conocer a Dios, doctrina de Cristo, Evangelio

Habla, Jehová, que tu siervo oye…


Y dijo Eli a Samuel: Ve, y acuéstate: y si te llamare, dirás: Habla, Jehová, que tu siervo oye. Así se fue Samuel, y acostóse en su lugar. 10Y vino Jehová, y paróse, y llamó como las otras veces: ­Samuel, Samuel! Entonces Samuel dijo: Habla, que tu siervo oye.

1 Samuel 3:9-10

Para empezar, ¿habla Dios todavía en nuestro tiempo?  Sí, lo hace; de hecho, nunca ha dejado de hacerlo. En las palabras introductorias de la epístola a los Hebreos, el escritor establece que Jehovah-Dios ha mantenido siempre una comunicación activa con el hombre de todos los tiempos, y asegura que Él, y citamos, ha hablado muchas veces y en muchas maneras en otro tiempo;[1] este conocimiento podría ser novedoso para aquellos que están acostumbrados a entender que lo que Dios tenía que decir, ya lo dijo, y no hay mas que añadir; sin embargo, como nos mueve el propósito de enseñar que la naturaleza de Jehovah-Dios es la de Crear, y que aun Él sigue creando,[2] planteamos la siguiente pregunta para introducirnos con ella al tema de los mensajes de Dios al hombre contemporáneo, ¿de qué formas Dios ha hablado? Dios ha hablado en ocasiones por profetas,[3]  en otras ocasiones por sueños,[4] en otras ocasiones por las “señales de los tiempos”,[5] y en otras ocasiones, por el Espíritu de Verdad que establece ocasión y tiempo para cada cosa.[6] Jehovah-Dios siempre ha hablado y ha comunicado instrucciones precisas para pueblos enteros, y en otras, para individuos en particular.

Así que, no se trata de demostrar que Jehovah-Dios habla, sino más bien de buscar las razones de por qué hay creyentes que nunca han ‘escuchado’ la voz del Señor. Estudiaremos sobre las condiciones que regulan el que alguien ‘escuche’ la voz de Dios.

Escuchar la voz del Señor no solo es asunto de sensibilidad espiritual, lo escucha aquel que actúa según la Verdad, y por cierto, aquel que quiere y está dispuesto a escuchar Su voz.


Sensibilidad espiritual

La primera condición, y quizá la más destacada de todas, es la sensibilidad espiritual que la persona tiene para ‘discernir’ la voz de Dios. No es que Dios no habla, sino que hay quienes no entienden que Dios les está hablando.[7] El propósito en Dios de ‘hablar’ a un pueblo o a una persona, es para corregir su conducta y para conducirlo a desarrollar justicia en integridad de la Verdad.

¿Qué es sensibilidad espiritual? ¿Cómo se define? Sensibilidad espiritual no es un don, para sorpresa de muchos, es la destreza en el espíritu que cada quien puede desarrollar de ‘sintonizarse’ a la obediencia de la instrucción, todo comienza con una instrucción; los siguientes textos lo establecen claramente:

Y envió Jehová a vosotros todos sus siervos los profetas, madrugando y enviándolos; mas no oísteis, ni inclinasteis vuestro oído para escuchar,

Jeremías 25:4

Empero no quisieron escuchar, antes dieron hombro rebelado, y agravaron sus oídos para no oír:

Zacarías 7:11

Nótese cómo se destaca en ambos textos la actitud de voluntad de no querer inclinar el oído para escuchar, y de incluso, en el segundo texto, de agravar el oído para no oír.

En ese sentido, la sensibilidad espiritual es un ejercicio, se desarrolla a partir de la decisión del hombre de seguir instrucciones; a esto era a lo que Jesús se refirió cuando estableció la enseñanza: “El que tiene oídos para oír, oiga.”[8] Jesús estaba estableciendo con ello, parafraseando, quien quiera atender a la instrucción, que la obedezca. Oír no significa escuchar, significa obedecer y actuar. Cuando el hombre y la mujer deciden ‘obedecer’ la instrucción, y seguirla, en la decisión se establece la base de la sensibilidad espiritual, y a partir de allí se desarrolla, no antes.

El tema de la sensibilidad espiritual es presentada en las Escrituras bajo el término de ‘discernimiento’,[9] y consiste en la capacidad de distinguir entre lo bueno y lo malo, y entre lo santo y lo profano; es la capacidad espiritual para mantenerse sin fluctuación ante los eventos donde aparentemente hay una manifestación divina,[10] y para determinar cuándo Dios habla, y cuándo Dios no ha hablado. El apóstol Juan la presenta como el ‘testimonio’ que el corazón da acerca de las cosas que son parte de la vida cotidiana del creyente, para saber distinguir entre lo que proviene de Dios, y lo que no proviene de Dios.[11] El apóstol Pablo, por su parte, la define como la ‘güianza’ que la persona recibe por el Espíritu para desarrollar su vida de fe.[12]

Como puede verificarse en todos los textos apuntados, la sensibilidad espiritual se desarrolla a voluntad de la persona, y depende de su capacidad de seguir instrucciones.

No debemos tener el que Dios habla como algo liviano, nunca recibiremos una Palabra contundente, mayor y trascendente, si antes no demostramos que somos capaces de atender las instrucciones pequeñas, y quizá hasta intrascendentes, son la prueba para evaluarnos de cuán fieles podemos ser a la Palabra del Señor.


Caminar en Verdad

Caminar en Verdad es la segunda condición que regula la capacidad personal de escuchar a Dios.

Caminar en Verdad no es una vida de hábitos y costumbre, no se refiere a la integridad moral que predica la filosofía religiosa; caminar en Verdad significa conducirse dentro de la Voluntad expresa de Jehovah-Dios; el salmista David reconoce en uno de sus salmos que hay un camino único que contiene la Voluntad del Señor para el hombre, que si el hombre la llega a conocer caminará en la Verdad:

Enséñame, oh Jehová, tu camino; caminaré yo en tu verdad: Consolida mi corazón para que tema tu nombre.

Salmos 86:11

El profeta Ezequiel es mucho mas preciso porque expresa en detalle cuál es la Voluntad expresa de Jehovah-Dios para el hombre:

Y el hombre que fuere justo, é hiciere juicio y justicia; Que no comiere sobre los montes, ni alzare sus ojos a los ídolos de la casa de Israel, ni violare la mujer de su prójimo, ni llegare a la mujer menstruosa, Ni oprimiere a ninguno; al deudor tornare su prenda, no cometiere robo, diere de su pan al hambriento, y cubriere al desnudo con vestido, No diere a logro, ni recibiere aumento; de la maldad retrajere su mano, é hiciere juicio de verdad entre hombre y hombre, En mis ordenanzas caminare, y guardare mis derechos para hacer verdad, éste es justo: éste vivirá, dice el Señor Jehová.

Ezequiel 18:5-9

Caminar en Verdad es desarrollar la conciencia de no establecer ninguna palabra ambigua;[13] es mantenerse firme en las decisiones en cuanto a la fe, y no permitir variación de pensamiento ni de sentimiento por causa de las presiones externas, aun por causa de la persecución;[14] caminar en Verdad es no disfrazar de justo aquello que alimenta solo el placer y el beneficio personal;[15] caminar en Verdad es renunciar a toda planificación personal, todo lo que el hombre quiera hacer por sí mismo bajo el lema de que es para ponerlo al servicio de Dios, es solamente la escusa para mantener viva toda aspiración personal, Dios lo único que necesita de nosotros es la obediencia.


Querer y estar dispuestos a escuchar la voz de Jehovah-Dios

¿Queremos oír realmente lo que Jehovah-Dios habla? ¿conocemos los riesgos espirituales de oír la voz de Jehovah-Dios y no estar de acuerdo con lo que habla? Por otra parte, ¿Qué es lo que Jehovah-Dios habla? ¿cuál es el propósito de sus mensajes?

Para empezar, Dios no habla tan solo para ‘informar’, los mensajes de Dios al hombre no tienen el propósito de que el hombre esté informado de lo que sucede, o sucederá; en el relato de la intervención de la serpiente para llevar a Adam y Eva a incurrir en la negación a la Palabra del Creador, en el capítulo tres del Génesis, el texto refiere que el argumento que la serpiente utilizó para convencer a Eva, fue: “sabe Dios que el día que comiereis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como dioses sabiendo el bien y el mal”,[16] argumento real y cierto, porque en el mismo capítulo se refiere también que precisamente por la veracidad de tal argumento es que Adam y Eva fueron expulsados del huerto.[17] La pregunta que surge aquí, es, ¿Por qué Adam y Eva no tenían conocimiento de esa realidad? ¿Por qué tal argumento deslumbró tanto a Eva? La respuesta es sencilla, Dios no es un informante, Él habla solo aquello que es necesario para que el hombre y la mujer se mantengan haciendo lo que les fue comisionado a hacer, el hombre se expone a riesgos de muerte espiritual cuando busca en ‘otras’ fuentes conocimientos auxiliares; Dios te dirá lo que necesitas conocer, lo que Él no te ha dicho es porque no lo necesitas, no lo busques fuera de Él.


¿Qué es lo que Jehovah-Dios habla?

  • Jehovah-Dios habla para establecer demandas.

Escuchar a Jehovah-Dios es estar dispuesto a cumplir con Sus demandas.[18] Las demandas de Jehovah-Dios son correcciones a la forma de caminar del hombre; la primera demanda de Jehovah-Dios está dirigida a la humanidad entera, y consiste en el llamado al arrepentimiento, es la demanda al hombre y a la mujer de que se arrepienta de caminar lejos de Su Presencia, y que vuelvan a Él:

Empero Dios, habiendo disimulado los tiempos de esta ignorancia, ahora denuncia (παραγγέλλει) a todos los hombres en todos los lugares que se arrepientan:

Hechos 17:30

La segunda demanda de Jehovah-Dios es similar a la anterior, solo que ésta está dirigida solo a los hombres y mujeres que le conocen y que han decidido caminar bajo su sombra,

20Si nos hubiésemos olvidado del nombre de nuestro Dios, O alzado nuestras manos a dios ajeno, 21¿No demandaría Dios esto? Porque él conoce los secretos del corazón.

Salmos 44:20-21

Y junto a ésta, la demanda de mantenerse firme en los votos y promesas que el hombre ha hecho,

Cuando prometieres voto a Jehová tu Dios, no tardarás en pagarlo; porque ciertamente lo demandará Jehová tu Dios de ti, y habría en ti pecado.

Deuteronomio 23:21

Hay demandas de Santidad,[19] de no derramar sangre inocente,[20] de no comer sangre,[21] de mantener pureza sexual,[22] de no comer alimentos de animales inmundos,[23] ni carne de animales muertos.[24]

En términos generales, las demandas de Jehovah-Dios están resumidas en las siguientes Palabras:

Mas alábese en esto el que se hubiere de alabar: en entenderme y conocerme, que yo soy Jehová, que hago misericordia, juicio, y justicia en la tierra: porque estas cosas quiero, dice Jehová.

Jeremías 9:24

  • Jehovah-Dios habla para sacar a la luz los hechos ocultos de las personas. Los juicios de Dios.

Escuchar la voz de Jehovah-Dios trae a la luz los hechos ocultos de las personas. Mucha gente no quiere escuchar la voz de Dios, porque sus obras son malas.

19Y esta es la condenación: porque la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz; porque sus obras eran malas. 20Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz, porque sus obras no sean redargüidas. 21Mas el que obra verdad, viene a la luz, para que sus obras sean manifestadas que son hechas en Dios.

Juan 3:19-21

La Luz lo manifiesta todo, solo quien está dispuesto a escuchar la voz del Señor podrá librarse de las ataduras de las tinieblas,

Mas todas las cosas cuando son redargüidas, son manifestadas por la luz; porque lo que manifiesta todo, la luz es.

Efesios 5:13

  • Jehovah-Dios habla para establecer orden y sanidad

Escuchar la voz de Jehovah-Dios trae orden a la vida de quien está dispuesto a escuchar; muchas enfermedades del hombre son producto del desorden bajo el cual la persona camina,

Escucharé lo que hablará el Dios Jehová: Porque hablará paz a su pueblo y a sus santos, Para que no se conviertan a la locura.

Salmos 85:8

Bramaron las gentes, titubearon los reinos; Dio él su voz, derritióse la tierra.

Salmos 46:6

Al que cabalga sobre los cielos de los cielos que son de antiguo: He aquí a su voz dará voz de fortaleza.

Salmos 68:33

Dios aun sigue hablando, es el hombre quien no ha querido escuchar su voz, y como resultado de la negligencia del hombre ante la voz de Jehovah-Dios, el hombre ha caído en pobreza, en enfermedad, en locura, en crisis, en caos, en desgracia; la demanda del Espíritu hoy es a volvernos en amistad con Él

Porque él es nuestro Dios; Nosotros el pueblo de su dehesa, y ovejas de su mano. Si hoy oyereis su voz, 8No endurezcáis vuestro corazón como en Meriba, Como el día de Masa en el desierto;

Salmos 95:7-8

Venid luego, dirá Jehová, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos: si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana.

Isaías 1:18

Las demandas de Jehovah-Dios están vigentes para nosotros hoy en día, su más importante demanda es escuchar su voz, y no ser oidores olvidadizos,

En pos de Jehová vuestro Dios andaréis, y a él temeréis, y guardaréis sus mandamientos, y escucharéis su voz, y a él serviréis, y a él os allegaréis.

Deuteronomio 13:4

Para que así no haya en ti mendigo; porque Jehová te bendecirá con abundancia en la tierra que Jehová tu Dios te da por heredad para que la poseas, 5Si empero escuchares fielmente la voz de Jehová tu Dios, para guardar y cumplir todos estos mandamientos que yo te intimo hoy.

Deuteronomio 15:5

Las citas bíblicas son tomadas de la Versión Reina-Valera Antigua, 1909 (RVA)


Pastor Pedro Montoya

Twitter: @pastormontoya


[1]   Hebreos 1:1

[2]   Juan 5:17: Y Jesús les respondió: Mi Padre hasta ahora obra, y yo obro.

[3]   Nehemías 9:17: Y no quisieron oír, ni se acordaron de tus maravillas que habías hecho con ellos; antes endurecieron su cerviz, y en su rebelión pensaron poner caudillo para volverse a su servidumbre. Tú empero, eres Dios de perdones, clemente y piadoso, tardo para la ira, y de mucha misericordia, que no los dejaste. Isaías 30:9: Que este pueblo es rebelde, hijos mentirosos, hijos que no quisieron oír la ley de Jehová; Zacarías 7:11: Empero no quisieron escuchar, antes dieron hombro rebelado, y agravaron sus oídos para no oír:

[4]   Job 33:14-16: 14 Sin embargo, en una o en dos maneras habla Dios; Mas el hombre no entiende. 15 Por sueño de visión nocturna, Cuando el sueño cae sobre los hombres, Cuando se adormecen sobre el lecho; 16 Entonces revela al oído de los hombres, Y les señala su consejo;

[5]   Mateo 16: 3: Y a la mañana: Hoy tempestad; porque tiene arreboles el cielo triste. Hipócritas, que sabéis hacer diferencia en la faz del cielo; ¿y en las señales de los tiempos no podéis? Amós 4:6: Yo también os di limpieza de dientes en todas vuestras ciudades, y falta de pan en todos vuestros pueblos: mas no os tornasteis a mí, dice Jehová.

[6]   Juan 15:26: Empero cuando viniere el Consolador, el cual yo os enviaré del Padre, el Espíritu de verdad, el cual procede del Padre, él dará testimonio de mí. Juan 16:13: Pero cuando viniere aquel Espíritu de verdad, él os guiará a toda verdad; porque no hablará de sí mismo, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que han de venir. Eclesiastés 9:11: Tornéme, y vi debajo del sol, que ni es de los ligeros la carrera, ni la guerra de los fuertes, ni aun de los sabios el pan, ni de los prudentes las riquezas, ni de los elocuentes el favor; sino que tiempo y ocasión acontece a todos.

[7]   Isaías 42:25: Por tanto derramó sobre él el furor de su ira, y fuerza de guerra; púsole fuego de todas partes, empero no entendió; y encendióle, mas no ha parado mientes. Oseas 7:9: Comieron extraños su sustancia, y él no lo supo; y aun vejez se ha esparcido por él, y él no lo entendió.

[8]   Mateo 11:15 (13:9; 13:43; Marcos 4:9; 4:23; 7:16; Lucas 8:8; 14:35)

[9]   Nehemías 10:28: Y el resto del pueblo, los sacerdotes, Levitas, porteros, y cantores, Nethineos, y todos los que se habían apartado de los pueblos de las tierras a la ley de Dios, sus mujeres, sus hijos y sus hijas, y todo el que tenía comprensión y discernimiento, Hebreos 5:14: Mas la vianda firme es para los perfectos, para los que por la costumbre tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal. Levítico 10:10: Y para poder discernir entre lo santo y lo profano, y entre lo inmundo y lo limpio; 1 Reyes 3:9: Da pues a tu siervo corazón dócil para juzgar a tu pueblo, para discernir entre lo bueno y lo malo: porque ¿quién podrá gobernar este tu pueblo tan grande? Job 6:30: ¿Hay iniquidad en mi lengua? ¿No puede mi paladar discernir las cosas depravadas? Ezequiel 44:23: Y enseñarán a mi pueblo a hacer diferencia entre lo santo y lo profano, y les enseñarán a discernir entre lo limpio y lo no limpio.

[10]             Deuteronomio 13:1-3; Lucas 17:23

[11]             1 Juan 3:20-22: 20 Porque si nuestro corazón nos reprendiere, mayor es Dios que nuestro corazón, y conoce todas las cosas. 21 Carísimos, si nuestro corazón no nos reprende, confianza tenemos en Dios; 22 Y cualquier cosa que pidiéremos, la recibiremos de él, porque guardamos sus mandamientos, y hacemos las cosas que son agradables delante de él.

[12] Romanos 8:14: Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, los tales son hijos de Dios. Gálatas 5:18: Mas si sois guiados del Espíritu, no estáis bajo la ley.

[13] Mateo 5:37: Mas sea vuestro hablar: Sí, sí; No, no; porque lo que es más de esto, de mal procede.

[14] 1 Corintios 15:58: Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es vano. 1 Corintios 16:13: Velad, estad firmes en la fe; portaos varonilmente, y esforzaos. Efesios 6:11: Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. 1 Pedro 5:9: Al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que las mismas aflicciones han de ser cumplidas en la compañía de vuestros hermanos que están en el mundo.

[15] 1 de Samuel 15:13-15: 13 Vino pues Samuel a Saúl, y Saúl le dijo: Bendito seas tú de Jehová; yo he cumplido la palabra de Jehová. 14 Samuel entonces dijo: ¿Pues qué balido de ganados y bramido de bueyes es este que yo oigo con mis oídos? 15 Y Saúl respondió: De Amalec los han traído; porque el pueblo perdonó a lo mejor de las ovejas y de las vacas, para sacrificarlas a Jehová tu Dios; pero lo demás lo destruimos.

[16] Genesis 3:5

[17] Ídem 3:22: Y dijo Jehová Dios: He aquí el hombre es como uno de Nos sabiendo el bien y el mal: ahora, pues, porque no alargue su mano, y tome también del árbol de la vida, y coma, y viva para siempre.

[18] El término en hebreo es דָּרַשׁ (darash), y en griego es παραγγέλλει (parangeli)

[19] Levítico 20:7: Santificaos, pues, y sed santos, porque yo Jehová soy vuestro Dios.

[20] Génesis 9:5: Porque ciertamente demandaré la sangre de vuestras vidas; de mano de todo animal la demandaré, y de mano del hombre; de mano del varón su hermano demandaré la vida del hombre.

[21] Levítico 17:10: Y cualquier varón de la casa de Israel, o de los extranjeros que peregrinan entre ellos, que comiere alguna sangre, yo pondré mi rostro contra la persona que comiere sangre, y le cortaré de entre su pueblo.

[22] Levítico 15:18: Y la mujer con quien el varón tuviera ayuntamiento de semen, ambos se lavarán con agua, y serán inmundos hasta la tarde. Levítico 20:18: Y cualquiera que durmiere con mujer menstruosa, y descubriere su desnudez, su fuente descubrió, y ella descubrió la fuente de su sangre: ambos serán cortados de entre su pueblo. Levítico 18:22: No te echarás con varón como con mujer: es abominación. Levítico 20:11: Y cualquiera que se echare con la mujer de su padre, la desnudez de su padre descubrió; ambos han de ser muertos; su sangre será sobre ellos. Levítico 20:17: Y cualquiera que tomare a su hermana, hija de su padre o hija de su madre, y viere su desnudez, y ella viere la suya, cosa es execrable; por tanto serán muertos a ojos de los hijos de su pueblo: descubrió la desnudez de su hermana; su pecado llevará. Levítico 20:15: Y cualquiera que tuviere cópula con bestia, ha de ser muerto; y mataréis a la bestia.

[23] Levítico 11:8: De la carne de ellos no comeréis, ni tocaréis su cuerpo muerto: tendréislos por inmundos.

[24] Levítico 17:15: Y cualquiera persona que comiere cosa mortecina o despedazada por fiera, así de los naturales como de los extranjeros, lavará sus vestidos y a sí mismo se lavará con agua, y será inmundo hasta la tarde; y se limpiará.

This entry was posted in: conocer a Dios, doctrina de Cristo, Evangelio

por

El pastor Pedro Montoya y su esposa Yolanda Montoya son los fundadores del Ministerio Apostólico y Profético Cristo Rey, un ministerio con sede en Puerto Rico y con énfasis en la formación ministerial. Los pastores Montoya desarrollan programas de capacitación en las áreas de formación del carácter según la vida en Cristo, y capacitan sobre cómo implementar el modelo apostólico y profético para el establecimiento de comunidades de fe. Además, los pastores Montoya han desarrollado el Programa de Capacitación Ministerial en el Hogar, un programa de capacitación ministerial por Internet basado en el modelo de educación en el hogar (home schooling), a partir del cual se está capacitando a muchas personas en América Latina; el programa está orientado a desarrollar funciones ministeriales no convencionales en preparación para el regreso de Jesús a la tierra.