Reino de Dios

¿De Dónde Derivamos el Conocimiento que tenemos de Dios? (audio)

¿Quién es Dios? ¿Qué Él quiere que haga? ¿Qué Él quiere que diga? ¿hacia dónde quiere que vaya? Son preguntas que aunque muchas veces asalten al ministro, nunca debe ser el estorbo, el obstáculo, el impedimento para actuar.

Lo que hizo que David nunca decayera, que Abraham nunca claudicara, que aun un Pedro no desistiera de seguirlo y servirle, fue precisamente que cada uno de ellos en su turno, conoció a Dios, y caminó por la revelación sembrada en sus espíritus.

Cada uno de ellos lo expresó. El salmista confesó en los momentos más difíciles: Hubiera yo desmayado, si no creyese que tengo de ver la bondad de Jehová En la tierra de los vivientes.[1] Abraham, por su parte, en la prueba más difícil de su vida, expresó: Dios se proveerá de cordero para el holocausto, hijo mío.[2] Y así, pedro, igual que todos los anteriores, confesó y proclamó: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.[3]

Estamos todos en el proceso de conocer a Dios, no todos llegan. El apóstol aconsejó, y dijo: yo mismo no hago cuenta de haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante.[4]

[1] Salmo 27:13

[2] Génesis 22:8

[3] Mateo 16:16

[4] Filipenses 3:13

http://tun.in/thGmCD

This entry was posted in: Reino de Dios

por

El pastor Pedro Montoya y su esposa Yolanda Montoya son los fundadores del Ministerio Apostólico y Profético Cristo Rey, un ministerio con sede en Puerto Rico y con énfasis en la formación ministerial. Los pastores Montoya desarrollan programas de capacitación en las áreas de formación del carácter según la vida en Cristo, y capacitan sobre cómo implementar el modelo apostólico y profético para el establecimiento de comunidades de fe. Además, los pastores Montoya han desarrollado el Programa de Capacitación Ministerial en el Hogar, un programa de capacitación ministerial por Internet basado en el modelo de educación en el hogar (home schooling), a partir del cual se está capacitando a muchas personas en América Latina; el programa está orientado a desarrollar funciones ministeriales no convencionales en preparación para el regreso de Jesús a la tierra.