquí una puerta. Díjome luego: Entra, y ve las malvadas abominaciones que éstos hacen allí. 10 Entré pues, y miré, y he aquí imágenes de todas serpientes, y animales de abominación, y todos los ídolos de la casa de Israel, que estaban pintados en la pared alrededor. 11 Y delante de ellos estaban setenta varones de los ancianos de la casa de Israel, y Jaazanías hijo de Saphán estaba en medio de ellos, cada uno con su incensario en su mano; y del sahumerio subía espesura de niebla. 12 Y me dijo: Hijo del hombre, ¿has visto las cosas que los ancianos de la casa de Israel hacen en tinieblas, cada uno en sus cámaras pintadas? porque dicen ellos: No nos ve Jehová; Jehová ha dejado la tierra. 13 Díjome después: Vuélvete aún, verás abominaciones mayores que hacen éstos. 14 Y llevóme a la entrada de la puerta de la casa de Jehová, que está al aquilón; y he aquí mujeres que estaban allí sentadas endechando á Tammuz. 15Luego me dijo: ¿No ves, hijo del hombre? Vuélvete aún, verás abominaciones mayores que éstas. Ezequiel 8:6—15

El libro de Deuteronomio radica cargos por las prácticas de la adivinación y por la agorería,

Porque estas gentes que has de heredar, a agoreros y hechiceros oían: mas tú, no así te ha dado Jehová tu Dios. Deuteronomio 18:14

El profeta Zacarías denuncia la práctica de la adoración de ídolos familiares, según las creencias que las generaciones han construido en torno a la agorería,

Porque los terafines han dado vanos oráculos, y los adivinos han visto mentira, han hablado sueños vanos, y vano es su consuelo; por lo cual el pueblo vaga como ovejas, y sufre porque no tiene pastor. Zacarías 10:2

La idolatría es la causa de la maldición que golpea a las regiones. El salmista David denuncia que los rituales de consagración de los hijos a deidades paganas degenera a las poblaciones y las convierte en sociedades violentas y derramadoras de sangre,

37Y sacrificaron sus hijos y sus hijas a los demonios; 38Y derramaron la sangre inocente, la sangre de sus hijos y de sus hijas, Que sacrificaron a los ídolos de Canaán: Y la tierra fue contaminada con sangre. 39Contamináronse así con sus obras, Y fornicaron con sus hechos. Salmos 106:37-39

El profeta Isaías añade, que la idolatría provoca también que la tierra se constituya en una región injusta,

2Mas vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar su rostro de vosotros, para no oír. 3Porque vuestras manos están contaminadas de sangre, y vuestros dedos de iniquidad; vuestros labios pronuncian mentira, habla maldad vuestra lengua. 4No hay quien clame por la justicia, ni quien juzgue por la verdad: confían en vanidad, y hablan vanidades; conciben trabajo, y paren iniquidad. Isaías 59:2-4

El profeta Jeremías de igual forma establece que la idolatría provoca que las regiones sufran de escasez, pobreza y destrucción repentina,

8Que yo lo había visto; que por todas estas causas en las cuales fornicó la rebelde Israel, yo la había despedido, y dándole la carta de su repudio; y no tuvo temor la rebelde Judá su hermana, sino que también fue ella y fornicó. 9Y sucedió que por la liviandad de su fornicación la tierra fue contaminada, y adulteró con la piedra y con el leño. 10Y con todo esto, la rebelde su hermana Judá no se tornó a mí de todo su corazón, sino mentirosamente, dice Jehová. Jeremías 3:8-10

La injusticia social es una acción que debe ser denunciada. El profeta Miqueas certifica que las acciones pervertidas e injustas de los moradores de una región se constituyen en fuente de contaminación de la tierra, provocando la corrupción de ella y dando derecho a que los Principados y Potestades satánicos se asienten en ellas,

8El que ayer era mi pueblo, se ha levantado como enemigo: tras las vestiduras quitasteis las capas atrevidamente a los que pasaban, como los que vuelven de la guerra. 9A las mujeres de mi pueblo echasteis fuera de las casas de sus delicias: a sus niños quitasteis mi perpetua alabanza. 10Levantaos, y andad, que no es ésta la holganza; porque está contaminada, corrompióse, y de grande corrupción. 11Si hubiere alguno que ande con el viento, y finja mentiras diciendo: Yo te profetizaré de vino y de sidra; este tal será profeta a este pueblo. Miqueas 2:8-11

El profeta Sofonías establece que la injusticia social contamina la tierra, convirtiéndola en tierra árida,

AY de la ciudad ensuciada y contaminada y opresora! 2No escuchó la voz, ni recibió la disciplina: no se confió en Jehová, no se acercó a su Dios. 3Sus príncipes en medio de ella son leones bramadores: sus jueces, lobos de tarde que no dejan hueso para la mañana: Sofonías 3:1-3

No son los únicos textos en todo el Antiguo Testamento, hay muchos otros textos más. Todos ellos convergen en un punto: denunciar la perversión de los moradores de las ciudades, y cómo sus hechos han alejado la Presencia de Dios de su tierra.

El siguiente proceso es emitir juicio en contra de los moradores del lugar, mayormente contra los justos que vivan dentro de la región. ¿Por qué es necesario emitir juicio? Es necesario emitir juicio para que se active la Misericordia de Dios sobre los moradores del lugar;

Porque es tiempo de que el juicio comience de la casa de Dios: y si primero comienza por nosotros, ¿qué será el fin de aquellos que no obedecen al evangelio de Dios? 1 Pedro 4:17

Emitir juicio es declarar sobra la base de la Palabra las consecuencias de haber caminado en opuesta desobediencia a Dios; veamos algunos ejemplos,

Mas si así no lo hiciereis, he aquí habréis pecado a Jehová; y sabed que os alcanzará vuestro pecado. Números 32:23


Y dijéronse el uno al otro: No hacemos bien: hoy es día de buena nueva, y nosotros callamos: y si esperamos hasta la luz de la mañana, nos alcanzará la maldad. Vamos pues ahora, entremos, y demos la nueva en casa del rey. 2 Reyes 7:9


Será que el cuchillo que teméis, os alcanzará allí en tierra de Egipto, y el hambre de que tenéis temor, allá en Egipto se os pegará; y allí moriréis. Jeremías 42:16


Entonces Pedro le dijo: Tu dinero perezca contigo, que piensas que el don de Dios se gane por dinero. Hechos 8:20

Emitir juicio es necesario, de lo contrario recaerá sobre ellos la ira de Dios,

El que detiene el castigo, á su hijo aborrece: Mas el que lo ama, madruga á castigarlo. Proverbios 13:24


Mejor es reprensión manifiesta Que amor oculto. Proverbios 27:5


Nadie os engañe con palabras vanas; porque por estas cosas viene la ira de Dios sobre los hijos de desobediencia. Efesios 5:6


Por las cuales cosas la ira de Dios viene sobre los hijos de rebelión. Colosenses 3:6

Finalmente, reprender. Reprender significa quitar lo torcido, quitar lo que provoca daño; es hacer que todo vuelva al estado original antes de que la maldad se hubiera establecido,

A los que pecaren, repréndelos delante de todos, para que los otros también teman. 1 Timoteo 5:20


Este testimonio es verdadero: por tanto, repréndelos duramente, para que sean sanos en la fe, Tito 1:13


Esto habla y exhorta, y reprende con toda autoridad. Nadie te desprecie. Tito 2:15


Entonces Pedro le dijo: Tu dinero perezca contigo, que piensas que el don de Dios se gane por dinero. Hechos 8:20


Mas cuando vi que no andaban derechamente conforme a la verdad del evangelio, dije a Pedro delante de todos: Si tú, siendo Judío, vives como los Gentiles y no como Judío, ¿por qué constriñes a los Gentiles a judaizar? Gálatas 2:14

El establecimiento del Evangelio del Reino no consiste solo en la proclamación de la salvación; establecer el Evangelio del Reino es reprender a las fuerzas de las tinieblas estacionadas en los lugares; reprender consiste en la capacidad de expulsar las tinieblas establecidas en ese lugar; no es un capricho humano, es la obediencia a la instrucción contenida en el Genesis de cuando se creaban todas las cosas, la Luz fue lo primero que se introdujo en la tierra.[5] Este principio es ratificado en el Nuevo Testamento cuando Pablo establece la diferencia entre el Reino de Dios y el reino de las tinieblas,

No os juntéis en yugo con los infieles: porque ¿qué compañía tienes la justicia con la injusticia? ¿y qué comunión la luz con las tinieblas? 2da. Corintios 6:14

Así que, reprender para establecer el Reino de Dios es introducir Luz en las regiones. Todas las epístolas del apóstol dejan constancia de este principio de establecimiento del Reino,

18Porque no osaría hablar alguna cosa que Cristo no haya hecho por mí para la obediencia de los Gentiles, con la palabra y con las obras, 19Con potencia de milagros y prodigios, en virtud del Espíritu de Dios: de manera que desde Jerusalem, y por los alrededores hasta Ilírico, he llenado todo del evangelio de Cristo. Romanos 15:18-19

Si no se reprende no hay expulsión de demonios, y no podemos decir que se ha establecido el Reino de Dios, y aquí se hace necesario recordar la doctrina de Jesús en torno al establecimiento del Reino de Dios,

Y si por espíritu de Dios yo echo fuera los demonios, ciertamente ha llegado a vosotros el reino de Dios. Mateo 12:28 (Lucas 11:20)

La señal inequívoca de que el Reino se ha establecido en un lugar es la expulsión de las fuerzas de las tinieblas que operan en el lugar.

El evangelismo de las regiones no consiste solo en la predicación del Evangelio; el evangelismo consiste en saber desvirtuar espiritualmente las fuerzas de los Principados y Potestades satánicas que operan en la región. Esta condición es propuesta por el apóstol Pablo como la condición para el retorno de Jesús,

Porque es menester que él reine, hasta poner a todos sus enemigos debajo de sus pies. 1ra. Corintios 15:25

Ratificada también en la epístola a los Hebreos,

Esperando lo que resta, hasta que sus enemigos sean puestos por estrado de sus pies. Hebreos 10:13

Este énfasis doctrinal está claramente enfatizado en los relatos de los viajes apostólicos de Pablo; Lucas toma tiempo para describir cómo el apóstol se enfrentó ante potestades de maldad que operaban en las regiones que él visitó,

18Y esto hacía por muchos días; mas desagradando a Pablo, se volvió y dijo al espíritu: Te mando en el nombre de Jesús Cristo, que salgas de ella. Y salió en la misma hora. 19Y viendo sus amos que había salido la esperanza de su ganancia, prendieron a Pablo y a Silas, y los trajeron al foro, al magistrado; Hechos 16:18—19


18Y muchos de los que habían creído, venían, confesando y dando cuenta de sus hechos. 19Asimismo muchos de los que habían practicado vanas artes, trajeron los libros, y los quemaron delante de todos; y echada la cuenta del precio de ellos, hallaron ser cincuenta mil denarios. Hechos 19:18—19

Así que, la doctrina de Jesús de que el Evangelio sea predicado en todo el mundo, significa no solo una cobertura mundial de la proclamación del Evangelio, sino sobre todo, que los Principados y Potestades que operan en toda la tierra sean despojados del derecho que les asiste para operar en ella. Esta es la máxima expresión y el verdadero significado de que la salvación ha venido a esta casa.[6]


 

¡Para la edificación de los Santos!



 

Lecturas recomendadas,

 

 

 


 

Las citas bíblicas son tomadas de la Versión Reina-Valera Antigua, 1909 (RVA)

 


Pastor Pedro Montoya

Tel Cel. (407) 764-2699

Twitter: @pastormontoya

http://www.ministerioscristorey.com

[1] Lucas 10:19

[2] Mateo 12:28; Marcos 16:17; Lucas 9:1;

[3] Mateo 7:21

[4] Números 25:9: Y murieron de aquella mortandad veinte y cuatro mil.

[5] Génesis 1:2-4

[6] Lucas 19:9; compárese con Lucas 11:20

¿Cuál es el Valor Real de la Parábola del Buen Samaritano?




Instrucciones para el perfeccionamiento del discernimiento espiritual…



Y él respondiendo, dijo: Amarás al Señor tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y de todas tus fuerzas, y de todo tu entendimiento; y a tu prójimo como a ti mismo. Relato contenido en Lucas 10:25—37

La parábola del Buen Samaritano, como se le conoce en todos los círculos eclesiásticos, es la parábola que presenta a un viajante samaritano que en el camino de Jerusalén a Jericó, más cerca de Jericó que de Jerusalén, se encuentra con un hombre moribundo a quien los ladrones del camino habían asaltado para robarle todas sus pertenencias.

La parábola fue introducida por Jesús a raíz de la pregunta que un doctor de la Ley le planteó en torno a cómo se define quién es el prójimo de cada quien: Mas él, queriéndose justificar a sí mismo, dijo a Jesús: ¿Y quién es mi prójimo?(10:29). El tema es uno bien álgido entre los maestros de la Ley, pues como se presenta en la parábola misma por la presencia en el relato del sacerdote y el Levita, de la definición dependía las responsabilidades de cada quien ante la Ley. El sacerdote, por ejemplo, vería en el moribundo un elemento de contaminación, y por lo tanto, su abandono sin siquiera detenerse para certificar que efectivamente estaba muerto, estaría hasta cierto punto validado por la Ley,

Y JEHOVA dijo a Moisés: Habla a los sacerdotes hijos de Aarón, y diles que no se contaminen por un muerto en sus pueblos…    4No se contaminará, porque es príncipe en sus pueblos, haciéndose inmundo. Levítico 21:1—4

El Levita, de igual forma, acercarse al moribundo podría significarle un retraso en su servicio en el Templo, incluso convertirse él mismo en fuente de contaminación,

11El que tocare muerto de cualquiera persona humana, siete días será inmundo: 12Este se purificará al tercer día con aquesta agua, y al séptimo día será limpio; y si al tercer día no se purificare, no será limpio al séptimo día. 13Cualquiera que tocare en muerto, en persona de hombre que estuviere muerto, y no se purificare, el tabernáculo de Jehová contaminó; y aquella persona será cortada de Israel: por cuanto el agua de la separación no fue rociada sobre él, inmundo será; y su inmundicia será sobre él. Números 19:11—13

Así, pues, la definición es determinante; definir quién es el “prójimo” es cuestión de “Vida Eterna”. Es evidente que el doctor de la Ley cuestiona a Jesús para “evaluar” cuánto de su doctrina está fuera de la Ley, y cuánto de su interpretación ofende a la Ley; el propósito es hacerlo “caer” en un fallo de interpretación doctrinal con respecto a la Ley de Moisés.

En realidad, la parábola forma parte de un dialogo—enseñanza desarrollado entre Jesús y el doctor de la Ley; el dialogo se inició cuando el doctor pregunta a Jesús acerca de cómo obtener la Vida Eterna: ¿haciendo qué cosa poseeré la vida eterna? (10:25).

En el Evangelio, la Vida Eterna consiste en “creer” en el Hijo de Dios como el que el Padre ha enviado para que el mundo sea salvo por Él,

17Porque no envió Dios a su Hijo al mundo, para que condene al mundo, mas para que el mundo sea salvo por él. 18 El que en él cree, no es condenado; mas el que no cree, ya es condenado, porque no creyó en el nombre del unigénito Hijo de Dios….   36El que cree en el Hijo, tiene vida eterna; mas el que es incrédulo al Hijo, no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él. Juan 3:17—36

¿Por qué el doctor de la Ley pregunta acerca de la Vida Eterna? No es el único que pregunta sobre cómo se obtiene la Vida Eterna. En otro relato aparece Jesús con un joven rico tratando el mismo tema,

Y saliendo él para ir su camino, vino uno corriendo, é hincando la rodilla delante de él, le preguntó: Maestro bueno, ¿qué haré para poseer la vida eterna? Marcos 10:17

En ambos casos Jesús los remite a la Ley, ¿Por qué? La respuesta es sencilla; Jesús no está interesado en validar en ellos el concepto escatológico de Vida Eterna, Jesús está interesado en establecer que en el camino del aprendizaje para amar, entender y conocer a Dios, el requisito es, antes que nada, aprender a cómo tratar y relacionarse con el prójimo. Las palabras del apóstol Juan nos ayudan a entender mejor esta propuesta,

Si alguno dice, Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es mentiroso. Porque el que no ama a su hermano al cual ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto? 1ra. Juan 4:20

Así que, en ambos casos, cada quien es confrontado por la instrucción de la Ley sobre cuánto valor tiene para cada quien la vida de los que les rodean. En el caso del joven rico, la instrucción de Jesús de, ve, vende todo lo que tienes, y da a los pobres,[1] resulta ser la prueba del valor que para el joven le merecen los más necesitados de su ciudad.

En el caso del doctor de la Ley, cuando se llega al final de la parábola, Jesús le pregunta en términos que no le dio oportunidad a pensar su respuesta. Si el moribundo encontrado en el camino a Jericó era el protagonista de la parábola, hubiera sido más pertinente preguntar, ¿Para quién de los tres fue el moribundo su prójimo? Sin embargo Jesús plantea la pregunta en el sentido contrario: ¿Quién, pues, de estos tres te parece que fue el prójimo de aquél que cayó en manos de los ladrones?

La respuesta del mismo doctor de la Ley establece el protocolo de acción en cuanto a cómo tratar a las personas. El Ve, y haz tú lo mismo, sacó a la luz que el doctor de la Ley había vivido haciendo acepción de personas, y para colmo, así lo enseñaba cuando instruía acerca de la Ley de Moisés.


La respuesta de Jesús, parafraseada, se podría plantear de la siguiente forma:

Ve, y haz tú lo mismo, y no actúes como el sacerdote que para él el prójimo significa contaminación; Ve, y haz tú lo mismo, y no actúes como el Levita que para él el prójimo significa retraso en su trabajo; Ve, y haz tú lo mismo, y actúa como el samaritano que para él el prójimo es todo aquel que necesita de su tiempo y de su dinero, sin escatimar esfuerzo alguno.


Volviendo de nuevo a la pregunta original del doctor de la Ley: ¿Haciendo qué cosa poseeré la vida eterna? Ahora tenemos una respuesta más precisa: La Vida Eterna se obtiene haciendo misericordia a tu prójimo.

No obstante, la parábola también trata en forma indirecta el tema de la fe. En la pregunta primera que Jesús le plantea al doctor de la Ley se descubre que Jesús busca que él descubra por sí mismo cuánta capacidad tiene él de seguir la instrucción de la Ley, su capacidad de seguir la instrucción de la Ley es el tamaño de su fe. La fe es definida en este dialogo—enseñanza como la capacidad de cada quien de “seguir” instrucción por la Palabra, y saberla establecer en Verdad. Y aquí toman vigor otras instrucciones de la Palabra que hemos leído en varias otras ocasiones,

Luego la fe es por el oír; y el oír por la palabra de Dios. Romanos 10:17

El “oír” por supuesto no para ser informado, sino para hacer, según Santiago ha establecido en su epístola: no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra. Sobre esto mismo habla también el escritor de la epístola a los Hebreos,

Porque también a nosotros se nos ha evangelizado como a ellos; mas no les aprovechó el oír la palabra a los que la oyeron sin mezclar fe. Hebreos 4:2

Lo cual significa que ellos “oyeron”, pero no hicieron conforme a lo que les fue declarado. La parábola de los talentos destaca también que la fe consiste en la “capacidad” de cada cual de hacer tal y como se les encomendó que hicieran,

14Porque el reino de los cielos es como un hombre que partiéndose lejos llamó a sus siervos, y les entregó sus bienes. 15Y á éste dio cinco talentos, y al otro dos, y al otro uno: a cada uno conforme a su facultad; y luego se partió lejos. Mateo 25:14—15

Así, pues, la enseñanza que esta parábola nos deja en cuanto a la fe, que la fe no es tanto la capacidad de convencimiento que tenemos sobre la posibilidad o realización de algo, sino más, la capacidad de seguir instrucciones, y establecerlas en Verdad. Verdad significa la integridad de los hechos de la persona, la Verdad no permite la interpretación de los hechos; el doctor de la Ley pretende “acomodar” el concepto de “prójimo” para así tener la libertad de seguirse moviendo en la acepción de personas.

El sacerdote de la parábola, juntamente con el Levita, ambos actuaron según las normas de sus respectivos ministerios, sin embargo ninguno actuaba en Verdad, porque cuando tuvieron de frente a uno que había sido “hecho” conforme a la imagen y semejanza del Dios al cual ellos servían en el Templo, no tuvieron la misma misericordia con la cual ellos fueron sacados de la esclavitud de Egipto, y prefirieron que el moribundo terminara de morir sin la asistencia que él requería por su condición.

Actuar con Verdad es manifestar al prójimo lo que le declaramos a Dios, es hacer las cosas viendo a Dios en los más cercanos; Verdad es renunciar al egoísmo, a la arrogancia y al disgusto de sentirnos maltratados por los demás. Verdad es bendecir sin esperar nada a cambio.

 


¡Para la edificación de los Santos!

 


Las citas bíblicas son tomadas de la Versión Reina-Valera Antigua, 1909 (RVA)

 

 


Pastor Pedro Montoya

Tel Cel. (407) 764-2699

Twitter: @pastormontoya

http://www.ministerioscristorey.com

http://www.earthenwarevessels.com


[1] Marcos 10:21

¡Cómo la bendición de un hombre de Revelación puede transformar el destino de un pueblo!


Y concibió Lea, y parió un hijo, y llamó su nombre Rubén, porque dijo: Ya que ha mirado Jehová mi aflicción; ahora por tanto me amará mi marido. Génesis 29:32

La siguiente enseñanza está basada en los hechos de la vida de Rubén, primogénito del patriarca Jacob. El propósito es mostrar cómo por la palabra de un hombre de Revelación, Rubén fue reintegrado a la bendición de ser parte de la herencia del Reino de Israel, luego de que la perdiera por causa de su decisión y acción de haber tomado a Bilha, sierva de Rachêl y concubina de su padre.

El hecho se desarrolló en el tiempo cuando el campamento se movía de Beth-El hacia Ephrata (Belén), luego de que en el camino Rachêl muriera al dar a luz a Benjamín.

15Y llamó Jacob el nombre de aquel lugar donde Dios había hablado con él, Beth-el. 16Y partieron de Beth-el, y había aún como media legua de tierra para llegar a Ephrata, cuando parió Rachêl, y hubo trabajo en su parto. 17Y aconteció, que como había trabajo en su parir, díjole la partera: No temas, que también tendrás este hijo. 18Y acaeció que al salírsele el alma, (pues murió) llamó su nombre Benoni; mas su padre lo llamó Benjamín. 19Así murió Rachêl, y fue sepultada en el camino del Ephrata, la cual es Beth-lehem. 20Y puso Jacob un título sobre su sepultura: este es el título de la sepultura de Rachêl hasta hoy. 21Y partió Israel, y tendió su tienda de la otra parte de Migdaleder. 22Y acaeció, morando Israel en aquella tierra, que fue Rubén y durmió con Bilha la concubina de su padre; lo cual llegó a entender Israel. …  Génesis 35:15—22

Este acto de Rubén, el primero en su clase de la nación que se formaba sobre cada uno de los hijos de Jacob, fue tenido por su padre como un acto de rebelión y de usurpación, razón por la cual su padre le quitó el derecho de ser considerado hijo primogénito; al morir Jacob pronunció sobre Rubén una declaratoria de excomulgación que además de quitarle el derecho y los beneficios de ser el hijo primogénito, lo constituía en un heredero sin patria,

2Juntaos y oíd, hijos de Jacob; Y escuchad a vuestro padre Israel. 3Rubén, tú eres mi primogénito, mi fortaleza, y el principio de mi vigor; Principal en dignidad, principal en poder. 4Corriente como las aguas, no seas el principal; Por cuanto subiste al lecho de tu padre: Entonces te envileciste, subiendo a mi estrado. Génesis 49:2-4

Los relatos que el libro de Genesis presenta en torno a los hechos de Rubén después de este acto, muestran a Rubén sufriendo del descredito ante sus hermanos, y con muy poca confianza de parte de su padre. Se enfrentó ante la impotencia de no poder convencer a sus hermanos de no hacer daño a su hermano José,

21Y como Rubén oyó esto, librólo de sus manos y dijo: No lo matemos. 22Y díjoles Rubén: No derraméis sangre; echadlo en esta cisterna que está en el desierto, y no pongáis mano en él; por librarlo así de sus manos, para hacerlo volver a su padre…   29Y Rubén volvió a la cisterna, y no halló a José dentro, y rasgó sus vestidos. Génesis 37:21—29

Las palabras de Rubén a sus hermanos cuando son confrontados en Egipto y tratados como espías, muestran la culpa que le siguió todos esos años,

Entonces Rubén les respondió, diciendo: ¿No os hablé yo y dije: No pequéis contra el mozo; y no escuchasteis? He aquí también su sangre es requerida. Génesis 42:22

En cuanto a su relación con su padre, Rubén perdió toda credibilidad, un relato lo presenta empeñando la vida de sus hijos como medio para ser considerado digno de confianza, lo cual muestra la deshonra a la que fue expuesto entre todo el campamento.

Y Rubén habló a su padre, diciendo: Harás morir a mis dos hijos, si no te lo volviere; entrégalo en mi mano, que yo lo volveré a ti. Génesis 42:37

Pero no fue solo su degradación ante su padre lo único que deterioró a Rubén. La Ley de Moisés también le afectó de igual forma; aunque promulgada muchos años más tarde, no dejó impune este hecho, y estableció retroactivamente sobre Rubén la condición de “maldito” que le correspondió por haber tenido sexo con la mujer de su padre. En el libro de Deuteronomio leemos la pena sobre este acto,

Maldito el que se echare con la mujer de su padre; por cuanto descubrió el regazo de su padre. Y dirá todo el pueblo: Amén. Deuteronomio 27:20

Una maldición significaba una pena de muerte, pausada y silente; quien recibía sobre sí una maldición estaba destinado a perecer, se convertía en débil y frágil, sin recursos para prevalecer ante sus enemigos; era el concepto que prevalecía en ese entonces, lo leemos en un relato entre Balac y Balaam,

Ven pues ahora, te ruego, maldíceme este pueblo, porque es más fuerte que yo: quizá podré yo herirlo, y echarlo de la tierra: que yo sé que el que tú bendijeres, será bendito, y el que tú maldijeres, será maldito. Números 22:6

En la Ley de Moisés se lee que una maldición sobre una persona, o sobre un pueblo, provoca la muerte sobre ellos a lo largo del tiempo,

Y vendrán sobre ti todas estas maldiciones, y te perseguirán, y te alcanzarán hasta que perezcas; por cuanto no habrás atendido a la voz de Jehová tu Dios, para guardar sus mandamientos y sus estatutos, que él te mandó: Deuteronomio 28:45

Así que, un doble decreto de fatalidad recayó sobre Rubén y sobre su generación, convirtiéndolo de por vida en una persona sujeta a la desgracia, y al deterioro progresivo de su generación. La declaración de su padre que le hizo perder su primogenitura y el derecho de ejercerla, perdiendo además los beneficios de la herencia que le correspondía como hijo primogénito; y la adjudicación de la declaración de “maldito” por la Ley de Moisés, que lo sujetó a la degradación progresiva de su generación.

En los relatos sobre el desarrollo de la tribu de Rubén puede observarse cómo la tribu sufrió muchos percances en su desarrollo. A un año de la salida de Egipto, la población arriba de los veinte años de la tribu era de cuarenta seis mil quinientos,

20Y los hijos de Rubén, primogénito de Israel, por sus generaciones, por sus familias, por las casas de sus padres, conforme a la cuenta de los nombres por sus cabezas, todos los varones de veinte años arriba, todos los que podían salir a la guerra; 21Los contados de ellos, de la tribu de Rubén, fueron cuarenta y seis mil y quinientos. Números 1:20—21

En el segundo censo que Moisés hace del pueblo, con los mismos parámetros, a casi cuarenta años de haber salido de Egipto, la población de la tribu de Rubén había decrecido a cuarenta y tres mil setecientos treinta,

Estas son las familias de los Rubenitas: y sus contados fueron cuarenta y tres mil setecientos y treinta. Números 26:7

La tribu de Rubén no fue en su desarrollo de las principales tribus,

10La bandera del ejército de Rubén al mediodía, por sus escuadrones: y el jefe de los hijos de Rubén, Elisur hijo de Sedeur;…   16Todos los contados en el ejército de Rubén, ciento cincuenta y un mil cuatrocientos y cincuenta, por sus escuadrones, irán los segundos. Números 2:10—16

Así que, tanto la declaración de degradación de su padre, como la adjudicación retroactiva de la maldición de la Ley, provocaron un gran deterioro en el desarrollo de Rubén y de su generación. En uno de los relatos del libro de Crónicas se lee que la tribu fue llevada cautiva a asiria,

Por lo cual el Dios de Israel excitó el espíritu de Phul rey de los Asirios, y el espíritu de Thiglath-pilneser rey de los Asirios, el cual trasportó a los Rubenitas y Gaditas y a la media tribu de Manasés, y llevólos á Halad, y a Habor y a Ara, y al río de Gozán, hasta hoy. 1 Crónicas 5:26

El relato aunque parezca trágico, en realidad es un relato que exalta la Gloria de Dios, y nos ilustra cómo prevalece la Gracia y la Misericordia de Dios sobre el juicio y aun sobre la maldición.

El destino final de la tribu de Rubén habría  sido el exterminio total; sin embargo, en medio de la debacle a la cual estuvo expuesta las tribu por las acciones de su fundador, hubo un hombre de Revelación que pudo ver no solo lo que estaba escrito sobre Rubén, sino que se remontó sobre el tiempo y vio en Rubén la obra de Dios por medio de Jesús, de reconciliación y de restauración.

Rubén fue el resultado de la decisión de Dios sobre Lea, Dios determinó el nacimiento de Rubén por causa del menosprecio de Jacob sobre ella, así que el nombre de Rubén es un nombre profético,

31Y vio Jehová que Lea era aborrecida, y abrió su matriz; pero Rachêl era estéril. 32Y concibió Lea, y parió un hijo, y llamó su nombre Rubén, porque dijo: Ya que ha mirado Jehová mi aflicción; ahora por tanto me amará mi marido. Génesis 29:31-33

Rubén (רְאוּבֵ֑ן) es la unión de dos palabras, “vio” (רָאָ֤ה), e hijo (בֵּ֔ן), porque ella dijo: “Ya que ha mirado Jehová mi aflicción

Rubén etimológicamente significa “vio—hijo”, pero según la Revelación de la obra de Dios, Rubén significa, “Dios vio”; y como tal, aunque no deja impune las decisiones y acciones perversas de quienes las hacen, tiene Misericordia sobre ellos, y les extiende su mano de restauración y restitución.

Rubén fue la intervención de Dios en Jacob para poner fin a la impunidad de aborrecer a Lea como coadjutora de la formación de Israel; así que Rubén viene a ser una obra divina en medio de los tiempos para poner fin a prevaricación de un pueblo que conoce a su Dios pero que actúa repudiando a quienes no considera dignos de recibir los beneficios del Reino. Rubén es una obra divina de depuración.

Para los efectos, Rubén fue el primogénito de Dios. Dios vio, y actuó; es el sello de la obra de Dios en medio de los tiempos para aquellos que saben esperar el tiempo de su redención. Esta visión del Reino quedó establecida como la decisión de Dios sobre el pueblo de Israel,

7Y dijo Jehová: Bien he visto la aflicción de mi pueblo que está en Egipto, y he oído su clamor a causa de sus exactores; pues tengo conocidas sus angustias: 8Y he descendido para librarlos de mano de los Egipcios, y sacarlos de aquella tierra a una tierra buena y ancha, a tierra que fluye leche y miel, a los lugares del Cananeo, del Hetheo, del Amorrheo, del Pherezeo, del Heveo, y del Jebuseo. 9El clamor, pues, de los hijos de Israel ha venido delante de mí, y también he visto la opresión con que los Egipcios los oprimen. Éxodo 3:7-9

Moisés aunque recibió la Ley y la promulgó, fue sobre todo el hombre de Revelación que pudo ver más allá de lo que estaba escrito, y conoció de Dios no solo la dureza de cómo castiga la desobediencia, la rebeldía y la rebelión, sino que también conoció la Gracia y la Misericordia de su obra por Jesús. Pudo ver en Rubén no solo los hechos, sino más, la intervención de Dios en él desde aun antes de que él naciera; por eso, antes de morir habló en Revelación sobre Rubén y le exoneró de su condición de maldito, anuló su vileza y le constituyó en heredero nuevamente para recibir una herencia mucho mayor que la que hubiera recibido antes como hijo primogénito. Moisés lo dejó decretado y ejecutado, establecido por las siguientes palabras,

Viva Rubén, y no muera; Y sean sus varones en número. Deuteronomio 33:6

Rubén es el típico caso del hijo menor que pida la parte de su herencia, y la desperdicia viviendo perdidamente, parábola que Jesús presentó ante los escribas y fariseos de su tiempo para mostrar el valor del Evangelio para restaurar a los que han vivido bajo la maldición de la Ley.[1]

Las palabras de Moisés sobre Rubén aun no se han cumplido, pero las veremos cumplidas muy pronto; se trata de una obra profética que traerá a vida a muchas naciones, naciones a las cuales fue esparcido Rubén en consecuencia a su vileza.

Moisés habló vida sobre Rubén, quitó sobre de él la maldición, y habló prosperidad sobre su postrimería. Rubén es una obra profética para transformar el destino de naciones enteras. Necesitamos hombres de Revelación.



 

Las citas bíblicas son tomadas de la Versión Reina-Valera Antigua, 1909 (RVA)

 


Pastor Pedro Montoya

Tel Cel. (407) 764-2699

Twitter: @pastormontoya

http://www.ministerioscristorey.com


[1] Lucas 15

El llamado nunca puede ser mayor que quien hizo el llamado


 


 


Mas alábese en esto el que se hubiere de alabar: en entenderme y conocerme, que yo soy Jehová, que hago misericordia, juicio, y justicia en la tierra: porque estas cosas quiero, dice Jehová. Jeremías 9:24

Hace ya algún tiempo atrás, meditando en el relato sobre la renuencia de Jonás por ir a Nínive y pregonar contra ella acerca del incremento de la maldad de la ciudad delante de Jehová-Dios, no pude evitar preguntarme cómo fue posible que Jonás incurriera en semejante rebeldía, y más aún, osar escapar de su presencia, como si fuera posible escapar de Dios.

Jonás era un profeta experimentado, no era un novato que recién comenzaba a conocer a Dios. En todo el relato del libro se descubre el amplio conocimiento que Jonás tenía acerca del Dios a quien él servía,


  1. Jonás reconoce que Jehová-Dios es el Creador del cielo y la tierra,

…Hebreo soy, y temo a Jehová, Dios de los cielos, que hizo la mar y la tierra. (1:9)

  1. Jonás reconoce que Jehová-Dios ha provocado aquella tempestad y que Él hace como Él quiere para castigar el desatino de quienes se resisten a Él,

Tomadme, y echadme a la mar, y la mar se os quietará: porque yo sé que por mí ha venido esta grande tempestad sobre vosotros. (1:12)

  1. Jonás reconoce la Potestad de Jehová-Dios sobre la naturaleza y sobre las especies creadas, para castigar la rebelión y la desobediencia de quienes le sirven a Él,

Jehová había prevenido un gran pez que tragase a Jonás: y estuvo Jonás en el vientre del pez tres días y tres noches. (1:17)

  1. Jonás reconoce que Jehová-Dios oye la oración de arrepentimiento, y que para Él no hay estorbo que le impida obrar,

Clamé de mi tribulación a Jehová, Y él me oyó; Del vientre del sepulcro clamé, Y mi voz oíste. (2:2)

  1. Jonás reconoce que Jehová-Dios no desecha para siempre aun cuando Él castiga,

Echado soy de delante de tus ojos: Mas aun veré tu santo templo. (2:4)

  1. Jonás reconoce que Dios tiene potestad aun sobre la muerte, y lo llama Dios,

Mas tú sacaste mi vida de la sepultura, oh Jehová Dios mío. (2:6)

  1. Jonás reconoce que la salvación proviene de Jehová-Dios, y que solo Él puede salvar,

La salvación pertenece a Jehová. (2:9)

Esta declaración de Jonás trae como revelación el anuncio de que el Mesías se llama Jesús y que procede de Jehová-Dios. En el mismo texto aparece tanto el nombre de Jesús (יְשׁוּעָ) como el de Jehová-Dios (יהוָה), .lo cual al leerse establece que Jesús (salvación) procede de Jehová-Dios.

יְשׁוּעָתָה לַיהוָה : La salvación (Jesús) procede de Jehová-Dios

  1. Jonás reconoce que su llamado es para declarar en Nínive la maldad de la ciudad y advertirles sobre su destrucción al cabo de cuarenta días,

De aquí a cuarenta días Nínive será destruida. (3:4)

  1. Jonás reconoce que Jehová-Dios se arrepiente del mal que ha dispuesto hacer sobre una ciudad si éstos proceden en arrepentimiento hacia Él,

Y vio Dios lo que hicieron, que se convirtieron de su mal camino: y arrepintióse del mal que había dicho les había de hacer, y no lo hizo. (3:10)

  1. Jonás reconoce que Jehová-Dios es clemente, misericordioso, tardo en enojarse y de grande misericordia,

…Ahora, oh Jehová, ¿no es esto lo que yo decía estando aún en mi tierra? Por eso me precaví huyendo á Tarsis; porque sabía yo que tú eres Dios clemente y piadoso, tardo a enojarte, y de grande misericordia, y que te arrepientes del mal. (4:2)


Ante todo este descubrimiento del amplio conocimiento que Jonás tenia de Jehová-Dios y darnos cuenta de que Jonás es consciente de la magnitud de su renuencia a obedecerle, y aun del costo que conllevaba huir de su Presencia, es inevitable preguntar, ¿Por qué se negó a obedecerle?

La respuesta a esta pregunta surge de la reacción y oración que Jonás tuvo al ver que Jehová-Dios dispuso no destruir la ciudad,

PERO Jonás se apesadumbró en extremo, y enojóse.2Y oró a Jehová, y dijo: Ahora, oh Jehová, ¿no es esto lo que yo decía estando aún en mi tierra? Por eso me precaví huyendo á Tarsis; porque sabía yo que tú eres Dios clemente y piadoso, tardo a enojarte, y de grande misericordia, y que te arrepientes del mal. (4:1-2)

En otras palabras, Jonás sabía de antemano que Jehová-Dios no iba a destruir a Nínive. ¿Qué significaba para Jonás que Dios no destruyera la ciudad? ¿Tenía mérito para Jonás que Jehová-Dios destruyera la ciudad?

En la Ley de Moisés estaba establecido que no todo profeta que profetizara en nombre de Jehová-Dios debía recibir credibilidad tan solo por llamarse a sí mismo profeta, por el hecho de mencionar el nombre de Jehová-Dios. La Ley había establecido que la forma para probar la veracidad de un profeta era verificando el cumplimiento de lo que había profetizado,

21Y si dijeres en tu corazón: ¿Cómo conoceremos la palabra que Jehová no hubiere hablado? 22Cuando el profeta hablare en nombre de Jehová, y no fuere la tal cosa, ni viniere, es palabra que Jehová no ha hablado: con soberbia la habló aquel profeta: no tengas temor de él. Deuteronomio 18:21-22

La Ley así mismo había estipulado que los casos de falsos profetas debían ser penalizados con la muerte,

Y el tal profeta o soñador de sueños, ha de ser muerto; por cuanto trató de rebelión contra Jehová vuestro Dios, que te sacó de tierra de Egipto, y te rescató de casa de siervos, y de echarte del camino por el que Jehová tu Dios te mandó que anduvieses: y así quitarás el mal de en medio de ti. Deuteronomio 13:5


Empero el profeta que presumiere hablar palabra en mi nombre, que yo no le haya mandado hablar, o que hablare en nombre de dioses ajenos, el tal profeta morirá. Deuteronomio 18:20

Así que, sí, había un prestigio para Jonás si se cumplía con lo que él estaba pregonando sobre Nínive. Jonás se enojó por el cambio de parecer de Jehová-Dios sobre Nínive porque estaba de por medio el mérito de su ministerio profético. A los ojos de quienes no conocían a Jehová-Dios, Jonás pareció como un profeta sin honra. Y por lo visto, nada de lo que Jonás profetizó tuvo cumplimiento mientras él vivió, a juzgar por un único texto fuera del libro de Jonás donde se hace también referencia a su ministerio,

El restituyó los términos de Israel desde la entrada de Amath hasta la mar de la llanura, conforme a la palabra de Jehová Dios de Israel, la cual había él hablado por su siervo Jonás hijo de Amittai, profeta que fue de Gath-hepher. 2 Rey 14:25

La “señal de Jonás” referida por Jesús no tiene que ver necesariamente con los tres días que Jonás estuvo en el vientre del gran pez, sino con el desprestigio para los suyos que Jesús recibió sobre su ministerio,

A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. Juan 1:11

 


Y se escandalizaban en él. Mas Jesús les dijo: No hay profeta sin honra sino en su tierra y en su casa. Mateo 13:57

 


Los hombres de Nínive se levantarán en el juicio con esta generación, y la condenarán; porque ellos se arrepintieron a la predicación de Jonás; y he aquí más que Jonás en este lugar. Mateo 12:41

¿Es justificable el enojo de Jonás? Jonás vivió como profeta pregonando palabras, mensajes de parte de Dios, que no se cumplieron mientras él vivió; Jonás vivió en desprestigio como profeta pues no se pudo validar la veracidad de su mensaje, y por lo tanto no reconocido en su tiempo como un verdadero profeta.

Jonás establece una señal de un ministerio conforme a la Voluntad de Jehová-Dios, porque el llamado ministerial no es para encumbrar a quien lo recibe sino para hacer lo que Él nos ha mandado a hacer. Nunca el llamado ministerial debe ser mayor que quien lo hace, pues el propósito de recibirlo es para obedecerle, y no para derivar merito ni beneficio personal,

Hay un riesgo cuando queremos construir un ministerio sobre imágenes y prestigio personal, es equivalente a levantar torres y podemos incurrir en apostasía,

Que habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, detractores, desobedientes a los padres, ingratos, sin santidad, 2da. Timoteo 3:2

Se nos ha olvidado que la elección no es por merito sino por bajeza,

Y lo vil del mundo y lo menos preciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es: 1ra. Corintios 1:28

Lo único que Jonás no sabía, y aparece en la conclusión del libro como la enseñanza de Jehová-Dios le impartió a Jonás, es que Dios procede con el hombre de la misma forma cómo éste procede ante las cosas que él aprecia,

Y dijo Jehová: Tuviste tú lástima de la calabacera, en la cual no trabajaste, ni tú la hiciste crecer; que en espacio de una noche nació, y en espacio de otra noche pereció:11¿Y no tendré yo piedad de Nínive, aquella grande ciudad donde hay más de ciento y veinte mil personas que no conocen su mano derecha ni su mano izquierda, y muchos animales? (4:10-11)

Cada quien establece con sus actos la medida de cómo será tratado por Dios mismo,

¿No te convenía también a ti tener misericordia de tu consiervo, como también yo tuve misericordia de ti? Mateo 18:33

 

 


Las citas bíblicas son tomadas de la Versión Reina-Valera Antigua, 1909 (RVA)

 


Pastor Pedro Montoya

Tel Cel. (407) 764-2699

Twitter: @pastormontoya

http://www.ministerioscristorey.com

¿Quién evangelizó a Saulo de Tarso?




Y doy gracias al que me fortificó, a Cristo Jesús nuestro Señor, de que me tuvo por fiel, poniéndome en el ministerio: 13Habiendo sido antes blasfemo y perseguidor e injuriador: mas fui recibido a misericordia, porque lo hice con ignorancia en incredulidad. 14Mas la gracia de nuestro Señor fue más abundante con la fe y amor que es en Cristo Jesús. 1ra. Timoteo 1:12-14

Saulo de Tarso conocido mas como Pablo, o apóstol Pablo, es el nombre que más resuena entre los predicadores y enseñadores del Evangelio del primer siglo. Hombre de ascendencia judía, hebreo según sus propias palabras, aunque de nacionalidad romana por haber nacido dentro de la jurisdicción de la provincia romana de Cilicia.

Entonces Pablo les dijo: Azotados públicamente sin ser condenados, siendo hombres Romanos, nos echaron en la cárcel; y ¿ahora nos echan encubiertamente? No, de cierto, sino vengan ellos y sáquennos. 38Y los alguaciles volvieron a decir a los magistrados estas palabras: y tuvieron miedo, oído que eran Romanos. Hechos 16:37-38


Y como le ataron con correas, Pablo dijo al centurión que estaba presente: ¿Os es lícito azotar a un hombre Romano sin ser condenado? 26Y como el centurión oyó esto, fue y dio aviso al tribuno, diciendo ¿Qué vas a hacer? porque este hombre es Romano. 27Y viniendo el tribuno, le dijo: Dime, ¿eres tú Romano? Y él dijo: Sí. Hechos 22:25-27

Tarso de Cilicia fue una ciudad distinguida por ser un centro filosófico, Saulo mismo la destaca como una ciudad no obscura de Cilicia,

Entonces dijo Pablo: Yo de cierto soy hombre Judío, ciudadano de Tarso, ciudad no obscura de Cilicia: empero ruégote que me permitas que hable al pueblo. Hechos 21:39

Saulo tuvo la oportunidad de estudiar filosofía, pues la ciudad donde nació y se crio, era el asiento de varios filósofos estoicos reconocidos en su época; sin embargo, optó por estudiar e ingresar al fariseísmo, base litúrgica del judaísmo rabínico, caracterizados por sus múltiples interpretaciones de la Ley,

Circuncidado al octavo día, del linaje de Israel, de la tribu de Benjamín, Hebreo de Hebreos; cuanto a la ley, Fariseo; 6Cuanto al celo, perseguidor de la iglesia; cuanto a la justicia que es en la ley, irreprensible. Filipenses 3:5-6

Para ello, se muda de su ciudad natal, Tarso, a la ciudad de Jerusalén para estudiar bajo la tutoría de Gamaliel, fariseo de muy alta estima entre los de su clase y en Jerusalén entera,

Yo de cierto soy Judío, nacido en Tarso de Cilicia, mas criado en esta ciudad a los pies de Gamaliel, enseñado conforme a la verdad de la ley de la patria, celoso de Dios, como todos vosotros sois hoy. Hechos 22:3


Entonces levantándose en el concilio un Fariseo llamado Gamaliel, doctor de la ley, venerable a todo el pueblo, mandó que sacasen fuera un poco a los apóstoles. Hechos 5:34

Saulo ingresó al fariseísmo a una edad bastante joven. A juzgar por el uso de la palabra griega, νεανιου, traducido al español como, joven (mancebo, en la versión RVA), en el relato del libro de Hechos de los Apóstoles cuando apedrearon a Esteban, Saulo tendría para ese entonces una edad de 20 años; lo cual significa que Saulo se habría mudado a Jerusalén para estudiar e ingresar al fariseísmo entre las edades de los 13 a los 17 años.

Y echándolo fuera de la ciudad, le apedreaban: y los testigos pusieron sus vestidos a los pies de un mancebo (νεανιου) que se llamaba Saulo. Hechos 7:58

La palabra νεανιου se utiliza tres veces en todo el Nuevo Testamento. En dichos textos se utiliza para describir a una persona de edad núbil.

Y un mancebo (νεανιας) llamado Eutichô que estaba sentado en la ventana, tomado de un sueño profundo, como Pablo disputaba largamente, postrado del sueño cayó del tercer piso abajo, y fue alzado muerto. Hechos 20:9


Y Pablo, llamando a uno de los centuriones, dice: Lleva a este mancebo (νεανιαν) al tribuno, porque tiene cierto aviso que darle. Hechos 23:17

El término también es utilizado en el Antiguo Testamento con el mismo énfasis. En la Septuaginta (LXX), la palabra νεανιου es usada para referirse a jóvenes que aún no se han casado, pero que están dentro de la edad para hacerlo,

Y llegando el muchacho (νεανιου) adonde estaba la saeta que Jonathán había tirado, Jonathán dio voces tras el muchacho, diciendo: ¿No está la saeta más allá de ti? 1 Samuel 20:37

Y dijo el príncipe de los eunucos a Daniel: Tengo temor de mi señor el rey, que señaló vuestra comida y vuestra bebida; pues luego que él habrá visto vuestros rostros más tristes que los de los muchachos (νεανιας) que son semejantes a vosotros, condenaréis para con el rey mi cabeza. Daniel 1:10

El uso particular de la palabra νεανιου en el siguiente texto nos muestra que la edad de un joven (νεανιου) es propiamente los 20 años,

Y viendo Joab que la haz de la batalla estaba contra él delante y a las espaldas, escogió de todos los más aventajados (νεανιου) que había en Israel, y ordenó su escuadrón contra los Sirios. 1 Crónicas 19:10

Los más aventajados no son una elite con mayor preparación estratégica que los otros, el término indica que se trata de jóvenes (νεανιου). Los traductores no traducen adecuadamente el término sino que prefieren interpretarlo para dar a entender que son más aventajados por su condición de juventud, el termino no muestra que tuvieran una preparación especializada de combate, de lo contrario el escritor hubiera usado un término más apropiado. Así que, puesto que son jóvenes (νεανιου), la edad de ellos debe ser en promedio los 20 años, pues es la edad para ingresar al ejército según lo estipulado en la Ley,

De veinte años arriba, todos los que pueden salir a la guerra en Israel, los contaréis tú y Aarón por sus cuadrillas. Números 1:3

Lo anterior nos lleva a entender que la edad de Saulo a la muerte de Esteban era en promedio los 20 años, lo que significa dos cosas; la primera, que para la muerte de Esteban Saulo podría haber sido un estudiante de primer, o a lo sumo, de segundo año de fariseísmo, no era un fariseo ordenado como tal, lo muestra el hecho de que está presente en la lapidación de Esteban pero no participa como un ejecutor, como los demás; segundo, después de la muerte de Esteban Saulo tuvo oportunidad de recapacitar sobre el incidente de Esteban, y de arrepentirse por tal muerte, sin embargo, no lo hizo, sino que se fortaleció en el hecho con una mayor fuerza que antes pues su celo por la Ley le hacía ver en los discípulos del Señor un peligro doctrinal que solo podía ser extinguido matándolos gradualmente.

Saulo confiesa de sí mismo que fue en cuanto a la justicia que es en la ley, irreprensible, lo que significa que su fortaleza dependía de la firmeza de sus determinaciones; esto mismo puede verse en una de sus cartas cuando le escribe a Timoteo, y le dicta instrucciones sobre los requisitos que debe tener un diacono,

Los diáconos asimismo, deben ser honestos, no bilingües (διλογους), no dados a mucho vino, no amadores de torpes ganancias; 1 Timoteo 3:8

La expresión, διλογους significa, “dos palabras”, que sería entendido como una persona que cambia de opinión; lo que indica que el carácter de Saulo consistía en mantenerse sin variación en cuanto a lo que había determinado.

Y esta forma de ser fue su sello personal, pues en su epístola a los Gálatas él describe que su trayectoria como estudiante del fariseísmo aventajó a muchos de sus compañeros,

Y aprovechaba en el Judaismo sobre muchos de mis iguales en mi nación, siendo muy más celador que todos de las tradiciones de mis padres. Gálatas 1:14

Así que, después de la muerte de Esteban, el tiempo que le tomó a Saulo terminar sus estudios de fariseo, que bien pudo haber sido unos cinco años más, lo ocupó para fortalecer su convicción de que su función como fariseo era la de ser un restaurador de las tradiciones de los padres, hoy amenazadas por la doctrina de los del camino.

Cuanto al celo, perseguidor de la iglesia; cuanto a la justicia que es en la ley, irreprensible. Filipenses 3:6


Habiendo sido antes blasfemo y perseguidor é injuriador: mas fui recibido a misericordia, porque lo hice con ignorancia en incredulidad. 1 Timoteo 1:13

Saulo inicia su función como fariseo persiguiendo a la iglesia; él está convencido de que esta es su tarea y servicio a Dios. Él claramente confiesa que no creyó nunca en la doctrina que los discípulos de Jesús proclamaban, lo cual indica también que Saulo llegó a conocerla muy bien,

Habiendo sido antes blasfemo y perseguidor e injuriador: mas fui recibido a misericordia, porque lo hice con ignorancia en incredulidad. 1ra. Timoteo 1:13

Fueron muchos los años que Saulo utilizó para perseguir a los discípulos de Jesús, y muchas también las vidas que fueron maltratadas por Saulo. Nunca sabremos realmente todas las cosas que él hizo durante todos los años de su persecución a la iglesia, ni cuántas las vidas de los discípulos de Jesús que murieron por causa de esta persecución; hay un texto sin embargo en la epístola a los Hebreos que más o menos esboza esta persecución,

Otros experimentaron vituperios y azotes; y a más de esto prisiones y cárceles; 37Fueron apedreados, aserrados, tentados, muertos a cuchillo; anduvieron de acá para allá cubiertos de pieles de ovejas y de cabras, pobres, angustiados, maltratados; 38De los cuales el mundo no era digno; perdidos por los desiertos, por los montes, por las cuevas y por las cavernas de la tierra. 39Y todos éstos, aprobados por testimonio de la fe, no recibieron la promesa; 40Proveyendo Dios alguna cosa mejor para nosotros, para que no fuesen perfeccionados sin nosotros. Hebreos 11:36-40

En la mayoría de sus epístolas aparece descrito esta parte de su pasado farisaico,

Porque ya habéis oído acerca de mi conducta otro tiempo en el Judaismo, que perseguía sobremanera la iglesia de Dios, y la destruía; Gálatas 1:13


Solamente habían oído decir: Aquel que en otro tiempo nos perseguía, ahora anuncia la fe que en otro tiempo destruía. Gálatas 1:23


Porque yo soy el más pequeño de los apóstoles, que no soy digno de ser llamado apóstol, porque perseguí la iglesia de Dios. 1 Corintios 15:9


Cuanto al celo, perseguidor de la iglesia; cuanto a la justicia que es en la ley, irreprensible. Filipenses 3:6


Habiendo sido antes blasfemo y perseguidor é injuriador: mas fui recibido a misericordia, porque lo hice con ignorancia en incredulidad. 1 Timoteo 1:13


Porque vosotros, hermanos, habéis sido imitadores de las iglesias de Dios en Cristo Jesús que están en Judea; pues habéis padecido también vosotros las mismas cosas de los de vuestra propia nación, como también ellos de los Judíos; 1ra. Tesalonicenses 2:14


¿Cómo un hombre con la trayectoria de Saulo, con una convicción de persecución a la iglesia tan arraigada en él, pudo convertirse a la doctrina que él mismo perseguía? ¿Cuál es el mensaje evangelístico que Saulo recibió?


El mensaje evangelístico que Saulo recibió lo plantó Esteban el día que testificó acerca de su fe ante el Concilio, y ante Saulo; cuando confesó haber visto la Gloria de Dios y a Jesús sentado a la diestra de Dios, y minutos después, cuando estuvo dispuesto a entregar su vida clamando a gran voz, Señor, no les imputes este pecado.

El mensaje evangelístico de Esteban nunca se borró de la conciencia de Saulo, tanto así que bastantes años después, ante el peligro de verse expuesto al mismo riesgo de muerte si subía a Jerusalén, las palabras y acto de Esteban se convirtió en la seguridad de que su decisión de subir a Jerusalén estaba correcta,

Entonces Pablo respondió: ¿Qué hacéis llorando y afligiéndome el corazón? porque yo no sólo estoy presto a ser atado, más aun a morir en Jerusalem por el nombre del Señor Jesús. Hechos 21:13

El mensaje evangelístico de Saulo fue abonado por cada una de las vidas que él persiguió, capturó y fueron muertos por sencillamente confesarse como discípulos de Jesús. Fue el dolor, la agonía y la sangre de cada uno de aquellos que él llevó presos lo que hizo que la convicción de muerte tan arraigada de Saulo se desmoronara, y no quedara más fuerza en él que entender que aquellos que seguían confesando a Jesús como Señor y Cristo lo hacían porque el Señor estaba con ellos.

Este mensaje evangelístico es descubierto en las Palabras de Jesús a Saulo en el camino a Damasco,

Y habiendo caído todos nosotros en tierra, oí una voz que me hablaba, y decía en lengua hebraica: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? Dura cosa te es dar coces contra los aguijones. Hechos 26:14

Ningún sufrimiento, ninguna lagrima, ninguna sangre derramada por aquellos perseguidos y atormentados por Saulo cayó en el vacío; cada tormento sufrido por cada uno de ellos cayó a tierra como semilla, y germinó en fruto de misericordia y Vida Eterna para Saulo,

De cierto, de cierto os digo, que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, él solo queda; mas si muriere, mucho fruto lleva. Juan 12:24

Cada acto de fidelidad y de perdón hacia quien los perseguía y maltrataba se convirtió en el mensaje sin palabras que llevó a Saulo un día a encontrarse con Jesús,

Saulo mismo años más tarde reconoció que por este mismo sentir que hubo en ellos inculcado como parte de la doctrina de Jesús fue que él alcanzó misericordia.

Fueron mis lágrimas mi pan de día y de noche, Mientras me dicen todos los días: ¿Dónde está tu Dios? Salmos 42:3

Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús: Filipenses 2:5


El propósito de esta enseñanza es despertarnos a una visión más amplia de la labor que desarrollamos como establecedores del Reino de Dios, labor a la cual hemos sido todos llamados.


No todo mensaje se planta con palabras. Hay mensajes que requieren acciones, gestos, actitudes y disposiciones del corazón. No todo se puede decir con palabras porque las personas no tienen oídos para oírlas, es necesario que vean en nuestros actos lo que queremos decirles.

Amar al prójimo como a sí mismo, seguir amando aun cuando te rechacen y menosprecien; orar por los que nos persiguen y aun maldicen; seguir atendiendo a aquellos que te denigran; entregar sin retener a aquellos que aun con injusticias te quitan lo que es tuyo; perdonar al que nos daña y ofende hasta setenta veces siete; no buscar venganza pese a que posiblemente tenemos la razón y la justicia está de nuestro lado; no amenazar; no sacar ventaja de las debilidades de otro; dar, siempre dar sin esperar recibir nada a cambio.

Es el mensaje de Jesús que leemos en las páginas de los evangelios, es la enseñanza de los apóstoles contenidos en todas sus epístolas, sin embargo, es el mensaje que no escuchamos detrás de muchas de nuestras acciones.

Ningún dolor, ninguna agonía, ningún sufrimiento, ni ningún sacrificio por amor de Jesús caen en el vacío; cada acto se convierte en semilla del Evangelio para beneficio de aquellos que como Saulo no pueden oír el mensaje a través de las palabras,

Porque ¿qué gloria es, si pecando vosotros sois abofeteados, y lo sufrís? mas si haciendo bien sois afligidos, y lo sufrís, esto ciertamente es agradable delante de Dios. 1 Pedro 2:20

¿Qué hubiera sucedido si Esteban por no ser apedreado decide retractarse de su testimonio ante el Concilio? ¿Qué hubiera sucedido si cada uno de los que Saulo persiguió, para evitar la cárcel y la muerte hubieran negado la fe? de seguro que ninguno de nosotros supiera hoy de un apóstol Pablo.

La razón del porqué existen hoy en día muchos blasfemos y perseguidores de la fe es porque no hay muchos Esteban que quieran morir por el testimonio de su fe; porque muchos discípulos de Jesús niegan la fe por tal de no padecer persecución.

La iglesia cristiana contemporánea ha buscado insertarse en la sociedad, ha reclamado una posición de honra y respeto, ha pedido ser considerada como un grupo de consulta aún por las elites de gobierno. Me parece que hemos errado el camino y hemos confundido el mensaje del Evangelio. En el afán de querer evangelizar a una sociedad que dispuso vivir a expensas del mundo, nos hemos congraciado con ella haciendo y tolerando lo mismo que ella hace, por eso tenemos una iglesia débil y mediocre.

Solo hay una forma de evangelizar, y es a través de mantenernos firmes en lo que fuimos enseñados con respecto a la doctrina de Jesús. No se evangeliza tranzando con el mundo, se evangeliza por la decisión mantenerse firme en la fe, y con la disposición de marcar la diferencia con nuestros actos, aun así la diferencia nos conlleve a ser considerados como fanáticos por los mismos que profesan la fe.

 Y el que planta y el que riega son una misma cosa; aunque cada uno recibirá su recompensa conforme a su labor…  Si permaneciere la obra de alguno que sobreedificó, recibirá recompensa. 1 Corintios 3:8-14


¿Estás dispuesto a ser un Esteban para tu época y para tu país?



 

Las citas bíblicas son tomadas de la Versión Reina-Valera Antigua, 1909 (RVA)

 

Pastor Pedro Montoya

WhatsApp 1 (407) 764-2699

Twitter: @pastormontoya

http://www.ministerioscristorey.com

…y si en algo he defraudado a alguno, lo vuelvo con el cuatro tanto.




Entonces Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: He aquí, Señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres; y si en algo he defraudado a alguno, lo vuelvo con el cuatro tanto. Lucas 19:8

La historia de Zaqueo es una de las historias más impactantes del Nuevo Testamento, porque nos conduce a entender el valor que tiene reconocer y corregir los conceptos erróneos que nos llevaron a vivir en abierta resistencia a la Voluntad de Dios.

No es fácil ver y entender que lo que estamos haciendo, y a lo cual nos acostumbramos, está fuera de la Voluntad de Dios. De hecho, aun cuando se trata de corregir la conducta de otros es fácil ver claramente sus desvíos, pero cuando se trata de uno mismo siempre hay una justificación para hacernos parecer ante los demás que no incurrimos en ningún error, aun cuando los errores son evidentes.

El caso claro es el caso de David cuando incurrió en la acción de tomar por mujer a Bath-sheba, y la eventual exposición a la muerte del esposo de ella por instrucciones de David. Hubo necesidad de que el profeta Nathán le presentara un caso hipotético para que él entendiera la gravedad de su pecado,

Entonces dijo Nathán a David: Tú eres aquel hombre. Así ha dicho Jehová, Dios de Israel: Yo te ungí por rey sobre Israel, y te libré de la mano de Saúl; 8Yo te da la casa de tu señor, y las mujeres de tu señor en tu seno: demás de esto te da la casa de Israel y de Judá; y si esto es poco, yo te añadiré tales y tales cosas. 9¿Por qué pues tuviste en poco la palabra de Jehová, haciendo lo malo delante de sus ojos? A Uría Hetheo heriste a cuchillo, y tomaste por tu mujer a su mujer, y a él mataste con el cuchillo de los hijos de Ammón. 2 Samuel 12:7-9

Por eso, la historia de Zaqueo es modelo de enseñanza, porque la decisión de Zaqueo no es el resultado de la confrontación de alguien, ni aun del mismo Jesús, por los conceptos de vida de publicano bajo los cuales había vivido hasta ese entonces.

En los evangelios se describe muchos relatos de casos similares, de Jesús cenando y posando en hogares de publicanos, y aun de fariseos, y nunca antes uno de ellos había tomado una decisión similar.

¿Qué fue lo que hizo que Zaqueo actuara de forma diferente?

Dos respuestas surgen de esta pregunta, la primera de ellas la encontramos en la confrontación a David de parte de Dios por el profeta Nathán: ¿Por qué pues tuviste en poco la palabra de Jehová, haciendo lo malo delante de sus ojos?

Darle el valor de prominencia que le corresponde a la Palabra nos ubica en la posición correcta ante su Voluntad y nos permite ver dónde nos salimos del camino correcto. No se trata de que la Palabra sea una alternativa a la cual podamos recurrir en un momento dado. La Palabra es la única fortaleza espiritual que nos puede devolver a la vida y librarnos de nuestros desvaríos,

Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más penetrante que toda espada de dos filos: y que alcanza hasta partir el alma, y aun el espíritu, y las coyunturas y tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón. Hebreos 4:12

Zaqueo valoró cada palabra, cada expresión, cada enseñanza de Jesús durante esa noche, desde el momento mismo en que le conoció,

Y como vino a aquel lugar Jesús, mirando, le vio, y díjole: Zaqueo, date priesa, desciende, porque hoy es necesario que pose en tu casa. 6Entonces él descendió apriesa, y le recibió gozoso. Lucas 19:5-6

Ese valor por la Palabra de Jesús llevó a Zaqueo a entender la perversidad de los conceptos de vida que habían gobernado sus acciones. La prominencia de la Palabra de Jesús llevó a Zaqueo a ponerse a cuentas con Dios,

…la mitad de mis bienes doy a los pobres…

Compárese con la instrucción del profeta Miqueas,

Oh hombre, él te ha declarado qué sea lo bueno, y qué pida de ti Jehová: solamente hacer juicio, y amar misericordia, y humillarte para andar con tu Dios. Miqueas 6:8

La acción de Zaqueo de entregar la mitad de sus bienes a los pobres le fue atribuido como perfección, según la declaración de Jesús al joven rico,

Dícele Jesús: Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme. Mateo 19:21

La restauración que una persona pueda alcanzar para sí y para su casa depende del valor que éste o ésta le otorgue a la Palabra de Dios; pero no el valor litúrgico ni el valor simbólico, sino el valor de hacerla por cuanto Él lo dijo.

Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la peña; Mateo 7:24

Quien no la hace, no valora la Palabra y se engaña a sí mismo,

Mas sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos. Santiago 1:22

Un caso similar lo encontramos en el momento de la conversión a la fe del apóstol Pedro,

Y respondiendo Simón, le dijo: Maestro, habiendo trabajado toda la noche, nada hemos tomado; mas en tu palabra echaré la red. 6Y habiéndolo hecho, encerraron gran multitud de pescado, que su red se rompía…   8Lo cual viendo Simón Pedro, se derribó de rodillas a Jesús, diciendo: Apártate de mí, Señor, porque soy hombre pecador. Lucas 5:5-8

Tener en poco la Palabra de Dios nos conduce a alejarnos de Dios y a vivir en abierta rebeldía hacia Él.

Hay un segundo valor en Zaqueo que le valió para ubicarse en la correspondiente posición de agrado delante de Dios, fue la decisión de Zaqueo de resarcir los daños de quienes él hubiera defraudado,

…y si en algo he defraudado a alguno, lo vuelvo con el cuatro tanto

Zaqueo entendió que para que el hombre y la mujer puedan vivir libres de la persecución por parte del reino de las tinieblas es necesario que suelten toda deuda de la carne,

Así que, hermanos, deudores somos, no a la carne, para que vivamos conforme a la carne: Romanos 8:12

El problema de las “caídas” que muchos creyentes sufren constantemente en sus vidas de fe se debe a deudas de la carne que ellos no han soltado aun. Zaqueo entregó el dinero mal habido como recolector de los impuestos, soltó con ello el derecho legal que las tinieblas podrían reclamar sobre sus propiedades.

La decisión de Zaqueo la valió para recibir el sello de aprobación y bendición de parte de Jesús,

Y Jesús le dijo: Hoy ha venido la salvación a esta casa; por cuanto él también es hijo de Abraham. Lucas 19:9

Zaqueo atrajo para su generación la bendición de la salvación, y fue incluido en la casa de Abraham.

Constantemente me encuentro con gente que ven en sus situaciones un caso imposible para Dios. Casos de pobreza, de escasez, de falta de sabiduría para actuar; casos donde muchos miran a Dios como inalcanzable.

Son casos bastante similares al de Zaqueo, donde para poder “ver” a Jesús y alcanzarlo hay que hacer un esfuerzo mayor. Son las historias de muchos de los que viven en nuestras ciudades.

La solución es sencilla, no es complicada: valor prominente de la Palabra, para hacer, no para contemplarla. En los modelos religiosos de muchos, creen que valorar la Palabra es tenerla abierta la Biblia en un salmo o en una sección particular sobre la mesa de noche, eso es agoreria. Dios nos llama a hacer la Palabra, no a recitarla solamente.

Segundo, soltar las deudas de la carne: resarcir danos, perdonar el pasado, deshacerse de objetos mal habidos, aun propiedades obtenidas de formas ilícitas. Librarse de todo aquello que representó el salario de iniquidad y de soberbia. No podemos entrar al Reino de Dios trayendo con nosotros las obras de la carne,

Esto empero digo, hermanos: que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios; ni la corrupción hereda la incorrupción. 1ra. Corintios 15:50


Las citas bíblicas son tomadas de la Versión Reina-Valera Antigua, 1909 (RVA)


¿Podemos ayudarte en algo?

 

 


Pastor Pedro Montoya

Tel Cel. (407) 764-2699

Twitter: @pastormontoya

http://www.ministerioscristorey.com

Principios de Justicia y de Interpretación para Alcanzar la Vida Eterna


Y conoceréis la Verdad, y la Verdad os libertará. Juan 8:32

¿Que necesito hacer para ser salvo? Independiente de la rama del Evangelio al que cada quien pertenezca, la respuesta es una común a todos: necesitas creer y perseverar en lo que has creído; hablando por supuesto, de creer en Jesús.

Es una respuesta generalizada que nace del evangelismo que se estableció en nuestras tierras introducida por los misioneros que ayudaron a la colonización de las tierras recién descubiertas, principalmente las tierras latinoamericanas. No ha habido mayor cambio desde aquel entonces.

Sin embargo, cuando leemos algunos pasajes de los hechos de Jesús, de gente que llegó ante Él con similar pregunta, notamos que Jesús no corrigió el planteamiento de la pregunta sino que contestó según el planteamiento en que ellos habían preguntado.

Permítanme explicarme. Lucas registra un primer relato de un doctor de la Ley que le preguntó: Maestro, ¿haciendo qué cosa poseeré la Vida Eterna? (10:25); y luego, en el segundo relato, Lucas registra las palabras de un príncipe que le pregunta casi en los mismos términos: maestro bueno ¿qué haré para poseer la Vida Eterna? (18:18). En este segundo relato, lo único que Jesús le corrige es sobre la razón de por qué le llama bueno. Tanto Mateo como Marcos solo registran un caso.[1]

En ambos relatos Lucas registra la palabra, hacer, como la base de la pregunta, lo cual si fuésemos precisos, hacer (ποιησας), tiene que ver con ejecutorias o al menos con obras realizadas, según ellos fueron enseñados por la Ley de Moisés, y no necesariamente con creer (πιστεύω).[2]

¿Por qué Jesús no corrige el planteamiento de la pregunta? No necesitas hacer nada, pero tienes que creer. Si Jesús no corrige el planteamiento, quiere decir que la pregunta está bien formulada, y sí, hay algo que es necesario hacer para obtener la Vida Eterna. No puede ser que Jesús ignoró la pregunta dado que ninguno de ambos habría de creer, lo cual de ser así Jesús habría incurrido en un menosprecio.

¿Qué hay que hacer algo para obtener la Vida Eterna? Antes de contestar propiamente a esta pregunta, revisemos otra situación que también tiene que ver con la adquisición, en este caso, de pérdida, de la Vida Eterna. Se trata de otra referencia registrada por Lucas en la que le preguntaron a Jesús: ¿son pocos los que se salvan? (13:23).

En la contestación Jesús explicó que muchos procuraran entrar, y no podrán (13:24); y añadió a su respuesta: Y os dirá: Dígoos que no os conozco de dónde seáis; apartaos de mí todos los obreros de iniquidad (13:27). Al final, en la conclusión, Jesús explicó que los que eran considerados delanteros se convertirían en rezagados, y viceversa, los rezagados vendrían a ser delanteros: son postreros los que eran los primeros; y son primeros los que eran los postreros (13:30).

Y de nuevo, la presencia de la expresión obreros (ποιησον en 1881 Westcott-Hort Greek New Testament; ἐργάται en 1550 Stephanus New Testament), refiriéndose a los que trabajan (los que hacen), nos conduce a ver la acción de hacer algo como determinante para obtener la Vida Eterna.

La doctrina de Jesús establece que la salvación es por Gracia,[3] y no por obras;[4] que es don de Dios;[5] todo esto por medio de la fe en Jesús el Ungido de Dios (Mesías en hebreo, Cristo en griego),[6] lo cual nos conduce a afirmar el fundamento de fe de que la Vida Eterna no se gana por obras.

¿Por qué entonces Jesús no corrigió a quienes le plantearon sobre qué hacer para obtener la Vida Eterna? Y de hecho, en su enseñanza sobre los que se convierten en postreros usó la expresión de obreros, lo cual argumenta en favor de hacer como elemento determinante para obtener la Vida Eterna.

La situación se resuelve entendiendo el hacer no como obras ejecutadas, sino como establecimientos de principios de justicia y de interpretación. La salvación se obtiene por la fe en Jesús, pero demanda el establecimiento de principios de justicia y de interpretación, el no considerarlos puede provocar que los actos se conviertan en actos de iniquidad.

Entendamos esta última parte. Lucas registra que Jesús justo antes de explicar acerca del porqué muchos procuraran entrar, y no podrán (13:24), Jesús había tratado una situación con el principal de la sinagoga por la sanidad de la mujer que tenía espíritu de enfermedad dieciocho años (13:11).

Ante el enojo del principal de la sinagoga por la acción de sanar en sábado, Jesús llevó al principal de la sinagoga a que viera su deficiencia de justicia y de interpretación de los hechos, pese al amplio conocimiento que tenia de la Ley.

Hipócrita, cada uno de vosotros ¿no desata en sábado su buey o su asno del pesebre, y lo lleva a beber? 16Y a esta hija de Abraham, que he aquí Satanás la había ligado dieciocho años, ¿no convino desatarla de esta ligadura en día de sábado? (13:15-16)

La Vida Eterna consiste en descubrir la justicia de los actos y saber establecer la prioridad de ellos. Somos salvos por la justicia que hacemos, o mejor dicho, para ser cónsono con la revelación de la Palabra, somos salvos por la justicia que establecemos. En esto consiste la vida de fe, y sobre de lo cual se construye la Vida Eterna,

He aquí se enorgullece aquel cuya alma no es derecha en él: mas el justo en su fe vivirá. Habacuc 2:4


Porque en él la justicia de Dios se descubre de fe en fe; como está escrito: Mas el justo vivirá por la fe. Romanos 1:17


Mas por cuanto por la ley ninguno se justifica para con Dios, queda manifiesto: Que el justo por la fe vivirá. Gálatas 3:11

Las obras de justicia son fruto de la fe sin las cuales la fe muere,

¿Mas quieres saber, hombre vano, que la fe sin obras es muerta?…  26Porque como el cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe sin obras es muerta. Santiago 2:20-26

Lucas registra varios casos de gente que supo establecer la justicia de su fe, y por ello ganaron el derecho de obtener la Vida Eterna. Un primer ejemplo es el caso de la mujer con flujo de sangre que toca el borde del manto de Jesús,

Y una mujer, que tenía flujo de sangre hacía ya doce años, la cual había gastado en médicos toda su hacienda, y por ninguno había podido ser curada, 44Llegándose por las espaldas, tocó el borde de su vestido; y luego se estancó el flujo de su sangre….  47Entonces, como la mujer vio que no se había ocultado, vino temblando, y postrándose delante de él declaróle delante de todo el pueblo la causa por qué le había tocado, y cómo luego había sido sana. 48Y él dijo: Hija, tu fe te ha salvado: ve en paz. (8:43-48)

Un segundo ejemplo es el caso de la mujer que enjuga con sus lágrimas los pies de Jesús,

Y vuelto a la mujer, dijo a Simón: ¿Ves esta mujer? Entré en tu casa, no diste agua para mis pies; mas ésta ha regado mis pies con lágrimas, y los ha limpiado con los cabellos. 45No me diste beso, mas ésta, desde que entré, no ha cesado de besar mis pies. 46No ungiste mi cabeza con óleo; mas ésta ha ungido con ungüento mis pies. 47Por lo cual te digo que sus muchos pecados son perdonados, porque amó mucho; mas al que se perdona poco, poco ama. 48Y a ella dijo: Los pecados te son perdonados. 49Y los que estaban juntamente sentados a la mesa, comenzaron a decir entre sí: ¿Quién es éste, que también perdona pecados? 50Y dijo a la mujer: Tu fe te ha salvado, ve en paz. (7:44-50)

Los postreros que se convierten en primeros son los que hacen (establecen) obras de justicia; en cambio, los primeros que se convierten en postreros son los que creen pero no hace nada, son teóricos; con el tiempo su inacción los constituye en obreros de iniquidad.

La Vida Eterna no solo es creer, consiste en saber hacer (establecer) la justicia de su fe.

La interpretación de los hechos por parte del principal de la sinagoga era injusta; claro que entendía que era necesario desatar el pollino para llevarlo a abrevar, pero no podía ver la necesidad de una hija de Abraham, mayor que el pollino, que necesitaba liberación de quien la tenía atada; con justa razón se avergonzó de su forma de interpretar.


La principal razón de por qué no tenemos suficientes principios de justicia y una adecuada interpretación de los hechos es porque no nos exponemos a las acciones más insignificantes. Si quizá soltáramos más a menudo el pollino para llevarlo a abrevar podríamos ver la necesidad de liberación de quien está atado, endeudado y afligido,… aunque sea sábado…

 

 

 


Las citas bíblicas son tomadas de la Versión Reina-Valera Antigua, (RVA1909)

 


Pastor Pedro Montoya

Tel Cel. (407) 764-2699

Twitter: @pastormontoya

http://www.ministerioscristorey.com

[1] Mateo 19:16; Marcos 10:17

[2] Juan 3:15

[3] Romanos 3:24

[4] Efesios 2:9

[5] Idem 2:8

[6] Romanos 3:30; 5:1