armas, Caribe, corazon de Dios, liberación, milicia, Reino de Dios, Uncategorized

¿Qué concepto tenemos de nuestra vida?

Que si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. Así que, o que vivamos, o que muramos, del Señor somosRomanos 14:8 RVA

Los conceptos son importantes porque de ellos derivan imágenes, visiones, misiones y propósitos. La razón del porqué muchas veces no encontramos nuestra posición en la vida, una visión, un propósito se debe básicamente al pobre concepto que tenemos de nosotros mismos.

Notamos en las Escrituras que la existencia humana comenzó con conceptos adecuados. “Hagamos al hombre conforme nuestra imagen“, fue la determinación del Todopoderoso, y esa “imagen y semejanza” no sólo le otorgó la autoridad con la que funcionó todo el tiempo que estuvo en el Edén, sino mas, fue su sentido de ser, su esencia, su realización, perderla significó vivir escondido tras las sombras.

Cuidar el concepto de uno mismo nos lleva a valorar adecuadamente a las demás personas. “Esta es hueso de mis huesos, carne de mi carne“, fue la percepción de Adam hacia Eva. No hubo en él competencia, recelo ni aprovechamiento de la recién integrada miembro del Edén, por el contrario, su actitud y declaración sobre ella movió a Dios a determinar la primera ley espiritual de la convivencia humana: “Por tanto, dejará el hombre á su padre y á su madre, y allegarse ha á su mujer, y serán una sola carne

¿Por qué entonces sufrimos? Porque hemos desvirtuado el concepto de nosotros mismos. Se nos olvidó que fuimos hechos a imagen y semejanza del Creador, y nos volvimos en adoradores de las cosas creadas. La tarea de cada quien es recuperar esa imagen, pero no hacerlo fuera de la jurisdicción del Creador porque lo que crearemos será un Frankenstein. Debemos volvernos al Creador y dejar que Él nos talle de nuevo… eso puede que duela, pero es la única forma de que nuestras existencias tengan vida, sentido y realización.

Y si recuperamos esa imagen, ¿no te parece que lo justo es que vivamos para El? Seas prosperado en todo lo que emprendas.

por

El pastor Pedro Montoya y su esposa Yolanda Montoya son los fundadores del Ministerio Apostólico y Profético Cristo Rey, un ministerio con sede en Puerto Rico y con énfasis en la formación ministerial. Los pastores Montoya desarrollan programas de capacitación en las áreas de formación del carácter según la vida en Cristo, y capacitan sobre cómo implementar el modelo apostólico y profético para el establecimiento de comunidades de fe. Además, los pastores Montoya han desarrollado el Programa de Capacitación Ministerial en el Hogar, un programa de capacitación ministerial por Internet basado en el modelo de educación en el hogar (home schooling), a partir del cual se está capacitando a muchas personas en América Latina; el programa está orientado a desarrollar funciones ministeriales no convencionales en preparación para el regreso de Jesús a la tierra.