Reino de Dios

¿Para quién vivimos? Si para Él,  ¿Qué nos impide a servirle en integridad? (audio)

Nadie conoce a Dios en un instituto bíblico, en un seminario, o en alguna facultad teológica.

La tendencia en aquellos que “quieren servir a Dios”, o han recibido un “llamado” ministerial, es inscribirse en alguna facultad teológica para adquirir las destrezas y el conocimiento necesario para predicar y ministrar adecuadamente, pero olvidan que el fundamento de un ministerio es conocer a Dios.

La diferencia entre el Pablo que perseguía a los discípulos del Señor,[1] y el Pablo que confundía a los judíos afirmando que Jesús es el Cristo,[2] al cual él perseguía, la hizo la respuesta a una de las preguntas que formuló en el camino a Damasco: ¿Quién eres, Señor?

¿Quién es Dios? ¿Le conocemos? ¿Predicamos porque le conocemos, o sencillamente predicamos lo que aprendimos de Él por referencia?

La responsabilidad es grande, porque muchas veces resultamos comprometiendo la veracidad de Dios por palabras o mensajes que presentamos como salidos de la boca de Dios, y Él no dijo nada de eso.

El problema que tenemos de frente es que ignoramos que nadie puede conocer a Dios si Él no se le revela a sí mismo. Observemos lo que la Biblia dice al respecto.

[1] Hechos de los Apóstoles 9:1

[2] Ídem 9:22

This entry was posted in: Reino de Dios

por

El pastor Pedro Montoya y su esposa Yolanda Montoya son los fundadores del Ministerio Apostólico y Profético Cristo Rey, un ministerio con sede en Puerto Rico y con énfasis en la formación ministerial. Los pastores Montoya desarrollan programas de capacitación en las áreas de formación del carácter según la vida en Cristo, y capacitan sobre cómo implementar el modelo apostólico y profético para el establecimiento de comunidades de fe. Además, los pastores Montoya han desarrollado el Programa de Capacitación Ministerial en el Hogar, un programa de capacitación ministerial por Internet basado en el modelo de educación en el hogar (home schooling), a partir del cual se está capacitando a muchas personas en América Latina; el programa está orientado a desarrollar funciones ministeriales no convencionales en preparación para el regreso de Jesús a la tierra.