conocer a Dios, doctrina de Cristo, Evangelio

¿Liberación a través de los alimentos que consumimos?

La primicia de los primeros frutos de tu tierra meterás en la casa de Jehová

Un pastor me preguntó recientemente acerca de 1 Samuel 14:27, si la miel hacía referencia a la Revelación de Dios al hombre; esta es la respuesta que le fue dada: El texto hace referencia a la liberación que el hombre de fe puede adquirir a través de los alimentos que consume, la Revelación, sin embargo, se establece a partir de la liberación.

Empero Jonathán no había oído cuando su padre conjuró al pueblo, y alargó la punta de una vara que traía en su mano, y mojóla en un panal de miel, y llegó su mano á su boca; y sus ojos fueron aclarados. I Samuel 14:27

Hay liberación a través de la comida, y éste es un claro ejemplo. De seguro que el lector estará familiarizado con temas como la contaminación que producen ciertos alimentos; pues éste es el tema contraparte, un tema poco conocido, que destaca que Dios establece liberación a través de los alimentos que Él señala para tal fin.

Dios establece una “dieta” y lo hace con el propósito de establecer propósitos liberadores en y con las personas a quienes las revela, tal el caso de Sansón;

Y Díjome: He aquí que tú concebirás, y parirás un hijo: por tanto, ahora no bebas vino, ni sidra, ni comas cosa inmunda; porque este niño desde el vientre será Nazareo a Dios hasta el día de su muerte. Jueces 13:7

Dios establece una “dieta” para establecer operaciones del Espíritu, son operaciones de establecimiento de Reino por medio de las cuales se establecen precedentes de fe en las regiones, ejemplos de ello lo lees en la dieta que le diseñó a Adam y Eva,

Y dijo Dios: Produzca la tierra hierba verde, hierba que dé simiente; árbol de fruto que dé fruto según su género, que su simiente esté en él, sobre la tierra: y fue así. Génesis 1:11


Dieta original diseñada por Dios en el tercer día de la Creación


Lo vuelves a ver en la sabiduría que llevó a Daniel y a sus compañeros a no contaminarse con la ración asignada para ellos,

12 Prueba, te ruego, tus siervos diez días, y dennos legumbres a comer, y agua a beber. 13 Parezcan luego delante de ti nuestros rostros, y los rostros de los muchachos que comen de la ración de la comida del rey; y según que vieres, harás con tus siervos. 14 Consintió pues con ellos en esto, y probó con ellos diez días. 15 Y al cabo de los diez días pareció el rostro de ellos mejor y más nutrido de carne, que los otros muchachos que comían de la ración de comida del rey. 16 Así fue que Melsar tomaba la ración de la comida de ellos, y el vino de su beber, y dábales legumbres. Daniel 1.12-16.

Habrá personas, no obstante, que destacarán un valor intrínseco en los alimentos, no es esa la enseñanza bíblica, los alimentos en sí no tienen un valor independiente de la Voluntad de Dios.

Dios establece “dieta” con el propósito de establecer y mantener liberación en quienes le sirven, pues para que haya Revelación, es necesario primero que se establezca liberación, lo vemos en la dieta que Dios les determinó a los sacerdotes,

Y HABLO Jehová á Moisés, diciendo: Habla á los hijos de Israel, y diles: El hombre, ó la mujer, cuando se apartare haciendo voto de Nazareo, para dedicarse á Jehová, Se abstendrá de vino y de sidra; vinagre de vino, ni vinagre de sidra no beberá, ni beberá algún licor de uvas, ni tampoco comerá uvas frescas ni secas. Todo el tiempo de su nazareato, de todo lo que se hace de vid de vino, desde los granillos hasta el hollejo, no comerá. Números 6:1-4).

Por esa misma razón, la recomendación que la iglesia de Jerusalén le dio a la iglesia de los gentiles, fue dada precisamente para cortar los lazos satánicos que se establecen en la persona a través de los alimentos,

Sino escribirles que se aparten de las contaminaciones de los ídolos, y de fornicación, y de ahogado, y de sangre. Hechos 15.20

Muchos pueblos de la tierra tienen alimentos contaminados con los ídolos, y lastimosamente los hijos de luz los siguen consumiendo. Alimentos basados en la sangre de animales, tales como la moronga (morcilla) son consumidos por gente que se proclama como seguidores de Jesús arrogándose para sí una libertad que no es sustentada por la Palabra.

Cuyo fin será perdición, cuyo dios es el vientre, y su gloria es en confusión; que sienten lo terreno. (Filipenses 3.19).


La contaminación espiritual que pueden portar los alimentos


Enfatizo, la dieta la establece Dios, no es que el hombre/mujer deben buscar una según la base de la ciencia. Hay liberación a través de los alimentos, y en Su Gracia, Dios da Revelación de cómo usar los alimentos.

Ingerir mucha carne roja es constituido en lazo y contaminación. Se establecen uniones espirituales por causa de lo que los animales portan. Los animales perciben y alojan espíritus inmundos con mucha más facilidad que los humanos, el ejemplo lo ves en el caso de los demonios que entraron en el hato de cerdos (Lucas 8.32).

No que no se coma ningun alimento animal, pues en el mandamiento de Dios a Noe le son entregados los animales para comer (Génesis 9.3-5), pero no deben constituirse en la base alimenticia de un hombre de fe. Cuando ministres liberación a alguien, ponlo en ayuno de carne por lo menos en una semana, y verás los resultados.

Recuerda, no se trata solo de “dejar” de comer ciertos alimentos, es necesario descubrir, e implementar, dietas reveladas por Dios para cumplir propósitos y operaciones del Espíritu. Así, no sólo debe verse como “malo” la carne de cerdo, “malo” puede ser todo aquello que alimenta el ego de la persona ¿Que tal el café? ¿Qué tal el mate? ¿Entiendes? Es entender que comemos no solo para subsistir, sino también para que el espíritu sea avivado para poder “ver”, cómo el caso de Jonatan, lo que Dios está haciendo, o lo que Dios quiere que hagamos.


Las citas bíblicas son tomadas de la Versión Reina-Valera Antigua, 1909 (RVA)


Pastor Pedro Montoya

Twitter: @pastormontoya

https://www.facebook.com/pastormontoya/

This entry was posted in: conocer a Dios, doctrina de Cristo, Evangelio
Tagged with:

por

El pastor Pedro Montoya y su esposa Yolanda Montoya son los fundadores del Ministerio Apostólico y Profético Cristo Rey, un ministerio con sede en Puerto Rico y con énfasis en la formación ministerial. Los pastores Montoya desarrollan programas de capacitación en las áreas de formación del carácter según la vida en Cristo, y capacitan sobre cómo implementar el modelo apostólico y profético para el establecimiento de comunidades de fe. Además, los pastores Montoya han desarrollado el Programa de Capacitación Ministerial en el Hogar, un programa de capacitación ministerial por Internet basado en el modelo de educación en el hogar (home schooling), a partir del cual se está capacitando a muchas personas en América Latina; el programa está orientado a desarrollar funciones ministeriales no convencionales en preparación para el regreso de Jesús a la tierra.