conocer a Dios, Evangelio, ministerio, Reino de Dios, Voluntad de Dios

El coronavirus… el descubrimiento de pruebas de la existencia de una operación satánica oculta que necesita ser denunciada

Jesús, Señor y Cristo


El mensaje de Dios en contexto con el coronavirus


Si hay una lección que la pandemia del coronavirus le deja a la humanidad, ésta tiene que ser ponderada no por la cantidad de muertos que deja, sino por la vulnerabilidad de los sistemas financieros sobre los cuales el hombre ha construido su seguridad económica.

La mayor consecuencia no son las muertes, aunque siempre es un dolor perder seres queridos, pero las consecuencias mayores son de tipo económicas, para muchos países, consecuencias que tomará años largos para poder subsanar.

No quiero parecerle un insensible, no es que pondere lo material más que las vidas humanas, una vida no tiene precio; como pastor pienso cuántos de los que mueren diariamente no habrán tenido oportunidad de salvación; pero descubro por la Palabra de Dios que hay algo más destructivo que se nos viene encima, y el coronavirus lo está sacando a la luz, y tenemos que prepararnos adecuadamente. Eso fuerte que se nos viene encima tiene que ver con los sistemas financieros del mundo.

La pandemia hizo colapsar los mercados financieros, la banca, el comercio, la industria; todo cayó en cuestión de semanas. El desempleo del cual en los Estados Unidos se jactaban de que era el mínimo en muchos años, ha llegado a reportar un promedio de 3.283 millones de solicitudes del seguro por desempleo por semana, cifras récords, y el Bank of America espera que hasta 20 millones de personas pierdan sus trabajos hasta el tercer trimestre con una tasa de desempleo que podría llegar a un máximo del 15%. (Udland, 2020)

Muchos economistas están alarmados por la recesión mundial que se avecina, algunos incluso hasta prevén que esta recesión pueda degenerar en una larga depresión como la que azotó a los Estados Unidos entre los años 1929-39. (Sabga, 2020)

¿Tiene esta discusión algún merito espiritual? ¿Por qué debemos discutir sobre el caso? La pandemia ha sacado a la luz lo vulnerable —e injustos— de los sistemas financieros humanos para producir bienes, servicios y riquezas; muchísimas personas han quedado sin empleo en el mundo entero, y lo peor de todo, que no estaban preparados con suficientes ahorros para abastecerse con alimentos.

Esta situación de la que aún no somos conscientes de su gravedad, hará que surjan propuestas para desarrollar nuevos modelos de vida social, nacional e internacional, no solo para evitar que tantas personas pierdan la vida, sino para evitar que los sistemas financieros colapsen y hagan perder los esfuerzos de años enteros. En los próximos años veremos propuestas mundiales en materia de finanzas para no depender del dinero, ni de la mano de obra humana como materia prima de producción; habrá una tendencia hacia lo virtual, y se desarrollarán modelos de trabajo desde la casa, las oficinas tenderán a desaparecer y los mega centros de trabajo serán operados por sistemas robotizados. El coronavirus estará marcando un giro en el pensamiento de los desarrolladores de escuelas financieras, y obligándolos a desarrollar nuevos modelos de conveniencia social.

Adicionalmente, y es el propósito de nuestro escrito, el coronavirus es una llamada de atención a la comunidad de fe en Jesús; esta situación tomó de sorpresa a muchísimas comunidades de fe, y ha puesto en riesgo la continuidad de muchas de ellas; en el peor de los casos, ha minado la convicción de muchos hombres/mujeres de fe en cuanto a cómo ver una situación tan adversa.

El coronavirus ha sido enviado por Dios, y tiene para el pueblo de fe en Jesús un propósito de entrenamiento y desarrollo de convicciones. El coronavirus desarrolla una función profética conforme está establecido en la enseñanza compartida por el apóstol Pablo en sus epístolas, y por el apóstol Juan en su Apocalipsis. El coronavirus es en ese sentido una señal, para que el pueblo de fe se prepare para enfrentar los tiempos difíciles que vendrán sobre la iglesia en los tiempos previos al retorno de Jesús a la tierra.

Los tres pilares sobre los cuales descansa todas las señales de los eventos que sucederán previos a la venida de Jesús, y de los que debemos estar firmes en nuestras convicciones, son los siguientes.


  • Cuando digan paz y seguridad vendrá destrucción repentina

El coronavirus tiene el propósito de ser una advertencia para el pueblo de fe, una especie de simulacro, para que el hombre/mujer de fe no se confíe en la prosperidad del mundo.

Justo antes de la aparición del coronavirus, las economías del mundo eran economías sanas y prosperas; tan solo en Estados Unidos, la tasa de desempleo había descendido a un 3.6%, el mas bajo desde 1969; y todos recordarán la guerra comercial que surgió entre Estados Unidos y China por alcanzar la hegemonía de los mercados del mundo.

¿Qué sucedió? ¿Por qué de repente las cosas han cambiado tan drásticamente?

El coronavirus le está enseñando a la comunidad de fe que hubo un momento que se “conformó” con este mundo, es decir, “tomó la forma” que este mundo le sugirió. El hombre/mujer de fe “pensó” como el mundo piensa, viendo al final que llegaba un tiempo de alivio económico y prosperidad financiera. El apóstol Pablo claramente en su doctrina había advertido por el Espíritu de Dios que el hombre/mujer de fe no puede conformarse con este mundo,

Y no os conforméis a este siglo; mas reformaos por la renovación de vuestro entendimiento, para que experimentéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta. Romanos 12:2

El coronavirus ha sido establecido por Dios como un simulacro, para que el pueblo de fe adquiera conciencia sobre las Escrituras de que antes de la venida de Jesús habrá un tiempo de paz y prosperidad mundial, establecido por el anticristo, pero que para la iglesia significará “tribulación”, por el hecho de que para gozar de esa prosperidad, el anticristo impondrá la demanda de que cada quien se someta bajo su sello, y se deje codificar, como la forma única para comprar y vender. El apóstol Pablo lo presenta en los siguientes términos,

Que cuando dirán, Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción de repente, como los dolores a la mujer preñada; y no escaparán. 1 Tesalonicenses 5:3

El apóstol Juan lo propone de la siguiente forma,

16 Y hacía que a todos, a los pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y siervos, se pusiese una marca en su mano derecha, o en sus frentes: 17 Y que ninguno pudiese comprar o vender, sino el que tuviera la señal, o el nombre de la bestia, o el número de su nombre. Apocalipsis 13:16-17

El coronavirus ha sido enviado por Dios para entrenar a su pueblo para saber cómo conducirse ante este tipo de situaciones; el coronavirus ha sido un simulacro de capacitación, para que el hombre/mujer de fe desarrolle estrategias y protocolos de sobrevivencia ante estas situaciones.

No se trata de construir “bunkers” destinados a mantener provisión para todo un mes, no es esa la estrategia; el apóstol advirtió que siempre hay “señales” de Dios al hombre, y una de ellas consiste en entender que todo tiempo de “vacas gordas” está sucedido de “vacas flacas”; cuando la señal es emitida, ese es el tiempo de proveer. No es una advertencia nueva, Jesús había hablado sobre ello justo antes de ser crucificado,

De la higuera aprended la parábola: Cuando ya su rama se enternece, y las hojas brotan, sabéis que el verano está cerca. Mateo 24:32

Todo aquel que dependa del sistema financiero de este mundo, de seguro que verá su sostenimiento afectado;

19 Y diré a mi alma: Alma, muchos bienes tienes almacenados para muchos años; repósate, come, bebe, huélgate. 20 Y díjole Dios: Necio, esta noche vuelven a pedir tu alma; y lo que has prevenido, ¿de quién será? 21 Así es el que hace para sí tesoro, y no es rico en Dios. Lucas 12:19-21

Todo aquel que desarrolle protocolos de sostenimiento bíblicos, las olas pasarán sobre él/ella y no verá afectada su situación.

27 Y en aquellos días descendieron de Jerusalem profetas a Antioquía. 28 Y levantándose uno de ellos, llamado Agabo, daba a entender por Espíritu, que había de haber una grande hambre en toda la tierra habitada: la cual hubo en tiempo de Claudio. 29 Entonces los discípulos, cada uno conforme a lo que tenía, determinaron enviar subsidio a los hermanos que habitaban en Judea: Hechos 11:27-29

 


  • Se manifiesta el misterio de iniquidad

En los escritos del apóstol Pablo, en su segunda epístola a los Tesalonicenses, el apóstol hace referencia a una enseñanza que él compartió con la comunidad en algún momento de su estadía entre ellos. El apóstol habla de la existencia de una operación diabólica que traerá el surgimiento de un personaje de ascendencia satánico por el cual se establecerá un sistema financiero mundial que no dependerá del actual esfuerzo humano para producir sustento y riquezas.

No os engañe nadie en ninguna manera; porque no vendrá sin que venga antes la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición, Oponiéndose, y levantándose contra todo lo que se llama Dios, o que se adora; tanto que se asiente en el templo de Dios como Dios, haciéndose parecer Dios. ¿No os acordáis que cuando estaba todavía con vosotros, os decía esto? Y ahora vosotros sabéis lo que impide, para que a su tiempo se manifieste. Porque ya está obrando el misterio de iniquidad: solamente espera hasta que sea quitado de en medio el que ahora impide; Y entonces será manifestado aquel inicuo, al cual el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida; 2 Tesalonicenses 2:3—8

El apóstol al presentar esta enseñanza bajo la clasificación de “misterio”, le hace ver al lector que se trata de una operación que no está legible para todo ojo, ni aun entre las mismas comunidades de fe; el misterio de iniquidad, como Pablo lo define, es una operación diabólica por la cual la iglesia sufrirá resistencia, oposición y persecución, mayormente para aquellas que denuncien y se opongan a su operación satánica.

El hijo de perdición, como el apóstol Pablo lo define —anticristo, según la definición de Juan— es un personaje de ascendencia satánica que establecerá un sistema financiero diferente del actual, un sistema financiero “fantasma” que no dependerá del concepto de mercado compra—venta, ni del trabajo que el hombre desarrolle para producir ganancias, sino de la inyección de capital virtual distribuido a razón de la codificación asignada por habitante.

El apóstol Juan lo presentó en su visión del Apocalipsis como un control de codificación que será leído por lectores genéticos de la frente y/o de la mano derecha de cada persona. El coronavirus nos está alertando sobre la inminencia de tales tiempos.

16 Y hacía que a todos, a los pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y siervos, se pusiese una marca en su mano derecha, o en sus frentes: 17 Y que ninguno pudiese comprar o vender, sino el que tuviera la señal, o el nombre de la bestia, o el número de su nombre. Apocalipsis 13:16-17

Para entender hacia donde se dirige el mundo en los próximos años, basta con revisar por unos momentos algunas imágenes que fueron parte de los escenarios para detectar brotes de la pandemia. La lectura de la temperatura de la persona por un termómetro digital apuntando a la frente de la persona, hacen remitirnos a una palabra profética que aparece explicada en el libro de Apocalipsis.

Aunque aún no estamos en el tiempo del Apocalipsis, sin embargo, esta imagen de la lectura de la temperatura en la frente nos debe estar diciendo algo. La plataforma ya se ha construido, y el coronavirus estableció el precedente, y Dios nos lo está advirtiendo.

Adicional a lo anterior, los subsidios y ayudas económicas que algunos gobiernos del mundo están dando a sus habitantes no solo son un paliativo a la situación, o formas para contener la recesión, son el fundamento sobre el cual se establece que en lo sucesivo se pagará no por trabajo realizado, sino por la aportación de la persona para distribuir ese bien económico entre los comercios establecidos.

Lamentablemente, la doctrina del arrebatamiento pretribulacional de la iglesia no está permitiendo que las comunidades de fe se preparen adecuadamente; la idea que esta doctrina humana está desarrollando arrogancia entre los miembros de las comunidades que la sustentan, porque proclaman que la iglesia no pasará por tales eventos, pues será arrebatada antes de que la operación del anticristo comience. Una doctrina humana que no está sustentada por la Palabra de Dios.


  • Donde estuviere el cuerpo muerto, allí se juntaran las águilas: Europa el epicentro del coronavirus

Europa se convirtió en el epicentro del coronavirus tan pronto el virus salió de China, en algún momento incluso, las cifras de contagiados y muertos llegó a superar a los datos reportados por China. ¿Qué de extraordinario tiene este evento? La situación marca el punto de donde comenzará a emerger el misterio de iniquidad, y de donde saldrá el anticristo. El dato solo puede ser entendida proféticamente por una Palabra establecida por Jesús justo antes de ser crucificado,

Porque donde quiera que estuviere el cuerpo muerto, allí se juntarán las águilas. Mateo 24:28

¿Por qué será así? La región mas golpeada por el coronavirus comenzará a desarrollar y a replantear nuevas escuelas económicas. La Unión Europea liderará esta moción no solo para Europa sino para el mundo entero, pues llegaremos a ver en la Unión Europea una potencia que impondrá hegemonía mundial. El apóstol Juan la presentó en su Apocalipsis como una “bestia” conformada por siete “cabezas” y diez “cuernos”,

Y YO me paré sobre la arena del mar, y vi una bestia subir del mar, que tenía siete cabezas y diez cuernos; y sobre sus cuernos diez diademas; y sobre las cabezas de ella nombre de blasfemia. Y la bestia que vi, era semejante a un leopardo, y sus pies como de oso, y su boca como boca de león. Y el dragón le dio su poder, y su trono, y grande potestad. Y vi una de sus cabezas como herida de muerte, y la llaga de su muerte fue curada: y se maravilló toda la tierra en pos de la bestia. Y adoraron al dragón que había dado la potestad a la bestia, y adoraron a la bestia, diciendo: ¿Quién es semejante a la bestia, y quién podrá lidiar con ella? Y le fue dada boca que hablaba grandes cosas y blasfemias: y le fue dada potencia de obrar cuarenta y dos meses. Y abrió su boca en blasfemias contra Dios, para blasfemar su nombre, y su tabernáculo, y a los que moran en el cielo. Y le fue dado hacer guerra contra los santos, y vencerlos. También le fue dada potencia sobre toda tribu y pueblo y lengua y gente. Y todos los que moran en la tierra le adoraron, cuyos nombres no están escritos en el libro de la vida del Cordero, el cual fue muerto desde el principio del mundo. Si alguno tiene oído, oiga. Apocalipsis 13: 1-9

Las diez plagas de Dios sobre Egipto nos deja una enseñanza que es útil referirla en esta sección. Antes de que Moisés fuera enviado por Dios a libertar al pueblo, Egipto era una potencia regional, mucho de su esplendor que conocemos actualmente nació justamente en ese tiempo. No obstante, tan pronto las diez plagas terminaron de acontecer, Egipto se convirtió en un pueblo débil y vulnerable, y los hijos de Israel cargaron con las riquezas de Egipto.

Esta enseñanza nos destaca que después de que termine el coronavirus, unas naciones quedaran empobrecidas, otras lucharan por sostenerse, mientras que otras serán enriquecidas, ese es el caso de la Unión Europea. Ya lo vimos anteriormente en la historia, Alemania quedó destruida y dividida después de la segunda guerra mundial, su recuperación y superación económica solo nos marca la ruta que seguirá a la Unión Europea tan pronto haya pasado el tiempo del coronavirus.

En conclusión, el coronavirus no solo es un virus que pronto pasará y que quedará en los manuales de instrucción como un virus letal, como una de las mas grandes pandemias de la historia de la humanidad; el coronavirus ha sido enviado para cumplir un propósito de capacitación y entrenamiento. Dios en su misericordia nos ha dado una actualización acerca de cómo han de correr los eventos proféticos, porque sabe que la iglesia, hoy por hoy, es una iglesia dormida, que se ha convertido en una institución religiosa, que proclama logros institucionales más que la Palabra de Dios.


Dios está despertando a su pueblo.

 

No te sobrevendrá mal, Ni plaga tocará tu morada. Salmos 91:10

 



Compártelo,

Es necesario desarraigar la apostasía de nuestras comunidades de fe

 


Las citas bíblicas son tomadas de la Versión Reina-Valera Antigua, 1909 (RVA)

 


References

Sabga, P. (2020, Mar 30). aljazeera. Retrieved from Coronavirus economy: Recession or depression?: https://www.aljazeera.com/amp/ajimpact/coronavirus-economy-recession-depression-200324161905531.html

Udland, M. (2020, April 2). Yahoo Finance. Retrieved from The U.S. economy is entering the ‘deepest recession on record’: https://finance.yahoo.com/news/us-economy-entering-deepest-recession-on-record-172304066.html


Pastor Pedro Montoya

WhatsApp 1 (407) 764-2699

Twitter: @pastormontoya

https://ministerioscristorey.com/

por

El pastor Pedro Montoya y su esposa Yolanda Montoya son los fundadores del Ministerio Apostólico y Profético Cristo Rey, un ministerio con sede en Puerto Rico y con énfasis en la formación ministerial. Los pastores Montoya desarrollan programas de capacitación en las áreas de formación del carácter según la vida en Cristo, y capacitan sobre cómo implementar el modelo apostólico y profético para el establecimiento de comunidades de fe. Además, los pastores Montoya han desarrollado el Programa de Capacitación Ministerial en el Hogar, un programa de capacitación ministerial por Internet basado en el modelo de educación en el hogar (home schooling), a partir del cual se está capacitando a muchas personas en América Latina; el programa está orientado a desarrollar funciones ministeriales no convencionales en preparación para el regreso de Jesús a la tierra.