Libros y Folletos Publicados

El Misterio de Iniquidad

ISBN/EAN13: 1503022358 / 9781503022355 Formato Electronico

EL MISTERIO DE INIQUIDAD

El término el misterio de iniquidad es una expresión ‎acuñada por el apóstol Pablo, y aparece una única vez en la segunda epístola que ‎escribió a la recién fundada comunidad de fe en Tesalónica. Sin embargo, pese a ‎ello, el tema fue parte del consejo de Dios que el apóstol dispersó por todas las ‎regiones visitadas a partir de su segundo viaje apostólico. Por lo visto, el tema fue ‎iniciado a partir de su llegada a la región de Macedonia.‎ ‎

Tesalónica revistió de características especiales, fue el lugar donde el ‎apóstol ingresó a nuevas revelaciones, principalmente, de descubrimiento de ‎fuerzas de las tinieblas apostadas en regiones específicas, regiones identificadas ‎por el apóstol como regiones inicuas.‎

El tema aparece unido, al menos por lo que se presenta en el texto, al ‎asunto del retorno de Jesús, acerca del movimiento de la apostasía de Israel, y ‎acerca de la persecución a la que están sujetas todas las comunidades de fe que el ‎apóstol ha fundado. Sin embargo, el tema forma parte, también, de la visión que ‎recibió de parte de Dios, de visitar la región de Macedonia por la necesidad ‎espiritual que entre ellos existía, de conocer acerca del Evangelio del Reino.‎ ‎ El ‎misterio de iniquidad surge dentro de este contexto.‎

Pablo está en el desarrollo de su segundo viaje apostólico, y el único ‎antecedente que él trae como motivación es afirmar a las comunidades judeo-‎helénicas visitadas en su primer viaje, para entregarles los acuerdos alcanzados en ‎el concilio de Jerusalem.‎ ‎ Y aunque quiso extenderse a las regiones del norte, no ‎es sino, hasta que recibe la visión de pasar a Macedonia que su motivación y ‎enseñanza toman un giro diferente, de allí que los temas que trata en su epístola ‎son resultado directo de esta visión divina.


Las Armas de nuestra Milicia

ISBN/EAN13: 1497406668 / 9781497406667 Formato Electronico

LAS ARMAS DE NUESTRA MILICIA

Las armas de nuestra milicia fue un término que el apóstol Pablo acuñó para referirse a una autoridad especial que tenemos en el nombre Jesús, para doblegar y desactivar las autoridades de las tinieblas que se establecen en las regiones que habitamos.

El apóstol no utiliza la expresión en cartas donde discute acerca de la guerra espiritual, como la carta a los Efesios, u otras cartas, como Tesalonicenses, y aun, Filipenses, lo que nos sugiere que el término no fue acuñado para identificar armas de guerra que pudiéramos tener accesibles para nuestro uso.

La expresión acuñada por el apóstol no tiene el propósito de instruir acerca de la guerra espiritual, como hoy en día lo hemos tomado dentro de nuestro contexto cristiano. Tanto la carta a los Romanos como la de los Corintios, en donde aparece la expresión, ninguna enfoca la guerra espiritual en sus capítulos, por lo tanto, las armas de nuestra milicia no pueden entenderse como herramientas de batalla al estilo de las piezas utilizadas por el soldado de su entonces.

No es propiamente una lucha espiritual ante fuerzas de las tinieblas, tal como lo presenta en su carta a los Efesios, es otro tipo de lucha, o mejor dicho, es otro campo de batalla. Se trata de lucha contra fuerzas de las tinieblas que utilizan los elementos de la sociedad para minar la fortaleza espiritual, y desbaratar antes de salir a la guerra.


Su Estrella hemos visto en El Caribe

ISBN/EAN: 1494363550 /9781494363550 Formato Electronico

SU ESTRELLA HEMOS ..

Esta visión-proyecto surge de una serie de conclusiones que el Señor depositó en mi espíritu, como resultado de seminarios, talleres y ministraciones de liberación que desarrollé desde abril a diciembre del año 2007 en Puerto Rico.

Todo comenzó cuando en abril del 2007 fui invitado por la pastora de una iglesia a impartir con los líderes de su iglesia unos talleres sobre cómo ministrar liberación, para que eventualmente cada uno de ellos se sometiera al proceso de liberación. A partir de ese momento se desplegó una actividad de ministración que me permitió tocar a cada líder y a todos los departamentos de la iglesia. Esta actividad me llevó inclusive a ministrar también a varios miembros de la congregación, aún a pastores y miembros de otras iglesias que se enteraron de lo que estaba pasando.

Las manifestaciones de su Gloria que Dios mostró durante todo este tiempo fueron tan impactantes para mí. Pude ver sanidades, liberaciones, restauraciones y mucha gente recibiendo un toque de Dios y afirmando sus vidas espirituales.

El Señor me ha permitido dar cobertura espiritual a muchas personas, incluyendo pastores. Entiendo que Él me está transportando en un mover profético y apostólico para desarrollar un ministerio de liberación y establecimiento del Reino de Dios, dirigido a ministrar en toda la región del Caribe.


Saetas de Liberación

ISBN/EAN13: 153770639X / 9781537706399 Formato Electronico

SAETAS DE LIBERACION

El problema de fondo que vez tras vez nos presenta el Antiguo Testamento, en torno de la relación de ‎Israel con su Dios, es la constante caída del pueblo en las prácticas paganas de los pueblos vecinos. Habían ‎sido advertidos desde que salieron de Egipto, les fue promulgado en los diez mandamientos, y se les dictó ‎leyes que prescribían tales prácticas; inclusive se les describió sobre las consecuencias que ello traería si iban ‎en pos de otros dioses, tal práctica –se les dijo– sería considerado como un acto de fornicación, porque Dios ‎consideraba la relación con este pueblo como un pacto matrimonial.‎

‎ Sin embargo, el pueblo de Israel no lo entendió, y al introducir los dioses de los territorios paganos, sus ‎cultos y su religión proscrita, contaminaron la heredad y desvirtuaron el Reino convirtiéndolo en un reino ‎común, este fue el reproche declarado por Dios que una y otra vez resuena entre los profetas: ‎

‎“Y díjome: Hijo del hombre, yo te envío a los hijos de Israel, a gentes rebeldes que se rebelaron ‎contra mí: ellos y sus padres se han rebelado contra mí hasta este mismo día. Yo pues te envío ‎a hijos de duro rostro y de empedernido corazón; y les dirás: Así ha dicho el Señor ‎Jehová. Acaso ellos escuchen; y si no escucharen, (porque son una rebelde familia,) siempre ‎conocerán que hubo profeta entre ellos.”

Las prácticas de los pueblos paganos fue la razón por la cual se les arrebató a ellos esa tierra para ‎entregarla por heredad al pueblo de Israel. Era la promesa que Dios le había jurado a Abraham que le ‎habría de entregar, era la tierra de sus peregrinaciones, la razón por la cual Abraham había dejado su tierra y ‎su parentela para heredar la tierra que Dios le había prometido a él y su descendencia.‎


El Bautismo en Agua… Rito, Tradición o un Acto Espiritual: Serie de enseñanzas sobre el bautismo en agua

ISBN / EAN: 1548931055 / 978-1548931056 Formato Electronico

BAUTISMO EN AGUA

El bautismo en agua era acompañado con la proclamación de que Jesús ‎es Señor y que Él vive.‎ Era el tema central de su proclamación. Los apóstoles se constituyeron ‎en testigos, y añadían a su predicación, y nosotros somos testigos.‎ ‎ Esta ‎constancia de predicación llenó a Jerusalén entera de esta doctrina, ‎ ‎ doctrina ‎que con el tiempo se conoció como la doctrina de Cristo.‎

Era la intención establecer que Jesús es el Mesías, que debemos ‎someternos a su señorío, y que a su retorno a la tierra seriamos resucitados, de ‎haber muerto para ese entonces. Esta intención está contenida en la proclama ‎del Evangelio del Reino, la cual el apóstol Pedro fue el primero en establecer el ‎día de la segunda gran fiesta solemne, la fiesta de Shavuot (pentecostés):‎


Estrategias Bíblicas para la Guerra Espiritual y la Expulsión de demonios.

ISBN-13: 978-1981998074/ISBN-10: 1981998071 Formato Electronico

ESTRATEGIAS BIBLICAS..

Este material surge como parte del curriculum de ‎estudios para la capacitación ministerial de la escuela de ‎formación ministerial del Ministerio Apostólico y ‎Profético Cristo Rey, Inc.‎

Se constituyó como material de enseñanza debido a ‎la necesidad de capacitación ministerial en el ejercicio de ‎la guerra espiritual y la expulsión de demonios, doctrina que ‎aunque bíblica, no forma parte de los pensum de estudios ‎en los centros de formación ministerial de muchas de ‎nuestras ciudades latinoamericanas.‎

Las normas de estudio de muchas de nuestras ‎instituciones de capacitación ministerial no están ‎atemperadas conforme a las doctrinas bíblicas, y resultan ‎preparando inadecuadamente a quienes han dispuesto ‎atender el llamado del Señor al ministerio de la ‎proclamación del Evangelio del Reino.‎

Muchos ministerios cuentan con deficiencias ‎ministeriales. La más grave, no poder establecer el Reino ‎de Dios en sus lugares de ministración pese a que han ‎logrado fundar congregaciones, muchas de ellas de gran ‎tamaño.‎

El llamado del Señor es para establecer la Palabra ‎del Reino de los cielos en los lugares a que somos ‎enviados, aunque no necesariamente logremos fundar ‎congregaciones eclesiásticas.‎


La Guerra Espiritual y el Derecho Legal de los demonios para Operar

ISBN-13: 978-1983470141/ISBN-10: 1983470147 Formato Electronico

LA GUERRA ESPIRITUAL Y EL DERECHO..

La guerra espiritual no es un tema nuevo, ni ‎tampoco una invención humana. No surge del ‎pensamiento teológico académico, ni de doctrinas ‎exegéticas.‎ Satanás, el príncipe de este siglo, está en constante ‎actividad de guerra, y su propósito es llevar cautivas las ‎almas de las generaciones nacidos bajo la promesa de ‎restauración.‎

Aunque es más evidente en el Nuevo Testamento, ‎la Biblia entera da testimonio de la realidad de la guerra ‎espiritual. Las evidencias las encontramos en todos los ‎libros.‎

En el libro de Génesis, en las primeras Palabras de ‎Dios dirigidas a Eva, luego de haberse concretado el juicio ‎a la desobediencia, dan testimonio directo que la ‎generación de los hijos de Dios estará en constante guerra ‎espiritual,‎ Y Jehová Dios dijo a la serpiente: “Por ‎cuanto esto hiciste, maldita serás entre todas ‎las bestias y entre todos los animales del ‎campo; sobre tu pecho andarás, y polvo ‎comerás todos los días de tu vida: Y ‎enemistad pondré entre ti y la mujer, y ‎entre tu simiente y la simiente suya; ésta ‎te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el ‎calcañar.” Génesis 3:14,15‎

En los restantes libros del Antiguo Testamento ‎también hay testimonios contundentes de la guerra ‎espiritual. Los títulos otorgados al Todopoderoso ‎muestran que no se trata solo son guerras humanas, que ‎detrás de lo que parecen rivalidades regionales, hay ‎fuerzas demoniacas interviniendo.‎


Guerra Espiritual contra los Principados del Pecado: Serie de Enseñanzas sobre la Guerra Espiritual

ISBN-13: 978-1985652897/ISBN-10: 1985652897

BISAC: Religion / Biblical Studies / Bible Study Guides Formato Electronico

GUERRA ESPIRITUAL CONTRA LOS PRINCIPADOS..

El pecado no solo es una desviación o inclinación ‎hacia lo malo, propia de la naturaleza humana, es un ‎argumento espiritual provocado por Satanás para tener ‎derecho de operación e intervención entre la raza ‎humana.‎

Dios no diseñó, ni creó el pecado para que ‎cohabitara con el hombre. Por dos razones lo afirmamos y ‎lo corroboramos con las mismas Escrituras, ‎

Primero, la expresión, y vio Dios que era bueno, de ‎cada uno de los primeros cinco días de la Creación de su ‎obra, junto con el, y vio Dios que era bueno en gran manera, ‎del sexto día, demuestra que en su diseño, Dios ordenó ‎todas las cosas tan armoniosamente, de tal forma que ‎algo desviado como el pecado y la maldad no tendrían ‎cabida en ellas.‎

Segundo, las Escrituras dan claro testimonio de que ‎Él sustenta todas las cosas. Si Él las sustenta, su Santidad ‎no permite que se origine nada errado como el pecado y ‎la maldad. Esto es un fundamento inalienable del Reino ‎de los Cielos.‎

Y él es antes de todas las cosas, y por ‎él todas las cosas subsisten: Colosenses ‎‎1:17‎

Porque convenía que aquel por cuya ‎causa son todas las cosas, y por el cual ‎todas las cosas subsisten, habiendo de ‎llevar a la gloria a muchos hijos, hiciese ‎consumado por aflicciones al autor de la salud ‎de ellos. Hebreos 2:10‎

El Dios que hizo el mundo y todas ‎las cosas que en él hay, éste, como sea ‎Señor del cielo y de la tierra, no habita en ‎templos hechos de manos, Hechos 17:24‎

El pecado no es creación de Dios, sino, satánica. Fue ‎diseñada para por ella establecer y mantener al hombre ‎en cautiverio. La epístola a los Romanos afirma que el ‎pecado entró al mundo por un hombre.‎

De consiguiente, vino la reconciliación ‎por uno, así como el pecado entró en el ‎mundo por un hombre, y por el pecado la ‎muerte, y la muerte así pasó a todos los ‎hombres, pues que todos pecaron. Romanos ‎‎5:12‎

El pecado no está en el mundo, está conviviendo ‎dentro de la naturaleza humana. Las Escrituras dan ‎testimonio que la Creación ha sido sujeta a vanidad, ‎

Porque las criaturas sujetas fueron a ‎vanidad, no de grado, mas por causa del que ‎las sujetó con esperanza, Romanos 8:20‎

Lo que significa que el pecado no es parte de la ‎materia sino un mal endémico de la naturaleza humana. ‎Esto nos conduce a entender que el pecado es una ‎condición, no un estado.‎


El Ultimo Tiempo: Han Comenzado a Ser muchos Anticristos: Apuntes Proféticos sobre los Eventos-Señales del Ultimo Tiempo

ISBN-13: 978-1719484480 /ISBN-10: 1719484481 Formato Electronico
BISAC: Religion / Christian Ministry / Pastoral Resources

 

El último tiempo, la última hora, ‎como aparece en el texto en griego, es el final del tiempo ‎de la generación de Adam que Dios inició con el relato del ‎libro de Génesis.

Por disposición del Todopoderoso, el Creador de ‎todas las cosas, visibles e invisible, la generación de ‎Adam tuvo desde su diseño un tiempo límite de duración. ‎No se trataba de tiempo indefinido, aunque en muchos ‎círculos religiosos, así se creyó. Hemos llegado al final del ‎límite de tiempo dispuesto por el Creador.‎

A muchos les asusta hablar del tema, en buena ‎medida, porque las especulaciones religiosas se ‎encargaron de presentarlo como el final abrupto de la ‎humanidad por causa del incremento de la actividad ‎pecaminosa del hombre, y la presentaron como una época ‎cargada de juicios y castigos, de desastres y desgracias ‎naturales.‎

Pero en realidad, como me parece que ya podemos ‎apreciarlo, es el final de una época, rustica y material, y el ‎comienzo de otra más gloriosa, espiritual, celestial, ‎angélica, como el Todopoderoso lo diseñó desde sus ‎orígenes.‎

El final del tiempo de la generación de Adam no es ‎una invención humana, ni tema nuevo, está determinado ‎en las Sagradas Escrituras, solo que, no lo hemos visto; o ‎mejor dicho, no lo hemos querido ver.

El apóstol Pablo tocando el tema señaló que la ‎presencia de Jesús en carne marcaba precisamente el ‎inicio de esa última etapa de la generación de Adam,

De reunir todas las cosas en Cristo, en ‎la dispensación del cumplimiento de los ‎tiempos, así las que están en los cielos, como ‎las que están en la tierra: Efesios 1:10

El último tiempo es, según Pablo, el cumplimiento de ‎los tiempos, que ‎significa el momento cuando se alcanzó la medida ‎completa del tiempo estipulado de existencia; ‎es decir, el límite de tiempo de vida de la Creación del ‎Génesis.

El último tiempo es un tiempo cargado con altos ‎índices de apostasía. Ministerialmente, el último tiempo ‎significa la oportunidad en Dios de corregir la deficiencia ‎de Adam de establecer fielmente la demanda de ‎obediencia y autoridad que Dios le entregó en el huerto ‎del Edén.‎

Y dijo Dios: Hagamos al hombre a ‎nuestra imagen, conforme a nuestra ‎semejanza; y señoree en los peces de la mar, y ‎en las aves de los cielos, y en las bestias, y en ‎toda la tierra, y en todo animal que anda ‎arrastrando sobre la tierra. Génesis 1:26‎

Demanda que no fue completada porque como ‎bien conocemos la historia, la intervención satánica la ‎malogró.‎

Debido a ello, para que nada quede inconcluso, lo ‎que no se logró establecer al principio se tendrá que ‎establecer al final. La base bíblica la establece la Palabra ‎del Todopoderoso de que su Palabra no volverá a Él ‎vacía,

Así será mi palabra que sale de mi ‎boca: no volverá a mí vacía, antes hará lo ‎que yo quiero, y será prosperada en aquello ‎para que la envié. Isaías 55:11

Es necesario que antes de que concluya esta última ‎etapa se complete la Palabra entregada a Adam.

Entendido lo anterior, es oportuno ahora entender ‎la demanda de este último tiempo. No se trata solo de ‎‎“predicar”, solamente; es necesario ejecutar un trabajo ‎específico conforme a la demanda de la época. Lo ‎veremos según los dos puntos que planteamos a ‎continuación.‎


Levantando la Maldicion de la Tierra

LEVANTANDO LA MALDICIONLa demanda de esta nueva época requiere de ‎una mayor precisión en el uso de estrategias ‎espirituales de parte de aquellos que han sido ‎escogidos por el Señor para preparar el camino de ‎Su segunda venida. ‎ Es importante tener conocimiento de lo que ‎Satanás está generando para desarticular a los ‎valientes del Reino.‎

Vientos de apostasía están ya soplando ‎alrededor del mundo entero, y para contrarrestarlos ‎es necesario tener en cuenta las artimañas satánicas ‎que se han establecido para callar las voces ‎proféticas.‎

La maldición entró en el mundo por causa de ‎la rebelión que Adam y Eva iniciaron en contra del ‎proceso de vida que Jehová-Dios había establecido ‎en Edén.‎ Aunque en el texto de Génesis 3:17 aparece ‎como una acción divina, es decir, Dios maldiciendo ‎la tierra, la maldición es la consecuencia del ‎trastorno en la Creación que significó la ‎interrupción de la instrucción divina por parte de ‎Adam y Eva.‎

Resistirse a continuar con la instrucción ‎divina provocó que la tierra no fuera capaz de ‎ejecutar adecuadamente la potencia de la Palabra, y ‎vio Dios que era bueno, palabra con la cual se había ‎certificado que la Creación fue diseñada para traer ‎bienestar al hombre.‎ La maldición se potencia por la palabra ‎hablada, y se presenta en forma de formulación de ‎mal, que detiene el proceso de funcionamiento ‎original de la Creación.‎

En palabras del apóstol Pablo, la maldición es ‎una condición de sujeción a vanidad,‎ Porque las criaturas sujetas ‎fueron a vanidad, no de grado, mas por ‎causa del que las sujetó con esperanza, ‎Romanos 8:20‎ La maldición es un estado de degradación ‎física y espiritual en el que entra una persona o una ‎región, en virtud de la declaración de maldición que ‎sobre ella ha recaído.


Pastor Montoya

Twitter: @pastormontoya

Tel. (407) 764-2699

www.ministerioscristorey.com

pmontoya@ministerioscristorey.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.