Como calcular el diezmo que debo pagar al Señor



Respuesta a un estudiante


  • La paz del SEÑOR pastor, ¿específicamente lo consagrado debo apartar de mi sueldo y de los trabajos particulares solamente?, sabe pastor le pregunto esto porque a veces recibo de otra persona dinero. Por ejemplo recibo propina o me dan demás cuando hago un trabajo.

    • Hermano, esa pregunta la vas a contestar tú, y cuando tengas la respuesta me la compartes.

  • El SEÑOR es mi proveedor todo viene de Él.


Ministros, he creído conveniente compartir con ustedes la respuesta que le di a un hermano que preguntó sobre qué incluir en el cálculo del diezmo.

Hermano, quise que ejercieras tu discernimiento al respecto de la pregunta que planteaste, porque el proceso de la capacitación demanda que el estudiante aprenda a ejercer la Revelación que está recibiendo de parte de Dios, como dice la Palabra, que la vianda firme es para los perfectos, para los que por la costumbre tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal (Hebreos 5:14); así que, la respuesta que has dado es conforme a la Revelación del Espíritu. Muy bien.

Aprovecho la oportunidad, para que entiendas lo que significa el diezmo. El diezmo no es una obligación, no es un mandamiento, ni siquiera una responsabilidad ante el Señor; quien aprende a definir el diezmo en estos términos tarde o temprano acaba por ver el diezmo como una carga pesada de la que buscará escapar.


El diezmo es la realización de que el Señor es mi proveedor,

8Y respondió Abraham: Dios se proveerá de cordero para el holocausto, hijo mío. E iban juntos. 9Y como llegaron al lugar que Dios le había dicho, edificó allí Abraham un altar, y compuso la leña, y ató a Isaac su hijo, y púsole en el altar sobre la leña. 10Y extendió Abraham su mano, y tomó el cuchillo, para degollar a su hijo. 11Entonces el ángel de Jehová le dio voces del cielo, y dijo: Abraham, Abraham. Y él respondió: Heme aquí. 12Y dijo: No extiendas tu mano sobre el muchacho, ni le hagas nada; que ya conozco que temes a Dios, pues que no me rehusaste tu hijo, tu único; 13Entonces alzó Abraham sus ojos, y miró, y he aquí un carnero a sus espaldas trabado en un zarzal por sus cuernos: y fue Abraham, y tomó el carnero, y ofrecióle en holocausto en lugar de su hijo. 14Y llamó Abraham el nombre de aquel lugar, Jehová proveerá. Por tanto se dice hoy: En el monte de Jehová será provisto. Génesis 22:8-14


El diezmo es la realización de que el Señor es mi sustentador;

Jehová es la porción de mi parte y de mi copa; Tú sustentarás mi suerte. Salmos 16:5


En cuanto a mí, en mi integridad me has sustentado, Y me has hecho estar delante de ti para siempre. Salmos 41:12


El diezmo es el testimonio de Verdad de que no dependo del dinero para subsistir sobre esta tierra.

Entonces Pedro le dijo: Tu dinero perezca contigo, que piensas que el don de Dios se gane por dinero. Hechos 8:20


El diezmo es la gratitud de uno que ha entendido las grandes cosas que Dios ha hecho por él y por su casa;

Y bendito sea el Dios alto, que entregó tus enemigos en tu mano. Y dióle Abram los diezmos de todo. Génesis 14:20


Y esta piedra que he puesto por título, será casa de Dios: y de todo lo que me dieres, el diezmo lo he de apartar para ti. Génesis 28:22


El diezmo es la satisfacción que tiene uno de saber que trabajamos para Él;

Porque a los Levitas he dado por heredad los diezmos de los hijos de Israel, que ofrecerán a Jehová en ofrenda: por lo cual les he dicho: Entre los hijos de Israel no poseerán heredad. Números 18:24


El diezmo es el regocijo de entender que Él habita entre nosotros;

Y al lugar que Jehová vuestro Dios escogiere para hacer habitar en él su nombre, allí llevaréis todas las cosas que yo os mando: vuestros holocaustos, y vuestros sacrificios, vuestros diezmos, y las ofrendas elevadas de vuestras manos, y todo lo escogido de vuestros votos que hubiereis prometido a Jehová; Deuteronomio 12:11


El diezmo es la promesa de Dios de que nada nos faltará. Cada vez que diezmamos damos testimonio de que el Señor es Fiel,

4Mandó también al pueblo que habitaba en Jerusalem, que diesen la porción a los sacerdotes y Levitas, para que se esforzasen en la ley de Jehová. Y como este edicto fue divulgado, los hijos de Israel dieron muchas primicias de grano, vino, aceite, miel, y de todos los frutos de la tierra: trajeron asimismo los diezmos de todas las cosas en abundancia. 6También los hijos de Israel y de Judá, que habitaban en las ciudades de Judá, dieron del mismo modo los diezmos de las vacas y de las ovejas: y trajeron los diezmos de lo santificado, de las cosas que habían prometido a Jehová su Dios, y pusiéronlos por montones. 2 Crónicas 31:4-6


Traed todos los diezmos al alfolí, y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y vaciaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde. Malaquías 3:10

Si ves bien, hermano, veras que el diezmo es Revelación y entendimiento y no consiste en separar solo el diez por ciento de lo que ingresa a casa; el diezmo no se reduce a una cantidad deducida, no preguntamos si es el diez por ciento de lo que recibo como salario, si incluyo propinas, no preguntamos si es el diez por ciento del neto o del bruto, o si tengo que deducirlo también de lo que me regalan. El diezmo es la evidencia de que hemos crecido en madurez y en discernimiento, es la evidencia de que no vivimos por la carne sino por el Espíritu; el diezmo es la evidencia de que no tenemos un corazón mezquino para el Señor; el diezmo es fruto del Espíritu.

La próxima vez, no definas cuánto debes dar según lo recibido por tu trabajo; no te excuses detrás de una definición matemática, no le entregues mezquindad al Señor.

6Esto empero digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra en bendiciones, en bendiciones también segará. 7Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, o por necesidad; porque Dios ama el dador alegre. 8Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia; a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo que basta, abundéis para toda buena obra: 2da. Corintios 9:6-8


 

Las citas bíblicas son tomadas de la Versión Reina-Valera Antigua, 1909 (RVA)

 

 


 

Pastor Pedro Montoya

Tel Cel. (407) 764-2699

Twitter: @pastormontoya

http://www.ministerioscristorey.com

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .