El Llamado Ministerial. Conocer a Dios (audio)

¿Se imagina de alguien que pretenda entregar un mensaje de parte de Dios, y no le conozca?

El llamado de Dios requiere que quien imparte mensaje de Dios conozca de su naturaleza, de su carácter, de sus propósitos, de su Voluntad.

El llamado no consiste solo en “predicar”, en interpretar, en saber elaborar un buen bosquejo homilético. Es más que una disciplina profesional. Es entrega, es devoción, celo, compromiso, responsabilidad. Se logra en la medida que quien es llamado CONOCE a Dios. El presente tema trata sobre la forma de cómo podemos aprender a conocer a Dios.

Cuando Adam fue ubicado en el huerto del Edén, Jehovah Dios no pretendía que él y Eva se convirtieran en agricultores, y vivieran la vida entera como veladores del huerto. El propósito era que estos aprendieran a edificar sobre él la extensión del reino de los cielos, y establecieran un gobierno teocrático sobre la tierra.

La misión no se abortó. Ha sido siempre la intención de Dios que se levanten hombres y mujeres que descubran el “misterios de los siglos” y aprendan a edificar el reino.

Edificar el reino es más que predicar. Es una visión, una ejecutoria, una operación espiritual. Pero solo pueden lograrla aquellos que aprendan que “iglesia” no es cuatro paredes, sino la congregación de los santos del Altísimo establecidos en las calles, en las plazas, en los comercios, en las oficinas, que HABLAN con denuedo la Palabra del Señor.

2 comentarios sobre “El Llamado Ministerial. Conocer a Dios (audio)

  1. Hno. Montoya, en referencia al Módulo I, principio 2: Dios no deja huellas, no deja rastro, como puedo compartir. On mis hermanos una experiencia con Dios? Porque aunque sé que como ocurrieron las cosas la ‘explicación no va a ser entendible’ porque parecerá absurda al yo tratar de compartirla.

    1. Las experiencias con Dios solo se comparten con los que se encuentran en el mismo nivel de fe y de Revelación; no se puede impartir fe a otros con las experiencias con Dios que cada quien tiene, son exclusivas de quien las recibe y son para su crecimiento espiritual; a las otras personas se les evangeliza o se les enseña según el contenido de la Biblia. Dios pretende tener una relación con cada quien, no debemos hacer lo que a Dios le corresponde, nuestra tarea es evangelizar.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .